Cette publication est uniquement disponible à l'achat
Lea un extracto Compar a : 19,00 €

Mediante descarga

Formato(s) : PDF

con DRM

Compartir esta publicación

Publicaciones similares

Los exvotos del occidente de México

de centro-de-estudios-mexicanos-y-centroamericanos

Las rondas campesinas de Piura

de institut-francais-d-etudes-andines

REFLEJOS DEL NEOLÍTICO IBÉRICO
La cerámica boquique: caracteres, cronología y contexto
Edición a cargo de A. Alday Ruiz A. Alday Ruiz A. F. Carvalho E. Cerrillo Cuenca A. González Cordero L. Juez Aparicio S. Moral del Hoyo A. I. Ortega Martínez
EDAR Arqueología y Patrimonio
REFLEJOS DEL NEOLÍTICO IBÉRICO La cerámica boquique: caracteres, cronología y contexto
© 2009, de esta edición, Hugony Editore, sección editorial de International View, S.R.L. © A. Alday Ruiz (editor) © de los autores
Dibujo de portada: Salvador Domingo Corrección: Julio Hurtado
Director de la colección “EDAR, Arqueología y Patrimonio”: Joaquim Parcerisas Civit Coordinación editorial: Carles Parcerisas Civit
Hugony Editore, sección editorial de International View, S.R.L. International View, S.R.L. Via Pier Luigi da Palestrina, 31 20124 Milan (Italia) http://www.edicionesarqueologicas.com edar@edicionesarqueologicas.com
Quedan rigurisamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas por las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, incluidos la reprografía y el tratamiento informático. Todos los derechos reservados.
Primera edición: Octubre de 2009 ISBN: 978-88-904489-1-1 D.L.: B-39228-2009
EDAR Arqueología y Patrimonio
Índice general
REFLEJOS DEL NEOLÍTICO IBÉRICO. La cerámica boquique: caracteres, cronología y contexto..................................................................................... 1
1.- Introducción ............................................................................................................... 5
2.- Experimentación y denición del término boquique y asimilables ........................... 11 3.- El inventario documental.......................................................................................... 21 3.1 Área Vasco-navarra ..........................................................................................................25 Atxoste (Vírgala) ............................................................................................................................................... 25 Arenaza (San Pedro de Galdames) ................................................................................................................... 28 Los Cascajos (Los Arcos).................................................................................................................................... 30 3.2 Área Riojana: ...................................................................................................................33 Cueva Lóbrega (Torrecilla en Cameros) ............................................................................................................ 33 3.3 Área Meseta Norte ...........................................................................................................34 El Portalón de Cueva Mayor de Atapuerca (Ibeas de Juarros).......................................................................... 34 La Galería del Sílex de Cueva Mayor de Atapuerca (Ibeas de Juarros) ............................................................ 40 Cueva del Mirador (Ibeas de Juarros) ............................................................................................................... 46 La Vaquera (Torreiglesias)................................................................................................................................. 49 La Lámpara (Ambrona) ..................................................................................................................................... 54 La Revilla del Campo (Ambrona) ...................................................................................................................... 57 Las Charcas de Fuentepiñel (Fuentepiñel)........................................................................................................ 60 3.4 Área extremeña ...............................................................................................................63 3.4.1. Cáceres ..................................................................................................................................63 La Mata (Berrocalejo) ....................................................................................................................................... 63 El Conejar (Cáceres) .......................................................................................................................................... 64 El Pedazo (Casatejada)...................................................................................................................................... 67 Pantano de Valdecañas (El Gordo).................................................................................................................... 67 Cerca Antonio (Jarandilla) ................................................................................................................................. 68 Cerros de Mingo Martín (Jarandilla).................................................................................................................. 71 Cerro Soldado –Cerca Perla (Jarandilla)............................................................................................................. 72 San Cristóbal (Logrosán) ................................................................................................................................... 74 El Cardenillo (Madrigal de la Vera) ................................................................................................................... 74 Los Barruecos (Malpartida de Cáceres)............................................................................................................. 74 Peña Aguilera (Montánchez) ............................................................................................................................ 76 La Aguada (Navalmoral de la Mata)................................................................................................................. 79 Navaluenga (Peraleda de San Román)............................................................................................................. 79 Boquique (Plasencia)........................................................................................................................................ 81 Cerro de la Horca (Plasenzuela)........................................................................................................................ 83 Castillejos II (Plasenzuela) ................................................................................................................................ 85 Cerro de Abehuche (Plasenzuela)..................................................................................................................... 86 Canaleja I (Romangordo) .................................................................................................................................. 87 Canaleja II (Romangordo) ................................................................................................................................. 88
El Avión (Trujillo)............................................................................................................................................... 88 Canchera de los Lobos (Valehuncar)................................................................................................................. 88 Cañadilla (Vadehuncar) ..................................................................................................................................... 89 La Muralla (Valdehuncar) .................................................................................................................................. 90 Atambores (Zarza de Montánchez):.................................................................................................................. 91 3.4.2 Badajoz...................................................................................................................................92 La Charneca (Oliva de Mérida): ........................................................................................................................ 92 3.5 Área portuguesa ..............................................................................................................95 Vinha de Soutilha (Concelho de Chaves, Distrito de Vila Real) ........................................................................ 95 Lavra (Concelho de Marco de Canavezes, Distrito do Porto) ............................................................................ 95 Quinta da Torrinha (Concelho de Vila Nova de Foz Côa, Distrito da Guarda) ................................................... 96 Prazo (Concelho de Vila Nova de Foz Côa, Distrito da Guarda) ........................................................................ 98 Penedo da Penha (Concelho de Nelas, Distrito de Viseu)................................................................................ 98 Buraco da Moura de S. Romão (Concelho de Seia, Distrito da Guarda) ........................................................... 99 Gafanheira (Concelho de Torres Novas, Distrito de Santarém)......................................................................... 99 Pena d’Água (Concelho de Torres Novas, Distrito de Santarém).................................................................... 100 Forno do Terreirinho (Concelho de Torres Novas, Distrito de Santarém)........................................................ 101 Laranjal de Cabeço das Pias (Concelho de Torres Novas, Distrito de Santarém)............................................ 102 Almonda (Concelho de Torres Novas, Distrito de Santarém):......................................................................... 102 Abrigo Grande das Bocas (Concelho de Rio Maior, Distrito de Santarém) ..................................................... 103 Cabeço de Porto Marinho (Concelho de Rio Maior, Distrito de Santarém)..................................................... 104 Casa da Moura (Concelho de Óbidos, Distrito de Leiria) ................................................................................ 104 Encosta de Sant’Ana (Concelho e Distrito de Lisboa)..................................................................................... 106 S. Pedro de Canaferrim (Concelho de Sintra, Distrito de Lisboa) ................................................................... 107 Correio-Mor (Concelho de Loures, Distrito de Lisboa) .................................................................................... 109 Pedreira de Salemas (Concelho de Loures, Distrito de Lisboa) ...................................................................... 109 Cabeço do Pez (Concelho de Alcácer do Sal, Distrito de Setúbal).................................................................. 110 Valada do Mato (Concelho e Distrito de Évora).............................................................................................. 110 Samouqueira (Concelho de Sines, Distrito de Setúbal) .................................................................................. 112 3.6 Otros casos peninsulares:............................................................................................... 114 4.- Los recipientes: morfologías, bordes y elementos accesorios.................................. 117 5.- Las decoraciones: temas y sintaxis ......................................................................... 121 6.- Cronología: ............................................................................................................. 135 7.- La Formación de las modalidades estilísticas.......................................................... 147 8.- ¿Espacios cerámicos; respuestas culturales? .......................................................... 149 9.- Un modelo por denir ............................................................................................ 153 10.- Identicación de un estatus cultural ..................................................................... 155 11.- La complejidad de la información neolítica........................................................... 157 12.- Un caso cerámico, un debate de neolitización....................................................... 161 13.- Neolítico peninsular.............................................................................................. 163 Bibliografía:................................................................................................................. 165
REFLEJOS DEL NEOLÍTICO IBÉRICO
Reejos del Neolítico Ibérico
La cerámica boquique: caracteres, cronología y contexto
Dos coordenadas cobijan el título del presente texto. Conviene empezar por la segunda de ellas.Cerámica boquique: caracteres, cronología y contexto.Expresa directa-mente las intenciones del estudio: la reflexión sobre un modelo de decoración cerámica con el propósito de entresacar sus caracteres (técnicos, morfológicos, de estilo y de sintaxis), situarla en el marco temporal de su desarrollo y reco-nocer el contexto en el que se desenvuelve. Ha sido siempre el objeto motor del grupo de trabajo, y desde esa perspectiva debe ser consultada la monogra-fía: con los límites propios de una disciplina, la arqueología prehistórica, que se construye entre las «ruinas de una documentación fragmentada». Hasta la fecha sólo parcialmente se había ensayado la reunión de esta artesanía alfarera prehistórica tan propia de la Península Ibérica y, claro está, en estas circunstan-cias no se había generado una síntesis sobre ella. Sin embargo, dado los avan-ces alcanzados en la investigación durante la última década, considerábamos que era el momento oportuno para reivindicarla. El número de yacimientos que contiene esta cerámica ha aumentado considerablemente, y las referencias contextuales, estratigráficas en unos casos, radiocronológicas en otros, aportan un notable valor añadido a las producciones. Además, otros elementos de la cultura material que le son contemporáneos van quedando mejor definidos y en su conjunto mejoran el conocimiento de la entidad cultural que les da vida. En estas condiciones la investigación desarrollada sobre el neolítico peninsu-lar, tan bien reflejada en los monográficos congresos que van convocándose, ha avanzado considerablemente. Lo que de la cerámica boquique podemos decir se nutre de esta vitalidad reflexiva y, a su vez, esperamos, sirve para la mejor comprensión de aquellas etapas del devenir histórico que, con el paso de un modo de vida depredador a otros productos, tan sustanciales fueron para la humanidad.
La primera parte del título,Reejos del Neolítico ibérico, nos informa del ámbito geográfico de acción –la Península Ibérica– de la edad/cultura en la que se centra –relegando a un segundo término la cerámica boquique postneolítica– y dibuja los contornos del trabajo. Reflejos: porque la cerámica no puede ser entendida más que como un reflejo de la realidad neolítica. No nos explica, aunque nos acerca su complejidad. El arqueólogo sólo puede tomar la cerá-
1
La cerámica boquique: caracteres, cronología y contexto
mica como una fracción de aquel proceso ecuménico: como la unidad que dada su aceptable conservación, frente a los valores económicos, sociales, de poblamiento o ideológicos, más difíciles de seguir, nos ofrece un mínimo apo-yo cognitivo. Pero lógicamente la dinámica neolítica fue otra cosa, y dado que los prehistoriadores no tenemos demasiados argumentos para desentrañarla, estamos obligados a valorar cualquier rastro que exhumamos: sin embargo, no debemos perder la perspectiva del significado real del objeto de análisis para no confundir la realidad arqueológica con la realidad cultural. El debate y la mesura son dos componentes insustituibles en el método de trabajo.
¿Si no es la cerámica, cuál es, entonces, el elemento que da valor al Neolítico? Posiblemente todos, el conjunto de los indicios y la manera de amalgamarlos para entablar un diálogo comprensible entre ellos. Por ejemplo, documentar unos pocos huesos de cabaña doméstica, o unas cuantas semillas que fueron voluntariamente plantadas por el hombre, tiene un gran valor arqueográfico. Sin embargo, no es suficiente para la comprensión del neolítico. No al me-nos hasta que seamos capaces de reconocer el modelo de gestión económica –lo más integralmente que se pueda– que le da sentido, así como la realidad social que lo soporta. Tal vez a partir de aquí podremos acercarnos al plano ideológico de aquellas sociedades, tomando en consideración los ricos juegos rituales y de enterramientos que se despliegan bien avanzado el periodo. El mismo argumento, un dato en sí mismo no explica el progreso, es aplicable al cuerpo cerámico –o a la industria de la piedra-: la producción de vasijas, para su correcta comprensión, debe acompañarse del conocimiento de su realidad social. Así es límite del presente estudio, en cuanto a las interpretaciones deri-vadas de la evaluación de la cerámica boquique, reconocer que sólo nos hemos fijado en un modelo de decoración cerámica que convive con otros y que, en su conjunto, representa a una minoría de los fragmentos que se recuperan en las excavaciones. Es sólo un reflejo del Neolítico, del que debemos esperar que no sea engañoso, un espejismo: ¿cuál es la razón, y el significado, para que aquellas sociedades prehistóricas, dedicaran parte de su tiempo a decorar unos humildes recipientes de barro? ¿Estética, social, ideológica…? Constataremos que las cerámicas que se evalúan ofrecen una distribución geográficatangen cialrespecto a otras que les son contemporáneas. Desconocemos el trasfondo real que da sentido a una y a otras, pero aun así nos aventuramos a ofrecer una explicación con calado sociohistórico, siguiendo códigos preestablecidos por la tradición historiográfica: por tanto, a someter los juicios a un debate de la
2
Reejos del Neolítico Ibérico
misma manera que ponemos en discusión razonamientos que nos transmiten una determinada imagen de la formación del neolítico ibérico. Creemos que dejando claro el valor que otorgamos a los datos individuales se entiende la relativa importancia que damos a la posesión del «documento más antiguo» de domesticación, ceramización o poblamiento. Tampoco pensamos que ese «certificado de antigüedad» sea el elemento central del estudio del Neolítico. Nadie negará las excelencias de la radiocronología por cuanto ofre-ce, hasta donde llega, cuadros generales de desarrollo de las etapas prehistóri-cas: pero también debe reconocerse lo borroso de los límites de cada marco y las dificultades para detallar los ritmos de desarrollo de la realidad prehistórica que se analiza. La investigación sobre el neolítico peninsular viene, atendiendo 14 a los valores C, adelantando su entrada, con bastantes sorpresas para lo que se esperaba en las regiones interiores. En el caso que nos compete, la cerámica boquique neolítica, el carbono 14 más varias referencias estratigráficas nos apuntan un cerco cronológico que en su conjunto es aproximadamente con-temporáneo a otras manifestaciones alfareras –también tomadas en su totali-dad-. Se establece así un diálogo de indudable interés entre unas y otras, con, como hemos expresado, unatangencialidadgeográfica. En el último capítulo de la monografía reflexionaremos sobre su significado y dado que ofrecemos unas ideas abiertas encontraremos las razones para futuras investigaciones. En el proceso de elaboración del trabajo se han ido abriendo bastantes dudas sobre yacimientos o materiales concretos: en general fueron resueltas a partir de debates internos y también gracias a la colaboración de bastantes colegas, quienes, en algunos casos, nos aportaron documentación inédita o nos ofre-cieron trabajos en elaboración para su lectura. En su conjunto estas acciones enriquecen nuestra investigación. Por tanto hemos contraído varias deudas queriendo agradecer estas desinteresadas ayudas: a los equipos del Mirador y el Portalón de Cueva Mayor de Atapuerca –con especial dedicación a Alba Rey y José María Carnicero, autores de los dibujos-; a Juan Carlos Elorza director del Museo de Burgos y a su conservadora Marta Negro; a Alonso Za-mora Canellada, director del Museo de Segovia; a Manuel González Morales, que nos informó de un caso boquique en Cantabria; a Jesús Jiménez Guija-rro, quien leyendo el manuscrito original lo enriqueció con sus interesantes y agudos puntos de vista; a Adriana Soto, también paciente lectora de una parte sustancial del texto; a Luis Gómez González, Antonio Nava Nuevo, Natalio Torres e Ismael López responsables de bastantes de los hallazgos cacereños. Y,
3
La cerámica boquique: caracteres, cronología y contexto
por último, dos agradecimientos específicos: a Manuel Rojo, Íñigo Martínez y Rafael Garrido quienes, ya para el Congreso sobre el Neolítico celebrado en Alicante, cedieron generosamente informaciones inéditas de sus trabajos so-rianos y contrastaron nuestros pareceres; y en el mismo sentido, a Jesús Sesma y Jesús García Gazólaz, cuyos trabajos en Los Cascajos abren una fructuosa puerta en la investigación del Neolítico navarro, y con quienes anduvimos parte del camino del boquique.
El trabajo se encuadra en los intereses del Grupo de Investigación IT-288-07 del Gobierno Vasco y del proyecto del MEC «Cerámica y Estilo durante el Neolítico (ca. 6800-5000 BP). Símbolos, Territorios y Sociedades en el Inte-rior Peninsular», compartido entre las universidades de Valencia, Valladolid y País Vasco.
4
La mayoría de las figuras y fotografías que ilustran el trabajo han sido confeccionadas por los autores del texto, bien específicamente para esta edición bien para trabajos anteriores cuyas referencias se incluyen en la bibliografía de cada yacimiento. En caso contrario se toman de las publicaciones básicas de cada uno de los sitios: Arenaza Apellániz y Altuna 1975a, b y c; Cueva Lóbrega Barrios 2004; Los Cascajos Alday, García y Sesma 2008; Portalón de Cueva Mayor de Atapuerca Apellániz 1978 y 1979; Galería del Sílex Apellániz y Uribarri 1976; Apellániz y Domingo 1987; La Vaquera Estremera 2003; La Lámpara y La Revilla del Campo Rojoet alii2006; Cerro San Miguel Pascual 2002; Las Charcas de Fuentepiñel Rubio de Miguel y Barrio 2003-2004; Cerro de la Cabeza Fabián 2006; Vinha de Soutilha Jorge 1986; Lavra Sanches 1997; Prazo Monteiro-Rodrigues 2000; Penedo da Penha y Buraco da Moura de S. Romão Valera 1998; Abrigo Grande das Bocas Gonçalveset alii(1987); Cabeço de Porto Marinho Markset aliiCasa da Moura Carreira e Cardoso 2001/02; (1994); Encosta de Sant’Ana Muralha e Costa 2006; S. Pedro de Canaferrim Simões 1999; Correio-Mor y Pedreira de Salemas Cardosoet alii1996; Cabeço do Pez Santoset alii1974; Valada do Mato Diniz 2007; Samouqueira Soares 1995.