La crisis ecuatoriana: sus bloqueos económicos y sociales

La crisis del Ecuador es ya una de las crisis más singulares de los países del continente: por su duración; por sus caminos sin salida; por frenar las reformas propuestas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundialdesde hace 20 años; por no lograr los acuerdos internos para un plan de salida y de emergencia; por regresar a su tradicional inestabilidad gubernamental; por el ímpetu de la protesta sin que conlleve violencia, y su utilización para cambiar presidentes; por el uso del Estado y de los recursos públicos por partede los sectores pudientes, aun en momentos de déficit fiscal; por un país con una economía manejable, que llega a la bancarrota. Reducidos a las exigenciasinmediatas de la crisis, los ecuatorianos no logramos concebir el futuro. Predominan las emociones y visiones del momento. Por ello, el CEDIME hareunido aquí los análisis de cientistas sociales y políticos/as, para situar los diversos problemas de la crisis ecuatoriana, no sólo desde el pasado sinotambién en función del futuro y de buscar posibles salidas. Las crisis tienen un antes, un presente y un después, que deben ser entendidos para solucionarlas.


Publicado el : martes, 02 de junio de 2015
Lectura(s) : 0
Licencia: Todos los derechos reservados
EAN13 : 9782821844780
Número de páginas: 239
Ver más Ver menos
Cette publication est uniquement disponible à l'achat
Portada

La crisis ecuatoriana: sus bloqueos económicos y sociales

María Fernanda Cañete (dir.)
  • Editor: Institut français d’études andines, Ediciones Cedime
  • Año de edición: 2000
  • Publicación en OpenEdition Books: 2 junio 2015
  • Colección: Travaux de l’IFÉA
  • ISBN electrónico: 9782821844780

OpenEdition Books

http://books.openedition.org

Edición impresa
  • ISBN: 9789978416426
  • Número de páginas: 239
 
Referencia electrónica

CAÑETE, María Fernanda (dir.). La crisis ecuatoriana: sus bloqueos económicos y sociales. Nueva edición [en línea]. Lima: Institut français d’études andines, 2000 (generado el 16 noviembre 2015). Disponible en Internet: <http://books.openedition.org/ifea/3589>. ISBN: 9782821844780.

Este documento fue generado automáticamente el 16 noviembre 2015. Está derivado de une digitalización por un reconocimiento óptico de caracteres.

© Institut français d’études andines, 2000

Condiciones de uso:
http://www.openedition.org/6540

La crisis del Ecuador es ya una de las crisis más singulares de los países del continente: por su duración; por sus caminos sin salida; por frenar las reformas propuestas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundialdesde hace 20 años; por no lograr los acuerdos internos para un plan de salida y de emergencia; por regresar a su tradicional inestabilidad gubernamental; por el ímpetu de la protesta sin que conlleve violencia, y su utilización para cambiar presidentes; por el uso del Estado y de los recursos públicos por partede los sectores pudientes, aun en momentos de déficit fiscal; por un país con una economía manejable, que llega a la bancarrota. Reducidos a las exigenciasinmediatas de la crisis, los ecuatorianos no logramos concebir el futuro.

Predominan las emociones y visiones del momento. Por ello, el CEDIME hareunido aquí los análisis de cientistas sociales y políticos/as, para situar los diversos problemas de la crisis ecuatoriana, no sólo desde el pasado sinotambién en función del futuro y de buscar posibles salidas. Las crisis tienen un antes, un presente y un después, que deben ser entendidos para solucionarlas.

    1. Dinámica entre la globalización y lo particular

      Manuel Chiriboga
      1. 1. Introducción
      2. 2. La globalización, el estado nacional y lo local
      3. 3. La difícil construcción del espacio nacional en el caso de ecuador
      4. 4. Nuevas prácticas de inserción local en lo global
    2. Globalización, cambio tecnológico y desigualdades sociales

      Carlos Larrea
      1. Introducción
      2. El nuevo contexto internacional: crisis, globalización y cambio tecnológico
      3. La evolución reciente de América Latina
      4. América Latina en el nuevo escenario internacional
  1. Cambios del estado y sistema financiero

    1. Introducción

      Zonta Palán T.
    2. Sistema financiero y mercado

      Pablo Lucio Paredes
      1. 1. El exceso de crédito
      2. 2. La multiplicación indiscriminada de los bancos
      3. 3. La información
      4. 4. El riesgo moral del sistema bancario
      5. 5. El seguro de depósito
    3. La cuestión fiscal y la descentralización

      Elsa de Mena
  2. Integración nacional y cuestión regional

    1. Introducción

      Mariana Torres
    2. La crisis de un sistema político regionalizado en ecuador

    1. Jorge León T.
      1. I. Un sistema regionalizado
      2. II. Origen y características del sistema región alizado
      3. III. Los cambios del sistema regionalizado
      4. IV. Conclusiones
    2. Élites regionales y locales: entre la ausencia de una conciencia de clase histórica y la ignorancia endémica de lo que debe ser un país

      Miguel Donoso Pareja
    3. Las nuevas fronteras y la identidad “nacional”

      Enrique Ayala Mora
      1. El tema de la exposición
      2. Proyecto nacional y regiones
      3. El sujeto de las autonomías
      4. El ritmo de las autonomías
  1. Sistema politico : legitimidad y representación

    1. Introducción. La democracia en ecuador: preguntas para apoyar su (re)construcción

      María Arboleda
    2. Representación, clientelismo y corporativismo en Ecuador

      Simón Pachano
      1. Presentación
    1. La redefinición del rol de los militares

      Bertha García Gallegos
      1. Introducción
      2. I. Fuerzas Armadas, sociedad y política
      3. II. El orden mundial y regional en transición: las nuevas agendas de seguridad y las tendencias estratégicas
      4. III. Los roles externos e internos de las Fuerzas Armadas en el Ecuador
  1. La nueva ciudadanía y las respuestas políticas e institucionales

    1. Introducción

      Thalia Flores y Flores
    2. ¿Pueden los movimientos sociales representar una alternativa a la crisis presente?

      Mario Unda
      1. Acerca de la crisis
      2. La política como una potencia extraña desde una ciudadanía que nos es dada
      3. La ciudadanía que construimos desde la multitud en que nos constituimos
      4. ¿Cuál es el aporte de los movimientos sociales?
    3. Etica pública y corrupción

      Ramiro Larrea Santos
      1. El desafío de la ética pública frente a la corrupción
  2. Análisis crítico de la crisis ecuatoriana (mesa redonda)

    1. Washington Herrera

      Washington Herrera
      1. Respuestas a preguntas/comentarios vertidos durante el foro
    2. Xavier Lasso

      Xavier Lasso
      1. Respuestas a preguntas/comentarios vertidos durante el foro
    3. PatricioQuevedo

    1. Patricio Quevedo
    2. Ramiro Rivera

      Ramiro Rivera
      1. Respuestas a preguntas/comentarios vertidos durante el foro
    3. Patricia De la Torre

      Patricia De la Torre

Presentación

Mariá Fernanda Cañete

1La presente publicación recoge reflexiones de diferentes analistas, académicos/as, políticos y periodistas ecuatorianos/as, vertidas durante el Seminario “La Crisis Ecuatoriana: Sus Impasses Económicos, Políticos y Sociales”, que el CEDIME llevó a cabo, en Quito, durante los días 19 y 20 de enero del 2000.

2Los textos aluden a la difícil situación que el Ecuador estaba -y continúa- atravesando. Buscan aportar a la comprensión de los problemas actuales, identificando y explicando debilidades de nuestro sistema económico, político y socio-cultural, acumuladas a través de nuestra historia, además de evidenciar las dificultades y los retos que el nuevo contexto nacional e internacional acarrea para nuestra sobrevivencia como Estado-nación y nuestra favorable integración al orden mundial.

3Al solicitar a los/as expositores/as preparar sus intervenciones, se hizo hincapié en la necesidad de que incorporasen en el análisis de cada uno de los temas una perspectiva histórica, la cual consideramos indispensable para comprender cambios actuales de nuestro país, que no necesariamente pudieran guardar una relación directa con la coyuntura de renovación actual a nivel mundial. Se trajeron, pues, a la palestra, elementos de análisis y discusión que habían quedado ignorados u opacados frente a la avalancha de lo inmediato.

4Para tener una visión relativamente integral de la crisis de o en Ecuador, hemos creído importante abordarla desde varios temas, para nosotros/as centrales: la globalización y la modernización, el sistema financiero, la cuestión fiscal, la descentralización, los cambios institucionales y sociales, la legitimidad y representación del sistema político, las demandas ciudadanas, los movimientos sociales.

5El contenido del libro cobra especial importancia si se toma en cuenta que el 21 de enero, esto es al día siguiente de haber finalizado el mencionado seminario, el entonces Presidente del Ecuador, Jamil Mahuad, fue derrocado. Al leer, entonces, las siguientes páginas, podremos releer los acontecimientos recientes de nuestro país; conocer cómo analistas, especialistas en diferentes temas, entendían lo que en momentos de esa tensa incertidumbre sucedía; y, quizá también, descubrir o redescubrir, con los beneficios que el paso del tiempo otorga, el porqué de la situación que vivimos.

6Los diferentes análisis nos presentan planteamientos muy heterogéneos, reveladores de la complejidad del tema en consideración:

7Para Manuel Chiriboga, en el marco de la globalización los Estados nacionales ya no cumplen el papel de articuladores de sus agentes económicos y sociales, sino que, más bien, compiten con otras fuentes de poder, generalmente de tipo transnacional. En consecuencia, la actual crisis del rol tradicional del Estado obliga a una transformación de éste y de sus formas de representación política -no a su desaparición-, cuya posibilidad de readecuación a la globalización dependerá de su modernización y de la capacidad de concertación de sus actores políticos. En el caso ecuatoriano, la crisis de los 80 habría truncado la consolidación de fuerzas sociales y políticas nacionales, capaces de llegar a consensos sobre acciones y políticas de modernización y de reforma del Estado, uno de cuyos resultados, frente al debilitamiento de éste, sería la “tendencia hacia la autonomía de ámbitos territoriales y sociales”, que reclaman para sí las formas de proceder a aquellas.

8En el mismo contexto de la globalización, Carlos Larrea sugiere revalorizar la importancia del gasto público y del papel del Estado en el desarrollo, junto con el fortalecimiento de las políticas sociales y la inversión pública social, dada la elevada vulnerabilidad de América Latina, sobre todo de los países medianos y pequeños, frente a las nuevas condiciones de intercambio y mercados financieros internacionales.

9Pablo Lucio Paredes nos presenta un sistema bancario ecuatoriano que, protegido por el Estado, ha sido y es manejado, más que por una lógica económica, por una lógica política de defensa de intereses de ciertos grupos empresariales, evidenciada a través de la multiplicación indiscriminada de los bancos, los beneficios selectivos de una información oportuna, el seguro ilimitado de depósitos, y la banca no controlada, entre otros. Para él, la utilización de los instrumentos monetarios por parte de los grandes grupos de presión del país no hacen más que aumentar la brecha entre ricos y pobres.

10Elsa de Mena recuerda que la economía ecuatoriana de 1990 a 1998 se caracterizó por modestas tasas de crecimiento en términos de PIB, cada vez mayores déficits presupuestarios, debilidad del financiamiento público, poca efectividad en cuanto a una reforma del Estado, preasignación de la mayoría de impuestos (con el consecuente impedimento de un manejo fiscal adecuado), y una enorme deuda pública. Visto este antecedente, el proceso de descentralización debería asegurar una estrategia local compatible con los objetivos nacionales, propiciando, entre otros aspectos, una administración tributaria a escala nacional, que, por un lado, distinga claramente los impuestos de carácter nacional y los impuestos locales, y, por otro, tenga una operación desconcentrada, pero de acuerdo a políticas nacionales firmes. La descentralización debería conducir a generar mayor responsabilidad en los dirigentes de los distintos niveles de gobierno, obligándolos a esforzarse por recaudar para poder gastar.

11Según la hipótesis de Jorge León, el Ecuador ha construido, desde hace un siglo, un sistema político y un Estado caracterizados por equilibrios regionales entre la Costa y la Sierra: un sistema regionalizado, cuyos elementos principales serían la negociación, la construcción de consensos, el reformismo institucional y el pluripartidismo. La dificultad actual del Ecuador para establecer pautas internas de negociación y propuestas consensuadas, se debería a que el mencionado sistema estaría en crisis, como consecuencia de cambios socio-económicos y políticos producidos a largo plazo (éstos habrían modificado las condiciones que han mantenido a dichos equilibrios). La crisis actual del sistema político y Estado ecuatorianos no se atribuiría, por tanto, a las dificultades económicas del momento, sino a diversas crisis, ahora yuxtapuestas, cada una con orígenes, dinámicas y duraciones diferentes.

12Miguel Donoso Pareja advierte un Ecuador con dos claras élites regionales, presentes desde la Colonia, permanentemente confrontadas e irreconciliables en beneficio de la construcción del país: la de Quito y sus alrededores, y la de Guayaquil. Los estereotipos contrapuestos entre serranos y costeños habrían sido impuestos por la ideología dominante, para desarticularnos y manipularnos como país. Si bien el Estado unitario fue necesario al iniciar nuestra vida independiente, el centralismo no le ha permitido cumplir con su papel integrador, lo cual vuelve a la descentralización una necesidad irreversible, pero en aras de una mayor integración.

13También Enrique Ayala coincide en la necesidad innegable de descentralizar, y recuerda que la fundación del Estado ecuatoriano se sostuvo en una agregación de regiones no consolidadas entre sí a través de su pasado. Como resultado de ello, el Ecuador es un país profundamente regionalizado, cuya modernización liberal consolidó un Estado centralizado (bicentralizado, en realidad) y forjó un proyecto nacional mestizo de éste. Recalca, sin embargo, la dificultad de que todas las provincias puedan asumir solas la autonomía, y de proceder a una regionalización artificial. El proyecto de descentralización o autonomía debería ser nacional, es decir, para todos por igual, y tendría que definir con absoluta claridad las competencias de cada una de las partes, así como las formas de participación ciudadana.

14Bertha García hace un recuento de los roles que, históricamente, las Fuerzas Armadas han jugado en el Ecuador. Concluye que éstas no se han limitado a sus funciones esenciales -militares y de defensa-, sino que han ampliado notablemente sus tareas hacia las no militares (políticas y de desarrollo económico y social). La ausencia de verdaderas políticas militares y de defensa, conducidas desde la población civil, habrían permitido que los militares ejerciten, con casi total autonomía, sus propias políticas de institucionalización, profesionalización y organización. En su opinión, el fin del conflicto con el Perú ha dejado a las Fuerzas Armadas ecuatorianas sin importantes referentes de su identidad institucional, lo cual, junto a otros factores, acarrearía el peligro de una nueva intervención militar.

15Simón Pachano afirma que el clientelismo -en cuanto a relaciones, redes y estructuras- es una característica central de la política ecuatoriana; para comprenderlo sugiere remitirse al modelo de desarrollo de las dos últimas décadas, así como a la representación socio-política consolidada durante el mismo período. Todo el sistema político, tanto en lo que respecta a los partidos como a las instituciones representativas, habría precisado “funcionalizarse” a procedimientos enraizados en nuestra sociedad, establecidos al margen del sistema institucional, es decir, informales. Si bien se daría una interrelación entre el nivel formal del sistema y el nivel informal de las prácticas políticas, lo sustancial del intercambio político y de la relación Estado-sociedad tendría lugar en la institucionalidad alternativa o informal. La denominada crisis de representatividad proviene, según Pachano, de un conjunto de elementos específicos de la sociedad ecuatoriana, dentro de cuyos parámetros se mueven las instituciones de nuestro sistema político.

16A decir de Mario Unda, durante casi toda nuestra historia republicana hemos “sufrido” una política que únicamente nos exige legitimar el orden y sus instituciones. Como reacción, en los años recientes ha emergido “otra ciudadanía”, constituida por “los propios sujetos en acción”, quienes intentan descubrir, experimentando, nuevas formas de politicidad. Más allá de los resultados de diferentes momentos de agitación social vividos, “con seguridad desde 1997, quizás desde 1990”, lo que interesa es que se plantearía una forma distinta de que se gobierne la sociedad; una nueva manera de ver la democracia, la relación entre gobernados y gobernantes. Para Unda, la crisis no puede resolverse sin cambios radicales.

17Por último, Ramiro Larrea se refiere a los actos de corrupción, que no sólo pueden producirse en el campo económico sino también en el social y político. La corrupción se agrava cuando viene acompañada de permisividad e impunidad. Sus causas fundamentales serían la falta de conciencia moral y cultural de los ciudadanos, así como vacíos legales para combatirla eficazmente. Para poder contarrestarla es importante identificarla como un sistema propio de una institucionalidad no formal, “no consignada pero actuante”.

18Esperamos aportar al esclarecimiento de la crisis que el Ecuador atraviesa, con análisis que ofrecen una visión de ésta desde diversas nociones y que no se circunscriben a la coyuntura.

19Tanto el seminario como la publicación del presente libro fueron realizados en el marco del Programa “Participación Política y Mujer” del CEDIME. Esperamos que la información aquí contenida sea un aporte más, en especial para que las mujeres ecuatorianas dispongamos de mayores elementos de análisis sobre nuestra realidad y podamos construir propuestas acordes con las exigencias del Ecuador contemporáneo.

20Finalmente, deseamos reiterar nuestro agradecimiento al Instituto Francés de Estudios Andinos y a la Fundación Konrad Adenauer, sin cuyos apoyos no habría sido posible esta publicación.

Introducción. Las crisis ecuatorianas en perspectiva

Jorge León T.

Los hechos y las ideas de crisis

1Es ya un lugar común mencionar que el Ecuador se encuentra en crisis. No sabemos, sin embargo, por lo general, a qué nos estamos refiriendo con ello. Identificamos hechos que, a juicio de cada cual, expresan una crisis: la inflación y el desempleo galopantes; el haber tenido tres presidentes en dos años; el hablar, frecuentemente, de un posible golpe de Estado; la inseguridad; la falta de referentes para actuar; la multiplicación de la protesta; las disputas políticas sin salida; la incertidumbre; la descomposición social; la generalización de la corrupción, etc. Es excepcional, por ejemplo, que un país (Ecuador) haya estado paralizado durante seis semanas; que, mientras a otros gobiernos se les pide atenuar su ritmo de decisiones, al Gobierno de Mahuad se le pida lo contrario; que, cuando el FMI está de acuerdo en firmar una Carta de Intención, una huelga general modifique lo convenido. Estos hechos y tantos otros que se pueden mencionar, de todos los ámbitos de la vida colectiva, nos están indicando que nuestra realidad no es “lo que debía ser” y que no logramos definir un camino de cambio.

2Esta es una primera noción de crisis: los comportamientos esperados en un marco dado -“lo que debía ser”- no se cumplen durante un tiempo, ya sea porque uno o más de los actores -sociales, políticos, económicos, etc. - tengan posiciones y comportamientos inesperados o porque éstos se acumulan tanto, que el conjunto de la vida colectiva, el sistema, deja de funcionar como antes y no es ya reconocible.

3Es, sin embargo, necesario tener presente que en los ámbitos de la vida social, en los comportamientos sociales, no existe lo imposible, percepción ésta que correspondería a expresiones actuales tales como “hemos topado fondo”, tan frecuentemente utilizadas en el Ecuador y en el continente. Este tipo de percepciones valorativas, manifestadas por personas en circunstancias caracterizadas por lo inesperado, revelan algo que se considera “no debe ser” o “ya no debería ser más". Las percepciones son unas, mientras que la vida social es un “continuum” que incorpora nuevas dinámicas, inclusive con aquellos hechos que pueden parecer imposibles. No existe, pues, un “fondo”

4Ahora bien, existen momentos durante los cuales esas incorporaciones se retardan, momentos de desfase e incertidumbre, que también podrían ser considerados como situaciones de crisis.

5Tras estas nociones de crisis pueden percibirse procesos de cambio social, que no logran ser asimilados por el conjunto de sectores de una colectividad o que encuentran oposiciones o frenos diversos. En esta perspectiva, la crisis aparecería como una fase de incorporación o rearticulación de cambios.

6En el caso del Ecuador contemporáneo, al detenernos en esta última noción de crisis, podríamos plantearnos diversas interrogantes: ¿Por qué el Ecuador no logra tomar opciones que definan un cambio? ¿Por qué en el Ecuador no acontece lo mismo que en los demás países del continente, que han incorporado todas las pautas promovidas por el FMI y el Banco Mundial? El Ecuador es un caso singular, que merece un tratamiento particular. Hasta inicios del 2000 no ha seguido el mismo camino que los demás países del continente, a pesar de encontrarse en el mismo contexto mundial de mutaciones generalizadas y ser un país integrado al mundo globalizado, con su economía y otros intercambios.

7Las referidas nociones sociales de crisis dejan ver que son distantes de sus originales griegas, en el ámbito médico, las cuales se referían a un paciente en condiciones que podrían ser las terminales, como acontece con tantas nociones provenientes de una ciencia y transferidas a otras, donde adquieren diferentes significados que, inclusive, son reincorporados a las primeras.

¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.

Difunda esta publicación

También le puede gustar

Relación de antiguedades deste reyno del Piru

de institut-francais-d-etudes-andines

El Estado Federal de Loreto, 1896

de institut-francais-d-etudes-andines

La selva culta

de institut-francais-d-etudes-andines

siguiente