El libro de Don Francisco Bulnes, intitulado "Juarez y las revoluciones de Ayutla y de reforma."

De
Publicado por

FÜBLaiiuuj POR "EL PAlS.''TICÜLOSDEL LIBROUTACIÓNDEBULLESflNCISGONTITULADOMMÉXICO ,2a, de San Loren^Compañía Editorial Católica,Tip, de laCatólica. 2a 9^ de San Lorenzo, núm. 10.AM E X I C O^'COLEaiON DE artículos PUBLICADOS POR "EL PAÍS'EL XjIBK.0'\\DEBDLIIEFRIIIIGIÜGODONINTÍTUL.ADOi\JUÁREZ Y LAS REVOLUCIONESDE AYUTLA Y DE REFORMA"&ijr^1906Tip. de laCompañía Editorial Católica. 2a Calle de San Lorenzo, núm. 19.MÉXICO3^-|ír/^ CkP'C®j)(C@))((®))(©))((®))(((^):(C®)^•«*-'Juárez las Rct. ;*, v^v^is^, o, de Refor¿na"yNTRODUCGiON/Hemos esperacío largamente que blícó todos documentoslos respectí-ibrotase del partido juarista alguna re- j vos, inclu&ive el referente á haber ne-futacicn, siquiera fuese de mero apa- 1 gado el Senado americano su aproba-rato, libro señor D. Francisco éión,al del ! debido á lo cual no se ílevó á ca-BuJnes, intitulado "Juá»*ez las Re-, bó e! desmembramiento.yvoluciones de Ayutla de Reform.a;'' Los periód+cos reformistas hicieron-ylibro en que D. Benito Juárez aparece esfuerzos inauditos de injuria decla-ycomo un sujeto no sólo desnudo d'e ios mación para rechazar carga tan gra-pretendido pero ni siquiera sem-méritos con que se ha gío- ve; no lograrórvrificario, sinío reo de las más graves brar la duda. Entonces, ante la convic-responsabilidades ante la Patria. ción que evidentemente se produjo enNo se ha movido la hoja de un ár- !a conciencia pública, la secta refor-"Vbol. > - > mis|p,\a ^alta de una ...
Publicado el : viernes, 24 de junio de 2011
Lectura(s) : 64
Número de páginas: 250
Ver más Ver menos
FÜBLaiiuuj POR "EL PAlS.''TICÜLOS DEL LIBROUTACIÓN DE BULLESflNCISGO NTITULADO M MÉXICO , 2a, de San Loren^Compañía Editorial Católica,Tip, de la Católica. 2a 9^ de San Lorenzo, núm. 10.A M E X I C O^' COLEaiON DE artículos PUBLICADOS POR "EL PAÍS' EL XjIBK.0 '\\ DE BDLIIEFRIIIIGIÜGODON INTÍTUL.ADO i\JUÁREZ Y LAS REVOLUCIONES DE AYUTLA Y DE REFORMA" &ijr^ 1906 Tip. de laCompañía Editorial Católica. 2a Calle de San Lorenzo, núm. 19. MÉXICO 3^-|ír/^ CkP' C®j)(C@))((®))(©))((®))(((^):(C®)^ •«*-'Juárez las Rct. ;*, v^v^is^, o, de Refor¿na"y NTRODUCGiON /Hemos esperacío largamente que blícó todos documentoslos respectí- i brotase del partido juarista alguna re- j vos, inclu&ive el referente á haber ne- futacicn, siquiera fuese de mero apa- 1 gado el Senado americano su aproba- rato, libro señor D. Francisco éión,al del ! debido á lo cual no se ílevó á ca- BuJnes, intitulado "Juá»*ez las Re-, bó e! desmembramiento.y voluciones de Ayutla de Reform.a;'' Los periód+cos reformistas hicieron-y libro en que D. Benito Juárez aparece esfuerzos inauditos de injuria decla-y como un sujeto no sólo desnudo d'e ios mación para rechazar carga tan gra- pretendido pero ni siquiera sem-méritos con que se ha gío- ve; no lograrórv rificario, sinío reo de las más graves brar la duda. Entonces, ante la convic- responsabilidades ante la Patria. ción que evidentemente se produjo en No se ha movido la hoja de un ár- !a conciencia pública, la secta refor- "Vbol. > - > mis|p,\a ^alta de una argumentación elementos cienti-Desde hací? veinte años,, el partido i histórrea, á falta de juarista- adoptó una .re3or»r.i<>n herofi-íflcos^para una cpntroversia en que es- eminentemente práctica, en travj taba afrDrnada, inventó la demostra-ca y 18 Julio, cence-tánriose de convencer á un -pueblo ción del de com.o una j analfsbeta é impresionable: oponer á rrada'á ja Histeria, como quien hace una militar junto á la!a Historia, al tribuna! de la crítica,, estajüar música constituido por la razón los docu- tribuna para qué no %q oiga la voz dely mentos, decir/ las de- qué está hablando.es á. la verdad, "El Tiempo" continuómostraciones bombásticas y-atrohado- No obstante, ras, esto es, !a déciaimacióh sugerida ^At e'fTpresa crítica de" la vida pública Benito, entonces sus redacto-por el orgullo impotente de !a secta, de D. y la'Cárceí,llevada hasta el miás exasperado _des- res frieron' encerrados eny ' pecho de Cor»- tales procedimientos, quedó li-la derrota. ; gloria, en poder de laAños añco pasaban; después de la bre, pero siny muerte del señor Juárez, sin que hu- secta reformista el campo de una.dei- biera demiostración 18 Julio, ni ficacícíi estridente, pero vanal, forza-del de sin fe por parte dese pensara^ al menos, en tal cosa. Juá- da, sin grandeza, rez caía rápidamente en olvido faraó- !cs miemos sacerdotes, impuesta con 'nico; pero sucedió *EI Tiempo," cencerros con cerrojos...que y deificación, queen el curso de una requisitoria contra En^el curso de esa el partido liberal, inculpó á Juárez de nc ha tenido por objeto ni glorificar haber 5 -n ni inmortalizar á un hé-vendido la Baja California. Pu- patricio, ' 4 JUÁREZ Y LAS REVOLUCIONES roe, ni siquiera dar prestigio á un paP-^' ra cerrar la puerta de la Cámara al au- ultrajar tor del libro, quien volviótido, sino exclusivamente la no á pisarla. Asífe cristiana, agredir al pensamiento es cómo proclamadores deJos católico después de amordazado ma- la libertad del pensamiento supierony hubo quien, no responder un trabajoniatado, advirtiendo á de crítica hisr tórica. Yese fin, ese único fin, tomó seriamen- sin embargo^ "El Verdadero te el asunto en su aspecto histórico, Juárez" exigía una contestación cir- examinar el con sus manos, cunspecta. Pero en vez de trabajarla,y al ídolo se le deshizo entre sus dedos. Y escri- no se pensó sino en llevar adelante el bió "El Verdadero Juárez." programa elegido hace veinte años, en El sólo título de libro, firmado exagerar hasta febril las fiestas cen-ese lo por persona que estaba á la cabeza de tenarias para substituir la dialéctica la oratoria, la controversia el extre- con el estruendo, enardecer con és-y y mismo liberal ultrarreformista, te el oído popular, abierto ansiosamen-fué co- te para escuchar Historia.mo la explosión de la caldera en los á la tranquilos, pero sonoros talleres de la Seguramente que ningún libro ha deificación. costado tanto dinero á la nación, co- Juárez,"La circulación de los primeros ejem- mo "El Verdadero porque plares puso en 42 Fahrenheit á los cen- para refutarlo conforme á la retórica cerristas cerrojistas, que andaban del cencerro, se ha extorsionado á lasy con los ojos de fuera, difícilmente poblaciones con tributos no impuestosy habrán reflejado jamás los cristales por la ley, sino por el cacicazgo, á fin de Plateros rostros más cariaconteci- de levantar en cada pueblo una esta- tua D. Benito.dos que en aquel entonces. de Los conatos de refutación que se in- Cuando más afanadas se hallaban tentaron, pocos enteramente infeli- las comisiones en esos proyectos, quey persuadieron como habrá verse, resultarán irri-ces, á los reformistas de de que no debían abandonar el programa sorios, vino el segundo libro de Don del cencerro, antes reforzarlo con al- Francisco Bulnes, mucho más grave, estupenda posible; argumentadogazara lo más y no documentado y que el necesitamos describir aquell^ prueba primero, el sable de la ciencia re-y colosal de impotencia, aquel estrépito formista se quedó frío tranquilo eny insufrible, como si hubiera un pronun- su vaina. A él pueden aplicarse gráfi- i ciamiento de duendes en una fábrica camente aquellos versos del poeta: j *de tamboras, como si se desbocaran á 'La espada, que era de Astorga, i *la vez todos los carretones de Méjico No dijo, 'esta boca es mía.' sobre los empedrados de San Lázaro; Nada, ni una frase. Los reformistas estrépito en que estallaban las pro- no han tenido contra ese libro ni una testas de ayuntamientos, de flautistas palabra, ni lo que puede expresar por expendedores de leche.y señas un mudo. pudoEl cerrojo no funcionar, por 'Ahora bien; ¿podrá imaginarse sar- más que sobrara apetito para elilo. Se casmo comparable al de Invitar á un trataba de un diputado que no podría deificación un hombre, !pueblo á la de entrar á la cárcel sin previo desafue- sobre quien pesa una requisitoria te- ro, el cual exigiría una discusión for- rrible, apoyada en documentos de su mal del libro en la Cámara, Jos te- puño letra, á la cual no se hay y y rroristas formidaror. sir.fc una contro- impugnación?opuesto la más leve versia científica, al arma blanca, que Por dignidad de secta, á lo menos,! no podrían sostener. Pero si el cerro- debió intentarse la refutación de tal jo no funcionó para abrirse la puerta requisitoria, antes que pensar en cual de la cárcel como á los redactores Pues, ¿de qué servi-de quiera apoteosis. * 'El Tiempo," en cambio funcionó pa- rán esos cente-nares de estatuas (cuya. DE AYUTLA Y DE REFORMA políticos enhabrá de seguro ¿|ue de asuntos históricos laparte artística y los tribuna, el silencio de los juaristas an-encomendarse á la indulgencia de te "Juárez las Revoluciones detranseúntes), esas fiestas, cantares, el y Reforma," después de ha-medallas, frente á todo eso, domi- Ayutla desi y ber intentado la refutación de "Elnándolo avergonzándolo se levantay Juárez," no puede ser tác-una acusación terrible, con todas las Verdadero sino prue-formalidades Historia; una acu- tica de editor antagonista,de la ba terror á la verdad, de impoten-sación que permanece intacta hace va- de combatir, de segura concien-rios meses» sin que ninguno se haya cia para cia de la derrota.atrevido á acercársele, ni decirle "mientes," ni menos probarlo? que ni un solo escri-Posible es que los agitadores Pues bien; yadel obra,tor liberal ha osado atacar esacentenario pretendan justificarse con que imposible destruir con fiestasel argumento del silencio, para impe- es estruendosos quedir el reclamo; pero ciertamente cencerros, porque y cons-nosotros, después de hacernada habrá tan infeliz como ese argu- sean, nos proponemos ana-mento, en el caso que nos ocupa. El tar ese silencio, artículos. Di-silencio lizarla, en una serie dees bueno para contestar al probaremos lo que tiene deproletariado del periodismo, al idiota, remos y tiene de verdadero,al granuja; pero el silencio falso \o que yante una y históricaacusación histórica prestaremos así á la cienciarigurosamente do- patria, un servicio que nocumentada además presentada ante de nuestray querido tributar-la República, por quien han podido ó no hanoficialmente ruido-que para una deificaciónha tenido la representación del Con- le, los por suprimir lagreso Federal, de la parte más seria sísima han comenzadoy y elevada de s'a partido para hablar Historia. X TESIS DEL SR. BULNES CONTRA, LA TEOLOGÍA: SU FALSEDAD.— LIBERTAD DE INVESTIGAC!ÓN>S!C0L0GIA: EN COSR/IOGONSA EN LA TEOLOGSA=—DEMUÉSTRALA HISTORIA DE LA FILO-LA SOFÍA.—LA ESCUELA ALEJANDFJNA.—LA FILOSOFÍA CRISTIA- fs|>3^ COMO ORGANISMO CIENTÍFICO: FíLOPON,^SAN GREGORIO DE NIZA: SU TEODICEA: SU Y DICCIÓNDOCTRINA, CRÍTICA VISLUMBRA EL SISTEMA ^ETE-LAPLACE, NEM ESlO, FUNDADOR DE LA PSICOLOGÍA CRISTIANA: SU LIBRO ''DE NATURA HOMI- NIS:" SUS DOCTRINAS FíSlOLOGSCAS Y FRENOLÓGICAS. La primera condición d<, .a fos, prir>eipalmente de Marius Fonta- es la integridad. Juzgar á un libro por ne. Líeg^ así hasta Gregorio de Tours un capítulo, es tan JrrRc'ional^ como Froissart;:^y entoFfcesr apartándoise pretender juzgar á un posta por una de la fácil erudición de las primeras estrofa, ó á un. rhédico por el trata- páginas, se pone á escribir por su mientóí de un solo enfernTC. Bien cq^m- cuenta; -pero, notarse,cosa digna de prendemos que para niuchos lectores^ apsnas se abandona á sus propios pen- e' rnterés princija^de la labor que nos samientos, cuando empiezan á apare- heraos impuesto, estribará en e! estu- cer en errores sofismas.su libro y ^dio la parte obra,dé do la en que eí 'Deepués de Froissart. dice, y en señor Bu!n&s se.ocaspa directarrie'níé toda Europa, la historia se desenvuel- en la personalidad histoiSca del señor ve diseminada, obscura, casi clandes- Juárez. Sin tenemosembar¿fo, que exa- tina, en' crónicas sagradas, vidas de minar tod,p el libro, para piímpi^r con santos, oratoria religiosa, biografías esa ley dé la integridad de la crítica;" memorias, apuntes, recuer-fúaebres, así procede,n30& á haeei^q. ...''; ignorara que entrey dos. como ^¡ Comienza el señor Buifnes su iibro Froissart Mariana no hay soLamen-y (tras una breve advertencia') con una te que tomar en cuenta libros de his- revista de los historiadores más nota-, toria reiigiósa, sino también de histo- bles, en medio expo-de la cual .apenas hay ria profana. No entramos en. la algo suyo, pues casi todo lo tocante á sición de lo que á ese respecto pudie- los antiguos mo de mente en las más brillantes. los modernos, se encuentra en más ó Así, sin entrar en cuanto pudiera grado, pero encuentramenos se siem- decirse y es bien sabido, acerca de la pre, esa libertad de investigación de escuela de Alejandría, cuyas doctrinasy doctrina, de crítica de dicción que ei vicisitudes hany y sido expuestas mu- señor Bulnes cree imposible dentro del chas veces en la cuál descuellany ambiente teológico. hombres tan notables en la historia En punto, puede del pensamiento humanoese afirmarse sin como Cle- temor de que la verdadera historia nos mente de Alejandría su discípuloy desmienta, que la última frase de fa Orígenes, nos fijaremos, por lo que to- - célebre fórmula agustiniana "In dubilis ca á la edad antigua, en algunos teó- libertas,'' pudiera ser e! mejor título logos cuyas obras, verdaderamente ílel libro que se escribiera sobre las monumentales, nos espíri-revelan el investigaciones y doctrinas de los teó- tu filosófico la libertad con que in-y logos caíólicOiS, no sólo desde que, con vestigaban, discernían depuraban to-y Pedro Lombardo en el siglo XH con das doctrinas, pory las sin apartarse eso Santo Tomás en e'l subsecuente siglo de las enseñanzas dogmáticas del Cris- XMi, la Teología quedó organizada tianismo.y sistemada corno verdadera ciencia, s¡- La escueila alejandrina había h^ho f^ no dende los primeras s¡j3lo3 de la entrar ei platonismo en la Teología y Af Jglesia, en que los sabios cristianos, en la FüQgofía cristianas, algunos dey instruidos profundamente en las filo- los grandes escritores de los siglos IV|, l'Sofías entonces dominantes, llevaron V hicieron entrar en esa Filosofíay y "cada uno de ellos al terreno teológico esa Teología el elemento aristotélico; sus ideas, de que no_ tuvieron necesi- y de tal suerte, que desde entonces la dad de renegar, sino que se esforzaron Filosofía cristiana, que tiene siempre erv poner de acuerdo, hasta donde mucho teológica,er£L de quedó constituida posible, con doctrina cristiana ¡¡a y como verdadero organismo científico. ' apostólica, i Debióse tan grande obra al célebre Fí- Si algo se ven en la necesidad de i íopórt, que si á causa de algunos exce- notar los que estudian de veras (y^no sos de libertad incurrió en errores con- { sólo en diccionarios enciclopédicos), itrarios al dogma cristiano, porque na- ' 8 YJUÁREZ I^S REVOLUCIONES hayda perfecto sobre la tierra, en gánicas del hombre (término á que ne- cambio prestó al Cristianismo el in- cesariamente han de llegar todas las comparable servicio de haber asentado observaciones estudios, siempre quey las bases de su filosofía; debe ad- se hagan con buena fe científica con-y vertirse que ya en las obras de este forme á ios métodos modernos), es una ilustre escritor aparece la necesidad de las tesis capitales la filosofíaen dei del método de observación y de expe- nisseno. Esas doctrinas están expues- rimentación, con que tanto ruido ha tas allí con la más completa libertad, hecho ell positivismo por el mundo, hasta de en puntosel grado que psi-y aparecen también doctrinas físicas, cológicos se le ve muchas veces vaci- cosmogónicas astronómicas, que aún lar aun contradecirse sin mengua al-y y duran en la ciencia moderna. Así, por guna ortodoxia.de su ejemplo, refutó el error sostenido en- No omitiremos notar que» como lo tonces por algunos filósofos de la afirma uno de los grandes historiado- "substancialidad" de las tinieblas; en- res filosofía, encuentra en unde la se eeñó que los astros, al contrario de lo texto del Obispo filósofo "una especie que se afirmaba aún por algunos sa- de intuición como una preformacióny bios, no son movidos por ángeles ni rudimental, pero bastante ^explícita de por espíritus, sino por la "fuerza" la teoría de Laplace,»"' pues afirma que vi de que fueron dotados por el el sol los astros se formaron pory Creador; contra la escue'la antioque- una reunión^ condensación de la luzy y na, sostuvo la esferoicidad de la tie- creada de alitemano y difundida en el rra; todo lo cual demuestra que esas espacio: "Solis natura facta non est, cuestiones, como muchísimas otras, sed cum in universitate rerum difusea eran libremente esset, conjuncta."resueltas en sentido simul coacta est et contradictorio por cada escuela, por ¿No demuestra todo eso libre inves- cada escritor, por cada filósofo, en me- tigación, libre doctrina, libre dicción y dio del ambiente espírituteológico, sin que á crítico de altos vuelos? la libertad de investigación, de críti- Como prueba viva de que fué esa ca, de doctrina de dicción, siempre tradición de libertad, de in-y ofreciera la obstáculo alguno Teología.la vestigación de crítica en las escue-y Por IV©I siglo floreció San Gregorio las teológicas, podemos presentar tam- de Niza, en cuyas obras hay amplísi- bién el célebre libro "De natura homi- ma discusión sobre todos teólogo Nemesio,los puntos nis,' ' obra del que, fundamentales de la Teodicea de la con ser tan digna de estudio, ha pasa-y Psicología; siendo digno de notarse, do inadvertida para muchos de los que por lo que toca á la primera, han pretendido filosofía,que diri- historiar la ge sus principales ataques, como era yendo á los diccionarios enciclopédi- muy natural, supuesta la difusión cos; pero que no es desconocido porde la idolatría, todavía entonces muy ex- ningún investigador serio profundoy tendida en el mundo occidentail, con- de la historia del pensamiento huma- tra el antropomorfismo; por lo que no.y toca á la segunda, que es el efecto, enpunto de ¿Cómo olvidar, en al que vista dominante en las obras del mitra- la serie de los siglos cristianos, fecun- do filósofo, es el que hoy podríamos dos en tantas luminosas glorias, po-y llamar de "psicofisiología;" de ma- demos ver como verdadero funda-el nera que muchos de sus razonamien- dor organizador de la psicología?y tos, hoy mismo se podrían aplicar á la Porque su psicología no es apriorís
¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.