Catalejos

De
Publicado por

Catalejos Fernando Cerceau © F.C.?. 2 Catalejos 3 Título: Catalejos Autor: Fernando Cerceau Primera edición: 500 Depósito Legal: If04120088001591 ISBN: 978-980-12-3165-3 Diseño de portada: Jorge Magmar Diagramación: Jorge MagmarEdición: Fernando Cerceau 4 Dedicado a los tristes sucesos de marzo de Buenos Aires de América: Guille, eres Jaco Jaco, eres Fede Fede, eres yo cadena de esperanzas, ¡Vaya oxímoron! esperanza de cadenas, ¡Noromíxo, será peor! Así están las cosas todo tiempo pasado fue peor todo tiempo futuro será mejor nuestro tiempo es peor cadenas de esperanza, ¿Noromíxo, será mejor? Valencia, 30 de marzo de 2008 5 6 Una parte de los sueños 7 8 I Anoche, después de abandonarte, despierto y tu dormida dejé que otro te amara en mi sueño y tú despierta mirándome sin comprender, sin sentir nada y yo cubierto con la sábana mojada de lágrimas sin dueño. Pero fuiste amada unos segundos, esos que son horas en el sueño profundo; te abandoné en espacios más lentos y cotidianos, me fui al jardín de la locura donde un día es un segundo pero nunca me separé de tus manos estaban sobre las mías, en otro mundo. 9 II ¿Ves? como lo habíamos imaginado.
Publicado el : lunes, 09 de abril de 2012
Lectura(s) : 80
Número de páginas: 72
Ver más Ver menos
Cette publication est accessible gratuitement
Catalejos Fernando Cerceau © F.C. ?. 2 Catalejos 3 Título: Catalejos Autor: Fernando Cerceau Primera edición: 500 Depósito Legal: If04120088001591 ISBN: 978-980-12-3165-3 Diseño de portada: Jorge Magmar Diagramación: Jorge Magmar Edición: Fernando Cerceau 4 Dedicado a los tristes sucesos de marzo de Buenos Aires de América: Guille, eres Jaco Jaco, eres Fede Fede, eres yo cadena de esperanzas, ¡Vaya oxímoron! esperanza de cadenas, ¡Noromíxo, será peor! Así están las cosas todo tiempo pasado fue peor todo tiempo futuro será mejor nuestro tiempo es peor cadenas de esperanza, ¿Noromíxo, será mejor? Valencia, 30 de marzo de 2008 5 6 Una parte de los sueños 7 8 I Anoche, después de abandonarte, despierto y tu dormida dejé que otro te amara en mi sueño y tú despierta mirándome sin comprender, sin sentir nada y yo cubierto con la sábana mojada de lágrimas sin dueño. Pero fuiste amada unos segundos, esos que son horas en el sueño profundo; te abandoné en espacios más lentos y cotidianos, me fui al jardín de la locura donde un día es un segundo pero nunca me separé de tus manos estaban sobre las mías, en otro mundo. 9 II ¿Ves? como lo habíamos imaginado. Por el camino de las utopías es que van rodando, al son, incansables, los amores cansados de alegrías. Por las vías de trenes ingleses anchos e indecentes, envejecidos van, sin prisa, dos amantes franceses. Anuncios de fiestas y malabares, griteríos rieles brillantes sostienen los misterios gestas de viajeros; van y vienen los soldados que cuidan los cementerios allá en la sombra, horas ajustadas al reloj del andén, inmóviles reloj estancado que impide mirar la sombría secuencia, un tren sin ventanas; sueño estancado. ¿Lo ves? ¿Lo ves todo, amor mío? 10
¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.

Difunda esta publicación