Iglesias, sectas y pastoral

Publicado por

1 IGLESIAS, SECTAS Y PASTORAL CARLOS ARBOLEDA MORA SECRETARIADO DE ECUMENISMO ARQUIDIOCESIS DE MEDELLIN 2000 2 CONTENIDO INTRODUCCION. 1. LAS GRUPOS RELIGIOSOS EN COLOMBIA. 2. ANALISIS SOCIOLOGICO DE LAS SECTAS. 3. PUNTO DE VISTA TEOLOGICO. 4.PRINCIPALES PUNTOS DOCTRINALES DE LOS PROTESTANTES. 4.1. Iglesias Luteranas. 4.2. Iglesias reformadas. 4.3. Iglesia anglicana. 4.4. Iglesias bautistas. 4.5. Iglesias metodistas. 4.6. Pentacostalismo. 4.7. El adventismo. 4.7. Los mormones. 4.8. Cruzada estudiantil y profesional de Colombia 5. ANOTACIONES PASTORALES. 3 INTRODUCCION La proliferación de los grupos religiosos es un motivo de preocupación pastoral en muchas comunidades parroquiales. El adecuado conocimiento de su esencia y dinámica facilita el tratamiento pastoral de ese problema. Por eso presentamos una síntesis de elementos históricos, sociológicos y teológicos que permitan una mayor comprensión del fenómeno. Más que una elaboración original de tesis, es una recopilación de aportes útiles para nuestra pastoral. Además hay algunas recomendaciones pastorales que se pueden aplicar a la medida de las posibilidades de cada parroquia y de la gravedad de la penetración sectaria. Dios nos ayude en el esfuerzo de mantener nuestras comunidades en unidad de fe, de amor y de esperanza, y de vitalidad de la “nueva evangelización” con más ardor, nuevos métodos y nuevas expresiones. 4 1. LAS GRUPOS RELIGIOSOS EN COLOMBIA.
Publicado el : viernes, 15 de febrero de 2013
Lectura(s) : 86
Número de páginas: 31
Ver más Ver menos
1
IGLESIAS, SECTAS Y PASTORAL
CARLOS ARBOLEDA MORA
SECRETARIADO DE ECUMENISMO
ARQUIDIOCESIS DE MEDELLIN 2000
2
CONTENIDO
INTRODUCCION.
1.
2.
3.
LAS GRUPOS RELIGIOSOS EN COLOMBIA.
ANALISIS SOCIOLOGICO DE LAS SECTAS.
PUNTO DE VISTA TEOLOGICO.
4.PRINCIPALES PUNTOS DOCTRINALES DE LOS PROTESTANTES.
4.1. Iglesias Luteranas.
4.2. Iglesias reformadas.
4.3. Iglesia anglicana.
4.4. Iglesias bautistas.
4.5. Iglesias metodistas.
4.6. Pentacostalismo.
4.7. El adventismo.
4.7. Los mormones.
4.8. Cruzada estudiantil y profesional de Colombia
5. ANOTACIONES PASTORALES.
3
INTRODUCCION
 La proliferación de los grupos religiosos es un motivo de preocupación pastoral en muchas comunidades parroquiales. El adecuado conocimiento de su esencia y dinámica facilita el tratamiento pastoral de ese problema.  Por eso presentamos una síntesis de elementos históricos, sociológicos y
teológicos que permitan una mayor comprensión del fenómeno. Más que una
elaboración original de tesis, es una recopilación de aportes útiles para nuestra pastoral. Además hay algunas recomendaciones pastorales que se pueden aplicar a la medida de las posibilidades de cada parroquia y de la gravedad de
la penetración sectaria.  Dios nos ayude en el esfuerzo de mantener nuestras comunidades en unidad de fe, de amor y de esperanza, y de vitalidad de la “nueva evangelización” con
más ardor, nuevos métodos y nuevas expresiones.
4
1.
LAS GRUPOS RELIGIOSOS EN COLOMBIA.
 La misión protestante comienza tardíamente en América Latina. A fines del siglo XIX y a principio del siglo XX se da la verdadera expansión de sus doctrinas. Una de las causas de su expansión fue el poco influjo de la reforma protestante en España y Portugal. La nueva evangelización de América Latina fue realmente muy católica. En segundo lugar, la misión protestante toma auge en Europa a partir del siglo XVIII, cuando se le coloca un halo de heroísmo y martirio al trabajo de estas tierras. En tercer lugar, el influjo de Estados Unidos,
con sus predicadores, se da a fines del siglo XIX, cuando los misioneros protestantes caen en cuenta de que su respuesta espiritualista puede responder muy bien a gentes deprivadas económicamente y no muy bien
atendidas por la escasez de sacerdotes católicos.
 El protestantismo reaparece en el siglo XIX con el ingreso de soldados ingleses para las guerras de independencia, y la aparición del liberalismo político y social. James Thomson, bautista escocés, establece en 1826, una Sociedad Bíblica colombiana, con el apoyo del general Santander y de inminentes clérigos colombianos (los rectores de San Bartolomé y el Rosario y los dominicos). Esta sociedad duró menos de una década debido a las presiones en su contra de la jerarquía eclesiástica.
 En 1844, llegó el primer pastor a las Islas de San Andrés, P.B. Livingstone. En 1856 llega el pastor Henry B. Pratt, presbiteriano norteamericano, y fue el primer impulsor de esa confesión en nuestro medio, aunque su avance fue esporádico. En 1899 ya está trabajando en Colombia la Sociedad Bíblica Americana distribuyendo copias de la Sagrada Escritura. La Unión Misionera del Evangelio ingresa en 1901 y en 1923, la Alianza cristiana y misionera. El adventismo se nota presente en 1920 en las regiones orientales, y progresa rápidamente.
 En 1936, ingresó la Iglesia Pentecostal Unida. A mediados de siglo ingresa el
“pentecostalismo” bajo la denominación de “Asambleas de Dios”. Tiene como
5
elemento doctrinal principal, el bautismo del Espíritu Santo, que incluye convulsiones, temblores, don de lenguas y hasta “erizarse de cabellos”.
 La mayor oleada de evangelización protestante se da entre 1938 y 1945. La intensificación sistemática y masiva de su proselitismo se da debido al descalabro de sus misiones en Extremo Oriente y a la necesidad de llegar a
evangelizar a los “incrédulos” (Católicos). Esta avalancha se vió favorecida por la unidad lingüística y cultural de estos países, la cercanía de los EE.UU. y sus recursos, y el proceso industrializador en que estaba América Latina. Para vencer la resistencia católica, planearon una continua y sistemática propaganda, y la formación de pequeños núcleos de creyentes en cada ciudad.
 En 1948, se configura la Confederación Evangélica, que reúne presbiterianos, metodistas, congregacionalistas, Iglesia de Cristo y bautistas. Esta confederación tenía al principio, más carácter de autodefensa y supervivencia, que de ecumenismo o evangelización.
 La realidad es que hoy no hay ningún rincón del país donde no estén presentes. Los grupos de mayor presencia son, en su orden: Pentecostales Evangélicos Adventistas
Presbiterianos
Alianza Cristiana
Cruzada Cristiana
Cuadrangulares
Interamericanos Bautistas Luz del Mundo Los grupos no cristianos más sobresalientes son: Testigos de Jehová Gnósticos Mitas de Aarón
6
Mormones
 Sus métodos de proselitismo son: Visitas domiciliarias, distribución de Biblias, propaganda radial y escrita, ataques a la iglesia católica, culto religioso ameno, ayuda social y pecuniaria, reuniones y charlas, estudio bíblico, diálogo y contacto personal, milagros y sanciones, instituciones de servicio.
7
2.
ANALISIS SOCIOLOGICO DE LAS SECTAS
 En las sociedades primitivas no hay diferenciación religiosa. En las sociedades complejas, en cambio, la religión se presenta en formas organizativas diferenciadas.  En un trabajo bastante arduo distinguir las causas de la diferenciación social y religiosa en las diversas sociedades. Pero ciertamente, como dice Yinger:
 “Contamos hoy con un conjunto abundante de pruebas que indican que los
grupos mayoritarios y minoritarios, los niveles de instrucción, las personas de diferentes edades, los hombres y las mujeres, los individuos con distintas tendencias de personalidad -por citar algunos modos cómo se puede dividir una sociedad- muestran con frecuencia inclinaciones religiosas diferentes y se expresan religiosamente de modos diversos”.
 Podemos resumir encinco las causas de diferenciación religiosa: Variaciones en las necesidades e intereses religiosos personales como son las tendencias básicas de la personalidad, las tendencias de frustración o culpabilidad, el nivel de desarrollo intelectual...
Variaciones en los intereses económicos y políticos.
Diferencias de nacionalidad y cultura.
Movilidad social y cambio social. Diferencias derivadas del desarrollo interno del sistema religioso, y respuestas que se dan al conflicto entre exigencias del ideal religioso y
exigencias de los intereses seculares.
 Estas causas explican la multiplicidad de actividades, énfasis doctrinales y la variedad de movimientos y grupos religiosos. El tentativo de clasificación de
las colectividades religiosas tiene su origen en Weber y Troeltsch. Esta tipología consta de dos tipos fundamentales: Iglesia y Secta.
 La secta representa una forma menos institucionalizada de experiencia religiosa, en ella prevalece el carisma con modo de vivir la relación con lo sagrado, y está dirigida por personas no encuadradas en una organización
8
burocrática. Es el profeta el que predica con entusiasmo las implicaciones
existenciales de un mensaje divino.
 La iglesia es la forma más institucionalizada de experiencia religiosa. Prevalece el oficio y no el carisma. Los valores religiosos son administrados por un grupo de “expertos”. Por su origen (análisis de la post-reforma) y su extrema simplificación, esta tipología ha sido juzgada insuficiente, pero es un polo de referencia para otras clasificaciones.
 Nos interesa aquí dar algunas características de las sectas. La importancia de su estudio se hace cada día más grande, pues en la sociedad moderna,
parece que hay una tendencia a la búsqueda de formas sectarias de vivir la religiosidad, sea como escape, o como protesta a una sociedad que se muestra unidimensional, o desorganizada.
 Las características generales y comunes de las sectas son: Se constituyen como periferia cultural. Predican la renuncia o la indiferencia sociales.
Exigen una religiosidad personal. Se aíslan de otras colectividades religiosas. Tienen sospechas religiosas sobre otras sectas.
Forman una comunidad moral de “dignos” o “santos”. Su ministerio no es profesional. Tienen psicología de persecución.
La adhesión es voluntaria o por convicción. Se presta gran atención a los adultos. Hay insistencia en la evangelización y el proselitismo. Gran preocupación por la muerte y la otra vida. Sus criterios de acción son literalmente bíblicos.
Se da gran participación comunitaria. Tienen un culto fervoroso y emotivo. Hay abundancia de servicios religiosos.
Gran espontaneidad en el culto. Su administración se reduce a lo necesario.
9
Usan Himnos populares.
Hay prácticas religiosas domésticas. Tienden a mantener las fronteras del grupo y la pureza de la creencia y la práctica expulsando a los “indignos”. Tienden a ser totalitarias (aunque no necesariamente autoritarias) buscando el control de las actividades de sus miembros.
 Estas características son generales, ya que cada secta adquiere su propia fisonomía a medida que se institucionaliza más tendiendo hacia el tipo denominación o iglesia; a medida que adquiere el carácter de religión nacional, o cuando va adquiriendo organización burocrática. De todos modos, hace
falta este esquema racional para tratar de estudiarlas, pues son tantas que
mirarlas individualmente sería tarea infinita.
 Otra clasificación también útil es la realizada con criterios eclesiológicos y sacramentales: 1. Iglesia católica con características propias 2. Iglesias Episcopales: anglicanismo, episcopalismo, luteranos, cristianos orientales y “viejos católicos”. 3. Grupos presbiterianos, que rechazan el episcopado y sostienen que los ancianos son los que administran los sacramentos. 4. Iglesias congregacionalistas e independientes: cada fiel tiene derecho a administrar los sacramentos y la autoridad cuando ha sido elegido para ello
(bautistas, congregacionalistas, hermanos). 5. Iglesias no sacramentales: rechazan todo sacramento (ejército de salvación, mormones, cuáqueros).  Pasemos ahora a otra cuestión muy importante. ¿Por qué las personas se adhieren a las sectas? Es necesario un enfoque interdisciplinar para
comprender la adhesión a las sectas religiosas.
10
La psicología.
 La psicología nos dice que parece existir una “personalidad sectaria”, caracterizada por la inestabilidad e incapacidad de integrarse a una institución fija. Estas personas estarían buscando continuamente nuevas formas de vivir y experiencias en distintos grupos siempre con actitudes críticas o de resentimiento frente a todo lo establecido.  Hay también personalidades crédulas y sugestionables emotivamente que fácilmente se dejan llevar por un estímulo más fuerte que él que tienen en el
momento actual. Por eso con facilidad siguen los llamados de un proselitismo
religioso sectario.  Las sectas, además, responden a las aspiraciones personales y las tendencias básicas de la personalidad, aportando el clima para un desarrollo de
los intereses o una salida a las frustraciones del individuo. Una persona escrupulosa y perfeccionista encuentra un ambiente ideal en el metodismo o en el rearme moral; una persona solitaria y decepcionada encontrará en las sectas comunitarias un apoyo psicológico extraordinario.  Un sujeto o juridicista y puritano tendrá en los mormones la satisfacción de sus tendencias, así como un pseudo intelectual encontrará en las sectas esotéricas y místicas la manera de deslumbrar a sus oyentes.
Psicología social.
 Los estudios de psicología social han mostrado que las sectas tienen una función de compensación en las sociedades que están desorganizadas. Las
poblaciones de inmigración (sea externa o interna) que sufren choque cultural,
y por tanto “anomia”, son receptoras positivas de las sectas. Cuando se da la anomia se pierde el marco cultural-axiológico de referencia y el apoyo comunitario. La respuesta del individuo puede ser la rebelión, la evasión o el conformismo. Esto se puede verificar fácilmente en los sectores periféricos en las grandes ciudades. Las sectas en estos casos brindan el ambiente de grupo primario: la secta crea solidaridad alrededor de un credo popular y consolador.
11
La función de las sectas será acoger, brindar solidaridad y servir de protesta pasiva contra la situación social irregular.
 Gentes desheredadas de la fortuna, para liberarse de la sociedad en que
viven, se acogen como remedio a la catástrofe final, a la venida inminente de Cristo y el juicio final (sectas adventistas, testigos de Jehová). Otros miserables se resignarán en el metodismo Wesleyano, aceptando las cosas como están, aceptando las autoridades y reemplazando su miseria por el fervor piadoso. Otros tal vez serán parte de grupos revolucionarios, o se dedicarán a la delincuencia. Una gran mayoría, sin embargo, va adaptándose en forma creativa, siempre y cuando haya apoyo externo, para estabilizarse en esa
nueva sociedad.
Sociología religiosa.
 La sociología religiosa aportará además otros elementos: la tipología de las sectas y la comprensión de la religiosidad popular. La tipología de las sectas nos indica que algunas son dogmáticas y atraen a personas que se basan en
su vida religiosa en la doctrina más que en la práctica; otras son prácticas más que doctrinales. Algunas son agresivas, otras pasivas y resignadas. Algunas conversionistas con proselitismo universal, otras revolucionarias. Las hay
introspectivas, gnósticas, y cada una, según sus características, llama la atención a determinadas personas en la conjugación de ambiente social y personalidad.
 La comprensión de la religiosidad popular es también importante pues hemos
descubierto que es un lenguaje, o mejor, un sistema de lenguaje religioso propio de toda una categoría de personas que encuentran en él el sentido trascendente de sus vidas. Hay una distancia entre el lenguaje de la Religiosidad popular y el lenguaje oficial de la Iglesia, pero si ésta en lugar de purificarlo y fortalecerlo, lo descuida y rechaza, esas personas encontrarán en
las sectas quien les dé el sentido que buscan y no encontraron en la Iglesia católica.
¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.