La universidad por hacer. Perspectivas poshumanistas para tiempos de crisis

De
Publicado por

Este libro pretende replantear la pregunta por la identidad de la
universidad. Por un lado, ciertamente, hay que apuntalar esfuerzos
para que ella alcance la excelencia académica propia de su quehacer,
al tenor de las condiciones y exigencias actuales; pero por otra
parte, hay que resguardarla de la arremetida capitalista a la que está
siendo sometida a nivel global, si es que queremos mantener vivo su
sentido original de universitas para hacer de ella el medio en el cual
todavía sea posible alcanzar la excelencia humana
Publicado el : martes, 28 de mayo de 2013
Lectura(s) : 311
Número de páginas: 247
Ver más Ver menos
La universidad por hacer
Perspectivas poshumanistaspara tiempos de crisis
DirectorLuis Alberto Castrillón López
378U58La universidad por hacer. Perspectivas poshumanistas paratiempos de crisis / Luis Alberto Castrillón López, Director delproyecto de investigación -- Medellín: UPB : UniversidadCatólica de Oriente, 2013.244 p: 14 x 23 cm. (Colección Humanidades)ISBN: 978-958-764-089-21. Educación superior  2. Universidades Católicas 3. Secularismo  4. Vocaciones  5. Universidades  Currículos I. Castrillón López, Luis Alberto, Director del proyecto deinvestigación
© Luis Alberto Castrillón López (Director)© Editorial Universidad Pontificia Bolivariana© Fondo Editorial Universidad Católica de Oriente La universidad por hacer. Perspectivas poshumanistas para tiempos de crisisISBN: 978-958-764-089-2Primera edición, 2013Escuela de Filosofía, Teología y HumanidadesInstituto de Humanismo CristianoCentro de HumanidadesGran Canciller UPB y Arzobispo de Medellín: Mons. Ricardo Tobón RestrepoRector General: Pbro. Julio Jairo Ceballos SepúlvedaVicerrector Académico: Pbro. Jorge Iván Ramírez AguirreDecano de la Escuela de Filosofía, Teología y Humanidades: Pbro. Diego Marulanda DíazDirector Instituto de Humanismo Cristiano:Pbro. Guillermo León Zuleta SalasJefe del Centro de Humanidades:Johman Carvajal GodoyEditor: Juan José García PosadaCoordinación de producción: Ana Milena Gómez C.Corrector de estilo: Carlos Enrique Restrepo B.Diagramación: Ana Milena Gómez C.Dirección editorial:Editorial Universidad Pontificia Bolivariana, 2013Email: editorial@upb.edu.cowww.upb.edu.coTelefax: (57)(4) 354 4565A.A. 56006 - Medellín - ColombiaRadicado: 1090-21-02-13Prohibida la reproducción total o parcial, en cualquier medio o para cualquier propósito sin laautorización escrita de la Editorial Universidad Pontificia Bolivariana.
Contenido
Prólogo. .....................................................7Pbro. Julio Jairo Ceballos SepúlvedaPrefacio ...................................................13Pbro. Guillermo León Zuleta S.
Primera parte:UNIVERSITAS Y HUMANITAS..........19LaHumanitas comoUniversitas ...............21Germán Vargas GuillénLa presencia de las humanidadesen la universidad .....................................45Raúl López UpeguiHumanismo y universidad. Aportesde J. H. Newman ....................................74Analía Giménez Giubbani
Segunda parte:CRISIS DE LA UNIVERSIDAD .........83La destrucción de la universidad.Autonomía y éxodo del conocimientohacia la universidad nómada ....................85Carlos Enrique Restrepo
5
Crisis y reinvención de la universidad a partirde las humanidades ................................................................. 102Adriana María Ruiz Gutiérrez
El currículo universitario como factorde desarrollo humano integral ................................................. 120Pbro. José Arturo Restrepo Restrepo, O.P.
Educación, incondicionalidad y donación.En las fronteras de la universidad . ............................................ 134Mario Madroñero Morillo
Tercera parte:LA UNIVERSIDAD CATÓLICA ........................................ 161
Universidad, poshumanismo y sentido. Perspectivasde la universidad católica ......................................................... 163Luis Alberto Castrillón López y Pbro. Carlos Arboleda Mora
Esbozos de la identidad, retos y misiónde la universidad católica ......................................................... 183Luis Alberto Castrillón López
Vocación y profesión. La universidadpara un nuevo humanismo ...................................................... 200Pbro. José Raúl Ramírez Valencia
Universidad católica y mundo secularizado .............................. 220Pbro. Carlos Arboleda Mora
El compromiso del maestro como formador ............................ 229Luis Fernando Fernández Ochoa
6
Prólogo
Universidad,persona y cultura
Hoy hay un gran debate sobre la identidadde las universidades confesionales, sean de lareligión que sean, de cara a la secularización.En dicho debate se alzan dos posiciones ra -dicales: una posición ultraconservadora quequiere hacer de la universidad confesionalun centro de adoctrinamiento religioso, fa -voreciendo la enseñanza de sus respectivasdoctrinas fundamentales y realzando lasprácticas rituales de tipo pietista, rechazandocualquier diálogo con las ciencias; la segun -da orientación es ultraliberal, pues conside -ra que las universidades confesionales debenabandonar todo tinte religioso, hacer cienciay empresa sin ninguna barrera ética, y favo -recer solamente unos cuantos compromisossociales asépticos, sin fundamentación re-ligiosa. Según estas posiciones, la universi -dad confesional sólo debe preocuparse porla formación profesional de competenciaslaborales, entrar en la carrera por elranking del prestigio universitario y alcanzar una alta
7
calidad académica, dejando lo confesional a la vida privada de cadamiembro de la universidad.
Ya desde el siglo XIX comenzó el proceso de secularización delas universidades confesionales con los centros académicos protes -tantes en EE.UU. Muchas universidades norteamericanas surgie -ron con un carácter cristiano protestante, tales como Harvard, Yale,Princeton, Chicago, Stanford, Duke, Boston, pero lo perdieron enaras de la secularización en el siglo XX. Las universidades católicas,por su parte, comenzaron a secularizarse en la segunda mitad delsiglo XX. En 1967 se reunieron en Wisconsin 26 rectores univer -sitarios para hablar de la naturaleza de la universidad católica hoy.El resultado fue elLand O’Lakes Statement, declaración en la quese proponía una universidad católica más universal, más pluralista,patrocinada por católicos:Hoy la universidad católica debe ser una universidad en el pleno senti -do moderno de la palabra, con fuerte compromiso y preocupación porla excelencia académica. Para desempeñar sus funciones de enseñanzae investigación de manera efectiva, la universidad católica debe teneruna verdadera autonomía y libertad académica de cara a cualquier tipode autoridad, laica o clerical, que sea externa a la propia comunidadacadémica1.
Optando por la “modernización”, esta declaración ha provoca -do un gran debate en la universidad católica y algunos la juzgancomo el inicio de la secularización de dichas universidades. Se la cri -tica porque divorcia la universidad católica de sus principios rectores,de la vida de fe y del testimonio que deben dar los cristianos en ella.
Los principales cambios que se producen con dicha declara -ción son:
1 En esta dirección se puede encontrar el texto de la declaraciónLandO’Lakes comentado: http://corinto.pucp.edu.pe/bacigalupo/blogs/creer-dios-habla/el-problema-de-la-u-cat%C3%B3lica/la-idea-de-la-universidad-cat%C3%B3lica-111
8
• Concepción de la universidad como simple empresa educativaque entra en competencia con otras empresas de su mismo tipo.• La teología se hace moderna-liberal y racionalista, y se entiendesólo como profesión.• La investigación se dirige hacia una ciencia independiente delos valores éticos.• Los criterios académicos son simplemente competitivos y deméritos científicos.
Todo el proceso de secularización de la universidad confesionalse puede entender como la crisis de la razón y de la fe reductivas:una razón reducida a simple ciencia positiva y una fe reducida a sim -ple piedad interior y privada. Por eso, para superar el enfrentamientoentre universidad ultraconservadora y universidad ultraliberal, hayque repensar la relación fe-razón: una razón abierta a muchas fuen -tes y una fe entendida como experiencia de Dios, como testimoniode “otro mundo”. Esto requiere una “nueva manera de pensar” queabandone los moldes prefabricados que nos hacen permanecer en elfundamentalismo tradicionalista encerrado en sí mismo, así como losque nos abocan al fundamentalismo secularista, cientificista y laicista.Hay que pensar hoy la salida a esta dicotomía por el lado del sentidoprofundo de la vida humana abierta al mundo, pero consciente deque hay “otro mundo” trabajando para que lo más humano de lohumano siga teniendo valor en una sociedad enfrentada al sinsentido.
La tarea del sentido de humanidad no es ajena a la construcciónde sociedad. Tal vez este olvido radical entre la relación intrínseca dela persona y su realidad socio-cultural acelera la puesta en crisis de laesperanza humana. Pero subsisten en este reto los nuevos horizontesde la universidad como nuestro lugar común de encuentro, comoescenario de las construcciones de pensamientos y acciones que nu -tren la cultura de la esperanza necesaria para enfrentar la debacle ala que siempre estará expuesta la historia del hombre.
La universidad es aposento de la verdad humana, no porque laverdad se encuentre alojada en un lugar, en una disciplina científicao en una apropiación tecnológica. La universidad es aposento de laverdad porque provee al hombre de una experiencia de interrelación
9
que desmantela cualquier pretensión de absolutismo tecno-cientí -fico, para hacer confluir los lenguajes del sentido humano. Por esolauniversidad por hacer, la que nos corresponde construir a todoslos miembros de la comunidad universitaria, declara su adhesióna la verdad: en una primera instancia, a la verdad revelada, la queilumina el sendero y desde la plenitud de la resurrección muestrala grandeza de la vida humana; en segundo lugar, a la verdad de lossaberes, ciencias y técnicas con los que el hombre dispone su ser-en-el-mundo.
En la verdad revelada, en esakenosis de Dios, la experienciatrascendente da al ser humano el sentido del amor a la vida: a lapropia, a la del otro y a la de la naturaleza. Por ende, el primer sen -dero por el que transita la búsqueda de la verdad en la universidades la configuración de la persona humana. Ser universidad es serviral bien común, servir a la verdad, servir al hombre. Ser universidades contribuir a la personalización del ser humano, posibilitar rela -ciones humanizantes y sociedades incluyentes, y por eso es co-crear.Por su parte, las ciencias, sus disciplinas y quehaceres confluyen enla universidad para aportar al ser humano en la misión de construiry transformar el mundo y la sociedad. En su concepto más noble,los lenguajes de la ciencia son también formadores de sentido parala humanidad. La ciencia es motor de innovación, de desarrollo,de cambios, de nuevas oportunidades, y su verdad promueve el en -cuentro siempre cercano inter y transdisciplinar que favorece las di -námicas de cambio.
Toda la reflexión sobre el sentido humano implica la dimen -sión del conocimiento técnico y científico, pero sin desligarse delacontecimiento salvífico que trasciende la historia y la cultura hu -mana como acontecimiento espiritual. Por ende, la verdad reveladay la verdad conquistada confluyen en la verdad sobre la personahumana. La formación y la educación que sirve la universidad, y porexcelencia, la universidad católica, es formación de la persona, parala persona y con las personas. Las diversas dinámicas universitarias,máxime las acontecidas en la universidad católica, deben emanardel amor como principio ético supremo en el cual se basan tanto laconstrucción del proyecto de vida de cada persona como la posibili -
10
dad del encuentro interpersonal, entendido no sólo como sumatoriade individuos sino como comunidad.
Si la cultura sólo sigue los caminos de la secularización produceun vacío, incomunicación, soledad y hastío que se expresan en losconflictos nacionalistas, religiosos, contraculturales y políticos queincendian con sus gestas nuestras ciudades y campos. En cambio,una cultura verdaderamente humana crea símbolos henchidos desentido que permitan la formación de comunidades, el diálogo en -tre diversos, la lucha común por la justicia, la apertura hacia lo másprofundo. Y sólo una cultura abierta a la donación de sentido y a loinvisible puede lograrlo.
Lógicamente, esto es un reto también para la Iglesia y para laTeología. La Iglesia ha de presentarse como servidora en el mundo,como sacramento del sentido, como portadora de humanidad, y nocomo potencia concurrente. La Teología, por su parte, ha de ser re -flexión sobre la experiencia de Dios que lleve a ser testigos, y no unasimple repetición de conceptos, costumbres y doctrinas que quizásya dicen poco en su lenguaje al hombre de hoy.
Los modelos instrumentales de sociedad y los modelos mer -cantiles de universidad resultan insuficientes por su reduccionismoy por carecer de una “antropología adecuada”, en términos de JuanPablo II, es decir, de una visión integral del hombre y de su com -prensión en Cristo. Podemos estar formando hombres de ciencia,pero fríos, calculadores e insensibles; igualmente muchas de nues -tras cátedras pueden transferir datos y conocimientos, pero quizásno formen personas ni construyan comunidad.
En la Constitución Apostólica sobre las Universidades Católi -cas, Juan Pablo II enseña que “la universidad católica está llamadaa una continua renovación, tanto por el hecho de ser universidadcomo por el hecho de ser católica”, y hace consistir dicha renovaciónen la permanente búsqueda de significado para la docencia, para lainvestigación científica y tecnológica, para la convivencia social y losdiversos quehaceres culturales, y sobre todo para el mismo hombre.La universidad católica ha de entregar conocimientos y experiencias
11
¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.

Difunda esta publicación

También le puede gustar