De la objetividad a la prudencia. Hacia un paradigma informativo humanista (From objectivity to the prudence. Towards a human journalism paradigm)

De
Publicado por

Resumen
En el primer número de Comunicación y hombre, junto a otros excelentes artículos, había uno que se refería a la objetividad. Estoy de acuerdo con su autora en casi todo, menos en el título: La objetividad, un debate inacabado. Lo que quiero plantear en este ensayo es, precisamente, que debemos dar por cerrado ese “debate” y que lo que hace falta ahora, incluso con carácter de urgencia, es proponer las bases de un nuevo paradigma informativo, basado en un concepto de periodismo como saber prudencial. Expongo brevemente la necesidad del cambio de paradigma, la propuesta del nuevo marco conceptual y criteriológico y algunos ejemplos de las modificaciones que se operarían en la información periodística.
Abstract
In the first issue of Comunicación y Hombre, together with other excellent articles, there was one referred to objectivity. I agree to the author in almost everything with the exception of the title of her document: Objectivity, an unfinished discussion. What I want to express in this essay is, precisely, that we have to consider that “debate” as a “finished discussion”, and what urges now is to propose the basis for a new Journalism Paradigm, based on a concept of journalism as a prudential knowledge.
Publicado el : domingo, 01 de enero de 2006
Lectura(s) : 21
Fuente : Comunicación y Hombre 1885-365X 2006 volumen 1 número 2
Número de páginas: 11
Ver más Ver menos
Cette publication est accessible gratuitement

AUTOR ESTUDIO
R ECIBIDO
22 de septiembre de 2006Gabriel Galdón López
A CEPTADO
Catedrático de Periodismo Solicitado
P ÁGINASUniversidad CEU San Pablo
De la 43 a la 53galdonlo@ceu.es
ISSN: 1885-365X
De la objetividad a la prudencia. Hacia
un paradigma informativo humanista
From objectivity to the prudence. Towards a human
journalism paradigm
En el primer número de Comunicación y hombre, junto a otros excelentes artículos, había uno que
se refería a la objetividad. Estoy de acuerdo con su autora en casi todo, menos en el título: La objeti-
vidad, un debate inacabado. Lo que quiero plantear en este ensayo es, precisamente, que debemos
dar por cerrado ese “debate” y que lo que hace falta ahora, incluso con carácter de urgencia, es
proponer las bases de un nuevo paradigma informativo, basado en un concepto de periodismo
como saber prudencial. Expongo brevemente la necesidad del cambio de paradigma, la propuesta
del nuevo marco conceptual y criteriológico y algunos ejemplos de las modificaciones que se ope-
rarían en la información periodística.
In the first issue of Comunicación y Hombre, together with other excellent articles, there was one referred to objectivity. I
agree to the author in almost everything with the exception of the title of her document: Objectivity, an unfinished discus-
sion. What I want to express in this essay is, precisely, that we have to consider that “debate” as a “finished discussion”,
and what urges now is to propose the basis for a new Journalism Paradigm, based on a concept of journalism as a
prudential knowledge.
Palabras clave: Objetividad, Periodismo, Nuevo paradigma informativo
Key Words: Objectivity, Journalism, New journalism paradigm
onsidero que no hace falta, hoy y ahora, que tenga que convencer a nadie de la
maldad intrínseca de la situación en que nos encontramos. Cualquier persona C con criterio humanista- cristiano sufre al ver, por ejemplo, que la principal noticia
de un telediario es el fichaje de un deportista, y que la secuencia noticiosa que le sigue
se compone de un cúmulo de desgracias naturales y de actos humanos bárbaros y perni-
ciosos, así como de declaraciones cruzadas en las que unos políticos insultan a otros. Y
todo ello adobado con un desfile de modelos que, al parecer desmemoriadas, han olvida-
do la ropa en el vestuario. Y eso que este botón de muestra no es el más grave que pode-
mos observar cada día al entrar en el “hipermercado de la información”, donde asistimos
Revista Comunicación y Hombre · Número 2 · Año 200644
diariamente a un sinfín de manipulaciones parcial, artificial y superficial de la realidad,
de diversa índole y que traen consigo una mediante una acumulación de hechos sin
desorientación y confusión masiva. sentido, redundantes, homogéneos, trivia-
Sí es conveniente, en cambio, indicar, si- lizados y fragmentarios, en el contexto de
quiera sea de modo somero y sintético, una idolatría de la actualidad, en la que se
cuáles son las causas y conse- omite lo esencial, se sacraliza la opinión y
cuencias de esta situación se constituye un marco idóneo para la ve-
de desinformación y ma- rificación del poder ideológico, económico
nipulación mediáticas. y político dominante.
Y la causa frontal está 3. Además, esa “estructura” convierte
como siempre en los al periodista las más de las veces en un
Asistimos
principios. Como he mero técnico, en un operario correveidi-
diariemnte a mostrado ya en algu- le, gregario, servil y despersonalizado, ya
un sinfín de nos de mis libros, ni que le impide la noble tarea de valorar, de
manipulaciones la pretendida teoría juzgar conforme a razón, y de escribir de
periodística en boga acuerdo con su saber y su libertad. Y, sin
puede dar razón de la que él muchas veces sea consciente de
naturaleza, objeto y fi- ello, le hace ser partícipe de la manipu-
nalidad de la información lación de una sociedad cada vez más ig-
ni, por tanto, su praxis consi- norante de su ignorancia, inmersa en un
guiente puede dar razón cabal de relativismo atroz y en una supeditación
las cuestiones humanas. borreguil a los productores de las modas
efímeras de la sociedad de consumo.
1. Causas y consecuencias de la De hecho, los versos del gran poeta in-
situación desinformativa. glés T.S. Elliot “¿Dónde está la Sabiduría
Vayamos pues, en primer lugar, con esa que hemos perdido en Conocimiento?/
síntesis argumentativa acerca de la insu- ¿Dónde está el Conocimiento que he-
ficiencia epistemológica y práctica del Pe- mos perdido en Información?” se quedan
riodismo tradicional y mayoritario. La haré ya cortos en su acertada crítica. Habría
en una serie de puntos concatenados: que añadir: “¿Dónde está la Información
1. Debido a que en el origen del Perio- que hemos perdido en mera
dismo moderno la corriente “filosófica” do- Opinión?/ ¿Dónde está
minante era el positivismo, y ésta niega, la Opinión que hemos
en definitiva, la posibilidad de alcanzar la perdido en Moda?”.
verdad sobre todo lo que no sea estricta y Moda coyuntural,
Manipulación materialmente mensurable, la “teoría pe- efímera, impuesta
de una riodística” dominante, ab initio y, desgra- por un marketing
ciadamente, ad finem, se constituye como agresivo que dic- sociedad
un objetivismo ramplón y falaz que ha ta diaria o sema- cada vez más
conducido a una praxis periodística donde nalmente lo que
ignorante de
el aforismo “los hechos son sagrados, las las gentes deben
su ignorancia
opiniones libres” ha desembocado, inexo- oir, leer y pensar, y
rablemente, en la triste realidad desinfor- en la que se ha per-
mativa de que “los hechos son mudos” dido casi por completo
(pues no se explican conforme a razón), y el horizonte de la grande-
“todas las opiniones valen lo mismo” (pues za, la profundidad, la belleza,
no hay criterio de verdad). el bien y la verdad.
2. Esos efectos desinformativos de la 4. Por otro lado, la falsa idea de la neu-
praxis periodística dominante podrían re- tralidad informativa, correlato obligado de
sumirse en el “hecho” de ofrecer una visión la falacia objetivista, al ser asumida acríti-
De la objetividad a la prudencia. Hacia un paradigma informativo humanista por Gabriel Galdón López45
camente (aunque posiblemente con la me- y solidaria, donde los valores humanos y
jor voluntad) por una inmensa mayoría de cristianos (que en realidad son una misma
profesores, empresarios y periodistas de cosa, pues como repitió Juan Pablo II has-
formación humanista-cristiana, ha impedido ta la saciedad “La verdad sobre el hombre
a éstos ser coherentes con sus propias con- es Cristo”) impregnen de nuevo el tejido
vicciones y difundirlas. social.
Ese giro copernicano debe comenzar
Ese
5. Por el contrario, ese por el abandono, de una vez por todas,
paradigma paradigma informativo de los mitos, clichés y falacias del obje-
informativo dominante ha contri- tivismo. Ya en 1984, Theodore Glasser
dominante ha buido poderosamente clamaba por la necesidad urgente de “li-
a la instalación en berar al periodismo del fardo del objetivis-contribuido a
la sociedad, en las mo”. Hoy, en pleno 2006, tras contemplar la instalación
mentes de los ciuda- la evolución del panorama informativo en
en la sociedad
danos, de sus propios los últimos años hasta desembocar en la
de sus falsos postulados. situación actual de predominio de la des-
propios falsos Fundamentalmente, y información y la manipulación masiva;
postulados junto con la superficiali- después de los estudios críticos de tantos
dad banal, la opinionitis, el autores que han demostrado fehaciente-
presentismo y la fragmentación mente los errores de base y los horrores
del saber en un caleidoscopio inmen- de sus consecuencias (véase el apartado
so de conocimientos fútiles, ha impuesto un final de la bibliografía); después de la lec-
relativismo e indeferentismo cínico ante la tura atenta de la Veritatis Splendor o de la
verdad, al que podríamos denominar “sín- Fides et Ratio; etc., etc., no cabe ya con-
drome de Pilatos”, que es actualmente, tinuar dándole vueltas al mito de la objeti-
como lo fue en su momento, el juez más in- vidad informativa. Es decir, por oposición
apropiado para entender el contenido de la al título del excelente estudio de Giménez
civilización humanista cristiana. Armentia en el primer número de Comuni-
6. Asimismo, y con el relativismo como cación y hombre, con cuyo contenido es-
puerta y camino, pero convertido en dog- toy de acuerdo en casi todo, la objetividad
matismo sectario en su proceder, ese debe ser un tema superado.
paradigma informativo ha servido, para Y se supera si se conti-
que el Periodismo, en la práctica, se haya núa por establecer la
convertido, por un lado, en un poder al criteriología, los con-
servicio de los intereses ideológicos, po- ceptos y los méto-
líticos y económicos de los poderosos y, dos apropiados Predominio
a la postre, en una lucha por el poder en- que conduzcan de la
tre conglomerados de distinto signo y, por a la construcción
desinformación
otro, como mera mercancía de consumo, de un nuevo para-
y la sujeta sólo a los imperativos del mercado, digma informativo
manipulación aunque disfrazada de comunicación. que haga justicia
a la verdad sobre masiva
2. Hacia un nuevo paradigma el hombre y la socie-
informativo. Conceptos y dad, es decir, que de
criterios operativos razón cabal de las realida-
Se hace, pues, necesario y urgente que des humanas.
desde instancias humanistas cristianas se El punto de partida tiene que ser nece-
de un giro copernicano a la Teoría y a la sariamente saber qué es el Periodismo,
Praxis periodística convencional, si que- cuál es su naturaleza específica, su objeto
remos conseguir una sociedad justa, libre propio, su finalidad adecuada.
Revista Comunicación y Hombre · Número 2 · Año 200646
Pues bien, tras muchos años de estudio modo de breves pinceladas que nos ha-
y reflexión, cuyo desarrollo les ahorro, lle- gan reflexionar, cuáles serían algunos de
gué a la conclusión de que el Periodismo los criterios operativos de lo que algunos
es (y debería constituirse como) de mis discípulos denominan Periodismo
Una actividad intelectual y moral prácti- natural (por contraposición a la artificiosi-
ca en la que la prudencia sintetiza, dad del periodismo convencional), y otros
ordena y dirige las acciones Periodismo humanista.
directivas, gnoseológi- En primer lugar, la prudencia dictamina
cas y artísticas, y las que se elijan los mejores fines posibles y
aptitudes y actitudes que se tengan siempre presentes en el
que las fundamen- obrar. Si alguien no sabe dónde va, o su
El periodismo tan, tendentes a la meta es incierta o indeterminada, acabará
es una actividad comunicación ade- haciendo lo que otros dictaminen o le dic-
cuada del saber ten e, incluso, hará cosas sin saber bien intelectual y
sobre las realidades por qué las hace. De ahí que la primera moral práctica
humanas actuales condición para que un medio informativo
que los ciudadanos realmente informe adecuadamente de las
necesitan o les es útil realidades humanas actuales es que sepa
saber para su actuación que su finalidad no es, por ejemplo, servir
libre en sociedad. a los diversos grupos o instancias que tie-
Una definición sintética de este nen poder en general, ni a tal o cual grupo
concepto analítico quedaría así: político, económico o de presión en parti-
El Periodismo es un saber prudencial cular, sino que debe servir a los ciudada-
que consiste en la comunicación adecua- nos, a la entera sociedad, para que estos
da del saber sobre las realidades humanas ciudadanos sean libres y solidarios.
actuales que a los ciudadanos les es útil Y no hay libertad, ni solidaridad, ni con-
saber para su actuación libre y solidaria. vivencia estable posible si no hay una pre-
Y una definición distinta y diversamen- sencia pública de la verdad. En este pun-
te formulada, teniendo en cuenta también to, cabe afirmar que la máxima evangélica
su valor mnemotécnico, es que la infor- “la verdad os hará libres” no sólo puede
mación periodística, ya sea cada uno de aplicarse a la esfera trascen-
los textos, ya sea el producto informativo dente y religiosa, sino que
completo (diario, semanario, noticiero de abarca la totalidad de
televisión...) es (y debe constituirse como) ámbitos en los que
Una síntesis significativa de un saber al se desenvuelve el
servicio de la sociedad. ser humano. Y que Si alguien no
Es evidente que tales conceptos mere- esa libertad no se sabe dónde
cen una glosa pormenorizada de cada uno encierra ni se ex- va, acabará
de los elementos que los componen. Pero plica a sí misma,
haciendo lo
como ya lo he hecho por escrito, singular- sino que tiene
que otros
mente, en el libro Desinformación. Método, una finalidad: la
dictamineneaspectos y soluciones y en diversos capí- proyección práctica
tulos de Introducción a la comunicación y hacia el bien en sus
a la información, me permito remitirles a diversas facetas. De
ellos para pasar ya a concretar algunos ahí que Ratzinger haya
de los aspectos que este nuevo paradig- escrito que
ma informativo conlleva en relación con la “El Periodismo tiene sentido únicamente
elaboración de la información periodísti- si es bueno conocer la verdad. Sólo pue-
ca. Es decir, vamos a contemplar ya, sin de ser una efectiva profesión si existe una
ningún afán de exhaustividad, más bien a verdad que es buena. En ese caso es jus-
De la objetividad a la prudencia. Hacia un paradigma informativo humanista por Gabriel Galdón López47
to y necesario ayudar a que se manifieste. chismorreo público. Y una cosa es el Pe-
La confianza fundamental en la existencia riodismo y otra muy distinta la propaganda
del bien y en la necesidad de contribuir a o el marketing realizados bajo forma pe-
extenderlo no impide el trabajo del perio- riodística. En este sentido, se han hecho
dista. Es más bien, lo único que lo hace ya muchos estudios empíricos en diversos
posible: debe ser la columna de un países sobre el origen y procedencia de
auténtico ethos periodístico” los textos publicados, es decir, sobre las
(Ratzinger, 1991, p. 287) fuentes de los contenidos de los medios.
Y una de las conse- Y, el resultado es aterrador: entre el 75 Todo medio
cuencias de estas con- y el 80% de las informaciones tienen un debe formular
sideraciones es que origen institucional ajeno. O lo que es lo claramente
todo medio informati- mismo: la “agenda setting” de los medios
unos principios
vo debe formular cla- está marcada fundamentalmente por los
editoiiales que ramente unos princi- que tienen poder y medios para convocar
recojan las pios editoriales que o enviar sus informaciones a los medios,
verdades sobre recojan las verdades sin que los periodistas se pregunten si eso
permanentes sobre el es lo que necesita saber la gente o si es en Hombre
Hombre y su dignidad en mera propaganda o marketing.
su actuación libre en socie- En tercer lugar, como hemos visto ya
dad, y los fomente, buscando desde otra perspectiva, no pueden con-
la solidaridad, en su labor perio- fundirse las declaraciones de los líderes
dística cotidiana. Me refiero a los valores sociales con las verdades informativas
esenciales necesarios para la convivencia que los ciudadanos necesitan saber. Por
como el respeto a la vida humana, la paz lo que la prudencia periodística más ele-
construida sobre la justicia, la honradez mental dictamina también que, además de
personal y comunitaria, el respeto al ámbi- preguntarse si eso es comunicable públi-
to propio de actuación libre de las familias camente en razón a las necesidades de
y las instituciones educativas... En definiti- conocimiento de los ciudadanos, haya que
va, los derechos y deberes naturales que cuestionarse si los hechos son verdaderos
constituyen el fundamento de la democra- o no; qué interés político hay en juego; etc.
cia y de la paz. El llamado “periodismo de declaraciones”
Estos principios editoriales deben ser es uno de los frutos más amar-
asumidos por los miembros de la redac- gos del árbol podrido del
ción y explicitados públicamente. Y deben periodismo objetivista,
No pueden
ser los criterios que inspiren la elección y porque hace desapa-
confundirse
selección de los temas, su jerarquía y tra- recer de la esfera
las tamiento informativo. pública no sólo la
declaraciones En segundo lugar, y para que la fina- comunicación de la
lidad informativa pueda cumplirse, se verdad posible sino de los líderes
requiere que lo que se comunique públi- la misma posibilidad sociales con
camente sea necesario o útil a los ciuda- de verdad. las verdades
danos. No basta que algo sea verdadero En cuarto lugar, la
informativas
para ser comunicado públicamente. Tiene prudencia periodística
que ser algo que, amén de verdadero, sea exige que no se sobredimen-
útil, pertenezca a la esfera pública (y por sione o se parcialice la actividad política,
tanto nada de lo íntimo o lo privado, sal- bien convirtiéndolo todo en política (con lo
vo que por razones muy justificadas deba que estaríamos en el triunfo de Gramsci y,
conocerse, es objeto del Periodismo) y por ende, en un totalitarismo encubierto)
aporte verdadero conocimiento. Una cosa bien entendiendo como política sólo lo que
es el Periodismo y otra muy distinta el hacen o dicen los políticos, bien la suma
Revista Comunicación y Hombre · Número 2 · Año 200648
de las dos cosas. de documentación y en un clima de diálo-
En quinto lugar, ese periodismo huma- go y reflexión.
nista requiere que se respete el principio En octavo lugar, la prudencia periodística
de autonomía de las diversos ámbitos conduce a tener muy en cuenta la adecua-
personales y sociales (familia, escuela, ción de los métodos de conocimiento de la
cultura, religión, etc.) según el realidad y de los modos de transmitir ese
conocido pero desgraciada- saber a la propia naturaleza de esa rea-
mente muy poco prac- lidad, a las necesidades de conocimiento
ticado principio de de los ciudadanos, a la eficacia operativa
subsidiaridad. Unos del mensaje en cuanto que sea asimilado La prudencia
medios periodísti- y comprendido gnoseológica y vitalmen-
periodística
cos que no realza- te por sus destinatarios. Lo cual implica,
exige una ren y defendieren entre otros factores, utilizar en cada caso
preparación la importancia y la concreto el mejor género dentro del amplí-
adecuada de los autonomía de esas simo abanico de posibilidades expresivas,
realidades que no estilísticas y narrativas que treinta siglos informadores
son políticas, no es- de Literatura han aportado y que, utiliza-
tarían contribuyendo a das por magníficos periodistas y por ex-
la democracia. celentes, pero excepcionales medios, sin
En sexto lugar, la pruden- embargo, en el periodismo convencional,
cia periodística determina que se se ven cercenadas por una Teoría redac-
estudien y se den a conocer las aspiracio- cional simplista y reduccionista.
nes, modos de pensar y de vivir, etc. de los En noveno lugar, es un elemento básico
ciudadanos y de las instituciones cívicas, de la prudencia, que el Periodismo debería
los procesos sociales de largo alcance, tener mucho más en cuenta, la previsión
los efectos y consecuencias personales y de las consecuencias personales y socia-
sociales de las diversas leyes y acciones les de las informaciones, tanto individual-
político-administrativas, según criterios de mente como en su conjunto. Hay muchas
concordia, justicia y libertad. cosas que, aun siendo verdad, pueden
En séptimo lugar, la prudencia periodís- dañar a las personas y a la entera socie-
tica exige una preparación adecuada de dad. Y, por tanto, cuando deban
los informadores, y que éstos dispongan ser comunicadas hay que
del tiempo y los métodos y medios ade- poseer delicadeza y fi-
cuados para poder cumplir sus fines. Tales nura de buen ciruja-
exigencias remiten, por un lado, a la verte- no para enfocarlas
bración de una enseñanza del Periodismo con la mirada y la El periodismo
donde la meta sea la educación en y para perspectiva ade- debería tener
la virtud de los futuros periodistas y, por cuadas. La mira-
mucho más
tanto, se arbitren los contenidos, modos da, que se fija o
en cuenta la
y métodos pedagógicos pertinentes para enfatiza una cosa
previsión de las formarlos en lo que en varios lugares he u otra, es esen-
consecuenciasdenominado sentidos del periodista y que cial. Por ejemplo,
son, fundamentalmente, el sentido realis- si sólo enfatizáramos
ta, el crítico, el histórico, el documental, el los aspectos negativos
lingüístico-retórico, el vocacional, el teleo- de cualquier actividad o
lógico, el personalista y, por último, pero institución y de sus líderes o
no por ello el menos importante sino todo representantes, y no descubriésemos ni
lo contrario, el sentido ético. Por otro, a reflejásemos también todo lo bueno que
que la organización redaccional se estruc- se diga, proponga o haga, sumiríamos a la
ture con fundamento en un buen servicio sociedad en una desesperanza frustrante
De la objetividad a la prudencia. Hacia un paradigma informativo humanista por Gabriel Galdón López49
y paralizante. En este sentido, cabe traer En el periodismo objetivista, si la ley en
a colación de nuevo unas palabras de Ra- cuestión no levanta o suscita polémica,
tzinger (Ibid: 288-289): por un acuerdo interesado conseguido
“Necesitamos, sin duda alguna, valor por sus promotores, es más que probable
para denunciar abiertamente las irregula- que, al no considerarse “noticia”, se haga,
ridades y para urgir a una mejoría sin más, una breve referencia de trámite
de la situación. En nues- en la que se consigna los votos a favor y
tros días necesitamos en contra. O bien, se silencia. Con lo que
todavía con más ur- se hurta a los ciudadanos una información
gencia si cabe el que tienen derecho a saber. Si, por el con-
arrojo para hacer trario, la ley es considerada noticiable, se
Necesitamos visible el bien en comienza por recoger las declaraciones
valor para el hombre y en grandilocuentes de los promotores sobre
denunciar el mundo. Solo lo maravillosa y progresista que es la ley
así podremos dar (sin que nadie se moleste en verificar si abiertamente las
valor a los hom- esos adjetivos son pertinentes ni, en el irregularidades
bres para consigo caso de que lo sean formalmente, en qué
mismos, para la consiste realmente tal bondad y si es así o
existencia, sin el que no), y se continúa exponiendo las declara-
cualquier otro coraje se ciones no menos grandilocuentes y llama-
hunde en el vacío”. tivas de sus detractores, sin que tampoco
En décimo lugar, la prudencia periodísti- ahora se nos dé razón de las razones que
ca conduce al intento y al esfuerzo de es- se aducen. El iter informativo sigue su cur-
cuchar la voz y servir de altavoz a los que, so con una avalancha de declaraciones de
en una sociedad elitista y con enormes políticos a favor o en contra, en los que
diferencias de toda índole, no disponen de se reflejan los aspectos más llamativos
los medios para alzarla. En este sentido, formalmente. En algunos casos, se hacen
el testimonio del gran periodista polaco sondeos a la “Opinión Pública” no sobre
Ryszard Kapuscinski es muy elocuente, y los aspectos sustantivos de la ley, pues
sus enseñanzas no sólo deben ser aplica- no se han dado a conocer, sino acerca de
das al corresponsal en el extranjero, en el si, por ejemplo, es “progresista
llamado Tercer Mundo, sino al periodista o no”. La parafernalia con-
de cualquier sección y, desde luego, al co- cluye con el relato de
municador político de cualquier país. las frases más sono-
En undécimo lugar, En duodécimo... Pa- ras y polémicas del Se hurta a los
rece claro que podríamos seguir sacando debate parlamen- ciudadanos
criterios operativos de una concepción del tario, del número
una
Periodismo como saber prudencial, pero de votos a favor
información ya anuncié que no pretendía ser exhaus- y en contra...
que tienen tivo. Además, a estas alturas del discurso, Todo esto por lo
quizás haya que cambiar algo el tono y el que respecta a la derecho a
ritmo... Es el momento de ejemplificar de parte “informativa”. saber
un modo escueto y sencillo, ese cambio La otra parte la han
de paradigma constituido las opinio-
nes, normalmente aprio-
3. Unos pocos ejemplos rísticamente partidistas, de los
Pongamos el caso de la aprobación par- editorialistas...
lamentaria de cualquier ley que afecte de En el periodismo natural o humanista,
modo notable a los intereses vitales de los por el contrario, con fundamento en un
ciudadanos. trabajo documental serio y en consultas
Revista Comunicación y Hombre · Número 2 · Año 200650
a verdaderos expertos sobre cada una de labor realizada por esos partidos –en el
las materias, y de acuerdo con los princi- Gobierno o en la Oposición- en los años
pios editoriales de la propia publicación y anteriores, de acuerdo con la coherencia
con el conocimiento directo de las necesi- entre sus promesas y sus realizaciones,
dades e intereses legítimos de los núcleos y cuáles han sido los resultados de esas
de población más afectados, se acciones respecto a la mejora o no de los
haría un análisis de los ele- diversos aspectos vitales de una socie-
mentos sustantivos de la dad; publicaría perfiles o semblanzas bien
ley, de sus presupuestos documentadas de los principales persona-
y finalidad, de sus po- jes... Y, cuando la campaña electoral esté
Al periodismo sibles consecuencias en marcha, en vez de recoger diariamente
en el actuar cotidiano la multitud de declaraciones, mediante el natural y
de los ciudadanos, de diseño de un modelo previo de ordenación humanista le
si favorece o no una y organización, se irán insertando las no-
importa sobre
mayor justicia y liber- vedades informativas verdaderamente sig-
todo el Bien tad, que condujera a nificativas, las verificaciones precisas sobre
Cumún una síntesis explicativa las exageraciones o mentiras, las explica-
válida y útil, realizada ciones sobre determinadas actitudes...
con la mayor claridad y En cambio, en el periodismo convencio-
amenidad posibles, procuran- nal... Bueno, todos sabemos lo que pasa.
do hacer interesante lo importante. Todos hemos sufrido cada cierto tiempo
Tras esta primera labor de análisis y sín- ese bombardeo diario de cientos de de-
tesis vendría la información pertinente so- claraciones; de disputas verbales entre
bre qué partidos la promueven y por qué, los diversos candidatos... Que producen
quiénes se oponen y por qué... la desinformación y desorientación gene-
Otro ejemplo significativo podría ser el ralizadas y la crispación social.
de la información electoral. Y todos, pasando ahora a otro ámbito,
Como al periodismo natural y humanis- hemos asistido al tristísimo espectáculo,
ta le importa sobre todo el Bien Común y, de consecuencias tremendas, que se pro-
como uno de los elementos de la vida de- dujo por la descontextualización de las pa-
mocrática, que los ciudadanos ejerzan su labras del Papa Benedicto XVI
derecho al voto de un modo racional, pon- en su discurso académico
derado, reflexivo, es decir, verdaderamen- en la Universidad de
te libre, algún tiempo antes de las eleccio- Ratisbona. Es grave
nes los grupos de periodistas analizarían si, como parece,
el estado de la sociedad y las necesidades hubo una intencio- “Dadme lo escrito
más perentorias que hay que solucionar, nalidad anticatóli-
por cualquiera
y publicarían dossieres e informes sobre ca en las informa-
y os aseguro esas cuestiones con el fin de concienciar ciones de la BBC
que soy capaz a políticos y ciudadanos. En cuanto los al mundo árabe,
programas electorales estén fijados por que da la razón de enviarlo al
los partidos, los analizarían y harían una al genio maléfico patíbulo”
síntesis cabal, por temas, comparando los de Fouché cuando,
programas entre sí y dando razón de los siendo Ministro del In-
cambios efectuados con respecto a los de terior de Napoleón, afir-
elecciones anteriores; reflexionarían sobre maba: “Dadme lo escrito por
las consecuencias sociales que la implan- cualquiera y os aseguro que, aislando una
tación de esas medidas traería consigo y frase del contexto, soy capaz de enviar-
las explicarían de modo claro y ordenado; lo al patíbulo”. Pero es más grave aún si
realizarían un resumen significativo de la cabe que el modo habitual de redactar las
De la objetividad a la prudencia. Hacia un paradigma informativo humanista por Gabriel Galdón López51
noticias, que se enseña en las Facultades pública de la verdad, la dignidad de las
de Periodismo como método único, con- personas, la libertad de los ciudadanos, la
sagre la descontextualización. Mientras propia democracia, son las realidades que
que en el nuevo paradigma la contextuali- están en juego. Y si cada uno pusiéramos
zación adecuada es uno de los pilares bá- nuestro granito de arena...
sicos de toda información que se Que ¿cómo? Pues depende de lo que
publique, junto a la búsqueda cada uno sea y de la función que des-
de la esencia y el sentido empeñe. Pero en todo caso teniendo
verdadero de cada reali- en cuenta que hay que tener paciencia
dad. Esencia y sentido y saber que “la unión hace la fuerza”. Y,
que en el periodismo sobre todo, siendo conscientes de la fuer-Búsqueda de
objetivista no sólo si- za creadora de la libertad anclada en la la esencia
quiera se intenta sino verdad y al servicio de la solidaridad. Lo y el sentido
que se deplora ese cual invoca la necesidad de alcanzar la
verdadero de
intento. De ahí que virtud de la magnanimidad: el alma gran-
cada realidad el historiador norte- de, el ánimo generoso. La persona mag-
americano John Som- nánima es la que tiene misión creadora,
merville, tras exponer la que se rebela contra el adocenamiento
la incapacidad del perio- y el conformismo generalizados, aquella
dismo convencional para dar cuyo sentido de vivir y de ser significa ha-
razón válida de los acontecimien- cer cosas grandes o contribuir a hacerlas.
tos religiosos, enfatice unas palabras del Mientras que el pusilánime carece de mi-
periodista británico Malcolm Muggeridge, sión, se conforma con pasar la vida entre
el cual, al final de su vida, reconocía con las cosas hechas por otros y, entre otros
tristeza que, si hubiera sido periodista en aspectos, juzga como utópica o fuera de
Tierra Santa en tiempos de Jesucristo, se lugar cualquier rebeldía, cualquier plan-
hubiese dedicado a averiguar lo que ocu- teamiento o acción del magnánimo.
rría en la corte de Herodes, habría inten- Como estoy seguro que entre los pro-
tado que Salomé le hubiera concedido la fesores e investigadores del Periodismo
exclusiva de sus memorias.... Y se hubiera hay mucha gente magnánima, no parece
perdido el acontecimiento más importante aventurado pensar que, al hilo
de todos los tiempos. de mi reflexión crítica y de
la propuesta que acabo
4. Una aventura necesaria y de hacerles, surgi-
apasionante rán muchas formas
La persona Tras esta somera ejemplificación, que ló- prácticas de con-
magnánima gicamente no abarca toda la criteriología tribuir al desarro-
es la que que he expuesto con anterioridad, pero llo paulatino de un
que espero haya ayudado a su mejor com- periodismo natu- tiene misión
prensión, creo que puedo adivinar en sus ral y humanista al creadora
mentes un pensamiento parecido al de servicio de la ver-
muchos de mis alumnos cuando explico dad, la libertad y la
estos temas: “Sí, profesor, todo eso está solidaridad que, poco
muy bien pero... ¡es tan difícil cambiar a poco, vaya ayudando
ciertas estructuras! ¿No será una bonita a los ciudadanos a subir
utopía lo que Usted nos propone?” desde la instalación inestable
Ciertamente no es fácil dar ese giro co- en la mera opinión de moda hasta la sabi-
pernicano a la praxis periodística habitual. duría vital que, entre otras consecuencias,
Pero estarán Ustedes de acuerdo en que les llevará a una convivencia pacífica y
merece la pena intentarlo. La presencia verdaderamente democrática.
Revista Comunicación y Hombre · Número 2 · Año 200652
De hecho, ya están surgiendo. Tanto en ternet, como en el ámbito del análisis cien-
el ámbito de la docencia, como en el de la tífico de la información periodística, como
propia praxis periodística, singularmente se muestra en el siguiente epígrafe, el de
en un cierto periodismo alternativo en In- la bibliografía.
De la objetividad a la prudencia. Hacia un paradigma informativo humanista por Gabriel Galdón López

¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.