Nuevos retos colectivos de los bibliotecarios ante la Sociedad de la Información

De
Publicado por

Colecciones : Educación y biblioteca. Año 11, n. 106
Fecha de publicación : 1999
Publicado el : domingo, 29 de julio de 2012
Lectura(s) : 24
Fuente : Gredos de la universidad de salamenca
Licencia: Más información
Atribución, No Comercial, Compartir bajo la misma forma idéntica
Número de páginas: 2
Ver más Ver menos

INTERNET. UN HERRIENTA BIBLIOTECARIA
.Nuevos retos colectivos
de los bibliotecarios
ante la Sociedad de la
Información
La irupción de la de la Infor­ Los aspectos supuestamente conflictivos Isidro F. Aquillo
CINDC-CSIC mación va a suponer nuevos retos para la del acceso "universal, libre y gratuito" están
profesión de bibliotecario. En los últimos de hecho resueltos implícitamente en la
años, algunos de los aspectos técnicos de mayoria de los Reglamentos:
dichos retos ya han sido afrontados y el - La necesidad de un alto mantenimiento
esfuerzo formativo de los profesionales de los sistemas se reduciria notablemente
españoles parece ir alcanzando los niveles si cualquier manipulación se castigara al
necesarios. Sin embargo, hay aspectos de mismo nivel que el maltato o deterioro
carácter doctrinal que están siendo objeto de de libros.
ferte debate y aún otros que ni siquiera El acceso a contenidos inapropiados o
están en consideración. inadecuados es responsabilidad exclusiva
Esta revolución silenciosa ya está en del usuario fnal. Las únicas restricciones
marcha y trae consigo un peligro real de al acceso deben derivar del estableci­
desintermediación, favorecido por la uni­ miento de plazos temporales de uso,
versalidad y ubicuidad de Interet. Ello cuando no se pueda disponer de termina­
exige una postura más beligerante y una les sufcientes para satisfacer la demanda
actitud más dinámica por parte de los biblio­ de los usuarios y la garantía de la protec­
tecarios, tanto a nivel individual como cor­ ción a la infancia, de forma que no se
porativamente. No se trata simplemente de peritiria la utilización de los terminales
mejorar los servicios ofertados e incorporar a los menores de edad, salvo en áreas
las nuevas tecnologías de la comunicación, especiales con tutorización adecuada,
sino de adoptar nuevos "roles" en la defen­ cuya existencia debe ser prioritaria (espe­
sa del acceso universal de la sociedad al cialmente necesario el esfuerzo en la
conocimiento. dotación de recursos humanos adecua­
En realidad, ésta ha sido tradicionalmente dos) en ciertos sectores.
nuestra labor, ofreciendo el saber disponible Desde un punto de vista práctico, para un
en los soportes convencionales a todos los bibliotecario, Interet tiene mucho más que
sectores de la población, especialmente aque­ ver con información que no con informáti­
llos con escasos recursos para acceder a ellos. ca. Por tanto, su actitud respecto a los ter­
El propio Jacques Delors, en su propuesta de minales debe ser similar a la que mantiene
construcción de la Sociedad Global de la respecto a sus colecciones en soporte papel.
Información, señala el peligro de fractura Desde ese punto de vista, los ordenadores
entre "pobres" y "ricos" en información. en sala no son adecuados para aplicaciones
Bajo este prisma de "facilitadores" del ofimáticas ni para servicios interactivos
acceso al conocimiento, tienen que resultar (recordemos nuestros careles de "silencio,
necesariamente artifciales ciertos debates por favor" y bloqueemos especialmente el
sobre la oferta de servicios de información acceso al chal) y debe restringirse su uso al
electrónica en las bibliotecas. Desde un a los contenidos del Web ("promo­
punto de vista individual, el bibliotecario ción de la lectura") o la utilización de servi­
debe promover la presencia de terminales cios universales de coreo electrónico.
Interet en las salas de lectura, permitir el En estas condiciones, la modera biblio­
acceso universal sin control de contenidos a teca debe estar en condiciones de oferar a
todos los recursos y crear guías anotadas de sus usuarios la gran variedad de productos y
contenidos personalizadas para sus usuarios servicios de información que ofrece el
habituales. World Wide Web, sin que ello deba suponer
ECI y BBOTC - 10, 19 36

INTERNET, UN HERRIENTA BIBUOTECAI
una carga adicional al trbajo de los biblio­ mos dos institciones especialmente sigif­
cativas en ese incumplimiento, bien por no tecarios que la atienden. A nivel individual,
entender que la revolución que se produce asumir dicha tarea o por inexplicables retra­
tiene este carácter, puede alejar posturas sos en hacerlo. Nos estamos refriendo tanto
a la administración pública como a la aca­tecnófobas y permitir asumir otros retos en
el ámbito colectivo. démica (universidades y centros de investi­
gación), cuya presencia en la red no tiene
nada que ver con el nivel alcanzado en otros El reto colectivo
países y que deja bastante que desear.
La sociedad demanda más y mejores Esta situación está dando lugar a impor­
bibliotecas, con servicios más moderos y tantes facturas culturales y puede generar a
ágiles. Y, aunque se ha mejorado mucho en corto y medio plazo situaciones indeseables
estos aspectos, sigue habiendo una carencia para el mantenimiento y enriquecimiento de
fndamental en cuanto a la disponibilidad nuestro acervo cultural. La situación es
de contenidos. Los fondos bibliográfcos de tanto más penosa cuanto nuestro ordena­
muchas bibliotecas españolas son escasos, miento legal obliga a dichas instituciones,
poco representativos temáticamente y fnanciadas con fondos procedentes de los
desactualizados temporalmente. impuestos de todos los ciudadanos, a reper­
El proceso de globalización del acceso a cutir democráticamente hacia estos la infor­
la información que ha traído Interet deja en mación que producen.
mayor evidencia estas carencias. El usuario Como posibles depositaros y seguros
de la red empieza a acostumbrarse a una distribuidores de este importantísimo volu­
mayor disponibilidad de la información, men de información, los bibliotecarios
pero se queja de su carácter desestructurado como colectivo y, especialmente, las asocia­
(que no caótico), de la difcultad para ciones que los representan, deben denunciar
encontrar lo que necesita y se sorrende de dicha situación. Y estamos hablando no
la ausencia relativa de datos con dimensión solamente de comentarios o declaraciones
regional o local. más o menos contundentes, sino incluso de
La biblioteca puede asumir un papl la presentación de denuncias formales en
clave en estas situaciones, de forma que juzgados o ante los órganos legislativos,
satisfaga las necesidades de los usuarios que Congreso o Senado. Este último, particular­
reclaman el mismo nivel de contenidos que mente sensibilizado ante la problemática
han encontrado en un servidor foráneo, que genera Interet, y consciente de la
generalmente en inglés. Ello no supone una importancia de la presencia en la red, puede
nueva obligación, inédita para el biblioteca­ ser un foro especialmente atractivo, pero no
rio, sino que consiste en migrar su tradicio­ necesariamente el único ni el más importan­
nal labor de recopilación de recursos locales te.
y catalogación de fondos propios a un entor­ Este reto colectivo propuesto a los biblio­
no diferente. La creación de contenidos para tecarios puede ayudamos a nuestra consoli­
el Web, en castellano (o euskera, catalán o dación profesional, sihrifcar nuestra apor­
gallego), y su organización en directorios o tación a la sociedad, pero tendrá un impor­
índices, especialmente pensados para su tante impacto en las generaciones fturas. Si
comunidad de usuarios, debe ser ahora tan una organización tan emblemática como la
prioritario para un bibliotecario como el NASA dedica recursos ingentes a sus pági­
mantenimiento de su catálogo. nas Web para la formación astronómica de
Sin embargo, es evidente que el bibliote­ los estudiante� de primaria y secundaria
cario no es ni el único ni el principal actor norteamericanos (K-12), ¿porqué, por ejem­
en la creación de contenidos, y aunque su plo, la Biblioteca Pública de Dos Heranas
labor puede ser catalizadora en la organiza­ no reclama legalmente a su Diputación o la
ción del conocimiento en la red, otros han Junta de Andalucía un mayor compromiso
de asumir de forma prioritaria esa misión. en la creación de páginas de interés regio­
Ciertos colectivos parecen no acabar de nal, que incluya los ingentes recursos de
asumir dicha misión, ni siquiera teniendo en estas organizaciones, reclamados a diario
cuenta su obligación no sólo moral, sino por los usuarios de dicha biblioteca?
incluso legal de llevarla a cabo. Señalare- Ahora es nuestro tumo. e
EI Y 81BT - 10. 199 37

¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.