La guerrilla antifranquista: Los últimos guerrilleros de Cantabria

De
Publicado por

Colecciones : Tiempo de historia. Año III, n.34
Fecha de publicación : 1-sep-1977
Publicado el : jueves, 01 de septiembre de 1977
Lectura(s) : 23
Fuente : Gredos de la universidad de salamenca
Licencia: Más información
Atribución, No Comercial, Compartir bajo la misma forma idéntica
Número de páginas: 6
Ver más Ver menos

La guerrilla antifranquista
Los últimos guerrilleros
de Cantabria
José Ramón Sáiz Viadero
_Hundido el frente verano de 1937), se les, dedicadas a operaciones de limpieza.»
calculó quedarían e'tquistados en los acci­ De esta manera abre el Teniente Coronel
dentados valles cántabros unos dos mil Aguado en su libro «El Maquis en España»
hombres, que .1.Cluaron por su cuenta bajo el último capítulo, dedicado a estudiar el
la denominación de «Ejército de la Recon­ trabajo desarrollado por el Ejército
quista». Estos núcleos annados, restos de Guerrillero del Noroeste de España. El libro
unidades desarticuladas o diezmadas, impli­ del teniente coronel de la Guardia Civil es el
caron para su elim;,tación el montaje de ta1 más documentado entre los que hasta la
considerable despliegue de tropas naciona- fecha ha", sido escritos sobre el tema, pero
El 24 de abril de 195;', ".e! poco m •• dI ".Inl •• nOI, e", mu.rto 1'1 u ltimo lup.r\I¡"I,nle del. gue"IH. de p0'lluerre en le Monleñ. y uno de lo.
ullimOI ele locIo eller.i!orlo neeronel. Juen Flfn8nd.z Ayele, ~Juen¡n •. el que "emol ele u.qule.d. de .. leIUne .. en une e .... k. Iotogretle. Le
Mb •• "¡,,iri. du.enle .eceMI m ••••• u lug.rt.n'*nl., F.enel,eo aeooye'ele dereche), Ineo.po.edo Ulkemenlle' monl' eu.ndo yele polillce
ele gue •• ille. hebie lldo ebendon.c;te PO' lo, pIIrtlool de Izqulerd • .
23

al mismo tiempo peca del defecto imputable nación total de los componentes de las par­
a cuanto se ha publicado desde la órbita de tidas. Solamente las aportaciones de los
la parte represora: la parcialidad en el enfo­ supervivientes de aquellos añ.os, asi como
que de los temas, la prodigalidad en los las de sus familiares y colaboradores, pue­
den ayudar a la clarificación de acciones calificativos insultantes y el escamoteo de
aquellos aspectos que pueden resultar fun­ que, dadas las caracteristicas tan peculia­
damentales para aclarar muchos de los res de unos pers011ajes sL/midos en un
misterios que aún subsisten, directamente medio subdesarrollado por las necesida­
relacionados con las operaciones monta­ des y el miedo, serán harto. complicado re­
das por los guerrilleros y la contraofensiva visar y recomponer a modo de rompe­
de las fuerzas represivas hasta la extermi- cabezas .

He aqul l.
motocicle ta q ue
utlfluron Francisco
aedoya y Jo.' S . ...
Miguel Alvare:.: en . u
huida . trav's de
1 .. c.rreter •• de la
Montana , perseguidos
por l. Guardl. Ci vil.
Sa tr.tab. da un.
~o.rby .. m.rrón.
K tu. lme"te encerr.d.
e n el g.rllle de l
Go~em.dor Civil de
la p rovi ncia.
(foto Manuel)
L 24 de abril de 1957, Luis Facerías (agosto de que rodearon la muerte de
hace poco más de vei n­ 1957); en 1960 y en 1963, res­ «Juanínll, unido a las mucho E le años, cala muerto el pectivamente, caían también más inexplicables de los ulti­
último superVIViente de la en Cataluna Francisco Saba­ mos meses de su lugartenien­
guerrilla de posguerra en la ter, «Ouico», y Ramón Vila,
te, excitaron e l sentimiento y
Montaña y uno de los últimos «Caraquemada», cerrándose
la fantasía populares, de porsí de todo el territorio nacional; definitivamente este capítulo
lo suficientemente sensibles le sobreviviria durante esca­ de la Historia ele la Resisten- .
en cuanto se refiere al roman­sos meses su lugarteniente cía en España con la muerte
Francisco Bedoya. incor­ de Jase Casto Veiga, «Piloto», ticismo que este tipo de accio­
porado fisicamt!nle al monte después de haber exigido la nes al margen de la ley entra­
cuando ya la política de cantidad de 10.000 pesetas a ñan, máxi me cuando en el
guelTillas había sido abando· un vecino de Lama Grande, caso de ambos personajes se
nada por los partidos de iz­ del término municipal de Sa­ trataba de hijos de la propia
q u ierda y únicamente que­ viñao, en la provincia de Lugo, tierra. Será difícil. pues,
daba la espe¡'anza de una a quien -segun Aguado-- «en aclarar el misterio que 1-0-
lucha por sobrt'\·ivir. Coinci­ deara el último año de vida de concepLO de multa le había
día la muel"te de Juan Femán­ impuesto el Gobierno legí­ Juan Fernándcz Ayala y Fran­
dez Ayala, «Juanín», con la ex­ cisco Bedoya. Según la ver­timo de la República»: era el
tenninación de la úl tima par­ día 3 ell;! mar-zo de 1965. sión onciaI, recogida en el li­
tida de guerri ll a urbana capi­ bro de Aguado Sánchez, el día
Las extrañas circunstancias de la muerte de «Juanin » «so-taneada en Cata uña por Jase
24

planes es lo que origina un en­bre las nueve de la noche, el vos policiales y se ha reprodu­
frentamiento entre ambos comandante de puesto de cido en cuantos trabajos sobre
Vega de Liébana, cuando re­ la guerrilla antifranquista que, poco a poco, va saliendo a
gresaba de un servicio ruti­ han sido publicados. Aparece la superficie, hasta el extremo
nario, al cruzar la carrelera, «Juanín» vistiendo una de que «1uanín» desconfiara
guerrera cogida de un subjefe completamente de su segundo distinguió como a unos veinte
metros a los dos forajidos. de la Guardia Civil y con un y único seguidor.
arma producto de algún asal­Producido el tiroteo al no obe­ Pese a la versión oficial y a las
to. Unos años antes, «con el fin decer las voces de alto, fue al­ interpretaciones populares,
de tomar algún aspecto mili­canzado el «Juanín» mientras que no descartan -y hasta en
tar --escribe Aguado-, or­que «Bedoya» consiguió esca­ algunos casos afirman- la
par. Se le ocupó una metralle­ dena llevar en el lado derecho posibilidad de que el en­
del pecho unas cintas tri­ta, una pistola, una granada cuentro no fuera tan fortuito,
de mano, unos prismáticos y colores donde ha grabado la sino preparado por el propio
6.100 pesetas". sigla F. A. R. (Fuerzas Arma­ «Sedoya» que entregando a
das Republicanas))). ¿Cómo es Una referencia particular, a su jefe conseguía a cambio su
modo de ampliación de esta posible que «los más escurri­ libertad, en reciente rectifica­
información, nos dice que la dizos y taimados forajidos de ción efectuada por dos her­
aparición de la patrulla de la todo el bandolerismo de pos­ manas de «Juanín" a la Prensa
guerra» cayesen en un servicio Guardia Civil en aquel lugar de Santander, María y Avelina
fue completamente casual; rutinario? Fernández Ayala dicen que
rutlnarla, como se afirma an­ «nuestro hermano 110 fue La propia Prensa local, en los
teriormente. Sin embargo, a muerto por las Fuerzas del Or­abundantes detalles del su­
partir de aquí han comenzado den, fue disparado por la es­ceso -por cierto, que e l cleri­
a montarse diversas versiones palda con un tiro en la nuca por cal ~~Diario Montañés)) hubo
que en algunos momentos co­ de sufrir una fuerte multa, por alguien que le traicionó". A la
bran carácter peliculcsco y versión que circula como «vox adelantarse en publicar la in­
que, desde luego, no pueden populi» de la traición por for"mación antes de recibir la
ser demostradas -ni nadie comunicación oficial-, in­ parte de su lugarteniente, hay
parece dispuesto a demos­ siste en las desavenencias ha­ que añadir este dato en el cual
trarlas por sí mismo--. aun­ bidas entre «Juanin» y su lu­ -aún sin nombrarle- parece
que a la luz de los aconteci­ garteniente; achacarsele también la ma­
mientos posteriores puedan que, se dice, han de trasla­ terialización de su muerte: en
entenderse todas las teorías darse a 1952, cuando el «Be· este caso, de ser cierto, un ase­
esgrimidas por la imagina­ sinato. Tenia entonces «Jua­doya», antiguo enlace de
ción popular, en contra de la nín» 39 años. «Juanín», consigue fugarse
fuente ofrecida oficialmente. del Destacamento Peniten­
¿Cómo es posible que les co­ Poco más de seis meses per­ciario de Fuencarral, en Ma­
giera desprevenidos una pa­ maneció vivo Francisco Bedo­drid, donde cumplia condena
trulla rutinaria? tras una redada en la cual ya. Su desaparición de escena
Precisamente, lo que ha carac­ «cayeron» medio centenar de a raíz de la muerte de «Jua­
terizado la fama popular de puntos de apoyo de las nín» dio lugar a todo tipo de
«Juanin" es el mérito de cono­ guerdllas montañesas. «La especulaciones, entre las
cerse palmo a palmo todos los cuales la más firme era la su­hermana de "Juanín" trasla­
montes del Valle de Liébana, dada a Madrid -sigue Agua­ posición de que había pasado
donde su orografía era el refu­ la frontera y se encontraba en do-- conecta con él y conduce
gio más seguro contra las Francia. confirmándose de esa en un taxi a "Paco", hasta
fuerzas represoras y las donde se encuentra "Juanín". manera la vieja aspiración del
contra-partidas formadas por furtivo fijada en rehacer su Este, que en principio le había
la Guardia Civil. Vivía en una prometido su evasión a Fran­ vida en el extranjero: incluso
cueva horadada en la monta­ cia, cambia de proyecto y le se había hablado de una novia
ña, pero no es menos cierto convence para que le acom­ esperando en Argentina. Sin
que su audacia le conducía a pañe al Monte." Según la pro­ embargo. tal desaparición no
presentarse esporadicamente pia Prensa -sin precisar de era más que una tapadera que
en su propia finca de «La cuál de las tres hermanas de encubría un elaborado plan
Carra»: Es ahí, en la huerta de ({Juanin» se trata y con el dato para conseguir su traspaso de
su casa, donde se fotograBa de que el lugar escogido para la frontera francesa. Quienes
hacia el año 1953, y esta foto trasladal-se era Argentina, no colaboraron en el desarrollo
ha recorrido lOdos los archi- Francia-, este cambio de de ese plan y qué fuerzas ocul·
25

tas prepararon en la sombra el han IIgurado en la inrorma­ de la motocicleta. que había
mismo, es algo qUL', si bien se ción mas o menos oficiolJa de conducir su cuñado Jase.
propol'cionada por la Prcnsa Ahora conviene hacer hinca­L'ncuentra en boca de mucha
gente, no ha ~ido posible des· de la epoca. Por ejemplo, el pi~ sobre este personaje. a
cubriraun, \ ~erá preciso para hecho de que la PoliCla su­ quien la Guardia Civil apoda
ello esperar a que hable la fa­ piera l:on mucha anterioridad d .. Fuguista,,; al parecer, pro­
milia de Bedova, que reside de la~ intenciones de Paco Be­ cedla de León, donde había
actualmente en la ciudad de doya' \. la pista seguida al mi· nacido; posiblemente su
Santander, u penetrar en lo~ nuto a su propio hermano, en­ amistad con 'Paco Bedoya ha­
archi\'os de la~ Fuel7.as ene'lr· car-gado de cOl11pr-ar en San­ bna surgido en algún centro
gadas de la extinción de lo~ tander los enseres necesarios penitenciario. El caso es que
ultimos brotc~ dL' guerrilla, para e! traslado a Francia, en se .le considera como _sujeto
bandolerismo. Hasta i.;"ntonce~ un \ ¡aje largo v en precarias de malos antecedentes, fu­
todo son meras especulacio· condiciont.:s dc una motoci­ gado de Ocaña y procesado al­
nes. algunas cargadas con Imis cicla por carreteras de se­ guna vez por estafa». Y una
ruerLa que 01 ra~ . gundo orden, con una tem­ persona de tales condiciones
ASI lo (.'ucn ta Aguado: .. En peratura <.iindl. Según las consigue llegar al pueblo de
cuanto a Bedoya. no sena e1i· crónicas aparecidas t.:n su Bedova, casarse con su her­
minado ha~ta el 2 de diciem­ momento. el hermano de Paco mana, entrar en contacto con
bn.' en un c!'Ipcctacular seni· Bedoya, lIa mado Fidel, habla el huido. prepararle la salida
cio combinado entre Guardia adquirido en un comercio de de Espaiia ... Todo ello sin que
Civil y Policla. Conockias ~us la capital, calle de Juan de nadie le molcst:1ra, Cuando a
intenciones de escapar a Herrera, un magnifico gaban, media noche del pri mero de
FI-ancia ayudado por un anti que por la talla haCia pel1!ot31' diciembre de 1957 cae muer­
guo amigo apodado el "Fu­ iba destinado a su hermano: to, desaparece con el la posi.
guista", validos de una moto· Paco Bedova media aproxi­ bilidad de aclarar totalmente
madamente un metro ochenta cicleta. al salir éste de San­ los entresijos de una opera­
tander hacia el escondite de , cinco. De ahora en adelante ción de vasto alcance, cuyo
"Bedova", se establecieron seguiremos al pie de la letra la vértice hubiera podido ser la
vcrsion aparecida en el diario diversOs controles. Identifi­ eliminación de .duanín » (el
cada la motocicleta donde \ ia de! Modmienlo .. Alerta », la fotógrafo José Luis AI'auna,
jaban ambos, fue seguida por cual refleja -a pesar de lo in­ que entonces cubría la infor­
mediato de o,u aparición- e! mación gráfica de .. El Diario la Polida. Entr'e el Pontarrón
control minu<..'ioso de todos Jos ~' la Langostcra dt.: Islar'L's. en Montañt.:s»,. me insiste en que
la carretera de Santander a movi mientas rcgist rados: el muerto sólo tema un tiro en
Bilbao, sobre las doce y vcinte «Aproxil1wdalllellte a la .... siete l ' la nuca. confirmando de esa
de la noche. la motocicleta fue ,,,ellia de la tarde (se rdierc al manera la \'ersión de las her­
alcanzada por un coche de la manas de .. Juanin »). pero con domingo dra I de diciembrc,
Policla que hizo ruego, ma· una lenta preparación que se cuando Fidel BedoYfl v el cu­
tanda al "Fuguista". pero con· ñado dd rurtivo, Jos~ San Mi­ nos escapa en sus reales di·
siguiendo escapar "Bedoya", mensiones. Tampoco se cita la guel Ah'al'ez, se dirigen con los
localizado a las nuew de la enseres en busca de Paco), ell­ procedencia de la motocicleta
utilizada para la fuga (una mañana del dra siguiente gra­ tre Lallladrid l' Cabe::,ol/ dI! la
cias a la pista seguida por un Sal, el Bedo\'{l aClIdio l,l el1- .. Derb~·», matricula de prue­
perro polida conducido por CllClllro. Parecü, COI/fiado \. bas 5-1553, marrón, actual­
un cabo de la Guardia Civil. trauquilo. Vesti{l Ilna larga ga­ mente encerrada en el garaje
Descubierto en unas malezas, bardina O.\ClIrtl sobre ~II pQlI­ oficial del Gober'nador Civil
disparó su pistola, hiriendo al talon aZlIl .- cllbna su cahe;:a de la provincia junto con otras
con ltlla bOlita V l/O parecia, por cabo que al repeler la agre­ cinco gemelas), y que. según
sión, acabó para siempre con el blanco color de Sil le::.. Illlber rumores, podía haber sido
permallecido úllimamente tan famoso bandolero». Hasta proporcionada por algún ele­
II/uclto tiempo al aire libre. Fi­aquí la versión oficial reco­ mento procedente de la Guar­
del, SIl heril/OlIO, le Pli SO sol)re gida en el libro varias veces dia de Franco, Al menos,
los hombros el grueso chaque­mencionado. cierto militante de dicha 01'­
to" de cuero que hab,a ad­ gani7..acron tuvo problemas Sorprende que en un traba­
qllirido en Slllllallder. » con la Policía por tal motivo, jo tan pormenorizado como
bien sea por el asunto de la Fide! regresó andando al pue­el del Teniente Coronel
blo natal de ambos, Sel-dio, y moto o relacionado con el Aguado no se hayan incluido
chaquetón de cuero ulili7ado Paco subió a la parte traser-a una serie de datos que hasta
26
­­

Peña Carredo, aacanarlo dele mue"e de Frencllco Sedore. Le zona central del monte qua aparece en la Imagen mil clera que el realo, ea
donde Iue encontrado IU cadhef. Al Igual que pe.ó con _Julnln_, Bedoyl '1IIeclO de minera lodule no .ullclentemente Hcllrecldl.
/eHcióH eH la desértica cuesta por Paco Bedoya en su huida. ñado? Es otro misterio que ha
Tumjod, Ha lejos de/mame del querido explicarse por la os· Bedoya iba atras en el asiento
Corona, ames de llegar a Cabe· curidad v el nerviosismo de de la moto, cubriendo con sus
zón de la Sal, pero si el golpe anchas espaldas --no es ex· los policías, pero que resulta
resultaba fallido el hOlldo/ero traño que . Juanin It le retu· dudoso dado el blanco fácil
podría hallarse IlLlel'ameule eH viera como guardaespaldas: que ofrecia la corpulencia y la
su elemeHlo y le reslIl/aria fácil ac.lemas de su estatura consi· situación de Francisco Sedo·
el/ COH/rar defellsa. eH U/10S derable, pesaba unos t 10 ya, cubriendo prácticamente
parajes frecl(el1lados durante kilos-el cuerpo de su cuñado, la figura del conductor. La ex·
/al1los al"os por él. » que conducía la moto. Es sa· plicación oficial de la refriega
Precisamente el Monte Co· bido que la Policía allanó el sena como sigue: «El Bedoya
rona había sido el último re fu· camino de ambos personajes, escapa: los disparos habían
gio de Francisco Sedoya, y allí incluso el propio teniente hecho blanco. San Miguel, con
cerca, en las inmediaciones coronel de la Guardia Civil, una bala en el corazón y otras
del Turujol, habían raptado señor Guerrero, retiró toda la varias en puntos igualmente
al joven Eduardo Diestro, el3 vigilancia normal de la carre· vitales, murió en el acto. El
de diciembre de 1954: «Lo de· tera y por dos veces se cro· Sedoya, con tres disparos en el
jaremos en 9.000 duros y de zaron con un coche de matrí· cuerpo, todavía tuvo fuerzas
ahí no bajo un billete siquiera cula francesa, donde iba el en· para escalarun altozano». Era
--dijo "Juanin"--, porque lo tonces Gobernador Civil de la el lugar conocido por Peña
que a mí me costaba cinco an· Provincia de Santander, Ja· Carredo, donde a las ocho y
tes, me cuesta diez ahora It. cobo Roldán Losada, que ha· media de la mañana comenzó
bia decidido participar en la Finalmente se decide acabar la escalada con perros poI i·
cías, el cabo Fidel Fernández operación final. «Había que con ellos antes de llegar a un
Iñiguez. que caeni herido con buscar lItJ lugar despoblado y lugar poblado. ¿Cayó muerto,
un balazo en el pecho, y la desconocido del Bedoya --dice fulminantemente, de un tiro
colaboración de la Brigada el periodista de "Alerta"--. en el corazón José San Miguel
Podía haberse ¡memada Sil de· y escapó, sin embargo, su cu· de Investigación Social (la
~7

Político-Social) que estaba miración, la amistad y el te­ níos achacan la negativa a
mandada por el que más mor de la población. Precisa­ abandonar España. por parte
adelante sería Comisario-Jefe meo te es un historiador oficial de «Juanín», a una enferme·
de la Político-Social en San­ del tema, Tomás B. Cossías, dad tuberculosa producida
tander, Víctor Solar. La ver­ quien después de minimizar por la violencia practicada
sión más difundida sobre la la importancia de la guerrilla sistemáticamente contra él.
materialización de la muerte en Cantabria, reconoce que el Las hermanas niegan tal en­
de Francisco Sedoya nos ha­ apoyo popular fue bastante ~rmedad y afirman que
bla de una persona herida, grande; este apoyo tendría rUt!ron otros motivos lasque le
gimiendo de doloren la noche, como consecuencia la super­ indujeron a no marcharse de
acorralada en la montaña, que vivencia de las panidas aquí, a pesar de qU l-· ya se sa­
cuando llega el día no resiste durante más de veinte años, bía que L'] t em¡:'o de la
la tentación de evitar el gusto así como la incorporación de guerrilJd ¡,abía " asado.
a sus perseguidores y se sui un mocetón campesino, de 23 ¿Cuá les? Posiblemel! de ín-
años de edad, recién huido de cida antes de caer vivo en sus dole particular, acasu ma.
manos. Jesús Delgado, que en­ un campo de trabajo donde Pero es cierto que (d uan 'o
tonces cubría la información cumplía pena por el apoyo de solamente llegó a ser UI' "!'­
de «Alerta». vio posterior­ toda su familia a la guerl"i Ila. tsonaje de leyenda, con luer t'5
mente los cadá veres en el de­ sin otra intenclDn que enfrentamientos con la Guar­
pósito de Castro Urdiales y me marchar a la Argentina para dia Civil y muertes por amba!!.
asegura que tenían los brazos reunirse con su novia, pero partes. sino que tambiCn fue
en alto: otro misterio más. cuya historia sería desviada una realidad. Leandro V<1 'L'
Terminó todo vestigio de re­ hacia la vida furtiva hasta hoy presidente de la Dipu:
---después de una serie de sistencia armada --con el cali­ ción y en los últimos años de
peripecias imposibles por el ficativo que se le quiera otor­ guer~illa política médico de
momento de esclarecer­gar- en la Montaña. La his­ los Ayuntamientos de Ca·
moriren la madrugada del día toria de quienes fueron sus buérniga y Los Tojos, me
2 de noviembre de t 957, mayores representantes a ni­ cuenta que sola mente después
cuando creía estar ya muy de bastante tiempo de su pervel popular es bien distinta.
cerca de la libertad y de una manencia en la zona se enteró «Juanín » es una víctima polí­
nueva vida. de que cada vez que un vecino tica de las represalias de la
posguerra inmediata (se dice "Si tu herma/ID se hubiera necesitaba de sus servicios
medicos se avisaba antes a que se echó al monte por las marchado cl/ando se dio la or­
«Juanín», para que no hubiera palizas que le daban sus guar­ den de abandol/ar la guerrilla
ningún obstáculo; una dis­dianes y la frase atribuida -he oído decir a un militante
como suya última en la cauti­ del PCE-, hoy hubiera vuelro a creta vigilancia, tan discreta
que nunca llegó a advertirla, vidad, mientras cumplía con­ Espal'ia como 1/11 héroe y /10
hubiera. tenido que morir COI/la evitaba cualquier tipo de in­dena en la reconstrucción de
Ull bandolero.» Unos lestimo- cidentes . • J. R. S. V. la Iglesia Parroquial de Potes,
es la de «a mí no me pegan
más estos cabrones»), que por
el desarrollo de la guen;lIa
llegó a comandar la partida
de supervivientes, a pesar de
no poseer ninguna formación
politica ni eSlaratiJiado a nin
gún partido. Su importancia
en la vida rural fue tan grande
-sin caeren los excesos que la
leyenda popular y las publica­
Tumba de ciones clandestinas cantan­
Fra",c:isc:o Sedoya.
que una vasta extensión pudo qufe", seria en'errado
tuera del c:emenlerlo considerarse durante más de
rellglOlo de eealro
diez años somet.ida a la in­ Urdlales. Tanto en UII
wmba como en la de
Ouencia de la guerrilla, aun­ .. Juanln_. altuada a
do.ele:l'lto. kilómetros que las autoridades le negaran
de dl!lltanela. aparee"n
cualquier atisbo de poder. llore, Inlnterrumpl.
damente. c:oloeada, Pero existía ese poder
por minos
paralelo. cimentado en la ad- anónimas
2lr
­­­

¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.