El pensamiento español: 1939-1979: La palabra y el eco

De
Publicado por

Colecciones : Tiempo de historia. Año VI, n.62
Fecha de publicación : 1-ene-1980
Publicado el : lunes, 30 de julio de 2012
Lectura(s) : 21
Fuente : Gredos de la universidad de salamenca
Licencia: Más información
Atribución, No Comercial, Compartir bajo la misma forma idéntica
Número de páginas: 10
Ver más Ver menos

El pensamiento español: 1939-1979
La palabra y el eco
Joan Castella-Gassol
STA inevitable aventura que es la antigua manía de pensar, resur­
ge, queridos hermanos, de las cenizas calcinadas, y es inextin­E
guible. No tiene fronteras de espacio ni de tiempo, pero este as­
pecto que nos ocupa aquí, la revisión del pensamiento español, en
España, desde 1939 hasta nuestros días, requiere un breve acuerdo
terminológico previo; que entendamos por España ese proyecto de repú­
blica de pueblos libres e independientes relacionados entre sí por frater­
nos lazos de vecindad y de cooperación, que desde siglos pugna por ser, y
que no fue, pero que está ahí como proyecto y como ámbito geográfico en
el que nos movemos.
l"'iiI L que se me haya enco­ culpa mi in tervención en estos merodeadores de la frontera,
L!!! mendado este tema se aparentemente abstrusos arribistas y visionarios, moros
debe más a un azar editorial dominios no es sino el hecho y cristianos que componían
las mesnadas invasor;:t,s. que a mis conocimientos filo­ de que creo entender la filoso­
sóficos, y creo que lo que rus- fía en su acepción más prísti­ 1.0 que se proponían esas gen-
na: como amor al saber. al
pensamiento. Es sólo amando
al saber como podemos filoso­
far y es solamente esta prác­
tica la que me permite diri­
girme a ustedes.
1939 es una fecha aproxima­
da. Ya un poco antes, en diver­
sas roDas de la Penínsu la Ibé­
rica se había iniciado la más
larga catástrofe cultural co­
nocida desde que la Inquisi­
ción dejó de ejercer su censu­
ra. Desde que los ejércitos de
Franco hubieron ocupado
todo 10 que tenían que ocupar,
se vio claro que inmediata­
mente detrás de los espada­
chines venían los censores, y
eso a mucha distancia de los
Jo"Ort~ ,o ..... recaudadores de arbitrios,
126

tes en el orden del pensa­ «independizarles de ingeren­
miento quedó en seguida muy cias nórdicas, de liberalismos
claro .• ¿Cuál será la orienta­ rubios y falsos» y abogaba por
ción, el principio filosófico que seguir el cami.no de la Roma
ha de i nformar toda la política fascista, y sus clichés propa­
cultural?_, se preguntaba el gandísticos, La LatinJdad, El
ilustrisimo señor don Ro­ Imperio.
mualdo de Toledo, en Pam­ Las expresiones de los prime­
plona, a los pocos meses de la ros propagandistas del fas­
ocupación, y aclaraba: .No es
cismo italiano rezumaban
difícil adivinarlo. Nuestro in­
una voluntad irracionalista,
victo Caudillo ha dicho que común en el cam}X) de la lite­
España será católica en lo cul­ ratura y de la expresión artís­
tural, y nuestro Ministerio de tica de su tiempo, pero laexal­
Educación Nacional, reco­ tación sistemática de ese jrra­
giendo ese mismo sentido, ha donalismo y su intento de
escogido la Biblioteca de Me­ trasplante a la realidad cultu­o.org ....... Y ••
néndez y Pelayo, el gabi nete ral prefiguraban lo que enten­mica y }X)lítica de M. Herriota de trabajo del pensador cató­ dían por Cultura: la destruc­Madrid. (1). lico por excelencia, para desde ción de la Razón y, por su~ E. Giménez Caballero, que se allí no solamente destruir la puesto, de los razonadores. había encaprichado de Prezo­Junta de Ampliación de Estu­
Al estudiar los textos fascistas l in i, Ardengo Soffic i, D' An­dios, sino marcar, con la crea­
nunzio y Marinetti, fue el va­ de aquellos años anteriores a ción de un nuevo centro de
ledor de la ida de este último a Hitler, Herbert Schneider orientación y de alta cuJtura,
concluía que en las universi­Madrid en J 928, que encontró toda la base que en orden a la
un eco difuso. En la Revista de dades europeas de los veinte, política cultural ha de presi­
Occidente, que dirigía José tanto el intelectualismo posi­dir a la Nueva España_.
tivista como el idealista se ha­Ortega y Gasset, recibieron Romualdo de Toledo. Jefe del
cortésmente al visitante ita­ llaban desprestigiados: en Servicio Nacional de Primera
liano, pero se mostraron rea­ ambos casos se presuponía la Enseñanza, había ¡legado
cios a aceptar nada que oliese existencia de unas leyes histó­aquella mañana de junio del
a fascismo, como olía Mari­ ricas o sociales a través de las 1938 a Pamplona, acompa­
netti. En la Revista de Occi­ cuales se pretendía ver y ex­ñado del teniente coronel Vi­
dente seguían los pasos de la plicar todos los hechos histó­degain, para informar a los
filosofía germana, y E. Gimé­ ricos. Los sistemas filosóficos maestros depurados acerca de
nez Caballero se empeñaba en aparecían como fines en sí cuál sería el nuevo saber de la
mismos. Gracias a ellos, apa­Nueva España. (/) Antonio Tova,: prologo a &paa.
rentemente, todo podía ser ante Fnnda, tú H. JuulSchk4 Editora Ciertamente, no engañaban a
NaciOf1aL Madrid, /940, pdgs. 5u y XI /. explicado, nada previsto (2). nadie y todos sus propósitos
Contra ese intelectualismo ya los habían anunciado años
que venía a ser una combina­atrás. Durante la dictadura
ción de positivismo francés, del general Primo de Rivera a
kantismo alemán y escolasti­mediados y fines de los añ~s
cis mo ecles iástico para uso veinte, escritores como Ortega
parroquial, se rebeló, entre y Gasset, Eugenio Montes, Ra­
otros, Giovani Gentile, cuyos fael Sánchez-Mazas, Ernesto
escritos contribuirían a d~o­Giménez Caballero y algunos
~r el fascismo italiano, nece­otros, habían viajado por Ita­
Sitado de una cosmética cul­lia ya]Xlrtado impresiones de
tural para justificar su acción la naciente Italia fascista. De
terrorista. Y así escribió: esa década y de la que le siguió
diría Antonio Tovar: .El fas­ . Il fascista ... inlende la filo­
cismo seguía fascinando a im­ sofia come filosofia della pras­
}X)rtantes minorias; y había si. La sua cioe non e una filo­
que ser demasiado cretino sofia che si pensa, ma che si
~. si no, masón- para tener
(2) Herbert Schneider: "'-Id. the fa. alguna ilusión puesta en los
dllt •• te,New Yorlc.Qx{ord UP., 1929, viajes de colonización econó- pdg. 234.
127

fa. (3). (El fascista_o entiende tima al Que las piensa. sino al era densa y sus representan­
la filosofía como filosofía de la tes, bien que pertenecientes a que las quiere con resolución;
práctica. La suya no es una fi­ se desestima la inteligencia, se ámbitos sociales restringidos,
losofía que se piensa, sino que numerosos. Esta densidad prefiere la voluntad: al inte­
se hace). cultural no era privativa de la lectualismo sucede el vol un­
Olvidó Gentile explicar qué Universidad, como lo demues­tarismo.¡La Voluntad! Esta es
iban a hacer con esa filosofía la nueva diosa desde 1900 ... » tra la existencia en Madrid de
del no-pensar. Hacer es hacer la Institución Libre de Ense­(4).
algo. Pero es inútil recordar ñanza y en Cataluña la red de Si por «gente» entendemos a
esa pequeña omisión. Los eu­ escuelas progresivas ampara­las clases trabajadoras, a las
ropeos ya sabemos desde la das por la Generalitat, sin en­clases medias, a los intelec­
segunda guerra mundial qué trar en el campo de la literatu­tuales y no sólo al restringido
hizo la filosofía fascista. y los ra, las artes y la ciencia. Creo grupo de personas distingui­
europeos de la Península Ibé­ que la densidad de esta cul­das que iban a escuchar las
rica, incluidos por supuesto tura se trasluceen un pequeño conferencias de Ortega, hay
nuestros hermanos portugue­ dato: en 1941 se encontraban que convenir que en ]a gente
ses, tuvimos el triste honor de sólo en México, exiliados, 100 animaba la voluntad concreta
ser pioneros en ese conoci­ catedráticos, 225 médicos, 60 de cambiar el rumbo de la vi-
miento y de haber vivido con químicos y un considerable
él más tiempo que los otros número que no he llegado a
pueblos continentales. contabilizar de matemáticos,
Pero las expresiones de Gen­ escritores, músicos, pintores,
tile no pasaban de momento biólogos y filósofos que se ha­
bían visto obligados a huir de de una postura intelectual
España. más, y, en algunos aspectos,
De modo que en 1939, y esto ya nada original. Paul Nizan,
lo saben ustedes muy bien, desde Francia, ya en ticaba la
aquí quedó muy poca gente separación entre vida y pen­
para dedicarse al cultivo del samiento, y Antonio Gramsci
pensamiento. Sobre aquel hacía 10 propio desde Italia,
erial ensangren tado los nue­pero justamente la cár·
vos mandarines intentaron ex cel en la que le había ence­
ovo mon tar su propia repre­rrado Mussolini.
sentación, con autores pro­En 1932, el mismo año en que
píos. Consiguieron, eso sÍ, Paul Nizan publicaba Les
montar nuevos decorados, y chiens de :;arde, Ortega y Gas­
obtuvieron esperpénticos re­set, excelente conocedor del
sultados, pero al final tuvie­idealismo alemán, deploraba,
da. Tanto el fascismo como el con que alimentarse de la pro­en el paraninfo de la Universi­
anarquismo, el socialismo, el pia incultura que habían dad de Granada, el auge de esa
comunismo ortodoxo, el creado. Permí tanme que les t: filosofía práctica».
trotskismo, buscaban las pa­ cite el testimonio precisa­t: Si ahora dirigimos una mi­
sibilidades prácticas del acto mente de uno de esos hombres rada al área europea -dijo
decisorio, del acto voluntaris~ que pronto se aperci9ió de la Ortega-, a la política, a la
tao Frente a este panorama, las monstruosa limitación de la vida social. sobre todo a las
honduras trascendentalístas censura; me refiero a Dionisia nuevas generaciones, 05 en­
del rector de la universidad de Ridruejo, que había sido Jefe contraréis que ya casi nadie
Salamanca, Miguel de Una­ de Propaganda del Partido quiere tener razón. No es que
muna, parecían propuestas Unico, y que en 1960, desde el no la tenga: es que delibera­
todavía más alejadas de la exilio de París, decía: damente le trae sin cuidado
«Las bibliotecas fueron ex­vida cotidiana. tenerla o no. ¿Qué es lo que
purgadas y se impidió y se im­Lo cierto es que al llegar la quiere, entonces, la gente? Por
pide aún (en 1960) la reedición 10 visto no le interesa la idea guerra -yen algunas zonas
de textos no conformes con el de las cosas, sino que quiere durante ella- la polémica in­
dogmatismo oficial. Cosas las cosas mismas. No se es- telectual era viva, la cultura
como la Critica de la Razón
(3) Giovan; Gentile: Oristnl e doctrina Pura o el Discurso del Método,
del r ...... mo. Librería tklLittorio. Cua (4) Ort~ga y Gasset: Ide .. y creend ... ,
el Emilio o el Discurso sobre el demi d~lllnstitutoNat.ionale Fascista di Cokcción Austral. Espasa Ca/pe. S. A .•
Espíritu Positivo, y no diga-Cultura. Roma. /929. pág. 58. Madrid. /955, pág. J /0.
128
­

_ ... Hay que ... devolver a las que había profesado esta dis­mos El Capital y El Ser y la
ciplina desde 1910 a 1936. Su ciencias su régimen de socia· Nada -la totalidad del pen­
lugar lo ocupó Juan Zaragüe­samiento moderno no ortodo­ bilidad, el cual supone un
ta, un hombre que en sus cla­xo, así como Wla buena parte franco y seguro retomo a los
ses de filosofía de la Ciudad de la literatura universal con­ imperativos de coordinación y
Universitaria de Madrid temporánea- son cosas ex­ jerarquía. Hay que Imponer,
(arrasada por las tropas de cluidas de la circulación. Los en suma. al orden de la cultura
Franco durante la guerra, y autores españoles no han sa­ las Ideas esenciales que ha
lido mejor librados: no hace luego onerosamente recons­inspirado nuestro Glorioso
aún mucho tiempo que las in­ truida), a principios de los Movimiento .. .• (5) .
trigas de algunos círculos del años cincuenta, cuando le to­El Glorioso Movimiento Na­
caba hablar de _Etica., expli­integrismo católico consi­ cional podía impedir la circu­
guieron la inclusión en el In­cosas como ésta: lación de los libros de Kant.
dice de Roma. y la conse­ - Que para la eficacia de las Mas difícilmente podía impe­
cuen te retirada de las libre­ leyes, el legislador debe utili­direl rastro de su existencia. Y
rias españolas, de las obras zar, dentro y fuera de ellas puesto que de alguna manera
doctrinales más importantes (propaganda), cuantos recur­había que referirse al pensa­
de Unamuno. Las de Ortega sos brinda no sólo la lógica, dor alemán si quería hacerse
son objeto de constantes ata­ sino también la psicología in­
ques. De una porción de auto­ dividual y social: en su éxito se
res no se cita ni el nombre: cifra la llamada habUldad po.
¿habrá que decir que un escri­ lítica. (6).
tor como Manuel Azaña no ha
O definía la colonización así: existido? .. Se pretende arran­
«Proceso en el que un Estado car de España toda sombra,
de cultura superior asume la residuo o recuerdo de pensa­
miento o institución que haya tarea de extenderla a pueblos
estado contaminado de mo· inferiores, a la vez que los hace
dernidad. De esa modernidad sus súbditos • .
sólo la ciencia físico-matemá­ Zaragüeta nunca consiguió
tica y las ciencias naturales explicar cómo engarzaban es­
-al margen de los principios tos conceptos en el capítulo de
desde los que fueron catapul­ la Etica, y hasta fines de la dé­
ladas-- nos son asimilables •. cada de los cincuenta siguió
Ridruejo ignoraba probable­ ejerciendo su crepuscular
mente que también las cien­ censura inquisitorial. Cuando
cias naturales fueron depura­ Jo" 0._ en 1958 la Editorial madri­
das. Los estudios del entomó leña Aguilar le propuso redac­
algo parecido a la filosofía, su logo catalán republicano Se­ tar el prólogo de la versión
explicación fue encomendada garra fueron encerrados bajo castellana de «Ideología y
en la universidad de Madrid a llave por el abogado fran­ Utopía. , de Karl Mannheim,
Juan Zaragüeta, un cura inte­quista Ramón Agenjo, quien Zaragüeta no encontró mejor
grista. y a Manuel García Mo­contribuyó a la separación de manera de resumir el pro­
rente, ex-profesor de la Insti· naturalistas republicanos y fundo tratado del profesor
tución Libre de Enseñanza consiguió hacerse nombrar alemán an ti-fascista que de­
-precisamente formado en el director del Instituto Español clarando «injusto el menos­
neokantismo-- que pasó la de Entomología del Consejo precio que en la obra se tra­
guerra civil en Argen tina y , Superior de Investigaciones duce hacia el magisterio de
convertido al catolicismo en Científicas. Los nuevos man­ una institución (la Iglesia Ca­
1939, fue ordenado sacerdote darines no se paraban en ba­ tólica) que ha llevado a la hu­y pudo continuar enseñando. rras y, en contra de lo que pu­ manidad de indoctos y de doc­
Cuando Ortega y Gasset re­dieran parecer sus ostentosos tos a alturas de pensamiento y
gresó a Madrid en 1945, se le ánimos destructores, tenían de acción tocante a las cuales
prohibió continuar como ca­incluso su propia filosofía de los cultivadores de la pura fi­
tedrático de metafísica de la la ciencia. La ley fundacional losofía se muestran aún en
universidad madrileña, en la del llamado Consejo Superior
(6) Juan Zaragtleta Beongoechea)' Ma­
de InvesrigadonesCienríficas, (5) El CSIC, por Octavio DlQt.-Pit1e..J. nuel Garda Morente: FundameutOll de
del 24 de noviembre de 1939, Publicaciones EsptlfioJas, Madrid, 1959, FUa.oOa, Espasa-Ca/pe, S. A., Madrid,
señalaba: pág. 6. 1951 , págs. 482 y 483.
129
­

del alma con el cuerpo, fue el vier Zubiri. Todavía en 1952,
encargado de explicar en la las lecciones de este discípulo
universidad de Madrid una de Heidegger inspiraban des­
confianza al poder; pero eran extraña psicología en la que
toleradas porque podía exhi­ las esplendorosas facultades
bir algunas garantías de adhe­ del alma no encontraban
cuerpo en que encarnarse. sión al Neo-Pensar de la
Para redondear esa invisibili­Nueva España: había acep­
dad, el doctor López-Ibor se tado ser catedrático en las
cargó a Sigmund Freud con universidades de Madrid y de
esta frase lapidaria: .EI psi­Barcelona hasta 1942, había
coanálisis nos legó la idea del escri to en la revista falangista
Escorial y, sobre todo, ¿no es hombre como puro juego de
instintos viscerales, sin que cierto que hablaba de Dios?
En 1935 había publicado En apareciera por parte alguna la
sombra del espíritu. (8). torno al problema de Dios, y
en 1944, Naturaleza, HIstoria, Antes he citado un comentario
Dios. Y como el nombre de de Dionisio Ridruejo acerca
Dios había sido estatalizado de la persecución y oculta­nues tros días vacilan tes y de­ por los nuevos mandarines miento de que fueron objeto savenidos. No se olvide la pa­
-y hasta metalizado en las los escritos de Ortega y de labra de San Pablo ... etc .... monedas-, su advocación Unamuno. Esta persecución (7). permitía incongruencias tales fue un leit motiv y una obse­De modo que el pensamiento
como las de provocar la «fu­ sión para las jóvenes genera­filosófico sólo podía exteriori­ nesta manía de pensar.. ciones de estudiantes y de li­zarse una vez filtrado por el Si a principios de los años cin­ berales adultos que, aproxi­tamiz del nacional-catolicis­ cuenta alguien, en la revista madamente entre 1950 y 1965 mo, y lo que quedaba después
madrileña Alcalá, descubría, o quizá algo más, aspiraban a de esa operación era algo muy de pasada, que en 1952, en pensar por su cuenta. Fue parecido a la quema imagi­
Roma, había muerto el filó­ también un símbolo fronte­nada por Ray Bradbury en Fa­ sofo español Jorge Santayana, rizo que indicaba -a quien renhe1t: un montón decenizas nacido en Madrid en 1863, eso tuviese perspectiva para ver-oscuras, pertenecientes a li­ no volvería a ocurrir. Santa­ 10-el grado de oscuridad y de bros ignorados. En el mejor de yana había fijado su residen­ ignorancia a que la censura de los casos, círculos super-res­ cia en Estados Unidos poco los nuevos mandarines había tringidos podían tener acceso."
después de 1880, se había gra­ sumido a la Nueva España. a unos cursos privados de fe­ duado en Harvard, donde Quiero decir que la persecu­nomenología que dictaba el después enseñó Historia de la ción pudo hacer creer que el vasco afincado en Madrid Xa­ Filosofía; había te,nido el atre­ pensamiento de Ortega, así
(7) Karl Mannheim: ldeolo¡ia y Uto­ vimiento de escribir todas sus como el de Una muna, podían
pia, Aguilar. Madrid, 1958,pág. 17. obras en inglés y ha bia termi­ ser tan socialmente subversi­
nado investigando en Oxford, vos para el orden franquista
Inglaterra, afirmando su es­ como el pensamiento de Karl
cepticismo moral y que el Marx o el de Jean Paul-Sartre.
substratum úl timo de la exis­
Si ustedes,los más jóvenes, se tencia es la materia. ¿La Ma­
imaginan por un momento la teria, he dicho? ¡Fuera con
mezcla de temerosas precau­Santayana! En la filosofía de
ciones y de curiosidad por el la Nueva España, la Materia
fruto prohibido que poseía el
había sido abolida por real
acto de pasarse a escondidas decreto: filosofía s610 era la
un ejemplar del Sentimiento del Espíritu, y aún ese Espí­
trágico de la vida allá por el
ritu era concebido como el del
año 1955, y 10 han leído des­Hombre Invisible de H. G.
pués, comprenderán por qué Wells. El padre Manuel Bar­
bado, O.P" que decía ocuparse
(8) Cit. pOf'Juan A. ddVale,n Psk:ologla de psicología experimental y
y educación anta y dapuis de .a.ue­
era autor de una Doctrina to­ na dvll, Cuadernos de,Ysicologla. Bar­
mista acerca de las relaciones celona, st}ptiembre /976, pdg. 39.
130

la obra de Unamuno adquirió, no sabemos si es adecuada; no
dentro de España, un valor si el censor habría
desplazado del propio que le censurado a Unamuno prime­
correspondía. Y tomismo digo ramente por escribir en caste­
para la obra de Ortega. Si se llano y secundariamente por
piensa que el entierro de Orte­ hereje, o viceversa, o por am­
ga, en Madrid, en 1955, fue un bos motivos a la vez, o los dos
acto perseguido por la Bri­ motivos, en la conciencia del
censor, eran solo uno. gada Político-Social, cuando
Pues este tipo de dudas, mis ya Ortega era considerado
queridos hermanos, es el que fuera de España, especial­
hemos tenido -y la duda per­mente en Estados Unidos,
vive-los catalanes con nues­como un importante filósofo
econservador», y cuando uno tros autores prohibidos, y sos­
recuerda que a más de un asis­ pecho que a vascos y gallegos
les habrá ocurrido otro tanto. tente al entierro, debido a es­
to, le amenazaron con. par­ Los censores franquistas po­
tirle la cara por rojo», com­ dían creer que lo que eestaba_
escrito en catalán podía prende hasta qué grotescas
siendo dirigida por Dionisia
simas de dolorosa comicidad igualmente .estarlo_, y con­
Ridruejo y Pedro Laín Entral­
había hundido la vida cul tural venía que así fuese, en caste­
go, y recogió colaboraciones llano (siempre que no se tra­un Estado que confiaba la cir­
de Menéndez Pidal, Gregario culación de las ideas a policías tase de textos subversivos,
Marañón, Xavier Zubiri, Ra­claro está). Pero para el ha­y personal uniformado.
fael Calvo Serer y un centenar Creo que todo esto que acabo blante catalán, la distinción
más de nombres menores. El de contar es supersabido de entre el Estar y el Ser no es
edi torial del pri mer número idéntica a la del hablante cas­los que tenemos más de cua­
explicaba:
renta años, pero temo que no tellano; en catalán decimos
eNo pensamos solicitar de eJa sóc aquí» (es decir: Ya soy lo sea tanto entre las jóvenes
nadie que venga aquí a hacer aquí) para expresar el mismo generaciones. Temo también
apologías líricas del régimeno sentido de la frase castellana que no se haya reflexionado
justificaciones del mismo. El .Estoy aquÍ». Confundimos, bastante sobre los estragos
Régimen, bien justificado está por así decir, el Ser con el Es­causados en la cultura galle­
por la sangre ... En cierta ma­ga, vasca y catalana. Sí, efec­ tar, y toda herida del Estar la
nera ... sí es ésta una revista de siente el Ser en su mismidad. tivamente. se han publicado
propaganda ... no hay propa­ya testimonios sobre la re­ En la década larga queva de la
ganda mejor que las de las presión de estas culturas na­ guerra civil hasta 1951, añoen
obras de España ... Quedan, cionales. Y sé también que la que Joaquín Ruiz Giménez
pues, en claro nuestros objeti­insistencia en el dolor propio sustituyó a José Ibáñez Martín
vos: congregar en esta resi­puede provocar una cierta en el llamado Ministerio de
dencia a los pensadores, in-irritación en oídos vecinos Educación Nacional, la pro­
pero ajenos. No es éste mi de­ paganda ocupó el lugar del
seo, ni probar cuánto más los pensamiento, y las publica­
catalanes-como es mi cas<>­ ciones en que se expresaba
sufrimos la represión cul tural. mostraba más propósitos be­
No trato de cuantificar el de­ ligerantes que de reflexión.
sastre. Quisiera sólo y breve­ Hay que mencionar las revis­
mente provocar una medita­ tas eJerarquía., subtitulada
ción sobre el grado y el sentido erevista negra de la Falange»,
en que esta represión ha ac­ muy influida por el catalán
tuado sobre nosotros; piensen traspasado al falangismo, Eu­
por un momento los lectores genio d 'Ors, edi tada en Pam­
de habla casteJlana que les plona; .Fe», subtitulada ere­
hubiesen prohibido la lectura vista de doctrina nacional­
de Unamuno no ya por hereje, sindicalista» inspirada desde
sino también por escribir en Burgos; eEscorial., editada
casteJJano. Digo también, en Madrid desde noviembre
pero la introducción de este de 1940 hasta 1949, con algu­
adverbio en este preciso lugar nas interrupciones, empezó
131

«Cada vez más existe la dara y
extendida evidencia de la in­
compatibilid.ad entre las ideas
de la gran democracia y la
dignidad del hombre ... El 18
de julio fue una rebeldía viril
contra el estado de cosas pre­
cedente ... Han quedado atrás
muchos años vergonzosos ...
Ese otro rincón donde el alma
de Occidente puede estar vigi­
lante, vuelve a ser España,
punta de Europa .....
Dos años antes, en 1954, ha­
bía fllecido en Vilanova i la Jul"" , .. ,f ••
Geltrú, cerca de Barcelona, a
vestigadores, poetas y erudi­ algún catedrático de hoy, que los 73 años de edad, el bar­
tos de España, a los hombres ¿para qué vamos ahora a celonés Eugeni d 'Ors i Rovi­
nombrarle? que trabajan para el espíri­ ra. Tránsfuga del catalanis­
tu ...• (9). mo, se instaló en Madrid en En 1954 apareció «Nuestro
1923, se pasó al gobierno Tiempo», dirigida por An to­Si la propaganda falangista se
de Burgos y como prem io nio Fontán, y en la que cola­acogía a esta publicación, la
le fue concedida en 1953, del integrismo católico, de la boró la plana mayor del lnte­
con carácter excepcional, la grismoopusdeísta. En su n.o 1, mano del naciente Opus Dei,
cátedra de Ciencia de la Cul­se expresaba a través de «Ar­ el mismo Fontán se encarga de
tura de la Universidad de Ma­explicar: bOT», que desde 1944 se publi­
drid, cuyas lecciones impartió caba y era financiada por el «Vivimos, sin quererlo, in­
en una reducidasaJitaaneja al Consejo Superior de Investi­ mersos en el historicismo,
secretariado del caserón de gaciones Cien títicas. Sus im­ como jugamos sin saberlo con
San Bernardo, ante una au­pulsores iniciales fueron Ra­ ideas democráticas o libera­
diencia mísera y aburrida. El fael Calvo Serer, Raimundo les, como nos ¡nel inamos res­
despótico dandysmo ilustrado Pániker, el cura -in tegrista ca­ petuosos ante el mito de la
que exhibía podría quedar re­talán Ramón Roquer y Fray igualdad. Todo ello por la
ducido a esta frase suya, pro­José López Ortiz, O.SA., cate­ aplastante mayoritaria y uni­
longando precisamente una drático de la universidad ma­ versal victoria de dos errores
alabanza a Oliveira Salazar: drileña. En el n.O J escribía capitales que acaban abra­
Raimundo Pániker: «Semejante al pedagogo que zándose en la más cruel, enér­
trata a los niños normales «Como el hombre sin fe nau­ gica, violenta y consecuente
como si fuesen ciegos. el polí­fraga, quiere la Filosofía susti­ de las subversiones sociales:
tico de misión, al operar sobre la revolución marxista». (lO). tuirla, ser un sucedá­
un país civilizado ... lo hace al neo (Ersatz) de la Religión. Por los primeros días de 1956,
modo del misionero ocupado Ahí está la aparente grandeza cuando las calles de Madrid
en redimir a un pueblo bár­y la real tragedia de la Filoso­ contemplan por vez primera baro de su barbarie. Lejos de fía actuaL.. después de la guerra, una ex­ obedecer a los instintosespon­
La «Revista de Estudios Polí­ plosión vital de jóvenes estu­ táneos de éste ... el misionero
d.iantes en manifestación pú­ticos», financiada directa­ los contrariará, corregirá, cas­
mente con los fondos de la se­ blica contra la dictadura, em­
tigará en el más noble sentido
cretaría del Partido Unico, pezó a editarse otro portavoz de la palabra. Por de pronto.
nació como feudo de Fran­ del tradicionalismo clásico cuidará personalmente de se­
cisco Javier CQnde, que quiso -heredero de «Acción Espa­ pararse del medio que le ro­
ser el Giovani Gentile español, ñola» del año 35, inspirada dea ... La lucha por la cultura
autor de una «Teoría del Cau­ por José M.a de Areilza, Calvo
es una de imposición ...
dillaje», justificación del Sotelo y Jorge Vigón-, titu­ y tanto peor si el favorecido se
putsh franquista, y maestro de lado «Punta Europea •. En su
rebela. (11).
declaración de principios po­
(9) Revt ... cultunln de Puquern, día leerse: (11) Eugenio tfOrs.· prólogo a OUveln de F. Pire, Embid. Temas Españoks.
S.laur, th A. Ferro, Ed. p(),}C. Madrid, Publicaciones Españolas, Madrid, 1956.
1935, pág. Xli. (10) 1d.,pág.25. pág. 16.
132

Por eso no es de extrañar que aplastada. Se llama reacción a cundar cuanto suponga la re­
los hábitos tradicionales yes­ cristianización -..(le Europa, fuese tan amado de los intelec­
tuales falangistas y que ba­ pontáneos, y progreso a cier­ tan to en la paz como en la gue­
tas ideas y usos, no nacidos en sándose en cosas tales como rra_ . Alvaro d'Ors escribió
que había conocido a Croce ya España sino importados del que • Europa, en realidad,
extranjero .. . Olvidando el pe­Bergson, que había partici­ quizá no pase de ser una forma
queño detalle de la Importa­ secularizada para designar la pado <en 1908) en el III Con­
c:lón, la imagen de España se Cristiandad. (13). Y asi po­greso Internacional de Filoso­
falsea y se enturbia .... Los le­ dría reproducir hasta el infi­fía de Heidelberg y en sus cur­
ves intentos de mutación han sos en catalán sobre LOglca I nito farragosas citas que son
procedido siempre del des­ las que han alimentado du­metodologla de les clenclea
contento de los españoles res­(en 1909), se le tomase por un rante estos años a los españo­
pecto de ellos mismos y se han filósofo serio. José Luis Aran­ les que ustedes y yo sabemos.
inspirado en modelos extra­guren le dedicó un libro, que Quiero solamente citarles una
ños ... Sin inventarse nuevos rápidamente fue olvidado, y la úl tima, no por afán de recor­
sistemas de vida política se ha última polémica que suscitó dársela a su autor-que el en­
pretendido mudar la invete­fue en 1966, cuando el físico y venenamiento era general y
rada tendencia a vivir según publicista Miguel Masriera todo el mundo que ha podido
se venía haciendo desde hacía reivindicó su pensamiento y se ha ido desintoxicando des­
siglos, sin darse cabal cuenta J. Ferrater Mora -desde su pués-, sino porque estimo
exilio del Brym Mawr College, de que los ejemplos ajenos po­ que resume la filosofía de los
en Pennsylvania, USA- lo seen eficacia sólo limitada y que pretendieron ser los cen­
descalificó radicalmente (12). superficial. Y a esto es a lo que tinelas armados de Occidente.
llaman la otra España, para La ci la es de Cal va Serer y se Entre 1951 y 1953 se inició
mí indivisible radical y con­ publicó en letras de molde en una, a veces soterrada y o tras
génitamente de la otra». Madrid en 1957. Dice así: más abierta, polémica sol­
.La libertad de conciencia De hecho, lo que hicieron los dJsant intelectual entre los di­
conduce a la pérdida de la fe; falangistas descontentos fue versos grupos que se repartían
la libertad de expresión a la reivindicar, penosa y tímida­el poder, y que reflejaban una
demagogia, a la confusión mente, retazos de la tradición de las iniciales descomposi­
mental ya la pornogra6a; la liberal. mientras que sus opo­ciones del régimen. Las huel­
nentes, los católicos ultra­ libertad de asociación a la gas de Barcelona de 1951 ha­
montanos, defendían obsti­ anarquía y al totalitaris­bían causado una profunda
mo. (14). nadamente la tradición reac­impresión en el país. La dere­
cha ultramontana veía con cionaria. Estos últimos se en­ Y, de nuevo,loque ocurrió con
valentonaron especialmente temor los intentos de .libera­ Ortega y Unamuno en la dé-
lización» intelectual preconi­ en la década de los cincuen tao
(/3) Alvaro d'Ors: prólogo a El Mesl. Calvo Serer, uno de los enton­zada por los falangistas des­
nlaDo en el MftD,deRomal1oGuardirri. contentos. La polémica sobre ces más destacados polígrafos
Madrid. pdg. 45.
del Opus Dei, escribió que la teoría literario-histórica de (14) Rarael Calvo &Ter: diario .ABC_,
. España está dispuesta a se-. la dos Españas. se prolongó Madrid, 4 didmf.bre /957.
quizás hasta 1957. La teoría
de la supuesta existencia de
dos Españas, procedía grosso
modo de la historiografía libe­
ral, pero se la hicieron suya los
neo-liberales y falangistas
descontentos.
Desde América, el exiliado
AméricoCastro intervino en la
polémica para afirmar: .Corre
por ahí la fantasía de existir
dos Españas, la reaccionaria y
la progresiva, la última de las
cuales acaba siempre por ser
(IZ) Ff!n'O.ur Mora, La V.n¡u.rdl. e.
paño", BtlTceltma, J() ocmbre /966,
pdg. /J.

guna de sus tendencias enla­
zaban con la "John Birch So­
ciety» de aire neo-fascista.
Mientras José Luis Arangu­
ren, desde su cátedra de Etica
de la universidad de Madrid,
con su filosofía de la «Tras­
cendencia» se abría a corrien­
tes protestantes, la inicial
apertura de Marias parecía
replegarse hacia el escolasti­
cismo tomista, y en la cNatlo­
nal Revfew» descubría que «la
temporalidad inmanente a la
vida individual incapacita al
hombre para conocerse en su
cada de los cincuenta, ocurrió totalidad» y que "OnIy God derme, pero relacionado con
could know the whole person» el que nos ocupa, es el de los en la década siguiente con los
neo-liberales. Que siendo ( << Sólo Dios podria conocer a filósofos catalanes exiliados.
fuera de España vistos y con­ la persona en su totalidad») el más conocido de los cuales
(15). ceptuados (y acogidos por) puede ser Joan David Garda
como pensadores «conserva­ Bacca. Nacido en Pamplona En suma, las brumas de esos
dores», o «reaccionarios» si en 1901. se doctoró en Barce­escolasticismos tomistas, de
lona, donde en 1934, siendo ustedes quieren, eran con­ estos esencialismos metafísi­
templados, de puertas aden­ ca tedrá tico de Filosofía de las cos y de aquellos trascenden­
Ciencias de aquella universi­tro, como «progresistas». talismos inundaron las men­
Frente a los Calvo Serer y Al­ dad, publicó su fundarnen tal tes de los estudiantes vacados
obra Assafg moderns per la varo d'Ors de 1957, el Julián originalmente a la noble fun­
Marías de 1962 aparecía en fonamentacfó de les ma­ción de pensar y de pensar por
Madrid como un filósofo de tema tiques (Ensayos moder­su cuenta. La Filosofía de ver­
ideas peligrosamente moder­ nos para la fundamentación dad discurrió allende fronte­
de las matemáticas). Catedrá­nizantes. Sin embargo, Ma­ ras y, puesto que éste sería
rias publicaba en Estados tico luego y pensador en len­otro tema, sólo voy a aludir
gua castellana, es considerado Unidos de América no en otro rápida y superficialmente a la
lugar, sino en la «Natlonal por José Luis Abellán como obra de los exiliados.
~Ia mente filosófica más pode­Review»; el director, James
José Gaos (Gijón, 1900 - Méxi­ rosa que tene mos en Améri­Burnham, tránsfuga del trots­
co, 1969) se ha destacado en la ca». Joaquin Xirau, decano de kismo, se había convertido al
corriente existencialista y es la Facultad de Filosofía de la neo-conservadurismo y al-
reconocido en México como
un maestro de varias genera­
ciones. Se han dado también a
conocer los nombres de Wen­
ceslao Roces, Abad Carretero,
Augusto Pescador, Domingo
Casanova, Gallego Rocafull,
Imaz, Nicol, María Zambrano,
y, por supuesto, hay que in­
duiren el campo filosófico de­
terminadas intuiciones de
América Castro y de varios
poetas, entre los que pondríaa
Luis Cernuda en primera fila.
Un tema también aparte y en
el que no puedo ahora exten-
(15) Julian Marias: artículo en _Natl!>
nal Revtew. A conserva Uve re\'lew_,
Chicago, Volume 6, Number 3. Summer
1962. Ar.ngur.,... (Folo Ramón Rodrlguez)
134

Auñamendi de Donostia en
1963, constituye por su pene­
tración una de las más pro­
fundas meditaciones filo­
sóficas del espíritu europeo.
En la década que-estamos a
punto de acabar, el cultivo de
la filosofía ha vuelto a ser
practicado sobre las mismas
bases científicas en que fue
abandonada en los años
treinta o continuada e n el exi­
lio hasta ahora mismo. Con el
temor de olvidar algún nom­
Toy.r bre, debo reseñar a los si­
guientes' estudiosos de expre­
cordado muy recientemente ufliversidad de Barcelona, sión castellana: Elías Díaz,
murió en México en 1946, des~ Raimón Galí i Herrera, una de Salvador Giner de San Julián,
las men tes más preclaras de la pués de dejar un espeso tra­ Juan Marichal, Manuel Sa­
tado sobre La filosofía de an tropología, que regresó a cristán, Xavier Rubert de
Barcelona de su e;x:iJio meji­Husserl. Sin olvidar a Jaume
cano en 1948: . La fuente del Serra Húnter, hay que men­
cionar sobre todo a Josep Fe~ conocimiento radica en la co­
rrespondencia muy precisa rra ter Mora, profesor en Es ta­
entre el pensamiento humano dos Unidos, autor del Diccio­
nario de Filosofía que ha sido y las leyes del universo».
Quisiera terminar con una vertido a varios idiomas y que
le ha dado popularidad vede­ consideración que me viene,
creo, no tanto del trato con las tística, pero autor también de
ideas, y por ahí de haber idea­un profundo tratado existen­
cial, El Ser y la Muerte, aparte lizado el valor del pensamien­
to, como de una sencilla pa­de su ensayo, en ca talán, Les
formes de la vida catalana. sión: la de querer creer -y
En cuanto a la cultura vasca, creerlo ya apasionadamen­
te- que es cierto, como dijo creo que las reflexiones de
Jorge de Oteiza en Quousque R. W. Emerson, que • toda pa­
tandem. Ensayo de Interpre­ labra reprimida se repite de
uno a otro extremo del univer­tación estética del alma vasca,
publicado por la Editorial so». Así sea .• J. C.-G. lIIln Entr"go
Ventós, García Borrón, Emilio
Lledó, Val verde, Calsamiglia,
Savater, Antonio Elorza, Do­
mingo García Sabell, Carlos
París, Eugenio Trías y otros.
Pero el pensamiento, como
dije al principio, no conoce
fronteras, y la sabiduría de la
palabra se expresa no sólo a
través del filósofo profesional,
s ino también del poeta, el an­
tropólogo, el curioso o el anal­
fabeto. Porque la cuestión de
la filosofía es lo absoluto.
Como dice Salvador Pániker,
«el absoluto que incluye al
caos, y es una cuestión inde­
pendiente de la ideología que
uno profese». Y, como ha re-
135

¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.