La lecture en ligne est gratuite
Descargar

Compartir esta publicación

También le puede gustar

La crisis alimentaria global como una preocupación común: retos ante el encarecimiento de productos básicos * Diana Delgadillo Ramírez Introducción
Cuando hablamos de combate a la pobreza, una de las dimensiones de análisis más claras está en la dimensión alimentaria, es decir, la imposibilidad de acceder a una canasta básica, suficiente para cubrir el contenido calórico mínimo que permita un desarrollo físico adecuado. Una rápida mirada el mercado internacional, indica que para muchos países, especialmente los que no son productores y dependen de la importación de granos y alimentos básicos, la fluctuación en los precios es una preocupación constante, toda vez que se trata de una condición básica para garantizar el abasto de productos, a precios asequibles para la mayoría de la población. Para los países que necesitan importar alimentos, lo anterior se convierte prácticamente en un asunto de seguridad nacional.
En la sección de encuestas del Observatorio formulamos a nuestros usuarios la siguiente pregunta: ¿Considera que las acciones de la Cooperación Internacional tienen impactos positivos en la crisis alimentaria de México y el mundo?Las respuestas que recibimos indican que el 24% está en desacuerdo; el 35% está de acuerdo; mientras que el 41% está parcialmente de acuerdo.
A partir de estos porcentajes, la mayoría considera que la cooperación internacional puede aportar elementos para reducir los impactos de la crisis alimentaria, aun cuando, se infiere, es un complemento de acciones nacionales específicas de cada país. Sin embargo, si el precio de las materias primas se fija en el mercado internacional, la colaboración de los países interesados en el tema tendría que ser constante y debería tomar en cuenta que la alimentación es un tema de vital importancia, por todas las implicaciones que tiene.
* Colaboradora del Observatorio de Cooperación Internacional para el Desarrollo en México
Crisis alimentaria global
1
El origen de la crisis alimentaria
De acuerdo con laOrganización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), una crisis alimentaria surge cuando el mercado internacional experimenta un alza estrepitosaen algunas ocasiones, injustificada- de precios en los granos básicos y diversos productos alimentarios. Un antecedente de las crisis alimentarias, se ubica en la condicionalidad impuesta por elBanco Mundial (BM) en los ochenta, cuando parte de sus políticas de ajuste estructural (PAE), incluían una disminución en las barreras arancelarias a productos extranjeros en países en desarrollo o con economías débiles, cuya posibilidad de competir de forma equitativa, se vio limitada. Esta decisión coincidió con un excedente en la producción de Estados Unidos y varios países europeos, quienes colocaron sus cosechas en el mercado internacional; frente a su entrada el mercado, los productos producidos por países en desarrollo, con menor calidad, en algunos casos menor producción y sin apoyo suficiente por parte de sus estados nacionales, hicieron que perdieran las ganancias esperadas, dejando de ser competitivos, economías cuya base principal, era el campo.
Ese momento marcó el inicio de una fluctuación mayor en los precios en productos básicos, que aunque en muchos momentos se ha mantenido más o menos estable, sí se han dado episodios de crisis alimentarias graves, como lo ocurrido hace pocos años. Por ejemplo, entre 2007 y 2008, el mundo vivió un proceso de este tipo, cuando el precio de los granos básicos sufrió presiones financieras fuertes que provocaron un aumento en los precios internacionales, perjudicando a múltiples países; de esa crisis, tres de los más afectados fueron Malawi, Zambia y Zimbawe, quienes experimentaron episodios de violencia e inestabilidad política al interior, ante la falta de alimentos, la incapacidad para comprar los que había en existencia y por una serie de procesos inflacionarios que deterioraron las condiciones generales.
Durante ese momento, el precio de varios alimentos básicos estuvo en los niveles más altos de los últimos 50 años. Según la FAO, su índice de precios de alimentos subió en 9% en el 2006, mientras que para el 2007, se dio un aumento general del 23% (Cox, 2007). El aumento de precios se justificó en términos de leyes del mercado: oferta y demanda; se mencionó como causa, además, al alza en el precio de los fertilizantes, que a su vez, hacen más costoso el proceso de producción, o en caso de no poder acceder a ellos, pueden provocar la pérdida de una cosecha entera. O tra
Crisis alimentaria global
2
razón se ubicó en el alza de los combustibles, necesariosbásicos, de hecho- en el proceso agrícola (maquinaria para sembrar, pero también para transportar y distribuir los productos).
Estas condiciones, desde luego, generan consecuencias negativas para las personas que por un lado, dependen del campo y no pueden beneficiarse de forma directa de esa alza de precios , porque dicha alza no se refleja, necesariamente, en un incremento en el pago por tonelada de sus productos; afecta, además, a quienes no pueden comprar alimentos, porque los precios no son asequibles para ellos. Al respecto, de acuerdo también con cifras de la FAO, existen más de 800 millones de personas que padecen desnutrición crónica, que habitan en países pobres y que no están en condiciones de acceder a una canasta básica que cubra sus requerimientos calóricos mínimos.
Cuando aumenta el precio de los alimentos, se compromete la posibilidad de costear los mismos productos que antes del 2007 y 2008 se compraban en la mayor parte de los países del mundo; por ejemplo, una familia con ingresos limitados se ve obligada a gastar más de la mitad del salario en alimentos, es claro que habrá otras necesidades que no estará en posibilidad de cumplir. Y es que las consecuencias de este tipo de problemática se sienten en el ámbito humanitario, de los derechos humanos, socioeconómico, medioambiental, del desarrollo, así como en el político y en la seguridad en general.
La respuesta internacional ante esta situación, estuvo encabezada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que el 28 de abril de 2008, estableció unEquipo de Tareas de Alto Nivel que trabajara sobre el tema de Crisis Mundial y Seguridad Alimentaria. Este equipo se integró por los jefes de organismos especializados, de fondos y programas del Sistema de Naciones Unidas (SNU), así como de instituciones financieras, quienes establecieron diversas estrategias de manejo de la crisis, buscando reducir el impacto negativo en la alimentación de las personas que, de por sí, tienen ya déficits alimentarios históricos.
Fue además, un esfuerzo por tratar de que el impacto que esta crisis tuvo en los avances conseguidos en el marco de losObjetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), no se dieran por perdidos. De ese momento al actual, existen dinámicas que afectan los precios de los productos básicos y se han mantenido en el tiempo; sin soluciones de largo plazo, las crisis cíclicas en los mercados internacionales, seguirán poniendo en riesgo la estabilidad de precios de bienes básicos.
Crisis alimentaria global
3
Además, existen otras causales que no necesariamente tienen que ver con intercambio de productos, pero que sí están relacionadas
Subsidios, especulación, biodiesel y cambio climático: las múltiples causas de la crisis
En noviembre de 2001 dio inicio la Ronda de Doha de laOrganización Mundial del Comercio (OMC), que consiste en una gran negociación internacional para liberalizar el comercio mundial, y que en esta edición buscó finiquitar un tema que quedó pendiente desde la Ronda anterior, iniciada en Uruguay en 1986: el comercio agrícola.
Con un fin proyectado para 2006, en Doha se buscó profundizar, además del tema agrícola, en la liberalización de la industria y los servicios, entre otros, con miras a que los principales beneficiarios fueran los países en desarrollo.
Sin embargo, muchas de las trabas que se han experimentado durante estos años, están en la falta de acuerdos entre países desarrollados y en desarrollo, prinicipalmente debido a que las propuestas vertidas por las partes han estado marcadas por la desconfianza y las acusaciones de falta de entendimiento y sensibilidad.
Para los países en desarrollo, las propuestas hechas por los países desarrollados buscan proteger sus intereses, por ejemplo, al no dejar de apoyar (subsidiar) su producción nacional. Si ocurre esto, los productos provenientes de países en desarrollo no pueden competir en el mercado, por tener en algunos casos- menor calidad, mayores costos y ser ofrecidos a un precio mayor a los consumidores.
El tema de la tierra, como posesión y como medio de producción, ha estado en el centro de Doha, al verse en la imposibilidad de lograr acuerdos económicos equitativos y que sean aceptados por todos los países involucrados. Se busca construir reglas comerciales que permitan el libre acceso a productos agrícolas por parte de todas las economías; esto implicaría que las economías grandes disminuyeran las restricciones de acceso de productos importados a sus economías, además que los precios a los que podrían vender sus productos, competirían con los de las economías con menos recursos. Esta situación ha limitado la obtención de acuerdos internacionales, toda vez que Estados Unidos y la Unión Europea (UE), principalmente, no están de acuerdo en terminar con el
Crisis alimentaria global
4
apoyo (subsidio) a su producción agrícola, que evita la competencia con productos que no cuentan con ese subsidio y los haría más competitivos en el mercado.
De forma específica, y para tener un mayor entendimiento de las partes de ese ciclo productivo, vale la pena señalar las etapas fundamentales de este proceso, que son: la recolección, el empaquetado, el transporte, el procesamiento, el almacenamiento y, finalmente, la venta. Cada una de ellas tiene un costo, lo que influye en el precio final del producto; por ejemplo, si hay pocos compradores, el productor se verá obligado a vender su producto sin poder influir en el precio. No ocurre lo mismo cuando el número de compradores es alto, porque el productor tiene la posibilidad de imponer un precio específico. A esta consideración también debe añadirse la cantidad de producto con la que se cuente, y su relación con la demanda y cómo ésas consideraciones afectan el establecimiento del precio de los productos.
Por su parte, los países desarrollados, consideran que es necesario mantener este tipo de apoyo, como una forma de garantizar una producción constante, que evite escasez o que introduzca otro elemento de presión a los mercados internacionales. Una dimensión más que se aborda en la Ronda de Doha es el uso extensivo de transgénicos, tema que genera importantes debates éticos en torno de ellos, debido a que no se conocen a profundidad las consecuencias que su uso podría tener en la salud de las personas.
Existen otras voces que apuntan a que, ante esa baja producción y la disminución de las reservas internacionales de granos, el hablar de generación de combustibles a partir de productos del campo o desperdicios orgánicos, podría también afectar negativamente la producción. La búsqueda para identificar nuevas formas de generación de energía es una preocupación internacional, y si hay un interés por investigar esta vertiente, significaría destinar granos básicos para otra área que no es la alimentación, lo cual, dadas las carencias, podría parecer poco prudente, incoherente, incluso no ético.
Para quienes están en favor de la búsqueda de nuevos combustibles, por tratarse de alternativas orgánicas y biodegradables, cumplirían los requerimientos energéticos sin afectar el ambiente. Sin embargo, éste compromiso debería ir acompañado por otro, que garantice que los granos destinados al consumo humano no serían la base, sino que habría una producción adicional. De
Crisis alimentaria global
5
cualquier modo, y más allá de abrir un debate específico sobre fuentes energéticas, lo cierto es que es un factor más a tomar en cuenta en el ámbito de la crisis alimentaria.
Por último, una causalidad cada vez más frecuente es la pérdida de cosechas debido a fenómenos atípicos en el entorno, tales como las fuertes lluvias, las extensas sequías, la extensión del periodo de heladas, por mencionar algunos. Y es que la pérdida de cosechas debido a estos fenómenos, aunada al entorno inestable que de por sí existe, también afecta la fijación en los precios.
Para el caso de México, por ejemplo, durante los meses de enero y febrero, el norte del país se vio afectado por heladas atípicas, que afectaron la producción de jitomate en Sinaloa, uno de los principales productores nacionales. Este evento provocó la pérdida de gran parte de la producción de este año, lo que elevó su precio, y por lo tanto, el índice inflacionario en el país también se vio afectado. La respuesta del gobierno de Felipe Calderón se dio a través de apoyos para resembrar jitomate, luego de que se perdió casi el 70% de la producción anual de este cultivo; pero además, también afectó al maíz, producto básico en la alimentación mexicana. Cabe señalar que esa producción es, más o menos, de 12 millones de cajas de jitomate, de las que cerca del 75% se exporta a los Estados Unidos. Aún cuando se anunció un programa de resiembra del cultivo, aunque se ha trabajado por garantizar el abasto del producto, el campo mexicano, en muchos sentidos, no está preparado para enfrentar este tipo de fenómenos.
La crisis alimentaria y la cooperación internacional: la necesidad de una acción conjunta
Cada una de las dimensiones mencionadas y que presionan los precios de los alimentos, tiene un origen o causa no necesariamente relacionada con el tema alimentario; sin embargo, lo impactan de forma directa. Entonces, ¿qué tipo de acciones habría que poner en marcha para evitar que el problema se agrave?
De acuerdo con Jacques Diouf, director de la FAO, una de las recomendaciones que ha realizado este organismo desde hacer varios años, en especial luego de lo vivido entre 2007 y 2008, fue que era necesario incrementar la productividad y la inversión en la agricultura. Esta sería una forma de romper, en primer término, con la relación cuasi eterna entre pobreza y actividades agrícolasal menos en países en desarrollo-, y activaría ciclos económicos, aumentaría la producción y se contrarrestaría la reciente disminución de existencias de grano almacenadas.
Crisis alimentaria global
6
Sin embargo, uno de los principales beneficios, estaría en el logro de una condición que ha ido adquiriendo importancia en el debate internacional: el tema de laseguridad humana, y específicamente, una de sus dimensiones más importantes que es la seguridad alimentaria, definida de la siguiente forma:
Existe seguridad alimentaria cuando todas las personas tienen en todo momento acceso físico y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias en cuanto a los alimentos a fin de llevar una vida activa y sana.”(FAO, 1996)
Apoyarse en esta definición, por lo tanto, indicaría que en muchos sentidos, la seguridad alimentaria, y por lo tanto la existencia de momentos de crisis, están presentes en varios países del mundo, independiente de la situación internacional. Por ejemplo, los países de África oriental enfrentan dificultades, el caso de Haití luego del terremoto en 2010, en América Latina, países como Bolivia o Ecuador.
No existe algún país que sea autosuficiente en estos temas, sin embargo, las condiciones con las que lo enfrentan, ciertamente, no son las mismas. Con más o menos ventajas, la carencia en los alimentos afecta de forma directa a la población, por lo que se requiere de acciones puntuales, de colaboración entre productores y compradores, atendiendo a las leyes del mercado. Pero también, se hace necesaria una acción firme de parte de los gobiernos, que permita garantizar de forma sistemática, el abasto de alimentos, la protección a los sectores primarios, así como permitir el control de ciertos productos que resulten ser básicos.
Por último, una consideración clave en todo este tema, está en la actividad propia de los estados nacionales, responsables en primer término, de garantizar que todos sus habitantes tengan acceso a alimentos suficientes, que haya un control en la producción y en la comercialización al interior, de forma tal que se garantice el abasto de forma equitativa, lo que además , es una condición básica para alcanzar el estadio de seguridad alimentaria mínimo, en el que la alimentación se proteja como parte de los derechos fundamentales de los seres humanos.
Crisis alimentaria global
7
Una crisis de esta naturaleza, desde luego, y dada la necesaria colaboración entre estados productores de alimentos, requiere de acciones conjuntas para controlar los precios, prevenir y castigar la especulación, acordar normas de acumulación de alimentos que permitan mantener límites saludables de granos almacenados, y en general, permitir que un tema tan delicado como el de la alimentación y las consecuencias que tiene en la vida humana, no se conviertan en un tema complicado en el ámbito internacional.
Referencias:
FAO (1996),Cumbre Mundial de la Alimentación. Informe de políticas.Disponible en: ftp://ftp.fao.org/es/ESA/policybriefs/pb_02_es.pdf, consultado el 16 marzo 2011.Cox, Maximiliano (2007),Tendencias internacionales de productos agrícolas.FAO, disponible en:http://www.rimisp.org/FCKeditor/UserFiles/File/documentos/docs/pdf/Precios%20Intern acionales%20Agricolas.pdf, consultado el 16 de marzo de 2011.SDP Noticias,Cosecha de jitomates severamente afectada por heladas,disponible en: http://sdpnoticias.com/nota/9399/Cosecha_de_jitomate_severamente_afectada_por_hel adas
Crisis alimentaria global
8