7 jours d'essai offerts
Cet ouvrage et des milliers d'autres sont disponibles en abonnement pour 8,99€/mois

Compartir esta publicación

Reasentamiento y hábitat en zonas urbanas,
*una reflexión en Manizales
Fecha de recepción: 14 de septiembre de 2007. Fecha de aceptación: 8 de abril de 2008
Anne-Catherine Chardon
Doctora en Geografía Profesora Asociada
Universidad Nacional de Colombia, Manizales acchardon@unal.edu.co
Resumen El escrito que a continuación se relaciona, está vinculado a un estudio que pretende, desde la
acepción amplia, integral y compleja de los conceptos de hábitat, desarrollo y sostenibilidad,
analizar procesos ofciales de reasentamiento de poblaciones urbanas vulnerables en un contex-
to de amenazas naturales. Después de contextualizar y refexionar conceptualmente y desde el
punto de vista normativo sobre la temática del reasentamiento ofcial, el artículo presenta y analiza
casos particulares de reasentamiento, más específcamente la ciudad de Manizales después de haberse
desarrollado el primer proyecto de este tipo en la ciudad. Adicionalmente, el análisis tiene un enfo-
que comparativo, puesto que, en el marco del reasentamiento, el estudio no solamente contempla
el nuevo sitio de destino, sino también el lugar de origen. El estudio tiene como fn, la realización
de un modelo matricial de análisis de procesos de reasentamiento, con identifcación y construc-
ción previas de indicadores.
Desarrollo, habitabilidad, hábitat, reasentamiento, sostenibilidad, vulnerabilidad.Palabras clave
autor
Asentamientos urbanos, Poblaciones vulnerables, Amenazas naturales - Manizales Palabras clave
descriptor (Colombia).
226
* Artículo producto de una investigación en curso.
Título del proyecto: “Procesos de reasentamiento de poblaciones urbanas vulnerables en contextos de amenazas naturales: modelos de análisis desde la complejidad
del hábitat, el desarrollo y la sostenibilidad. El caso de la ciudad de Manizales.” Con código 20201004784. Entidad ejecutora: Universidad Nacional de Colombia, sede
segundo semestre de 2009. Grupo de Investigación: Hábitat y Tecnología, Categoría B Colciencias, línea de investigación “Hábitat y Vulnerabilidad”.

CUADERNOS DE VIVIENDA Y URBANISMO. Vol. 1, No. 2, 2008: 226 - 247
ENERO &ECHA lNALIZACI7N MBIA Y #OLCIENCIAS 0ROYECTO EN DESARROLLO &ECHA DE INICIACI7N -ANIZALES %NTIDADES lNANCIADORAS 5NIVERSIDAD .ACIONAL DE #OLOResettlement and Habitat in Urban Areas, a Reflection in
Manizales
Abstract Te following paper is related to a research project that intends to analyze, from a broad
comprehensive and complex look at the concepts of habitat, development, and sustainability,
the ofcial process of relocation of urban vulnerable populations in the context of natural
hazards. After contextualizing and conceptually refecting, from a normative point of view,
about ofcial relocation eforts, the article presents and analyses specifc resettlement cases.
It looks specifcally at the city of Manizales 20 years after the development of the frst project
of this kind in the city. Furthermore, the analysis adopts a comparative focus, in the context
of relocations, because it not only considers the new place of relocation, but also the original
one. Te aim of the study is to produce an analysis matrix model for relocation processes,
previously identifying and building indicators.
Key words Development, Habitability, Habitat, Relocation, Sustainability, Vulnerability
author
Key words Urban Settlements, Vulnerable Populations , Natural hazards - Manizales (Colombia)
plus
Reassentamento e Hábitat em Zonas Urbanas,uma
Reflexão em Manizales
Resumo Este texto está vinculado a uma pesquisa que pretende, desde uma ampla acepção, integral e com-
plexa dos conceitos do hábitat, desenvolvimento e sustentabilidade, analisar processos ofciais de
reassentamento das populações urbanas vulneráveis num contexto de ameaças naturais. Depois de
contextualizar e refexionar conceitualmente, e desde o ponto de vista normativo sobre a temática
do reassentamento ofcial, o artigo apresenta e analisa casos particulares de reassentamento na ci-
dade de Manizales, aos vinte anos do desenvolvimento do primeiro projeto deste tipo na cidade.
Adicionalmente, a análise tem um enfoque comparativo, embora que no marco do reassentamen-
to, o estudo não somente contempla o novo lugar de destino, mas também o lugar de origem. A
pesquisa tem como fm, a realização de um modelo matriarcal de análise dos processos de reassen-
tamento, com a previa identifcação e construção de indicadores.
Palavras chave Desenvolvimento, habitabilidade, hábitat, reassentamento, sustentabilidade, vulnerabilidade
autor
Palavras chave Assentamentos urbanos, populações vulneráveis, ameaças naturais - Manizales
227descritor (Colômbia).
Reasentamiento y hábitat en zonas urbanas, una reflexión en ManizalesIntroducción
La mayoría de las regiones naturales, político- Al contrario, dichos proyectos se plantean, al igual
administrativas de Colombia y, particularmente, que muchos proyectos de vivienda de “interés
las zonas urbanas, presentan una vulnerabilidad social...”, desde la relación costo/benefcio, la
incontestable ante amenazas de origen natural, cual busca la rentabilidad fnanciera del ejercicio
generando por consiguiente una situación de de urbanizar y además, con un presupuesto muy
riesgo que, con frecuencia, se materializa en de- limitado, puesto que, para gran parte de la pobla-
sastre, cuando la sociedad urbana amenazada y ción afectada, la base es el subsidio de vivienda
vulnerable no está en capacidad de responder ante otorgado por el Estado.
la ocurrencia del fenómeno y resulta afectada por
ella. Desde la costa Caribe, pasando por el valle de Por lo tanto, los nuevos lugares de vida se mate-
los ríos Magdalena y Cauca, la región andina, la rializan en un conjunto de espacios o casas –pero
costa pacífca, hasta llegar a los límites con Ecua- no viviendas– de área muy pequeña, construidas
dor y Perú, se registran, frecuentemente y de ma- en serie y que corresponden a las mal llamadas
nera repetitiva, fenómenos como inundaciones, “soluciones de vivienda”, sin proponer un entor-
vendavales, sismos, deslizamientos o erupciones no de vida digno y aceptable, sin equipamientos,
volcánicas entre otras, que, en estos territorios ha- espacio público, servicios, soluciones de empleo,
bitados, a veces con densidades elevadas, obligan educación, conservación o reconstrucción de un
al desalojo defnitivo de ciertos sectores urbanos. tejido social, entre otras, es decir, sin concebir el
Ante este tipo de situación y cuando se registra la proyecto de manera global e integral, sin buscar
pérdida de la vivienda o cuando la amenaza es in- condiciones de desarrollo que permitan una real
minente y no existe la posibilidad de actuar sobre implementación de un sistema de vida sostenible,
ella con el fn de mitigarla parcial o totalmente, así como el mejoramiento de la calidad de vida, es
los municipios tratan de plantear soluciones a tra- decir, un hábitat donde vivir y donde habitar.
vés de procesos de reubicación o reasentamiento
que consisten, con diferentes modalidades, en la Parte de la explicación de dicho contexto se en-
adquisición por parte de la comunidad vulnera- cuentra en la visión, muy limitada y sesgada, del
ble, de un lugar de vida nuevo o “usado” en un concepto de vulnerabilidad que manejan, tanto
sitio seguro, desde el punto de vista de la geo- las entidades públicas como las privadas vincu-
dinámica o de fenómenos de origen climático. ladas al ejercicio de la planeación territorial. Lo
El principal objetivo de este tipo de medida es anterior se debe a que consideran que dicha vul-
efectivamente proteger la vida y los bienes de la nerabilidad es provocada exclusivamente por fac-
población y disminuir su nivel de vulnerabilidad tores físico-naturales –tipo de suelo, topografía,
ante las amenazas mencionadas pero, en la gran clima, red hídrica, etc. y físico-espaciales –lugares
mayoría de los casos, estos procesos instituciona- de vida mal ubicados y de mala calidad construc-
les de reubicación se caracterizan por una falta de tiva principalmente–, mientras, la realidad es otra
integración de los conceptos “hábitat”, “vulnera- ya que los factores de vulnerabilidad pertenecen
bilidad”, “desarrollo” y “sostenibilidad”. De igual también a las dimensiones social, cultural, educa-228
manera, dichos procesos también son producto cional, económica y político-institucional, parti-
de una falta de consideración de tal situación cularmente. En otras palabras, la vulnerabilidad
como una problemática sistémica que, como se genera y funciona como sistema y como tal, se
tal, debe ser aprehendida, analizada y resuelta. tiene que analizar, evaluar y mitigar.
CUADERNOS DE VIVIENDA Y URBANISMO. Vol. 1, No. 2, 2008: 226 - 247Por consiguiente, los proyectos de reubicación no la vivienda social y también de la vivienda digna,
solucionan completamente la situación de vul- pero sin que el concepto de reasentamiento sea el
nerabilidad de la comunidad afectada y además, objeto de estudio como tal, sino que, al analizar
pueden propiciar la continuidad o la creación de el problema de la vivienda social o de interés so-
otros tipos de vulnerabilidad. Esto quiere decir cial, simplemente se mencionan los procesos de
que se pueden asociar a otras amenazas como la reasentamiento (Fique, 2006; Sierra 2006; Tar-
falta de oportunidad social y económica, la falta chopoulos S. & Ceballos R 2005 y 2003).
de lugares de esparcimiento, el hacinamiento, la
falta de habitabilidad, la ruptura del tejido social Desde el punto de vista conceptual, el reasen-
en el espacio familiar, así como la de relación tamiento de poblaciones urbanas vulnerables a
con el vecindario, que pueden llevar a categorías amenazas naturales se puede contemplar como
de riesgos posiblemente más difíciles de contro- un simple ejercicio de traslado de población; es
lar y reducir, que los inicialmente asociados a decir, un reasentamiento espacial, hasta la crea-
un deslizamiento o una inundación. Los ejemplos ción de un nuevo territorio o hábitat de vida.
de retorno al lugar de origen tampoco faltan. Esta última acepción es la más interesante, puesto
Esto sucede cuando la familia reubicada considera que demuestra una visión integral y sistémica de
que sus condiciones y calidad de vida eran mejores la situación. Efectivamente, el proceso de rea-
allí que en el nuevo asentamiento, situación que sentamiento debe llevar a unas condiciones de
cuestiona ampliamente los procesos ofciales de hábitat óptimas, ya que su fin es mejorar las
reasentamiento. Estos escenarios, aun si cumplen condiciones de vida, inicialmente en relación
con la normatividad ofcial que los rige de manera con condiciones físico-naturales, pero también
particular o que orienta las políticas de vivienda desde el punto de vista social, económico y físico-
en general, alejan los procesos de reubicación de espacial, entre otras.
lo que tendría que ser su principal objetivo: la
creación de un hábitat digno, multidimensional Los autores cosideran que para empezar a abor-
en pro del desarrollo sostenible de la comunidad dar el tema, es importante plantear las refexiones
que ahí se desenvuelve. emitidas principalmente sobre los conceptos de
hábitat, vivienda, habitabilidad, habitar y vulne-
La situación anteriormente comentada generó la rabilidad, desde sus acepciones más limitadas y
refexión sobre los procesos de reasentamiento que sesgadas, hasta las dimensiones más complejas y
se plantea a continuación. reales que pueden abarcar.
En lo relacionado con la problemática del hábi-El reasentamiento en su entorno
tat, concepto “articulador” para abordar el tema conceptual
propuesto, los estudios contemplan el concepto
desde el objeto “casa”, pasando por la “vivienda” El tema del reasentamiento, analizado a la luz
y fnalmente, considerando la vivienda y su entor-del hábitat, la vulnerabilidad, el desarrollo y la
no como contexto multidimensional (Florian B., sostenibilidad, no ha generado, hasta la fecha,
2002; Fadda & Jirón, 2000; Franco S., 1996).producción escrita. Lo anterior quiere decir que
desde esta cuadridimensionalidad, situación que,
La distinción entre casa y vivienda es funda-en parte explica por qué los procesos y proyectos
229
mental, sobre todo cuando de análisis de rea-de reasentamiento poco contemplan e integran
sentamiento se trata, puesto que en la mayoría dichos conceptos, pues todavía la preocupación
de los casos, los procesos de reubicación o en no ha alcanzado este nivel de refexión. La pro-
general, los proyectos, mal llamados de “vivien-blemática ha sido abordada principalmente desde
da”, se limitan al objeto casa, y de ahí su fracaso. el tema de la vivienda y más particularmente, de
Reasentamiento y hábitat en zonas urbanas, una reflexión en ManizalesLa casa, como lo afrma Moreno ( et al., 2005) rencia a la luz de la construcción de ciudad y ciu-
es “(...) parte de la vivienda, de uso privado, que dadanía, aspectos fundamentales. Efectivamente,
garantiza a quien la habita protección, abrigo y para sentirse de algún lugar, ciudadano de su
descanso (...)”; es decir, la casa es el objeto mate- cuadra, de su barrio, de su ciudad, es necesario ha-
rial bruto como tal, la edifcación caracterizada bitar (Heidegger, 1994); es decir, el hábitat como
por un sistema constructivo, materiales, cubierta sensación o sentido de pertenencia, características
y distribución interior, lo cual, en ningún mo- esenciales que tienen que acompañar un proceso
mento garantiza que se presenten unas condi- de reasentamiento, donde los nuevos ocupantes
ciones aceptables o dignas de vida ni tampoco el pueden ir tejiendo relaciones estrechas con el lu-
desarrollo de las personas que ocupan los espacios, gar, aspectos que desarrolla Schulz (1975), a través
quienes en ocasiones no los viven ni los habitan. del denominado genius locci, cuando se permite el
En contraposición, la vivienda sí debe permitir el hecho de ser y pertenecer al lugar habitado.
hecho de vivir, habitar, existir y desarrollarse, en
medio de condiciones apropiadas de: ubicación Es ahí cuando el concepto de hábitat empieza a
espacial en relación con los principales servicios, perflarse con toda su complejidad, y defnitiva-
infraestructuras y fuentes de empleo; accesibilidad mente, representa mucho más que la vivienda o
física; seguridad; salubridad; dotación en servi- un conjunto de viviendas (Segre, 2004). Moreno
cios públicos –agua, luz, alcantarilla, teléfono, (et al., 2005) por ejemplo, defne el concepto:
recolección de basura, etc–; adecuación durable “Como asunto complejo, es el ámbito en el cual
en cuanto a sistema constructivo y materiales; los individuos y los grupos establecen relaciones
iluminación; ventilación; espacialidad y diferen- bióticas, físicas y antrópicas; permite estructurar
ciación social y funcionalmente adecuada de ella, territorialmente distintos sistemas de organi-
y sociabilidad principalmente. De igual manera, zación y formalización cultural, institucional,
el concepto de vivienda, es decir el lugar íntimo económica, social, ecológica y política del habi-
de vida, también tiene que estar relacionado con tar”. El hábitat es efectivamente la resultante del
aspectos fnancieros y de tenencia de la tierra. encuentro cruzado entre tres dimensiones: físico-
Esto ya que se debe permitir, desde el punto de natural, físico-espacial y socioantropológica que,
vista fnanciero, el acceso a la vivienda a todas las consideradas de manera simultánea, conforman
categorías de la población y la seguridad jurídica la dimensión ambiental en su acepción más am-
de su tenencia. plia y obligan a una visión integral de este objeto
muy particular pero fnalmente, común, puesto
Estas preocupaciones no se pueden comprender que corresponde al contexto y sistema de vida de
sin haber entendido que la vivienda no se limi- cada uno. Esta visión lleva a Chardon (2006) a
ta al territorio comprendido entre los muros, considerar el hábitat, en el contexto urbano:
sino que la vivienda también hace referencia al
Como un bio-físico-eco-socio-sistema, es decir un espacio que empieza de los muros hacia afuera,
sistema cuyos componentes son el espacio urbano, sus es decir, el entorno próximo, en general de uso
ocupantes –caracterizados por un contexto y procesos
público, pero necesario para una vida cotidiana
sociales, económicos, históricos y culturales–, el entor-
aceptable. no natural como físico-espacial, el contexto político-
institucional y las relaciones como vínculos que estos
230
Con esta acepción global e integral del concepto, elementos tejen entre sí. Por consiguiente, el hábitat
representa mucho más que el habitáculo, el techo, la se puede afrmar que las reivindicaciones por el
casa o la vivienda, el hábitat es tangible e intangible, derecho a la vivienda digna incluyen, de manera
lleno y vacío, es pasado, presente y futuro, construido
explícita, un llamado por el derecho a la ciudad.
y en construcción permanente (...)
Giraldo (et al., 1996) analiza también esta dife-
CUADERNOS DE VIVIENDA Y URBANISMO. Vol. 1, No. 2, 2008: 226 - 247Esta dinámica del hábitat es esencial, pues los ha- mismo documento plantea unos lineamientos
bitantes del lugar necesitan poder transformar su muy interesantes, donde se defnen las variables
espacio de vida tanto privado como público y más que podrían orientar una política de hábitat dig-
por gusto que por necesidad, es decir, no porque no: obligaciones de los Estados para garantizar el
viven en un sitio que no les corresponde o donde derecho a la vivienda, derecho a un ambiente sano
no se reconocen, sino porque ellos mismos evo- y ecosostenibilidad, desarrollo sostenible, equidad
lucionan y requieren encontrar un contexto o sis- social, integralidad, participación ciudadana, co-
tema de vida acorde con este cambio o evolución. operación y corresponsabilidad, habitabilidad,
De igual manera, el mercado de la fnca raíz, en disponibilidad de servicios, materiales, facilidades
el cual se pueden incluir los programas de reasen- e infraestructura, lugar, gasto soportable, asequi-
tamiento, tienen que adaptarse a estas modifca- bilidad y adecuación cultural (Departamento de
ciones en las formas de vida y necesidades, como Cundinamarca, 2005).
gustos asociados, que, según Lefebvre (1975), se
deben analizar desde tres ópticas básicas: formal, De igual manera, no se pueden desvincular los
funcional y estructural. Tales mutaciones también conceptos de hábitat y habitabilidad, del senti-
son objeto de estudio por parte de Arango (1997a do de habitar, el cual corresponde a las formas
y et al. 1997b) quien, en función de la evolución cómo el ser humano como habitante se apropia,
de las necesidades de los moradores, analiza los transforma y acondiciona el espacio que ocupa.
procesos de transformación que se han realizado Por supuesto, el habitar no solamente depende
en el campo de la vivienda. de la manera cómo el habitante suele utilizar los
espacios, sino también de los espacios mismos,
Al concepto de hábitat, está íntimamente ligado es decir, si éstos están conformes a las formas de
él de habitabilidad que no se limita a la vivienda, habitar de sus ocupantes; de ahí, las fuertes inte-
sino que también se aplica al entorno del proyecto rrelaciones existente entre el habitante, su espacio
y es relativo a las características de diseño, calidad y luego territorio, que llevan a la existencia de
de la estructura y del entorno. Estas característi- multitudes de hábitats conformados de múltiples
cas son analizadas a través de principios como: el maneras.
ordenamiento del entorno, los usos adecuados de
la tierra, las densidades de población, la seguridad A la luz de estas refexiones, cuando de reasen-
y sanidad de las construcciones, la movilidad y tamiento de población se trata, se entiende por
facilidad de acceso para todos a los bienes, los qué es fundamental considerar el proceso, inte-
servicios y los medios públicos de esparcimiento grando los conceptos de hábitat, habitabilidad y
de la ciudad, la salud pública, las condiciones de habitar. Pues, reasentar poblaciones corresponde
seguridad, la educación, y la integración social a construirles un nuevo espacio de vida que ellas
principalmente, en cuanto a entorno se refere. tienen que sentir como territorio de vida: un
espacio habitable, amigable, confortable donde
Por otro lado, la habitabilidad de la estructura se cada uno reconoce y siente el lugar, un lugar del
analiza teniendo en cuenta las exigencias de las cual se puede apropiar y donde se es reconocido
personas para satisfacer, entre otras, las siguientes –reconocimiento de la identidad individual y
necesidades: habitación, reproducción, seguridad, colectiva. Dicho nuevo hábitat, por supuesto,
231
salubridad, descanso, privacidad e integración; tendrá que propiciar las condiciones necesarias
es decir, las condiciones mínimas requeridas pa- para el habitar, es decir, para el restablecimiento o
ra lograr una sensación de confort y bienestar mejoramiento de las condiciones y nivel de vida,
personal como colectivo en un asentamiento en un contexto legal, seguro y sostenible.
determinado. Más allá de estas precisiones, el
Reasentamiento y hábitat en zonas urbanas, una reflexión en ManizalesFinalmente, importa mostrar la importancia del Desde el Ministerio de Ambiente, Vivienda y
Desarrollo Territorial, dicha temática tiene plan-concepto de vulnerabilidad, detonador del proce-
teamientos aparentemente claros pero contradicto-so de reasentamiento. La vulnerabilidad, como lo
rios, pues por un lado, existe una visión teórica del comenta Chardon (2002) corresponde a:
Estado de apariencia altruista, la cual afrma que:
La probabilidad –es factible a priori, pero no seguro– de
que un sujeto o elemento expuesto a una amenaza natu- (…) la oferta de vivienda debe corresponder a unos cri-
ral, tecnológica, antrópica o socionatural, sufra daños y terios de habitabilidad y a la capacidad adquisitiva de los
pérdidas humanas como materiales en el momento del nuevos hogares. (…) y debe cumplir con los siguientes
impacto del fenómeno, teniendo además difcultad en principales requisitos: (…) 1- El área requerida por cada
recuperarse de ello, a corto, mediano o largo plazo. Lo vivienda debe depender, en gran medida, de los patro-
que signifca que la vulnerabilidad se considera antes, nes culturales de habitación, la capacidad adquisitiva
durante y después del evento. Esto implica que la vul- y composición de los hogares y las condiciones climá-
nerabilidad también expresa la ineptitud en anticipar, la ticas; 2- Los hábitos y costumbres habitacionales de la
infexibilidad del elemento expuesto, su incapacidad en población y su capacidad para adaptarse a patrones de
resistir o absorber el impacto –resistencia– y adaptarse a alta densidad; 3- La viabilidad técnica y fnanciera para
los cambios de toda índole que éste genera a fn de recu- construir en determinadas densidades y volumetrías y
perarse y restablecer sus medios de vida-resiliencia. 4- La normativa vigente en términos de cesiones, vías,
espacio público, equipamientos. (Ministerio de Am-
biente, Vivienda y Desarrollo Territorial, 2004). El enfoque propuesto deja entender que en
los procesos de reasentamiento el concepto de
Este interés aparente por cierto bienestar de la vulnerabilidad no se debe contemplar solamente
población, también se expresa cuando la Ministra como punto de partida, es decir, la vulnerabili-
de Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo re-dad como detonante del reasentamiento, sino
cuerda en el Congreso Nacional de Avaluadores y también como una situación posible a la cual se
Colombiano de la Construcción 2005 que, el Pre-puede llegar o volver a llegar si el proceso de rea-
sidente Avaro Uribe Vélez siempre ha recalcado sentamiento no se piensa ni desarrolla de manera
que: “A los colombianos pobres no los podemos adecuada.
seguir metiendo en unas urbanizaciones donde
quedan apretujados. Hay que ser muy exigentes Ahora bien, después de esta contextualización
en vías, en senderos, en áreas recreativas”, agregan-temática y conceptual es importante plantear el
do que para el Gobierno: “la política de vivienda marco institucional que rige los procesos de rea-
es un instrumento fundamental para mejorar sentamiento en Colombia.
la calidad de vida urbana, construir un país de
propietarios, impulsar la reactivación económica, El reasentamiento en el contexto
la reactivación social y la generación de empleo”,
institucional acá se toca directamente el tema del reasentamien-
to, cuando se comenta que una de las estrategias
del Gobierno en la materia, es la prevención El contexto nacional colombiano, en el cual
y mitigación de riesgos ambientales urbanos a se enmarca el tema del reasentamiento de pobla-
través de la defnición de lineamientos para lapo-ciones urbanas vulnerables a amenazas naturales,
lítica de reasentamiento (Ministerio de Ambiente, se inscribe principalmente dentro de los proyec-
Vivienda y Desarrollo Territorial, 2005).tos de vivienda en general y más particularmente
232
de los programas de Vivienda de Interés Social
Pero está claro que, a pesar de una supuesta bue-(VIS). Por supuesto, la temática también hace
na intención de optar por una calidad digna de parte de las acciones emprendidas en el marco
de las políticas de gestión del riesgo aplicadas al hábitat, la preocupación del Gobierno en mate-
ordenamiento territorial. ria de vivienda es más del orden cuantitativo que
CUADERNOS DE VIVIENDA Y URBANISMO. Vol. 1, No. 2, 2008: 226 - 247cualitativo, pues en el mismo discurso, los únicos Ahora bien, dicha visión u orientación del Estado
comentarios detallados sobre tema, hacen énfasis colombiano hacia la política de reasentamiento
en el número de viviendas construidas, el número y de vivienda en general, no existe per se, sino
de subsidios otorgados y en los empleos generados que responde a un contexto legal y normativo,
por la reactivación del sector de la construcción. orientado principalmente por los principios de
De igual manera, en otra publicación del Minis- la Constitución Colombiana de 1991 y ciertos
terio (Ministerio de Ambiente, Vivienda y De- aspectos de la leyes que, en el país, rigen la planea-
sarrollo Territorial, 2002), se anuncian las áreas ción y gestión del territorio de manera general.
estratégicas para el cumplimiento de los objetivos
de la política de vivienda para el periodo 2002- Por otro lado actualmente, el Estado colombiano
2006, las cuales son: el desarrollo de instrumentos no cuenta con una política reglamentaria especí-
fnancieros, entre otras el subsidio y crédito fami- fca para formular y ejecutar planes de reasenta-
liar de Vivienda de interés social (VIS) y el desa- miento, de cualquier índole que sea, sin embargo,
rrollo técnico por medio de sistemas constructivos existen normas constitucionales y legales genera-
y materiales como la titulación y regularización de les, cuya flosofía puede aplicarse a los procesos
asentamientos con un énfasis particular en gru- de reasentamiento.
pos especiales de la población como por ejemplo
“(…) las víctimas de desastres naturales (…)”, lo A partir del 4 de julio de 1991, entró en vigen-
cual demuestra claramente donde están los interés cia una Nueva Constitución Colombiana que le
gubernamentales y cuán lejos está la Vivienda de cambió el carácter al Estado colombiano dándole
Interés Social de la dimensión social. la connotación de Estado Social de Derecho, el
cual implica la primacía del bienestar general den-
Por consiguiente, esta visión desde el Estado, muy tro de un ordenamiento social justo e impone al
“numérica” y técnica de la problemática, es la que, gobierno la obligación de incluir en el diseño de
gobierno tras gobierno y cada vez de manera más sus políticas, acciones que tiendan a desarrollar
acentuada, ha permitido el sacrifcio de la habi- los principios de libertad, igualdad y posibilidad
tabilidad en el altar de la rentabilidad. de una vida digna para los ciudadanos.
Contrario a la tendencia anterior, comenta la Dentro de este espíritu, la Constitución señala en
Unidad de Prevención y Atención de Emergencias su preámbulo:
de Bogotá (1997) al hacer alusión al proceso de
Garantizar la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, reasentamiento del Barrio El Quindío –localidad
la igualdad, el conocimiento, la libertad, la paz, dentro de San Cristóbal, Bogotá– que:
de un marco jurídico, democrático y participativo que
garantice un orden político y social justo(...) Plan-
En el proceso de reubicación, además de los costos que
tea como fnes esenciales de Estado, las autoridades
tradicionalmente se contemplan, como son la compra
e instituciones: servir a la comunidad, promover la
de terrenos y mejoras, se deben tener en cuenta los
prosperidad general y garantizar la efectividad de los
costos socioeconómicos de tal acción. A este nivel, es
principios, derechos y deberes consagrados en la carta;
necesario considerar aspectos como: la ruptura de las
facilitar la participación de todos en las decisiones que
relaciones económicas al interior de la comunidad y con
los afectan; proteger a todas las personas residentes en
el resto de la ciudad; el incremento en los costos aso-
Colombia en su vida, honra, bienes, creencias y demás
ciados a la vivienda como el pago de servicios públicos
derechos y libertades y para asegurar el cumplimiento 233y los costos de créditos; el rompimientos de las redes
de los deberes sociales del Estado y de los particulares.
sociales y de vecindario; el incremento en los costos del
(Art. 20 de la Constitución Política Nacional).transporte. Estos aspectos no son generalmente consi-
derados y ocasionan rechazo al proceso de reubicación
por parte de las comunidades.
Reasentamiento y hábitat en zonas urbanas, una reflexión en ManizalesDesde el punto de vista constitucional (República de levantar y mantener actualizado el inventario
de Colombia, 1991), el principal eje director se de las zonas que presentaban alto riesgo para la
enmarca dentro de: la dignidad humana, la solida- localización de asentamientos humanos por ser
ridad de las personas y las garantías de los derechos inundables o sujetas a derrumbes o deslizamien-
constitucionales (Art. 1). El amparo de la familia tos. Así mismo, señalaba que se debían adelantar
(Art. 5). El derecho a la vivienda en condiciones programas de reubicación de los habitantes o pro-
de dignidad, es decir, en condiciones materiales y ceder a desarrollar las operaciones necesarias para
espirituales de existencia, que permitan vivir con eliminar el riesgo en los asentamientos localizados
calidad y tener un espacio para el libre desarrollo en dichas zonas.
de la personalidad (sent. C-575/92. Art. 51); este
deber del Estado de proteger la vida y los bienes De igual manera, se puede referir a la Ley 388 de
corresponde al eje fundamental de las políticas 1997 sobre Ordenamiento Territorial –que mo-
de vivienda y reasentamiento, por lo tanto, en difca y actualiza la Ley 9 de 1989–, la cual en su
zonas de alto riesgo, es deber del Estado evacuar Artículo 1 expresa la necesidad de:
a las personas para proteger sus vidas, reubicarlas
Garantizar que la utilización del suelo por parte de sus en un lugar donde puedan vivir en condiciones
propietarios se ajuste a la función social de la propiedad parecidas a las que antes disfrutaban y adquirir los
y permita hacer efectivos los derechos constitucionales
inmuebles por la vía de la expropiación (Consti-
a la vivienda y a los servicios públicos domiciliarios, y
tución Nacional, sent. T- 021 de 1995). El reco- velar por la creación y la defensa del espacio público,
nocimiento de la responsabilidad del Estado en así como por la protección del medio ambiente y la
reparar daños patrimoniales causados por acción prevención de desastres.
u omisión de las autoridades públicas (Art. 90),
y los derechos sociales, económicos y culturales En su Artículo 3 aclara que se tiene que:
(Art. 42, 43, 44, 46, 51, 58, 79 y 80). “Propender por el mejoramiento de la calidad de
vida de los habitantes, la distribución equitativa
Los derechos a la vivienda digna, consagrados de las oportunidades y los benefcios del desa-
en la Constitución Política, defnen la vivienda rrollo”, al igual que mejorar la seguridad de los
como un conjunto de atributos interrelacionados asentamientos humanos ante los riesgos naturales.
entre sí, que son los que realmente dan garantía En su Artículo 8, ordena “Localizar las áreas críti-
y acceso a la vivienda digna, como: acceso a los cas de recuperación y control para la prevención
servicios públicos domiciliarios, acceso a siste- de desastres”. En su Artículo 10, expresa que
mas de transporte masivo de pasajeros, acceso unas de las determinantes en la elaboración y
al espacio público y equipamientos comunita- adopción de los Planes de Ordenamiento Terri-
rios. Por otra parte, la vivienda digna pasa por torial (POT) son “la conservación y protección
garantizar unos estándares de habitabilidad: del medio ambiente, los recursos naturales y la
calidad de los materiales de construcción, calidad de prevención de amenazas y riesgos naturales”. Es-
las infraestructuras, calidad sismorresistente de las ta misma flosofía, lleva a referirse al tema de la
estructuras y áreas confortables tanto del predio reubicación en el Artículo 13 relativo al compo-
como de la edifcación. A su vez, la garantía de nente urbano del POT, donde se enuncia que:
acceso a estos bienes pasa por sistemas de fnan-
La estrategia de mediano plazo para el desarrollo de ciamiento adecuado y la seguridad en la tenencia
234
programas de vivienda de interés social, incluyendo los de la vivienda a través de programas de titulación.
de mejoramiento integral, la cual incluirá directrices
y parámetros para la localización en suelos urbanos
Desde el punto de vista legal, vale la pena mencio-
y de expansión urbana, de terrenos necesarios para
nar la Ley 9 de 1989 de Reforma Urbana, donde atender la demanda de vivienda de interés social, y el
se estableció la obligatoriedad para los alcaldes señalamiento de los correspondientes instrumentos de
CUADERNOS DE VIVIENDA Y URBANISMO. Vol. 1, No. 2, 2008: 226 - 247gestión; así como los mecanismos para la reubicación Generalmente en Colombia, el ente público en-
de los asentamientos humanos localizados en zonas de cargado de poner en práctica estos principios
alto riesgo para la salud e integridad de sus habitantes,
y directrices es la Caja de la Vivienda Popular
incluyendo la estrategia para su transformación para
(CVP), la cual interviene a nivel de los munici-evitar su nueva ocupación.
pios. A través de un documento elaborado para
el caso particular de la reubicación de poblacio-De igual manera, el Artículo 15 sobre Normas
nes vulnerables localizadas en rondas de agua en Urbanísticas ordena la “localización de terrenos
Bogotá, la CVP expone que su objetivo en este cuyo uso es el de vivienda de interés social y la
proceso es:reubicación de asentamientos humanos locali-
zados en zonas de alto riesgo”. Finalmente, el
Garantizar la protección del derecho fundamental a la Artículo 121 especifca que:
vida, y contribuir al mejoramiento de la calidad de la
misma, de las familias que por estar ubicadas en zonas
Las áreas catalogadas como de riesgo no recuperable
de alto riesgo no mitigable (…), se encuentran en situa-
que hayan sido desalojadas a través de planes o proyec-
ción de alta vulnerabilidad y requieren ser trasladadas a
tos de reubicación de asentamientos humanos, serán
soluciones alternativas habitacionales de reposición. entregadas a las Corporaciones Autónomas Regionales
o a la autoridad ambiental para su manejo y cuidado
de forma tal que se evite una nueva ocupación. En to- Lo cual se tiene que desarrollar bajo los siguien-
do caso el alcalde municipal o distrital respectivo será tes principios: la participación y concertación, la
responsable de evitar que tales áreas se vuelvan a ocupar integralidad e interdisciplinaridad, la transparen-
con viviendas y responderá por este hecho.
cia, la equidad y la legalidad y la orientación de la
gestión del proceso que deben combinar interven-
Se puede decir, entonces que la normatividad
ciones en las siguientes dimensiones: territorial
macro y de referencia nacional en el campo del
y ambiental, jurídica, fnanciera, inmobiliaria y
ordenamiento territorial, contempla, vincula y
social (Caja de la Vivienda Popular, 2002).
articula la prevención del riesgo o, llegado el caso,
la mitigación del desastre, los procesos de reasen-
Una vez más, si el proceso se limitara a los textos y tamiento y los programas de vivienda de interés
normativas, la situación sería envidiable y dejaría social, lo cual permite afrmar que desde el punto
suponer que el reasentamiento en Colombia es de vista teórico, las orientaciones relativas a los
fruto de una real preocupación social y huma-procesos de reasentamiento en caso de vulnera-
nista, que busca el mejoramiento de la calidad de bilidad a amenazas naturales, están establecidas.
vida y nivel de desarrollo de la población objeto de Sin embargo, dichas orientaciones quedan de-
estudio, pero no siempre es así y falta mucho.masiado generales y sobre todo, sin obligaciones
metodológicas –se obliga al “qué” sin orientar
Como se expuso en la introducción de este texto, sobre el “cómo”–, situación que fnalmente, en la
la principal motivación que llevó a refexionar práctica, puede dar pie a aplicaciones muy distin-
sobre los procesos de reasentamiento en las zo-tas desde el punto de vista cualitativo, pero todas
nas urbanas del país, de personas habitantes de legalmente válidas.
zonas vulnerables a amenazas naturales, fue la
observación de situaciones poco acordes con lo Por supuesto, el marco legislativo y normativo
existente en el país sobre el tema de la política que se podría esperar de un proceso integral de
235
reasentamiento. Lo anterior se debe a que no se de vivienda y más particularmente, el reasenta-
miento, se inspira en unas directrices macro, en presenta una visión ni desarrollo holísticos de la
problemática, particularmente en la ciudad de parte dictadas por la ONU, desde su comisión de
Manizales.derechos humanos (ONU, 1997).
Reasentamiento y hábitat en zonas urbanas, una reflexión en Manizales