7 jours d'essai offerts
Cet ouvrage et des milliers d'autres sont disponibles en abonnement pour 8,99€/mois

Compartir esta publicación



Vol. 6 Nº 3 págs. 399-418. 2008

www.pasosonline.org


Turismo comunitario en Ecuador.
Comprendiendo el community-based tourism desde la comunidad

Esteban Ruiz, Macarena Hernández,
ii
Agustín Coca, Pedro Cantero, Alberto del Campo
Universidad Pablo de Olavide (España)


Resumen: El creciente impulso del Community-based tourism (CBT) como vía para un turismo
sostenible y estrategia para el desarrollo social nos obliga a profundizar en su comprensión. En este artículo
proponemos como táctica teórico-metodológica la focalización analítica en la comunidad. El referente
empírico de la investigación es el turismo comunitario (TC) en Ecuador, donde se han seleccionado
cinco comunidades para llevar a cabo un estudio etnográfico en profundidad. Como conclusión
planteamos un marco comprensivo del TC que tiene tres pilares básicos: la centralidad analítica de las
comunidades, la consideración del TC como ‘traducción’ antes que como ‘adaptación’ al mercado, y el carácter
fortalecedor —antes que debilitador— del TC para las comunidades. De aquí se derivan una serie de
indicadores cualitativos que sirven para encarar, desde el punto de vista teórico, la comprensión general
del CBT y asimismo son útiles para la evaluación de la sostenibilidad de proyectos y experiencias de
CBT.

Palabras clave: Community-based tourism; Turismo comunitario; Comunidad; Ecuador.


Abstract: The growing impetus of community-based tourism (CBT) as a means of achieving sustainable
tourism and a strategy for social development forces us to seek a deeper understanding of this
phenomenon. This paper proposes an analytical focus on the community as a theoretical/methodological tactic.
The empirical reference point in this research paper is the concept of turismo comunitario (TC) in
Ecuador, where five communities were chosen to conduct an in-depth ethnographic study. By means of a
conclusion, a comprehensive framework is put forward for TC, founded on three main pillars: the
analytical centrality of the communities; the consideration of TC as a ‘translation’ rather than an ‘adaptation’
to the market; and the fortifying - rather than debilitating - nature of TC for the communities involved.
This provides a series of factors that can be used to gain a general understanding of CBT, from a
theoretical point of view, and which can also be used to evaluate the social viability of CBT projects and
experiments.

Keywords: Community-based tourism; Turismo comunitario; Community; Ecuador.




ii • Esteban Ruiz, Macarena Hernández, Agustín Coca, Pedro Cantero, Alberto del Campo son miembros del Grupo
de Investigación Social y Acción Participativa (GISAP). Departamento de Ciencias Sociales, Universidad Pablo de
Olavide, Sevilla (España). Email: eruibal@upo.es
© PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural. ISSN 1695-7121 400 Turismo comunitario en Ecuador ...

Introducción culminar los objetivos del ecoturismo
(Scheyvens, 1999) y se deja entrever que la
La preocupación por un turismo sosteni- falta de este envolvimiento es causa de la
ble ha animado crecientemente a buscar debilidad o efectos negativos de algunas
modalidades y productos turísticos que experiencias ecoturísticas (Hernández et
encajen en las culturas y en el medio am- al., 2005). No obstante, el CBT trasciende
biente. A su vez, la impotencia para reducir el nature-base tourism y se desarrolla en
la desigualdad económica y el acceso a los cualquier otro ámbito del sector turístico
servicios básicos de una gran parte de la (turismo cultural, vivencial, de
aventuhumanidad ha convertido al turismo en ra…). Por otro lado, nos encontramos con
estrategia emergente para el desarrollo. muy diversas modalidades de organización
No es extraño, por tanto, que el communi- y gestión del CBT, contemplándose tanto la
ty-based tourism (CBT) esté hoy fuerte- participación pasiva de las comunidades en
mente auspiciado por organizaciones inter- colaboración-dependencia con empresas
nacionales (WWF, 2001; WTO, 2006), Esta- privadas (como mano de obra), como
modados, ONG’s, organizaciones internacionales lidades en las que las comunidades de
forde ayuda al desarrollo y pueblos indígenas, ma autónoma tienen pleno control sobre las
convirtiéndose en muchos países en una operaciones turísticas (Wunder, 2000). Pero
panacea del desarrollo turístico desde aba- quizá la circunstancia más imprecisa en
jo, protagonizado por comunidades que torno al CBT —que la hace un contexto tan
habían sido tradicionalmente objetos antes heterogéneo— es la propia consideración de
que sujetos del desarrollo. Los objetivos del “comunidad”, un concepto muy discutido en
CBT son multiples: “communities´ empo- las ciencias sociales y que en los estudios
werment and ownership, conservation of turísticos se operativiza de múltiples
fornatural and cultural resources, social and mas. La comunidad a la que se refieren los
economic development, and quality visitor estudios sobre CBT tiene un perfil muy
experiencie” (Hiwasaki, 2006:677). variado en relación a las orientaciones
teóNo obstante entre los deseos y las reali- ricas de los autores y los contextos
sociodades siempre se mantienen distancias y culturales analizados. Todas estas
circunsno son pocas las críticas a este modelo de tancias —tipos de turismo, modalidades de
operación turística, sea por neocolonialista, organización y conceptualización de
comuexcesivamente centrado en lo ambiental y nidad— dan cierto carácter difuso al CBT.
dependiente de ONG´s (Manyara, Jones y En la actualidad todo negocio turístico
Botterill, 2006), sea por sus deficiencias afirmará una actitud sensible con el medio
desde una ‘community development pers- y la cultura, por eso la organización y
gespective’ (Blackstock, 2005). No obstante tión turística comunitaria se convierten en
todo esto depende de qué turismo estemos el auténtico elemento distintivo del CBT: es
hablando, de en qué contexto político- la comunidad en el turismo y no tanto el
institucional se enmarque y sobre todo de turismo en la comunidad lo definitorio en el
qué estemos entendiendo por comunidad. CBT. Desde esta perspectiva precisamos
El interés de las agencias y organizacio- estudios que se anclen teórica y
metodolónes internacionales y nacionales, así como gicamente en las propias comunidades, esta
la creciente sensibilidad del mercado, y en es nuestra apuesta metodológica. No
signidefinitiva la profusión de experiencias fica esto que la dimensión de mercado o
turísticas comunitarias, han convertido al institucional queden fuera de interés, sino
CBT en objeto emergente, necesitado de más bien que la atención lógica al mercado,
estudio y reflexión específicos (Stronza, al estado, a otras organizaciones, a la
pro2001). Pero bajo la etiqueta de community- tección ambiental y respeto cultural,
deberbased tourism se esconden realidades muy ían enfocarse desde una rigurosa
sensibilidistintas. El CBT no puede asociarse a dad analítica con la comunidad y sus
forningún producto turístico concreto, si bien mas organizativas. En este sentido nuestro
es indudable su vinculación con el ecotu- objetivo aquí es doble: (1) profundizar en la
rismo. Así se reclama la necesidad de ple- comprensión del CBT a través de la
focalina participación de las comunidades para zación analítica en la comunidad y —como
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 6(3). 2008 ISSN 1695-7121

E. Ruiz; M. Hernández; A. Coca; P. Cantero y A. del Campo 401

consecuencia de ello— (2) apuntar indica- interno, propio de los procesos de
conjugadores para evaluar la sostenibilidad de ción creativa de intereses individuales,
proyectos y experiencias de CBT. parentales y colectivos enmarcados en la
comunidad (Belsky, 1999; Gascón, 1996),
Comunidad y community-based tourism así como de desigualdades en razón de
género, edad y estatus. La existencia de un
La comunidad —como concepto socio- sentido territorial muy acusado que no
tieantropológico—tiene al menos dos caras. ne que estar marcado exclusivamente por
Una refiere casi exclusivamente a contextos criterios de ancestralidad, pero sí de
gessimbólicos apoyados en discursos y prácti- tión, lucha y mantenimiento del territorio y
cas de identificación colectiva en los que los recursos (Chamoux y Contreras, 1996).
pesan más las adscripciones personales que En el seno de las comunidades se
desarrolas relaciones y redes propiamente dichas llan modelos de intercambio capitalista que
(las comunidades simbólicas). La otra evi- conviven con modelos de reciprocidad
dencia que la comunidad constituye princi- (Temple, 2003), asimismo no podemos
olvipalmente un contexto organizativo, de con- dar la importancia que adquieren las
fortrol y gestión social, en el que los individuos mas de trabajo colectivo, como la minga en
se encuentran integrados y desde el cual se el área andina. Y, como no, la comunidad es
gobierna gran parte de sus vidas (las co- un marco simbólico-identitario que articula
munidades tradicionales). En realidad, la a sus miembros en torno a universos de
vertiente simbólica y la vertiente socio- sentido (Cohen, 1985). La comunidad,
siorganizativa conforman un continuum que guiendo a Willmott (1986) (citado en Crow
debe integrarse convenientemente para & Allan, 1994:3), viene a significar ‘tener
comprender qué es una comunidad. Desde algo en común’ y ese común se ancla en tres
la perspectiva que nos interesa aquí, la elementos principales: place, interest and
comunidad debe ser entendida más bien attachment (lugar, interés y apego). Desde
como una trama organizativa de las rela- esta perspectiva, la comunidad conforma
ciones sociales con lógica propia. Este es un tanto un mundo particular como un
ententema ampliamente debatido en las ciencias dimiento compartido, conformándose así el
sociales —debate en el que no podemos “fundamento epistemológico de la
experienentrar ahora (ver Crow & Allan, 1994)— cia comunitaria” que nos apunta Bauman
con postulados extremos: del rechazo a una (2001).
noción que confunde más que ayuda para la La comprensión del desarrollo de la
accomprensión de la vida social, a una con- tividad turística en las comunidades debe
ceptualización romántica, esencialista de estar mediada por una consideración
adelas comunidades como paraísos de la ar- cuada de todo lo anteriormente expuesto.
monía y la ausencia de conflicto. La comu- No todo agregado humano puede ser
consinidad precisa ser desmitificada pero asi- derado comunidad; un colectivo, la sociedad
mismo hemos de reconocer su evidente civil, un grupo, una ciudad, no son
comuniexistencia y funcionalidad. dades en el sentido que aquí requerimos.
¿Qué concepto de comunidad sería ope- La comunidad es una estructura de
funciorativo para encarar el CBT? Comunidad es namiento con entidad en sí misma, sin que
un marco organizativo y de sentido con ello quiera decir autónoma del exterior.
implicaciones múltiples. Entraña una for- Para los efectos que nos ocupan el nivel de
ma de regulación política que incluye tanto relaciones sociales, así como la capacidad
de autoorganización y acción colectivas acusados liderazgos internos como foros
deben ser los elementos principales a con-asamblearios, así como instituciones de
siderar. Comunidad no es una cosa, sino gobierno (juntas, consejos, cabildos,
directivas) a los que se accede por vías variadas una forma.
(edad, prestigio, elección). Una trama de Desde los estudios de CBT se reconoce
relaciones sociales en las que el parentesco ampliamente la centralidad de las
comunijuega un papel destacado, y en el que las dades (Afama, 1996; Cusack & Dixon, 2006;
relaciones cara a cara marcan la pauta Scheyvens, 1999), pero escasamente se
general conformándose una densa red so- investigan desde dentro. Además, en
mucial. Es notoria la presencia del conflicto chos casos la consideración de comunidad
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 6(3). 2008 ISSN 1695-7121

402 Turismo comunitario en Ecuador ...

es demasiado laxa, imprecisa o versátil, analítica puede entenderse como una
limihasta el punto de que se convierte en una tación (todo trabajo tiene limitaciones
obnoción tan amplia que ni siquiera refiere a vias en el tratamiento de su objeto de
esturealidades sociales mínimamente homolo- dio). En este caso la limitación es al mismo
gables, estableciéndose analogías —no tiempo una opción de investigación —
siempre reconocidas— con sociedades loca- consciente y estratégica— porque hemos
les, sociedad civil, o localidades (cfr. Blacks- querido centrarnos en el turismo
comunitatock, 2005; Nepal, 2004; Southgate, 2006): rio principalmente desde la perspectiva de
comunidad no es igual a gente. La perti- las sociedades locales que lo protagonizan.
nencia de la apuesta analítica por la comu-
nidad busca priorizar la comprensión del Comunidad, turismo y turismo comunitario
hecho turístico desde la comunidad, enten- en Ecuador
dida ésta como un ámbito social heterogé-
neo de intereses contrapuestos y en conflic- En Ecuador, ‘comunidad’ es un término
to ante el desarrollo del turismo (Belsky, con una acusada dimensión histórica,
jurí1999; Southgate, 2006). Pero esa heteroge- dica, socio-organizativa, de gestión de
reneidad y los intereses consiguientes se en- cursos y de reivindicación política
indígenacauzan desde las formas comunitarias de campesina que encardina la vida cotidiana
resolución de conflictos y toma de decisio- de muchos ecuatorianos. Así el debate
nes, que no siempre son adecuadamente académico sobre qué sea comunidad se
suanalizadas en los estudios sobre CBT, que- pera —irónicamente— por vía
jurídicodando incomprendidas. La comunidad no es administrativa: las comunidades están
un marco en el que ‘todos son iguales’, o en determinadas legalmente. Esta
circunstanel que las cosas se hacen necesariamente cia facilita el desarrollo del CBT y
asimisentre todos, sino que hay que enfocarla mo su investigación ya que demarca
claracomo un contexto de vida social con sus mente los propios ámbitos comunitarios. No
propias lógicas desde el que se decide qué obstante, el funcionamiento comunitario y
se hace —colectiva o individualmente— la existencia de realidades comunitarias
entre los que tienen capacidad de decisión. van más allá de la mera denominación
Es por tanto una forma de gestionar la in- jurídico-administrativa, y no pueden ser
herente diversidad de intereses y situacio- reducidas a ésta.
nes que encierra. Debemos pensar la comu- La conformación actual de las
comuninidad como un ámbito más racional que dades ecuatorianas se asocia a las figuras
romántico, de ahí su funcionalidad y vigen- de la encomienda y el huasipungo como
cia, por ejemplo para el mundo turístico. formas de articular el territorio y la mano
Las peculiaridades del sector turístico de obra indígena en la época colonial,
agruestán obviamente presentes, pero no son los pando geográficamente a los indígenas en
factores más relevantes para comprender el virtud de la lógica de la explotación agraria
CBT. La demanda en el mercado y el marco capitalista. Posteriormente, se constituyó el
normativo e institucional, son condiciones régimen de las haciendas que reeditaba
necesarias pero no suficientes para el desa- prácticamente los mismos intereses y que
rrollo y la sostenibilidad del CBT. Sin co- fue en cierta medida desactivado con la
munidad no hay CBT. Y aunque es cierto Reforma Agraria de 1964. Las comunidades
que oferta y demanda no caminan nunca ecuatorianas se constituyen formalmente a
solas, en nuestra investigación el énfasis en partir de finales de los años treinta como
la demanda —que hemos tenido en cuen- forma de restituir la vinculación originaria
ta— arroja menos claves interpretativas entre los pueblos indígenas y sus territorios
que el análisis de la oferta. La particulari- una vez que el régimen de haciendas había
dad de dicha oferta radica en unas formas perdido gran parte de su sentido económico.
socio-culturales, unos grupos humanos, Las comunidades, están reguladas desde
unas maneras de relacionarse (con el Esta- la Ley de Comunas de 1937, con diferentes
do, con el Mercado, con los turistas, con los revisiones que llegan hasta la Ley de
Orgaotros, así como entre ellos mismos) que es nización y Régimen de Comunas de 2004
imprescindible conocer. Primar la oferta que define la organización, el gobierno y las
sobre la demanda desde una perspectiva facultades de las comunidades (Estrella,
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 6(3). 2008 ISSN 1695-7121

E. Ruiz; M. Hernández; A. Coca; P. Cantero y A. del Campo 403

2007). De esta forma, la comunidad se in- plantea la necesidad de reconocerlas
ofiserta plenamente en la organización políti- cialmente (legalizarlas), tanto para su
reguco-administrativa del Estado y se da consis- lación como para acallar las voces críticas
tencia a los derechos indígenas que recono- que las denunciaban como competencia
ce la Constitución de 1998. Las comunas desleal (Estrella, 2007). Estas críticas se
poseen bienes comunitarios (tierras) y tie- basan tanto en una defensa corporativa de
nen un sistema de decisión radicado en la las operaciones privadas como en un
reclaasamblea de comuneros y comuneras que mo por discriminación: al enmarcarse
deelige anualmente al cabildo, órgano cole- ntro de las comunidades, las actividades
giado de gobierno y administración. La turísticas gozan de un régimen de exención
reciente potenciación de lo comunitario en fiscal análogo al de la agricultura y
ganael Ecuador coincide con el auge de los mo- dería comunitarias.
vimientos indígenas y su papel político en En el surgimiento del TC se vieron
imlos años 90 (Estrella, 2007). La consolida- plicados diferentes agentes externos
relación de las comunidades en Ecuador, a cionados con el ecoturismo (agencias de
través de su estatus político-administrativo cooperación, ONG´s), por eso no es de
excomo comunas, es, en gran parte, una su- trañar que el TC fuera formalizado por
perposición de disposiciones legales con primera vez al incluirse en 2001 en el
Reestructuras políticas ancestrales, donde la glamento de Ecoturismo y Sostenibilidad.
democracia participativa se solapa con for- Finalmente el TC adquiere plena forma
mas tradicionales en la toma de decisión jurídica en la Ley de Turismo de 2002, en la
(cfr. Korovkin 2000, 2001). que además se reconoce a la Federación
El turismo en Ecuador es la tercera ac- Plurinacional de Turismo Comunitario del
tividad económica en importancia tras la Ecuador (FEPTCE) como interlocutor del
extracción de petróleo y la producción de TC en el país. Desde estos momentos se
plátano, atrayendo a unos 700 mil visitan- inicia un proceso, no exento de
conflictivites al año. La extraordinaria biodiversidad dad, para la regulación del TC en Ecuador
y riqueza cultural de este pequeño país que tiene un hito fundamental en el
acuersudamericano son los catalizadores del do entre el Ministerio de Turismo y la
sector turístico. Sin embargo, el desarrollo FEPTCE que establece un Reglamento
del turismo convencional es muy reciente para el Registro de Centros Turísticos
Co(Solís, 2007). En este contexto, las comuni- munitarios (2006). Este reglamento recoge
dades indígenas y rurales empezaron len- las exigencias que una comunidad debe
tamente, durante las últimas décadas del cumplir para prestar servicios turísticos
siglo XX, a plantearse su participación en (Estrella, 2007) y el ministerio reconoce a la
la actividad turística, desarrollando una FEPTCE el papel protagonista en la
regupropuesta propia: el turismo comunitario lación y definición del turismo comunitario
(Solís, 2007). En la actualidad unas 60 co- (concretamente para el reconocimiento de
munidades indígenas y campesinas ofertan actividades turísticas comunitarias).
Returismo comunitario (TC), estimándose que cientemente se ha implantado una central
esas actividades benefician directa e indi- de reservas autónoma: el Centro de
Inforrectamente a unas 15.000 personas. mación y Comercialización del turismo
CoEl TC en Ecuador presenta una historia munitario en Ecuador (CITURCE);
asiintensa en vicisitudes, dificultades y éxitos, mismo se ha editado una guía de TC y un
abordada desde diferentes perspectivas e manual de calidad específico para este
secintereses, tanto de forma general como en tor (FEPTCE, 2007a y 2007b).
referencia a experiencias comunitarias con- El turismo comunitario, tal como lo
concretas (Cabanillas, 2003; Colvin, 1994; ciben las propias comunidades y su
organiDrumm, 1998; Estrella, 2007; Gould, 1999; zación (FEPTCE), no es un fin en sí
misJeffreys, 1998; Solís, 2007; Wesche, 1996; mo, sino que forma parte de una estrategia
Wood, 1998; Wunder 1996, 2000). Las ope- más amplia tanto de desarrollo local como
raciones de turismo comunitario en Ecua- de consolidación política. Para las
asociador surgieron de forma espontánea desde ciones y organizaciones indígenas y
campelos años 80 estrechamente vinculadas al sinas, también para las comunidades, el
ecoturismo, y sólo desde al año 2000 se turismo comunitario se convierte en un
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 6(3). 2008 ISSN 1695-7121

404 Turismo comunitario en Ecuador ...

medio de reivindicación y autogestión sobre comunidad en el TC es decidida en
asamsus territorios y recursos, que sirve para blea y desde aquí se organiza en torno a las
reclamar un lugar en el Estado y en el Mer- personas que quieren involucrarse en él,
cado, a modo de tactical tourism (Gould, contribuyendo económicamente al conjunto
1999). de la comunidad y sometiéndose a las
regu“… nosotros tuvimos muchas amenazas laciones establecidas. Desde ese momento
como pueblos indígenas. Justamente en el TC es una más de las varias actividades
esos años tuvimos la amenaza de em- que se llevan a cabo en la comunidad a
presas petroleras, marmoleras, madere- partir de los recursos que esta posee y
gesras y había turismo manejado por las tiona. No basta, por tanto, con un análisis
gentes de fuera. Y para la gente joven socio-económico al uso (amortizaciones,
era bueno que hubiera estas empresas inversiones, rentabilidades, etc…), sino que
porque darían trabajo. Pero la gente todo el efecto económico de esta actividad
mayor y las mujeres dijeron que no eran hay que contextualizarlo tanto en la lógica
buenas esas empresas porque se va a de- de mercado como en la lógica de las
relacioteriorar nuestra naturaleza. E iba haber nes de reciprocidad comunitarias, en una
otras intervenciones externas como la suerte de doble economía (Temple, 2003;
drogadicción, el alcoholismo, la prostitu- Michaux, González y Blanco, 2000). Es toda
ción. Y teníamos que decidir sobre qué esta multidimensionalidad híbrida la que
hacer. Poner una alternativa que traiga permite comprender apropiadamente los
un trabajo que trabajen todos pero que efectos positivos del TC sobre dos aspectos
por otra parte no rompa lo comunitario cruciales en las políticas de desarrollo: la
de nuestra gente nativa. Y los dirigentes emigración y la protección ambiental.
(…) dijeron: busquemos una alternativa. Si no hubiera turismo se fuera toda la
Y en varias reuniones decidimos que el gente a hacer carbón ¿y como estaría el
turismo era una alternativa. Que podía valle? pues todo arrasado sin árboles…
ser una alternativa. (…) Y justamente el Además no habría la gente que hay
ahoturismo ha sido una alternativa que vino ra aquí en la comunidad, sólo quedarían
a llenar este vacío …” (presidente comu- los que tienen chivos y animales, los
nidad Machacuyacu). demás estarían emigrados en Salinas o
Por definición el turismo comunitario en Guayaquil… (comunero de Agua
BlanEcuador complementa, no subsume, el fun- ca).
cionamiento económico de la comunidad, la Todo lo expuesto hasta ahora hace del
diversidad económica es una salvaguarda turismo comunitario en Ecuador un
inmepara las comunidades. Su funcionamiento jorable laboratorio para el estudio de CBT,
no se basa en el empleo por cuenta ajena, y tanto por la concreción
socio-políticoen mayor o menor grado, según los casos, administrativa de las comunidades como el
debe generar directa o indirectamente be- potencial de las experiencias de CBT y el
neficios tangibles para el conjunto de la nivel de formalización, regulación y
organicomunidad: aportaciones para los fondos zación de las mismas.
comunitarios. La minga y otras formas de
trabajo colectivo sirven de base y referente Diseño de la investigación
tanto para la organización como para la
generación y mantenimiento de las infraes- En tanto que fenómeno
multidimensiotructuras turísticas (que no sólo se utilizan nal e híbrido, es recomendable que el
análipara fines turísticos); asimismo las rotacio- sis del TC tenga una sólida base empírica
nes y el acceso (individual o por familias) a pero que —a diferencia de otros estudios
las oportunidades del negocio turístico se (Cusak and Dixon, 2006)— nos permita
establecen como líneas preferentes de or- acercarnos al CBT sin un marco previo
ganización. No obstante, no podemos pen- excesivamente determinista. Nuestra
essar que en el TC ‘toda la comunidad’ parti- trategia ha sido aproximarnos a la
cotidiacipa directamente en las actividades turís- nidad del turismo en las comunidades, a la
ticas, sino más bien que la participación en forma en que las comunidades —desde sus
las actividades turísticas está regulada lógicas— desarrollan el turismo, sin
plancomunitariamente. La participación de una teamientos excesivamente preconfigurados,
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 6(3). 2008 ISSN 1695-7121

E. Ruiz; M. Hernández; A. Coca; P. Cantero y A. del Campo 405

abiertos a las contradicciones y las sorpre- der, 1996) y nos ayudan a situar nuestro
sas. Esta es la esencia de los estudios de análisis más allá de las perspectivas que
caso etnográficos que presentamos aquí. ellos, muy oportunamente, han
desarrollaPosteriormente ha venido la confrontación do ya.
de nuestros resultados con otros trabajos. Los estudios de caso, basados en la
estancia de los investigadores en las comuni-Los estudios de caso obedecen a la
necedades, se han desarrollado siguiendo un sidad de conocimiento empírico para
abormismo diseño etnográfico y análogas dar un fenómeno aún incierto a nivel
teóriherramientas técnicas (ver tablas 2 y 3) co. Para la selección de los casos
(comunientre marzo de 2006 y junio de 2007, con dades) se han tenido en cuenta tanto
criteperiodos de estancia que oscilan entre tres rios geográfico-culturales como criterios
y cuatro meses en cada comunidad. Esta directamente relacionados con el desarrollo
estrategia de investigación nos ha
permitiy las tipologías del turismo comunitario en
do reconstruir desde dentro el proceso a
Ecuador. Así las cinco comunidades estu- través del cual las comunidades encaran la
diadas (Tunibamba, Huertas, Machacuya- actividad turística, así como comprobar su
cu, Caguanapamba y Agua Blanca) se re- funcionamiento en la actualidad. El método
parten por las tres grandes áreas del Ecua- etnográfico posibilita el estudio del hecho
dor continental —amazonía, sierra y cos- turístico inserto en el conjunto de la vida y
ta— (ver figura 1). Asimismo, los casos el funcionamiento comunitario a todos los
ejemplifican las distintas tipologías de pro- niveles (ideológico, familiar, colectivo,
políducto turístico comunitario, sea éste de tico, económico…), así como desde la
perscarácter más cultural, étnico, natural o pectiva de la acción de agentes externos a
vivencial. Aunque en la mayoría de los ca- la propia comunidad (instancias estatales,
organizaciones no gubernamentales…). Las sos el TC en Ecuador es practicado por
coherramientas técnicas utilizadas han sido munidades indígenas también se ha
incluiorientadas en virtud de las condiciones, do una comunidad mestiza (Huertas).
tamaños y tipos de turismo en cada comu-Además, las comunidades ilustran distintas
nidad lo que otorga la necesaria flexibilidad situaciones de madurez en cuanto al
turisy operatividad en cada caso de estudio. Fue mo. En tres de ellas la actividad turística
capital desde un principio disponer de un alcanza ya un notable éxito y relevancia, en
claro guión de información que se convirtie-las otras dos se está intentando implantar
ra, a su vez, en la forma de reportar el re-el turismo como parte de la estrategia de
sultado de cada monografía con fines
comdesarrollo local. Así no sólo hemos
introduparativos-analíticos (tabla 2). El diario de
cido variabilidad en torno a lo geográfico, campo, la grabadora y la cámara fueron los
cultural, turístico…, sino que hemos consi- instrumentos principales con los que
regisderado tanto comunidades que ya trabajan trar la información obtenida.
en turismo como aquellas que tienen el Un estudio de estas características —
proyecto de hacerlo. La comprensión del que comporta diferentes casos, contempla
CBT no puede venir sólo de los casos exito- un enfoque etnográfico y busca la
comparasos, o en funcionamiento, sino también de ción— debe basarse en un consistente
traaquellos en los que una comunidad se está bajo de campo y analítico en equipo
(Erikplanteando la oportunidad y sus posibilida- son and Stull, 1998; Ezzy, 2002), sólo así es
des para introducirse en la actividad turís- posible una articulación consistente entre
los datos de cada caso investigado para tica (casos de Caguanapamba y Huertas).
producir resultados conjuntos. El análisis Los datos ofrecidos como caracterización
en equipo se ha sucedido en diferentes mo-general de las comunidades (tabla 1)
obementos de la investigación, así el propio decen en cierta medida a los indicadores,
trabajo de campo se ha ido reorientando en factores y sugerencias desarrollados por
virtud de los análisis colectivos que se han distintos autores (Belsky, 1999; Causak y
llevado a cabo a lo largo de los 15 meses Dixon, 2006; Fuller, Buultjens &
Cumque ha durado el proyecto. Sin lugar a
dumings, 2005; Hiwasaky, 2006; Jones, 2005;
das esta forma de trabajar ha sido
fundaMitchell and Eagles, 2001; Mitchell and mental para alcanzar unos resultados
moet al. 2001; Tsaur, Lin Reid, 2001; Salafsky nográfico-comparativos sólidos.
& Lin, 2006; Timothy & White 1999; Wun-

PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 6(3). 2008 ISSN 1695-7121

406 Turismo comunitario en Ecuador ...

Tabla 1. Descripción de las comunidades
comunidad Tunibamba Huertas Machacuyacu Caguanapamba Agua Blanca
localización Sierra Norte Sierra Sur Amazonía Sierra Centro Costa
Cotacahi / Im- Sta. Isabel / Tena / Napo El Tambo / Cañar Puerto López /
babura Azuay Manabí
población 600 habitantes 250 habitantes 90 habitantes 1200 habitantes 260 habitantes
Grupo étnico Otavalo Mestizos Kuichua Cañari Manteños
Amazónico
Actividades Agricultura, Ganadería Cultivos susbsis- Agricultura, Agricultura
subsiseconómicas ganadería, vacuna (que- tencia (banano y ganadería, cons- tencia, ganadería
producción de sos), agricultu- yuca), cultivos trucción, pequeño comercial, frutos aparte del
turismo ladrillos, servi- ra y horticultu- comerciales comercio. silvestres (tagua),
cios y construc- ra carpintería, (maíz, cacao, construcción,
ción (fuera de la ladrillos y maní). Aves de guianza en Parque
comunidad). adove. corral. Nacional.
Inicio activi-2001 ——— 1993 ——— 1987
dad turística
Estado activi- Consolidado Proyecto consolidado Proyecto consolidado
Habitantes Tres familias 20 Toda la comuni-30 180
involucrados dad
Producto Vivencial, cultu- vivencial , natural, cultural. cultural , viven- Cultural, natural
turístico ral natural Rutas por la cial.
Alojamiento con Recorridos, selva, vida de la Recorridos,
alofamilias y tours, alojamiento y comunidad, jamiento y
aliguías. alimentación. rituales. mentación.
Visitantes 500 visitantes, 150 visitantes, 9.500 visitantes.
estancia de tres estancia de tres Visitas de un día anuales y
promedio días días
estadías
Asamblea y Asamblea. El Toda la activi- La organización Patrocinio de la Organización
comunitaria y cabildo autori- proyecto turís- dad turística se general es comu- asamblea y
cabilturística zan la actividad tico esta lide- organiza direc- nitaria, la organi- do. El comité
turística que se rado por la tamente desde la zación turística arqueológico
implementa por empresa co- asamblea comu- específica está organiza toda la
familias munitaria nitaria. por determinar. actividad turística
MADT pro- comunitaria.
ducciones.
reparto benefi- Desde la opera- Se asignan El dinero
recolecdora Runa Tupa- salarios a los que tado de la activi-cios
ri se abona a participan direc- dad comunitaria se
cada familia tamente en las reparte entre los
participante y la actividades guías. Otras
actiparte proporcio- turísticas y se vidades turísticas
nal a la comuni- decide el uso están grabadas
dad comunitario de comunitariamente
los beneficios.
Intervención Han tenido un Apoyo organi- Han tenido un Apoyos organiza- Financiación de
externa notable apoyo de zativo desde el notable apoyo de tivos y formativos las excavaciones
distintas ONG´s programa de distintas ONG´s desde universida- arqueológicas, y
y agencias inter- turismo comu- y agencias inter- des, ONG´s y de ONG´s para
nacionales. nitario de la nacionales. agencia de coope- infraestructura
universidad de ración internacio- turística y
formaCuenca nal ción
Marketing y Operadora inter- En proceso con Operadora inter- En proceso con Promoción por
venta del comunitaria FEPTCE comunitaria FEPTCE medios propios y
local Runa local RICAN- CITURCE producto
Tupari promo- CIE promociona
ciona y vende y vende




PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 6(3). 2008 ISSN 1695-7121

E. Ruiz; M. Hernández; A. Coca; P. Cantero y A. del Campo 407

Tabla 2.Guión de la etnografía
1 Caracterización completa de la comunidad y territorio (gentes, actividades, espacios, historia,
evolución...). Contextualización del lugar.
2 La comunidad: organización y sentido (diacrónico, sincrónico). Redes de parentesco. La vida
cotidiana (prácticas y creatividad). Lo público y lo privado. Claves básicas de diferenciación social al
interior de la comunidad.
3 El papel de la actividad turística en la comunidad y la cotidianidad (responsabilidades, tareas,
modelo reparto beneficios...). La oferta turística.
4 Cómo se desarrolló el CBT (o la iniciativa en proyecto), proceso diacrónico, intervención externa
vs. iniciativa interna (financiación, infraestructura, formación, la producción de la oferta
turística...)
5 Transformación de la vida comunitaria por el TC: organización, emigración, ingresos, gastos, nivel
de vida, infraestructura nueva creada por el turismo, sentidos y significados...
6 La comunidad simbólica. Discursos de presentación y representación de la comunidad, el discurso
de los guías sobre la comunidad, los modelos de identidad comunitaria.
7 Perfiles de los implicados locales en CBT (o los promotores si se encuentra en fase de proyecto).
Microbiografías líderes locales.
8 Percepción local sobre el turismo y los turistas. El turismo desde la óptica de los locales no
implicados o los que están en contra del turismo.
9 Relación del turista con el local, descripción del contexto del TC como espacio de encuentro entre
culturas. Trascendencia, continuidad, consecuencias.
10 Aproximación a la representación de los turistas sobre la comunidad y el TC (expectativas,
autenticidad, actitudes...).

Tabla 3. Herramientas técnicas
técnica Descripción de uso y contexto
Observación participante inserción en la vida comunitaria, contactos informales cotidianos,
participación en actividades familiares (huertos, recolección frutos silvestres,
preparación de alimentos..), participación en asambleas y reuniones de la
comunidad, mingas y trabajos colectivos, actividades de ocio y tiempo libre, rituales
y celebraciones.
Conversaciones informa- estancias en hogares, recorridos y conversaciones con los turistas,
discusioles nes informales en grupo
Entrevistas abiertas con líderes comunitarios, agentes externos (entre 10-15 por comunidad).
Grabainformantes clave das y transcritas.
Microbiografias seguimiento específico a los guías de la comunidad y líderes comunitarios
con entrevistas específicas.
Consulta documentación cuadernos de visitas, archivos de la comunidad, estatutos de las
comunidades, documentación operadoras turísticas, documentos FEPTCE.


El turismo comunitario desde las comuni- dad y recursos, lo que significa en algún
dades grado la existencia de un espacio de organi-
zación autónoma, desde el que vincularse al
Parecería casi tautológico afirmar que Mercado y a otros actores (ONGs,
organizaen las comunidades la organización comu- ciones, Estado). Lo comunitario en Ecuador
nitaria se convierte en un factor imprescin- se concreta en instituciones (es decir,
órgadible para comprender el hecho turístico nos político-administraivos) cuyos objetivos
comunitario. Pero no lo es. No todas las son regular la gestión de derechos y
obligacomunidades gozan del mismo nivel organi- ciones, bajo el desideratum de simetría e
zativo y político, poseen prácticas colectivas igualdad.
consolidadas, ni tienen igual capacidad de El caso de Machacuyacu es
paradigmácreación, movilización, acción y eficacia tico, pero en modo alguno único. Allí
indivicolectivas. La propia definición de turismo duos diferentes entre sí, organizados en
comunitario subraya una forma de gestión unidades domésticas y grupos familiares,
diferente —comunitaria— sobre una activi- donde la propiedad privada de la tierra y la
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 6(3). 2008 ISSN 1695-7121

408 Turismo comunitario en Ecuador ...

producción agraria se convierten en la base vidad turística trae consigo una ampliación
de sus economías, se dotan de una organi- de los intereses comunes: formalización de
zación política desde la que autogestionar tierras en propiedad colectiva, los fondos
recursos y tomar decisiones en una esfera destinados a las necesidades colectivas de
donde prima la propiedad y el sentido colec- la comunidad se consolidan y agrandan con
tivo: el turismo. El éxito del turismo comu- el aporte del turismo, la participación en
nitario en Machacuyacu, pero también en las asambleas y las mingas son más
freAgua Blanca por ejemplo, se vincula de cuentes, etc. Así los procesos de
fortaleciforma directa con los procesos de participa- miento de la comunidad a través de la
actición, de gestión y de repartos colectivos de vidad turística sólo son comprensibles
desbeneficios que proporciona esta estructura de la existencia de una organización que
organizativa que garantiza el control efec- permite traducir al “lenguaje” comunitario
tivo del grupo sobre el turismo, lo cual ge- el hecho turístico y viceversa, insertándose
nera un efectivo empoderamiento colectivo así en el Mercado de forma específica y
sobre recursos y territorios. De ahí que sea diferenciada. Todo ello bajo el control
cocrucial entender este particular funciona- munitario de la actividad turística,
coordimiento, donde la minga y la asamblea jue- nados desde una operadora indígena de la
gan un papel tan importante. No es casua- zona (RICANCIE).
lidad que estas dos instituciones, la prime- …el turismo comunitario es la unión de
ra de acción colectiva y la otra de tomas de todas las gentes (…) la diferencia es que
decisión colectiva (con distintos nombres las empresas grandes se benefician sólo
según el lugar: asamblea, comité, etc.) go- ellos y las empresas chicas, a través del
cen, allí donde han surgido proyectos de ecoturismo familiar, se benefician
tamturismo comunitario, de una estupenda bién sólo ellas A través de la RICANCIE
salud. no se benefician los intereses
individua“Cuando nos reunimos nosotros tenemos les sino la comunidad. Toda la
comuninuestro pensamiento cada uno. Pero ese dad. No sólo una o dos familias, sino el
no vale. Tenemos que construir un pen- conjunto de la comunidad….Tenemos
samiento colectivo, que sea la suma de como objetivo alcanzar el ingreso de los
los distintos pensamientos individuales, turistas y conservar nuestras riquezas
porque el único pensamiento correcto es culturales y nuestra identidad. Porque
aquel con el que todos estemos de acuer- nosotros somos indígenas de la
Amazondo. Aquel pensamiento asambleario, ía. (Gerente RICANCIE)
aquella decisión que se haya construido Similar dinámica es la que está en el
por todos.” (Líder de Machacuyacu) origen en Huertas del nacimiento de un
El caso de Machacuyacu alumbra algo proyecto de turismo comunitario que allí,
más. Allí el turismo fortalece unas institu- dada la particular relevancia de los
lideciones que se consolidan y refuerzan desde razgos, se articula en una singular
simbioel campo de actuación colectiva en un pro- sis de iniciativa individual y plasmación
ceso de feedback que también observamos colectiva. El liderazgo articula en esta
coen otros contextos. El turismo no deja de munidad andina lo que en otros contextos
ser una actividad complementaria a las se entiende como categorías opuestas
(traeconomías kichwas, basadas en las produc- dición-novedad, individuo-colectivo,
iniciaciones agrarias que se orientan al Mercado tiva-consenso, etc.). Liderazgo y comunidad
pero sobre todo en el autoconsumo que pro- no sólo no se excluyen, sino que conviven en
porciona el cultivo de la chacra. Esto tam- una singular armonía tensionada,
concreethos (Bateson, 1958) y un habi-bién ocurre en Tunibamba o Agua Blanca, tada en un
tus (Bourdieu, 2000) que resultan adap-donde el turismo no es la actividad
princitantes para el turismo. pal. Pero aún así, es lo suficientemente
El estudio en Huertas demuestra que el relevante como para constituir un acicate
liderazgo —como táctica de articulación y del proceso comunitario. Es en este sentido
en el que cabe afirmar que el turismo cons- compenetración de los niveles individual,
truye comunidad (a la vez que la comuni- familiar, comunitario y global— es parte
dad construye el turismo). En Machacuyacu esencial en el funcionamiento del día a día.
esto queda demostrado por cuanto la acti- La comunidad, tanto en su génesis como en
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 6(3). 2008 ISSN 1695-7121