Comunicaciones – Grupos 7 + 17 Corporalidad, Virtualidad ...

De
Publicado por

CULTURA & POLÍTICA @ CIBERESPACIO. 1er Congreso ONLINE del Observatorio para la. CiberSociedad. Comunicaciones – Grupos 7 + 17. Corporalidad ...

Publicado el : lunes, 16 de abril de 2012
Lectura(s) : 146
Número de páginas: 12
Ver más Ver menos
CULTURA & POLÍTICA @ CIBERESPACIO 1er Congreso ONLINE del Observatorio para la CiberSociedad Comunicaciones  Grupos 7 + 17 Corporalidad, Virtualidad, Hibridacion y Simulacro  Internet y Vida Cotidiana Coordinación: Gladys Roco, José Luis Anta y José Palacios groco@udec.cl+jtnala@ujaen.es) http://cibersociedad.rediris.es/congreso
Repercusiones culturales del fenómeno de Internet. Una aproximación desde la Antropología Javier Eloy Martínez Guirao Universidad Miguel Hernández, Elche RESUMEN En la presente comunicación reflexionaremos desde una perspectiva antropológica sobre la influencia de Internet en los diferentes grupos humanos y las modificaciones culturales que puede provocar en ellos. En la historia reciente, las culturas han entrado en contacto unas con otras, reduciendo las distancias en el tiempo, hasta llegar a lo que actualmente se denomina la aldea global, fenómeno que se ha acrecentado con la introducción de Internet. Por ello hemos de evaluar y analizar desde la antropología aspectos como sociabilidad, identidad, conceptos de tiempo y espacio, sexualidad, etc. y cómo influye la Red en ellos. De este modo, debemos estudiar la ilimitada transmisión de las representaciones ideológicas hegemónicas de la sociedad occidental a través de Internet y el etnocentrismo y androcentrismo de su discurso. En definitiva, nos interesa todo lo que, desde Internet, repercute en la cultura. SUMMARY In the present communication we will meditate from an anthropological perspective on the influence of Internet in the different human groups and the cultural modifications that it can cause in them. In the recent history, the cultures have entered in contact some with other, reducing the distances in the time, until arriving to that at the moment is denominated the global village", phenomenon that has increased with the introduction of Internet. For we must evaluate it and to analyze from the anthropology aspects like sociability, identity, concepts of time and space, sexuality, etc. and how it influences the Net in them. This way, we should study the limitless transmission of the representations ideological of the western society through Internet and the ethnocentrism and androcentrism of their speech. In definitive, it interests us all that that, from Internet, it rebounds in the culture.PALABRAS CLAVE:Antropología, objeto de estudio, Internet, globalización, transmisión de valores, aculturación.
Introducción En la presente comunicación reflexionaremos desde una perspectiva antropológica sobre la influencia que Internet ejerce en los diferentes grupos humanos y las modificaciones culturales que puede provocar en ellos. En la historia reciente las culturas han ido entrando en contacto unas con otras reduciendo las distancias en el tiempo, hasta llegar a lo que actualmente se denomina la aldea global, fenómeno que se ha acrecentado con la introducción de Internet. Cada vez es mayor el número de usuarios de la Red, y por ello hemos de evaluar las posibles consecuencias y analizar desde la antropología procesos tales como choque cultural, aculturación, socialización y difusionismo cultural. De este modo, debemos estudiar la ilimitada transmisión de las representaciones ideológicas hegemónicas de la sociedad occidental a través de Internet y el etnocentrismo y androcentrismo de su discurso. Evolución del objeto de estudio de la antropología. El nacimiento de la ciberantropología.Nos hallamos inmersos en una época de cambio profundo en las estructuras socioculturales de las diversas culturas. El actual fenómeno de la globalización contribuye firmemente a ello, llevándonos a una situación en la que los antropólogos, como en otras ocasiones a lo largo de la historia de nuestra disciplina, se están replanteando constantemente cuál es y cuál puede o debe ser su objeto de estudio. Ya es extensa la bibliografía que aborda esta tesitura que algunos autores califican como crisis en la antropología. Bien es cierto que hace algún tiempo que pasó la que pudo ser la época dorada de la antropología, en la que el estudio de los pueblos exóticos, lejanos y desconocidos impulsaron a esta ciencia social. Cada vez son menos los que se aventuran a estudiar esos lugares perdidos que la globalización ha acercado tanto a nosotros que ya nos resultan familiares. Pero de la misma manera que se cierran fronteras, se nos abren nuevos campos de estudio. En un primer lugar se añadió a la otredad lejana la otredad cercana, comenzó entonces el interés por los grupos socioculturales que habitaban en nuestro entorno, pero que mantenían su propia cultura. Es en la última década cuando se afianza un nuevo objeto que augura constituir una cultura alternativa a la real, la llamada cultura virtual o cibercultura. Fue en 1992, durante la conferencia anual de la American Anthropological Association cuando se reconoció la ciberantropología como disciplina académica a la vez que se afianzaron los conceptos de cibercultura y ciberespacio (Faura, 1998). Introducción a la historia de Internet. Situación actual y perspectivas de futuro La idea original de Internet surgió a principios de los años 60, en plena Guerra Fría, cuando los organismos militares estadounidenses trataban de establecer medidas de seguridad ante un hipotético ataque nuclear. Para ello diseñaron una red que permitiera mantener las comunicaciones, Arpanet, antecesora de Internet que nació a finales de la década.
A lo largo de los años 70 se crearon diversas redes que, debido a que utilizaban lenguajes de trasmisión de datos diferentes, no podían comunicarse entre ellas. Fue en 1974, cuando este lenguaje se unificó, permitiendo a todas éstas conectarse a una misma red. El nacimiento de Internet podemos situarlo en 1983, cuando Arpanet se separa de la red militar. En unos años ya podremos apreciar las primeras repercusiones culturales, con la formación de grupos socioculturales derivados de la Red: A finales de los ochenta se publica"Cuckoo's Egg" Clifford Stoll que relata la de historia real de un grupo de crackers alemanes que lograron acceder a varios organismos estadounidenses, lo que quiere decir que se empieza hablar de hackers, crackers y demás colectivos de gente relacionados con la Red.1Pero habrá que esperar unos años para que, una serie de acontecimientos allanaran el camino para la posterior propulsión de este espacio de cibercultura. Fue en 1990 cuando se introdujo el concepto de página web en EEUU y en 1992 se reconoció desde la antropología a la Red como un espacio cultural. Un año más tarde, en 1993, se creó en España el primer servidor web. Podemos considerar 1995 como el nacimiento de la Internet comercial, con lo que los intereses económicos por parte de las empresas significaron para la difusión de la misma. Desde entonces el crecimiento de la Red ha sido imparable y la inclusión dentro de las diferentes culturas, y como cultura propia ha sido muy explícita. Como todos sabemos a partir de aquí la escalada de tecnología es impresionante. Se desarrollan los motores de búsqueda que rápidamente añaden búsquedas inteligentes en varios idiomas. El lenguaje Java empieza a pegar fuerte y se desarrollan tecnologías como entornos virtuales (VRML) o el teléfono por Internet, que permite la conexión con todo el mundo a precio de llamada local. Se desarrolla de una manera definitiva el comercio electrónico, para comprar productos y servicios a través de Internet. Se pueden ver cientos de televisiones y escuchar radios de todo el mundo en tiempo real. Los bancos se asientan en la Red y la gente empieza a ceder en su miedo inicial, confiando en la seguridad que ofrecen los servidores seguros. Aparecen los primeros virus de HTML (...).La tecnología de telefonía móvil y la de Internet finalmente se unen para poder acceder desde los teléfonos móviles a la red de redes. (...) elWAP Forum(...) hoy agrupa al 90% de los fabricantes de teléfonos móviles y cubre unos 100 millones de teléfonos en todo el mundo. 2 En la actualidad podemos encontrar en Internet más de 2.000 millones de páginas web, siendo el número de usuarios en el mundo de 259 millones de personas (López. y Vargas,. 2000). Todo parece presagiar que en los próximos años el número de usuarios de la Red se incrementará considerablemente, de la misma forma que ésta seguirá evolucionando y ofreciendo nuevas aplicaciones y posibilidades. Globalización e Internet. Consecuencias Cuando los ya célebres antropólogos de la escuela alemana basaron su marco teórico en el difusionismo cultural, éste todavía se encontraba en cotas muy inferiores al existente en nuestros días.
Hemos de remontarnos a siglos pasados si queremos observar cómo, los avances en los medios de transporte, nos mostraban los primeros indicios de la actual globalización. Fue con el descubrimiento de los medios de comunicación (teléfono, radio y televisión) cuando los efectos de la misma se introdujeron en los propios hogares de las gentes, efectos que se han visto notablemente acrecentados con la aparición de Internet. En la actualidad concebimos un mundo en el que las culturas están en contacto unas con otras, las decisiones que toman algunos gobiernos repercuten directamente sobre la vida y costumbres de los demás lugares del planeta, prácticamente no existen culturas aisladas, viniendo a formar parte de lo que hoy en día se denomina globalización o aldea global. Como sabemos, cada sociedad posee un conjunto de normas, valores, creencias, costumbres, prácticas, ideas, etc. que conforman su cultura. Cuando dos culturas entran en contacto, se produce un choque cultural que se resuelve adoptando cada una de ellas elementos de la otra como suyos. Cuando existe una pérdida de aspectos culturales propios estaremos hablando de aculturación. El fenómeno de la globalización, reflejado en estas líneas en la Red, ha puesto en contacto a unas culturas con otras, haciendo manifiestos en ellas los procesos anteriormente citados, provocando a su vez cambios en los patrones culturales. Por ello Internet y las comunicaciones mediadas por ordenador (CMO) han alterado, en menos de un decenio, las costumbres comunicativas, expresivas, lúdicas, laborales, económicas, políticas y culturales de un gran segmento de la población (occidental) (Mayans, 2002). Esto podría hacernos pensar en Internet como una fuerza que tiende a homogeneizar al hombre y la cultura, bajo la influencia del discurso dominante en la Red. Pero también hemos de tener presente que ésta constituye un medio idóneo para que sectores desconocidos o no dominantes, tanto de nuestra sociedad, como de las más remotas, nos hagan llegar sus ideas y modos de pensar, y en consecuencia, su cultura. Si analizamos la Red podemos entenderla como una macrocultura virtual que engloba a todas las culturas que tienen acceso a la misma. Los elementos propios de cada una de ellas, que están presentes en el mundo real, se darían, filtrados por las limitaciones de la informática, en la Red. De este modo, encontramos en todo momento, dos culturas en contacto, la real y la virtual, las cuales reciben influencias mutuas. Así, existe una rica y compleja dialéctica entre la sociedad real y la sociedad virtual (...) una influye sobre la otra y viceversa (Manrique, 1997). Por ello, la antropología deberá estudiar tanto la sociedad virtual, que constituye un nuevo campo de estudio, como la sociedad real y las repercusiones culturales de estas nuevas estructuras. Como señala Téllez (2002), (...) hay que tener presente el mundo real de quienes estudiamos en el mundo virtual, es decir, el contexto cultural de los usuarios de Internet que analizamos en nuestra investigación, pues las fronteras entre ambos mundos están difuminadas e interconectadas. Para aproximarnos a las consecuencias reales de este intercambio entre culturas, hemos de valorar qué o quiénes tienen acceso a la Red, y cuál es el discurso predominante.
El discurso de Internet En un primer momento, hemos de ser conscientes de que no todos los miembros de todas las culturas tienen acceso a la Red. Hoy en día éste requiere un desembolso económico que no está al alcance de muchos. Actualmente Estados Unidos encabeza el número de cibernautas, siendo los denominados países de tercer mundo los que quedan más rezagados. Lo mismo ocurre con las páginas web y recursos disponibles. Por esto, gran parte de ellos podemos encontrarlos en lengua inglesa, con todas las connotaciones que este sistema lingüístico implica y que son producto de su cultura. Vemos pues que existe una transmisión de las representaciones ideológicas hegemónicas de la sociedad occidental, bajo un discurso fundamentalmente etnocéntrico. La actitud etnocéntrica consiste en considerar las prácticas, creencias y costumbres de la comunidad o cultura donde nos hemos formado como superiores a las de culturas diferentes. Tal sentimiento de superioridad suele apoyarse en la pretensión de que nuestros usos y costumbres son universales, de que nuestra cultura ha merecido la preferencia de alguna divinidad o de que es agente de algún destino histórico que la sitúa por encima de otras cuyas costumbres son juzgadas, entonces, como equivocadas. Multitud de textos, artículos, páginas web, conversaciones en chats, etc., nos muestran este hecho, trasmiten los ideales occidentales como los únicos, criticando de manera descontextualizada, en numerosas ocasiones, costumbres diferentes a las nuestras. Junto al etnocentrismo, hay que destacar el androcentrismo de los discursos de la Red, reflejo de las representaciones dominantes que se dan en el mundo occidental realen relación al género, que traducen la discriminación del sexo femenino de diversas formas latentes e implícitas. Así, ya sea por la simple exclusión de lo femenino como diferente, por la homogenización de género masculino o por el abundante sexismo de páginas web, videojuegos, imágenes y publicidad, lo cierto es que Internet continúa reproduciendo las desigualdades de sexo con un marcado discurso androcéntrico, perpetuando que las diferencias nos hagan desiguales. Repercusiones y aspectos culturales relacionadas con la RedLlegados a este punto, vamos a exponer brevemente algunos de los múltiples aspectos culturales que se ven afectados y modificados por la presencia de la Red o que ésta misma ha introducido, aspectos todos ellos merecedores de un análisis antropológico pormenorizado. Conceptos de tiempo y espacioCada cultura organiza y concibe el tiempo y espacio de una manera propia. Así como nuestra cultura estructura el tiempo en segundos y el espacio en metros, otras se guían por los astros, por fenómenos y fronteras naturales, o simplemente por acontecimientos que consideran importantes. Con la llegada de Internet y con ella de un nuevo modo de acceso a la información, se han reducido las distancias y aumentado (o reducido, según se mire) el tiempo, no necesitamos apenas tiempo para llegar a un lugar remoto. Podríamos decir que tenemos el mundo al alcance de la mano. Por ello (...) el despliegue del ciberespacio provoca profundos cambios en la percepción de cuestiones tan elementales como son las nociones de tiempo y espacio (Manrique, 1997). Pero, para poder comprender de qué manera puede el ciberespacio interferir en estos conceptos debemos estudiar cómo se dan en él.
En primer lugar, tenemos que preguntarnos si existe espacio en la Red. Cuando entramos en el cibermundo, nos encontramos mirando hacia el monitor del ordenador, apreciando un conjunto de imágenes impresas en la pantalla, una serie de habitaciones y lugares que carecen de materia física. En ningún momento nos desplazamos del sillón mientras visitamos diversos portales e interactuamos con otros cibernautas. Tenemos un nuevo concepto de espacio denominado espacio virtual que posee una serie de características: Se trata de un espacio fluido y cambiante: casi a diario son registrados nuevos dominios y creadas nuevas páginas web, mientras que otras desaparecen o son censuradas. De esta manera, y a diferencia del espacio físico, aquél puede verse aumentado de manera ilimitada. Distancias más pequeñas que en el mundo real: Podemos desplazarnos de un lugar a otro del cibermundo, en el que se nos ofrece información, relaciones sociales, comerciales, etc. con un simple clic en el botón de nuestro ratón, sin percibir ninguna distancia entre uno y otro. Lo mismo sucede con el tiempo. A diferencia del mundo real, el tiempo en la Red no tiene principio ni fin, metafóricamente se muere y resucita una y otra vez. Nacemos cuando comenzamos a navegar, y fallecemos al salir de la Red. Mientras tanto el tiempo sigue transcurriendo en ella independientemente de nuestra presencia, pero siempre tenemos la posibilidad de volver a entrar y salir repetidamente. Cuando hablamos de la Red, hablamos de una cultura global en la que no existe la noche y el día, no existe el tiempo estructurado y los fenómenos naturales sólo son percibidos desde fuera por el cibernauta. De esta forma opinamos que cada cultura adopta un esquema espacio-temporal basado en su experiencia. Cuando las distancias se perciben menores y el tiempo pierde su relevancia, ese esquema se ve afectado. Nuevos valores Nuevos valores son transmitidos dentro de la Red. Algunos de manera explícita, como en páginas sobre religión, o pertenecientes a grupos espirituales o sectas, otros implícitos en el discurso. Valores como el honor y la justicia adoptan connotaciones características en diferentes tipos de juegos y videojuegos. Ideales derivados de la cultura japonesa de los samurais se ven reflejados en los videojuegos de lucha, juegos de rol y películas de estilomanga japonés, mientras que videojuegos de guerra americanos nos trasmiten valores propios de su discurso y cultura. Sociabilidad. Nuevas relaciones sociales Como señalan algunos autores (Escalera, 2000) los estudios antropológicos sobre el campo de la sociabilidad, escasamente abordado por lo demás, se han visto circunscritos principalmente a los tiempos, lugares, actividades e instituciones que tienen como rasgo común la puesta en contacto de los individuos, con lo que su explicación se mantiene en la presunción de la existencia de un "homo sociabilis" universal. Las manifestaciones de sociabilidad no son consideradas como hechos sociales, sino como emanaciones diversas y espontáneas de esa necesidad humana instintiva universal, que afectaría por igual a todos los individuos,
independientemente del sector y clase social, sexo, grupo de edad a que pertenezcan, y que se expresaría en la frecuentación de bares y cafés, en el gusto por las fiestas, en la participación en las asociaciones, en la práctica de los deportes. Se hace precisa la delimitación del ámbito de la sociabilidad y el establecimiento de postulados teóricos explicativos sobre la misma que respondan a su naturaleza como aspecto de la realidad sociocultural. La Red constituye un ámbito en el que se establecen numerosas relaciones sociales, que algunas veces son extrapoladas y continuadas en el mundo real. Dentro del medio real los cibercafés constituyen un elemento destacable, mientras que los chats, foros de debate, grupos de intereses comunes, son un contexto virtual de sociabilidad.Así, podemos establecer tres tipos de navegantes: Los que navegan en busca de información sin comunicarse con otras personas y que, aunque se comunican con máquinas, no persiguen relaciones sociales. que navegan en busca de establecer relaciones sociales.Los Los que se integran en la cibercultura. Grupos sociales en el ciberespacio. Comunidades virtuales. Nuevas identidades En nuestra opinión, las identidades, como construcciones sociales, juegan un papel central en el desarrollo de los procesos socioculturales, con respecto a las cuales entendemos que el campo de lo político se revela como elemento fundamental, en una doble relación que hace a lo identitario un capital político de primera magnitud, y a lo político un campo esencial para la comprensión del desarrollo y cristalización de identidades e identificaciones (Escalera, 2000). La identidad se construye a partir de la diferencia, involucrando procedimientos de inclusión y exclusión. Esta lucha simbólica por imponer una determinada visión del mundo, que se procesa en la vida cotidiana, está permanentemente en función de la mirada del otro, la identidad del actor social es el resultado de dos definiciones: la externa y la interna. Por un lado encontramos, pues, las clasificaciones originadas en el "exterior del grupo, que muestran cómo " el grupo es reconocido por los demás. Por otro lado, esta definición se completa con la identidad que "parte" del interior del grupo; las formas en que la identidad es simbólicamente representada por ese mismo grupo. Estas dos direcciones que intervienen en la construcción de identidades sociales, se articulan en forma compleja. La difusión de la Red ha traído consigo el establecimiento de nuevas identidades constitutivas de diferentes grupos socioculturales, algunos dentro del ciberespacio, otros no. Llamaremos comunidades virtuales a aquellos grupos cuyo espacio de interacción está constituido dentro de la Red. Así pues, los hackers, los integrantes de foros de discusión o grupos de intereses comunes, los participantes de los juegos de rol y en línea serían ejemplos válidos. Del mismo modo, cuando las distancias físicas no lo impiden, también se pueden establecer comunidades con intereses comunes relativos a la informática o en el caso que nos ocupa a Internet. De cualquier forma, todo esto implica cambios en las relaciones sociales dentro del mundo real o físico, donde los demás sentimientos de identidad o pertenencia al grupo podían quedar modificados o, en algunos casos casi eclipsados, por lo acontecido en la red.
Así pues, las identidades de la sociedad virtual no son excluyentes frente a las de la sociedad real, pero sin duda redefinirán profundamente la propia forma como se construyen todas las identidades (Manrique, 1997). Identidad del anonimato, doble y múltiple identidad Hasta ahora, al menos en nuestra cultura, cada ente cultural adoptaba una identidad dentro del grupo, que definiría su posición en el mismo. Un nuevo concepto de identidad surge implícito en la Red. Paralelamente al mundo real, resulta posible la adopción de diferentes roles dentro de distintos grupos virtuales, o incluso cambiarlos una y otra vez dentro de la misma comunidad. Esto es factible debido a otro factor, hasta ahora inusitado, como es la identidad del anonimato.El cibernauta, cuando está navegando, se halla en un mundo que percibe independiente, donde su vida, sus relaciones, sus intereses y todos los elementos que conformen su identidad en el mundo real, se hallan aparentemente a salvo, y no pueden ser descubiertos. Relaciones de sexo y género Los conceptos de identidad del anonimato, doble y múltiple identidad, señalados en el punto anterior, permiten que se vean, en algunas ocasiones suprimidas las diferencias de sexo y género. El cibernauta puede adoptar el rol de sexo y género que más le interese en cada momento. Sin embargo, el androcentrismo del discurso dominante nos sugiere que las construcciones occidentales del sexo y género son transmitidas. Comercio en Internet Nuevas formas de distribución de la mercancía y diferentes servicios se abren ante nosotros. Numerosas tiendas que ofrecen todo tipo de productos proliferan en la Red. Páginas que permiten a los usuarios subastar sus propios artículos y comprar, páginas para realizar inversiones en bolsa, casinos, el acceso mediante pago a páginas pornográficas, la publicidad en Internet, etc., además de la posibilidad de realizar operaciones bancarias a través de Internet, son algunos de los aspectos que merecerían estudios en profundidad y que están modificando los hábitos mercantiles tradicionales. Ocio y tiempo libre. Turismo Por un lado, la Red constituye una poderosa fuente de ocio que los cibernautas utilizan para disfrutar su tiempo libre. Juegos en red, conversaciones en chats, información sobre curiosidades o temas que les pueden resultar de interés son algunos de sus elementos. Por otro, es una fuente de recursos a los que muchos acuden para planificar su tiempo de ocio y vacaciones. Las agencias de viajes ofrecen paquetes turísticos en sus páginas web, permitiendo la contratación del servicio desde los propios hogares.
Se conforma pues una nueva construcción cultural del ocio y el tiempo libre en, y a través, del ciberespacio. Educación Una serie de recursos didácticos proliferan continuamente en Internet, siendo adoptados en los últimos tiempos por las instituciones educativas con la intención de mejorar la calidad de la enseñanza. Paralelamente surgen titulaciones universitarias impartidas por videoconferencia en la que la distancia física deja de ser óbice para el acceso a las mismas. Comunicaciones. Ámbito privado. Ámbito público En el sector de las comunicaciones, Internet se afirma cada vez más como una alternativa de las tradicionales. El e-mail y las videoconferencias se han implantado recientemente como elementos de uso habitual. Poco a poco el correo electrónico se ha convertido en un serio competidor del correo ordinario. Éste, que implica un gasto económico y un tiempo para trasladar la correspondencia, tiene como competidor a un medio que no presenta tal coste y de resultados casi inmediatos. Igualmente, el teléfono por Internet, que permite realizar llamadas a cualquier parte del mundo a precios muy reducidos, las videoconferencias, que ofrecen la posibilidad de la imagen, etc. son algunos de los recursos que ofrece la Red y que resultan muy útiles y sugerentes tanto para usuarios particulares como para empresas y multinacionales. Por otro lado, las televisiones y emisoras de radio de diversos lugares del mundo, que antes resultaban inaccesibles, ahora se hallan presentes en cualquier ordenador personal. La prensa digital gratuita, la posibilidad de consultar diversos tipos de documentos están modificando el concepto de interacción social. Sexualidad Numerosas páginas web orientadas a la pornografía, denotan las construcciones culturales occidentales del erotismo y la sexualidad. Una vez más, la identidad del anonimato permite al cibernauta navegar, dentro de su mundo privado, por páginas pornográficas de su interés. Cabe destacar que el mayor número de páginas de Internet están relacionadas con la pornografía. La privacidad que adquieren los navegantes, junto al número de páginas relacionadas con la sexualidad, nos permiten intuir la construcción del sexo que, como tabú, se sigue dando en la sociedad occidental.Nuevos dioses y demonios. La sacralización y demonización de la Red Siempre que sucede un acontecimiento de suficiente magnitud como para modificar las estructuras culturales de un grupo, surgen todo tipo de juicios cuestionando los efectos que éste provoca. Lo mismo ha acontecido con Internet. La posibilidad de obtener información ilimitada, de contactar con personas lejanas en el espacio, de comerciar, etc. confieren a la Red, para algunos un estatus ideal. Estatus que se ve degradado cuando concebimos Internet como fuerza destructora de la cultura, homogeneizadora, como sustituto del mundo real en las relaciones sociales, etc. De esta forma, la Red suscita reacciones paradójicas, tanto de idolatría como de condena.
Nuevas adicciones. Adicción a Internet Como ya hemos señalado anteriormente, la adopción de un rol virtual demasiado sugerente puede eclipsar o en algunos casos anular las relaciones sociales dentro del mundo real. Por ello aparece un nuevo fenómeno consistente en la adicción a ese mundo virtual, más gratificante (para algunos cibernautas) que el primero. Por otro lado, muchos de los usuales usuarios de la Red, se han habituado a leer cotidianamente el correo electrónico casi de forma compulsiva o a consultar la información ofrecida por los diarios digitales, entre otros ejemplos, hasta el punto de que el acceso a éstas tecnologías puede presentarse, para algunos, como una necesidad ineludible. Estos comportamientos dependientes de la Red inducen a ser calificados de adictivos. Nuevos miedos. Virus y terrorismo en la red, pérdida de la privacidad La garantía de anonimato con la que los cibernautas se aventuran en su travesía, no es más que un mero espejismo. En su mente puede aparecer la imagen de piratas informáticos que se lanzan al acecho de nuevos botines, en forma de información sobre los navegantes. En los últimos años, importantes empresas han sido atacadas, quedando en entredicho sus invulnerables sistemas de seguridad. El miedo a que alguno de los temidos virus se introduzca en su ordenador se hace patente. Sistemas de seguridad, antivirus y otras armas son utilizados como defensa en un terrorismo sin policía. Conclusiones Múltiples son los aspectos que hemos tratado, y mucho más numerosos los que hemos dejado a un lado y merecen ser objeto de estudio antropológico.(como por ejemplo la realidad de la libertad en Internet, las nuevas manifestaciones artísticas a través de la red (art-net), teletrabajo y e-trabajo, medicina y cirugía en la Red, la guerra, política, etc). Como vemos, un campo casi ilimitado de estudio, que a su vez presenta notables repercusiones en la cultura humana, se ha abierto ante los ojos de los antropólogos. La progresión casi imparable de Internet están situando a la sociedad occidental en el comienzo de una nueva Era que está modificando los usos y hábitos de muchos grupos culturales. Ello nos obliga a realizar un exhaustivo estudio de la Red como estructura cultural reciente y de las culturas que se encuentran en contacto con la misma. Hemos visto que son numerosos los aspectos culturales que el antropólogo debe estudiar, y que nos permiten presagiar, que Internet, a partir de ahora redefinirá, constituyéndose como fundamental objeto de estudio, el futuro de la antropología. 1 http://internet.fiestras.com/servlet/ContentServer?pagename=R&c=Articulo&cid=98356053 3438&pubid=982158432634. Página consultada el 3 de julio de 2002.
2 http://internet.fiestras.com/servlet/ContentServer?pagename=OpenMarket/Xcelerate/Rende r&inifile=futuretense.ini&c=Articulo&cid=982960573623Página consultada el 3 de julio de. 2002.
BIBLIOGRAFÍA
Buxó, M.J. (1998) Antropología, prospectiva y nuevas tecnologías. Barcelona.
Downey, G.L., Dumit, J. y Williams, S. (1995) "Cyborg Anthropology",Cultural Anthropology, 10 (2) Escalera, J. (2000) Sociabilidad y Relaciones de poder KAIROS - Año 4 Nro 6, 2do. Semestre 2000  Faura, R. (1996)Construcción Ideológica de Internet, Barcelona Faura, R. (1998) La cultura local en el ciberespacio. El papel de las Freenets 1er Congreso Virtual de Antropología y Arqueología, Ciberespacio, Octubre de 1998 http://www.naya.org.ar/congresoFaura, R. (2000) Cibercultura, ¿realidad o invención? 2º Congreso Virtual de Antropología y Arqueología, Ciberespacio, Octubre 2000 http://www.naya.org.ar/congresoHaraway, D. J. (1995) [1991]Ciencia, cyborgs y mujeres. La reinvención de la naturaleza, Madrid: Ediciones Cátedra http://www.ati.es/DOCS/internet/histint/ http://geocities/SiliconValley/Monitor/1998 http://www.interhelp.org/historia00.html López, S. y Vargas, M.E. (2000) Internet como medio y objeto de estudio en Antropología 2000 http://www.elrincondelantropologo.com/ Manrique, N. (1997)La sociedad virtual y otros ensayos, Pontificia Universidad Católica de Perú, Fondo Editorial, Lima. http://ssu.agri.missouri.edu/andes/comentario/nm sociedad.html _ Markham, A. (1999)Life Online: Researching real experience in virtual space, London: Altamira Press Mayans, J. (2000) Anonimato: El tesoro del InternautaRevista iWorld, 31 (Octubre, 2000) http://cibersociedad.rediris.es/mayansMayans, J. (2001) Género Chat. Ensayo Antropológico sobre Sociedades Cibertextuales, en Textos de la Cibersociedad, 1. http://cibersociedad.rediris.es/textos Mayans, J. (2002, en prensa) Nuevas Tecnologías, Viejas Etnografías. Objeto y método de la etnografía del ciberespacio Artículo en proceso de publicación en larevista Quaderns de l'ICA. http://cibersociedad.rediris.es/mayans Mayans, J. (2002, en prensa) Metáforas Ciborg. Narrativas y fábulas de las nuevas tecnologías como espacio de reflexión social. Comunicación presentada en elI Congrés de
¡Sé el primero en escribir un comentario!

13/1000 caracteres como máximo.