Empresas coloniales

De

E1 libro que aquí presentamos se inserta dentro de una serie histórica sobre el norte peruano, y en particular sobre Piura. El conjunto de obras incluidas ha sido diseñado a fin de responder a varias interrogantes. La primera de ellas es, obviamente, el vacío historiográfíco) que existe sobre dicha región, donde los estudios son escasos y se concentran particularmente en el período de la independencia, y dentro de un enfoque descriptivo que a veces desagrega la región del contexto general. Además son trabajos específicos, reducidos tanto en el espacio como en el tiempo, que no permiten visualizar el proceso más global y de largo aliento que hay detrás de ellos. Por lo tanto, este fenómeno implica un desequilibrio con relación a las investigaciones llevadas a cabo recientemente sobre el centro y el sur del Perú.


Publicado el : viernes, 27 de junio de 2014
Lectura(s) : 2
Licencia: Todos los derechos reservados
EAN13 : 9782821845077
Número de páginas: 194
Ver más Ver menos
Cette publication est uniquement disponible à l'achat
Portada

Empresas coloniales

Las tinas de jabón en Piura

Susana Aldana Rivera
  • Editor: Institut français d’études andines, Centro de investigación y promoción del campesinado. CIPCA
  • Año de edición: 1988
  • Publicación en OpenEdition Books: 27 junio 2014
  • Colección: Travaux de l’IFÉA
  • ISBN electrónico: 9782821845077

OpenEdition Books

http://books.openedition.org

Edición impresa
  • Número de páginas: 194
 
Referencia electrónica

ALDANA RIVERA, Susana. Empresas coloniales: Las tinas de jabón en Piura. Nueva edición [en línea]. Lima: Institut français d’études andines, 1988 (generado el 09 octubre 2014). Disponible en Internet: <http://books.openedition.org/ifea/1882>. ISBN: 9782821845077.

Este documento fue generado automáticamente el 9 octubre 2014. Está derivado de une digitalización por un reconocimiento óptico de caracteres.

© Institut français d’études andines, 1988

Condiciones de uso:
http://www.openedition.org/6540

Índice
  1. Prólogo

    Yves Saint-Geours
  2. Introducción

  3. Capitulo I. Piura en la economia regional

    1. 1. LAS BASES DE LA ECONOMIA PIURANA
    2. 2. LA CASA-TINA Y EL JABON: INSUMOS Y PROCESAMIENTO
    1. 3. TRANSPORTE Y MERCADO: LA CARRERA DE LIMA-QUITO
  1. Capitulo II. La evolución de las casas-tina piuranas

    1. 1. LOS INICIOS DE LA INDUSTRIA
    2. 2. EL AUGE DE LAS CASAS-TINA
    3. 3. LATENTÈ COMPETENCIA: LAMBAYEQUE Y SU INDUSTRIA TINERA
    4. 4. REPUNTE DE LAS CASA-TINA EN PIURA, SIGLO XVIII TARDIO
    5. 5. DECLIVE Y FIN DE LAS CASAS-TINA PIURANAS, SIGLO XIX
  2. Capitulo III. Los tineros

    1. 1. REDES FAMILIARES
    2. 2. SU RELACION CON LA MANO DE OBRA
    3. 3. SU DECADENCIA COMO GRUPO
  3. Conclusiones

  4. Apéndice No.1. Panorama productivo de la provincia de piura – 1804

  5. Apéndice No.2. "Quema y relasion jurada" del Capitán Joseph Quintín de Herrera

  6. Apéndice No.3. Cuadro comparativo de la produccion de Piura y Lambayeque. 1807

  7. Apéndice No.4. Propietarios de las casas-tina piuranas. Ss.XVII-XIX

  8. Apéndice No.5. Relaciones de parentesco. Genealogía de tineros. S. XVII - S. XIX

  9. Apéndice No.6. Precios del jabón

  10. Apéndice No. 7. Los tineros y los cargos politicos

  11. Glosario

  12. Bibliografia

Prólogo

Yves Saint-Geours

1E1 libro que aquí presentamos se inserta dentro de una serie histórica sobre el norte peruano, y en particular sobre Piura. El conjunto de obras incluidas ha sido diseñado a fin de responder a varias interrogantes. La primera de ellas es, obviamente, el vacío historiográfíco) que existe sobre dicha región, donde los estudios son escasos y se concentran particularmente en el período de la independencia, y dentro de un enfoque descriptivo que a veces desagrega la región del contexto general. Además son trabajos específicos, reducidos tanto en el espacio como en el tiempo, que no permiten visualizar el proceso más global y de largo aliento que hay detrás de ellos. Por lo tanto, este fenómeno implica un desequilibrio con relación a las investigaciones llevadas a cabo recientemente sobre el centro y el sur del Perú.

2Pensamos entonces que a partir de estos trabajos sobre Piura es posible dar una visión menos sesgada y más orgánica de lo que en realidad es el Perú. Se trata, en el caso del norte, de demostrar que siendo una sociedad con rasgos étnicos, económicos y políticos muy particulares, esto no significa que no hayan habido mecanismos de articulación con el resto del país. Por lo tanto, una historia de la nación peruana y de su identidad no puede prescindir en su interpretación, de la región norte.

3Por otro lado, una debilidad que tiene la historiografía de los países andinos ha sido el trazar sus límites territoriales y sociales dentro del marco de las fronteras republicanas. Con ello ha perdido la visión de espacio que operaba en el período colonial, y no ha podido dar una idea cabal del proceso de independencia, cuando se remodelaron los espacios y los circuitos económicos. Sólo, muy recientemente, se ha rescatado el criterio de conservar dentro de los estudios la territorialidad vigente antes del período republicano. Inclusive, se puede observar que los grupos dominantes regionales mantuvieron sus padrones de interrelación hasta muy entrado el siglo xix.

4Lo común a los tres libros de la serie es que todos salen de la dimensión particular a un enfoque regional. Con el estudio de los países limítrofes y de las regiones fronterizas, se puede reformular la historia del conjunto y enten der mejor la formación del Estado nacional, en el marco de un Estado territorial que, también se conforma paulatinamente. Además, todos abordan el momento de tránsito entre la colonia y la república. Ubicándose al doblar el siglo xviii, los tres estudios permiten analizar los elementos de continuidad y cambio que regirán durante las primeras décadas de la república, aproximándonos a los intereses en juego en la conformación de los nuevos Estados. Como resultado, la dinámica regional toma mayor importancia en el contexto de atomización de los espacios y, por ende, de la aparición del fenómeno del caudillismo.

5Por no tener grandes hitos -un Potosí o una gran rebelión- la región norte parece ser un ángulo muerto dentro de la historia nacional. A pesar de ello, la serie que publicamos reune tres temas relevantes: las tinas de jabón en Piura, el papel del clero en la sociedad piurana, la presencia de forasteros de la Audiencia de Quito en el norte del Perú.

6En el caso del jabón, se rastrea su producción entre el siglo xvii y el xix. El punto de partida es ver al jabón como el eje articulador de Piura con Lima y con el sur de la audiencia quiteña. El trabajo sobre el clero y su actuación política es un reflejo del comportamiento de la élite piurana ubicada en el contexto más amplio de la élite regional y de las élites coloniales. Finalmente, el último estudio nos esboza un cuadro de los intercambios e intereses que articularon las provincias del norte con la vecina Audiencia de Quito y que determinaron la presencia -a veces transitoria otras estable- de forasteros.

7Otro denominador común en las obras seleccionadas es que, partiendo de diversos enfoques, todas estudian -en mayor o menor detalle- a las élites en un momento clave de definición histórica, a nivel de la economía, sociedad y política. Además, en los tres trabajos, se recurre a la prosopografía como fuente de apoyo para el análisis de dichas élites.

8Investigar sobre las regiones fronterizas es, desde algún tiempo, una línea de trabajo del Instituto Francés de Estudios Andinos, por las razones antes expuestas y por la vocación regional que tiene dicha entidad. Es así que desarrolló un programa pluridisciplinario sobre la región de Loja de 1981 a 1983. Estudiar el norte peruano permite entonces enriquecer nuestra comprensión de la formación de los espacios andinos y, a nivel historiográfico, participar en las nuevas perspectivas que se abren gracias a tales estudios comparativos.

9En el caso del CIPCA, fue iniciativa de Bruno Revesz, a cargo del área de investigación, que se tomó la determinación de incluir dentro de la temática de publicación de dicha institución una serie que rescatara el pasado de Piura. Consideró que la vocación del CIPCA era también aportar su piedra a la reconstrucción de la memoria del pueblo piurano y, subsecuentemente del pueblo peruano.

10Ambas instituciones y los autores mismos, comparten el proyecto de demostrar que es factible escribir la historia del norte, en base a fuentes de primera mano, convirtiendo Piura en sujeto de su propio quehacer y esperando con ello, incentivar futuras investigaciones de índole similar.

***

11El libro de Susana Aldana que abre esta serie tiene como tema central la producción y la comercialización del jabón durante la colonia. Si bien hay trabajos -como los de Manuel Burga y Susan Ramírez- sobre procesamiento de azúcar en el valle de Lambayeque y monografías sobre el algodón, es la primera vez que se aborda el problema de las casas-tina coloniales, que tienen el gran valor de ser el elemento integrador de la economía de Piura en el mercado regional y de proyectarse tanto hacia Lima como hacia la Audiencia de Quito.

12Cabe destacar también que la investigación se ha basado en forma sustancial en fuentes primarias, provenientes en gran medida del Archivo Departamental de Piura, debido a que la bibliografía sobre el tema es prácticamente inexistente. De allí se desprende que, siendo la información manuscrita incompleta, han habido dificultades para con pletar la serie de precios y reconstruir las cuentas de las empresas.

13Sin lugar a dudas, otro mérito del trabajo es no quedarse en el mero proceso productivo sino dar a su vez un perfil de los tineros que manejaban esta empresa, incluyéndolos en el conjunto de la sociedad colonial, en los mecanismos financieros de la época y en las redes de intercambio y distribución. Como no deja de lado las relaciones de producción al interior de las tinas, se esboza un cuadro de la sociedad en su co tidianeidad.

14Finalmente, el estudio de Susana Aldana coloca al jabón dentro del contexto de una actividad fabril con una lógica de producción y de intercambio ejemplar del sistema colonial. Ver decaer est a actividad y ser reemplazada por la producción y exportación del algodón n os hace ingresar al siglo xix, con el reordenamiento de la economía internacional, en que se impone una nueva división del trabajo en la cual este tipo de región se convierte en un mero abastecedor de materias primas. Ya no hay más posibilidades para el desarrollo de una actividad fabril desde adentro, ya que la racionalidad económica de la colonia no funciona con las nuevas reglas de juego del capitalismo.

auteur
Yves Saint-Geours

Scarlett O'Phelan Godoy

Introducción

1Inscrita en el virreinato del Perú, al norte de la audiencia limeña, alejada de la capital y de las regiones mineras del sur, Piura ha permanecido con una historia casi desconocida hasta nuestros días. Los tallanes, las fundaciones de Piura y su independencia han sido y son los temas que interesan a los estudiosos piuranos, atentos a revelar la historia local. Quizás porque la afirmación regional se basa primero en el encuentro de una identidad: los orígenes nativos de la población, luego la traumática inserción foránea y por fin, la incorporación de este territorio particularmente mestizo a la realidad de un país con diferentes grados de mestizaje y aculturación.

2El estudio de la historia de una región geográfica como la de Piura se presenta como un reto. Un territorio con muy pocas o ninguna modificación jurisdiccional desde el mismo establecimiento español: en base a las encomiendas se fundó el corregimiento y sobre éste, se superpuso primero la intendencia colonial, luego la provincia litoral y finalmente el departamento republicano. Su historia es de una abrumante sencillez sin notorias alzas ni bajas aunque con algunos booms económicos, sin problemas sociales de envergadura pero con una presencia sensible en la toma de conciencia social nacional; sin una participación activa en proclamas separatistas mas independizándose a la vanguardia del resto del territorio y finalmente, sin adherencias a caudillos y levantamientos republicanos salvo unas cuantas excepciones; es decir, una historia sin estridencias, de vida cotidiana, centrada más hacia dentro de la región que volteada hacia afuera; una presencia mesurada pero constante que ha dejado una huella documental sumamente heterogénea.

3Los escasos trabajos históricos existentes sobre Piura son de muy diferentes niveles y no permiten plantear un estado de la cuestión. Menos aún si se trata de estudiar un punto tan específico como la producción de jabón. Para las empresas coloniales existen excelentes trabajos; principalmente los obrajes y los ingenios son los que han atraído la atención de los historiadores. Y aunque a lo largo de numerosos estudios de éstos, se encuentran algunas referencias aisladas o datos dispersos sobre el jabón son más sobre el producto en sí que sobre la industria tinera. Actividad que, junto con otras y en economías pre-industriales, recibe el apelativo de industria aunque esté referida a talleres con baja tecnología, mecanización elemental y mercado medianamente restringido pero que sin embargo, rebasan el término de artesanal.

4La actividad tinera es una lógica consecuencia en un territorio con una economía ganadera. Sobre todo de ganado vacuno y caprino más que lanar. Pensar en Piura colonial es imaginar en la costa, amplias extensiones de algarrobos y manadas de ganado cabrío pastando en ellos, Y en la sierra, numerosos vacunos y equinos vagando en los grandes pastizales. Un territorio sin yacimientos mineros determinó que los productos que circulaban a través de sus redes comerciales fuesen agropecuarios. Jabón y cordobanes ocuparon durante toda la etapa colonial un papel preeminente en la economía piurana, tan sólo compartido y finalmente desplazado por el algodón.

5Sin lugar a dudas, se puede afirmar que la actividad colonial más importante de Piura fue la ganadería. Y quizás la que que se podría colocar en segundo lugar, sería la industria del jabón. Sin embargo, es muy difícil deslindar la hacienda ganadera de la casa-tina. Sin la presencia de las haciendas y estancias, la fábrica de jabón no habría tenido razón de ser ni modo de subsistir. Además, los tineros fueron siempre hacendados de raigambre, gran prestigio y mucho poder en la localidad.

6Es esta estrecha relación entre la actividad ganadera y la industria tinera la que ha guiado el enfoque del primer capítulo. Presentar un panorama muy general de lo que fuera la economía de Piura; con sus haciendas-estancieras como unidades productivas básicas que permitieron el abastecimiento de materia prima para las fábricas de jabón; el tipo de productos que se comerciaba en una zona cuya ubicación geográfica, la hacía punto neurálgico del tráfico mercantil y los tipos de circuitos que se establecieron por este mismo comercio. Atisbando la realidad colonial de Piura se enmarca con mayor facilidad su industria y en general, toda su actividad tinera.

7El segundo capítulo se dedica a examinar la marcha de las fábricas piuranas de jabón desde sus inicios en la región. Se ha buscado estudiar la situación de las diferentes casas-tina a lo largo del período colonial, subdividiendo el trabajo por períodos de acuerdo al mayor o menor movimiento en torno a ellas. Así, se ha intentado delinear los momentos de alzas y bajas de la industria piurana del jabón.

8Mas no basta conocer la historia de la fábrica ni de su producción, hay que acercarse al protagonista, al hombre que se dedica a la labranza de jabón. El último capítulo busca encarnar esta industria en la figura del tinero piurano. Girar en esta actividad, fuese fabricación o comercio (por lo común, relacionados) daba sustento social y poder económico a los foráneos y reafirmaba el de los locales. Sin embargo esta situación se fue modificando por cambios coyunturales a fines del período colonial. Se ha intentado echar un vistazo a los elementos que contribuyeron al declive y fin del tinero como figura representativa de la localidad.

9Las fuentes trabajadas son principalmente las halladas en el Archivo Departamental de Piura. Esta información ha sido complementada con fuentes en otros depositorios como el Archivo Departamental de La Libertad y, en Lima, se ha trabajado en el Archivo General de la Nación y en la Biblioteca Nacional sobre todo. La documentación relacionada directamente al tema es sumamente escasa incluso en la propia ciudad de Piura. Salvo uno que otro litigio entre algún tinero y su cliente, por lo general, se hallan referencias colaterales al tema en los juicios por comercio o por hacienda. En la industria del jabón, los acuerdos de negocio se hacían oralmente, sin dejar registro escrito ni huellas para futuros historiadores. De este modo, por ejemplo, el material cuantitativo sobre la producción de jabón con el que se cuenta no resulta del todo representativo. Una fábrica secuestrada por concurso de acreedores o administrada por albaceas y testamentaria, no debió funcionar normalmente. La producción que se le señalaba o la evaluación que se le hacía puede estar minorada o inflada de acuerdo a los intereses en juego. No se cuenta con una masa documental que permita hacer una periodificación. Su carácter heterogéneo en los tipos documentales, vuelve muy difícil el seguimiento de precios. Se registran años en que un quintal de jabón tiene más de un valor y años en que simplemente no se encuentran referencias a precios. No sólo rige la situación del mercado sino también los vínculos de parentesco o las relaciones de amistad. Por eso, aunque se han encontrado muchos precios (ver apéndice No. 6), éstos no llegan a completar una serie confiable y no pueden utilizarse para fundamentar el trabajo.

10La industria del jabón si bien fue la más importante y notoria, no fue la única. Trapiches y molinos fueron de gran importancia sobre todo para la parte de sierra; importancia que se escapa al estudiar una industria principalmente costeña y citadina. Por otro lado, la brea fue un recurso netamente piurano que tuvo un lugar de alcance desconocido en la economía virreinal durante algo más de un siglo y que sería la base de una de las principales industrias de Piura actual, el petróleo. El algodón, recurso que ha fundamentado la economía republicana de Piura, fue lentamente desplazando a la industria tinera en su rol económico protagónico. Acercarse a este proceso que además, coincide con la coyuntura independentista, permitiría completar el panorama sobre el desarrollo socio-económico de Piura. Su lugar en la región norte quedaría relevado con una aproximación cuidadosa a los diferentes circuitos mercantiles que la vincularon. Por ello es importante remarcar como se insertó la provincia de Piura dentro del contexto colonial y como la redefinición de esos circuitos comerciales, la integraron a un mercado internacional que desde el siglo xix ha guiado no sólo la economía local piurana sino también la nacional.

11Finalmente, el estudio de esta industria se ha localizado en una de las dos zonas norteñas con producción de jabón. Un análisis más completo de ella, requeriría de un estudio semejante sobre la actividad tinera de Lambayeque. Si en esta provincia funcionara la misma racionalidad que en la piurana, se estaría frente a una industria que, al menos en el norte del virreinato del Perú, no sólo se habría limitado al proceso de transformación de la materia prima. También habría asegurado un canal para su abastecimiento con el desarrollo de la ganadería y la distribución directa del producto obtenido a través de los circuitos comerciales de la región. Al menos en Piura, la industria del jabón sí respondió a este patrón.

***

12Tanto el trabajo inicial para una memoria de bachiller como esta reformulación, responde a las expectativas de muchas personas. Gente que está pendiente de algún dato, alguna fecha, alguna referencia documental o bibliográfica que pueda ser útil; haciendo críticas y comentarios, dando ideas, enfoques, líneas posibles de trabajo... en fin demostrando que toda obra es comunitaria por el interés, el apoyo y el aliento constante que se recibe.

13Por eso, estoy profundamente agradecida con la Dra. Nicole Bernex de Falen quien me diera la oportunidad para investigar por primera vez. Como no reconocer con admiración la calidad de la Dra. Scarlett O’Phelan quien me brindara desinteresadamente su experiencia, su amistad y sobre todo, el ejemplo de lo que es ser una historiadora. También estoy en enorme deuda con el Dr. Bruno Revesz, quien me apoyara desde el inicio de esta investigación y me permitiera entrar en contacto con la cálida gente del CIPCA, principalmente Laura Hurtado y Cendoc. Además vayan mis agradecimientos al Dr. Yves Saint-Geours, por sus comentarios a mi trabajo y el interés inmerecido que le ha brindado y al señor Alain Dagand por el diseño de mapas y su paciencia ante el computador por lo cual también quedo en deuda con el señor Carlos Giesecke.

14No puedo dejar de expresar mi reconocimiento al personal del ADP, especialmente a la Sra. Cecilia Espinoza y al Sr. Roberto Burgos quienes pacientemente me entregaron expedientes o sacaron fotocopias, y a la Sra. Antonieta de Fassbender quien cariñosa y reiteradamente me acogiera en mis estadías en la ciudad de Piura. En lo posible y paso a paso, he ido agradeciendo a muchos que se quedan sin ser nombrados aquí pero de los que no me considero menos deudora. A mis amigos Mónica y Fernando Cilloniz, Javier Flores, Alejandro Diez, Eric Darrasse y sobre todo Milagros Martínez por su apoyo incondicional. Queden mis respetos para el Dr. Franklin Pease quien fuera el asesor del trabajo base de esta publicación. Finalmente, debo remarcar que sin el interés y el ánimo constante de mis padres me hubiera sido más difícil llevar este trabajo a buen término. A ellos mi profundo agradecimiento.

Capitulo I. Piura en la economia regional

1. LAS BASES DE LA ECONOMIA PIURANA

1El actual territorio de Piura estuvo inscrito dentro de la intendencia con mayor número de habitantes del virreinato del Perú, la de Trujillo; intendencia que contó con el 21% de la población total colonial y en la que Piura misma fuera la segunda zona más habitada1. Pero debido al tamaño de su territorio, la densidad poblacional fue bastante baja si la comparamos con la de valles sureños como Lambayeque y Trujillo2.

2Más de la mitad de la población piurana fue indígena por lo que, gran número de habitantes se concentraron en el territorio provincial; Huancabamba y Ayabaca tuvieron la mayor densidad poblacional. Solamente la ciudad de Piura la superó y junto con el puerto de Paita, fueron los focos de población existentes en la costa.

3Dentro del conjunto económico virreinal de carácter mercantilista y para el grupo dominante de la sociedad colonial, Piura ofreció excelentes condiciones para el desarrollo de actividades de interés secundario, como la agricultura y la ganadería que se convirtieron en su fundamento económico. La minería no se desarrolló mayormente en la región norte hasta mediados de la segunda mitad del siglo xviii con Hualgayoc en Cajamarca. Y aunque Piura contó con algunas vetas de oro y plata por la parte de Ayabaca, hubo una explotación mínima que ni siquiera fue registrada por la Caja Real de Piura3. Los rubros más importantes de ésta fueron el tributo, la alcabala y el almojarifazgo y prácticamente durante todo el período colonial, se mantuvo un saldo a favor entre ingresos y egresos. Hubo otras actividades que no tuvieron tampoco notoria importancia a nivel virreinal como la pesca, reservada a los indígenas de Sechura principalmente, o la explotación de la brea, actividad fugazmente provechosa en el siglo xviii4.

4La racionalidad económica utilizada por los piuranos aprovechaba las características y posibilidades de su territorio. Las diferentes industrias que se asentaron en la región norte y en Piura, tuvieron su sustento en las actividades agrícola y ganadera. Sin embargo, los obstáculos más importantes para el desarrollo de primero el corregimiento y luego la provincia de Piura, fueron el agua en la costa y la escasez de mano de obra en la sierra. Por otro lado con las reducciones españolas del siglo xvi y con la caída demográfica indígena, cantidad de tierras quedaron vacías y se convirtieron en pastizales y bosques de algarrobo. Situación que facilitó más la concentración ganadera que la especialización agrícola. El gran movimiento mercantil que en y de Piura se dio, tuvo como base la comercialización de productos y subproductos agropecuarios.

5El grado de desarrollo que tuvo la industria del jabón en Piura, estuvo ligado al que alcanzó la actividad ganadera. Actividad que, a su vez, estuvo determinado por el régimen de tenencia de la tierra en el norte. El panorama de las bases económicas de la provincia de Piura, permitirá entender la génesis de la industria del jabón y su posterior desarrollo colonial hasta su fin, estrechamente vinculado a la desaparición o substitución de los fundamentos económicos coloniales de Piura.

1a. la tierra

6Los españoles que echaron raíces en el territorio piurano, se asentaron en base al trabajo de la tierra y aprovecharon la poca mano de obra indígena existente5. Como toda hacienda costeña, inicialmente conformó unidades de producción mixta (agricultura y ganadería) con una organización social de tipo paternalista (Keith 1976:2; Ramírez 1986:2,45). Organización que se fue modificando hasta asentarse como hacienda española tras forzar la transición de una agricultura de comunidad y subsistencia, a una de corte señorial. Para el siglo xviii, la hacienda costeña estaba ya consolidada. La propiedad de la tierra se había legalizado a través de las composiciones y se había producido un cambio cualitativo de la hacienda de tipo mixto. En esta última, la tierra no tenía casi valor frente al ganado mientras que en la hacienda especializada, le era intrínseco. El cambio respondió a la incorporación del capital invertido y a la necesidad de mayor volumen de áreas cultivables (Burga 1976:104,109; Ramírez 1986: 111,113). Interés que reflejó la coyuntura de aumento de la demanda en la segunda mitad del siglo xvii, por ciertos productos (azúcar, vino, etc.) en los creciente mercados americanos (Jacobsen 1986: 116; Ramírez 1986:159).

Población de Piura en el tardío siglo xviii

7Al hablar de la unidad básica productiva piurana se prefiere utilizar el término de hacienda-estanciera que aunque bastante grueso, permite englobar los regímenes de tenencia de tierra en la costa y en la sierra de la provincia6. Si para ésta última zona se tomara la definición de S. Ramírez sobre hacienda y trapiche —unidad productiva caracterizada por una vasta área utilizada para el cultivo y la cría de ganado con a lo menos, un molino de azúcar (1973:20)— se vería que caracteriza a buen número de haciendas de la sierra piurana. Sin embargo y mientras que para Lambayeque se está hablando de un primitivo complejo agro-industrial de producción establecidas entre 1670 y 1720, para Piura se estaría describiendo unidades productivas de pleno siglo xviii. Es decir en esa zona, la preeminencia del ganado no fue desplazado por el cultivo de productos agrícolas de fuerte demanda sino que se mantuvo un desarrollo paralelo de la agricultura y la ganadería, desarrollo que permitió la producción sostenida de jabón en toda la etapa colonial.

8La parte costeña de Piura contó básicamente con dos núcleos de actividad agropecuaria determinados por los dos ríos más importantes: el Chira y el Piura. Mientras que el primero cargaba siempre abundante agua, el segundo se secaba varios meses al año, dejando tan sólo unos charcos o pozas de agua con que se abastecía la población de la zona (Raimondi 1983:357,361). Sin embargo, el mayor número de haciendas se encontraban en las márgenes de este río Piura, 26 frente a las dos “de bastante crédito” (Somate y Tangarará) ubicadas en las del Chira (Helguero [1804] 1984:8,16).

9Característica visible del agro piurano colonial fue su fuerte fragmentación. En la documentación, se hace constante referencia a tierras, estancias cortas, chacras, etc. Incluso y pese a que escapan de la visión tradicional referida a la evolución histórica lineal desde condiciones más primitivas a más modernas o capitalistas (Mörner/Anrup 1987), los numerosos trozos de las haciendas dados en arrendamiento pueden ser señalados como un tipo especial de fragmentación; particularmente en el caso de haciendas muy extensas, tales como Somate o Tangarará.

.las haciendas-estancieras

10Su mayor o menor importancia estuvo determinada por la disponibilidad de agua, entre otras cosas. Se hacía la diferencias entre las de regadío y las de despoblado. La mayoría de haciendas se ubicaban al pie de la serranía y además del río principal, tenían acceso a otros de los cuales derivar canales o tomas (Helguero 1984: 11,12). Algunas haciendas contaban con canales de riego a partir del río Piura aunque también aprovechaban para sembrar las inundaciones que se daban en los períodos de lluvias (Eguiguren 1895:146). En 1795 el tinero Miguel de Arméstar atestiguaba como otro dueño de casa-tina, Vicente María Fernández de Otero había dejado sus haciendas de Suipirá y Curbán “con mucho adelantamiento” por, entre otras cosas, “una acequia que hiso tirar desde Chipillico”, otra de sus haciendas. Al año siguiente y al imponer un censo sobre su tina y hacienda, Vicente Valdivieso señalaba que a espaldas de las casas y corrales poseía una fanegada de “tierras arenales que suelen regarse con las inundaciones del mismo río” (Piura)7.

11Haciendas de despoblado eran las que por su ubicación, no contaban con acceso a suficiente agua. En general, no fueron terrenos muy aptos para la agricultura mientras que sí permitieron la ganadería pues sólo contaban con agua de lluvias que favorecía el pasturaje más no los cultivos (Eguiguren 1895:146). Incluso actualmente, la ganadería predomina en el Despoblado en el que sólo se da una agricultura de temporal o de secano (Córdova/Bernex 1984:85). La mayoría de las haciendas-estancieras ubicadas en los alrededores de la ciudad de Piura y que abastecían directamente las casas-tina, contaban con una buena parte de terrenos de despoblado.

12En el siglo xvii y tomando como base el trabajo de Burga para Lambayeque, no parece haberse tenido mayor cuidado en establecer los límites de la propiedad (1976: 186-190). Esta concepción superponía la noción de ganado sobre la de la tierra y necesariamente debió cambiar en el xviii ante la modificación de los hábitos de cultivo y la necesidad de diferenciar las tierras de pastoreo de las de sembradura. Mientras que conocer la cantidad de tierra exacta de las haciendas no habría sido fundamental para el propietario, si lo habría sido la producción que de ellas se podía obtener. Y en Piura se cumplió la norma. En los recuentos legales de los animales, hubo una cuidadosa diferenciación de ellos, “entre chicos y grandes”, pues el poco control sobre su ciclo de reproducción y la promiscuidad, degeneró lentamente la calidad del ganado (Calle 1964:3). La importancia económica de una estancia se establecía en base a esa producción más que sobre la consideración de las tierras de pastoreo. Incluso a fines del xix, Eguiguren señalaba que las haciendas se vendían “en conjunto o ad corpus” (1895:146). Para determinar su valor, se obtenía el promedio de la producción de las tierras en un determinado número de años.

.los linderos

13En Piura colonial, la característica fue referirse a las haciendas señalando tan sólo sus linderos. Son muy raros los casos en que se menciona la cantidad de fanegadas de una estancia. Eso sí, se indica puntualmente el número de animales de las manadas. Por ejemplo en 1797, Vicente de Valdivieso y Torres delimita su casa-tina y hacienda de Miraflores:

“.. .cuyos dichos linderos (.. .)corren de la otra parte del rio de esta nominada ciudad cosa de sinquenta y seis quadras para arriva desde la presa y Tacala del dicho rio (...)y que del asiento y casa corren los ganados como cosa de 36 quadras hasta una collona alta y paredon de los antiguos (...)siendo el mojon divisorio la Collona, Alto Paredon y Camino..”

14Versión de Valdivieso sobre los límites de su hacienda que, aunque resumida, permite remarcar que aún en fecha tan tardía no se establece la cantidad de tierra de la hacienda. Es más, en 1851, al hacer la división de la casa-tina y de la hacienda Chapallirá entre los Seminario del Castillo y los Vega Seminario el interés va más por establecer el perímetro divisible de las tierras que el área del fundo8.

15Pese a haberse realizado composiciones de tierras en los siglos xvii y xviii, el definir los linderos de las haciendas fue causa de muchísimos litigios. En el xvii el juez componedor Juan Dávalos Cuba Maldonado otorgó los títulos de propiedad pero no contempló por ejemplo, los casos en que el río era el hito divisorio de las mismas. Tanto el Piura como el Chira mantienen un curso variable de año a año, alterando los límites de las propiedades. En el xviii, fue la causa recurrente de conflictos entre los propietarios de haciendas tan importantes como Tangarará y Somate porque

“...el rio de la Chira en sus abenidas y cresientes da y quita mucha tierra y que este año estan de una banda las que en el anterior estuvieron de la otra...”9

16En la base del conflicto estaba el interés por esos terrenos inundados. Cultivos y ganados aprovechaban la tierra fertilizada por el agua del río.

.la mano de obra

17Pero gran parte de la atención de los hacendados se centraba en la mano de obra. Prácticamente en toda transacción de estancias del siglo xvii hasta las primeras décadas del xviii, se establece el número de mitayos que le corresponden a las haciendas. Los indígenas de Catacaos y de Olmos mitaron en las de la costa mientras que las de la sierra, se sirvieron de la mano de obra mitaya de los comunes de indígenas de Ayabaca y Huancabamba. En Piura y debido a la importancia del ganado en su economía, la mita fue más de carácter ganadero que agrícola; los indígenas eran utilizados como pastores de los animales. Y a semejanza de los hacendados de Lambayeque ante la abolición de las mitas agrícolas y ganaderas (Ramírez 1986: 162), los hacendados piuranos deben haber tratado de obtener mercedes reales que les permitieran conservar a los mitayos. El ganado estuvo siempre encomendado a indígenas y mestizos que lo cuidaban más en base a su experiencia que a la aplicación de alguna técnica (Calle 1964:3).

18La escasez de mano de obra en la región no fue solucionada ni con la introducción de esclavos ni con el asalaramiento de indios forasteros, mestizos y mulatos libres. A fines del siglo xviii, el tinero Gregorio Espinoza de los Monteros al escribir a su hijo Manuel, vecino de Loja, le señalaba “lo favorable que fuera conseguir cholitos para la hacienda” y seis años más tarde, le pedía se interesase por “si acaso la casualidad permitiese hacerse de algunos Yndios que sirviesen de baqueros o de otros destinos”10. En los primeros años del xix, Helguero señalaba la escasez de trabajadores como la causa de la “falta de giro” del comercio (1804 [1984: 81-3) y, a finales de ese mismo siglo, Eguiguren escribía que en su concepto “Piura necesita con más urgencia brazos que irrigación” (1895:148).

1b. el ganado

19Los animales importados por los españoles se dispersaron desde 1550 con líneas paralelas de difusión a partir de los valles aledaños a Lima, encontrando un habitat idóneo en los Andes y en los pastizales de la región norte11. En ellos, la introducción de animales domésticos no mermó las tierras de cultivo ni significó el desplazamiento de camélidos como en la zona andina. Por el contrario, la presencia del algarrobo propició la crianza de ganado, principalmente el cabrío, y fundamentó la producción pecuaria de toda la región12.

20La actividad ganadera colonial tuvo tres vertientes: alimentación, medios de transporte y materia prima (Assadourian 1982:181).Y en Piura se dieron las tres. El ganado vacuno por la sierra y el cabrío por la costa, estuvieron destinados parcialmente al consumo local. La carne hecha cecina era vendida en los mercados citadinos o repartida entre los trabajadores de las haciendas o de las casas-tina. Los arrieros la llevaban como parte de su alimentación y llegó a ser exportada vía marítima a los mercados tradicionales de Piura. Por su parte, el grueso de los que se dedicaban a la cría de muías estuvieron establecidos en la sierra aunque también hubo alguna hacienda como Tangarará que se dedicaba a la reproducción de sus animales de carga. Además, el sebo que se obtenía de las manadas de ganado, en la sierra y en la costa, se utilizó en la industria del jabón. Y en la curtiembre se procesaban los pellejos de esos animales. A fines de la etapa colonial y tal como decía Mateo Lama, hermano de un importante tinero y hacendado piurano:

“La industria toda de consideración en dicha provincia (Piura) es la cría de ganado mayor y menores, y en algunas partes el sembrío de algodón, siendo la primera de mayor mérito.”13

.los ganados

21Según Juan Ignacio de Lecuanda ([1793]1965b:226), la cría de muías fue el tercer ramo más importante de la “industria y comercio” de Piura e incluso señalaba que éstas se reputaban “por las muías más finas y mejores del Perú”. Pero, consideradas dentro de la producción global del virreinato, no descollaron mayormente (Assadourian 1982: 184) aunque sí tuvieron una presencia importante en la región norte. La solicitud para que la rata comercial de Chachapoyas pasara...

¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.

Difunda esta publicación

También le puede gustar

Relación de antiguedades deste reyno del Piru

de institut-francais-d-etudes-andines

El Estado Federal de Loreto, 1896

de institut-francais-d-etudes-andines

La selva culta

de institut-francais-d-etudes-andines

siguiente