Los retratos imperiales romanos del cortijo de Alcurrucén (Pedro Abad, Córdoba): ¿Testimonios de un grupo estatuario julioclaudio?

De
Publicado por

Grupo de Investigación HUM-236 http://www.arqueocordoba.com AAC 13- 14, Cbrdoba 2002-2003, pp. 1 19- 145 LOS RETRATOS IMPERIALES ROMANOS DELCORTIJO DE ALCURRUCÉN (PEDRO ABAD, C~RDOBA): ;TESTIMONIOS DE UN GRUPO ESTATUTARIO JULIOCLAUDIO?~ Resumen Se estudian acliii, de maiiera coii~uiita, las esculturas romanas halladas hace varias décadas en cl cortijo de Alciirrucén (Pedro Abad, Cordoha). Eiitre ellas se ericuentran tres retratos imperiales que, por coinpartir procedeiicia y, sobre todo, por poseer una croiiologia seniqjante -entre tiberiaria tardía y claudia teiiiprana- tal vez hubiesen constituido iin grupo estatiiario julioclaLidio erigido en la aiitigua S(~cili. Der vcirliegeride Artikel iintersucht die Griippe r6mischer Skulptiiren. die vor eiiiigen Jahrzelinten im cortijo de Alciirrucen (Pedro Abad, Cordoba) gefiinden wurde. Zu diesen Skulptiiren zalilen drei Kaiserportrats. die aufgrund ihi-er HerkunA iind vor allern wegen ilirer Zeitstelliing (alle datieren in spattibei-ische-Sriihclaudisclie Zeit) in6glicherweise eine iiilisch-claiidisclie Staiiiengriippe bildeteii, die einst in der antiken Stadt Strcili aufgestellt war. ' 1-\te ir3h:ijo tlcii\;i (Icl prilyccto (le iii\c\tig.icii~ti Kia I'il:ir Lchn (Iio) cii la Un[\ ci\id.id P:ihlo de Ola\idc dc Sc\illn), qiiicri Ii;i zidi) ) \cr:i iiciri[>re nuchirn iii:ie\tr;i POI ullinio. :i nuci1r.i oinipii C';ii-incn bluick\. clcl Iii.;iitiii» dc Arqucolo~_ia dc la Uiii\crsia).
Publicado el : miércoles, 01 de enero de 2003
Lectura(s) : 29
Etiquetas :
Fuente : Helvia.uco.es
Licencia: Más información
Atribución, no uso comercial, sin cambios
Número de páginas: 28
Ver más Ver menos
AAC 13 -14, pp. 19 -145 LOS RETRATOS IMPERIALES ROMANOS DELCORTIJO DE ( PEDRO ABAD , ;T E ST I M O N I OS DE UN GRUPO
Resumen Se estudian de las esculturas halladas hace varias décadas en cortijo de Abad, ellas se ericuentran tres retratos imperiales por procedeiicia y, sobre todo, por poseer una -entre tiberiaria tardía y tal vez hubiesen constituido grupo erigido en la aiitigua
die Jahrzelinten cortijo de (Pedro Abad, Cordoba) Skulptiiren drei Kaiserportrats. die ihi er datieren in die der
1 0 0 2 el
la
la a la la la
die vor diesen vor eine
la
E l (o de explotación agropecuaria dos a l Noroeste de la localidad de Pedro A b a d a la del G u a d a l q u i v i r desde siglos el solar dc 157 de la por y el Esta de . y. se sobre circuiidaiitc, el N o r t e y al y el de la unia ( M al Pese despertado a l o largo y su es todavía i n u y parco. se debe. a e l p o d i d o a de c a m p o carácter en dc D e este i d e n t i d a d d e l cori p o r l o s o d e y eii la o en se sigue la la o la r e l a c i ó n de t e r r i t o r i o . Taii sólo l a entidad considerable. ( P O N S I C H . 00 s.. 203, alude a la que
N o obstante, d e l predio de procede de la m a y o r i a los cuales fue a conocer p o r A . Vicent durante el celebrado en e i i 1069 ( V I C E N T , 784 los p o r Vicent, directora entonces d e l M u s e o P r o v i n c i a l de Córdoba, varias eii t o r n o a aquellas o posible
concretar su procedencia'. Se trata, concreto. de i i n togado. iiii de vestida con túnica y y tres retratos dos y con o imperiales. Salvo las cabezas conservada como cn colección de los testimonios a de los años del siglo pasado al Museo cordobés. cuyos Conocidas por hace más de tres décadas, las de a ser de y ello a pesar del interés prescntnn. les dedicaremos d e a los retratos -, a de intentar avanzar en e interpretación y. con ello, e11 y de a la espera de iiii cercano en
La de las dos cabezas halladas el de Alcurrucén está realizada en blanco de y cristalino, vetas y 0.37 in de total (0.23 m el rostro). Posee, inayor el Tiene rotas la punta de la nariz y mostrando en el y la y en ese del cuello. fina de recorre todo el lado cráneo. La parte de se desgastada. asunto sobre el volvereinos El b r i l l o presenta toda la de la pieza se deba a su con Se conserva en domicilio particular cordobés s . Hasta la las únicas noticias qiie se sobre este retrato eran las que A. M " Vicent proporcionó hace inás de treinta años (VICENT, 1970: 79 14, a -b)' . La cabeza
q i i c
por q i i c (2000: s.. nota 21
con
por
qiic
c i i l a
c i i
si sido
LOS RETRATOS IMPERIALES ROMANOSDEL CORTIJO DE
Láminas l a y Cabeza-retrato dc
de
P e d r o B e r g i l l o s
..
se halla levemente inclinada hacia la derecha y fue realizada para insertarse en su día en una estatua, como evidencia el del cuello. El cráneo se ensancha claramente a la altura de los temporales. El personaje, ya de cierta edad aunque sin llegar aún a ser un anciano, tiene la frente alta y recta, surcada casi en su centro por una fina arruga apenas perceptible. Los ojos son grandes y presentan párpados y lacrimales marcados, la nariz es recia, con caballete, la boca de labios finos y apretados, la barbilla carnosa y saliente. Dos pliegues parten de las aletas de la nariz y surcan la mejillas hasta llegar a la altura del labio superior. De las comisuras de la boca surgen otras dos arrugas más cortas. En el cuello se reflejan la nuez y la muscula-tura, aunque sutilmente. También aquí se han realizado dos finas incisiones paralelas. La interpretación que Vicent hizo en su día de esta cabeza de como retrato del emperador Tiberio (VICENT, 1970: 791) resulta correcta a tenor de los rasgos fisiognómicos descritos. Pero también la ordenación del cabello concuerda con la que muestran algunas de las imágenes en bulto redondo del sucesor de Augusto' " . En efecto,
Para la de de Tiberio, por los trabajos de K. Fittschen, P. Zanker (1985: n o s 10 -14) y D. Boschung (1993: 5 6
el flequillo está compuesto por una serie de cortos mechones, todos ellos de longitud similar y suavemente ondulados, forman en la frente una línea casi horizontal. inente en su centro se destaca un motivo de horquilla. A partir de ésta se disponen, a cada lado, tres mechones cuyas puntas se dirigen hacia el exterior del rostro. De esa terna de mechones el más retirado en relación a la horquilla central constituye, en cada caso, el brazo interno de una pequeña pinza. En cuanto al externo de cada una de esas pinzas, está constituido por el primero de un conjunto de 3 ó 4 inechones orientados hacia el interior de la cara. Por consiguiente, en la frente se reproduce un simétrico de horquilla central y sendas pinzas laterales. Junto a las sienes y en los temporales el pelo es largo y presenta mayor movimiento que en la frente. En la sien izquierda los mechones han sido traídos al hacia delante. Junto a la sien derecha la disposición de los cabellos es distinta. se observan claramente dos registros de inechones superpuestos. Los del registro superior son largos y gruesos y dirigen sus puntas hacia la frente de manera paralela, los del inferior, en cambio, son consi-derablemente más cortos y finos y su orientación es la contraria. A diferencia también de lo que sucede en el lado izquierdo de la cabeza, la patilla derecha parece haber sido únicamen-te esbozada. la atención, por último, que en la zona de la nuca la superficie presente un aspecto erosionado, o más bien picado, como si en época antigua hubiese querido borrarse intencionadamente el cabello con vistas a la reelaboración del retrato y este hecho no se hubiera llevado finalmente a cabo. Sea como en función del modelo de peinado reproducido en frente y sienes, puede afirmarse que esta cabeza de Tiberio constituye una réplica del denominado tipo (HERTEL, 1982: 279 BOSCHUNG, 58, esquema 34 Le), pues el mismo se caracteriza por presentar un motivo de horquilla en el centro del flequillo y una pinza en cada uno de los extremos de la frente. Además, el cabello forma en ésta una línea casi recta debido a que todos los mechones poseen prácticamente la misma longitud 58). No obstante, en el caso de la pieza cordobesa las pinzas laterales aparecen próximas a la horquilla y, por consiguiente, no junto a los ángulos de la frente, sino algo más al de lo que es habitual en los retratos pertenecientes al tipo " Chiurumonti " . Por ese motivo, de todas las cabezas adscritas al tipo citado la que mayores concomitancias mantiene con la de Pedro Abad es, sin duda, la procedente de (Jesi, Italia) 2), fechada bien en época tiberiana tardía (FITTSCHEN, ZANKER, 1985: 14 y nota o ya en época (ROSE, 1997: 81, Cat. 1, Iám. 56). Esta cabeza de Tiberio fue hallada a finales del siglo junto a sendos retratos de Augusto y y a otros notables restos escultóricos (ROSE, 1997: 1, Cat. 1, Iáms. 55 -57; BOSCHUNG, 2002: 136 s., n o s 60.1 -60.1 1). Las semejanzas entre la testa italiana y la hispana no se limitan a la disposición del peinado, sino que se perciben también en la estructura general del rostro y en el tratamiento de los ojos y de su entorno. No obstante, a diferencia del retrato de el de muestra a un Tiberio de aspecto algo más joven.
LOS
ROMANOS DEL
Lámina 2: Cabeza-retrato de Tiberio de Aesis (Jesi, Italia). a partir de C. B. Rose (1997).
...
Con respecto a la cronología de la pieza cordobesa, debe tenerse en cuenta en primer lugar que el tipo aunque creado ya en época tardoaugustea, se utilizó sobre todo durante el principado de Tiberio, pero en un importante de retratos póstumos de dicho emperador, elaborados en época o (BOSCHUNG, 58). Buena prueba de ello son la ya citada testa de Aesis o las que coronan las estatuas descubiertas en el teatro de (Cerveteri, Italia) (FUCHS, y  1989: 58 27 -32; ROSE, 1997: 83 Cat. 71 -72; BOSCHUNG, 2002: 85 s., n o Iáms. 70.1 y 71.1) y en el " foro viejo " de (Lebda, Libia) (ROSE, 1997: 184 s., Cat. 233; BOSCHUNG 2002: 10, n o 1.14, así la localizada en las proximidades del foro de Tarragona (KOPPEL, 2000: 8 1 Iáms. 1 -4). En segundo término, el comentado paralelismo con la cabeza de Aesis nos conduce a fechar el retrato de Tiberio de Alcurrucén hacia los años 35-40 esto es, en los Últimos instantes del gobierno del propio Tiberio o ya durante el breve principado de La manera de representar el cabello, la labra cuidada de cejas, párpados, y de la región labio-nasal, así como el aspecto bien acabado y pulido del rostro son importantes
detalles estilísticos que apoyarían esta datacióii. de a l u d i r a la elevada calidad de la obra. N o obstante, e l peinado en la parte de la cabeza podría a l g o posterior, en caso, iría inás allá de de epoca
E l retrato se conserva en el M u s e o y de Córdoba ' y presenta mayores probleinas eri cuanto a ideiitificacióii anterior. Está realizado en y tiene una de m. desde el hasta la línea de rotura sobre el izqiiiei do). p o r l o que presenta i i n forriiato claramente superior a l natural, siendo adeiiiás a l g o i n a y o r qiie e l de Tiberio. H a perdido toda la y la del cráiieo, que tratarse de restauración en pieza distinta, al resto de la cabeza rnediarite perno fracturada la nariz y presenta roturas y de diversa consideración en labios y barbilla. girada hacia la derecha, representa a personaje j o v e n facciones tienden a la idealización. Muestra cejas grandes, a l g o y hundidos en las cuencas. boca c o n las b i e n inarcadas y rostro triangiilar. E n e l se han reproducido la directa del i n o v i i n i e n t o comentado- y la D e l peinado poco es l o en la actualidad puede decirse, p o r cuanto casi toda la parte correspoiidiente a la frente y a superior del cráneo ha desaparecido. N o obstante, en l a j u n t o a l y a en los laterales la cabeza -sobre en izquierdo, coriservado -se perciben l o s cortos inechones del cabello de ordenados en hileras superpuestas o capas y trabajados a bisel señalado recientemente P. L e ó n (2001 :   suelen caracterizar a las obras realizadas entre las épocas tardía y c l a i i d i a L a cronología propuesta p o r L e ó n nos parece atinada, pues n o los detalles estilísticos aludidos, s i n o también e l (buen) mode -lado del rostro y el otorgado al al período entre finales de los 3 0 y p r i n c i p i o s de l o s 4 0 d e l s i g l o
3
N " SO)
en
iodo.
qiic con qiic iio con qiic A. M "
a l
LOS RETRATOSIMPERIALES ROMANOS DEL CORTIJO D E
Láminas 3a y 3b: Cabeza -retrato masculina procedente de Alcurrucen
Augusto?). Foto:
...
A. Garriguet.
Si la datación mas o precisa de la cabeza a partir de su análisis no constituye, por tanto, gran problema, una situación totalmente diferente se plantea, en cambio, a la hora de intentar identificar al personaje retratado en ella. La absoluta pérdida de los cabellos que componían el flequillo y los diversos destrozos sufridos por el rostro son las principales causas de ello. Puede afirmarse al menos que las dimensiones de la pieza, como la expresión un tanto grave y reflexiva del individuo y, sobre todo, el " aire " de pertenencia a la familia de Augusto que se desprende de la forma de ojos y boca, hablan a favor de su consideración como representación imperial, y no privada. Pero es a partir de cuando surgen las enormes dudas acerca de su identidad concreta, dudas que en la actualidad, como comprobaremos, resulta muy difícil despejar. La mencionada evocación de Augusto a A. M Vicent (1970: 790; 1989: 37) a sostener que esta cabeza constituyó muy probablemente una imagen (se entiende que póstuma) del fundador del Principado. En contra del planteamiento de Vicent podría aducirse, sin embargo, que ni los rasgos fisiognómicos, ni tampoco la manera de disponerse el pelo (allí donde todavía éste es visible) del retrato de Pedro Abad parecen encontrar a vista correspondencia exacta entre las numerosas representaciones de Augusto conocidas
hasta el nioinento (BOSCHUNG, No extraiia por consiguiente León (200 : 286 S .), de niaiiera cauta, haya optado por interpretarlo retrato de iin príncipe concretar bien, descartarse por coinpleto la propuesta de Vicent? De ser así cual no por las razones espoiidremos abajo -. habría preguntarse a qué príiicipe de la dinastía representó esta cabeza de Considerando el estado de conservación del retrato partir de la de de identilicación del niismo ha de basarse, forzosamente. cruce entre la iconográfica y cronológica einaiia de la propia pieza. Así, ha de tenerse en por lado, la apariencia joven -pero en absoluto juvenil (en el sentido de adolescente) -del a pesar del componente de de siis facciones, no parece iina edad a los 25 -30 años; por otro, la datación de la cabeza entre los finales del de Tiberio y los inicios del de Claiidio. Lo primero nos conduce a descartar a iiidividuos de la edad infantil, durante la e al de su adulta. Combinando este dato la datación de la cabeza la nóinina de candidatos se reduce de manera considera -ble. En efecto, en función de las fechas mencionadas y de la edad del individuo sólo podríanios estar ante iina efigie de de los de este (especialmente el que alcanzó y relevancia, Calígiila) o Claudio. De acuerdo con los nombres propuestos, antes de decantarnos por iina ti otra opción es hacer iina serie de reflexiones. Un retrato de pudo se erigido tanto a finales de época tiberiaiia el gobierno de o a coiiiienzos del principado de Claiidio, ya Augusto (o Divo Augusto) siempre papel en la tra la gran cantidad de retratos del se conservado (BOSCHUNG, En cainbio. por las circunstancias políticas parece probable Germánico -al sus Iiijos Nerón y Druso -hubiera recibido de estas caracteristicas tras la llegada al trono del tercero de Iiijos, o bien cuando Claudio, su recibió el poder imperial, y no en los del gobierno de Tiberio 59). De ya adulto no parece se elaborasen imágenes antes de su reinado, y de su asesinato (BOSCHUNG. 67; ROSE, 1997: 66). Finalmente, relación a Claiidio seria posible datar iina representación en los aiios 30 si bien la de ellas se feclia en la y media ya 70; ROSE, 70). Hechas estas consideraciones, debemos volver brevemente a los aspectos iconográficos de la cabeza de Con anterioridad aludido a las diticultades para aceptar la posible identificación de este retrato con derivadas taiito de la del peinado a lados del de los rasgos reprodiicidos. No debe olvidarse, sin que tales discrepancias podrían explicarse en gran inedida
por el formato claramente mayor que el natural de la pieza y por su realización Pero a ello debe añadirse que entre las representaciones póstumas de Augus-to e s t o es, ya como tal vez encontrarse, en contra de lo que parecía, un paralelo cercano para la cabeza de Alcurrucén en función de su semblante y de la estructura general del rostro. Nos referimos a la testa que remata la estatua hallada en el teatro de (Francia) 4), fechada precisamente entre época y claudia temprana 14 s., 70; 2002: 84 s., 23.1, Por otro lado, la identificación de la presente cabeza con Germánico contaría con importante argumento iconográfico a favor: a saber, que la ordenación del cabello junto a las sienes y en los temporales se asemeja a la que habitualmente los retratos póstumos de dicho príncipe'?.Sin embargo, ni la forma ni el grosor de los labios, ni tampoco el aspecto apenas saliente del mentón concuerdan con la fisonomía que conocemos de Germánico, lo cual concede escasas posibilidades a esta segunda opción. Con respecto a y Claudio, cuando tampoco el peinado de difiere mucho del que se observa en la cabeza de Alcurrucén, las divergencias son aun más importantes que en el caso de Germánico. Así, el rostro de los retratos de Calígula lo de sus dos hermanos mayores, Nerón y Druso -es considerablemente más delga -do, menos recio, y su apariencia es todavía más Claudio, por el contrario, suele ser representado con huellas de una edad bastante más avanzada. Asimismo, sus ojos son mucho inás estrechos y más hundidos, mientras que sus cejas se hallan arqueadas " . En definitiva, de las posibles identidades que planteado más arriba la que dispo -ne a nuestro juicio de argumentos sólidos y convincentes (aunque no decisivos) es la primera, es decir, la de Augusto Un último aspecto de interés relativo a este retrato que no debe pasarse por alto es su notable calidad, evidenciada hoy día fundamentalmente a través del modelado de las fac -  ciones y del cuello. Ello ha llevado a suponer que salió " de un provincial "  2001 : 287). No obstante lo dicho, su ejecución no alcanza el nivel cualitativo que posee la cabeza de Tiberio.
Por ejemplo. la de una de (Italia). eii Museo Louvrc (KERSAUSON, 140 s., 64) o la de la de ( J O H A N S E N , 130 53). En acerca dc N a 37 -Nc 3Y) y Para los reiraios de de D. 1982) y 67 s., Ta 51). Sobre las Claiidio, por ejemplo 15) y 70 s., esqueinas Va 56 -Vc
¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.