Vivienda social en México (1940-1999): actores públicos, económicos y sociales. -/-Social Housing in Mexico (1940-1999):Public actors, Economic and Social. -/-Habitação Social no México (1940-1999):agentes públicos, econômicos e sociales.

Publicado por

En este artículo se presenta una perspectiva histórica de la política de vivienda social en
México, a lo largo del periodo que comprende 1940 a 1999. Mediante el estudio de los
primeros programas de vivienda y de dos de las instituciones habitacionales más importantes
—Infonavit y Fovi— se comprueba cómo las adecuaciones en la instrumentación de la
política —más que atender las necesidades habitacionales de la población—, respondieron a
intereses del sector empresarial de la producción habitacional. Asimismo, se muestra que las
directrices de los organismos multilaterales en la década de los noventa se concretaron en la
desregulación financiera y privatización de la tierra ejidal. Estas disposiciones facilitaron la
consolidación de grupos desarrolladores de vivienda, cuya intervención expande la periferia
de las ciudades mexicanas al comprar grandes extensiones de suelo y construir gigantescos
conjuntos habitacionales. -/-
This article provides a historical overview of social housing policy in Mexico during the
period from 1940 to 1999. Through the study of the first housing programs and two of the
main housing institutions —Infonavit and Fovi—, it demonstrates how adaptations to the
implementation of the policy reflect the interests of the business sector in housing construction,
rather than meeting the population’s needs. It also shows the impact of the guidelines of the
multilateral organizations which, during the 1990s, were expressed in financial deregulation
and the privatization of ejido lands. These arrangements enable the consolidation of housing
development groups whose intervention expands the periphery of Mexican cities by buying
up large expanses of land and building enormous housing complexes. -/-
Este artigo apresenta uma perspectiva histórica da política de habitação social no México
durante o período 1940-1999. Ao estudar os primeiros programas de habitação, moradia e
de duas das instituições de habitação mais importantes —Infonavit and Fovi— comproba-se
como os ajustes na execução da política, em vez de enfrentar as necessidades habitacionais da
população, responden aos interesses das empresa de construção. Da mesma forma, mostra-se
o impacto das diretrizes das agências multilaterais que na década de noventa concretam-se na
desregulamentação financeira e na privatização das terras do ejido. Esses acordos “facilitam”
consolidação de grupos construtores de habitação cuja participação se expande na periferia de
cidades mexicanas ao adquirir grandes extensões de terra e construir imensos empreendimentos
habitacionais.
Publicado el : viernes, 01 de enero de 2010
Lectura(s) : 50
Fuente : Cuadernos de Vivienda y Urbanismo 2145-0226 (2010) Vol. 3 Num. 5
Número de páginas: 16
Ver más Ver menos
Cette publication est accessible gratuitement

Vivienda social en México (1940-1999):
actores públicos, económicos y sociales*
Fecha de recepción: 25 de enero de 2010. Fecha de aceptación: 7 de marzo de 2010
1Beatriz García Peralta
Magíster en Desarrollo Urbano y Doctora en economía. Profesora investigadora
Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). beagpn@unam.mx
Resumen En este artículo se presenta una perspectiva histórica de la política de vivienda social en
México, a lo largo del periodo que comprende 1940 a 1999. Mediante el estudio de los
primeros programas de vivienda y de dos de las instituciones habitacionales más importantes
—Infonavit y Fovi— se comprueba cómo las adecuaciones en la instrumentación de la
política —más que atender las necesidades habitacionales de la población—, respondieron a
intereses del sector empresarial de la producción habitacional. Asimismo, se muestra que las
directrices de los organismos multilaterales en la década de los noventa se concretaron en la
desregulación fnanciera y privatización de la tierra ejidal. Estas disposiciones facilitaron la
consolidación de grupos desarrolladores de vivienda, cuya intervención expande la periferia
de las ciudades mexicanas al comprar grandes extensiones de suelo y construir gigantescos
conjuntos habitacionales.

Palabras clave Actores económicos públicos y privados, desarrollo económico, vivienda social.
autor
Política de vivienda, historia, México, 1940-1999, viviendas sociales, política Palabras clave
descriptor económica.
34
* Este artículo resume parte de la investigación: “Política de Vivienda en México: Desarrollo Económico e Impacto Urbano”; que llevo a cabo en el Instituto de Investi-
gaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (IIS-UNAM); como Investigación individual con el apoyo de la Licenciada Claudia Calleja, la cual
reinició en 2007, con clave presupuestal Núm. 51335. Agradezco la corrección de estilo efectuada por la Maestra Marcela Pineda.
1 Arquitecta, Especialista en Política y Mercado de Suelo, Magíster en Desarrollo Urbano y Doctora en economía. Investigadora, Instituto de Investigaciones Sociales
(IIS) Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).beagpn@unam.mx
CUADERNOS DE VIVIENDA Y URBANISMO. Vol. 3, No. 5, 2010: 34 - 49Social Housing in Mexico (1940-1999):
Public actors, Economic and Social
Abstract Tis article provides a historical overview of social housing policy in Mexico during the
period from 1940 to 1999. Trough the study of the frst housing programs and two of the
main housing institutions —Infonavit and Fovi—, it demonstrates how adaptations to the
implementation of the policy refect the interests of the business sector in housing construction,
rather than meeting the population’s needs. It also shows the impact of the guidelines of the
multilateral organizations which, during the 1990s, were expressed in fnancial deregulation
and the privatization of ejido lands. Tese arrangements enable the consolidation of housing
development groups whose intervention expands the periphery of Mexican cities by buying
up large expanses of land and building enormous housing complexes.
Key words Public and Private Economic Actors, Economic Development, Social Housing.
author
Key words Housing Policy, History, Mexico, 1940-1999, Public Housing, Economic Policy.
plus
Habitação Social no México (1940-1999):
agentes públicos, econômicos e sociales
Resumo Este artigo apresenta uma perspectiva histórica da política de habitação social no México
durante o período 1940-1999. Ao estudar os primeiros programas de habitação, moradia e
de duas das instituições de habitação mais importantes —Infonavit and Fovi— comproba-se
como os ajustes na execução da política, em vez de enfrentar as necessidades habitacionais da
população, responden aos interesses das empresa de construção. Da mesma forma, mostra-se
o impacto das diretrizes das agências multilaterais que na década de noventa concretam-se na
desregulamentação fnanceira e na privatização das terras do ejido. Esses acordos “facilitam”
consolidação de grupos construtores de habitação cuja participação se expande na periferia de
cidades mexicanas ao adquirir grandes extensões de terra e construir imensos empreendimentos
habitacionais.
Palavras-chave Agentes públicos e privados, desenvolvimento econômico, habitação social, política de
habitação, México siglo xx.
Palavras-chave A política de habitação, história, México, 1940-1999, habitação, política económica.
descritor
35
Vivienda social en México (1940-1999): actores públicos, económicos y socialesIntroducción
La cuestión habitacional es un problema social, La situación fue diferente en países como México,
económico, ideológico y político, para el cual de industrialización tardía y dependiente. Aun-
no se han podido aportar soluciones de manera que el desarrollo urbano acelerado respondió a la
defnitiva y satisfactoria en ningún país. En la dinámica del crecimiento económico, el proceso
medida en que es un bien necesario, está ligado de urbanización fue más rápido que en los países
a las políticas públicas que deben considerar a la desarrollados, pues el incremento de la población
vivienda como un derecho. Al mismo tiempo, se fue mayor, como resultado de la elevada fecundi -
halla íntimamente relacionada con los intereses dad de la población y del descenso en su tasa de
de los propietarios del suelo y con el sector in- mortalidad. La creciente demanda de suelo y de
dustrial, constructor comercializador y fnancie- vivienda urbana no tuvo una respuesta oportuna
ro que pugnan porque sólo se le vea como una de parte del sector público ni del sector privado
mercancía. empresarial, dando origen a la “producción so-
cial” de vivienda en colonias populares y barrios
2Al fnalizar el siglo XIX e iniciar el siglo XX , el degradados. Utilizo el término “producción so-
desarrollo del ferrocarril contribuyó al crecimien- cial” porque el de vivienda irregular o ilegal no
to explosivo de las ciudades industrializadas. En me parece adecuado, ya que en las zonas urbanas
respuesta a la necesidad de contar con una fuerza mexicanas muchas veces no se cumple con la
de trabajo disciplinada, al deterioro acelerado norma, independientemente de que se trate de
de las condiciones urbanas en su conjunto y al una zona popular o residencial.
impacto que ello tuvo en la población en general
—así como en atención a las propuestas de al- La hipótesis que guió la presente investigación
gunos pensadores sociales— surgió en los países establece que el análisis de la relación entre sector
industrializados un sector inmobiliario adminis- público y empresas privadas es fundamental; que
trado por los poderes públicos locales (Ball, 1983; aun cuando la cantidad de viviendas de interés
Harloe, 1995 y Topalov, 1974, 1987), para aten - social producidas por el sector privado —apo-
der las necesidades habitacionales de la población yado por las políticas estatales— es inferior a
obrera. Si bien la producción de vivienda pública las producidas por el sector social, la acción del
en alquiler fue importante para el crecimiento del sector empresarial orienta de manera importan-
sector constructor e industrial capitalista de esos te la estructuración de las ciudades mexicanas y
países, al mismo tiempo se desarrolló el sistema de determina las condiciones en que la población
provisión de vivienda en propiedad privada que se accede a suelo y a vivienda. Para comprobar esta
convirtió en elemento central de la organización aseveración, se realizó un estudio fundamental-
3capitalista, pues signifcó una importante fuente mente empírico. El horizonte de estudio abarca
36 de ganancia para los sectores involucrados en su de 1940 a 1999, el cual —con distintos modelos
producción. económicos— se caracteriza por la consolidación
2 Este tema ha sido desarrollado en investigaciones acerca de la producción social de vivienda, entre los que pueden citarse Azuela y Cruz, 1989; Azuela y Thomas, 1993; Coulomb y
Duhau, 1988; Copevi, 1977a, b y c; Schteingart, 1989a y b.
3 Toda exploración de carácter empírico violenta la realidad, y la elección del objeto de estudio entraña cierta arbitrariedad, con cuyo análisis se pretende dar cuenta de la realidad.
CUADERNOS DE VIVIENDA Y URBANISMO. Vol. 3, No. 5, 2010: 34 - 49y quiebre del modelo social posrevolucionario. El trabajadores del Estado —Fondo de la Vivienda
Estado mexicano tuvo una participación determi- del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de
nante en el desarrollo político y económico desde los Trabajadores del Estado, Fovissste— como a
los cambios constitucionales originados por los las fuerzas armadas —Fondo de la Vivienda Mili-
regímenes surgidos de la Revolución mexicana tar, Fovimi—. Por último, los gobiernos estatales
hasta el reacomodo del marco jurídico instru- cuentan con sus propios organismos de vivienda,
mentado en los años noventa como respuesta a entre ellos, hay que mencionar el de Aguascalien-
las sugerencias de los organismos multilaterales. tes cuyo desempeño ha sido ejemplar.
Las fuentes para llevar a cabo esta investigación
fueron: entrevistas a los diferentes actores partici - Primeras acciones del Estado en la
pantes en la dotación de vivienda; revisión biblio-
cuestión habitacional y surgimiento gráfca nacional y de autores extranjeros; así como
la construcción de la estadística económica y de del sector constructor nacional
vivienda con el fn de contar con una herramien-
ta de evaluación; las cifras que aquí se presentan Los cambios en la esfera política y jurídica origi-
son parte de la investigación. Para fundamentar nados por la Revolución mexicana fueron el pun-
las conclusiones, fue indispensable abarcar un to de partida histórico de la participación estatal
amplio periodo de estudio; ello permitió incluir en la dotación de vivienda. La Constitución de
únicamente dos casos de estudio de los organis- 1917 fue resultado de un compromiso social y
mos federales de vivienda con más recursos: el económico encaminado a la modernización del
Fondo de Operación y Descuento Bancario a la Estado y de la estructura económica capitalista en
Vivienda (Fovi) y el Instituto del Fondo Nacional México. No obstante, en los años inmediatos a su
para la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit). promulgación —cuando llegó a su fn la guerra
Lo anterior se decidió dada la importancia de sus civil—, las posibilidades reales para la construc-
acciones con base en la estadística de vivienda. ción de una nación moderna eran muy limitados.
Entre 1971 y 2000, Infonavit contribuyó con el Aunque se establecieron las bases jurídicas para la
15.5% del incremento en el parque habitacional, modernización económica y social del país, tales
mientras que Fovi lo hizo con el 8.7%. como la reforma agraria, los derechos de asocia-
ción, contratación colectiva y huelga, así como las
Además de Fovi e Infonavit existen otras insti- atribuciones económicas del Estado, entre otros.
tuciones, Garza y Schteingart (1978), Barragán La instrumentación de dichos principios se dio
(1994) y las publicaciones del Infonavit (1988 y parcialmente a partir de los años veinte, con la
1992) brindan un completo panorama histórico institucionalización de nuevas formas de organi-
de los diferentes organismos que se han ocupado zación de la sociedad y el Estado. Dicho proceso
de la vivienda social en el país. Cabe mencionar estuvo inmerso en las contradicciones entre el
que empresas paraestatales como Petróleos Mexi- discurso surgido de una revolución social y la
canos (Pemex) tuvieron programas propios desde realidad de un país que pretendía incorporarse al
1943. Así mismo, se constituyeron instituciones desarrollo económico capitalista para atender las
con cobertura nacional para atender a la pobla- demandas del sector industrial emergente y de su
ción que no era sujeta a ningún tipo de crédito, población empobrecida.
37
entre ellas destacó el Fondo Nacional de habita-
ciones Populares (Fonahapo) (Ortiz, 1996). Al A fnales de los años veinte, la situación de la
mismo tiempo que el Infonavit se instituyeron vivienda no difería en mucho de las circunstan-
los fondos de vivienda que atendieron tanto a los cias generales que privaban en el país. Aunque
Vivienda social en México (1940-1999): actores públicos, económicos y socialesel artículo 123 Constitucional establecía la obli- cliente—, se organizó en asociaciones gremiales
gación de patrones de empresas que emplearan que le facilitaron la negociación. El multifamiliar
a más de 100 trabajadores de proporcionarles Miguel Alemán (Figuras 1A y 1B) cuyo proyecto
“habitaciones cómodas e higiénicas”, tal inten- arquitectónico de Mario Pani, quien se inspiró
ción distaba de constituir una preocupación en las propuestas de Le Corbusier y realizó un
real por atender el problema social de la vivien- proyecto que en lugar de 200 viviendas planeadas
da, y se inscribía en la política de previsión so- originalmente permitió la construcción de 1.008.
cial de los derechos laborales que establecía la Esta fue la primera obra de la empresa.
Constitución.
Ingenieros Civiles Asociados (ICA), que llegó a
La década de 1940 es el parteaguas entre la socie- ser una de las constructoras más importantes del
dad rural y la naciente sociedad urbana. En 1950, país. La relación entre el sector productor empre-
las ciudades de México y Monterrey crecieron sarial de vivienda y los gobiernos en turno surgió
6.1% y 6.2%, respectivamente; la primera al- en esta época
canzó una población de 2.9 millones de personas
Figura 1A.
(Garza, 2003, p. 43). Este fenómeno presionó Conjunto Multifamiliar Miguel Alemán
sobre la necesidad de suelo y vivienda urbanos.
Los gobiernos en turno centraron su atención en
atender a parte del sector de la burocracia, que
era su base de apoyo. Además, en dicho periodo
empezaron a delinearse las características del
Estado posrevolucionario mediante el otorga-
miento de privilegios a grupos que aseguraban la
fdelidad partidista. Estos privilegios consistían
en la atención en salud, educación, así como
en el acceso selectivo a los primeros programas
de vivienda. Las primeras instituciones encar-
gadas de la vivienda sólo tuvieron recursos para
promover 53.622 viviendas sociales en alquiler,
tales acciones —aunque importantes— resulta-
ron insufcientes si tomamos en cuenta que en
1960 la cantidad de viviendas en el país era de
6.409.096. Durante esa década, el incremento
del stock habitacional fue de 1.149.888, es decir:
18%. Sólo 0.42% fue promovida con el apoyo del
Estado. La construcción de vivienda se concentró
principalmente en la Ciudad de México. Dichas
acciones públicas en materia de vivienda —poco
signifcativas para atender la demanda—, aunadas
tanto a las bases institucionales y jurídicas como
38
a la inversión en construcción de infraestructura,
dieron paso al nacimiento del sector constructor
nacional, el cual —al reconocer la importancia
Fuente: Disponible en: https://es.wikipedia.org/wiki/Multifamiliar_Presidente_Alemán.de su relación con el Estado como su principal
CUADERNOS DE VIVIENDA Y URBANISMO. Vol. 3, No. 5, 2010: 34 - 49Figura 1B.
Conjunto Multifamiliar Miguel Alemán
Fuente: Disponible en: http://www.arqred.mx/blog/category/edifcios-icono/.
para la adquisición o construcción de viviendas De la vivienda pública en alquiler
—o las dos juntas—. Desde su creación, dicho a la vivienda en propiedad, 1963-
programa funcionó como organismo coordina-
1972: el promotor inmobiliario dor de las inversiones y la oferta de la vivienda de
interés social, como el movilizador fundamental
A principios de los años sesenta, el escenario so- de los recursos internos para destinarlos a la vi-
cioeconómico se caracterizó por el crecimiento vienda de bajo costo. Así, el aumento de los re-
4sostenido del PIB y la estabilidad de precios, así cursos fnancieros mixtos y las reformas jurídicas,
como por el fortalecimiento de la participación brindaron la oportunidad al gobierno de ofrecer
del Estado, tanto en calidad de agente económi- el acceso a crédito barato a una reducida parte de
co directo como de controlador, planifcador y la población como respuesta a las demandas de
regulador de la esfera económica, fnanciera y viviendas presentadas por las capas medias y bajas
social. En este contexto —como respuesta a las de la población urbana. No obstante, las crisis
necesidades de vivienda— surge en 1963 el Pro- recurrentes de la economía del país —así como
grama Financiero de la Vivienda (PFV) mediante las propias características del sistema de pagos—
la creación del Fovi, que se fnanció a partir de la mantuvieron una tendencia constante de despla-
39obligatoriedad impuesta a las instituciones banca- zamiento de su cobertura social hacia los sectores
rias de destinar una parte de los recursos captados de mayores ingresos. Además, con este programa
del ahorro público —encaje legal— a préstamos se canceló la opción de la vivienda social en
4 De 1961 a 1972 el promedio de la tasa de crecimiento del PIB fue de 6.4%, mientras la tasa de crecimiento de la población entre 1960 y 1970 fue de 3.5%.
Vivienda social en México (1940-1999): actores públicos, económicos y socialesalquiler, siguiendo los lineamientos de los orga- En términos de necesidades sociales y de la ubi-
nismos internacionales que veían en la propiedad cación de la demanda de vivienda de bajo costo,
privada una defensa contra los ideales despertados el Fovi no fue capaz de dar respuesta a estas ne-
por el triunfo de la Revolución Cubana. Al mis- cesidades, por ello —a pesar de los esfuerzos rea-
mo tiempo, la intervención del Estado garantizó lizados—, su aportación a la eliminación de los
por primera vez el acceso a recursos fnancieros problemas de escasez de vivienda de la población
que apoyaron el surgimiento de un nuevo agente: trabajadora empobrecida, resultó limitada en el
el promotor inmobiliario. periodo de estudio. Esta situación se agudizó a
partir de la desregulación fnanciera que liberó a
De 1961 a 1972, los programas gubernamen- la banca de destinar parte de la captación de los
tales promovieron la construcción de 233.448 recursos a dicho programa, y los limitó a los prés-
viviendas, es decir, en promedio se construyeron tamos provenientes del Banco Mundial
19.454 por año. En el mismo periodo, Fovi fnan-
Figura 2. ció 124.394 de ellas, lo cual corresponde a más
FOVI: Conjunto RIS 1971
del 50% del total de viviendas fnanciadas por
organismos públicos. Tales acciones permitieron
el surgimiento de un incipiente mercado habita-
cional. Los conjuntos habitacionales construidos
en dicho periodo tienen características simila-
res a las de la Figura 2. En la década de 1961 a
1970, el incremento del parque habitacional fue
de 1.887.273, 10.69% del cual fue aportado por
recursos públicos.
En términos generales, podríamos señalar que
—desde el punto de vista de la modernización
del sistema fnanciero y de la política social— el
PFV y la gestión de los organismos que lo inte-
graron resultó una medida oportuna del gobier-
Fuente: Fotografía del autor
no para movilizar recursos fnancieros públicos
y privados, internos y externos, para destinarlos Apoyo al sector constructor,
teóricamente a satisfacer las necesidades sociales.
1973-1988Además, las novedosas medidas del ajuste apli-
cadas durante la crisis de los ochenta, pueden ser
evaluadas positivamente para la institución, en Los años setenta se caracterizaron por una crisis
tanto permitieron una relativa rebaja de los costos de legitimidad política, debido a demandas del
del subsidio en sus programas, la ampliación de movimiento obrero en un entorno de altas tasas de
los servicios a la población benefciada, así como crecimiento de la población urbana —58.7%—
en alguna medida el freno al debilitamiento de y de desinterés privado por invertir en vivienda
los recursos bancarios destinados al organismo social. Ante estos hechos, la respuesta guberna-
40
—elemento este último de gran importancia, mental consistió en fortalecer su papel promotor,
puesto que constituía la mayor fuente de recursos al crear los fondos nacionales para la vivienda
del Fovi—. de los trabajadores. Como parte de la reforma
CUADERNOS DE VIVIENDA Y URBANISMO. Vol. 3, No. 5, 2010: 34 - 49constitucional, se estableció una aportación obli- 1971 a 1980, la cantidad de viviendas en el pla-
gatoria patronal del 5% sobre el salario del tra- no nacional ascendía a 12.074.609, de las cuales
bajador. Los administradores de dichos recursos 3.788.240 representaron el crecimiento durante
fueron los fondos nacionales de vivienda. Así, en esa década, los organismos contribuyeron con
1972 se creó el Infonavit, la otra institución que 748.346 en el incremento general de la cantidad
nos ocupó en el presente estudio. Uno de sus de viviendas, es decir, casi 20%. Como puede
objetivos fue establecerse como fondo solidario verse en el cuadro 1, de 1973 a 1981 la promo-
en el que las aportaciones de los trabajadores de ción de los organismos de vivienda mostró un
mayores ingresos facilitaran el acceso al crédito aumento constante: de 57.000 viviendas en 1973,
a los de menores ingresos, es decir: a los traba- se alcanzó la cifra de 170.000 en 1981.
jadores más necesitados. El Infonavit se destacó
rápidamente como el más importante de los fon- Durante la crisis de la década de los ochenta, la
dos de vivienda, por tener la mayor cantidad de acción de los organismos en la vivienda operó
agremiados, y —en consecuencia— manejar los como un elemento económico contra-cíclico.
recursos monetarios más cuantiosos, así como por A pesar de lo que pudiera suponerse, durante
contar con la capacidad para fnanciar la mayor esos años la promoción de vivienda se mantu-
cantidad de viviendas. vo constante y en crecimiento (Cuadro 1 p.9),
gracias a los recursos del Infonavit y de Fovi. En
Cada uno de los actores que intervinieron en 1982, el aumento en el parque habitacional fue
la creación del Infonavit, tenía expectativas e de 131.795 viviendas, mientras que en 1987 —al
intereses específcos respecto del organismo, sin fnalizar el sexenio de Miguel de la Madrid— se
embargo, durante la década de los setenta la había alcanzado la cifra de 250.134, gracias a la
vivienda promovida por el Infonavit se perfló instrumentación del Programa de Reconstruc-
como un importante factor de cooptación polí- ción —como respuesta a la demanda de vivienda
tica y poder económico (García P., Perló, 1984). debido al sismo de 1985—, el cual promovió
Los empresarios, los funcionarios públicos y los 56.000 viviendas nuevas. Es importante destacar
líderes sindicales que integraban las comisiones que la banca nacionalizada hizo efectivo el des-
tripartitas en el Instituto, tomaron ventaja de tino de los recursos del encaje legal. Al inicio de
esta posición para constituir empresas construc- la década de 1980, el Fovi apoyó la promoción
toras. Las empresas que se benefciaron durante de 36.675 viviendas, y casi al fnalizar la década
el periodo mencionado fueron las empresas cons- —en 1987— lo hizo con 88.581. Este aumento
tructoras dedicadas a la edifcación residencial en fue muy importante, pues ocurrió en un periodo
serie para venta. Este sector era el más tradicional de gran infación.
del ramo y utilizaba métodos constructivos que
ocupaban mano de obra no califcada. Asimismo, Finalmente, de 1981 a 1990 la vivienda pública
la efciencia y productividad de dichas empresas representó un 45% del incremento total de la
era desigual. cantidad de viviendas, porcentaje que se traduce
en 1,798.788 de ellas. Para dar una idea de cómo
Tales acciones signifcaron un fujo importante se refeja esta cifra, la cantidad de viviendas en
de recursos al sector constructor de vivienda: de todo el país alcanzaba 16.035.233, de las cua-
41
1972 a 1981, la tasa de crecimiento del PIB del les 3.960.624 correspondieron a la promoción
sector de la construcción tuvo aumentos signif- pública. Durante la crisis económica de los años
cativos; puede señalarse que en 1973 su tasa fue ochenta —a diferencia de las medidas tomadas
de 42.4%, la más alta de la historia. En el periodo por el Fovi—, las condiciones fnancieras del
Vivienda social en México (1940-1999): actores públicos, económicos y socialesInfonavit no se adecuaron al entorno económico ajustes del modelo de desarrollo económico y del
del país; ello repercutió en que los trabajadores sistema político mexicano en el organismo federal
no pudieron recuperar el ahorro que se había que contaba con mayores recursos económicos
planteado al constituirse. Sin embargo varios de del sector vivienda. Tales reformas pretendían
los conjuntos habitacionales del periodo tuvie- mejorar la efciencia operativa del organismo,
ron buena ubicación y calidad arquitectónica agilizar la recuperación de los créditos adecuán-
(Figura 3). dolos a la situación económica del país, volver
más transparente la operación del Instituto en el
Apogeo de las empresas desarrolladoras proceso tanto de gestión como de asignación del
de vivienda a partir de 1989. crédito y manejo de los recursos de las cuentas in-
dividuales, facilitar el derecho de cada trabajador
Impulsar el mercado de la vivienda formaba para elegir su vivienda en el mercado y ampliar su
parte esencial del proyecto modernizador de la cobertura de atención. Puede afrmarse que estas
economía mexicana de fnales de la década de reformas respondieron a cambios en las esferas
los ochenta y principios de los años noventa; en política y económica del país, así como a las reco-
él participarían el sector fnanciero y el privado mendaciones de los organismos internacionales.
de la construcción, y el gobierno por lo que res- En el periodo mencionado se inicia la apertura
pecta a la vivienda social. En 1989 como parte democrática y con ello, la vivienda social perdió
de la desregulación fnanciera se liberó a la banca importancia como factor de cooptación política,
privada del encaje legal y, con la reforma aplicada papel que había desempeñado hasta la década de
en 1992 a la Ley del Infonavit, se concretaron los los ochenta.
Figura 3.
INFONAVIT 1988. Av. Dalias
42
Fuente: Fotografía del autor.
CUADERNOS DE VIVIENDA Y URBANISMO. Vol. 3, No. 5, 2010: 34 - 49Los primeros años de la década de los noventa a las recomendaciones del Banco Mundial—,
parecían confrmar algunas de las bondades de la dicho organismo vendió su reserva territorial en
apertura hacia el mercado. La banca privada res- el mercado, mientras que las empresas desarro-
pondió a la desregulación otorgando préstamos lladoras —al amparo de las modifcaciones al ar-
hipotecarios. Por su parte, las empresas construc- tículo 27 constitucional— adquirieron millones
toras participaron activamente en las licitaciones de metros cuadrados de tierra de origen ejidal en
públicas para la construcción de vivienda social. las principales ciudades del país y construyeron
Sin embargo, la situación resultó transitoria, ya “miles de casitas” en la periferia de las ciudades
que con la crisis fnanciera de fnales de 1994 las (Figura 4).
condiciones cambiaron signifcativamente.
Desde su creación hasta los cambios a su Ley, el
En el lapso de 1995 a 1999, los únicos recursos Infonavit promovió la construcción de 1.043.663
fnancieros disponibles para la individualización viviendas, con lo que llegó a atender el 13% de los
de créditos, provenían en mayor medida de Info- derechohabientes, proporción no tan signifcati-
navit y de Fovi —los de este último, en propor- va. Sin embargo, para el sector constructor resultó
ción menor—, ellos fueron determinantes para determinante para la creación y consolidación de
el crecimiento y consolidación de las grandes las empresas dedicadas al ramo.
empresas desarrolladoras de vivienda, así como
para las empresas que lograron adaptarse a las A partir de los datos disponibles, observamos que
nuevas condiciones. Sin embargo, la crisis dejó en la década de los ochenta la atención del Info-
fuera a las compañías medianas y pequeñas, así navit se dirigió a los derechohabientes con menos
como a las exclusivamente constructoras que no de dos salarios mínimos (83%); los de más de dos
contaban con recursos crediticios para comprar salarios sólo representaron el 17%. En la siguiente
suelo y construir. década, esta situación se invirtió: los de más de
dos salarios mínimos representaron el 77% de los
El Infonavit abandonó su papel de promotor de créditos otorgados por el Instituto; los trabaja-
vivienda y —siguiendo los lineamientos del Ban- dores con menos de dos salarios, sólo el 23%. Es
co Mundial— (1994) se convirtió en facilitador claro que en la década de los noventa la atención
(García P., Imas, 1996). Ello abrió posibilidades se dirigió a familias con mayores ingresos salaria-
de ganancias en el ámbito fnanciero nacional les. Si bien la política pretendía ampliar la oferta
e internacional para las empresas privadas. De de vivienda, el acceso a este bien se difcultó para
tal manera, algunas empresas nacionales e inter- la población con menos recursos. Es importante
nacionales que contaban con capital sufciente destacar que el Infonavit perdió uno de sus ob-
incrementaron sus ventas, gracias a los recursos jetivos fundamentales: ser un fondo solidario,
provenientes del salario indirecto de los trabaja- pues se transformó en fuente de recursos para el
dores. Tales empresas conseguían créditos para la negocio inmobiliario habitacional.
construcción a tasas del mercado internacional y
los contabilizaban a tasas nacionales. Debido a lo Durante la década de los noventa, la participación
anterior, la producción de vivienda se convirtió de los organismos públicos en el stock habitacio-
en un negocio fnanciero, lo que repercutió en la nal disminuyó hasta representar el 40%. Es decir,
43
calidad de la vivienda y en su impacto urbano, más del 50% de las familias de menores recursos
pues desapareció la supervisión en cuanto a ca- no tuvieron acceso al mercado formal, y la ten-
lidad de la construcción por parte del Infonavit. dencia se agudizó a partir de la desregulación f-
Por otra parte —y nuevamente respondiendo nanciera que liberó a la banca privada del encaje
Vivienda social en México (1940-1999): actores públicos, económicos y sociales

¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.