IMPRIMIR

Publicado por

34 | 35. LUIS PrIaMo. aNteS De coPPoLa. Cuando se plantea la relación entre la fotografía que Horacio Coppola hizo de Buenos Aires en los años treinta del ...

Publicado el : lunes, 16 de abril de 2012
Lectura(s) : 81
Número de páginas: 14
Ver más Ver menos
LUIS PrIaMo aNteS De coPPoLa
Cuando se plantea la relacn entre la fotografa que Horaco Coppola hzo de Buenos Ares en los años trenta del sglo pasado y la de sus antecesores, se sobrentende que su obra es un hto en la hstora de la fotografa porteña, y que la cfra de ese valor es la moderndad de su mrada fotográfica. En este punto cabe preguntarse sobre la nfluenca eventual que Coppola recbera de los fotgrafos precedentes, y sobre el conocmento efectvo que tena de la fotografa de Buenos Ares que lo anteced. Tenemos algunas evdencas de dcho co -nocmento a través del lbro que hzo sobre la calle Correntes con Leopoldo Marechal, donde ncluy materal hstrco. Sn embargo, pensamos que su nterés por aquellos autores fue crcunstancal (de hecho no tenemos notca de que haya guardado álbumes o copas fotográ -ficas de nnguno de ellos, s es que alguna vez compr alguna peza) y en cualquer caso más orentado haca el tema en s msmo, es decr, el vejo Buenos Ares, que haca el modo en que fuera plasmado. Tenendo en cuenta esto, las reteradas declaracones y comentaros de Coppola sobre la nfluenca decsva, tanto ntelectual como artstca, que recbera de parte de su hermano Armando, vente años mayor que él y fotgrafo aficonado desde su temprana juventud, parecen reducr a tal deuda la ncdenca del pasado fotográfico porteño sobre la produccn de Horaco.
La ruptura formal que sgnfic el movmento moderno, tambén en fotografa, mplcaba con -sderar la produccn precedente como referenca a combatr e, ncluso, a demoler. Sn em -bargo, aunque la fotografa de Coppola nada tene de los maestros porteños del novecentos y prncpos del sglo xx (n tampoco de sus propos contemporáneos que hacan fotos para postales, es decr, los herederos de aquéllos, como Gaston Bourqun), Horaco no eplctaba una postura contestatara. En cualquer caso sus breves tetos del perodo ncal tenen carác -ter afirmatvo, con argumentos que no postulan la negacn de lo anteror –o lo vejo, como era habtual formularlo– para fundamentar la novedad de su mrada fotográfica.
En este trabajo descrbremos las fuentes conocdas más mportantes de produccn fotográ -fica sobre Buenos Ares desde la época del daguerrotpo, a prncpos de los años cuarenta del sglo xix, hasta los años trenta del sglo pasado. Dchas fuentes tenen, prncpalmente, tres orgenes. En prmer lugar la fotografa de vstas y costumbres, tpca de los profesonales que vendan esas mágenes pegadas sobre cartones y encuadernadas en álbumes. La msma abar -ca todo el perodo decmonnco y se etende hasta las prmeras décadas del sglo xx, ahora con una produccn drgda a los edtores de postales, a los medos gráficos lustrados y a la nacente actvdad publctara. En segundo lugar la fotografa amateur, que en la Argentna tuvo una epresn nsttuconal temprana y de etraordnara trascendenca: la Socedad Foto -gráfica Argentna de Aficonados, prmer club fotográfico creado por notoras figuras de la alta burguesa porteña en 1889. Tambén se conoce y se ha recuperado la produccn de otros ama-teurs, no asocados a dcha nsttucn. En este grupo el fotgrafo más mportante para nuestro relato es, por supuesto, Armando Coppola, cuyas prmeras fotos datan de los años ncales del sglo pasado. La tercera fuente de mágenes provene de los archvos que perteneceron a las empresas ferrovaras y de servcos públcos, y a los organsmos del estado naconal o muncpal con funcones smlares, que aún se conservan. Este tpo de fotografa, destnada a documentar las actvdades nsttuconales y, eventualmente, a servr la promocn publctara
34 | 35
apu Horaco Coppola, Avenda de Mayo esquna Perú, 1936 abj  Carlos F. Fredrcks y Co., Vsta de Buenos Ares desde el Retro, 1852. Daguerrotpo, 16,5  21,5 cm. Buenos Ares, Coleccn Museo Hstrco Naconal
de las empresas, es especalmente mportante como fuente documental de grandes obras pú -blcas, una épca fotográfica no ntenconada pero a menudo soberba.
Pims imns En el Museo Hstrco Naconal hay nueve daguerrotpos de placa entera con vstas de Buenos Ares, la únca cudad argentna que guarda este tpo de mágenes. Tal cantdad, que para las grandes cudades europeas o estadoundenses puede ser egua, representa sn embargo un número mportante y bastante ecepconal en Latnoamérca. Slo cnco de esas pezas están firmadas; datan de 1852 y su autor es Charles de Forest Fredrcks (la firma de las placas dce: “Carlos Fredrcks y Co.”), uno de los más mportantes fotgrafos estadoundenses del perodo, que trabaj en el centro y el sur del contnente por esos años. Los temas son prevsbles: el Cabldo y la plaza de la Vctora, la Recova Veja y la plaza 25 de Mayo (el conjunto de ambas plazas, dvddas por la Recova Veja, consttua la Plaza Mayor de Buenos Ares), el Fuerte y la rbera, y la prmera vsta general de Buenos Ares tomada desde el cuartel del Retro, en la zona norte. En algunos casos el punto de cámara y el campo encuadrado repetan el de pntu -ras y dbujos de artstas como Albérco isola o Enrque Pellegrn, llevadas al grabado años an -tes, reterando de ese modo el problema que representaba una toma de altura en la escuálda aldea que era la Buenos Ares de entonces.
Una rona cruel suele afirmar que en nuestro pas el daguerrotpo fue, junto con el ferrocarrl y el fusl Remngton a repetcn –arma decsva para el etermno y sometmento de los pueblos ndgenas por parte del Ejércto, después de 1880–, una de las tres puntas de lanza de
horacIo coPPoLa FOTOGRAFíA
abj Bento Panunz, Mercado de frutos del pas en la plaza 11 de Septembre, h. 1867. Albúmna sobre cartn (copa de época), 22,5  31,3 cm. Coleccn Lus Pramo
la moderndad. S es as, habra que agregar que la fotografa fue su más elocuente cronsta y la prmera en llegar. En efecto, la presenca del prmer daguerrotpsta nstalado en Buenos Ares, el nglés John Helsby, se constata en 1843, mentras que la prmera lnea ferrovara se naugur más de dez años después. Justamente a consecuenca de su precoz arrbo, la cudad que nos muestran esos daguerrotpos no era muy dferente de la que haba presencado las jornadas emancpadoras de mayo, en 1810, es decr la cudad colonal o “ndana” –como se la llamaba en el sglo xix–, que haca 1900 estara colosalmente transformada. En este sentdo, aparejar las placas de Fredrcks con las fotos de Coppola, tomadas ochenta años más tarde, nos da una dea nstantánea y vertgnosa de la profunddad de los cambos producdos en Buenos Ares en un tempo relatvamente breve.
Viss  sumbs En 1864, poco más de dez años después de las prmeras vstas al daguerrotpo, aparece el prmer álbum conocdo de fotos a la albúmna pegadas sobre cartones, dedcado a la cudad y a la campaña de Buenos Ares. Su autor fue Esteban Gonnet, de orgen francés. ignoramos s Gonnet conoca la vsta general de Fredrcks desde el Retro, lo certo es que la rept cas eactamente, y eso permte advertr los pocos cambos producdos en la cudad. Sn embargo, algunas otras fotos del álbum ya dan notcas sobre el progreso porteño: en el centro de la plaza Lavalle, por ejemplo, se observa una formacn del Ferrocarrl del Oeste, la empresa fe -rrovara ponera del pas. Otra magen nos muestra la prmera fábrca de gas para lumnacn de la cudad ubcada en el Retro, a orllas del ro de la Plata.
El propsto de Gonnet –al gual que el de Bento Panunz, pntor y fotgrafo talano de gran talento que tambén fotografi la cudad tres años después– era el de vender sus fotografas
LUIS PrIaMo ANTES DE COPPOLA
36 | 37
<1 > Haca 1880 Chrstano Junor nc un vaje fotográfico que lo llev a las provncas del centro, oeste y noroeste del pas hasta Jujuy, en el lmte con Bolva, donde arrb tres años después con sus alforjas cargadas con la prmera documentacn vsual de gran parte del terrtoro naconal. Fue el proyecto fotográfico más vasto del sglo xix en la Argentna, y tambén novedoso desde el punto de vsta comercal, ya que el fotgrafo promov actvamente sus álbumes entre la clase poltca como herramentas de dfusn y propaganda para captar nversones en el pas o el eteror. Con sus fotografas partcp en la Prmera Eposcn Naconal de la industra, realzada en Crdoba en 1863, donde gan el prmer premo. En 1878 represent a Argentna en la Eposcn de Fladelfia, Estados Undos, y tambén fue premado.
aib  Chrstano Junor (José Chrstano de Fretas Henrques Junor), Estacn Consttucn, termnal del Ferrocarrl del Sud, h. 1875. Gelatna de plata sobre cartn (copa de época), 19  29 cm. Coleccn Lus Pramo abj  Alejandro Wtcomb, Palaco Ortz Basualdo, en el barro de Flores, h. 1887. Gelatna de plata sobre cartn (copa de época), 35,4  29,7 cm. Buenos Ares, Coleccn Archvo General de la Nacn
pegadas sobre cartones, ya sea en forma ndvdual o agrupadas en álbumes, según lo pde -ran sus clentes. Es decr, fue una empresa comercal para satsfacer el nterés de natvos y etranjeros por las vstas fotográficas de lugares o sucesos convenconalmente sgnficatvos de la cudad, sus costumbres y tpos populares caracterstcos. Este objetvo, común a todas las ncatvas smlares de la época en cualquer lugar donde hubese llegado la fotografa, propc el carácter mplcto de crnca documental que tenen esas fotos. As, junto a los datos del progreso, Gonnet tambén regstr lo tradconal: una vsta general del mercado de Consttucn, uno de los centros de concentracn de carretas que aseguraban el tráfico de mercaderas entre el nteror y Buenos Ares; un acercamento a tres de las carretas cargadas con cueros de vacas all estaconadas, con algunos pasanos y nños mulatos alrededor; dos gauchos tomando mates en una vereda de la cudad, uno de los prmeros retratos cercanos del tpo crollo que pocos años después sera nmortalzado por el gran poema de José Hernández, Martn Ferro. A Gonnet le debemos tambén las prmeras fotografas de ndos que se conocen –ntegrantes de una comtva envada por el cacque Calfucurá para dalogar con el goberno de Buenos Ares–, tomadas en su estudo de la calle 25 de Mayo, n.º 25, que ncorpor a los álbumes de 1864. El gran fotgrafo de Buenos Ares de la década sguente fue el portugués Chrstano Junor (José Chrstano de Fretas Henrques Junor), que en 1875 edt dos álbumes con mágenes de la cudad y dej en su archvo varas decenas de placas al colodn húmedo con otras vstas nédtas, materal que hoy se encuentra en el Archvo General de la Nacn. Esos álbumes for -maban parte de un gran proyecto, nalmente nconcluso: el Álbum fotográfco de la Repúblca Argentna, que en rgor se trataba de una sere de álbumes que ncluran fotos de todo el pas. El propsto eplcto de Chrstano Junor fue hacer de sus álbumes un vehculo convncente de la rqueza, el desarrollo potencal de la Argentna y su modernzacn en marcha. Conse -cuente con ello, en sus fotos de Buenos Ares se encontrarán muy pocas referdas a temas folclrcos, que ya entonces eran snnmo de gauchescos 1 . Por otra parte, la modaldad de edcn propuesta –que slo puso en práctca en los dos álbumes de Buenos Ares de 1875– tambén llevaba la mpronta del proyecto, ya que cada foto se acompañaba de un comentaro en cuatro domas: castellano, nglés, francés e talano. Chrstano Junor fue el prmero que fotografi el barro de la Boca, un sto de fuerte dentdad talana –o mejor, napoltana– y vvo carácter popular. Tambén document, probablemente por encargo del goberno muncpal, la construccn del parque 3 de Febrero, en Palermo, el Bos de Boulogne porteño que enseguda se convrt en el paseo arstocrátco de la cudad. En la sguente década hay varos fotgrafos destacados. Los más mportantes son Samuel Boote, el mayor edtor de álbumes fotográficos en el sglo xix, en socedad con su hermano  Arthur, y el nglés Alejandro Wtcomb, que tendra el estudo fotográfico más mportante y sofistcado del pas (se le llam “el fotgrafo de los presdentes”, ya que sempre realzaba el retrato ofical del prmer magstrado). Wtcomb y sus operadores fotografiaron los aspectos más notoros de la nueva rqueza porteña (grandes edficos bancaros o comercales, ntero -res de las nuevas mansones burguesas) en parte por natural correspondenca con la clase domnante, que nutra su clentela, y en parte por responder al poderoso optmsmo que se res -
horacIo coPPoLa FOTOGRAFíA
<2> Durante todo el sglo xix los estlos de captacn fotográfica se mantuveron práctcamente nalterados. Los dos gauchos tomando mates, de Esteban Gonnet, no dfieren sustancalmente de los lecheros o vendedores de pescado de Samuel Rmathé, en el género de tpos populares. Tampoco las vstas de plazas, edficos mportantes o calles céntrcas abandonaban el concepto orgnal, provenente del grabado prmtvo, que consagraba un punto de vsta sereno y amplo, con encuadres sn escorzos volentos o forzados, donde el objeto de la toma deba ser abarcado en totaldad. Estos fueron, justamente, algunos de los preceptos que la obra de Coppola alter, naugurando entre nosotros certos modos caracterstcos de fotografa urbana contemporánea: dslocada, fragmentada y elptca.
abj Samuel Rmathé, Un conventllo. Habté [sc] de materal, h. 1895. Albúmna sobre cartn (copa de época), 14,6  20,8 cm. Coleccn Lus Pramo
praba en el pas después de la organzacn naconal, consoldada en 1880, donde fue clave la promocn de Buenos Ares a captal federal. Uno de los fotgrafos que represent al pas en la Eposcn Unversal de Pars de 1890 fue precsamente Alejandro Wtcomb, claro está, con sus fotos porteñas, eptome vsual de la moderndad urbana argentna. Samuel Rmathé, un suzo que lleg al pas en 1888, es el profesonal más nteresante de la últma década del sglo xix. Fue otro gran edtor de álbumes, como los Boote, y s ben todos ellos trabajaron mucho en las provncas, Buenos Ares fue, para los tres, un tema predomnan -te. Por entonces estaba en auge el vgoroso desarrollo econmco y socal argentno, cuyo m -petu llegara hasta los años vente del sglo sguente y transformara radcalmente al pas y su captal, prncpalmente a través del arrbo masvo de nmgrantes europeos. Las fotografas de Rmathé son las prmeras que captan la vbracn de la nueva cudad. Los grandes planos ge -nerales, por ejemplo, no abandonan el prncpo estlstco descrptvo del perodo, sn embargo es notoro el nterés del fotgrafo por acechar el movmento y la accn callejera, por darle a las vstas urbanas tradconales un tono de reportaje urbano que captase el rtmo agtado y estrdente de la cudad moderna 2 .  Por otra parte, el crecmento súbto de Buenos Ares cre pasajes hasta entonces descono -cdos. Uno de ellos fue el de la etrema pobreza arracmada en “conventllos”, las vvendas populares de patos comunes donde se apretujaban famlas numerosas, tematzados luego por el tango. Rmathé fue el prmero que los document, como as tambén otras formas de la mar -gnaldad porteña: nños descalzos en los arrabales de Palermo o famlas de aborgenes mes -tzos en chozas que preanuncan las vllas msera de hoy. Todo esto y la abundanca de vende -dores ambulantes que se observan en sus álbumes promoveron la magen de Rmathé como ponero de la fotografa socal entre nosotros. Empero, pensamos que su mrada sobre la nueva
LUIS PrIaMo ANTES DE COPPOLA
38 | 39
abj Harry Grant Olds, Calle Florda, h. 1910. Gelatna de plata (copa actual), 20  25 cm. Coleccn Mateo Enrque Gordano
pobreza popular parece nteresada en mostrarla desde la ptca costumbrsta, es decr, como un hecho socal de carácter cas natural, y no como consecuenca despadada de la nequdad socal. Esto es evdente cuando comparamos las composcones de Rmathé con algunas tomas de Coppola de 1936 en la vlla msera del Rachuelo (que no fueron ncludas en el lbroBue- nos Ares 1936 (Vsn fotográfca) por decsn de las autordades que lo haban encargado), donde el acento de la vsn está puesto en el desamparo de las personas (a veces de un modo cas surreal: un hombre que duerme en una cama a la ntempere, bajo el sol y en medo del barro), y en la etrema pobreza dgna, con psos de terra barrdos y nños lmpos.
En 1900 lleg a Buenos Ares el joven fotgrafo norteamercano Harry Grant Olds. Haba tendo una breve eperenca como operador en Valparaso y su propsto fue nstalar entre nosotros un negoco dedcado eclusvamente a la fotografa comercal, sn actvdad retratstca suple -mentara, lo que fuera norma entre sus colegas anterores. Era un fotgrafo de composcones urbanas estupendas y, a favor de la dversficacn de la actvdad empresaral y las nuevas necesdades de los medos gráficos lustrados, tuvo un éto rápdo y sostendo. Fue el provee -dor ncal del prmer edtor de postales del pas, Roberto Rosauer, que comenz su negoco en 1901, y posterormente de varos otros. Fotografi el eteror y los nterores de grandes hoteles y empresas, como el daro La Prensa, para conformar álbumes promoconales lujosos o pág-nas publctaras sofistcadas. Regstr con sensbldad los oficos de calle, y su archvo tene la más nutrda coleccn de tpos populares del perodo. En sus perspectvas de las calles cén -trcas porteñas, del puerto y las estacones ferrovaras, de las plazas tradconales como Cons -ttucn, 11 de Septembre o Plaza de Mayo, y en los prmeros edficos de altura de Buenos A -res que guarda su archvo –materal tomado en los prmeros años del nuevo sglo–, ya respra la cudad de cúpulas, afrancesada y moderna, que amplará ese perfil en los años posterores.
Olds concluye la lnea de fotgrafos profesonales que plasmaron la cudad con conceptos tra -dconales, ncada por Gonnet y Panunz, y abandona la actvdad a medados de los años tren -ta, cuando Horaco Coppola artcula su obra arquetpca, cuyas mágenes de Buenos Ares toda -va tenen para nosotros profunda vgenca sensble y artstca. Muchas de las fotos de Olds son contemporáneas de las de Coppola –algunas con una notable smltud de encuadre; recuerdo al respecto un plano general de las trbunas del Hpdromo de Palermo–, sn embargo nunca podremos decr que en la obra de Coppola está el “vejo” Buenos Ares, como s lo decmos de la obra de Olds y de sus antecesores, por supuesto. El estlo de Coppola, con su audaca van-guardsta, “modernza” por s msmo a Buenos Ares y la nstala plenamente en el sglo xx.
amus En 1889 se fund en Buenos Ares la Socedad Fotográfica Argentna de Aficonados (S. F. A. de A.). Su presdente honoraro fue Leonardo Pereyra, y el secretaro Francsco “Paco” Ayerza, ntegrantes de la burguesa terratenente y personas de públca notoredad, especalmente Pe -reyra, uno de los fundadores de la Socedad Rural Argentna. El resto de la comsn drectva tambén perteneca a sectores acomodados de la socedad porteña. Fue el prmer fotoclub del pas, y su creacn concd con el despertar de la actvdad amateur en otras cudades mpor-tantes de la Argentna. Aunque la condcn de su práctca, por los costos que mplcaban los
LUIS PrIaMo ANTES DE COPPOLA
40 | 41
<3> Juan Gmez, La fotografa en la  Argentna. Su hstora y evolucn en el sglo xix. 1840-1899, Buenos Ares, Abada  Edtora, 1986, p. 143.
materales y aparatos fotográcos, era una poscn econmca acomodada, el amateursmo no fue prvatvo de la clase alta, tambén se epand entre personas de la nacente clase meda profesonal: médcos, ngeneros, farmacéutcos, agrmensores, abogados, etc. informados por el postvsmo en auge –muchsmos fueron masones– y su correlato deolgco de progreso, aquellos aficonados se nteresaron especalmente por documentar las obras públcas que mo -dernzaban a sus cudades. ignoramos s la S. F. A. de A. se organz a semejanza de los clubes fotográficos smlares de orgen europeo (la Socété Françase de Photographe o la Photographc Socety de Londres), aunque es muy posble tenendo en cuenta la famlardad que sus ntegrantes tenan con inglaterra y Franca. Todo ndca que funconaba como un fotoclub clásco, enseñando proced -mentos y técncas –haba un maestro fotgrafo de orgen talano llamado Pedro Sanqurco– y promovendo el desarrollo estétco de los socos a través de concursos regulares; pero además operaba como centro de produccn comercal proveyendo sus mágenes a edtores de postales o medos gráficos. Al pe de las fotos edtadas, en caldad de autor, figuraban las ncales del colectvo socal, “S. F. A. de A.”, no la persona que las haba ejecutado, lo que hoy nos mpde saber quén tom la mayor parte de las mágenes que se guardan en el Archvo General de la Nacn, depostaro de los álbumes y negatvos que guardaba la nsttucn. Dcho repostoro tene alrededor de cnco ml pezas, en formato estereoscpco y 18  24 cm, la mtad de las cuales reproduce Buenos Ares y fueron tomadas, apromadamente, en el perodo que meda desde la fundacn de la Socedad hasta 1920. Desde los prmeros concursos fotográficos que convocaron, Buenos Ares fue uno de los mo -tvos predlectos. En general, los temas que desarrollaron no dferan de los que poblaban los álbumes de Rmathé, Boote o Moody: edficos públcos mportantes, fábrcas, hoteles, glesas, teatros, escuelas y colegos, bancos y otros; lugares emblemátcos como el puerto, parques y plazas, el jardn zoolgco o los cementeros; perspectvas de las calles y avendas prncpales y los consabdos tpos populares, aunque acentuando la figura del servdor públco –bombe -ros, agentes de polca, carteros, etcétera–. Algunas seres ntroducen temas orgnales, como la que descrbe los juegos nfantles más frecuentes de la cudad de la época, a través de cuadros vvos compuestos por grupos de nños que congelan la accn de cada juego en el momento supuestamente más representatvo. Lo que destaca, sn embargo, como nterés cons -tante, es el regstro de la cudad moderna o en proceso de modernzacn. No hay certeza sobre los crteros utlzados para la produccn de esas fotografas. Una vsn de conjunto sugere que hubo algún plan o proyecto para documentar los cambos vertgnosos que se producan en Buenos Ares durante esos años decsvos, aunque pensamos que eran n -catvas ndvduales mpulsadas por una nquetud común, y en algunos casos tal vez coord -nadas. As, una sere de fotos de la rbera del ro de la Plata tomadas desde la Casa de Gober -no entre 1890, n ben construdo el puerto Madero, y 1915, mantenendo los msmos puntos de cámara, epresa con formdable elocuenca la revolucn urbanstca en marcha y deja la clara sensacn de que fue un segumento delberado. Otra sere de vstas de calles y avendas que corren de este a oeste, tomadas haca 1895 desde Callao –es decr el borde de la cudad “an -
horacIo coPPoLa FOTOGRAFíA
abj  Socedad Fotográca Argentna de Aconados, Plaza de Mayo ornamentada para la vsta  del presdente del Brasl, Manuel F. de Campos Salles, 1900. Gelatna de plata sobre cartn (copa de época),  17,4  23,2 cm. Buenos Ares,  Coleccn Archvo General de la Nacn
tgua”– haca el este, o sea, haca donde se produca la epansn edlca, tambén muestra el propsto de testmonar el crecmento sstemátcamente. La percepcn que tenemos es la de personas agtadas sguendo con la cámara al hombro las transformacones de la cudad que se les escurra, por as decr, haca adelante, como temerosas de perderla. En los álbumes que la Socedad fue componendo con el correr de los años, ncorporando las fotos probablemente más destacadas que tomaban sus socos, está cas ausente el tema de la pobreza urbana. Tal ausenca era coherente con el mensaje que los ntegrantes del club te -nan en mente para su produccn fotográca, según lo epresa un pasaje de la Memora de la Asamblea General de la S. F. A. de A., realzada en 1899, a dez años de su creacn: Cuando en el etranjero se propaguen las fotografas que le hagan conocer todas esas cosas, no se nos mrará como un pas de hombres vestdos con plumas y qullangos, sno por lo que realmente somos, un pas nuevo que encerra todas las rquezas magnables que, factor de trabajo y el progreso, marcha a la cabeza de las nacones sudamercanas, mtando y semejando en todo a las prncpales nacones de la Europa...” 3 . La Socedad Fotográfica Argentna de Aficonados lleg a tener sescentos socos y su act -vdad ces a medados de los años trenta. Las personas que tenan alguna relacn con el mundo del arte en Buenos Ares conocan su actvdad, y el concepto que abrgaban sobre sus ntegrantes no sola ser el de gente con dnero y tempo dsponble aplcados a un mero ho-bby, sno el de ndvduos dedcados a una forma respetable e ncluso prestgosa de actvdad creatva. No hace muchos años, Horaco me djo, reréndose a los antguos fotgrafos ama-teurs, cuyo paradgma era su hermano Armando: “Eran todos maestros por una senclla razn:
LUIS PrIaMo ANTES DE COPPOLA
42 | 43
<4> Franz Roh, “Mecansmo y epresn: esenca y valor de la fotografa”, en Joan Fontcuberta, Estétca fotográfca. Seleccn  detetos, Barcelona, Blume, 1984, p. 130.
eran cultos. De hecho él msmo se consder sempre un amateur, en el sentdo epresado por Franz Roh, cuyos tetos tercos conoca ben: “Sgnfica alguen que ama aún alguna cosa por ella msma” 4 .
La nvestgacn hstrco-fotográfica de los últmos años en nuestro pas, y la dfusn de coleccones rescatadas en eposcones o lbros, nos ha descuberto el nombre de varos ama-teurs mportantes actvos en Buenos Ares a prncpos del sglo xx. Davd Mazzott es uno de ellos. La breve coleccn de copas que atesora su famla tene como tema domnante las esqunas del centro y el sur de la cudad donde aún se observan edficos del sglo xix, presuntamente en resgo de ser demoldos o, en cualquer caso, condenados a la pqueta más temprano que tarde (tambén él procuraba conservar de algún modo la cudad que desapare -ca). Mazzott consgn a lápz lugar y fecha en el dorso de muchas fotos, por lo que sabemos que su reportaje se etend entre 1906 y 1914, apromadamente. Sus fotos más nteresantes son nstantáneas que hzo en horas de gran actvdad, tomadas a una dstanca bastante corta de las personas; el tono ocasonal de esas tomas trasmte el pulso annmo y agtado de la gran cudad que ya era Buenos Ares, junto a la sensacn de estar presente en el lugar como un transeúnte más de la época –efecto smlar al de muchas fotos de Coppola–.
Otro amateur de obra sngular es Juan Cunll, que nos dej vstas nocturnas de la cudad lu -mnada para las fiestas del Centenaro de la Revolucn de Mayo, en 1910, con sus edficos pespunteados de bombllas y grandes pasacalles ornamentales. Son fotos nocturnas poneras y
horacIo coPPoLa FOTOGRAFíA
¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.