Cette publication est accessible gratuitement
Descargar

Compartir esta publicación

También le puede gustar

. 1 'Mm^ íjyiptei] -o c?'-rxt J\^1 X iJTo eM c^^i \lM«yjHl4) «le lu .\in{'r¡('a ( ciilnil v dfl Coloirio de nhot^adus 4l<' Lima; díR't<»r eu If.ve^ tic lii ('iiív<>i'«>idad d«' ('«Nta-Kíni; Acad'-iiiico RoalcorroiMindioiito do la Academia (>N|iaítola, úo la Rral Academia di' la Historia de lay HeliasLetras ile Santiago Chile;«U* de Acadiuiieo pr«>rc MirroqufnJnlvcrsidad Francisco • Guatemalawww.ufm.edu . m ^ ^El libro G. volumen 3. de la Reseña, termina con, la muerte del general Morazan, acaecida el 15 de setiem- l)re 1842 al ponerse el sol, los 1.^,2.^de capítulosy y ^''\. de este libro son una consecuencia de tan infausto como memorable acontecimiento, ^Pero en el capítulo 5. en otros, se habla de suce-y sos anteriores á la muerte de Morazan, lo cual parece li- na falta cometida contra el orden cronoloi^ico. que debo dominar en toda narración historien Esto, pues, requiere esphcaciones. (^entro-América no es un todo: son cinco fracciones. aun en tiempo del Gobierno federal, tenia cada una suy (/ongreso, su Poder Ejecutivo, su Corte de .lustjíMa. su ré- gimen sus tendencias especiales.j Para hablarde este todo, no hay mas (jue dos sistemas. O en cada capítulo se trata de lo que acaece en las cin- co secciones centro-americanas, aunque los nosucesos tengan enlace sean incoherentes, ó sey destina un capí- tulo separado para cada sección. El primer método proíhice confusiones, oscuridad v embrollo. . n - segundo está menos sugeto á estas gravísimas fakas.El qne hacen insoportable una obra histórica; por lo mis-y mo fué el adoptado en la Reseña. hablándose de ima sección sola enPero cada capítulo, al escribirse cada uno de ellos^ se avanza en la escala del tiempo, las otras secciones quedan momentáneamentej olvidadas^ siendo preciso volver á ellas en su oportunidad, continuar la narración desde elpara punto en que se la habia dejado. Hay sucesos que necesitan unidad la narración^en y que^ por su grande interés, como el drama que termino el 15 de setiembre de 1842, no se pueden cortar. Se refirieron en el libro sesto las disposiciones de don Braulio Carrillo que obligaron á los costaricenses á lla- mar á Morazan, el regreso á Centro-América este je-de fe su entrada á Costa-Rica, la revolución de setiembre,y sus móviles su desenlace. >y Narrándose todo esto, se dejó sin mencionar el régimen interior de aquellos Estados, que teatrono eran el gran ^de los acontecimientos, fué preciso en el libro 7. vol-y ver á ellos, tomándolos desde el lespunto en que antes se habia dejado. ^En el capítulo 4. se habla del Plan de Iguala de losy Tratados de Córdova No solo se habla de ellos, sino que ambos documentos se insertan íntegros al fin del mismo capítulo. Esto tam- bién exije esplicacion. Correspondía, por el orden de fechas, tratar de la ocu- pación de Soconusco, se trató de ella.y Esta ocupación no fué un hecho aislado. Está unida íntimamente á muchos sucesos de (pie fué consecuencia hasta llegarse al Plan de Iguala. De ese plan todos los centro-americanos han hablado: pero uo todos lo han leído. üi Ei5 conveniente que se tenga á la vista; así las pei*so-y lo leerán; los individuos que loñas que no lo han leído, conocen, recordamn su contenido, todos tendrán pre-y sente el ])unto de partida de acontecimientos que aun se hallan en perspectiva. ®El 7. libro termina con ios tratados de Seusenti, Salvador Honduras, á 27 de novieni-c:elebrados entre ol y I>re de 1845. no deberla esperarse, en todo el libro, u-Siendo así, na línea rctereutí» á ninírmí acontecimiento posterior á esta fecha. ^(í. se encuentran docu-Sin embargo, oii el capítulo mentos posteriores. Clayton-Bulwer, celebradoUno de ellos es el tratado en Washington á los 19 dias |lel mes de abril de 1850. ^ el siguiente rubro: ••^[ediacion.El capítulo 0. tiene |)roteí;torado, colonia." Convenía referir todo lo que ha pasado acerca de esto. Diciéndose solo lo ocurrido hasta noviembre de 45, la materia, que ofrece uu grande interés, queda incompleta. ^Todia continuarse en el tomo 5. pero ¿quien asegu- ; ra al autor de esta obra que, dadas las circunstancias de ^nuestras tomo aun-imprentas, llegará á publicarse el 5. , cjue hace mucho tiempo que está escrito? El tratado Clayton-Bulwer puso fin á las cuestiones de ® (¡ue se habla sn el capítulo G. Es documento de alta importancia para la América Central. Mucha gente vio grandes cuestiones territoriales con Nicaragua Honduras, vio á San Juan del Xortc enyj manos de una potencia extranjera. Después vieron los pueblos á San^Juan de Nicaragua en poder do los nicaragüenses, observaron que la- agi-y tá^cion de la disminuia, que cuestioi^es terminarprensa Us IV aplazadas; pero no to-menos quedabaiiban^ ó que por lo pueblos conocen la causahabitantes de todos losdos los trasformacion.de esa que se hallatratado Clayton-Bulwer,La causa es el libro.87 hasta el 91 de estedesde el foho territorial de Centro-tratado mantiene el statu quoEse grandes potencias .del mundo.América, ante las Washington ó ya endeclare, ya sea enEl dia que se ha caducado,Londres, que el Tratado Clayton-Bulwer hoycuyas consecuenciasveremos surjir nuevas cuestiones, no se pueden prever. documentocapítulo se encuentra, comoEn el mismo Costa-Ricajustificativo, ima carta escrita en San José de Flores, el 15por el general ecuatoriano, don Juan José á don Manuelde junio de 1850, al Cónsul Chatfield y Francisco Pavón. da luzEsa carta, aimque documento muy secundario, ^capítuloacerca de la materia á que se refiere el 6. El general Flores era personaje de la antigua Co-un •lombia, figuró en la epopeya de emancipación.y estasUna carta de Bolívar, escrita á Flores, contiene palabras: por tan^^Diez millones de gracias, mi querido Flores, inmensos servicios á la patria á la gloria de Colombia.y Yo debo a Ud. mucho, infinito, mas de lo que puedo es- presar; los servicios de Ud. no tienen precio ni recompen- sa.^' Es preciso grande laque haya sido verdaderamente persona á quien el Libertador así escribia. Flores no solo era un militar; conocia pi'oílindamente la historia, el derecha público el internacional; era uny literato un hablista distinguido.y El frácxjionamicríto de Coloínbia, sus causas las revo-y luciónos di9 lo que ^d hu Uaraatlo, c'oin ra'^ti*) 4rTO-pl?^';