¿Y por qué no quedarse en Laraos?

De

El Instituto Francés de Estudios Andinos es un organismo de investigación cientifica en cooperación. Es asi que los resultados que nos presenta Anne- Marie Brougère se inscriben en el marco de un proyecto de investigación, conducido conjuntamente con la Universidad Nacional Agraria La Molina entre 1983 y 1986, sobre el estudio de las politicas agrarias de cuatro comunidades del valle del Río Cañete ubicadas en alturas diferentes, desde el nivel del mar hasta 3600 m. Este proyecto multidisciplinario abarcaba temas variados como el análisis de politicas y sistemas agrarios, movimientos sociales, e involucró a diversos especialistas en economía, agronomía, sociología y nutrición. Pretendía analizar las transformaciones agrarias del Perú bajo los efectos conjugados de las políticas conducidas por los sucesivos gobiernos durante las dos últimas décadas, y por las tendencias profundas de la sociedad peruana. Sabemos que ésta se encuentra marcada por una fuerte tasa de crecimiento demográfico, un proceso acelerado de urbanización y una aperturageneralizada hacia el mercado. El libro de Anne-Marie Brougère nos presenta, en estas condiciones, el preocupante problema del éxodo rural en un valle de la costa peruana: anali­za los factores que lo provocan así como sus consecuencias en la vida de los pueblos andinos


Publicado el : lunes, 27 de abril de 2015
Lectura(s) : 0
Licencia: Todos los derechos reservados
EAN13 : 9782821845046
Número de páginas: 202
Ver más Ver menos
Cette publication est uniquement disponible à l'achat
Portada

¿Y por qué no quedarse en Laraos?

Migración y retorno en una comunidad altoandina

Anne-Marie Brougère
  • Editor: Institut français d’études andines, Instituto Andino de Estudios en Población y Desarrollo - INANDEP
  • Año de edición: 1992
  • Publicación en OpenEdition Books: 27 avril 2015
  • Colección: Travaux de l’IFÉA
  • ISBN electrónico: 9782821845046

OpenEdition Books

http://books.openedition.org

Edición impresa
  • ISBN: 9788489302082
  • Número de páginas: 202
 
Referencia electrónica

BROUGÈRE, Anne-Marie. ¿Y por qué no quedarse en Laraos? Migración y retorno en una comunidad altoandina. Nueva edición [en línea]. Lima: Institut français d’études andines, 1992 (generado el 04 agosto 2016). Disponible en Internet: <http://books.openedition.org/ifea/3235>. ISBN: 9782821845046.

Este documento fue generado automáticamente el 4 août 2016.

© Institut français d’études andines, 1992

Condiciones de uso:
http://www.openedition.org/6540

El Instituto Francés de Estudios Andinos es un organismo de investigación cientifica en cooperación. Es asi que los resultados que nos presenta Anne- Marie Brougère se inscriben en el marco de un proyecto de investigación, conducido conjuntamente con la Universidad Nacional Agraria La Molina entre 1983 y 1986, sobre el estudio de las politicas agrarias de cuatro comunidades del valle del Río Cañete ubicadas en alturas diferentes, desde el nivel del mar hasta 3600 m. Este proyecto multidisciplinario abarcaba temas variados como el análisis de politicas y sistemas agrarios, movimientos sociales, e involucró a diversos especialistas en economía, agronomía, sociología y nutrición. Pretendía analizar las transformaciones agrarias del Perú bajo los efectos conjugados de las políticas conducidas por los sucesivos gobiernos durante las dos últimas décadas, y por las tendencias profundas de la sociedad peruana. Sabemos que ésta se encuentra marcada por una fuerte tasa de crecimiento demográfico, un proceso acelerado de urbanización y una aperturageneralizada hacia el mercado.

El libro de Anne-Marie Brougère nos presenta, en estas condiciones, el preocupante problema del éxodo rural en un valle de la costa peruana: anali­za los factores que lo provocan así como sus consecuencias en la vida de los pueblos andinos

Índice
  1. Introducción

  2. Capítulo I. Cañete: población y migración

    1. I. El valle de Cañete: los pisos ecológicos
    2. II. Evolución de las características de la población
  3. Capítulo II. Laraos: la comunidad frente a la migración

    1. I. La comunidad
    2. II. La migración actual en Laraos
    3. III. El exodo rural en Laraos
  4. Capítulo III. Impacto del proceso migratorio sobre las estructuras comunales

    1. I. El tejido social de la comunidad
    2. II. Impacto del proceso migratorio sobre las estructuras comunales
  5. Capítulo IV. Impacto del proceso migratorio sobre la estructura familiar al interior de la comunidad

    1. I. Familia y Migración
    2. II. Efectos de la migración sobre la estructura familiar
  1. Capítulo V. El retorno de los migrantes

    1. I. Los migrantes de retorno: lugares de origen y características sociales
    2. II. Motivos principales de salida y de retorno para los migrantes Larahuinos
    3. III. Dinámica del movimiento de retorno
  2. A título de conclusión

  3. Agradecimientos

  4. Bibliografía

Introducción

Este trabajo tiene el propósito de analizar las condiciones específicas de la migración en Laraos, comunidad campesina de la cuenca alta del Cañete (departamento de Lima), así como las repercusiones de este movimiento migratorio sobre las estructuras comunales y familiares.

El interés de los investigadores en ciencias sociales por el fenómeno de la migración no es nuevo y, muy especialmente desde fines de los años cincuenta, en el Perú, se ha manifestado de manera cada vez creciente. Sin embargo, ello no significa que este movimiento sea reciente, sino por el contrario. Las migraciones estudiadas en la actualidad son en realidad manifestaciones modernas, con estructuras recientes, de una tradición ampliamente difundida en el país desde hace siglos entre las poblaciones y en particular las poblaciones andinas.

Desde hace unos veinte años, los estudios et nohistóricos son los que ciertamente han contribuido más a mejorar el conocimiento sobre los desplazamientos de las poblaciones y en este sentido los ejemplos son numerosos. Desde luego, estos movimientos han conocido estructuras diversas, según las épocas o las regiones: intercambios "comerciales" entre costa y sierra o sierra y selva; establecimiento de archipiélagos de poblaciones en la costa y en la selva; formación de cuerpos especializados de artesanos (Rostworowski, 1975, 1981) que podían ir a intercambiar sus productos con las etnías de diferentes regiones ecológicas, tal como lo habían hecho los pescadores con las comunidades andinas en los siglos xvi y xvii (Rostworowski, 1981: 90). Los desplazamientos de los mitmaqkuna hacia tedos los puntos del imperio Inka, y más tarde, de los mitimaes sometidos al régimen colonial, forman parte asimismo de esta tradición. De ésta, además, en la actualidad se encuentran ciertos elementos a través de las grandes fases migratorias que observamos desde hace algunas décadas, pero también del fenómeno de la movilidad, muy presente en numerosas comunidades, y a la cual nos referiremos en detalle en un capítulo ulterior.

Actualmente, los investigadores se interesan prioritariamente en la migración masiva de las poblaciones provenientes sobre todo de la sierra y que se dirigen hacia las grandes ciudades como Lima, o hacia la región amazónica, aunque el fenómeno se ha venido desarrollando en diversos grados en la mayor parte del país.

Los trabajos sobre el tema son numerosos y H. Martinez hablaba ya en 1980 de setecientas obras publicadas (Martinez, 1980: 15). Un simple vistazo sobre la bibliografía demuestra claramente que el tema rebasa con amplitud las fronteras "clásicas" de la sociología y de la etnología, abarcando muchas otras disciplinas: medicina, derecho, arquitectura, urbanismo, geografía, trabajo social, etc... (H. Martinez, op.cit.).

Asimismo, el interés suscitado por este tema y la multiplicación de publicaciones han permitido la realización de un cierto número de eventos sobre la migración interna en el Perú, a partir de 1961. Un estudio rápido de la evaluación de cada una de estas reuniones nos permite entrever algunos elementos muy directamente ligados a la importancia de la migración en la vida nacional. En efecto, las dos primeras reuniones (abril 1961 y agosto 1967) reflejaban sobre todo el estado aún precario y limitado de las investigaciones, que casi no permitían una visión global de un fenómeno que todavía no había adquirido el carácter de masa que tendría muy pronto. La reunión de noviembre de 1970 reflejaba ya la ampliación de las investigaciones a otras especialidades aparte de la sociología y la etnología y, principalmente, la preocupación surgida por la integración de miles de migrantes a un cuadro netamente urbano. Esta reunión hizo aparecer también la importancia de plantearse un cuadro teórico y conceptual y la necesidad de considerar tipos de investigación que vayan más allá de los estudios globales, y sobre todo estadísticos, para arribar a un análisis más fino de los diferentes fenómenos y su evolución.

A partir de 1978, las reuniones se hicieron más frecuentes adquiriendo a veces un carácter regional y permitiendo realizar un balance de las diferentes investigaciones. A lo largo de estos años, los temas de investigación sobre la migración se han definido poco a poco, fundamentalmente alrededor de los grandes flujos de desplazamientos geográficos.

Los trabajos más numerosos son indiscutiblemente aquellos sobre la migración rural-urbana y más particularmente la ciudad de Lima, verdadero centro de la migración para todo el país. Los temas abordados son muy variados pero, sin embargo, pueden ser agrupados en dos bloques principales:

- los estudios sobre la migración, en el sentido restringido de la palabra, que toman en cuenta al migrante desde su salida del lugar de origen hasta su inserción en el medio urbano, haciendo referencia a las motivaciones de partida, estructurales y personales, a los mecanismos de transferencia, a los ritmos de desplazamientos, etc. Se cita a menudo, por su carácter pionero, el trabajo de Matos Mar en 1956 (Matos Mar, 1966, 1977) sobre las barriadas de Lima y Chimbote, que buscaba determinar la composición de la población, su origen, sus características demográficas, así como la organización vigente al interior de estos barrios. Otros numerosos trabajos van a seguir, generalmente en la misma línea. Estos no son estudios teóricos ni de análisis y sus resultados son fundamentalmente descriptivos y cuantitativos. De hecho, se les puede considerar principalmente como una base de datos indispensable para investigaciones analíticas, en la medida que la información es reactualizada frecuentemente y abarca zonas cada vez más extendidas. Se puede citar como ejemplo el trabajo realizado por la Oficina Técnica de Estudios de Mano de Obra, que depende de la Dirección General del Empleo del Ministerio de Trabajo, y cuyas encuestas constituyen una fuente de informaciones bastante amplias y variadas (H. Martinez, 1985). Para ser exhaustivos habría también que hacer referencia a muchos otros trabajos que han surgido en las últimas dos o tres décadas. Sin embargo, su cantidad y la diversidad de campos de investigación nos inclina a referirnos más bien a obras específicamente bibliográficas, entre las cuales la más completa sigue siendo sin duda la de H. Martinez (1980), aunque actualmente existan un buen número de libros y artículos acompañados de una bibliografía bastante abundante (ver por ejemplo Rodriguez Pastor, 1985 o Martinez, 1983).

- existen también estudios específicamente dirigidos a la inserción del migrante en su nuevo centro de trabajo, que generalmente es la ciudad. Este sector de la investigación ofrece, ciertamente, un campo mucho más vasto e interesante que el primero. Los temas tratados son múltiples y rinden cuenta bastante bien de la gama de situaciones provocadas por la migración y, en particular, por los movimientos masivos. Entre los temas abordados por los investigadores, el estudio sobre el movimiento migratorio en las barriadas es sin duda el más analizado. Los barrios populares de las grandes ciudades, y fundamentalmente Lima, sirven pues de telón de fondo a los diferentes tipos de enfoque del análisis: los estudios generales sobre las barriadas, próximos a la monografía, como aquel de Filomena Bedregal Vera (1973), de Carlos Delgado (1965) o el de Aida Marquez Espinoza y Demetria Ramirez Mejia (1976); los análisis de comportamiento urbano y su evolución (Aguilar, 1976); las motivaciones del comportamiento migratorio (Aguirre/Mardini, 1975 y Gozar Espichan, 1977) o también el estudio de la marginalidad (Bernizon, 1972). Igualmente, son abordados otros temas tales como los clubes de migrantes en la ciudad (Altamirano, 1977; Jongkind, 1971 y Osterling, 1981); las trabajadoras del hogar (Bravo, 1975; Figueroa, 1975 y Lopez, 1978); la salud mental (Caravelo, 1963; Rotondo, 1978), entre otros.

Si la migración hacia los grandes centros urbanos es el tema de la mayor parte de las investigaciones, sin embargo, éste no es el único. En efecto, el país ha conocido, además, otras oleadas de migración de las cuales la más consecuente es aquella a la selva amazónica. Pero a pesar de la importancia de estos desplazamientos humanos hacia estas zonas, esencialmente con fines de colonización, y las controversias a que ha dado lugar principalmente en el curso de las dos últimas décadas, los trabajos son relativamente poco numerosos. Es más, estos estudios son muy focalizados, generalmente toman muy poco en cuenta el contexto global en el que ocurren y no poseen, o muy poco, una profundidad histórica. Ellos también están fuertemente dominados por la demografía1. No obstante, desde hace algunos años se nota la aparición de investigaciones sobre temas anteriormente ignorados, tales como aquellos sobre las comunidades indígenas en el contexto de la colonización de la selva. Los trabajos de Barclay (1980), Guallart (1981), Lazart (1983) y Smith (1983) son buenos ejemplos de lo que puede hacerse en este terreno.

Otros fenómenos, como aquellos de la migración hacia los grandes centros mineros, están despertando el interés de los investigadores, pero no han proporcionado aun muchos resultados. A pesar de esto, se puede citar el trabajo de Landeo del Pino (1976) sobre la proletarización del campesinado y el de Arauco (1974) sobre los cambios que han ocurrido en una comunidad, provocados por la presencia contigua de las minas.

Si existe una abundancia de publicaciones sobre el movimiento migratorio actual, la mayoría de ellas hace hincapié sobre los lugares de recepción (esencialmente urbanos) del migrante, su adaptación, su integración y la transformación de un cierto número de estructuras comunales a través de las organizaciones departamentales que existen en gran número, principalmente en Lima.

Hasta ahora, sin embargo, los especialistas han analizado poco la realidad de la migración en las comunidades de origen. Generalmente ésta es poco citada, si no es solamente como punto de referencia y de apoyo a las diferentes tesis desarrolladas, pero no como elemento esencial de análisis.

Con todo, existen algunas obras recientemente publicadas que se dedican al estudio de las comunidades y a su evolución reciente (ver por ejemplo Salvador Rios, 1986).

Lamentablemente, el elemento migración continúa siendo de menor talla y se limita a una descripción de las características de los desplazamientos, sin que por eso se relacione directamente las evoluciones estructurales de la comunidad con el movimiento migratorio y, más particularmente, la salida masiva y muchas veces irreversible de los jóvenes a otras regiones.

En este contexto, el interés de un enfoque sociológico que ponga énfasis sobre el problema de la migración en las comunidades campesinas, reside en las consecuencias mismas que este movimiento ha generado, sobre todo desde hace veinte años. De una manera general, dos fenómenos han trastocado profundamente los Andes peruanos en esta época:

- de una parte, la reforma agraria que ha constituido en los años 60 y 70 el elemento clave de la política agraria. En efecto, el DL. 17716 del 24 de junio de 1969 no se proponía solamente ser un nuevo programa de redistribución de tierras; pretendía también ser un instrumento legal fundamental para un proyecto político más amplio y que buscaba fundamentalmente un desplazamiento del poder de los sectores tradicionalmente dominantes, una redefinición de las modalidades de tratamiento respecto al capital extranjero y, en fin, una modificación profunda de la sociedad peruana2.

- de otra parte, la migración que ha servido de desfogue a una densidad muy grande de población rural sobre tierras generalmente marginales. La misma reforma agraria de 1969 ha contribuido al fuerte crecimiento de los flujos migratorios, de una manera estacional o definitiva. La creación de grandes empresas asociativas, especialmente en la costa, unida a una oferta importante de mano de obra proveniente de las zonas rurales pobres, ha generado efectivamente una fuerte demanda de mano de obra estacional bastante mal pagada y sin garantías en su trabajo. Sin embargo, son las migraciones definitivas las que han provocado el éxodo rural masivo cuyas principales manifestaciones conocemos hoy en día, sobre todo en el espacio urbano.

Una de las consecuencias inmediatas fue la falta de mano de obra en las comunidades, pero ésta no constituyó la única. Además, la migración al aperturar el campo de los intercambios humanos transformó los comportamientos familiares y sociales provocando dinámicas diferentes en las estructuras parentales y comunales (Deler, 1985).

Desafortunadamente, incluso hasta ahora, se conoce mal el verdadero impacto de estas transformaciones sobre las comunidades campesinas, con todas las apasionantes variaciones (y por eso mismo las posibilidades de comparación) que ofrece la diversidad del mosaico andino.

Esta faceta de la investigación, lejos de ser anecdótica nos parece ser, por el contrario, una de las bases esenciales de toda reflexión seria sobre el devenir del mundo campesino peruano: ¿cuáles son, en realidad, a lo largo de veinte años, los efectos de una efusión continua de la población en una comunidad campesina? ¿Cómo evolucionan, en este contexto, las estructuras comunales y familiares y, principalmente, qué posibilidades implica ésto para el futuro?

Estas informaciones deberían poder facilitar, entre otros aspectos, una mejor definición de las medidas a tomar para que las comunidades cesen de despoblarse e incentivar, además, el retorno de los migrantes.

Es a esto que esperamos llegar en este trabajo. En efecto, después de un estudio general de la migración en la zona de la cuenca del Cañete y una presentación de la comunidad estudiada, Laraos, haremos un balance sobre la situación actual de los movimientos migratorios para este caso preciso. Una vez delineado el panorama, analizaremos el impacto de este proceso sobre las estructuras comunales. Nos parece, en verdad, que un conocimiento profundo y correcto de este elemento es indispensable para toda evaluación dentro de una perspectiva de investigación y como solución posible al problema de la migración en un futuro cercano, puesto que la organización comunal es generalmente el motor tradicional e ideal para realizar cualquier tipo de acción.

Emprenderemos luego un trabajo idéntico sobre la estructura familiar en el interior de la comunidad. Condicionadas por un cierto número de factores de expulsión, tales como la movilidad, la proximidad de una mina importante y el énfasis puesto sobre la educación, las estructuras de las familias de la comunidad tienen una evolución que será necesario definir y analizar.

En la penúltima parte, abordaremos un problema capital para las comunidades en este contexto, a saber aquel del retorno de los migrantes. En Laraos, este fenómeno está lejos de ser residual. El análisis detallado de este elemento (estudio sociológico del corpus; éxito o fracaso del retorno, etc.) está destinado ante todo a intentar una evaluación de las posibilidades reales de continuidad del movimiento.

Quisiéramos precisar, finalmente, que no pretendemos de ninguna manera generalizar los resultados de este trabajo. Se trata más bien de demostrar, con la ayuda de un ejemplo concreto, que los análisis de este tipo son necesarios, entre otros, para implementar políticas agrarias que tengan quizá una posibilidad de ir en la dirección deseada por los mismos campesinos.

Esto no significa, desde luego, que haya que estudiar cada comunidad campesina del país. En realidad, se trata más bien de una metodología que podría aplicarse a escalas diversas.

Este trabajo se inscribe, asimismo, en el marco de un proyecto de investigación conducido conjuntamente por el Instituto Francés de Estudios Andinos y la Universidad Nacional Agraria La Molina entre 1983 y 1986, basado sobre el estudio de cuatro comunidades: Huancaya (3600 msnm), Laraos (3550 msnm), Catahuasi (1400 msnm), Tupe (2800 msnm) y de la franja costera. Este proyecto se sitúa en la confluencia de los análisis de políticas, movimientos sociales, sistemas agrarios, y en él participaron especialistas de diversas disciplinas: economía, agronomía, sociología y nutrición. El proyecto pretendía analizar las transformaciones agrarias del Perú bajo los efectos conjugados de las políticas conducidas por los sucesivos gobiernos durante las dos últimas décadas, y por las tendencias profundas de la sociedad peruana. Sabemos que ésta se encuentra marcada por una fuerte tasa de crecimiento demográfico, un proceso acelerado de urbanización y una apertura generalizada hacia el mercado.

Se eligió la cuenca del Cañete como terreno de estudio porque ofrece, gracias a su extensión que va desde la costa hasta la puna, una gama de dinámicas agrarias y problemas muy representativos de la agricultura nacional: a saber, de la rica agricultura costeña, de los valles interandinos, así como de las grandes laderas de las planicies de gran altura.

¿Por qué tratar este tema, y por qué este período? Tres razones esenciales han guiado esta elección:

- primeramente, el interés de llevar a cabo una reflexión sobre los contenidos de las políticas agrarias que podrían ser seguidas en un contexto de crisis económica generalizada y en donde la inserción de los intercambios internacionales, en particular alimentarios, no cesa de incrementarse, agravando de este modo el déficit de la balanza agroalimentaria. También, en este contexto, el endeudamiento del país al actuar como restricción externa, limita fuertemente las capacidades de financiamiento de la agricultura y del consumo. La política liberal del gobierno civil del Presidente Belaúnde, en el poder entre 1980 y 1985, centrada sobre el apoyo a una pequeña minoría de productores modernizados, se mostró cada vez más incapaz de hacer frente al conjunto de problemas agrícolas y alimentarios del pa s y ocasionó el surgimiento de fuertes movimientos de reinvidicación campesina.

- en segundo lugar, conviene conocer mejor las dinámicas actuales de la agricultura peruana y, en especial, aquellas de la agricultura familiar en el marco de lo que aparece ser como una tendencia profunda de la evolución de las estructuras agrarias, a lo largo de estos veinte últimos años. Es paradójico que en este período, dominado por la ejecución y la aplicación de la reforma agraria que sustentaba un modelo de producción basado en las grandes empresas colectivas, se haya producido la expansión y el reforzamiento de la economía campesina y familiar bajo formas muy heterogéneas. Después de 1980, la legalización de los procesos de parcelación, en detrimento de las cooperativas de producción, ha revelado la fuerza de esta tendencia apoyada por la mayoría de los campesinos y trabajadores de las grandes empresas. Resulta indispensable el análisis de este sector para poder apreciar sus causas, dinámicas y límites. La región de Cañete se presta particularmente a ello, porque es uno de los primeros valles de la costa en donde los trabajadores de las cooperativas empezaron las parcelaciones; es más, el período de la investigación coincidió con la generalización de este proceso.

Finalmente, se trataba de caracterizar mejor estas formas muy diversas de agricultura y sobre las cuales los conocimientos son aún muy insuficientes, sobre todo en lo que respecta a su base de funcionamiento técnico. Creemos que este diagnóstico debe ser previo a toda propuesta de desarrollo, con mayor razón en el área andina, y en donde las producciones según los pisos ecológicos dependen estrechamente del medio ambiente (Bourliaud/Dollfus, 1986).

A continuación, veremos en detalle cómo se presenta el fenómeno de la migración en la cuenca del Cañete.

Notas

1 Para una crítica más completa de los estudios en este terreno y una visión bibliográfica exhaustiva, ver Martinez, 1983 y 1985.

2 Para un análisis más profundo de los resultados de la reforma agraria, ver entre otros Matos Mar y Mejia, 1980.

Capítulo I. Cañete: población y migración

I. El valle de Cañete: los pisos ecológicos

La cuenca hidrológica del Cañete se encuentra al sur del departamento de Lima, a aproximadamente 150 kms de la capital. Está limitada al norte y al oeste por la cuenca del Mantaro, al sur por la de Topara (Ica) y al este por las cuencas de Mala y Omas (Lima) y por el Océano Pacífico.

La superficie total de la cuenca ha sido estimada en 1970 por la ONERN3 en 6192 km2, desde el Océano Pacífico hasta la línea divisoria de la cordillera occidental de los Andes. Además, se considera4 que la superficie de las tierras agrícolas y de ganadería llega a 36,954.7 has, de las cuales un 10 % estaría dedicado a la agricultura y 84 % a los pastos naturales.

El territorio de las diferentes comunidades campesinas y de los pueblos de la cuenca abarca cinco grandes divisiones ecológicas desde la costa hasta la puna5. Sin embargo, más allá de la realidad ecológica en sí, vamos a proceder a una división tripartita desde la base, que delimite a los conjuntos a la vez geográficos, económicos y sociales.

1.1. El Valle

La denominación de valle, en la costa peruana, se aplica en general a la zona relativamente plana y sin gran variación de altitud de la planicie costera y que se caracteriza por una agricultura de riego.

El valle de Cañete figura entre los oasis costeños más grandes del Perú (cerca de 24 000 has)6, irrigado permanentemente por las aguas derivadas del Cañete que tiene uno de los más grandes caudales de la costa, lo que lo convierte en una de las planicies más fértiles de esta franja del territorio. Situada completamente sobre el piso ecológico costa o "chala" (ver nota 5), éste se beneficia de una densa red de canales, conectada a numerosas derivaciones del río, que aseguran el riego de toda la zona, facilitado, asimismo, por campos de superficies planas y regularmente inclinados hacia el océano. El oasis se beneficia de un clima suave sin calores excesivos durante el verano (de 20 a 30 grados), pero húmedo de mayo a noviembre a causa de la neblina provocada por la corriente de Humboldt, que es el único factor climático limitante (Bourliaud/Dollfus, 1986). La conjugación del clima y del factor riego permite dos a tres ciclos de cultivos por año, los mismos que recubren una gama bastante extensa de variedades cultivadas.

Actualmente, son las pequeñas explotaciones, de 3 a 6 has en promedio, las que predominan en el oasis. En 1985, existían más de 200 dedicadas generalmente a la producción para el mercado de Lima: papas, camotes, maíz en grano para la crianza avícola, ganadería bovina lechera, frutas, etc. Históricamente, éstas son el producto del desmantelamiento de las 15 cooperativas agrarias de producción (CAP), que habían surgido en 1970, luego de la promulgación de la ley de la reforma agraria y que habían reemplazado parte de las 30 haciendas de esta región7.

El "valle" de Cañete ha conocido pues una evolución radical de la tenencia de la tierra en el transcurso de los 15 últimos años y que podemos resumir como sigue:

Cuadro 1 - Evolución de las estructuras agrarias del valle de Cañete.

image

Fuente: Bourliaud/Dollfus (1986:18)

¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.

Difunda esta publicación

También le puede gustar

Globalización y crisis social en el Perú

de institut-francais-d-etudes-andines

Moche: propuestas y perspectivas

de institut-francais-d-etudes-andines

Relación de antiguedades deste reyno del Piru

de institut-francais-d-etudes-andines

El Estado Federal de Loreto, 1896

de institut-francais-d-etudes-andines

La selva culta

de institut-francais-d-etudes-andines

siguiente