La Cueva de Chauvet y los chamanes

De
Publicado por

Los chamanes y el chamanismo.

Publicado el : miércoles, 17 de septiembre de 2014
Lectura(s) : 6
Número de páginas: 2
Ver más Ver menos
La Cueva de Chauvet y los chamanes. La Cueva de Chauvet me lleva transporta inmediatamente al mundo de los chamanes. Jean Clottes uno de los principales investigadores de la cueva los ha estudiado en profundidad en su textoLos chamanes de la prehistoria. Jean Clottes confirma la existencia del chaman paleolítico y la de sus rituales. En lo fundamental estoy de acuerdo con su teoría. Sin embargo y a diferencia de Clottes, creo que el chaman era un miembro de la tribu especialmente dotado para trasladarse del mundo animal que había quedado atrás en la evolución humana a su mundo paleolítico contemporáneo sin necesitar el recurso a ningún alucinógeno. Tampoco estoy de acuerdo en los tres estados de conciencia de los que habla Clottes para justificar los diferentes estilos entre el esquemático y lo figurativo. Como todos los arqueólogos, prehistoriadores e incluso historiadores del arte, Jean Clottes hace gala de una grave carencia cuando se acerca a la explicación de la creación artística. Nadie que no haya cogido un pincel o un lápiz durante bastante tiempo – o una partitura, un pedazo de arcilla, de piedra, de madera o de mármol - puede tener una idea cabal de lo que es la creación artística. En este sentido, me llama la atención la absoluta ausencia de artistas en los equipos franceses de investigación arqueológica del arte rupestre paleolítico. Creo que supone una actitud prepotente por la que los expertos teóricos pagan un alto precio. Un precio que en nuestro caso se concreta en la ignorancia de que los diferentes estilos que van desde la geometrización y el esquematismo hasta la figuración no pueden ser realizados en absoluto por la misma persona. Las dataciones lo confirman. La explicación que propone Clottes de los estados de conciencia se cae por su propio peso. Mi opinión es que la evolución, desde la geometrización y el esquematismo hacia la figuración, se corresponde con una evolución paralela de la conciencia humana. Es decir, con la evolución de la conciencia que el ser humano paleolítico tenía de sí mismo como ser diferenciado del resto de su entorno ecológico tanto físico como animal. El principio del hombre paleolítico como ser independiente de la animalidad, se corresponde con el inicio de la toma de conciencia de sí mismo como ser diferenciado de todo lo que le rodea. Al principio de ese principio el hombre paleolítico se consideraba a sí mismo como parte de la naturaleza. Al principio de ese principio el hombre paleolítico se representaba a sí mismo como parte de la naturaleza. Es la época del hombre-barranco (2). El barranco con su curso fluvial al fondo es su medio de subsistencia. Y el cazador se identificaba con el medio ecológico del que procedía el sustento. En ese momento nacen las líneas quebradas en las paredes de la cueva. Una líneas quebradas que representan los requiebros del barranco. Hace tiempo, investigando sobre la existencia del concepto de Cueva Madre afirmé que “de forma parecida a Jean Clottes, admito la existencia de una relación del troglodita con el espíritu de la cueva”. (1) De forma parecida porque, en un principio,- en un principio, no en principio - no admito la separación entre la cueva y el troglodita como tampoco la separación con el entorno ecológico del barranco. Y precisamente ese tiempo en el que la conciencia de sí mismo está naciendo y apenas se diferencia del entorno ecológico creo que es fundamental para entender la pintura rupestre paleolítica. Pero continuemos con el chaman. En este recorrido o trance del chaman se producía un retroceso mágico y ritual del estado de conciencia. Un retroceso ceremonial al estado primitivo de animalidad prehumana. Creo que esta ceremonia se realizaba para aliviar la tensión - el malestar de la cultura - que el alejamiento del mundo original provocaba en el ser humano naciente. Malestar que considero se concretaba principalmente en la toma de conciencia de su realidad diferenciada. Y consecuencia principal de esa toma de conciencia era la percepción consciente de la contradicción entre el dolor del sacrificio del animal para su subsistencia y el placer de la propia ingesta del animal sacrificado. La ceremonia chamanica aliviaba catárticamente la tensión de esa contradicción. En el sentido ritual se fosilizó en los ritos sacrificiales de animales y seres humanos. En la religión cristiana, sacrificio de Jesucristo para redimir a la humanidad del pecado original de pertenecer a la especie humana no está muy lejos de estos ritos paleolíticos. Bibliografía.-
1.-http://artpaleo.blogspot.com.es/2012_06_01_archive.html(xiscobernal). 2.-http://assatjos2008-2009.blogspot.com.es/2009/04/lhome-barranc.html(xiscobernal).
¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.