ARTRÓPODOS CON INTERÉS VECTORIAL EN LA SALUD PÚBLICA EN ESPAÑA (Arthropods With Vectorial Interest in Spanish Public Health)

De
Publicado por

Resumen
Quince de las treinta y una Enfermedades de Declaración Obligatoria en España, exceptuando las de tipo congénito o neonatal, pueden ser transmitidas por diversas especies de artrópodos que están presentes en nuestro país. Decenas de bacterias, hongos, virus y protozoos tienen en diversos órdenes de artrópodos a sus agentes transmisores ideales. Este hecho hace que sea necesario conocer su biología para poder adoptar medidas de control que sean eficaces y nos permitan disminuir la incidencia de estas enfermedades. Sin embargo, los estudios epidemiológicos, lejos de quedar únicamente restringidos a las enfermedades que presentan ciclos activos de transmisión en nuestro país, deben adquirir una visión más global, en la que se incluyan también enfermedades alóctonas pero con una elevada probabilidad de que se transmitan a nuestro territorio en el contexto de globalización en el que nos hallamos. De este modo se conseguirá conocer qué factores impiden su presencia actual y dotar a la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica de una capacidad predictiva que permita pronosticar la posible llegada de la enfermedad, fortaleciendo a fin de cuentas la Salud Pública española. El objetivo del presente trabajo es llevar a cabo una revisión de la artropodofauna de interés vectorial en España. Se discute la situación actual en nuestro país de algunas de las enfermedades más importantes con transmisión vectorial, así como los factores que pueden determinar su aparición, resurgencia y/o recrudecimiento. El estudio
de estos agentes en nuestra Salud Pública resulta imprescindible como un elemento más articulado en la compleja red que toda enfermedad de tipo vectorial conlleva.
Abstract
Fifteen of the thirty-one Obligatory Communicable Diseases in Spain, exempting those of congenital or neonatal types, can be transmitted by several species of arthropods that are present in our country. Several arthropod orders are the suitable transmitters of tens of bacteria, fungi, virus and protozoa. This fact demands a through of the biology knowledge of these vectors in order to adopt efficient control measures that allow us to reduce the incidence levels of these diseases. Nevertheless, the epidemiological studies shouldn’t remain only restricted to the diseases with active transmission cycles in our country. It is necessary to acquire a global vision because of allochton diseases that are perfectly extensible to our territory in the globalization context in which we are situated. All this information is important to know which factors are preventing the disease presence. The aim is to provide the National Epidemiological Surveillance Network with a valuable predictive capacity that allows it to predict the potential arrival of diseases and the consequent strengthening of the spanish Public Health. The goal of this work is to carry out a review of the spanish arthropod fauna with any vectorial interest. The current situation of some of the more important vectorial diseases in our country and the factors related to a resurgence reappearance and/or intensification of those ones are also discussed. Therefore, the study of these inappealable protagonists in our Public Health as an articulatory element in the complex network that any vectorial disease entails is absolutely necessary.
Publicado el : jueves, 01 de enero de 2009
Lectura(s) : 76
Fuente : Vol. 83 número 2
Número de páginas: 14
Ver más Ver menos
Cette publication est accessible gratuitement

Rev Esp Salud Pública 2009; 83: 201-214 N.° 2 - Marzo-Abril 2009
COLABORACIÓN ESPECIAL
ARTRÓPODOS CON INTERÉS VECTORIAL

EN LA SALUD PÚBLICA EN ESPAÑA

Rubén Bueno Marí, Josefa Moreno Marí, Mª Teresa Oltra Moscardó y Ricardo Jiménez Peydró
Laboratorio de Entomología y Control de Plagas. Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva.
Universitat de València (Estudi General).
RESUMEN ABSTRACT
Quince de las treinta y una Enfermedades de Declaración Arthropods With Vectorial Interest in
Obligatoria en España, exceptuando las de tipo congénito o
Spanish Public Health neonatal, pueden ser transmitidas por diversas especies de
artrópodos que están presentes en nuestro país. Decenas de
bacterias, hongos, virus y protozoos tienen en diversos órdenes Fifteen of the thirty-one Obligatory Communicable
de artrópodos a sus agentes transmisores ideales. Este hecho Diseases in Spain, exempting those of congenital or neonatal
hace que sea necesario conocer su biología para poder adoptar types, can be transmitted by several species of arthropods that
medidas de control que sean eficaces y nos permitan disminuir are present in our country. Several arthropod orders are the
la incidencia de estas enfermedades. Sin embargo, los estudios suitable transmitters of tens of bacteria, fungi, virus and
epidemiológicos, lejos de quedar únicamente restringidos a las protozoa. This fact demands a through of the biology
enfermedades que presentan ciclos activos de transmisión en knowledge of these vectors in order to adopt efficient control
nuestro país, deben adquirir una visión más global, en la que measures that allow us to reduce the incidence levels of these
se incluyan también enfermedades alóctonas pero con una ele­ diseases. Nevertheless, the epidemiological studies shouldn’t
vada probabilidad de que se transmitan a nuestro territorio en remain only restricted to the diseases with active transmission
el contexto de globalización en el que nos hallamos. De este cycles in our country. It is necessary to acquire a global vision
modo se conseguirá conocer qué factores impiden su presen­ because of allochton diseases that are perfectly extensible to
cia actual y dotar a la Red Nacional de Vigilancia Epidemioló­ our territory in the globalization context in which we are
gica de una capacidad predictiva que permita pronosticar la situated. All this information is important to know which
posible llegada de la enfermedad, fortaleciendo a fin de cuen­ factors are preventing the disease presence. The aim is to
tas la Salud Pública española. El objetivo del presente trabajo provide the National Epidemiological Surveillance Network
es llevar a cabo una revisión de la artropodofauna de interés with a valuable predictive capacity that allows it to predict the
vectorial en España. Se discute la situación actual en nuestro potential arrival of diseases and the consequent strengthening
país de algunas de las enfermedades más importantes con of the spanish Public Health. The goal of this work is to carry
transmisión vectorial, así como los factores que pueden deter­ out a review of the spanish arthropod fauna with any vectorial
minar su aparición, resurgencia y/o recrudecimiento. El estu­ interest. The current situation of some of the more important
dio de estos agentes en nuestra Salud Pública resulta impres­ vectorial diseases in our country and the factors related to a
cindible como un elemento más articulado en la compleja red resurgence reappearance and/or intensification of those ones
que toda enfermedad de tipo vectorial conlleva. are also discussed. Therefore, the study of these inappealable
protagonists in our Public Health as an articulatory element in
the complex network that any vectorial disease entails is Palabras clave: Artrópodos. Salud Pública. Epidemiolo­
absolutely necessary. gía. España. Vector. Alergia e inmunología. Entomología.
Key words: Arthropods.Public Health. Epidemiology.
Spain. Arthropod vectors. Allergy and immunology.
Entomology.
Correspondencia:

Rubén Bueno Marí

Laboratorio de Entomología y Control de Plagas.

Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva.

Universidad de Valencia

C/ Polígono La Coma, s/n

46980 Paterna (Valencia)

Correo electrónico: ruben.bueno@uv.es Rubén Bueno Marí et al.
INTRODUCCIÓN mo, diversos arbovirus de la familia Flavi­
4viridae responsables del dengue , la fiebre
5 6La vigilancia entomológica debe ser, sin amarilla o la fiebre del Oeste del Nilo ,o
7duda, una de las ramas a potenciar, fortale­ bacterias como Yersinia pestis . Todos ellos
cer y difundir entre la comunidad sanitaria, con un denominador común, la presencia de
para establecer sistemas de detección tem­ un artrópodo como vector o agente transmi­
pranos que nos permitan anticiparnos a sor hasta el ser humano.
posibles episodios epidémicos, ya sean de
tipo local o global. Sin embargo, tanto o Desde un punto de vista sanitario los
más importante es promover e impulsar el daños pueden ser directos, por ejemplo,
estudio de los artrópodos vectores ya esta­ cuando la plaga se alimenta de los fluidos o
blecidos en nuestro país, ya sea a nivel tejidos del animal o de la planta, o indirec­
bioecológico como de receptibilidad de tos, como ocurre con las especies relaciona­
posibles agentes patógenos. das con la transmisión de patógenos o pará­
sitos responsables de enfermedades.
En el presente trabajo se lleva a cabo una Mientras que, en algunos casos, el daño lo
exhaustiva revisión bibliográfica de las provoca sólo las larvas o sólo el individuo
especies de artrópodos de interés vectorial adulto, en otros casos ambos estados deben
establecidas en España y de aquéllas de ser considerados plaga.
colonización reciente. Además, se compila
la información disponible acerca de su Existen dos formas básicas de transmi­
sión de microorganismos patógenos desde capacidad de transmisión, en base a estu­
dios sobre poblaciones naturales y/o en el artrópodo vector hasta el ser humano, la
8condiciones de laboratorio y se recogen los transmisión mecánica y la biológica . La
datos referentes a los microorganismos de primera se caracteriza por una ausencia de la
mayor importancia vectorial notificados al obligatoriedad del contacto entre el parásito
Sistema de Información Microbiológica y el vector para completar el ciclo del pri
(SIM) del Centro Nacional de Epidemiolo­ mero. En el caso de la transmisión biológica
gía. el agente patógeno exige el paso previo por
el vector para su multiplicación y/o desarro­
llo hasta el estado infectante.
ARTRÓPODOS Y SALUD
Sin escatimar el más mínimo esfuerzo en
El phylum Arthropoda es el que alberga la lucha contra algunas de las “grandes
el mayor número de especies de todo el enfermedades” citadas, la comunidad cien­
1reino animal . Sus asociaciones con el ser tífica no puede obviar un importante grupo
humano, sus actividades y construcciones, de afecciones congregadas bajo el contro­
han sido constantes a lo largo de la histo­ vertido nombre de “neglected diseases”
2ria . Desde un punto de vista eminentemen­ (enfermedades desatendidas). La Organiza­
te antrópico, se debe puntualizar que ción Mundial de la Salud (OMS) estima la
muchos de estos artrópodos han ocupado, población humana afectada por este com­
ocupan y ocuparán, un lugar destacado pendio de enfermedades en mil millones de
entre las mayores amenazas para la Salud personas, fundamentalmente en áreas tropi­
9Pública. Ejemplo evidente de ello son las cales y subtropicales . La pérdida de prota­
numerosas epidemias sufridas por la huma­ gonismo de estas enfermedades respecto a
nidad debido a enfermedades provocadas otras como la malaria o el dengue, radica en
por agentes etiológicos de tan diversa índo­ su restringida y escueta distribución geo­
le como protozoos hemosporídeos del gráfica, en la precariedad y pobreza que
3género Plasmodium , causante del paludis­ caracteriza a las comunidades afectadas y,
202 Rev Esp Salud Pública 2009, Vol. 83, N.° 2
­ARTRÓPODOS CON INTERÉS VECTORIAL EN LA SALUD PÚBLICA EN ESPAÑA
en algunos casos, en la baja mortalidad de la enfermedad en el “Viejo Mundo”. No
relativa que presentan. Si bien es cierto que obstante, en países europeos de clima típi­
muchas de ellas presentan unas tasas de camente oceánico, como Alemania, ya han
mortalidad bajas, también lo es que la comenzado no sólo a detectarse poblacio­
14 mayoría son altamente incapacitantes. Si a nes del vector sino también a describirse
ello añadimos que las poblaciones humanas posibles casos autóctonos de la enferme­
15-16 damnificadas pertenecen, básicamente, a dad .
países del tercer mundo o en vías de des­
arrollo, la invalidez de dichas personas, que Abundantes son también las citas en
deben ser el motor activo de la economía Europa de afecciones por bacterias de los
17 18del país, imposibilita salir de la situación de géneros Rickettsia y Borrelia . Sus vec­
escasez y subdesarrollo, convirtiendo la tores más habituales son ectoparásitos
situación en un “feedback” o bucle cerrado. hematófagos como piojos anopluros, pulgas
Éste sería el caso de la filariasis linfática y pulícidas y garrapatas ixódidas. Sin embar­
la oncocercosis, causadas ambas por ciertos go, diversos estudios evidencian la posibili­
nematodos transmitidos por dípteros culíci­ dad de que insectos con un potencial repro­
dos y simúlidos, respectivamente. ductor y capacidad de dispersión mucho
más elevada, como son los mosquitos culí­
Otras enfermedades desatendidas, como cidos, puedan adquirir un papel activo en
19-20la enfermedad de Chagas, trasmitida por ciertos ciclos de transmisión , si bien su
hemípteros triatominos en el Centro y Sur verdadero rol epidemiológico debe ser
21de América, o la enfermedad del sueño, investigado en mayor medida .
cuyos vectores son dípteros braquíceros del
género Glossina de distribución africana, Tampoco podemos olvidar uno de los
presentan como agentes etiológicos tripa­ insectos que ocupa un lugar destacado en la
nosomátidos de distintas especies que han entomofauna de prácticamente cualquier
sabido coevolucionar durante miles de años ciudad mundial: las cucarachas. El hecho
con su hospedador intermediario, hasta el de no tratarse de insectos hematófagos no
punto de hallarse prácticamente en exclusi­ debe llevar a su menosprecio como agentes
vidad donde lo hacen estos insectos hema­ transmisores de enfermedades, sino más
tófagos. Se trata en realidad de zoonosis bien todo lo contrario. Las cucarachas son
habituales cuyos reservorios son mamíferos omnívoras, capaces de alimentarse de cual­
salvajes como roedores, marsupiales o antí­ quier tipo de sustancia que sea digerible
10-11lopes . El problema surge cuando el ser (papel, pelo, cuero, telas, encuadernacio­
humano se introduce en estos ciclos selváti­ nes,...), incluidos los alimentos, siendo por
cos, fundamentalmente debido a labores ello focos potenciales de contaminación
puntuales o asentamientos poblacionales, microbiana que posteriormente pueda ser
convirtiéndose entonces los ciclos en domi­ ingerida a través de los alimentos por el ser
ciliarios o peridomiciliarios. humano, ejerciendo de esta forma como
vectores pasivos.
Otros flagelados hemotisulares como
Leishmania presentan una distribución más Con estos insectos blatodeos se asocian
amplia, siendo endémica en 88 países de 4 una gran variedad de organismos patógenos
12continentes . La leishmaniasis cutánea y para el hombre que engloban bacterias,
22visceral es endémica en todos los países virus, hongos, protozoos y helmintos .
13mediterráneos , ya que este área presenta Entre ellos los más estudiados son, sin
unas condiciones climáticas muy favorables duda, las bacterias, habiéndose diagnostica­
para el desarrollo de dípteros nematóceros do la presencia vinculada a cucarachas de
del género Phlebotomus, agente transmisor decenas de especies entre las que podemos
Rev Esp Salud Pública 2009, Vol. 83, N.° 2 203 Rubén Bueno Marí et al.
encontrar Staphylococcus aureus, Escheri­ do asma, rinitis alérgicas y/o dermatitis ató-
chia coli, Mycobacterium leprae,o Salmo­ picas en los individuos sensibles. Algunos
23 nella typhi . Experimentalmente también de estos artrópodos o sus productos de
se ha constatado su capacidad para transmi­ secreción o excreción constituyen impor­
tir Bacillus anthracis, Clostridium tetani,o tantes alérgenos que pueden ser inhalados.
24 Corynebacterium diphtheriae . La incidencia de estos procesos se ha visto
considerablemente incrementada en los
Otros vectores pasivos de relevancia son últimos años a causa de los cambios en los
las moscas sinantrópicas. Diversas familias hábitos de la población, que han llevado a
de dípteros braquíceros como Muscidae, que el ser humano pase cada vez más tiem­
Fanniidae, Calliphoridae o Sarcophagidae, po en ambientes cerrados, en sus casas o en
presentan especies con demostrado papel sus puestos de trabajo (oficinas, etc.). Esto
en la difusión de virus, bacterias y protozo­ hace que cada vez sea más importante man­
25-28os enteropatógenos . tener unas condiciones óptimas dentro de
nuestros edificios para lograr una buena
Sin embargo, no sólo el papel activo o calidad de vida, algo nada sencillo dadas las
pasivo en la transmisión de enfermedades grandes dificultades existentes para el con­
es el que sitúa a los artrópodos en cotas trol de estas especies. La presencia de áca­
altas de interés a nivel de Salud Pública, ya ros del polvo y de cucarachas es práctica­
que en muchos casos los artrópodos son en mente permanente en ambientes habitados,
sí mismos parásitos y, por tanto, presentan siendo casi imposible su eliminación.
un poder patógeno intrínseco. Un ejemplo
de ello sería la utilización de tejidos ani­ Existe una relación directa entre la cali­
males vivos como hábitat de desarrollo lar- dad de las construcciones y la incidencia de
vario por parte de ciertos dípteros, fenó­ la hipersensibilidad a cucarachas y ácaros
meno conocido como miasis. Otro de los del polvo. Muchas de las construcciones
problemas importantes ocasionados por modernas se caracterizan porque los inter­
artrópodos son las alergias, ya sean debi­ cambios de aire con el exterior se han redu­
das a acumulaciones masivas (ácaros del cido al máximo, fundamentalmente con el
polvo) o sustancias inoculadas por ellos fin de reducir el gasto energético, lo que
(cucarachas). Estas alergias están relacio­ favorece la acumulación de alérgenos en el
nadas con la presencia de ciertas proteínas aire y, en consecuencia, se prolongan y
en la cutícula, por lo que las desencadenan mantienen los efectos de éstos sobre sus
tanto los artrópodos vivos como los muer­ habitantes. Las alergias a artrópodos gene­
tos o los restos de sus cutículas. Se estima ralmente presentan una cierta temporalidad
que el 17% de la población humana está en momentos del día o del año cuando pre­
afectada. La hipersensibilidad a insectos sentan mayor incidencia. En lugares cerra­
es unos de los problemas de salud actual­ dos con sistemas de aire acondicionado que
mente más importante, ya que el trata hacen recircular el aire en el interior, la
miento de estas alergias requiere de eleva­ exposición puede mantenerse durante
29dos gastos médicos . muchas horas. Con el incremento en el
nivel de vida y la mejora de las condiciones
Los datos de los que actualmente se dis­ de vida, y en particular con las mejoras en
pone indican que la exposición en espacios nuestras viviendas y oficinas, su incidencia
cerrados a ciertos insectos es la causa de un se ha visto indirectamente incrementada.
elevado número de procesos alérgicos en
personas sensibilizadas a ciertas proteínas Los principales alérgenos se encuentran
presentes en algunos insectos. Estas aler­ en las heces, pero las exuvias y las secrecio­
gias generalmente se manifiestan provocan­ nes también los presentan. Estos alérgenos
204 Rev Esp Salud Pública 2009, Vol. 83, N.° 2
­ARTRÓPODOS CON INTERÉS VECTORIAL EN LA SALUD PÚBLICA EN ESPAÑA
pueden actuar por la ingestión de alimentos principalmente mosquitos que al llevar a
contaminados, o vía inhalación, incorpo­ cabo la acción hematofágica pueden inocu­
rándose al organismo junto al polvo domés­ lar virus, protozoos o incluso nematodos.
tico. De forma general, cuando respiramos No menos importante resulta la transmisión
inhalamos continuamente las partículas que producen al regurgitar sobre los ali­
finas existentes en el aire en suspensión. mentos, proceso en el que depositan en
Las partículas de tamaño inferior a diez ellos los microorganismos presentes en su
micras no son retenidas y alcanzan los pul­ tracto digestivo.
mones. Si son de naturaleza orgánica pro­
vocan la puesta en marcha de los mecanis­ Cada año se identifican en España dece­
mos de defensa biológica, tales como nas de agentes patógenos cuya implicación
respuestas celulares y reacciones antígeno­ epidemiológica está o puede estar íntima­
anticuerpo con el objetivo de destruir, blo­ mente ligada a la acción vectorial de los
quear o hacer desaparecer estos cuerpos artrópodos (tabla 2). Debido a que algunos
extraños. Esta es la reacción normal, pero de ellos, como los plasmodios responsables
en algunos casos la respuesta por parte del del paludismo, protagonizaron grandes
50organismo excede la normal produciendo endemias en nuestro país , están sometidos
una enfermedad alérgica. a un seguimiento más estricto y mejor esta­
blecido. El último caso de malaria autócto­
51na data de mayo de 1961 , y desde 1964
SITUACIÓN ACTUAL EN ESPAÑA disfrutamos en España del certificado ofi­
cial de erradicación de la enfermedad expe­
Existen numerosos géneros presentes en dido por la OMS. No obstante, en la actua­
la artropodofauna española implicados en lidad siguen diagnosticándose cientos de
52 ciclos de transmisión de enfermedades de casos en su mayoría en personas inmi­
diversa importancia y distribución (tabla 1). grantes o en turistas que han viajado a
53Entre ellos destacan los pertenecientes a zonas endémicas , sin olvidar los casos
órdenes de insectos que engloban a ciertos confirmados debidos a transfusiones san­
54ectoparásitos hematófagos como hemípte­ guíneas , trasiego de jeringuillas entre
55 ros (chinches), ptirápteros (piojos) o sifo­ pacientes drogadictos e incluso ciertos
56nápteros (pulgas). Además de los insectos, episodios de “malaria de aeropuerto” . Por
diversos arácnidos trombicúlidos (ácaros) e tanto, el hecho de la parasitación plasmo­
ixódidos (garrapatas) ocupan también un dial en cierto porcentaje de la población
lugar destacado. Sin embargo, los grupos humana, unido a la presencia establecida en
con la capacidad vectorial más sobresalien­ nuestro territorio del principal vector euro­
te, son los dictiópteros blatodeos (cucara­ peo de la enfermedad, Anopheles atropar­
50,57chas) y, fundamentalmente, los dípteros vus , secundan la necesidad de que la
(moscas y mosquitos). malaria sea, tal y como sucede en la actua­
lidad, una Enfermedad de Declaración
La gran riqueza de especies, capacidad Obligatoria (EDO). Además, sucesos tam­
reproductora y heterogeneidad bioecológi­ bién extrapolables a otras enfermedades de
ca que presenta el orden Diptera, son algu­ origen vectorial, como la colonización de
nas de las características que le permiten vectores tropicales, bajo la influencia de
situarse en las más altas cotas de importan­ fenómenos de gran actualidad como la glo­
cia sanitaria. En los dípteros encontramos balización y el cambio climático, deben ser
casos tanto de transmisión mecánica, esen­ tenidos en cuenta, ya que el número y dife­
cialmente moscas sinantrópicas, que trans­ rente comportamiento de los vectores son
portan numerosas especies de bacterias dos variables con un elevado peso en la epi­
patógenas, como de transmisión biológica, demiología de cualquier enfermedad. Tanto
Rev Esp Salud Pública 2009, Vol. 83, N.° 2 205 Rubén Bueno Marí et al.
Tabla 1

30-48
Principales géneros y especies de artrópodos presentes en España potencialmente vectores de enfermedades
Vector Presencia Distribución Agente Enfermedad
Mosquitos a Establecida Rural Plasmodium sp. Malaria o Paludismo(Anopheles sp.)
Mosquitos Virus del Oeste del Nilo Encefalitis del Nilo (Aedes, Anopheles, Culex, Culiseta, Establecida Rural y urbana
(Flaviviridae) Occidental Ochlerotatus)
Puntual (desaparecida) / Mosquitos Virus del Dengue Colonización reciente Urbana Dengue
(Ae. aeqypti, Ae. albopictus) (Flaviviridae) (año 2004)
Mosquitos Virus de la Fiebre Amarilla a Colonización reciente / Rural y urbana Fiebre Amarilla(Ae. aeqypti, Ae.albopictus, Ae. vittatus) (Flaviviridae) establecida
Mosquitos Wuchereria bancrofti Filariasis linfática, Establecida Rural y urbana (Aedes, Anopheles, Culex, Ochlerotatus) Dirofilaria sp. Filariasis canina
Garrapatas
(Dermacentor, Ixodes)
Mosquitos
(Aedes, Anopheles, Culex, Culiseta,
Ochlerotatus) Establecida Rural Francisella tularensis Tularemia
Pulgas
(Ctenocephalides, Pulex, Xenospsylla)
Tábanos
(Chrysops, Tabanus)
Flebotomos Establecida Rural Leishmania sp. Leishmania (Phlebotomus sp.)
Ácaros
(Neotrombicula)
Garrapatas
(Dermacentor, Hyalomma, Ixodes, Rickettsiosis, Tifus murino, bRhipicephalus ) Establecida Rural y urbana Rickettsia sp. Fiebre botonosa. Piojos
(Pediculus)
Pulgas
(Ctenocephalides, Pulex, Xenospsylla)
Ácaros
c (Neotrombicula) Borreliosis,
Garrapatas Establecida Rural y urbana Borrelia sp. Enfermedad de Lyme, b (Ixodes , Ornithodoros) Fiebre recurrente.
Piojos
(Pediculus)
Chinches Trypanosomiasis americana, Establecida Rural y urbana Trypanosoma cruzi c (Cimex lectularius) Enfermedad de Chagas
Cucarachas
c (Blatta, Blattella, Periplaneta)
Moscas Establecida Rural y urbana Bacillus anthracis Ántrax, Carbunco (Stomoxys)
Tábanos
(Chrysops, Tabanus)
Cucarachas
Enterobacter sp. (Blatta, Blattella, Periplaneta) Enteropatogenia bacteriana: Escherichia sp. Moscas Establecida Rural y urbana Salmonelosis, Shigelosis,
Salmonella sp. a (Calliphora, Chrysomya, Fannia, Disenteria bacilarShigella sp. Lucilia, Musca, Sarcophaga, Stomoxys)
Cucarachas
(Blatta, Blattella, Periplaneta) a Establecida Rural y urbana Yersinia pestis PestePulgas
bCtenocephalides, Pulex, Xenospsylla )
Cucarachas
(Blatta, Blattella, Periplaneta)
Moscas Establecida Rural y urbana Aspergillus sp. Aspergilosis
(Calliphora, Chrysomya, Fannia,
Lucilia, Musca, Sarcophaga, Stomoxys)
(a) = Enfermedad de Declaración Obligatoria.
(b) = vector principal de la enfermedad.
(c) = comprobado bajo condiciones de laboratorio.
206 Rev Esp Salud Pública 2009, Vol. 83, N.° 2 ARTRÓPODOS CON INTERÉS VECTORIAL EN LA SALUD PÚBLICA EN ESPAÑA
Tabla 2
49 Principales microorganismos transmitidos por artrópodos notificados al Sistema de Información Microbiológica (SIM)
Año Plasmodium sp. Leishmania sp. Borrelia burgdorferi Virus del Dengue Rickettsia conorii Francisella tularensis
1999 127 (37) 8 (37) 0 (47) — 47 (47) 0 (47)
2000 150 (36) 20 (36) 7 (46) — 44 (46) 1 (46)
2001 177 (33) 29 (33) 5 (42) — 38 (42) 0 (42)
2002 156 (35) 26 (35) 5 (42) — 78 (42) —
2003 129 (31) 12 (31) 0 (43) — 46 (43) —
2004 137 (28) 21 (28) 7 (39) — 44 (39) —
2005 120 (28) 19 (28) 9 (42) 1 (40) 16 (42) —
2006 166 (27) 18 (27) 4 (41) 0 (35) 51 (41) —
(N) = número de laboratorios declarantes
es así que la posible llegada y estableci­ No obstante, la fiebre amarilla también
miento de vectores africanos cuya distribu­ tiene en Aedes aegypti su principal agente
ción puede ser común en ambientes urba­ transmisor y sí aparece entre las Enferme­
nos, como Anopheles gambiae s.s. o dades importadas de Declaración Obligato­
Anopheles arabiensis, podría modificar ria. Sin embargo aquí la razón difiere, ya
drásticamente la situación epidemiológica, que así como no existen casos documenta­
ya que los episodios de transmisión palúdi­ dos de transmisión confirmada de dengue
59ca en nuestro país siempre tuvieron lugar en en España , únicamente ciertas descripcio­
entornos rurales, debido a los hábitos bioe­ nes epidémicas de los siglos XVII y XIX en
cológicos de An. atroparvus. ciudades como Cádiz o Sevilla que bien
60podrían serlo , en el caso de la fiebre ama­
Por otra parte, el dengue, también trans­ rilla sí han sido registrados brotes epidémi­
mitido por mosquitos culícidos pero del cos en la segunda mitad del siglo XIX aso­
género Aedes, no se encuentra entre las ciados a casos importados por vía marítima,
Enfermedades importadas de Declaración con unas cifras de más de 50.000 muertes
Obligatoria, donde sí hallamos el paludis­ en Barcelona, Cádiz, Cartagena y Jerez,
mo, la fiebre amarilla, la peste o el tifus además de miles de fallecimientos en Lis­
exantemático (si bien con ausencia de casos boa y otras ciudades portuarias mediterrá­
diagnosticados de las tres últimas al menos neas del norte de Italia y del sur de Fran­
52 61en los últimos diez años ). Quizás se deba cia . También se postula que los galenos de
a que el vector principal del dengue, Aedes la época podrían ser conscientes de la dife­
aegypti, se considera actualmente desapare­ rente naturaleza de las arbovirosis, pero que
58cido de la península ibérica . Durante la el dengue prácticamente no era notificado
primera mitad del siglo XX su presencia fue por su baja mortalidad en comparación con
62común en ciudades portuarias como Gibral­ la fiebre amarilla .
tar, Cádiz o Barcelona. Sin embargo, es más
que probable que esta especie haya encon­ Sin embargo, en el año 2004 se capturó
trado importantes barreras climáticas para por primera vez en nuestro país, concreta­
su establecimiento peninsular y su presen­ mente en Sant Cugat del Vallès (Barcelona),
cia fuese debida a continuas reintroduccio­ otra especie de mosquito con la capacidad
nes debido al comercio portuario, pese a de trasmitir dengue y fiebre amarilla, Aedes
63que algunos autores también opinan que su albopictus , a causa de un importante
ausencia es una consecuencia indirecta de aumento de las consultas médicas en la
64las grandes campañas antipalúdicas poste­ zona provocadas por su molesta picadura .
59riores a la Segunda Guerra Mundial . Este mosquito, comúnmente llamado “mos­
Rev Esp Salud Pública 2009, Vol. 83, N.° 2 207 Rubén Bueno Marí et al.
quito tigre”, es originario de las grandes expansión por el continente no ha cesado.
masas selváticas de Asia, donde se le consi­ Más de una decena de países del viejo con­
dera el principal responsable del manteni­ tinente lo han detectado en alguna ocasión
65miento del ciclo selvático del dengue ,y en su territorio, e incluso alguno presenta
ha logrado adaptarse asombrosamente a los actualmente más de dos tercios de su terri­
hábitats urbanos, cambiando sus focos de torio con presencia establecida del mosqui­
cría naturales o primigenios (las oquedades to, como Italia, donde se detectó por prime­
69de árboles inundadas con agua) por micro­ ra vez en el año 1990 , lo cual supone un
hábitats hídricos mucho más comunes en gasto en estrategias de control poblacional
cualquier ciudad, como cubos, macetas, de unos diez-quince millones de euros
70jarrones, bebederos, bidones, neumáticos anuales . En España su distribución se cir­
en desuso, etc, e incluso fuentes ornamenta­ cunscribe fundamentalmente a la provincia
les y pequeñas balsas. Este hecho unido a la de Barcelona y a casos aislados en las pro­
71elevada antropofilia que presenta esta espe­ vincias de Tarragona y Alicante , pese a
cie, ha provocado que en las ciudades euro­ que la ampliación de su distribución en
peas donde ya se ha establecido alcance en nuestro territorio es más que probable que
importancia para la salud a organismos de sea cuestión de tiempo, ya que el aporte de
tradicional implicación sanitaria en las agua debido a diversas acciones antrópicas
urbes, como los roedores, palomas y cuca­ en zonas periurbanas puede permitir supe­
rachas. Las campañas de control poblacio­ rar la deficiencia hídrica a la que la clima­
nal de Ae. albopictus presentan numerosas tología somete a numerosas regiones del
dificultades inherentes a su biología, ya que país.
un elevado porcentaje de los criaderos lar-
varios a controlar se sitúa en las inmedia­ En Europa, a Ae. albopictus únicamente
ciones de propiedades privadas (jardines, se le ha asignado hasta el momento un
patios, balcones, sótanos, etc.) donde única­ papel transmisor activo en el caso de la fila­
72 mente el propietario tiene potestad para rea­ riasis canina en Italia y, tras la declaración
lizar el tratamiento adecuado. Por tanto, la de un brote infeccioso autóctono del virus
73 concienciación e implicación ciudadana Chikungunya en el año 2007 también en
adquiere un rol fundamental en estas cues­ el país transalpino, probablemente también
tiones, y es deber de la Administración tiene un importante rol en la difusión de
Sanitaria estimularla, promoverla y poten­ este arbovirus.
ciarla.
La leishmaniosis es otra enfermedad
También es necesario llevar a la pobla­ cuya declaración tampoco es obligatoria en
ción humana al entendimiento y la reflexión nuestro país, pero es claramente endémica
acerca de su papel en la dispersión del mos­ en toda la Europa mediterránea. A princi­
quito. De hecho se sabe que es el ser huma­ pios del siglo XX ya se sabía de la impor­
no el que ha posibilitado que Ae. albopictus tancia epidemiológica del perro como prin­
74pueda hallarse actualmente en los cinco cipal reservorio de la enfermedad ,
continentes, habiéndose determinado dis­ conociéndose también, posteriormente, la
75 76 77persiones debidas al comercio, mediante la relación de zorros , ratas , gallinas ,
78 79 80 presencia de huevos en neumáticos usados gatos , corderos y hurones en los ciclos
y productos de jardinería asociados al de Leishmania sp. La forma más agresiva
66-67bambú . El transporte accidental de de la enfermedad es la visceral, y por tanto
individuos adultos en vehículos también ha la más preocupante. Esta patología infec­
68sido documentado . En el año 1979 se ciosa se encuentra muy asociada a condi­
detectó por primera vez en Europa, concre­ ciones de inmunosupresión de la población
81tamente en Albania, y desde entonces su humana . El carácter oportunista de Leis-
208 Rev Esp Salud Pública 2009, Vol. 83, N.° 2 ARTRÓPODOS CON INTERÉS VECTORIAL EN LA SALUD PÚBLICA EN ESPAÑA
sean igualmente infectivos para los vecto­hmania infantum, principal protozoo flage­
88 res y/o que estemos menospreciando el lado implicado en la enfermedad en Euro­
papel de otros reservorios de la enferme­pa, queda claramente reflejado en el gran
dad. Sin embargo existe metodología profi­porcentaje de personas que presentan una
láctica efectiva, ya que se ha constatado que coinfección con el virus del sida, llegando
la protección de perros mediante collares incluso a ser el culpable de que la leishma­
impregnados con deltametrina, también niosis ocupe el cuarto lugar entre las enfer­
puede reducir a su vez el riesgo de infec­medades más frecuentes en personas afec­
ción entre la población humana circundante tadas por el virus de la inmunodeficiencia
89 82 al hogar . humana . Además, la tendencia menos
antropofílica de los flebotomos paleárticos,
La importancia epidemiológica de otro respecto a otros de distribución tropical,
flagelado hemotisular, Trypanosoma cruzi, queda suplida en parte por ciclos antropo­
también debe ser investigada. Pese a que nóticos debidos a la transmisión mediante
83 sus ciclos de transmisión están íntimamen­jeringuillas entre personas drogadictas .
te ligados a la presencia de los hemípteros
triatominos vectores, situación que aconte­Por tanto, debe considerarse seriamente
ce en países de Centro y Sur América, la la posibilidad de incluir, tal y como ya suce­
presencia de un potencial vector debe ser de en varios países sudamericanos, a la leis­
tenida en cuenta, según estudios en condi­hmaniosis entre las EDO. Además, el trata­
90 ciones de laboratorio de un modo emer­miento farmacológico del principal
91gente en nuestro país en los últimos años , reservorio, el perro, también debe ser una
Cimex lectularius. A esta coyuntura debe­prioridad, tanto veterinaria como médica,
mos añadir que la enfermedad de Chagas ya que sobre él reposa la mayor parte del
también es emergente en España debido, peso epidemiológico de la enfermedad. No
fundamentalmente, al creciente flujo migra­es del agrado para nadie tener que llegar al
92torio de la población latinoamericana . sacrificio de nuestras mascotas, situación
que ya es de obligado cumplimiento en
Cimex lectularius, también conocida ciertas regiones de países tropicales y sub-
como “chinche de las camas”, es un ectopa­tropicales, y más cuando los tratamientos
rásito hematofágico nocturno que suele contra la enfermedad con antimoniales pen­
hallarse en grietas y hendiduras de colcho­tavalentes, pentamidina o anfotericina, si se
nes, sofás, sillas o armarios, así como en aplican en etapas tempranas de la misma,
moquetas o alfombras. El trasiego de este ofrecen unos óptimos resultados para mejo­
tipo de materiales, cada vez más común, se rar el cuadro clínico y alargar la vida del
84 postula como uno de los elementos causales animal. No obstante, las resistencias ,
85 de colonización más probable en las gran­coste económico, efectos secundarios ,
91des ciudades . frecuentes recaídas y que en ningún caso se
86produce la cura parasitológica completa ,
No obstante, la principal preocupación complican mucho la situación. Diversos
radica en la escasa especificidad frente a la estudios indican que el sacrificio de perros
92 enfermedad de las pruebas serológicas y sintomáticos y el tratamiento de los oligo­
la falta de sensibilidad de los tests parasi­sintomáticos y asintomáticos no afecta sus­
tológicos. Esto convierte las transfusiones tancialmente la prevalencia general de la
87 sanguíneas en una importante vía de trans­enfermedad , si bien disminuye considera­
misión, ya constatada en zonas no endémi­blemente el número de perros que presen­
93cas . De hecho, estudios de seroprevalen­tan síntomas de leishmania. Estos datos nos
cia en bancos de sangre de grandes indican dos posibilidades: puede suceder
ciudades como Madrid, Berlín o Los que los perros sintomáticos y asintomáticos
Rev Esp Salud Pública 2009, Vol. 83, N.° 2 209 Rubén Bueno Marí et al.
Ángeles, revelan unas tasas de seropreva en diversos campos, aún teniendo en cuen­
lencia de 0,8%, 1,1% y 2% respectivamen­ ta las singularidades que toda rama del
te entre los donantes de origen latinoame­ conocimiento, como la entomología, para­
94-96 ricano . sitología, epidemiología, farmacología, quí­
mica analítica y medicina clínica, tiene un
interés evidente en estas enfermedades de
CONCLUSIONES Y PERSPECTIVAS origen vectorial para la obtención de ideas y
trabajos relacionados de la forma más
La capacidad de los artrópodos para armonizada y sinérgica posible. La visión
transmitir agentes patógenos e infecciosos a multidisciplinar enriquece exponencial­
la población humana es sumamente exten­ mente el conocimiento de la enfermedad y,
sa, y probablemente irá aumentando según por ende, sus posibilidades de control. Pero
vaya aumentando el número de estudios en además de este objetivo científico también
este sentido. En cualquier enfermedad vec­ hemos de adquirir y promover un objetivo
torial es necesario adquirir una visión gene­ social, de tanta o más importancia que el
ral o ecosistémica, en la que se englobe a primero. De nada sirven los avances cientí­
todos los posibles protagonistas del ciclo ficos si el canal de comunicación no acaba
así como los factores y relaciones que tie­ en la sociedad. La población debe ser for­
nen lugar. Únicamente este, en ocasiones, mada e informada acerca de las medidas
complejo entramado de datos nos propor­ profilácticas a tomar, de la importancia de
cionará información suficiente para poder sus acciones cotidianas y de su implicación
hallar los puntos claves en los que actuar en la difusión de la enfermedad, etc. Sin
frente a la enfermedad. Sin duda la lucha duda la comunidad científica, de modo
antivectorial, pese a las dificultades intrín­ directo (publicaciones, charlas) o indirecto
secas que presenta, se ha erigido en uno de (legislación) tiene la clave y la responsabi­
los métodos más satisfactorios gracias a sus lidad.
excelentes resultados en importantes come­
tidos, como por ejemplo las grandes campa­
ñas antipalúdicas en Europa a mediados del BIBLIOGRAFÍA
siglo pasado.
1. Giribet G, Edgecombe GD, Wheeler WC. Siste­
mática y filogenia de Artrópodos: Estado de la Por todo lo expuesto, es evidente que
cuestión con énfasis en análisis de datos molecu­cada enfermedad exige una vigilancia dis­ lares. Bol SEA. 1999; 26: 197-212.
tinta. De algunas ya poseemos vectores en
nuestro país, para otras los esfuerzos deben 2. Montgomery BE. Arthropods and ancient man.
Bull Entomol Soc Am. 1959; 5: 68-70. centrarse en detectar rápidamente la posible
llegada de vectores alóctonos, también las
3. Fontaine RE, Najjar AE, Prince, JS. The 1958
hay en las que deben aunarse los empeños Malaria Epidemic in Ethiopia. Am J Trop Med
en torno a una mayor precisión analítica de Hyg. 1961; 10 (6): 795-803.
sangre u órganos donantes, a la profilaxis
4. Cunha RV, Schatzmayr HG, Miagostovich MP, humana y de reservorios, etc. La globaliza­
Barbosa AMA, Paiva FG, Miranda RMO, et al. ción económica, con los sectores mercantil
Dengue epidemic in the State of Rio Grande do
y turístico a la vanguardia, y el emergente Norte, Brazil, in 1997 Trans R Soc Trop Med Hyg.
proceso de cambio climático, pueden crear 1999; 93 (3): 247-249.
también escenarios favorables para la apari­
5. Vasconcelos PFC, Costa ZG, Travassos da Rosa ción, reaparición y/o recrudecimiento de
ES, Luna E, Rodrigues SG, Barros VLRS, et al. diversas enfermedades. Por tanto, y a modo Epidemic of jungle yellow fever in Brazil, 2000:
de conclusión final, debemos tender a Implications of climatic alterations in disease
sumar esfuerzos y congregar a especialistas spread. J Med Virol. 2001; 65 (3): 598-604.
210 Rev Esp Salud Pública 2009, Vol. 83, N.° 2
­

¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.