La lecture en ligne est gratuite
Descargar

Compartir esta publicación

Publicaciones similares

La noche de los pajaros

de les-editions-palacios

UELLAS PñRiS GñRNi£R Hermanos HUELLAS LITERARIAS LIBROS DEL MISMO AUTOR. ULTRAMARINOS. MOSQUETAZOS DE ARAMIS. LITERATURA DE HONAFOUX. PRÓLOGO DEL SPOLIARWM COBA. EL AVISPERO. ESBOZOS NOVELESCOS. HUELLAS LITERARIAS l.r S >J H( X A KOUX -^ PAKIS (>ahmi:r hermanos, i.ihreros-kditores 1894 DEDICATORIA \ /)O.V NICOLÁS I-:STEV.\SEZ. Mi ain¡<'u : aceptarQuiere usted hacerme el favor de; la dedicatoria de este libro? No lo dedico al ni al polilico,i)ublicisla, hombre sinceroni al soldado; dedicólo al y publicistasjusto. Porque no me admiran los notables, ni los políticos consecuentes, ni los veteranos de la patria. Lo que me admira es hombre cabalmente honrado,encontrar un y expresa la ad-usted lo es. Y como cada uno expresomiración según puede, yo se la á usted dedicándole, á falta de cosa mejor, este mayor defecto consiste en decirlibro, cuyo la verdad. me cuestaYo no la puedo evitar, aunque muchas amarguras, innumerables trabajos, un tronchado, toda una vidatodo porvenir pública cortada en su principio... Rebuscando en las páginas de mis libros la causa de los que me dispensaron alguua vez pue-motines benéficos, de las persecuciones que noblos vivir en paz, de todo el horrorme-han dejado calumnias ha vomitado lade injurias quey deprensa contra mí, deduzco que la verdad mis libros tiene la culpa de todo. Pienso seguir diciéndola en los sucesivos, j^orqme el decirla es más fuerte que yo, aun- que deseo librarme de palos pedradas. Uny estacazo no es un argumento, pero noto con espanto que son muchas las gentes que quie- ifen argumentarme en esa forma. Una esta- hedística curiosa que elaborado arroja los siguientes datos : Injurias que me han dirigido. 2.564,325 Calumnias 3.2rJ7,411 Palos recibidos á través del Atlántico 613,508 Bofetadas á igual distancia.. 131,625 Total de horrores. . . 6.546,869 No sé cómo me queda vida para contarlo. Porque de regreso á sus lares, cuando vienen por casualidad esos marqueses de Mores iné- ditos, me mutilan. — Yo, aíirma uno, encontré á Bonafoux en una calle de Londres, sin decirle oste niy,