La primera revolución del proletariado

De
Publicado por

Colecciones : Tiempo de historia. Año V, n.55
Fecha de publicación : 1-jun-1979
Publicado el : viernes, 01 de junio de 1979
Lectura(s) : 8
Fuente : Gredos de la universidad de salamenca
Licencia: Más información
Atribución, No Comercial, Compartir bajo la misma forma idéntica
Número de páginas: 14
Ver más Ver menos

La Comuna de París de 1871
e ()_lVI ~ ,0 J\! 8
r 8 1M ,\ R' !HM\1 7
50

La prilllera revolución
del proletariado
Teófilo Ruiz Fernández
N los días finales de mayo de 1871 era aplastada la Comuna de L»
París, la primera revolución protagonizada directamente por el .. E proletariado. Durante dos meses los comuneros trataron de lle-
var a cabo su proyecto revolucionario, pero la reacción de la burguesía
francesa, ayudada por las tropas prusianas de ocupación, ahogó en
sangre toda tentativa de transfonnación social. Sin embargo, el
triunfo reaccionario en modo algu no significaba el aplastamiento del
proletariado, como llegó a pensarse; esta derrota dio inicio al protago-
nismo histórico de una clase social y proporcionó las enseñanzas pre-
cisas para la cristalización de posteriores intentos.
5 1

continua la escalada de pro­
vocaciones y el 22 de junio los l . ANTECEDENTES HISTORICOS
obreros, faltos de sus dirigen­
tes, se lanzan a la lucha casi
Si ti E l Manifiesto Comunista,. aristocracia financiera la que sin armas. No obstante. la
se imponía a la burguesía in­es la concreción del programa burguesía debe emplear todos
dustrial; sin la más mínima poi Hico del proletariado, las sus efectivos para sofocar esta
parcela de influencia queda­convulsiones que agitaron rebelión, La derrota y la bru­
Europa en 1848 significan su ban la pequeña burguesia, los tal represión de los vencedo­
campesinos y el naciente pro­aparición como clase en el res daban una gran enseñan­
proceso histórico .• Hasta letariado, za: . AI convertir su fosa en
aquella fecha todas las revo­ Las dificultades económicas, cuna de la república burgue­
luciones se habían reducido al con la crisis del comercio sa, el proletariado obligaba a
derrocamiento y sustitución mundial en 1847. rompieron ésta, al mismo tiempo, a ma­
de una determinada domina­ el equil ¡brio, provocando la nifestarse en su forma pura,
ción de clase por otra; pero to­ insurrección de febrero de corno el Estado cuyo fin confe­
das las clases dominantes an­ 1848, que puso término al rei­ sado es eternizar la domina­
teriores sólo eran pequeñas nado de Luis Felipe. La pro­ ción del capital y la esclavitud
minorías. comparadas con la clamación de la • República del trabajo. (2).
masa del pueblo domina­ Social. tan sólo sirvió para Pero la derrota del proleta­
da _ (1). Habían sido muchas aplazar el enfrentamiento de­ riado de París no resolvía el
las transformaciones socio­ cisivo. Conquistado el poder, problema planteado sobre el
económicas acaecidas des­ la burguesía buscó la coali­ control del poder. Es entonces
pués de la caída de Napoleón, ción con sus al iados naturales cuando. amparado por el
con el desarrollo de la indus­ (aristocracia financiera y te­ prestigio histórico. Luis Bo­
tria y el incremento del co­ rratenientes) p ara enfrentarse naparte se presenta a las elec­
mercio mundial. No obstante. al proletariado en las mejores c iones presidenciales como la
las relaciones de poder no se condiciones. solución conciliadora y ob­
correspondían con la realidad Ante el deterioro de las con­ tiene el triunfo, De esta forma.
de la nueva situación y era la quistas sociales. los dirigentes . la lucha de clases creó en
de las fuerzas revolucionarias Francia las circunstancias y
(1) Prólogo de 1 . Ens:els a _LAs luchas tratan de impedir los trabajos las condiciones que permitie­
declasa en Francia de /848 a 1850., de
de la Asamblea Nacional, pero (2) K. Marx: _LAs luchas tk clases en K. Marx. Editorial Amro. BuetlOS Aires,
Frmlcia .•. lJÓJ{illa 73 . .. un (ll'll'nidu... . El Gobil.'rno 1973, PÓRilw 16_
52

naparte apela al chauvinismo nica desplegada por Bis­ron a un personaje mediocre y
marck, llegándose al enfren­francés y empieza a reclamar grotesco representar el papel
las fronteras de 1814. Pero es­ tamiento de 1870 en el que el de héroelt (3). Sin embargo,
tas ambiciones habían de tro­ Segundo Imperio encontró su este oportunista juega sus car­
pezar con la política hegemó- tumba. tas y logra desembarazarse de
la mayoría de sus enemigos.
Apoyado en el Ejército, la
Guardia Nacional, la buro­ 11. LOS INSPIRADORES DE LA COMUNA
cracia estatal (ya de grandes
proporciones) y en las falan­ tas o semisocialistas POI" una Después de la tormenta revo­
ges del lumpemproletariado,
lucionaria de 1848, en la que organización real de la clase
lleva a cabo el golpe de Estado
obrera con vistas a la lu­la burguesía y la aristocracia
del 2 de diciembre de 185 1,
financiera lograron aplastar a cha» (4). Sin embargo, inme­
ante la evidencia de que su
las fuerzas progresistas, el de­ diatamente empiezan a mani­
permanencia en el poder es
sarrollo económico fue un de­ festarse las divergencias entre
imposible. nominador común en casi to­ el Consejo General de Lon­
La reacción del proletariado a dos los países del continente dres, encabezado por Karl
esta nueva provocación fue de
europeo. En rOI"ma paralela, y Marx, los mutualistas france­
escasa importancia, aunque como lógica consecuencia del ses de Proudhon, los miem­
estuvo a punto de concretarse
progreso económico, se pro­ bros de la Alianza Socialista
en una nueva revuelta, peroel
ducía la expansión del prole­ de Bakunin, y los seguidores
desánimo y la falta de dirigen­ tariado y de sus organizacio­ de Blanqui.
tes frustraron toda tentativa
nes, aunque distaban mucho La rivalidad entre Marx y de lucha. de poseer un criterio común Proudhon se remonta a la pu­El Segundo Imperio da inicio de acción. blicación del libro de Proud­a un período de creciente de­
hon «Filosofía de la miseria», En base a la experiencia del sarrollo mercantil e indus­
pasado, poco a poco fue pene­ que fue contcstado por Marx trial, pero con unos graves ín­
trando la idea de la necesidad con su «Miseria de la Filoso-dices de corrupción. Conven­
de una organización proleta­cido de ser e l continuador de
ria de carácter supranacional. (4) Carra del 19 de noviembre de 1871 un pasado glorioso, Luis Bo­
de Marx a Bolte, ciralÚl por Michael De esta forma, «La Interna­
(3) K. Marx: . EI 18 de Brull/ario de l..owyen .LA Teoria de la revolución en el
cional fuc fundada para ¡al'e/! Marx_, Editorial Siglo XXI. Ma­Luis BOl/aparre _. Editorial Ariel, Barce­
'orUJ, 197/, pti~¡'Ul 6. reemplazar las Sectas socialis- drid. /973.
AmelHllladora. blindadas emple.d •• por 10' Federado •.
53

L •• I;:."on ..... de lo. F.dtt,.do. embOK.d •• beJo .1 vi.duelo del Polnt-du-Jour.
fía». Estas dos posturas en­ elemento motor de la Histo­ A pesar de la superioridad teó­
frentadas fueron resumidas ria, corno hiciera Marx» (6). dca de Marx, con respecto a
por Bakunin, al señalar que Pero el método insurreccional todos los ideólogos del movi­
«Marx es un pensador econo­ del blanquismo estaba sobre­ miento obrero, su influencia
mista muy serio, muy profun­ pasado por las nuevas cir­ en el seno de la Internacional
cunstancias que habían des­do. Tiene respecto de Proud­ no es siempre decisiva y mu­
hon la inmensa ventaja de ser, autorizado este tipo de lucha, chas veces sus planteamientos
en realidad, un materialista. y Blanqui se encontraba es­ son derrotados por los baku­
Proudhon, a pesar de todos sus tancado ideológicamente en ninistas o los proudhonianos.
esfuerzos por sacudirse las sus formulaciones. En la De todas estas disputas, lógi­
tradiciones del idealismo clá­ misma línea subversiva se si­ camente, salía perjudicado el
sico, no dejó durante toda su tuaba Miguel Bakunin, aun­ movimiento obrero, que en
vida de ser un incorregible que desde la óptica del anar­ modo alguno logra mantener
idealista» (S). quismo. una estrategia unificada de
Louis-Auguste Blanqui fue el lucha, al dar paso a las cues­
(6) SamueJ Bernslein: .Bkmqui y el
tiones personales de sus prin­gran animador de la agitación Blanquismo., Edilorial Sigb XXI, Ma­
política en Francia a partir de drid, 1975, página 4. cipales dirigentes.
J 848, a pesar de que la mayor
parte de su vida estuvo en pre­
sidio. Sus teorías insurreccio­
III. LA PROCLAMACION DE LA COMUNA nales se basaban en la socie­
dad secreta, en la toma del
poder por un grupo decidido y 111.1. La caída del Segundo die logra encauzar la protesta
en el posterior apoyo de las Imperio y la oportunidad pasa.
masas para sostener la dicta­
El aventurerismo político del dura revolucionaria que
1870 marca el fin de la farsa Segundo Imperio le llevó al transformaría la sociedad.
napoleónica. EllO de enero, enfrentamiento con la Prusia Blanqui nunca dudó de «la
Pierre Napoleón, primo del de los «Junkers». La sección victoria de las masas laborio­
Emperador, asesina al perio­ francesa de la Internacional sas ... Y, sin embargo, no ad­
djsta Víctor Noir. Los ánimos reacciona ante el peligro y el mitió a la clase obrera como
12 de julio publica un mani­se encrespan de tal forma que
(5) M. Balamin: Obras Escogidas,lra­ parece llegado el momento de fi€:sto «a los obreros de todas
d,4cción de HlIgoAcev~uJo, Ediciones del
arrojar a los Bonaparte y su las naciones» en el que se se­Mediodía, Buenos Aires, 1968, página
102. camarilla del poder; pero na- ñala que« Una vez más, bajo el
54

pretexto del equilibrio y del »Contestando a las proclamas Rin ... » (7). Sin embargo, de
honor nacional, la paz del guerreras de quienes se exi­ nada sirvieron todas las ad­
mundo se ve amenazada por men a sí mismos de la contri­ vertencias y el IS de julio la
las ambiciones políticas. bución de sangre y hallan en proclamación de guerra se ha­
Obreros de Francia, de Ale­ las desventuras públicas una cía de forma oficial; las hosti­
mania, de España: Unamos fuente de nuevas especulacio­ lidades dieron comienzo cua­
nuestras voces en un grito nes, nosotros, los que quere­ tro días después.
unánime de reprobación con­ mos paz, trabajo y libertad,
alzamos nuestr-a voz de pro­tra la guerra ... Guerrear por
(7) Citado por K. Marx en el _Primer
una cuestión de preponderan­ testa ... Hermanos de Alema­ Manifiesto del Conujo Genual de la
cia o de dinastía tiene que ser nia: Nuestras disensiones no Asociación b,tf!nJQcional de los Traba­
ladores sobre la guerra Franco­forzosamen te considerado por harían más que asegurar el
Prusiana_. en _LA ¡,urTa civil en Fran­
los obreros como un absurdo triunfo completo del despo­ cia_, Editorial Ediciones de Cultura Po­
pular, Barcelona, 1968, página 36. criminal. tismo en ambas orillas del
ConNJo d. Gu."a en V.r.elt •• (grabedo de J_ L Pelllc.r)' publicadO en .. La lIu.t'ac'6n~ de Medrld, en 1871.
55

La guerra, que empezó con el El curso de la guerra es total­ el nacionalismo incluso entre
rumor de una gran victoria, se mente desfavorable para los revolucionarios. Sin em­
convirtió rápidamente en un Francia, y el 2 de septiembre bargo, el Gobierno de Defensa
colosal fracaso. La realidad las fuer.las prusianas derrotan Nacional, viendo que la situa·
a las francesas en Sedan, ha­era muy otra, y por esas fe­ ción comienza a escaparse le
chas, primeros djas de agosto, ciendo prisionero a Luis Bo­ de la mano, se muestra cada
Francia era despojada de Al­ naparte. La I'eacción del pue­ vez más decidido a la capitu­
sacia. En París empezaban a blo no se hace esperar y pre­ lación.
oírse los gritos de« Viva la Re­ siona a los diputados para que El 15 de octubre empieza a
pública». decidan la destitución de Na­ oírse el grito de «Viva la Co­
poleón m. EI4 de septiembl"e. muna». Las masas se encami­
en el Ayuntamiento de París, nan al Hotel de Ville, sede del Ante esta situación de caos mi­
se proclama la República y se Gobierno. pidiendo la destitu­litar y económico, las fuerzas
forma un Gobicmo de Defensa ción, pero la indecisión de los obreras estaban dispcrsas. Nacional presidido por el ge­ dirigentes [-evolucionarios Pero a pesar de todo, nueva­
neral Trochu, El Segundo Im­ impide la caída del Gabinete. mente Blanqui piensa que es perio había agotado su exis­
el momento pmpicio para la Los descalabros militares se tencia.
toma del poder. Regresado de suceden: Bagneux, Chátillon y
Bruselas, empieza a oyganizar Metz. La consecuencia inme­
sus efectivos para lIev:=tr a cliata de todas estas derrotas
cabo el acostumbrado «golpe 111.2. El Gobierno de es el bloqueo de París y la
de fuerza". Fija como objetivo Defensa Nacional exasperación de sus habitan­
el cuartel de La Villetc y como tes. El 31 de octubre, miem­
fecha el t4 de agosto, pero el La superioridad militar de bros de la Guardia Nacional se
resul tado es la indiferencia Prusia era más ql1e evidente, y apoderan de la sede del Go­
del pueblo y el fracaso de la de la guerra de ddensa pasó a bierno e imponen un cambio
tentativa. de minislros. la de ucupación, despertando
Escena de las barrIcadas, durante la Comuna de ParlS.
56

Lo. Incenc1los de Palia, perspec:II",. desda el Puente de la Concordl ••
EI5 de enero de 1871 se inicia y e l pueblo, apoyado por 111.3_ La sublevación de
el bombardeo de París por las guar-días nacionales. Sin em­ París
tropas prusianas. La $6cción bargo, la rcp¡-esión desenca­
Aceptada la rendición, se de­
francesa de la Internacional denada por Vi noy, sucesor de
cide elide marzo como fecha
reanuda sus sesiones y se pro­ Trochu, logró dominar la si­
de la en I rada de las tropas
duce la reagrupación de sus tuación_ Seis días después se
prusia'13s en París, De nuev<l" '
miembros. La idea de la Co­ llega a un acuerdo de capitu
la Gua rdia Nacional no parece
muna se va abriendo paso en­ lación; Gambetta, lider de la disput.!sta a aceptar las deci­
'tre todos,como pide Tridon en Asamblea formada en Bur­
siones del Gobierno y orga­
un cartel del 6 de enel·O. Para deos. protesta contra la rendi­ niza su Comité Central, al
acabar con estas iniciativas, el ción y llama a los franceses
mismo tiempo que se rearma.
general Trochu da inicio a la para que acudan a luchar con­
No obstante, la resistencia no
represión, pero sus medidas tra el invasor prusiano, No
es viable y las fuerzas invaso­
de fuerza se vuelven contra él. obstante, sus intereses de
ras ocupan varios distritos de
Tras el fracaso de ruptura del clase le hacen reconsiderar su la capital.
cerco del 19 de enero se pide la llamamiento y dimite de su El enfrentamiento entre la
destitución de Trochu , que no puesto. Asamblea, dominada por la
hacía mucho había sido acla­ Las elecciones del 8 de febrero 01 igarquía financiera y los te·
mado -iniustamente- como representan un triunfo de la rratenientes, y el París repu­
un héroe y ahora se revelaba reacción, enfrentando a l París blicano parece inevitable,
como loqueera: un ambicioso republicano y de tendencia obligando a un endureci·
oportunista. comunera frente a la Asam­ miento de las posiciones, Con·
hlca de Burdeos. de clara ins­ crt::tamente, el 2 de marzo la
El 22 de enero de J 871 se pro­ piraclOn monárquica, que Asamblea loma la decisión de
duce e l primer enfrenta­ elige a Thiers como jefe del no considerar ya a París comu
miento serio entre e l Gobierno ejecutivo. la capital de Francia; al
57
­

mismo tiempo, un Consejo de
Guerra condenaba a muerte a
'If.ncm:m " JIII.I.F.T ' 8il, -,...;.;...;.;... anqui y a Flourens, los diri­ ~ .. Bl •
gentes revolucionarios más
señalados,
En la reunión celebrada el 3 de LA SOLIDARITE REVOLUTIONNAIRE marzo e n Vaux Hall, la Sec­
ción francesa de la Interna­
ORGANE SOCIALISTE HEBOOMADAIRE. cional se suma a l incipiente
Comité Central de Pariscon la
A~ · ARCIIIE- COLLECTIVISIIC -HATtRIAUSJlE. ..... -.......... incorporaclOn de Va rl in y
ABONf'tEIIENTS. Pindy, sus miembros mas des­
tRl X DU NuwtRO r.n u: ... Aa ''1/,,,,,, _ Ci _:. (r. t.o
tacados, Los estatutos apro­ .: ... ",. ~t. ,. ""01 ~. U mol . Uademl ..... (1."(," Id, w.(,..., ...... ¡,.I. ~ Ip .•. I _,
bados e n esta sesión afirman
su adhesión a la República
«como único gobierno de de­ - •
n ,j r(:('I(ltI~ le l á J"m~t 1873. recho y de justicia, superior a l
o
sufragio universa l , su
LA SITUATIO:04,
obra. (8).
:O;ftllS o.omm .... ~Qjou ... n.\I¡ ~u 19"_ml;1I 011110 lQi
I tlll!, na", ',"Mlfl ~II:U (klllbre 1117 • . r MlOllI ti Ante las respuestas negativas ,t.",,,," " 'I·uloliu;nt triOm(.I>e-; rI~ .... tit el r.¡1Ie
I~ ~"I'!e ,ur 1o,,,, leI pOhlll. a las peticiones de Thiers para
o..:""I'Ui6 le reus,le If .. ~lh~\lr fO"P""'~1t " , . qu e el Comité Central entre­ flU'll n', ~ ,;,n ~ .li<'n.Jr~ 01'011 ~O'fl~_III. t:.
1 ... 1 ,le li~fll,:'. l. ticn ,Ji!Ooha.1 1 .. ~r,lÚo ... ti .. gase las armas de la Guardia
rl;~,1 I'~mule J, $.'::"'3; fn r,il 4t ','dé:r¡tlitlllt. 1I
thl",,~,lla (.r"Jd do Fc.l~,"lo I.Jlnde que 1'0. "'''; Nacional, e l Gobierno decide
.Ior. lur '¡"C"Joinll .10 lerri",¡~ I.l It,oh,tioll lO­
ciale ~ conUMII . rl~rlt tntre leI urllll .. el !el rfrealizar un golpe de mano, Sin
,o'a'¡"nnllru. It r.,~.ernemonl da soc;,Ii ... 1\ J
embargo, la población de los ~~r;"n n~ roUUII ru hhlt~r. Le u rllln.,. O ftl. 1i
.'or....:l.; ,",h",lu~lIp. C'",I I~ &.11.;~,I, l. ~I'ijoll. " d iversos distritos de París ¡ .• m,lle; c'o:Jl l:I ,~n,(J'"rI,"". l~ ,';.ol~lio. e't ll '­
Ji'I,,;·I>I"'o loc;.,I •• I~ '/~>I",rtiGn de u 1:; UIIte ; ,1 reacciona y frustra e l intento. • en..,".u" 1.. nt."l"ll"n, r,n'''',,1 que o br;I •• t.
J..r;nelll el.;1 ~tr~l~ I'~r <I~I r"r:N> lupM--itur .. . \ .... Los generales Lacomte y Cle­
b,Je Ir""'.;1 <lel Iroure, 1,<,10' 6rrllOl'f • Alco) c*,
ment Thomas, que habían or­ mllle ~~ no~ ~'nll, le pou.o;, ' ro ..... 1 ckt I",op"
J'I.IH n,,~I"-'r 'u, c"M~~ln~ , d" ,rOd,... fIOO' ...
denado repetidas veces abl'ir !le' • !>e\,1I.1. d'llro~f'H. tno:or~ de. lr<MIpH ..... '
coml .. l\ .... U_.I~p. r .. "r ull~ '¡'I."I.I;'I.,e 3l11otil~ire ti fuego sobre la población, sin """<;:,.""'. tI! t;".v.:n" ..."n,nll lit ~"'I\CI'. U 11:1411,
tI! 1~71. tI ~ui(\ur.t'hu,. J.c 1.100 ,r~n~ d~n,er .·eslpu ser obedecidos, caen prisione­
le t,,¡'!.nl'. c'PII I~ n',uluIo .. II .
ros y son ejecutados, Estas ac­ \ 1I"·,,t..~~. ~'e,1 r." b ''''t '1U1 l. poMIroir.
'3'"<u 1I n"nl ~ I";~ ca Ir",.j,,,,," ItO" 1·.,u,U .. ", c iones, totalmente ajenas al
Comité Central, fueron apro­ ". n',,~ ~\k" J.' .~ 1, ,~"'".I<' <'n I-.w~'i,'. ti ~t\,I'" di: Ib",,¡,~,", ,1>
,~, 1'''' .. \1, 'U" ,. 11" 'lh'" l'ul>lI ... ' d' ItI; I / \.JIJ.mt,: /(,', ''¡''''''''''J'', vechadas para difamar a la
Comuna,
FacSlmU de la primara pagina d. un numero de .. La Solida rile R.volu llonna;re ~. editado
En el atardecer del 18 de an Blllcalona por refugiados Iranc.sas d. la Comuna.
marzo de 1871, las posiciones
parte del Ejército (la otra las posibilidades de vencer a estratégicas más importantes ' está en completa des­ la reacción son máximas. estaban en manos de Jos su­
organización) y ante e llos una Pasados los primeros momen
blevados; al mismo tiempo
población que dentro de su in­ tos de desconcierto, e l Comité
que Thiers y sus ayudantes
comprensión de lo ocurrido Central decide emprender achuían hacia Versalles, la ban­
está no obstante prorunda­ ciones de gobierno y convoca dera roja ondeaba en e l Hotel
mente descontenta con el Es­ elecciones generales para e l 26 de Ville. Pero la gran oportu­
tado en vigol' y dispuesta a de marzo, Dos días después.
nidad se dejaba pasar y
marchar, a ir adelante» (9). ante una entusiasmada m ucuando I as fuerzas de la reac­
chedumbre, quedaba procla­ción huyen de París a la des­
(9) A. Ollivier: Obra cilada. mada la Comuna de París, bandada, los revolucionarios
no sólo no las persiguen hasta
LA REVOLUCION COMUNERA I V. derrotarlas, sino que ni tan si­
quiera las hostigan, Teniendo
E l proceso revolucionario contraba prisionero de Versa­e n cuenta que «detrás de ellos
propuesto por la Comuna se lI es. A la división in terna e ntre está la Guardia Nacional, una
emprende sin sus principales blanquistas y proudhonianos
(8) Albert Ollivier: .LA Comuna., se le sumaba el lastre de los animadores: Proudhon ya ha­Alianza Editorial, Madrid, 1967. página
145. bía muerto. y Blanqui se en- que habían panicipado en an-
58
­­­­­

teriores revoluciones y vivían fábricas cerradas por sus due­ las industrias y talleres incau­
mirando al pasado, sin com­ ños y la prórroga por tres años tados. De esta forma, el Es­
prender ni admitir los cam­ del pago de las deudas. tado -la expresión más aca­
bios habidos hasta el p.-esente. La Comuna se había procla­ bada de \a dictadura de la
mado federalista y opuesta al clase dominante- que la re­A pesar de todas las dificulta­
Estado burocrático, pero no volución comunera empezaba des y la brevedad de su exis­
negaba la unidad de Francia. a esbozar, se mostraba infini­tencia (dos meses), la Comuna
En sus programas proponía la tamente menos represivo y desplegó una serie de medidas
forma comunal para todo el mucho más democrático que revolucionarias que tendían a
país, con representantes revo­ su antecesor burgués. Pero te­cambiar toda la estructura so­
cables y una Asamblea Nacio­ niendo en cuenta que por esas cial de París. Con un gran ins­
nal de diputados formada por fechas el proletariado no for­tinto revolucionario, los diri­
los miembros de las distintas maba en ningún país de Eu­gentes de la Comuna intuye­
comunas, que serían los en­ ropa la fuerza social mayori­ron que «la clase obrera no
cargados de ejercer las pocas tari~. el movimiento revolu­puede limitarse simplemente
funciones reservadas al poder­ cionario no podía partir con a tomar posesión de la má­
central. unas mínimas garantías de quina del Estado tal como está
Curiosamente, los blanquistas éxito si no se buscaba una y servirse de ella para sus pro­
(partidarios de una férrea dic­ alianza de clases. La unión ló­pios fines» (10), Y procedieron
tadura revolucionaria) y los gica debía de ser con el cam­a su desmantelamienrn
proudhonianos (contrarios al pesinado, pero los revolucio­El primer decreto de la Co­
asociacionismo obrero) se vie­ narios de París no podían co­muna, al abolir el ejército
ron obligados a actuar de nectar con los campesinos, permanente y sustituirlo por
forma distinta a sus plantea­ conservadores en buena parte una milicia popular armada,
mientos, al concretarse el ré­ e intoxicados por la propa­asestaba un fucr-te golpe a la
gimen político de la Comuna ganda reaccionaria de Versa­enorme estructura burocrá­
como una forma de democra­ lIes. Para poder desarrollar la tica-militar del Segundo Im­
cia directa y auténtica y al revolución, el aliado es la pe­perio. Acto seguido se proce­
propiciar la agrupación de queña' burguesía de comer­dió a transformar la Policía,
obreros para la explotación de ciantes que el avcnturerismo y haciéndola responsable ante
la Comuna. La Administra­
ción y los Tribunales perdie­
ron atractivo l."Conómico, al
rebajarse los sueldos de los
funcionarios, y ser lodos los
cargos elegibles y revocables.
Continuando su labor re.volu­
cionaria, la Comuna decretó
la separación de la Iglesia del
Estado y obligó a los sacerdo­
tes a vivir de las limosnas de
sus fieles. Al mismo tiempo,
instituyó la enseñanza obliga­
toria y gratuita, y procedió a
la apertura de nuevas escuelas
en régimen de independencia
del Estado y de la Iglc...-sia. •
En el terreno social, la Co­
muna tomó decisiones impor­
tantes para la época, como la
abolición del trabaio noc­
turno para los panaderos, la
prohibición de la reducción de
los salarios de los obreros, la
entrega a cooperativas de
obreros de todos los talleres y
(10) K. Marx: _Lo Glierra Civil e"
Fr-allcia_ , pdgilla 88.
59

¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.