Cette publication est uniquement disponible à l'achat
Compar a : 6,99 €

Mediante descarga

Formato(s) : EPUB

sin DRM

Compartir esta publicación

También le puede gustar

Muchos matrimonios

de gallo-nero-ediciones

El eclipse de Yukio Mishima

de gallo-nero-ediciones

Iniciación de un hombre: 1917

de gallo-nero-ediciones

siguiente
Las historias velocípedas locas del famoso Alfred Jarry

A más de cien años de su muerte aparece la silueta de Alfred Jarry, ávido de ejercicio físico y de nuevas sensaciones. La bicicleta, así como la absenta o el revolver, es una continuación natural de la máscara de Ubú que Jarry llevó toda su vida.
¿Acaso no dormía junto a su esqueleto externo, la Clement Luxe 96, mítica bicicleta que nunca llegó a pagar?

Ubú en bicicleta
recoge los escritos velocípedos de Jarry, veremos a Jesús en derrapada en el Gólgota, Ixión atado a su rueda por la eternidad, el acróbata de la Vuelta de la Muerte, una quíntupla lanzada detrás de un tren de Paris a la Siberia, unos ciclistas borrachos y dopados con el Perpetuetal Food…

Tantas historias absurdas como divertidas que representan perfectamente la obra de Jarry

SOBRE EL AUTOR

Alfred Jarry (1873-1907) fue un escritor excéntrico hasta el escándalo. Mientras Europa celebraba los fastos de la belle époque, el teatro grotesco de Jarry denunciaba la hipocresía, la absurdidad y la violencia que estaban detrás de las buenas maneras de la sociedad burguesa, de la que fue un crítico hilarante y cruel. Su experimento teatral y literario culmina en la invención de una nueva ciencia: la patafísica, una ciencia burlesca quese propone estudiar las leyes que regulan las excepciones. Su obra teatral más conocida es Ubú Rey escrito en 1896, a la que seguirá en 1900 Ubú encadenado, ambas son feroces parodias del poder a través de la deformación grotesca.

EXTRACTO

Del mismo modo que aprendemos que las figuras geométricas, si prolongamos sus líneas hacia el exterior, construyen otras figuras de propiedades similares y de mayores dimensiones, el hombre ha tardado bastante en darse cuenta de que sus músculos podían mover, por presión y no ya por tracción, un esqueleto exterior a sí mismo y locomotor preferible, ya que no necesita la evolución de siglos para transformarse según la dirección del plus de fuerza utilizada. Los Rosny ya llamaron al ciclo un nuevo órgano; es sobre todo una prolongación mineral de nuestro sistema óseo, y casi indefinidamente perfectible por tener su origen en la geometría.