Intoxicación por plomo en el occidente asturiano (I): Evolución y seguimiento de los casos controlados en el hospital de referencia

De
Publicado por

Resumen
Objetivo: Valorar la respuesta a las medidas de control para la eliminación de la exposición en un grupo de niños controlado en nuestro hospital por intoxicación por plomo. Pacientes y métodos: Se estudiaron retrospectivamente veinte pacientes, clasificados en grupos de acuerdo con los criterios de los Centers for Disease Control, a los que bimensualmente se les hacía una valoración bioquímica, clínica, radiológica y psicométrica. Resultados: Edad media 2,3 años (50% mujeres y 50% varones). En 16 casos (80%) la fuente de exposición fue el agua del grifo
g/dL, siendo los niveles más altos cuanto menor era la edad del niño. Solamente tres casos precisaron tratamiento quelante
el resto respondió favorablemente a las medidas de control. En 5 casos (25%) se detectaron alteraciones sugerentes de anemia y déficit de hierro y en 2 casos síntomas compatibles con un cuadro de hiperactividad. Conclusiones: La intoxicación por plomo en niños de corta edad, con niveles en sangre moderadamente elevados, raramente produce síntomas y responde muy bien a las medidas de control para la eliminación de la exposición.
Abstract
Objective: The objective of the present study was to asses the response to enviromental remediation measures in a group of children controlled in our hospital because of lead poisoning. Patients and methods: We study retrospectively twenty patients, classified in groups according to the Centers for Disease Control?s critera, which underwent, every two months, a biochemical, clinical, radiologic and psychometric assessment. Results: Mean age 2.3 years (50% females, 50% males). In 16 cases (80%) the exposition source was the tape water
g/dL, with the highest levels in the youngest children. Only three cases required chelation therapy
the rest, responded favorably to enviromental remediation measures. Five cases (25%), showed anemia and iron deficiency and two, symptoms compatible with a picture of hyperactivity. Conclusions: Lead poisoning in young children, with moderately high blood levels, is rarely symptomatic and responds very well to enviromental remediation measures.
Publicado el : sábado, 01 de enero de 2000
Lectura(s) : 41
Etiquetas :
Fuente : BOLETÍN DE PEDIATRÍA 0214-2597 2000 vol. 40 num. 171
Número de páginas: 6
Ver más Ver menos
Cette publication est accessible gratuitement

BOL PEDIATR 2000; 40: 27-32
Original
Intoxicación por plomo en el occidente asturiano (I): Evolución y
seguimiento de los casos controlados en el hospital de referencia
C. LOZA CORTINA
Servicio de Pediatría. Hospital Comarcal de Jarrio. Coaña. Asturias
RESUMEN LEAD POISONING IN WESTERN ASTURIAS (I):
EVOLUTION AND FOLLOW-UP OF THE CASES
Objetivo: Valorar la respuesta a las medidas de con- CONTROLLED IN THE REFERENCE HOSPITAL
trol para la eliminación de la exposición en un grupo de
niños controlado en nuestro hospital por intoxicación por ABSTRACT
plomo.
Pacientes y métodos: Se estudiaron retrospectivamente Objective: The objective of the present study was to asses
veinte pacientes, clasificados en grupos de acuerdo con los the response to enviromental remediation measures in a
criterios de los Centers for Disease Control, a los que bimen- group of children controlled in our hospital because of lead
sualmente se les hacía una valoración bioquímica, clínica, poisoning.
radiológica y psicométrica. Patients and methods: We study retrospectively twenty
Resultados: Edad media 2,3 años (50% mujeres y 50% patients, classified in groups according to the Centers for
varones). En 16 casos (80%) la fuente de exposición fue el Disease Control’s critera, which underwent, every two
agua del grifo; en cuatro casos no se pudo determinar. En months, a biochemical, clinical, radiologic and psychome-
la clasificación por grados, 9 (45%) estaban en el grado IV, tric assessment.
7 (35%) en el grado III y 4 (20%) en el grado II. Plumbemia Results: Mean age 2.3 years (50% females, 50% males).
media detectada, 35 µg/dL, siendo los niveles más altos In 16 cases (80%) the exposition source was the tape water;
cuanto menor era la edad del niño. Solamente tres casos pre- in four cases it was impossible to determine. Regarding the
cisaron tratamiento quelante; el resto respondió favora- classification, 9 (45%) were in grade IV, 7 (35%) in grade III
blemente a las medidas de control. En 5 casos (25%) se detec- and 4 (20%) in grade II. Mean blood lead level, 35 µg/dL,
taron alteraciones sugerentes de anemia y déficit de hierro with the highest levels in the youngest children. Only three
y en 2 casos síntomas compatibles con un cuadro de hiper- cases required chelation therapy; the rest, responded favo-
actividad. rably to enviromental remediation measures. Five cases
Conclusiones: La intoxicación por plomo en niños de (25%), showed anemia and iron deficiency and two, symp-
corta edad, con niveles en sangre moderadamente eleva- toms compatible with a picture of hyperactivity.
dos, raramente produce síntomas y responde muy bien a Conclusions: Lead poisoning in young children, with
las medidas de control para la eliminación de la exposi- moderately high blood levels, is rarely symptomatic and
ción. responds very well to enviromental remediation measures.
Palabras clave: Plomo. Intoxicación. Agua del grifo. Key words: Lead. Poisoning. Tape water.
Correspondencia: C. Loza Cortina. Servicio de Pediatría. Hospital Comarcal de Jarrio. 33719 Coaña. Asturias
Recibido: Diciembre 1999 Aceptado: Febrero 2000
BOLETÍN DE LA SOCIEDAD DE PEDIATRÍA DE ASTURIAS, CANTABRIA, CASTILLA Y LEÓN 27Intoxicación por plomo en el occidente asturiano (I): Evolución y seguimiento de los casos controlados en el
hospital de referencia
TABLA I. CLASIFICACIÓN MODIFICADA DE LOS CDCINTRODUCCIÓN
Pb en sangre ZPP en sangre (µg/dL)
La intoxicación por plomo es la intoxicación crónica por µg/dL 35-74 75-174 >174
(1)metales más frecuente en España . Sus efectos deletéreos
sobre el organismo son sobradamente conocidos. Conscien- < 20 I I -
20-49 II III IIItes de este problema, los Centers for Disease Control (CDC)
50-69 III III IVen 1991 disminuyeron el nivel máximo aceptable de plomo
> 69 - IV IV
en sangre a 10 µg/dL, cuando en 1978 era de 25 µg/dL. En
los últimos años, los distintos organismos competentes han Pb: plomo; ZPP: zinc protoporfirina
venido trabajando para conseguir una paulatina eliminación
de las distintas fuentes: gasolina, pintura, envases de con-
servas soldados con plomo, etc, de manera que en los países nacidos (sangre de cordón). La metodología y los resulta-
desarrollados como los Estados Unidos los niveles medios dos de este estudio han sido publicados por la Sección de
de plomo en sangre han disminuido geométricamente desde Investigación y Análisis Epidemiológicos del Servicio de
(2) (5)15 µg/dL entre 1976 y 1982 a 3,6 µg/dL entre 1988 y 1991 . Salud Pública .
Una fuente de exposición al plomo conocida es el agua
(3)potable conducida a través de cañerías de plomo . Cuan-
do el agua que circula por estas cañerías posee determina- PACIENTES Y MÉTODOS
das características, como ocurre en la zona noroccidental
asturiana, el riesgo de intoxicación se multiplica extraor- 1) Clasificación por grupos
dinariamente. Esta características son: aguas blandas, áci- Se utilizó la clasificación de los CDC modificada (Tabla
das (pH: 3,1-3,4) y de baja conductividad (50 microsie- I). Se estudiaron los casos clasificados en los grupos III y IV,
(4)mens/seg.) . así como los casos de los recién nacidos y los de aquellos
En el verano de 1993, tras reparar el depósito de agua niños que no tenían pediatra en su zona que estuvieran
de una localidad de la zona, Puerto de Vega, el Servicio de incluidos en el grupo II.
Salud Pública detectó en el agua del grifo de una vivienda Los pacientes en clase III con una edad menor de 30
unos niveles de plomo de 500 ppb, cuando la cifra máxi- meses o con clínica sugerente de plumbismo pasaban auto-
ma admitida era de 50 ppb. Posteriormente, se comprobó máticamente a la clase IV.
que en la zona había numerosas viviendas (casi todas ellas Naturalmente, en todos los casos se llevaba a cabo una
antiguas) que tenían cañerías de plomo, material del que búsqueda exhaustiva de las posibles fuentes de exposición
también estaban hechas algunas de las traídas de agua muni- y se procedía a su eliminación inmediata.
cipales. Las características del agua de la zona junto a las
cañerías de plomo eran la causa directa de los altos nive- 2) Valoración bioquímica
les de dicho metal en el agua de consumo. Se calculó que Bimensualmente se determinaban los niveles de plomo
esta circunstancia podía afectar al 30% de una población de y zinc protoporfirina (ZPP) en sangre venosa y se hacía un
unos 60.000 habitantes. chequeo del metabolismo férrico (índices de Wintrobe, side-
Una vez confirmadas las sospechas sobre la gravedad remia, ferritina e índice de saturación).
del problema tras un sondeo preliminar entre octubre y En los casos incluidos en el grupo IV, además, se valo-
noviembre de 1993, el Servicio de Salud Pública llevó a cabo, raban el ácido gamma amino-levulínico (ALA-D) en sangre
entre mayo y junio de 1994, un estudio exhaustivo de todos y orina y las coproporfirinas en orina.
los niños de Puerto de Vega con edades comprendidas entre
0 y 14 años. Posteriormente, entre enero y julio de 1996 se 3) Valoración clínica
amplió el estudio a todos los niños del Área I (norocciden- Se centraba, fundamentalmente, en la búsqueda de sín-
te asturiano) entre 0 y 4 años de edad, incluyendo los recién tomas abdominales (cólicos y estreñimiento), síntomas suge-
28 VOL. 40 Nº 171, 2000 C. LOZA CORTINA
TABLA II. RELACIÓN DE CASOS ESTUDIADOS
Caso nº Edad Sexo Zona Fuente expos. Grado ZPP Pb I. Wintrobe Met. Férrico Clinica
1 1 a. V Luarca Agua IV 111 24,3 N N No
2 4 a. V Boal Agua III 86 37,5 D D No
3 7 m. M Luarca Agua IV 157,2 67,2 N N No
4 3 a. M Agua III 210,2 33,1 N N No
5 1 a. M Luarca Agua IV 148,3 35,9 N N No
6 4 a. V P. Vega Agua III 150 24 N N No
7 RN V Luarca Placenta IV 103,2 27,3 N N No
8 6 m. M Agua IV 154,8 59,1 N N No
9 4 a. V Luarca Agua III 87,7 29,6 D D Hiperact.
10 2 a. M Agua III 91,5 25,9 D D
11 RN V Luarca Placenta II 44,5 21,2 N N No
12 4 a. M Agua III 109,6 20,3 N N No
13 1 a. V Villayón ? II 62 24,7 D D No
14 4 a. V ? II 40 23,9 N N No
15 RN V Luarca Placenta II 51 21,8 N N No
16 9 m. M Luarca Agua IV 103,2 38,1 N N No
17 3 a. M ? III 90,3 28,9 N N No
18 9 a. V P. de Vega Agua IV 185 56 N N No
19 3 a. M Agua IV 236 70 D D No
20 1 a. M P. de Vega Desconocida IV 109 37,8 N N No
Fuente expos.: fuente de exposición. ZPP: zinc protoporfirina en sangre (µg/dL). Pb: plomo en sangre (µg/dL). Wintrobe: índices de Wintrobe. Met.
Férrico: metabolismo férrico. Hiperact.: hiperactividad. ?: desconocida N: normales. D: disminuidos
rentes de anemia y síntomas neurológicos (polineuritis y 12 (síndrome de Down, enfermedad celíaca y cardiopatía
alteraciones síquicas o del comportamiento). congénita), nº 13 (síndrome nefrótico), nº 18 (hipercalciuria
idiopática) y nº 20 (intolerancia a las proteínas de leche de
4) Valoración radiológica vaca).
Se solicitaba una radiografía simple de abdomen y una La mayoría de los niños, 13 (65% del total) procedían de
serie de huesos largos. Luarca, 4 (20%), de Puerto de Vega y 3 (15%) de otras zonas.
En 16 casos (80%), la fuente de exposición comprobada fue
5) Valoración Psicométrica el agua del grifo. En 4 casos (20%), a pesar de una minuciosa
La llevaba a cabo el Servicio de Psiquiatría del Centro investigación, no se consiguió averiguar la fuente de expo-
de Salud Mental del Área; se valoraban las capacidades de sición.
aprendizaje y atención en clase, las posibles alteraciones del En cuanto a la clasificación por grados, 9 (45%) esta-
comportamiento, la adaptación familiar y social etc. ban en el grado IV, 7 (35%) en el grado III y 4 (20%) en el
grado II (dos recién nacidos y dos niños sin pediatra en su
zona). La plumbemia media detectada fue de 35 µg/dL, sien-
RESULTADOS do los niveles más altos cuanto menor era la edad del niño
(Figs. 1 y 2). La tendencia evolutiva de los valores de plomo
En total, fueron estudiados 20 niños (10 varones y 10 tras la suspensión de la fuente de exposición fue claramen-
mujeres) de los que solamente tres precisaron tratamiento te favorable en todos los casos que cumplieron el segui-
quelante (Tabla II). La edad media fue de 2,3 años (rango, miento y que fueron sometidos a observación solamente
0-9 años). Todos los niños eran sanos, excepto los casos nº (Tabla III: lamentablemente, como queda reflejado en la
BOLETÍN DE LA SOCIEDAD DE PEDIATRÍA DE ASTURIAS, CANTABRIA, CASTILLA Y LEÓN 29Intoxicación por plomo en el occidente asturiano (I): Evolución y seguimiento de los casos controlados en el
hospital de referencia
50
60
5040
40
30 30
20
20 10
0
10 Inicio 2 m. 4 m. 6 m. 8 m.
4 años 1 año Lineal (1 año) Lineal (4 años)0
Inicio 2 m. 4 m. 6 m. 8 m.
Figura 1. Tendencia evolutiva de los valores medios de plomo en Figura 2. Tendencia evolutiva estratificada en grupos de edades
sangre. de los valores medios de plomo en sangre.
(11, 12, 13)tabla, el índice de abandono del seguimiento fue muy alto). yendo retraso ponderoestatural , disminución de la
(14) (15)Los casos que recibieron tratamiento quelante ( casos nº 18, capacidad auditiva y alteraciones del equilibrio .
19 y 20) serán analizados en la segunda parte de este tra- En los adultos, aproximadamente el 94% del plomo cor-
(16)bajo. poral se encuentra en los huesos , pero este compartimento
(17)Solamente en 5 casos (25%) se detectaron alteraciones no es inerte , produciéndose un equilibrio entre el hueso
analíticas sugerentes de anemia y déficit de hierro. El resto y tejidos blandos, de manera que se producen oscilaciones
de las determinaciones bioquímicas, así como los estudios de los niveles de plomo en sangre en función de dicho equi-
radiográficos, fueron normales en todos los casos. librio; así por ejemplo, durante la adolescencia, los niveles
Finalmente, sólo en 2 casos se objetivaron síntomas com- de plomo en sangre disminuyen debido al mayor creci-
patibles con un cuadro de hiperactividad, concretamente en miento óseo y al depósito de plomo en el hueso juntamen-
(18)dos hermanos, que potencialmente podrían relacionarse con te con el de calcio . Es por lo tanto importante tener en
la intoxicación por plomo. cuenta la toxicinética del plomo durante los diferentes perí-
odos de la vida.
En los niños es más importante la reserva de los teji-
DISCUSIÓN dos blandos, tanto más cuanto menor es su edad. En la san-
gre un 90% del plomo se almacena en los hematíes, cuya
Los niveles muy altos de plomo en sangre en los niños tasa de recambio es de unos 120 días, por lo tanto, los nive-
(> 80µg/dL) pueden producir coma, convulsiones e inclu- les de plomo en sangre constituyen un buen indicador de
(19)so la muerte. Niveles inferiores afectan al sistema nervio- exposición reciente . La toxicidad del plomo está en rela-
so central, los riñones, el sistema hematopoyético, los pul- ción con la concentración en este pequeño y móvil com-
(6) (20)mones y el sistema cardiovascular . Niveles en sangre partimento de los tejidos blandos .
materna y de cordón entre 10 y 15 µg/dL parecen asociar- Aunque los adultos absorben el 5-10% del plomo con-
se a una menor edad gestacional y a bajo peso al nacimien- tenido en la dieta y retienen muy poco, los lactantes y niños
to y además se observa una alteración en la síntesis de 1,25- pequeños absorben el 40-50% y retienen el 20-25%; la eli-
(7)(OH)2 vitamina D . minación urinaria, que normalmente es de 1 mg/kg/24 horas
(20)Plumbemias tan bajas como 10 µg/dL, que no dan lugar a estas edades tempranas, aumenta en caso de intoxicación .
a síntomas manifiestos, se asocian a una disminución de Estos hechos quedan reflejados en la figura 2, en los que se
la inteligencia y a un deterioro de la maduración neuroló- observa cómo en el grupo de edad de un año (casos nº 1, 5,
(8-10)gica con alteraciones del comportamiento . A partir de 13 y 20), las plumbemias (absorción) son más altas y las tasas
estas plumbemias pueden manifestarse otros efectos, inclu- de disminución (eliminación urinaria) son mayores que en
30 VOL. 40 Nº 171, 2000 C. LOZA CORTINA
TABLA III. TENDENCIA EVOLUTIVA DE LOS VALORES DE PLOMO
Caso nº 2 meses 4 meses 6 meses 8 meses
1 IV 101 32,3 II 52 20 I 30 15
2 II 72,8 30,5 II 61,6 33,7 II 37,8 22,7 II 45 28,6
3 IV 246 59,5 IV 151 64,5 IV 87 59,5
4 III 180 44 III 165 38,9 III 195 44,8
5 IV 153 35,6 II 72 33,5 II 48,3 26,5 I 21,4 17,5
6 III 162 36 III 130 37,9 III 155 44,6 III 152 22,3
7 I 119 15,3 I 48 20,5
8 IV 144 55,4
9 III 114 34,5 II 23,6 20,2 II 28 15,1 I 26 14,1
10 III 118 40,2 II 23,8 20,6 II 22,4 11,9 I 18 9
11 I 30 11
12 I 63 11,3
13 II 55,2 25,9 I 51,6 15,6
14 II 35 23,3 I 37,8 16,7
15
16 III 83 27,4
17 III 101 29,4 II 39,2 23,3
Secuencia: Clase/ZPP (µg/dL)/Pb (µg/dL).
el grupo de cuatro años (casos nº 2, 6, 9, 12 y 14). No había conseguir una reducción notable de la plumbemia no se evi-
diferencias apreciables en el grado de exposición (niveles de denciaron cambios en el carácter.
plomo en el agua del grifo), que era similar en los dos los Tras suspender la fuente de exposición, en todos los casos
grupos. Es decir, que a menor edad mayor absorción gas- sometidos a observación los niveles de plomo en sangre dis-
trointestinal pero mayor eliminación urinaria. minuyeron paulatinamente, demostrándose así, al igual que
(19, 23)El déficit de hierro puede constituir un factor predispo- lo hicieron otros autores , que educando a los padres
(21)nente para la intoxicación por plomo en la infancia . Se ha sobre las medidas de control para evitar la exposición se
encontrado una relación inversa entre los niveles de plomo consiguen resultados satisfactorios.
en la sangre y la ingesta de hierro, que es independiente de Es interesante destacar el caso nº 3, una niña de siete meses
la edad del niño, la protoporfirina eritrocitaria y la educa- con una plumbemia inicial de 67,2 µg/dL, cuyos padres, una
ción materna. El hierro podría competir con el plomo en la vez suspendida la fuente de exposición (agua del grifo), pre-
absorción en el tracto gastrointestinal, de manera que el firieron hacer controles secuenciales y postponer el trata-
suplemento férrico en poblaciones con alto riesgo de into- miento quelante que se les proponía con ácido dimercapto-
xicación constituiría una medida adicional, barata y senci- succínico (DMSA). Seis meses después, a la vista de la per-
(22)lla, a las medidas de control y al tratamiento quelante . sistencia de los niveles altos de plomo (59,5 µg/dL) y de acuer-
Nosotros sólo encontramos déficit de hierro en cinco casos. do con los padres, se decide iniciar el tratamiento.
Una de las posibles manifestaciones clínicas de la into- Se formuló la petición a Madrid a través de medi-
xicación por plomo es la hiperactividad, que en nuestra camentos extranjeros, pero por razones administrativas se
cohorte fue observada en dos casos, concretamente dos her- fue demorando el consentimiento hasta que, finalmente, fue
manos de dos y cuatro años de edad (casos nº 9 y 10). No denegado, aduciéndose que el tratamiento con D-penicila-
obstante, este cuadro es tan frecuente y obedece a causas mina era igualmente eficaz y mucho más barato. Como-
tan variadas que no es fácil adscribirlo a la intoxicación por quiera que ya habían transcurrido otros seis meses, se hizo
plomo. Además, durante el período de seguimiento y tras un nuevo control del plomo que arrojó una cifra de 32,1
BOLETÍN DE LA SOCIEDAD DE PEDIATRÍA DE ASTURIAS, CANTABRIA, CASTILLA Y LEÓN 31Intoxicación por plomo en el occidente asturiano (I): Evolución y seguimiento de los casos controlados en el
hospital de referencia
9. Mushak P, Davis JM, Crocetti AF, Grant LD. Prenatal and post-µg/dL, no siendo ya necesario el tratamiento quelante, de
natal effects of low-level lead exposure: integrated summary ofacuerdo con el protocolo. Los padres no llevaron a la niña
a report to the U.S. Congress on childhood lead poisoning. Envi-
a los controles bimensuales recomendados hasta un año des-
ron Res 1989; 50: 11-36.
pués, en que la plumbemia había descendido a 26,3 µg/dL.
10. Tong S, Baghurst P, Macichael A, Sawyer M, Mudge J. Lifeti-
El caso de esta lactante refleja claramente la cinética del
me exposure to enviromental lead and children’s intelligence
plomo en niños de corta edad: elevada absorción y rápida at 11-13 years: the Port Pirie cohort study. BMJ 1996; 312: 1669-
1675.eliminación. De no haberse producido las circunstancias
mencionadas, se habría iniciado el tratamiento quelante, con 11. Schwartz J, Landrigan PJ, Feldman RG, Silbergeld EK, Baker EL
Jr, von Lindern IH.Threshold effect in lead-induced peripheralel consiguiente coste económico y los posibles efectos secun-
neuropathy. J Pediatr 1988; 112: 12-17.darios (este aspecto será considerado en la segunda parte
12. Bornschein RL, Hammond PB, Dietrich KN, Succop P, Krafft K,de este trabajo). Considerando el escaso tiempo de exposi-
Clark S. The Cincinnati prospective study of low-level lead expo-ción (siete meses de edad) y la ausencia de sintomatología
sure and its effects on child development: protocol and status
aguda inicial, es muy poco probable que esta niña, una vez report. Environ Res 1985; 38: 4-18.
suspendida la exposición, hubiera llegado a presentar mani-
13. Hammond PB, Minnema DJ, Shulka R. Lead exposure lowers the
festaciones clínicas a corto o medio plazo. set point for food consumption and growth in weanling rats. Toxi-
En conclusión, la intoxicación por plomo en niños de col Appl Farmacol 1990; 106: 80-87.
corta edad, con niveles en sangre moderadamente elevados, 14. Schwartz J, Otto D. Lead and minor hearing impairment. Arch
raramente produce síntomas y responde muy bien a las Environ Health 1991; 46: 300-305.
medidas de control para eliminar la exposición. 15. Bhattacharya A, Shulka R, Bornschein, Dietrich K, Kopke J. Pos-
tural disequilibrium quantification in children with chronic lead
exposure: a pilot study. Neurotoxicology 1988; 9: 327-340.
BIBLIOGRAFÍA 16. Rabinowitz MB, Wetherill GW, Kopple JD. Kinetic analysis of lead
metabolism in healthy humans. J Clin Invest 1976; 58: 260-270.1. Sanz-Gallén P, Nogué Xarau S. Intoxicación por metales de ori-
gen alimentario. Med Clin (Barc) 1990; 94: 215-217. 17. Rosen JF. The metabolism of lead in isolated bone cell populations:
interactions between lead and calcium. Toxicol Appl Pharmacol 1983;2. Pirkle JL, Brody DJ, Gunter EW, Kramer RA, Paschal DC, Flegal
71: 101-112.KM. The decline in lead blood levels in the United States. JAMA
1994; 272: 284-291. 18. Goyer RA. Toxic effects of metals. En: Klaassen CD, Amdur MO,
Doull J, eds. Casareti and Doull’s Toxicology, The Basic Science3. Centers for Disease Control and Prevention: Preventing lead poi-
of Poisons.3ª edición. Nueva York; McMillan Publ Co, 1986; 582-soning in young children: a statement by the Centers for Disease
635.Control an Prevention. Atlanta, GA U.S. Department of Health
and Human Services 1991. 19. Kimbrough RD, LeVois M, Webb DR. Management of children
with slightly elevated blood lead levels. Pediatrics 1994 Feb; 93:4. Rodríguez Suárez V, Cañada Martínez A, Molejón A, Gutiérrez
188-191.M, Vázquez Fernández MF, Margolles Martins M. Plomo en el
agua potable de consumo y test de screening de plumbemia en 20. Aumento de la absorción de plomo e intoxicación por plomo. En:
niños de Asturias. Servicio de Salud Pública, Conserjería de Ser- Behrman RE, Vaughan VC, Nelson WE. Nelson, eds. Tratado de
vicios Sociales del Principado de Asturias. Septiembre 1996. Pediatría. 14ª edición (esp). Mex/España/Brasil/Colombia/Ecua-
dor/Venezuela; Interamericana, 1993: 2168-2172. 5. Sección Investigación y Análisis Epidemiológico. Servicio de Salud
Pública. Programa de detección de impregnación tóxica por plomo 21. Redondo Granado MJ, Álvarez Guisasola FJ, Blanco Quirós A.
en niños del occidente de Asturias. Dirección Regional de Salud Estudio de la plumbemia en la población infantil con ferropenia.
Pública del Principado de Asturias. Diciembre 1996. Med Clin (Barc) 1994; 102: 201-204.
6. McDonald JA, Potter UN. Lead’s legacy?. Early and late mortality 22. Hammad TA, Sexton M, Langenberg P. Relationship between
of 454 lead- poisoned children. Arch Envirn Health 1996; 51: 116-121. blood lead and iron dietary intake in preschool children: a cross
sectional study. Ann Epidemiol 1996; 6: 30-33.7. ATSDR (Agency for Toxic Substances and Disease Registry). Case
studies in enviromental medicine: lead toxicity. Atlanta: ATSDR 1990. 23. Charney E, Kessler B, Farfel M, Jackson D. Childhood lead poi-
soning. A controlled trial of the effect of dust-control measures on8. Davids JM, Svendsgaard DJ. Lead and child development. Natu-
blood lead levels. N Engl J Med 1983; 309: 1089-1093.re 1987; 329: 297-300.
32 VOL. 40 Nº 171, 2000

¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.