Ilustración y Literatura Infantil

De
Publicado por

Colecciones : Educación y biblioteca. Año 3, n. 18
Fecha de publicación : 1991
Publicado el : sábado, 28 de julio de 2012
Lectura(s) : 91
Fuente : Gredos de la universidad de salamenca
Licencia: Más información
Atribución, No Comercial, Compartir bajo la misma forma idéntica
Número de páginas: 8
Ver más Ver menos

Texto-Ilustración
MARIA RIUS
en el siglo 1 d. C., cuando l hojas de dos forms en que históricamente se El siguiente ariculo prenece a
prgamino remplazaon el papiro, enfoc la eucación, de la cual la ilus­una Ponencia dada por la autora en
quearon prfeccionaas una técnica y tción es un elemento pagógco. e Prmer Simpsio Premi Interna­
Como dice Michel Melor, "el cigo cional Ctalonia celebrado los dias un métoo que iran evolucionando a
de la escritura tiene unos signos con­tavés de los siglos. 24,25 Y 26 de Octubre de 199 en el
cetos que es preciso aprnder, y se ha Aula Magna de la Universidad de La rivalida que a menudo encont­
ceao paa emef y con feuencia Barcelona. Agradeemos a la auto mos ente texto e imagen viene ya de
para ocultar" . ra su autorizción para reproucirla lejos; amba expresiones se han con­
frntado en muchas ocasiones. Desde Esta es la raÓn pr la que, desde los aqul.
primeros siglos, los escribas elabran las luchas iconolats de Biznio
códigos secetos que sólo El término ilustr, del
ellos contolan. Pero ante latfn illustrare, derivado de
este hecho, la ilustación illustris-illustre, signifca
representa una nueva for­valorar, ilumina, aclaar,
ma de expresión que habla da luz, lo que dese el
pr si misma, con diveras punto de vista inteletivo y
lecturas, pues es motivo literaio valdria pr expli­
de máltiples interprtcioc, completar y describir
nes. una idea a tvés del com­
Por temor a la imagen, plemento del dibuj de ses­
las teorias cláica inten­go no literaio.
tn canalizarla; de este El lenguaje de la ilusta­
moo encontramos, pues, ción es un lenguaje narrti­
diversas maneras de lleva vo pr excelencia que tiene
a término este contl, a vida propia, indepn­
! tvés de coificacione, dientemente del txto que
i alegoras, physios-nomo-lo acompafe.
. nlas, etc., y tmbién a t­Asf pues, el origen de es­
� vés del tiemp, con unos t lenguaje lo encontramos
� moelos determinantes, ya en el hombre primitivo,
f conocidos hoy como are que exprsaba las vivencias
i giego, rmano, bizantino, de c ilustrándolas en las
x románico, gótic, que en-bveas de la cveas,
lazrán hast el Renaci­cmo ejmplos euctivos
miento, en que concepo como slmblos pra co­
tualmente el a se defne municase con el más allá.
como una expresión libre Más adelante, cn los
hata nuestos día, la imagen, el� de la prsonalida del artista. pictogmas, idegamas y jeoglff­
mento demasiao próximo a la reli­ No obstante, habrá que espera al si­cs, la imagen sigue siendo el meio
da, es susceptible de cr confusión glo XVII para que el sentido empfco de comunicación pr excelencia. En la
en la letur escrta del texto. y cientffco hagan de la realidad una apración egipia del Libro de los
Este heho implicó una pugna ente referencia absoluta, volviendo de nu� muertos encontramos pr vez primer
defensores y detractors de la imagen, vo a una situación favorable a la ima­la separción escritura-imagen.
debido a que, mientas par los prme gen, que enlazr ya con la de nuestos Toas la gandes civilizaciones han
ros representaba un sigo divino, p dlas. tndo sus pintores, sus escultores, pa­
los segundos tenia un carácter blasf� Dento de est conjunto de episoios ra explicar las historias de sus rye,
mo. La condena de la imagen ya existe histórcos pr los que ha pasao la de sus Mroes, sus leyendas y epp
en los textos bíblics e islámicos, y ilustración, cab tal vez destca algu­ya. A pi del Renacimiento, con la
tmbién en muchos de los librs de los n virudes intínsea, surgidas a invención de la imprenta, los ilusta­
reformadors prtestantes. meida que la imagen se ha ido ha­dors, juntamente con los litertos, no­
En contrpsición, la defensa de la velistas o simplemente narors, s� ciendo presente. En primer lugar, nada
imagen, de la ilustración, del dibujo en r quienes sigan la antigua tición mejor que una ilustación, seg( pr�
generl, no pesenta contraicciones c, p expresar un sentimiento, una nar ativa hereada.
cuando pr su meiación se pueen idea, o par exponer una situación El libro t como lo conomos, e
explicar cosa cncrtas, contolaas y concrta, una situación daa. ¿Por qué, deir, en formato libro, encuadeado,
cifcaas pr el per, se éste civil si no, las pinturas prehistórca? Ref� cn hojas plegadas y cubiera, no apa­
o religoso, que son en defnitiva las j un compramiento; o son el m� ree hasta mucho más tae; po ya
46

i� dio de una exprsión claa y evidente

ante la ralidad y la falta de signos p­
r expresar un lenguaje.
Toa la ilustración es consustncial
a un texto, a una circunstancia dete­
minada, que e pciso exp en
imágene.
Relacón ente texto e ilustracIón
Dentro d esta concepión histórica
e la que encontramos las imágenes, y
del moo como examinamos su in�
rlación, la ilustración es neesaria­ 1 mente una imagen asoiada a un texto.
c S dira que ineludiblemente.
Por eso expresamos la idea de que la
ilustración es fundamental mente una
visión, un lectra, una explicación del
propio texto, que pr su ima ginación,
I� � , colorción, pryección, estilo o forma,
�-��- _______________________ -� ecta amplfa, diverifc y supr la
muchos casos, en libros destinados a ne cmo objeto "ser m". Por tn­
propia lecra de la naración del text
los nirlos son fnamentalmente más t, no se trat de ralizr una ·obra
cncrto.
car· p clgar en una pare, sino apreiads sus ilustrciones que el tex­
Es decir, en pmer lugar, una ilus­
la vesión en imágenes de una nr ­t, ya que a vees éste ni siquier exis­
tción tiene que explicr cosas, en el
te. c6n prvia, explicita o no en el popio
sentido m amplio de la palabra. Ex­
L ob ilustda de un libo s libro.
plica, ya se pr ella misma, o me­
mirada pr sus lectors desde muy El tabajo d un ilustdor, a diferen­
diante un texto, que cmplementa
cerca. Y como csi nunca ser una cia del del pintor o del dibujante se
acompándolo. L ilustión as(
imagen lnic, sino que formará un cracter prque el primero tiene un
cncebida serirá p i más allá de
conjunto gfco (texto-ilustración), cmp de ación bien defnido: quiere
las rferncias concets del popio
habrá que planteársela como una suce tansmitir un mensaje determinado pr
texto, y par hace volar la imagna­
sión de imágenes enladas, que serán una idea, guión o texto meiante el
ción del letor, del visualizdor de las
las que en conjunto formaán la obr. lenguaje visul. Por tnt, la plama­
imágenes, par llegar a expl icar aque
L ilustrción -con texto o sin él- se ci6n de imágenes, p un ilustrdor,
llo a lo que no alcnz el texto pr la
enmara en el contexto del libro, y tie no es una fnalidad en s( misma sino
sencilla raón de su concrción esp(­
fca. No s tt pues, de propner
una ilustración estrictmente vincula­
da a texto, que sirva tan s610 para en­ Premios
marca aln m lo que el texto descr­
interacionales b o nr sino paa plamar uns
imágenes con cetividad e imagna­
ción, a fn de que éta cren un ell­ - HANS cHRISTIN ANDERSEN
max en el que el reptor puea desa­ (sde 1966). S Concee cda 2 afas
rollar al mismo tiemp su propi a y está patrcinao pr el IBBY (lnt­
imaginaión en tomo a la nción national Ba on Bok for Young
del texto. Muchos autores han conve Peple)
nido en apreia y concebir el libro co­ - BINAL DE BRA TSLA VA
mo un too: en él no se pueen diso­ (esde 1965). Convocao pr la Gale­
cia texto e imagen. Por tanto, no se na Nacional Eslovaca de Bratislava.
puee deir, como vulgarmente se ha­ - CRInCI I ERBA, durante la Fe
c, que tal libro (cuando se mira y se ra del Libro Infantil y Juvenil de Bo­
lee un libro infantil ilustrdo) es de un lonia. L concee un juo compues­
buen escrtor, simplemente, prque los t pr nifos.
autores lo son en conjunto; quiero de­ - MDALA CALDECOI (s
cir que, en un libro ilustrado, la ima­ 1937) en Estados Unidos.
gen ce la atmósfera del texto, y de
• PREMIO DE LIERATURA JU­
este moo el ptencial imagino del VI (Dese 1965), en Alemania.
lecr juega sobre dos gama distintas, - KATE GREENAWAY MDA
conceptual y plásticamente: la del tex­ (Dese 1965). Concido pr la As­
to en conceto y la de la ilu strción. En ciación de Bibliotecas inglesa.
este sentido, los autores de un libo - OWL PRICE, de las compaMa ja­
son tanto quien lo escrib, es deir, el pnesas Shico-Sha y Matuzen.
literato, como quien lo ilusta, y en
47

Dónde
encontrar
álbumes en
nuesr mera

� - A1fag.- Col. Abumes
epciales (")
- A1ior.- Albums aab I
z (**), Volums singular (**)
- Alta.- Ls Albume Alt un medio p comunicr un conteni­ cuest más que el abr ocamento de
do previo. un dibuj; no se trta de realiz jero­
- Anaya.- Col. F6i de I. De too lo anteicho tal vez se p­ gllfcos, sino de facilitar la compren­
(**) siÓn rpida e inmeiata de un texto; dta deucir que la ilustrción es un
- Au Comunici6n.- Albu­ello supne, con freuencia, pnsar y lenguaje visual e imaginati vo, deica­
mes (") do pr naturaleza a los nifos. Es decir, repnsar unas imágene, "desnudarlas
- Ediciones B.- Columpio de cosas suprfuas" y concente en que la ilustaciÓn set1a en este caso un
(". ), Wally (" ), Volámens sublenguaje de menor categot1a, o in­ un determinado esquema visual que el
singulars (**) cluso una expresión espcialmente ilustrador ha aecuado al texto. L
- Debate.-Debate inanil (.), presentaa a los letores nifos a trvés obr de un A, con may1scula, pr­
Col. Baba (") que compare con los pintores, los má­de una literatura desarollada expresa­
- Dstino.- Col. Infantl Ilus­mente paa ELLOS, que muchos iden­ sicos o cualquie oto arista una mis­
to (**) tifcan tmbién cmo una sublitertu­ ma obsesiÓn: hacer comprensibles sus
- Empuries.- Col. la Jefa Ce­r. Nada más lejos de la realidad y de suelos meiante la desteza profesio­
faina (**) nal, en este caso, de la imagen. Inter­las exigencias cultrales moeas,
pretar el mundo en el que vive, dando - Epasa Calp.- Albume E­dentro de una sociead en la que los
a conocer su dimensión imaginativa y psa (*) meios cultrle juegan un papl
rel a la sociead. - Juvent.- Col. ca esencial.
Ilustrción. como litertur, sólo hay En este contexto, el ilustrdor repre­
- Libria- Pohuf.- Col. una; con may1scula. Y dentr de esta senta, también, no un flÓsofo que
Bibliotea Siemprviva (*") cncepión, toavía pemos pregun­ quiere explicr el mundo, sino la pr­
tos si e ne ria una ilustración sona que mientrs lo interreta peten­ - Lóguez.- Col. Rosa y Man­
paa nilos o una ilustración a secas. de cambiaro. zna (")
Creo que no hay más que una sola - Lumen.-Col. Libros infanti­
ilustración. ast como también sola les (*"). Col. A favor de las ni­
literatura. Otr cosa seta, como muy la (*")
bien dice Umbro E, el gado de - Milán.-Albumes Milán
comprensión del letor-rceptor, pues - Molino.- Col. El glob aul
est demostrdo que la capacidad p (". ). Col. El país de los jugue
l compensión de imágenes cree con tes (*")
la ead y con el gado de maurez y - Pirne.- Col. El sombo
cultur de la prsona. del brujo (**)
Es, pr tanto, más rducida en los - SM.- Col. Los ilustdos del
nlos, aunque quiz tenga también Barco de Vapr (*" ). Col. L
mayor amplitud imaginativa y concep torr y la estrella (**)
tal, lo que no signifca supercial. - Susaeta.- Col. Albumes ilus­.
Como dice el diselador Peret, un di­ tos (")
seflo -una ilustración, pdrtamos de­
cir-puee tener dos lecturas: "Una que
infora a la primer, y otr que de­
(*) - castellano
pnde del nivel intelectual del reep
- cstellano y ctlán ( .. ) tr; psa lo mismo que con un texto.
(* •• ) - cstellano, ctalán e Uno puee quease con lo que dice, o
inglés intentar ler entre llneas ". Tanto el di­
( •••• ) - catellan y facs sefo gfco como la ilustrción pue­
den leere ente llneas. Evidentemente,
la senillez de un ilustciÓ n a vees
48
''''ee''''''
(*)
(. *)

�:����=: .:;. .�' ������ mo también de adultos. �
�';' _�':'�� : �. • i:.: }�" c a� ca �e las respues .tas:
de nil co-� pr parte os, así ��.��'
quelos, yalo que conoz-� � .... -.� . . ��'. �, . :�.' .4 .
�. . .�
7: . d
-;
Ante las imágenes
LEO LlONI
tado pr la fe de su El siguiente ariculo ; . '�'."
aparei6 publicado en la presencia y de su ine­,"-," .:' �!; .� _:. •.
·ro·,'. ,�i -;;", ;J;.: �" ; ;:. '. ,�, diatez. revist 7e Hor Bok
Magazine (v. 6. nl 6. Cuando en la visión de
nov .• dic. 89); fue eseri- un arist detemos una
-' •. . ... - "capacidad de asombo to con el tit ulo de Before
infantil" (1), también no­Images p'. 0" '''. To
. ��.Í \:;" sotros nos vemos con­war a new under.� " ��'" frontdos con la sensa­
ciones de nuestros
descubrimientos inicia­
les, ourridos cuano el
mundo, en lugar de ro­f:!e� �i::�� e�� ��;��'
deros, estb simple­t limtaa a mi trabjo �: ":�­
mente ante nosotrs, aón cmo autor e ilustraor de � .� .. �;,.
innombrao, y sin ning­libros p nilos muy p � ��"I., .. _
na de las pretensiones o
impsiciones de signif­
cdo que tendrá después.
�� Esas sensaciones yacen
profundas pr frmes en
Q ��y-� nuestra memora, pro Debido a que una gan C • o:�'"
con feuencia les nega­pae de este tabajo es, ��"���;'�����¡��
mos el acceso a nuesta pr su misma naturaleza,
conciencia -al igual que intuitivo y crativo, es di­
as otras cosa de fcil referirse a él con la
tra infancia- cmo sue de objetividad que
una herencia inneesara prmitira hacer generli­
y ligeramente vergono­zciones ltiles, espcial­
do d una secuencia infinita de opio­ sa. Nos negamos a considerala como mente en lo que se refer a la com­
nes y también de la prseverancia y una parte integl y prmanente de prensión del desarrollo de destrezs
del ejercicio del juicio crtico. Este nuestos proeos prceptivos. Crelecora. De heho cuando se me pre
proeso implic ademá una prcep mos que son una forma separda y dis­gunt si mi trbajo como autor e ilus­
ción c vez más aguda y el recono­ tinta de nuestr fantasfa, m bien a­tdor de libros par nilos rquiere c­
cimiento de los compnentes de nues­ jetivos, en comparación con el mundo nocimientos de psicologia inantil, o si
ta propia identidad. Es inevitable que sólido y confable de los verbs y los yo pienso o me precup acerca de m
est proceso nos lleve eventualmente sustantivos. Cuando aristas como plblico, mi pmer rspuesta intuitiva
hasta los orígenes mismos del pnsa­ Kle, Picsso, Calde o Munch, cda e siempr un enfático "¡No!". Pero
miento simblico, hasta esos primeros uno a su manera, nos muestran la evi­csi en seguida, me siento obligao a
impulsos que cndicionan la forma­ dencia de la presencia prmanente de explicr ese imptuoso monosllab.
ción de palabras e imágenes, a las for­ las sensaciones y los sentimientos de L que en realidad signifca mi no es
mas esenciales y primaras de nuestro la nilez, los aceptamos fundamentl­que par m el impulso de hacer libs
monÓlogo interor. Y, pobablemente mente debido a su contexto: las pre­pra nilos, el plaer y el sufrimiento,
también, a la rvelación del imaginario des santifcadas de un museo. Más fre­af como la intnsid y calidad de las
aquetípico. cuentemente, (y m sinceramente) enerías crativas que suscita ese po
Toa obr de a cntiene frgmen­ somos cpaces de rehaala despc­cso, no son en relidad diferentes de
tos de esta jra del lao y tortuo­ tivamente: "mi hijo de cuatro aos pauellos efuerzos artfsticos digidos
so camino del desar ollo emocional y a asi llamao p6blico aulto. También dra hace eo mismo". Por supuesto
mental, pr donde el arista va y viene signifc que rehao la noión segn que un nito de cuatro afos no pra
constantemente en busc de los remola cul un nifo es una criatura diferen­ hacer naa parecido, ya que, a diferen­
tos orgenes de su identidad. De algtn te y msteri osamente eXÓtic cuyos cia del artista, no tiende a exterioriz,
moo, en alg1n luga, el ae en efeto sentimientos, pnsamientos y conducta a darle forma visible a sus fantasías, a
expresa siempe los sentimientos de la sus sentimientos, a los invisibles gs­sólo pueden ser comprendidos, expli­
infancia. Y con frcuencia esto suce tos del esplritu. cdos y manipulados pr la meiación
de una maner tan dircta que descon­de exptos. Par el autor de libos pa nos, e
ce y el aist msmo quea impc- eencial rpr y exprsa los senti-Too proo asi c e el rult-
49
-.�
���7��i��I�=����;�
. .'":.>:..que mS lIbros han teDldo{ .•.. '.. f._.� � ,. .

mentos y las sensaciones de sus más msmos actore puefos y silencio su rlación con el lenguaje.
sos que a tavés de la etapa de mi in­temprnos encuentos con las coss y Uno de los más imprnte inge­
los acontecimientos. Debe rtomar a fancia, encerados en parees de cris­ dientes de ese mundo que roea al ni­
los lugaes y a las cirunstancias de su tl, hablan interretao p m la fo es el libro ilustdo. Porque es alU
nfez en busc de las imágenes de en­ cmpleja fcción de a y destino, na­ donde el nilo tendrá sp primer en­
tonces, y deb inventr maners de turalez y aifcio, vida y muere. Yo cuent con una fants[a etrcturda
no me habia prcatado de su continua tnsforarlos en lenguaje. Un buen refejada en su prpia imaginación y
presencia, pro ahor sabia hasta qué libro p nilos descrb esos momen­ animaa pr sus propios sentimientos.
tos rmotos cuando nuestra vida toa­ punto habfan condicionado mis opio­ Es allf donde, a través de la meiación
vla no habla sido sometida a la imp­ nes en cuanto a temas, estilos forma­ de un letr adulto, descubrrá 'la rela­
siciones y a las exigencias del muno les, y too el complejo e intrincao ción entr el lenguaje visual y el len­
aulto, y cuando cada expiencia pr­ juego de slmblos que caractn m guaje veral. Luego, cuando esté solo
sonal, no impr cuán espfc fue propio tabajo como aista. y repase la páginas del libo, una y
r aquira sentido universal. D ma­ L psibilidades de la fcción, tanto ota vez, las ilustrciones le harn r
nera que un buen libr para nilos e, p adultos como paa nifos son, sin cordar la palabras del texto. Entonces
inevitblemente, autobioga fa. lugar a dudas, infnitas. Si aquf he he aticulará su primer monólogo interior.
Es de heho en lo más tempao de cho el reuento de mi exprencia p­ Y con el recuerdo de la voz que le lela,
sonal, e prque abre la posibilidad de mi popia histora pronal donde he que le dará clor y rtmo a sus silen­
hacer consideracione que prfan rdescubiero el escenario emocional y ciosa palabrs, tendrá su primera lec­
el clima de mis relatos, su tono ve­ ción de retórica. Sin prcatare
bl, el estilo de la ilustrciones, la de ello aprenerá acerca de
identida de sus protgonistas. No principio y final, y lo más im­
e pr una aforunada casualidad, ni prante, expimentará el des­
pr un conocimiento o propsito cubrimiento de un nuevo tip
pspic de mi pre, que los nilos de mundo verbal, tan diferente
reonocen en mis libros e exp­ en estrctur y en forma del
riencia y sentimentos que les son caótico tráfco verbal que hasta
familiares y que son esenciales pra entonces lo ha rodeao. El libro
que afuya la crriente natural de l ilustrado, en meio de un entor­
fantasía y del discurso interior. no complejo, con frcuencia re-
Cuano nilo, er un colecionista presivo e incomprensible, es
apsionao de animales pquefos. p el nifo una isla imaginara.
epcialmente rptiles. Los guara­ Como los teraios de mi infan­
ba ente las paredes de cristal de un cia, los libros ilustados repre-
terio, donde en una mezcla de or­ 8 sentan un mundo alterativo
den y a areglaba arna y guija­ : donde el nilo puee reonstrir
rs, musgo y helechos, para simu­ � el relato e incluso anticipr su
• N
la un habitt naturl. Recuero de � propio asom b r.
una maner asombrsamente vivida o Los signos sin sentido que
las formas, los colors y los olores, a acompalan la ilustación, y de
y pr supuesto e sorrendente i donde los adultos extraen soni-
frialda que teman al tacto los rs­ 2 dos con signifcao, acceen
balosos cuerps de los saps y sala­ vagamente a la conciencia del
manra, y rcuerdo también el nifo. Sab que mientrs más
sultar signifcativas en el contexto de acelerao ritmo de sus pquefos cor­ signos son, más largas son las oracio­
una discusión acerc del dearollo de zones. D heho, estos pai­ nes. Entonces probblemente son des­
las habilidaes de letura. sajs que compma fern la prme cripciones de lugares o acontecimien­
Cre que los orfgenes de todo apren­r metáfora delibrda de mi vida tos. Las orciones muy coras son
dizaje del lenguaje están menos en los cmo arist. Un pco en el mismo exclamaciones o preguntas. ¿Son aca­
proesos tadicionales de ensefana sentido de los jarines japneses, eran so nombres las palabrs que empiezan
que en las fantasfa y los sentimientos mundos alterativos que yo creba p­ con letras más gandes? Poco a poco,
r mi propia contemplación. Eran sus­ del nilo. Puesto que son éstos los que los garbatos apareen como rlacio­
etablecn el estilo para toos los de­ttutos seguros, prvisibles y estbles nados con el signifcado explfcito de
frnte a una relida en constnte sarollos ulteriores de su vida simbli­ las ilustaiones. ¿Pora el nifo, aho­
tansformación. Eran mi refugio con­ ca, los temas y la naturaleza de sus r si se quitn las ilustaciones, in­
t el mundo incieto y hostil que me monólogos interiors, la cualida de tent ler la historia? ¿Porian las p­
cirundaba. A tavés de los avataes de su fantas[a. Durnte el resto de su vi­ labrs, a6n siendo ilegibles, provoa
m vida adulta prmaneieron adore­ d estas prmeras expriencias resur­ la reaparición en su mente de las imá­
girán en cda acto cetivo, y refeja­cidos e ignorados en mi memoria, bas­ genes que le son familiares y de la se­
r y expresarn toas las facets t que reientemente, durante un mo cuencia de los acontecimientos? P­
básicas de su identida. mento de intrspcción ctc los bablemente s(,
reonol de ponto, después de meio Es el mundo que rea al nifo el El nifo aprende a ler y a escribir.
siglo, en las fábulas que he escrito e que debr -par bien o para mal- po­ Su universo de islas está en expansión
ver los ingientes que orientarn su ilustado. Comprenl entonces que los y junto con él la fora y el contenilo
potagonists de ms cuentos son los imaginación y moldearn la fora de de su soliloquio interior. Empiez a
50

prante se c de identifcr es vislumbr significados, a escoger pa­ paa su des ar llo ulteor. Obviame ­
primeros senti mientos o imág enes, e labrs pra nombrr las realidades que t, debido a la velocidad de ryo que
tiene el tiemp mentl, el desconoi­ el a de los libros es esencial. lo roean, a darles nombre y a expre­
miento de esta etapa rudimentaria en sar sus sentimientos en relación a Porque en el pnsamiento infantil,
ellas. "Tengo un gusano de seda. Es la evolución de las imágenes es una ta­ atn pbre en información estctr­
re prác ic ment im sible. da, los sentimientos y la sensacions blanco y gordo y reondo" seá su pri­
mera com sición. Comen a orga­ Cuando exigi mos del arista un juegn un papl deterinante. Ls di­
niza seuencias. Está en el umbral de c mprensión intuiti va de la esencia de bujos de los nitos nos confman de
alguna manera este supueto. Sin em­la lógica. y de la pesía. Como el li­ las cosas y de los acontimientos, en
bargo, el acto mismo de objetiviz. bro, su mente et llena de ilustracio­ realidad nos estamos refriendo a su
nes y letras. Pero las imágenes y las p sibi lidad pa re ptur r ese primer estimulao pr los a ult s dento del
palabras están aor inextricable mente momento del nacimiento del imagna­ contexto de unas premsas cu turales
mezcladas. Y ya por el resto de su vi­ rio mental, cuando la cualidad esen­ espcífca deb ser cnsiderado con
pre uc ón. Ma convincnte es la ha­da, serán inseparables. c ialmente gestual de las csas nos es
Debido a que el libro ilustro pe­ revela a. En ese moment, una csa bda del rdo paa ler s{mblos vi­
c ser la puera que conduce hacia el no es más que la sensación de esta suales que a primera vist parecen im­
psibles de deoifcar. L respuest complejo poceso de apeni zaje de la contenido en algo, y la sensación de
lectura, es sorr end ente que haya rei­ un espacio que nos contiene. Sólo des­ d nilo s muy puefos frente a mi li­
bido tn pca atención. L cmpr en­ pués se agegaá detlles informati­ bro Litle Blue and Litle Yellow (2) en
el cua los protgonsta no son más sión de la naturaleza e impra ncia de vos espffco s: una puerta, ventana,
que formas m o menos circulares rela ilustrción del libro para nil os, pr un teho. Si en culquier a es im-
no habla ya de su evaluación y aná­ cortadas en papl, las csas son
lisis critico, ha sido lamentablemente áeas mar ones que roean a las for­
descuidada. El estudio acerc del mas circulares y la escuela es un
re tn gulo nego, me ha afrmado aprendizaje de la letura se conviere
en m convicción de que las imáge­con demasiada frecuencia en una in­
terminable vebre que no se detie­ nes no tienen que et cargadas de
detalles paa que se psible leerl as ne a considea las imágenes que pre­
cen a las palabras, n los sentí-� o identifcre con ellas, siempre y
cuando las foras, la relaciones mientos que peceen a amb s. 5
e pci ales, las siciones y el con­Ya he mencionado la impra nc a �
texto complemente y expresen los que tiene para el ar ist el redescubri-1
signifcdos de las palabras que miento de esos sentimientos de la ni- �
acompafn a la imagen y p r lo fez qúe pren estar en la fuent deÓ
su imaginaro. Sin pretener explora � tnto, evoquen sentimentos recono­
cibles. exhaustivamente los atributos y el e
papl de las ilustraciones paa los ni- ( Estas observaciones n s on sino
fos en ea preescola, me gust r a i insinuaciones en relación a lo que
examina un aspcto, en el cual laB debra ser exploro acerca de los
comprensión de esos sentim entos es libros ilustraos y de su papl en el
de imprta ncia fundamental. ¿Cómo desarollo del lenguaje visual y veral.
afectan el surgi miento y la formación Para nombrar s610 algunas cosas: la
de nuestra imágenes mentales? ¿Y c­ Premios relación entre palabras e imágenes, las
mo c ndiciona la forma del lenguaje p sibilid des y limitaciones de est re­
españoles visu al? lación, la fnción de palabras e imáge­
Grn pe de m tabajo coro ai s­ nes en el estímulo de la imaginación y
- LAZL (esde 1956), t, como ilustrador de librs paa n- en la ordenación del discurso intero.
convoado pr el M. de Cultura. 10s, se ha basado en el supuesto de Sin embago, too lo que se diga y se
- NACIONAL (esde 1978), que la imágenes mentales, en lugr de sp acrca del funcionamiento de la
convoado pr el Ministeo d prormpir en nuestr conciencia r mente humana, espialmente de las
Cltr. mo c mpletos gestalts, surgen g­ nebulosas etaps de su formación y el
dualmente y van def nit ndose paso a - CA T ALNA D'IUST" surgmiento del universo simblico,
pao. Creo que el me o de los pasos CIO. (esde 1984), patroindo pr no serl más qu e un sabr hi��tico.
de ese proceso estA profundamente la Generalitat de Catalunya. Esprar más que et e algo así como
cndicionado pr un sentimiento in­ - AELLE MESTES (e tratar de saltar sobre la propia sombra,
cia. Antes de una imagen, pr rudi­ 1980). ronvodo p la eitorial una proeza en la que sólo los pets
mentaia que sea, lo que prmer se Destino. pue en salir airsos.
exprimenta es un espcie de gesto - AUSTAL IFAN l. (esde
. interior que exige concrtre en el es­ 1985), conceido pr la eitoral (1) E el t:1 ogn: " , chidi IQ of
pacio. L primera nace en el surgi­ Epasa-Calp. wonr".
miento de nuestro imaginaio; e en­ INTRACIONA DE () LII B' _ Ltle Yáww e un d i
tonces algo así como un prsímblo, n.USTCION (se 199), lb m cond de L Lin Fu pbl­
un Urgestlt que, cmo u n embrión, pr la eitorial SM. do en 19S9 p 1, Eioi hn 01 llk d
cntiene to la informa ión ne a ...... ... . .... . ....................... Nuev Yoo
5-1
pplpp

se Escarit. En: Cerlale.
lombia, 1982. N. 36, p. 23-
Facilitada por el Centro de
Documentación de la Fundación Germln
Snchez Rulpérez
Bibliografía
drid: Cons e r a de Euc­ció patrcinada pr la Fun­ no Bonet COl.- (S.n.: Aoki, Hisko
daci6 Santa Marta / Terea s.l.), 1988. 3 v. ción. 135 p. Conversación cn Mitsu­
Dumn. En: Faristol.- Ba­ Hergé Puentes de Oyenard, masa Ann / Hisko Anno.
celona: ConseIl Catalá del Sylvia Tint(n: dlbum poster I He­En: Parapara.- Caaca,
Llibre pr a infants, Di­ g6.- Barelona: Juventud, Literatura inantil: mteria Eitoral Are, Junio 1982,
ciembr 1987. N. 5, p. 49- 1987. y forma / Sylvia Pentes de p. 19-25.
51. Oyena.- Urguay: Aso­Benjamin, Walter Horna, Luis de
ciación Urgaya de Litera­1mgenes d mil plabras / Perspctivas del libr infan­ L Creatividd en la ilus­
(Coorinaci6n, documenta­ t Infantil-Juvenil. (l9 ?) til / Walter Benjamín. En: tración del libro inantil y
ci6n y textos Teresa Du­ 62 p.- (El libr, el nido y su Cmp'de /'Arp.- Barclo­ juvenil / Luis de Homal. p.
rán).- Barcelona: Fundaci6n mundo; 5). na.- (, 1980).- N. 73, Jean, Georgs
Caja de Pensiones, D.L. Rodrigues, Ceclia d NaL Relaciones txtosdibu­p. 7-10.
1990, 39 p. tividade Calvi,Gian jos en los libros y álbumes
Esarpit, Dnise Expriencias cn un álbum paa nifos / Geores Jean. Ilustción, diagamación y
L Imagen del texto / Dn­ de imágenes / Ceilia da En: El podr de lee r.- Ar­proucción del libro p
Natividade Rorigues. En: gentina, Geisa 1982, p. nifos / Gia Calvi. En: Pa­
Apuntes de educación.- Ma­145-151. rapra.- Caracs, Junio
drid: ADaya, 1989. N. 33, p. 1990, N. I,p. 13-19. Lionni, Leo
3-6. Ante las imágene I L Caparr6s, Maria
Esteba n, Angel Sen dak, Maurice Lionni El nifo ante el libro de imá­
Lnguaje escrito y lenguaje Los Cuentos son la vida: genes / Marta Capar6s. En: En: Parapra.- Cacas, Ju­
converaciones con el dibu­iconográfco / Angl EteComunidd Educativ.­ nio 1985.- N. 11, p. 26-33.
b 11 p. jante americano Maurice Madrid: ICE, 1989. N. 174, Literatura
Sendak / Maurice Sendak. Estirp p. 14-16. L Uiteratr en colors /
En: Cm ¡'arp.- Bacelo­L Estire del Dragón. En: Cruz Gil, JesÍs de la Coordinadó, documentció
na. N. 73, p. 39-3. Cuaderos de Literatura i textos Teresa Dumn.- Bar­Ilustaciones infantiles / Je
Infantil y Juvenil, CUJ.­ Silveyra, Carlos sls de la Cruz Gil. En: Ar­ celona: Fundaci6 Caixa de
Barcelona: FontaIba, Eneo El libro d imágenes en el tefactum.- Madrid: Asocia­ Pensions, D.L. 1989,39 p.
1989. N. 2, p. 57-59. nivel inici l/C los Silvey­ción Prfesional de Lobato, Arcadio
Florina, J.A. ra. 4p. Ilustdors, 190. N. 7, p. La Ilustración en la litert­
L Percepción de un c Stejskal, Vaciav 21-22. ra infantil/Ario Lobato.
pr el nifo / J.A. F1 orna. Cublls Salas, Francisc Los Fundamentle princi­En: Memorias d las 1 Jor­
En: En Julio como en Ene­Aristas, no meros ilust­ pios cetivos en la esfer nads sobre literatura in­
ro. Bleún sobre literatura dors de librs infantiles / del libro infantil / Vaclav fantil. Zragoz.- Eje:
infantil.- L Habana: Gente Stejskal. En: En Julio como Francisco CubIls Salas. CEP, 1984, p. 15-20.
Nueva, 1988. N. 6, p. 12- en Enero. Bleún sobre li­En: El libro espanol.- N. Lorraine, WaIter
20. 319-320. (Ener-Feber, teratura infantil.- Cuba, El Signifcado de la ilusta­
GiI-Diez-Usndizp, Ig1985), p. 33-37. Gente Nueva, 1987. N. S, p. ción en los iibrs p ni­
nacio 13-17. Dopprt, Monlk dos. Entrvista con Maure­
L Ilustación infantil: un La Uustración de un relato Tirant ce SendakWalter Loraine.
moelo visual (1876-1915) guajir: los Ifmites de la au­ Tiran lo blanc: exsició En: Parapara.- Caacas, Ju­
/ Ignacio Gil-Dlez-Usani­tenticid / Monik Dp Itinerant dis gravats d nio 1980, N. 1, p. 5-1 1.
zga. En: Revista de Are.­pr. En: Parapra.- Cara­ Manuel Bix (1978-1983) / Mata i Garrig, Marta
Marid, Fndación L c: A, Junio 1985. N. (Texts, iI., disseny i direc­Grndeza y miseria de la li­
11, p. 5-10. GaJdiano, 1987. N. 19- ció M.B. i J.P.- VaJencia: tertur infantil /Mara Ma­
20, p. 4-49 DurAn, Teres Generlitat, Consellera de ta i Garg. En: A.L c- Ma­
Grimberg, Carl "Veure i Mira". Analisi de cultur, educació i ciencia. drid, Ministero de Cultua,
la i1 ustaci6. - "Ver y Mi­ El Siglo de la Ilustracidn: D.L. 1988. (98) p. 1980.- N.2, p. 49-62.
el desptismo ilustrado y r". Análisis de la ilusta­ Tubau, Grislda Moret, Zulema
ción. I Teresa Durán. En: los enciclopedistas I Cal Imágenes táctiles I Griselda Animación a la lectura en
Grimbr; (E. Rorguez, Faristol.- Baclona: G­ Tubau. E: CLJ. Cuadr­la etapa prelectora y en el
ques MendoZ, 19851, p. U. L1opis, t.).- Marid: nos de Lteratura Infantil y ciclo inicial / Zulema Mo­
Da imoo,D.L. 1973,48 p. 17-29. Juvenil.- Barelona: Fontl­ret.- Curso imparido en la
Gómez Ayet, Jesús Ctalan illustrators: fom h 1990. N. 20,p. 8-13. Fundaci6n Germán Sánchez
190 to 1936 / by Teresa L primera visión del are: Turin, Adela Ruiprz en Diciembre de
Dumo, AmAlia Ramonea.­ iconografas del cuento in­ 1987. Hermosa, carifosa y p­
Barcelona: Deparament de fantil ilustrdo. Cuentos y cientes I Adela Trin. En: Pelegin, Ana
cultur de la Generalitat de libros infantiles editads en CLI. Cuadrnos de litera­Libro de estmpas: almna­
CataIuny a (etc.), 1988,24 p. Espal (1975-1987) / Jesls tura infantil y juvenil.- Ba­que d los nilos: 180-
Góme Ayet; diretor AntL' Arista com iJIustador de clona: FontaIb, 1989. N. 1892 / ADa Pelegn.- Ma-
lIibes pr a infants: Expsi- 11, p. 24-27.
52 j
Noticias sobre el libro.- Co­
29.

¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.