METODOS DE SCREENING DE TRASTORNOS MENTALES INFANTO- JUVENILES EN ATENCION PRIMARIA DE SALUD(Screening Methods for Mental Troubles in Childood and Youth in Primary Health Care)

De
Publicado por

Resumen
Se revisan los principales estudios de prevalencia de trastornos mentales en la infancia. Se lleva acabo una revisión bibliográfica sobre métodos de screening para trastornos mentales infanto-juveniles, comparando
las diversas escalas y listado de conducta infantil más frecuentemente empleados en estudios epidemiológicos.
Abstract
A revision of the principal studies of prevalence of mental disorders in childhood is made. We present a bibliographic research about screening instruments for mental disorders in children and adolescents comparing
the Child behaviour scales checklists most usually employed in epidemiological surveys.
Publicado el : miércoles, 01 de enero de 1992
Lectura(s) : 33
Fuente : Revista Española de Salud Pública 1135-5727 (1992) Vol. 66 Num. 2
Número de páginas: 15
Ver más Ver menos
Cette publication est accessible gratuitement

No.2-Marzo-Abril 1992 Kev San Hig F’úb 1992; 66: 115-129
METODOS DE SCREENING DE TRASTORNOS MENTALES INFANTO- JU-
VENILES EN ATENCION PRIMARIA DE SALUD (*)
J. L. Pedreira Massa (l), B. Sánchez Gimeno (2)
(1) Centro de Salud Mental Infantil de Avilés. Area de Psiquiatría, Departamento de Medicina, Universidad de Oviedo.
(2) Centro de Salud Mental Adultos 1, Gijón.
(*) Trabajo autorizado por la Dirección Regional de Salud Mental de Asturias, como trabajo de investigación de fin del período MIR.
AIBTRACT RESUMEN
Screening Methods for Mental
Troubles in Childood and Youth in
Se revisan los principales estudios de prevalencia Primary Health Care.
de trastornos mentales en la infancia. Se lleva acabo
una revisión bibliográfica sobre métodos de scree-
A revision of the principal studies of prevalence of
ning para trastornos mentales infanto-juveniles, com-
mental disorders in childhood is made. We present a
parando las diversas escalas y listado de conducta
bibliographic research about screening instruments for
infantil más frecuentemente empleados en estudios epi-
mental disorders in children and adolescents comparing
demiológicos.
the Child behaviour scales checklists most usually em-
ployed in epidemiological surveys.
Palabras clave: Epidemiología. Salud mental in-
Key Words: Epidemiology. Child mental health. fantil. Atención.
Primary care of health.
contexto, etc.) que midan las desviaciones de INTRODUCCION
la norma y que posean una significación pro-
nóstica. Hay toda una línea de investigación Los estudios epidemiológicos indican que
sobre acontecimientos vitales (life events)
entre un 5-15 % de niños/as en edad escolar
estresantes en la infancia y adolescencia y su
presentan trastornos mentales, pero solo un
posible relación con problemas de salud físi-
porcentaje pequeño son identificados por su
ca y psíquica, así como de desarrollo de 1,2,3,4,5,6,7,8,9,10,11 pediatra . Coste110 l2 deduce
instrumentos de medida de estos cambios r3,
que los pediatras no suelen diagnosticar pro- 14,15,16,17,18. Jonhson 19 , al revisar la literatura
blemas psiquiátricos en los niños/as cuando
al respecto, sugiere la existencia de una rela-
no existen, por lo que son muy específicos, pero
ción significativa entre haber experimentado
su nivel para identificarlos puede que no sea
un cúmulo de cambios vitales (en especial los
muy alto, por lo que su sensibilidad es baja.
negativos) y tener problemas de salud y de
La prevalencia de los trastornos psico-so- ajuste social, siendo la magnitud encontrada
relativamente pequeña, lo que sugiere que las ciales en la población infantil no es muy bien
conocida, entre otras razones por la inexis- mediciones del estrés vital por sí mismas no
tencia de instrumentos estandarizados debida son especialmente predictivas y que la natu-
raleza de esta relación no es clara ni unidirec- a dificultades de muy diversa índole (cons-
tante proceso evolutivo, dependencia del cional.
Hemos llevado a cabo una amplia revi-
Correspondencia
J. L. Pedreira Massa sión bibliográfica sobre métodos de scree-
Centro de Salud Mental de Avilés. ning para trastornos mentales en la infancia
Consejetia de Sanidad.
y la adolescencia, comparando las diversas C/ Hermanos Espolita, sin, 33400-Avilés (Asturias). J L Pedreira Mama et al
subjetivas y las categorías inapropia- escalas y listados de conducta infantil mas
frecuentemente empleados en estudios epi- das.
demiológicos, en muchos de ellos existen
2.” Las múltiples facetas del funciona-
datos parciales y, en ocasiones, contradicto-
miento de los niños/as requieren pro-
rios que abren muchos interrogantes:
cedimientos múltiples de valoración
l.- iCuál es la eficacia del screening del que no necesariamente tienen que
Pediatra de Atención Primaria en re- converger en una sola categoría para
lación a los problemas psiquiátricos cada niño/a.
de los niños/as y cuántos casos “pier-
3.” Cada eje ilumina diferentes facetas
de”?
del funcionamiento, en vez de ser
2.- iEstán los pediatras igualmente se- colapsadas en un solo constructo ca-
guros de los diagnósticos en todos tegorial.
los tipos de trastornos psiquiátricos o
4.” Los métodos taxométricos multia- son más sensibles a unos que a otros?
xiales pueden clasificar objetiva-
3.- &os niños/as derivados están siendo mente según perfiles-tipo, puntuados
los “apropiados”? por procedimientos de valoración es-
tandarizados en sus propios ejes. 4.- &os niños/as que recibe la Atención
Pediátrica son representativos de to- 5.” El uso de instrumentos estandariza-
dos los niños/as en cuanto a la preva- dos comunes puede acercar la prác-
lencia y tipo de los trastornos tica clínica, la investigación y los
psiquiátricos? estudios epidemiológicos.
5.- Los especialistas de Salud Mental Las valoraciones taxométricas mul- 6.”
Infantil json utilizados con la fre- tiaxiales pueden ser repetidas para
cuencia que requiere la índole de los evaluar los cambios en el desarrollo
trastornos detectados? y el efecto de las intervenciones.
6.- Los niños/as que han recibido trata- 7.” El enfoque taxométrico multiaxial
miento en servicios especializados
puede desarrollar la investigación,
imejoran más que los atendidos por
completando otros procedimientos
los Pediatras o que los ingresados en
taxométricos de evaluación clínica,
un Hospital Psiquiátrico?
y verificar las relaciones en un siste-
ma de clasificación con los diferen- 7.- Los niños/as con problemas mentales
tes ejes y las correlaciones existentes iacuden más a otros dispositivos de
con los perfiles-tipo, etc. Salud General?
La epidemiología de trastornos psiquiá-
tricos infantiles no se puede ejecutar sin ins- Revisión General de los principales es-
trumentos que midan conductas y comporta- tudios de prevalencia de trastornos
mientos o líneas-base, para poder hacer
mentales en la infancia
juicios acerca de la conducta estudiada. Pero,
por otra parte, los métodos epidemiológicos
Achenbach l3 defiende las visiones taxomé- para el estudio de la distribución normal de
tricas multiaxiales en la clínica y en su apli- tipos de comportamientos son fundamentales
cación epidemiológica, aduciendo que: para construir e interpretar test.
1.” Pueden ayudar al clínico a hacer re-
formulaciones de casos de forma Aunque el número de publicaciones de
más segura, reduciendo la sobrecar- epidemiología psiquiátrica infantil ha au-
ga informativa, las predisposiciones mentado en los últimos diez años, existen
116 Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 2 METODOSDESCREENINGDETRASTORNOSMENTALES...
pocas experiencias de investigación que in- tres grupos de problemas se orientan las nue-
vas investigaciones en este campo, impulso tenten replicar y refinar las técnicas existen-
tes en poblaciones diferentes de aquellas para importante es la creación de la Sección de
las que las técnicas fueron inicialmente cons- Clasificación, Diagnóstico, Evaluación y
truidas. Earls *’ resalta la importancia de los Nomenclatura en el seno de la Asociación
Mundial de Psiquiatría (WPA), presidida por factores transculturales en la replicabilidad
de los resultados, sobre todo para la evalua- la prestigiosa personalidad científica del
ción de los trastornos de conducta en los Prof. Mezzich.
niños/as.
En la actualidad, la mayoría de los estu- Escalas y listados de evaluación de la
dios epidemiológicos se realizan en doble
conducta infantil fase, método introducido por Rutter *l. Con-
siste en procedimientos de screening, en su
mayoría cuestionarios de autoaplicación, pa- Existen numerosas escalas y listados que
sados a población general en la primera fase; están siendo utilizados para investigaciones
en la segunda fase se desarrolla una investi- sobre psicopatología infantil. Los items de
gación más intensa sobre los casos detecta- que constan oscilan entre 10 y 600 que pun-
dos con problemas de algún tipo en la prime- túan entre 1 y 33 subescalas. Los items fluc-
ra fase. Para no perder casos es importante túan la valoración de comportamientos
que en la segunda fase se estudie una muestra altamente específicos y cualidades abstractas
que no haya sido seleccionada por la presen- de funcionamiento personal o social, o cons-
tación de trastornos en el screening, de esta tructos muy (por ejemplo nivel de
manera se aborda el estudio de los falsos actividad) o categorías psicopatológicas muy
negativos ‘l, 23. extensas (por ejemplo comportamientos ex-
ternalizantes). Varían en su calidad, en el tipo
Los estudios en población sobre la preva-
de investigación desarrollada sobre sus cua-
lencia de trastornos psiquiátricos en la infan-
lidades psicométricas y en los objetivos para
cia no solo aportan datos sobre la distribución
los que se han diseñado.
de problemas de salud mental en la infancia
y de los factores que se asocian a ellos, sino Cairns & Green 25 han descrito los funda-
que sirven como líneas base para futuras mentos que subyacen en el uso de escalas de
investigaciones, generar nuevas preguntas e comportamiento:
hipótesis.
l.- El informante comparte con el inves-
Los diterentes estudios difieren tanto en tigador un entendimiento común
la definición de caso psiquiátrico en la infan- acerca del atributo o comportamien-
cia, como en los métodos que utilizan, por lo to objeto de la investigación.
que es difícil comparar las diversas tasas
2.- El informante comparte un saber so- obtenidas entre sí. Por esta razón, nos hace-
bre qué comportamientos del niÍío/a mos eco de una reciente revisión de Ja-
representan el atributo que se descri- blensky 24 en la que concluye que existen tres
be en la escala. tipos de problemas que bloquean el progreso
de la epidemiología psiquiátrica: ausencia de 3.- El informante es capaz de extraer de
un lenguaje común para la definición de ca- las actividades cotidianas del niño/a,
sos, criterios diagnósticos y clasificación de
aquellos comportamientos más rele-
datos; ausencia de instrumentos estandariza- vantes para el atributo que se preten-
dos, fiables y ampliamente aceptados, y, por
de medir.
último, la ausencia de técnicas analíticas co-
munes y de vías uniformes para la presenta- 4.- El informante y el investigador com-
ción de los datos. Hacia la solución de esos parten similar punto de referencia
Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 2 117 J L Pedreira Mama et al
conceptual para calificar en la escala Las escalas sirven para diversas funcio-
la intensidad del comportamiento. nes (Achenbach & Edelbrock, 1983) 3o tales
como: investigación epidemiológica, suba-
La validez o fiabilidad de estas escalas
grupamiento de niños/as en grupos más ho-
puede estar comprometida por numerosos mogéneos, exploración de hipótesis etiológi-
problemas de orden conceptual o práctico en
cas de ciertos trastornos, pronóstico de
su construcción, uso e interpretación 26,27,28,29.
grupos clínicos seguidos a lo largo de inter-
Por ejemplo puntuar una conducta solo si se valos más o menos largos de tiempo. Por
da en el momento actual o no; tambien influ- estas razones, entre otras, continuarán te-
yen en las puntuaciones que se realizan las
niendo un importante papel en la investiga-
características del informante en cuanto a su
cion sobre la psicopatología infantil.
inteligencia, educación, etc. Otra fuente de
variaciones proviene de la manera en que la Hemos revisado aquellas escalas de utili-
escala ha sido construida, la especificidad del zación más amplia en los trabajos epidemio-
lógicos y, siguiendo a Barkley 31, las hemos enunciado de las preguntas, el período de
agrupado en tres apartados: escalas para pa- tiempo sobre el que se han de recoger las
dres, escalas para profesores y de in- observaciones, etc. Otro problema es la deci-
sión de qué otro tipo de medidas se utilizarán formantes multiples. Posteriormente hemos
agrupado la información de forma significativa para valorar la validez del constructo de la
respecto a autores, número de items, tiempo de escala, por ejemplo las medidas de observa-
cumplimentación, rango de edad, existencia de ción. Muchas escalas utilizan el análisis fac-
torial para desarrollar subescalas que puedan programa informático, fiabilidad, validez,
reflejar dimensiones parciales de la psicopa- datos normativos y factores evaluados.
tología infantil, pero estos nuevos factores
pueden o no representar dimensiones reales
1. ESCALAS PARA PADRES del comportamiento infantil.
(Tablas 1 y 2)
A pesar de los problemas que se han des-
crito, el uso e interpretación de este tipo de
Las escalas revisadas han sido las siguien-
escalas tienen también numerosas ventajas:
tes: Conners Paren& Rating Scale (CPRS) 32y33;
Tienen la capacidad de recoger información de Parents Scale Revised
personas que han convivido con el niíío/a mu-
(CPRS(R)) 34; Conners Abbreviated Symptom
chos años en diversas situaciones. Permiten
Questionnaire (ASQ); Child Behaviour Che-
recoger datos muy inusuales que podrían per- cklist ?0,35,36,37; Personality Inventory for Chil-
derse en la observación directa. Son instrumen-
dren (PIC) 38; Louisville Behaviour Checklist
tos baratos y eficientes en cuanto al tiempo que (LBCL) 39; Eyberg Child Inventory
se utiliza en rellenarlas. Pueden tener datos
(ECBI) 4o y Werry-Weiss-Peters Activity Ra-
normativos para establecer la desviación esta-
ting Scale (WWPARS) 41.
dística de las puntuaciones del niño/a. Existen
diversas formas que abarcan una gran variedad El rango de edad de aplicación de estos
de dimensiones de la psicopatología infantil. instrumentos oscila entre los 2 y los 17 años. El
1 ncorporan opiniones de personas significa- número de items de ellas es variable entre los
tivas en el entorno natural del niño/a y que 10 del ASQ y los 600 de una versión del PIC,
son responsables de su cuidado y tratamien- lo que constituye un dato a considerar a la hora
to. Señalan la variación situacional, reco- de elegir el instrumento, valorando la comple-
giendo las características más estables del jidad de su uso y el tiempo de cumplimenta-
comportamiento infantil. Por último, permi- ción. P-e. el ASQ se ha utilizado ampliamente
ten cuantificar aspectos cualitativos del com- por su simplicidad y poco tiempo de cumpli-
portamiento que son de difícil obtención por mentacion ( 3-5 min. ) para la selección de
medio de métodos de observación directa. niños/as hiperactivos en investigación.
118 Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 2 TABLA 1
Escalas y listados de conducta infantil
Escala Autores N.’ Items Tiempo de Rangp Programa Fiabilidad Validez Datos
_-- Cumplimentaci6n Edad Inform&ico Normativos
T-R I CI C P D S co
- - CPRS Conners 93 10-15 6-14 + + + + + + + +
CPRS (R) Conners 5-10 - - - - - - 48 3-17 + + + +
- - - Conners - - ASQ 10 3-5 3-17 + + + + +
CBCL Achenbach y
138 15-20 4-16 + + + + + + + + + + Pdelbrock
PIC Wirt y Cols 131-600 - - 20’-2h 6-16 + + + + + + + + (4 vers.)
- - - - LBCL Miller 164 30-45 4-17 + + + + + +
ECBI Eyberg 36 10 2-12 + + + + + - + + + +
WWPARS Werry Weiss No se - - - 22-31 5 + + + + + + + especifica
Leyenda:
Fiabilidad: Validez:
T-R = Test-retest. C = Constructo.
1 = Intervaluadores. P = Predictiva.
CI = Consistencia interna. D = Discriminante.
S = Sensibilidad.
Co = Concurrente. J L Pedreira Massa et al
TABLA 2
Factores evaluados en escalas para padres
C C A c P L E W FACTORES P P B I B c W
R R C C C B P s,
s S L L I A EVXLUADOS
R
R S
Agresividad t +
t Miedo + t
Ansiedad + +
Desorganización t
INTERNALIZANTES Inmadurez + t t
Obsesivo + t
Depresión t
t Esquizoide
Indisciplina t
Autocontrol t
Desar. Cognit. t
PSICOSOMATICOS Psicosomático t t t t
Probl. Conducta t t t
Conducta oposicio-
t
nista
t Hiperactividad t t t
Antisocial t + t
Retraimiento social t t t
Problemas sexuales t
EXTERNALIZANTES Prob. aprend. t t t
Televisión t
Dormición t
Comida t
Juego t
El CBCL, PIC y LBCL son los que tie- primer tipo de trastornos. El ECBI y
WWPARS son escalas cortas y de fácil cum- nen un mayor número de items, siendo el
CBCL el que por su contenido y la escala O-2 plimentación, diseñadas para investigación
de problemas de comportamiento y nivel de es lo suficientemente amplio para captar tras-
-ornos psicopatológicos y el instrumento que actividad, respectivamente, así como la eva-
en la actualidad se utiliza en estudios de luación de programas de entrenamiento a
:screening en la primera fase de investigación padres y de de tratamiento farma-
cológico. en métodos de doble fase. Las otras dos es-
calas, PIC y LBCL, poseen una valoración
El CBCL de Achenbach, el CPRS de t/- y no aportan una valoración sobre fre-
Conners, PIC, LBCL y ECBI poseen progra-
cuencia o intensidad de los problemas de
ma informático, lo que simplifica enorme-
comportamiento, por lo que ambos son pre-
mente el tratamiento estadístico de los datos feridos por los clínicos para los procesos de
obtenidos en la investigación. En cuanto a la
evaluación individual más que estudios epi-
construcción de las escalas, estudios de fia- demiológicos.
bilidad y validez, son el CBCL y el PIC los
El CPRS y su versión revisada valoran dos instrumentos que tienen más estudios que
los trastornos de conducta externalizante, señalan su buena estandarización. Todas las
.más que los trastornos internalizantes, siendo escalas revisadas poseen datos normativos
un buen instrumento para la valoración del para su uso.
120 Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 2 METODOSDESCREENINGDETRASTORNOSMENTALES...
Behaviour Problem Checklist (RBPC)&; II. ESCALAS PARA PROFESORES
Preschool Behaviour Questionnaire (PBQ)49; (Tablas 3 y 4)
Slef-Control Rating Scale (SCRS)“; Fear
Survery Schedule (FSS)51; Preschool Beha- Han sido revisadas las siguientes escalas:
viour Checklist (PBC)j2. Conners Teacher Rating Scale (CTRS)42, Scale Revised Dos de ellas, el PBQ y PBC, se han
(CTRS-R)34, Conners Abbreviated Symptom desarrollado para la detección y prevención
Questionnaire (ASQ); Iowa Conners Teacher de posibles trastornos en épocas tempranas
Rating Scale (ICTRS)43, Child Bahaviour con un rango de edad entre los 3 y 6 años. Por
Checklist-Teacher Report Form (CBCL- el contrario en otras el rango de edad es mas
TRF)30*?4, School Behaviour Checklist amplio y oscila entre los 5 y 18 años.
(SBC)4”, Attention Deficit Disorders Com-
Encontramos entre ellas gran variación prehensive Teacher Rating Scale (ADD-H-
en los factores evaluados, siendo algunas
ACTeRS)46.
muy específicas; SCRS y FSS, para la eva-
El rango de edad para su aplicación oscila luación del autocontrol y miedos y otras que
entre los 3 y los 17 años. Encontramos que evalúan una amplia gama psicopatológica,
estas escalas para profesores ofrecen una re- como el BPC y RBPC. Todas, a excepción
ducción en el número de items y en el tiempo del FSS, poseen datos sobre fiabilidad, test-
de cumplimentación, con excepción del TRF retest, validez de constructos y datos norma-
y SBC, especializándose en la detección rá- tivos. Carecen de programas informáticos to-
pida de niños/as con problemas de hiperacti- das ellas, menos la PBC que sí que lo posee.
vidad (CTRS, ASQ9, hiperactividad versus
agresividad (ICTRS) y trastornos por déficit
IV. COMENTARIOS GENERALES atencionales (ADD-H-ACTeRS), siendo vá-
lidas para el seguimiento de niños/as tras la COMPARADOS
aplicación de tratamientos farmacológicos
y/o conductuales. Tanto el TRF como el SBC De la revisión realizada podemos deducir
poseen un mayor número de items y abarcan que existen suficientes escalas para valorar
un amplio espectro de la psicopatología in- los trastornos psicopatológicos más comunes
fantil, poseen varias versiones según la edad en la infancia y que no se precisaría desarro-
de los niños/as a evaluar. llar nuevas escalas de tipo general, de banda
ancha 53. Avance de la investigación ven- Poseen programa informático el CTRS
dría dado por la profundización en nuevos de Conners y el CBCL-TRF de Achenbach.
estudios de las propiedades y utilidad de las Todas las escalas presentan datos contrasta-
escalas ya existentes, sobre todo de las que dos sobre fiabilidad, test-retest y validez de
están bien desarrolladas y estandarizadas constructo. Todas ellas, con excepción del
como son el CBCL, RPBC y las escalas de ICTRS, poseen datos normativos.
Conners.
Todo lo contrario ocurre cuando quere-
III. ESCALAS DE INFORMACION mos valorar aspectos psicopatológicos
MULTIPLE (Tablas 5 y 6) muy específicos como la ansiedad, depre-
sión, quejas psicosomáticas o habilidades
Este tipo de escalas puede ser completa- sociales, ya que apenas existen escalas.
do tanto por padres como por profesores, Aunque se pueden utilizar las subescalas de
personal médico y personas diversas que es- instrumentos más amplios, sería interesan-
tén en contacto como los niños/as. Las que te poder desarrollar escalas más específicas
hemos revisado son las siguientes: Beha- en la línea de las formuladas para autocon-
viour Problem Checklist (BPC)47; Revised trol, hiperactividad y miedos.
121 Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 2 J L Pedreira Massa et al
Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 2 122 METODOS DE SCREENING DE TRASTORh’OS MENTALES...
TABLA4
Factores evaluados en escalas para profesores
c A I c s ADD- C
T T c B B H
R R T C C FACTORES ;
s R L AC- S
- - S Te-
EVALUADOS R Rs
T
R
F
.
Agresividad + + t
Emocional t
Sobreindulgencia +
INTERNALIZANTES Ansiedad + t t
t t t t Ensueñoslatención
t Autopestrucción
t Obses.-compulsivo
Hiperactividad t t t t t t
t t t t tProb1. Conductual
Pasividad
EXTERNALIZANTES Sociabilidad
Popularidad
Logros escolares
Probl. sociales
este caso útiles escalas más específicas, como Existen pocos trabajos valorando la utili-
el SCRS para la investigación de intervencio- dad de las escalas en el seguimiento de ni-
nes conductuales sobre la impulsividad o la ños/as con trastornos de conducta someti-
versión revisada de Conners en utilización de dos/as a tratamiento, bien sea farmacológico,
drogas psicoestimulantes en niííos/as hiperac- conductual, familiar, psicoterapéutico, etc.
tivos. Las escalas pueden ser de gran utilidad si son
capaces de ofrecer subagrupamientos de po-
blaciones infantiles en categorías mas espe- DISCUSION Y COMENTARIOS
cíficas y relacionadas con diferentes pronós-
ticos al inicio del tratamiento ( Achenbach & Coincidimos con Offord & cols (1986)% en
Edelbrock, 1983)30, ya que ésto permitiría a que los estudios epidemiológicos de Salud Men-
otros investigadores replicar el estudio em- tal con técnicas de screening en la etapa infato-
pleando la misma escala y similares puntos juvenil plantean varios problemas y que nosotros
de corte para la clasificación de los sujetos en resumimos de la siguiente forma:
vez de la utilización de criterios subjetivos.
Es difícil determinar en esta revisión cuál
1) Aspectos conceptuales:
es la “mejor” escala, ya que ésto dependerá
de lo que se quiere investigar. Parece que las
Child Behaviour Checklist de Achenbach iMerece la pena la realización del estu-
son las mas desarrolladas y estandarizadas, dio? &a cuestión que plantea el estudio
permitiendo valorar una amplia gama psico- es importante y el diseño se ajusta para
patológica, pero no serían útiles en estudios dar respuesta a esa cuestion? ~Cuál es el
altamente específicos en autismo, psicosis estado de conocimientos en ese campo,
infantiles, etc. Tampoco son escalas muy úti- de tal suerte que el estudio suponga un
les, dada su extensión, para valorar efectos de avance en el mismo? ¿Hay acuerdo
un tratamiento en una fase aguda, siendo en en la definición de los trastornos?
Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 2 123 J L Pedreira Massa et al
Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 2

¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.