La lecture en ligne est gratuite
Descargar

Compartir esta publicación

También le puede gustar

Arranque de Campañas: Spots, Retóricas, Pantallas y Redes
Sociales
Escrito por
Jenaro Villamil
el 31 marzo 2012 a las 10:36 am en
Sociedad
Inician formalmente las campañas presidenciales del 2012 con un ejército de más de 10 millones de
spots
que se transmitirán en las pantallas televisivas, estaciones de radio, páginas
online
y salas
cinematográficas. Junto con la batería de
spots
vienen las encuestas como prolongación de la
publicidad, los acarreados reales o digitales de mítines y redes sociales, los ciudadanos convencidos
que acompañarán a los tres principales candidatos (Enrique Peña Nieto, Josefina Vázquez Mota y
Andrés Manuel López Obrador) más un gobierno federal que rechaza dar equidad y se sube al
ring
mediático.
Las primeras cinco tendencias de los arranques presidenciales pueden describirse de esta manera:
1.-Mítines y Trayectorias.-
Desde los primeros minutos del 30 de marzo, Enrique Peña Nieto y
Josefina Vázquez Mota compitieron por un espacio en las pantallas televisivas. El primero inició en
Jalisco y el PRI mostró su músculo territorial organizando mítines paralelos en la mayoría de los 32
estados, en especial, en aquellos que renovarán gobernadores. Vázquez Mota ya no se arriesgó a
una repetición del bochornoso episodio del Estadio Azul y decidió iniciar en un espacio del PAN, en
la Colonia del Valle.
Andrés Manuel López Obrador fue a sus orígenes tropicales. Inició en Macusapan, en un mitin
multitudinario, a la usanza de los que ha protagonizado por todo el país.
Y Gabriel Quadri, la excentricidad de la contienda, decidió ponerle un acento medioambientalista
poco afortunado para un partido que se caracteriza por su corporativismo sindical y no por el
ecologismo.
Peña Nieto ensayó un discurso al estilo de la “Suave Patria”, con retórica acartonada, como si se
tratara de un concurso de belleza. La “nota” fueron sus tres primeros compromisos que firmará ante
notario público, como si el contenido se tratara de
gadgets.
Tiene la ventaja del índice de
recordación, pero poca coherencia con su trayectoria en el Estado de México donde no combatió la
corrupción
ni
transparentó
su
patrimonio
público.
Propuso
“eliminar”
100
diputados
plurinominales, quizá en un exceso de presidencialismo adelantado.
Vázquez Mota también optó por un discurso emocional, como si fuera un curso de superación
personal. Es el tono que distingue el arranque de su campaña: una mujer que viene de abajo, que
recorre sus orígenes y, como reza su
spot
“a mí nadie me regaló nada”.
Evita problematizar o polemizar con la herencia de dos gobiernos panistas sucesivos. Vázquez Mota
viene golpeada por el “fuego amigo”, los escándalos del espionaje de sus llamadas, las falta de
solidez de su equipo y la compulsión de Felipe Calderón por anularla como aspirante autónoma.
López Obrador insiste en la reconciliación. Es el “contra
spot”
del “peligro para México” que le
endilgaron en el 2006. El riesgo es que se descafeína al máximo y los elementos más radicales de
sus simpatizantes pueden separarse. Ya “perdonó” a Calderón, pide disculpas por las afectaciones de
las protestas poselectorales del 2006 y saludó a Vicente Fox en Guanajuato, durante la ceremonia
eclesiástica del papa.
Su mitin de inicio de campaña fue el más genuino por la alegría tabasqueña, las porras y la vitalidad
de Macuspana. Fue el único que mencionó la necesidad de crear empleos para “serenar” el país.
2.-
Plebiscito al calderonismo.-
Felipe Calderón, incombustible, demostró en estos días que no se
quedará al margen. Voluntariamente o no, está convirtiendo la contienda en un plebiscito frente a su
gobierno, y en especial, ante el desastre acumulado de su “guerra” contra el crimen organizado.
Un “error” del jefe del Pentágono calcula en 150 mil los muertos de la obsesión calderonista por
enfrentar la violencia con más violencia. Ya nadie recuerda que se ofreció como “presidente del
empleo” y prometió “las manos limpias”. Ahora quiere ser recordado como mandatario de la
infraestructura.
Calderón utilizará al máximo los resortes presidencialistas para autopromoverse. El miércoles 28
protagonizó un
road show
desde un informe improvisado en el Auditorio Nacional, en cadena
nacional, hasta una entrevista colectiva en el programa
Tercer Grado.
Calderón no informó, advirtió, confrontó, polemizó. Ante la pregunta a modo, revivió la idea de la
“pareja presidencial” y que en el 2018 no “descarta” que la candidata sea su esposa Margarita
Zavala.
¿Será ésta una de las facultades “metaconstitucionales” nuevas que Calderón hereda de Vicente Fox
y le arroja al PAN? ¿Qué diría el recién fallecido Jorge Carpizo, autor del excelente tratado
El
Presidencialismo en México
sobre los excesos calderonistas en esta etapa de contienda
presidencial?
3.-
El Privilegio de Mandar.-
Hace seis años, Televisa utilizó un programa de parodia política, al
estilo del foxismo, para incidir en la campaña electoral. Se llamó
El Privilegio de Mandar.
Ahora
utilizará sus programas de “debate” y “análisis” para colocar en el banquillo a los candidatos.
Pretende llevar la agenda a los terrenos de
Tercer Grado,
tal como inauguró en la noche del 28 de
marzo con los periodistas que se arrebatan la palabra para simular una polémica inexistente.
Televisa llega reforzada, no debilitada a la contienda. La reforma electoral del 2007 no disminuyó
ni su poder ni su habilidad para comercializar el espacio en la pantalla, a cambio de prebendas
políticas. TV Azteca se queda muy rezagada frente a la demostración del consorcio de Azcárraga
Jean de que ellos serán los dueños y señores de las audiencias masivas en esta etapa. La televisión
restringida, también dominada por Televisa, se convierte en el espacio de comercialización informal
prohibida en la pantalla de televisión abierta.
4.-
La Anestesia y la Indecisión Ciudadanas.-
¿Qué está en juego en las elecciones presidenciales
del 2012? A tres meses de los comicios presidenciales no queda claro para muchos ciudadanos. En
el 2000 era el “cambio” mercadológico ofrecido por Vicente Fox que prometía el
spot
del fin de los
70 años de gobierno priista. El desencanto fue mayúsculo y se cobró en el 2003. En el 2006 era la
posibilidad de la llegada de la izquierda partidista al poder, dinamitada por una “guerra sucia”
mediática que anticipó la guerra real, la polarización de todo el sexenio calderonista.
Desde antes del 2012 se ha presentado como “inevitable” el retorno del PRI a la presidencia con un
candidato descafeínado por la mercadotecnia televisiva, robotizado por el
media training
, pero con
una concepción tradicional y autoritaria de la política. Un joven con alma de viejo. Un conservador
que no transmite arrojo ni rebeldía sino “eficacia” (lo que esto signifique). Un representante de la
coalición de feudos priistas en los estados que lejos de debilitarse adquirieron mayor poder e
impunidad en estos 12 años de alternancia fallida.
Para muchos ciudadanos, la contienda del 2012 es una competencia entre aparatos burocrático-
mediático-partidistas y no una convocatoria a la participación electoral. Quizá por eso, el dato más
consistente en todas las encuestas es el crecimiento del voto de los “indecisos”. Algunos calculan
una abstención mayor al 60 por ciento.
5.-Las Redes Sociales.-
El factor más novedoso en las elecciones del 2012 es la irrupción de los
ciudadanos digitales, los usuarios de las redes sociales. Cansados de la hegemonía unilateral de la
televisión, los creadores de blogs, con cuentas en Twitter, Facebook, Youtube y otras plataformas
convergentes irrumpen en la contienda antes del “apagón analógico” del 2015.
Sin embargo, la
Primavera Mexicana
está lejos de generalizarse. Salvo en centros urbanos de alta
densidad demográfica (Distrito Federal, Monterrey, Guadalajara) o en las ciudades más castigadas
por la violencia del narcotráfico, los usuarios de las redes sociales no encabezan un movimiento
sino protagonizan una tendencia. También se reproducen los métodos de la política a la mexicana:
el “acarreo” digital a través de cuentas falsas, consultoras que inventan seguidores y
temas de
moda,
pero con poca eficacia para incorporar a los
digital-escépticos
de las mismas redes.
Siendo aún una minoría frente a las audiencias masivas de la televisión, la radio o la prensa, los
usuarios de redes sociales influyen en esos medios, establecen agenda, al menos en los temas más
ácidos, polémicos. En la fiscalización de errores, contradicciones y carencias.
Son la “casa del jabonero” para candidatos y políticos. Quien resbala en ellas puede no volver a
levantarse o intentar ignorarlas con altos costos también. Ganará quien menos errores cometa frente
a la intensidad de estos medios deliberativos. Uno de los errores es pensar que son maquinarias de
rating
y falsos seguidores.