La ira aumenta el riesgo de padecer un infarto

De
Publicado por

El enojo es puede ser causante de un infarte. Investigaciones recientes han demostrado que cuando ocurre un coraje, las catecolaminas liberadas en la sangre se adhieren a las venas causando insuficiencia sanguínea al corazón.

Publicado el : martes, 10 de abril de 2012
Lectura(s) : 61
Etiquetas :
Número de páginas: 1
Ver más Ver menos
La ira aumenta el riesgo de padecer un infarto
Ante el enojo, las catecolaminas liberadas en la sangre se adhieren a las venas causando
insuficiencia sanguínea al corazón.
La ira y la hostilidad son factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, por ser
emociones que al generar cambios metabólicos pueden producir un infarto, alertó la especialista de
la UNAM, Dolores Mercado Corona.
Explicó que las sustancias denominadas catecolaminas son neurotransmisores liberados en la sangre
en momentos de exaltación y enojo, las cuales se adhieren a las venas ocasionando insuficiencia
sanguínea al corazón, lo que puede provocar un infarto.
La ira y la hostilidad son trastornos negativos que si se manifiestan con frecuencia y rigor, la
reacción fisiológica dañará las arterias y el bienestar social, advirtió la experta.
La ira, expuso en un comunicado, es una respuesta emocional derivada de una frustración u
obstáculo que se interpone en el logro de determinados objetivos o de una apreciación de injusticia.
Para analizar lo que sucede cuando una persona se enoja, la especialista desarrolló reactivos para
integrar el Cuestionario de ira y hostilidad, instrumento de medición específico para la población
mexicana.
Si en la prueba se detecta que un individuo obtiene un puntaje alto, éste puede ser candidato a un
tratamiento psicológico, explicó Mercado Corona, quien señaló que el cuestionario puede ser útil en
la medicina conductual.
“Este trabajo lo iniciamos hace 11 años con el objetivo, entre otros, de auxiliar a quienes tienen
algún factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares. Este instrumento de
medición permite ayudar a las personas a regular la aparición, duración e intensidad”, comentó.
La experta lamentó que en materia de psicoterapia no exista un método eficiente y seguro para
controlar esos trastornos, pues son problemas difíciles de resolver.
A su parecer, es necesaria una interacción con el paciente en la que éste debe cambiar pensamientos,
creencias y actitudes que dificulten el manejo de la ira.
Pese a ser una emoción negativa al ser intensa y frecuente, Mercado opinó que en ciertos momentos
la ira puede ser positiva, pues ayuda a sobrevivir.
¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.

Difunda esta publicación

También le puede gustar