Cette publication est uniquement disponible à l'achat

Compartir esta publicación

El dolmen de Azután, Toledo.
¿Escenas sobre el gran cataclismo de Atlantis?
Georgeos Díaz-Montexano, 2014
Scientific Atlantology International Society (SAIS)
*** Este capítulo forma parte del libro:Escrituras Atlánticas. Ensayo sobre las escrituras lineales postpaleolíticas: Veinte años (1994-2014) de investigaciones sobre las antiguas escrituras lineales atlánticas usadas durante el Neolítico, el Calcolítico y la Edad del Bronce, de Georgeos Díaz-Montexano, 2014. Versión B/N: ISBN-10: 1499169647 / ISBN-13: 978-1499169645 (http://www.amazon.es/dp/1499169647). Versión Todo Color: ISBN-10: 1497520177 / ISBN-13: 978-1497520172. (http://www.amazon.es/dp/1497520177). Versión Kindle: ASIN: B00JQS69FW (http://www.amazon.es/dp/B00JQS69FW) ****
El dolmen de Azután, Toledo. ¿Escenas sobre el gran cataclismo de Atlantis?
Vista de la cámara central circular del dolmen de Azután, Toledo, rodeada por tres anillos de megalitos a semejanza de la metrópolis de Atlantis. 1 Fuente: Bueno et al. 2005.
El dolmen de Azután se halla en Azután, Toledo. Se trata de una construcción megalítica que tuvo su origen en el Neolítico medio. Se clasifica como dolmen de corredor y
1 AGRICULTORES Y METALÚRGICOS EN EL VALLE DE HUECAS(TOLEDO). Primitiva Bueno Ramirez, Rosa Barroso Bermejo y Rodrigo de Balbín Behrmann. Departamento de Historia I. Universidad de Alcalá de Henaresc/ Colegios nº 2. 28801 Alcalá de Henares, Madrid.www.uah.es
cámara. Fue erigido con orthostatos de grandes dimensiones y cubierta adintelada.Las excavaciones lograron determinar su uso funerario, tanto para inhumaciones individuales como para osarios colectivos (entierros secundarios) durante un marco temporal que va desde el Neolítico Medio y Final (V milenio A.C.) hasta el Calcolítico, especialmente durante el llamado “Campaniforme Marítimo” (III milenio A.C.). En cuanto al “Campaniforme Marítimo”, este toma su nombre, precisamente, por hallarse distribuido principalmente en regiones costeras o no demasiado lejanas de las costas. Se ha determinado que esta fase del Calcolítico tuvo su origen en el estuario del río Tajo, en 2 algún momento entre el 2900 y el 2500 a. C.Es decir, que justo a partir de esta fecha es que se puede decir comienza la gran expansión de pueblos del suroeste de Iberia del Calcolítico por casi toda Europa occidental, hasta las Islas Británicas, y por el Mediterráneo alcanza las islas de Cerdeña y Sicilia, llega hasta la Tirrenia, y también hasta el norte de África. Resulta interesante comprobar cómo tal 2 J. Muller y S. van Willigen: «New radiocarbon evidence for European Bell Beakers and the consequences for the diffusion of the Bell Beaker Phenomenon» (págs. 59-75), en Franco Nicolis (ed.): Bell beakers today: pottery, people, culture, symbols in prehistoric Europe, 2001.
expansión coincide en gran medida con la de los pueblos atlánticos procedentes de la Isla Atlantis, que tal como vemos descrito en las fuentes primarias, se extendió por casi toda Europa hasta la Tirrenia (Península Itálica) y también por la Libia (Norte de África). Las fechas son también muy sugerentes, pues igualmente coinciden con la época en que debió producirse la expansión de los Atlánticos, que según lo expuesto en el Timeo y el Critias, se produjo en los tiempos finales de la civilización atlántica, mientras que la propia destrucción de Atlantis debió producirse cuando el cataclismo de Ogygos u Ogigo, tal como se precisa en el Critias, al decirse que fue en la mayor destrucción por aguas, previa al cataclismo de los tiempos de Deucalión, o sea, la catástrofe sísmico-diluvial que aconteció en tiempos del rey Ogygos. La mayoría de las fuentes antiguas permiten fijar el cataclismo de Ogygos, aproximadamente, hacia el 2500 (+-100 años) A.C. Esto nos deja un margen de tres a cuatro siglos entre el momento del inicio de la expansión (desde el suroeste de Iberia) de los pueblos calcolíticos portadores del vaso campaniforme marítimo y el gran cataclismo de Ogygos -cuando entonces se produjo la destrucción de
Atlantis- que los exégetas bíblicos consideran el mismo gran diluvio acontecido en tiempos de Noé. Autores romanos como Varrón y Censorino fijaron el cataclismo de Ogygos unos 400 años antes de Inaco, o 1.600 años antes de la primera olimpiada, es decir, hacia el 3 2.376 A.C.El Diluvio de Noé se fija entre el 2.348 y el 2.336 A.C., según diferentes exégesis. Resulta obvio que ambos responden a un mismo evento catastrófico, que pudo haber acontecido entre el 2.376 y el 2.336 A.C. Si bien la civilización de Atlantis hundía sus orígenes en el epipaleolítico (9.000 antes de Solón = 9.580/9.570 A.C.), tal como se afirma en el Critias,cuando 4 los hombres aún no conocían el arte de la navegación,la expansión bélica de los atlantes hacia el interior de Europa, y por el Mediterráneo y África del norte, no se produjo hasta mucho tiempo después, cuando ya habían pasado muchas generaciones y los atlantes se hallaban en su máximo esplendor, pero muy alejados ya de la simiente del linaje divino de las primeras generaciones descendientes de los diez hijos de Poseidón. Esta breve introducción sobre la expansión de los 3 Censorinus, De Die Natali, Cap. XVI. 4 Cri. 113e.
pueblos Atlánticos del Calcolítico del Suroeste de Iberia, portadores del vaso campaniforme de la fase marítima, hacia el interior de Europa, el Mediterráneo y el norte de África, y que debió comenzar -según dataciones por radiocarbono- entre el 2900 y el 2500 A.C., ha sido necesaria para poder comprender la presencia de signos ELA, y sobre todo la interpretación de las escenas pictóricas de un dolmen como el de Azután, situado no muy lejos del actual centro geográfico de Iberia (Pinto/Getafe, Madrid), pero que hace miles de años, obviamente, no sería el mismo. El Dolmen de Azután, como todo los dolmenes de corredor o pasillo con cámara circular abovedada con ese diseño en forma de lupa, serían representaciones simplificadas -a escala reducida- de la planta urbanística de la metrópolis de Atlantis, es decir, de su canal central (el pasillo o corredor), justo desde el comienzo de la metrópolis, o sea, desde la entrada a la capital, y que continuaba de modo soterrado (cuando pasaba el canal por debajo de los anillos de tierra) hasta alcanzar la acrópolis o isla circular central (cámara circular aboveda del dolmen), donde se hallaba el templo rectangular en el que se rendía
culto a Poseidón y su consorte Clito, la madre de los diez reyes primigenios de Atlantis. El templo de Poseidón mismo fue descrito como rectangular, y justo vemos cómo en algunos dolmenes de corredor, en el centro de la cámara circular abovedada se colocó una bloque de piedra rectangular del que no se sabe exactamente la función que cumplía. Se suele considerar como una especie de piedra de sacrificios o altar de ofrendas, lo que, en cualquier caso, no excluye mi hipótesis de que se tratara de la representación simbólica (a escala) del mismo templo rectangular de Poseidón, que se hallaba situado justo en el centro de isla circular o acrópolis, aunque tal bloque simbólico del templo se hubiera usado igualmente como altar de ofrendas.
Planta del dolmen de corredor o pasillo de Matarrubillas, Valencina de la Concepción, Sevilla, donde puede apreciarse la planta en forma de canal central de acceso (corredor) y acrópolis circular (cámara circular mortuoria) y la representación simbólica del Templo de Poseidón, mediante un bloque de piedra de forma rectangular colocado dentro de la misma.
Gran bloque de mármol de forma cuadrangular con una especie de “pileta” de muy poca altura talladade forma rectangular (símil del Templo de Poseidón) colocado en el interior de la cámara circular (símil de la Acrópolis de Atlantis) del dolmen de Corredor de Mararrubillas, Valencina de la Concepción, Sevilla. Se aprecian restos de signos (reforzados digitalmente) en color negro (carbón) en muy mal estado, pero donde aún se advierten signos ELA. De derecha a izquierda: N GD -ligados para conformar el símbolo de un Hacha (Dios)- y A. El mensaje sería: N GaDA, “Del Dios-Hacha”, que podría ser el mismo dios Aman (dios de las aguas).
El dolmen de Matarrubilla es una buena evidencia de que los dolmenes de corredor no solo fueron usados como lugar de enterramientos sino también como espacio de culto o santuario. Podríamos decir que los dolmenes de corredor también serían usados como primitivos templos.
Al menos, esto queda más que patente en el citado dolmen de Matarrubilla, fechado en el III milenio A. C.
Det del dolmen de Matarrubillas, Valencina de la Concepción, Valencia. Posible símbolo o símil del Templo de Poseidón de la acrópolis circular de Atlantis. Aunque bastante borrosos, aún se aprecian varios signos que se corresponden con letras del signario ELA. Foto: Patrimonio Cultural de Valencina de la Concepción (IAPH).
Después de este necesario inciso sobre el simbolismo de los dolmenes de corredor como posibles representaciones a escala de la Acrópolis de Atlantis (cámara circular) con su canal de acceso (corredor), desde la entrada a la metrópolis o desde el mar, podemos pasar a la descripción del dolmen de Azután, de su planta y
especialmente de la asombrosa iconografía que fue grabada y pintada sobre muchos de sus orthostatos. Una secuencia -a modo de historieta gráfica- que narra un suceso catastrófico de grandes seísmos e inundaciones o un gran diluvio, como el que justo sucedería en estos tiempos, y que fue conocido por los griegos como cataclismo de Ogygos y por los hebreos como el cataclismo o gran diluvio de Noé. El dolmen de Azután es uno de los pocos que se conocen con triple anillo concéntrico, es decir, dos anillos más de orthostatos o megalitos rodeando el principal que conforma la misma cámara circular (símil de la Acrópolis). Este triple perímetro hace que mi hipótesis se refuerce, pues justo son tres los fosos o canales circulares que rodeaban la acrópolis de Atlantis. De modo que en el caso del Dolmen de Azután, el corredor estaría representando -simbólicamente- el canal de acceso a la metrópolis, el que partía desde el mar y llegaba justo hasta la entrada de la metrópolis circular concéntrica. En el dolmen de Matarrubillas, como en la mayoría de los dolmenes de corredor, el diseño responde a la representación del canal de acceso a la acrópolis, desde el comienzo de la metrópolis, pero en el dolmen de Azután se representa el canal de