7 jours d'essai offerts
Cet ouvrage et des milliers d'autres sont disponibles en abonnement pour 8,99€/mois

Compartir esta publicación

Flora Montiberica 50: 65-70 (I-2012). ISSN: 1138-5952, edic. digital: 1998-799X
DIFERENCIAS FLORÍSTICAS ENTRE LAS SIERRAS DE
ALBARRACÍN, GÚDAR Y JAVALAMBRE (TERUEL)

Gonzalo MATEO SANZ
Jardín Botánico e Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva. Universi-
dad de Valencia. C/ Quart, 80. 46008-Valencia


RESUMEN: Se presenta un estudio sintético comparado entre la flora de las
sierras turolenses de Albarracín, Gúdar y Javalmbre. Palabras clave: Flora, Teruel,
Aragón, España.
SUMMARY: A synthetic floristic study of Sierra de Albarracín, Sierra de
Javalambre and Sierra de Gúdar (Teruel, E Spain) is presented. Key words: Flora,
Teruel, Aragón, Spain.



siado crípticas o confusas (Stipa, Rosa), o INTRODUCCIÓN
son demasiado recientes y no se ha tra-
bajado suficientemente a partir de ellas Una vez concluidos los estudios con-
(Taraxacum), o su conocimiento está aún ducentes a la elaboración de los catálogos
en fase expansiva (Orobanche). florísticos de la Sierra de Albarracín
Aparte de los problemas a nivel taxo-(MATEO, 2009) y de las sierras de Gúdar
nómico, están los problemas a nivel co-y Javalambre (MATEO, LOZANO &
rológico, en casos en que existen citas AGUILELLA, en prensa), que incluyen
dudosas o no comprobadas, de especies todo el sur, sureste y suroeste de la pro-
poco probables en alguno de los territo-vincia de Teruel, y que amplían grande-
rios. En estos casos se ha tratado de pre-mente los datos ofrecidos en síntesis
sentar los datos sobre fuentes de clara anteriores (RIVAS GODAY & BORJA,
solvencia y -sobre todo- sobre la base de 1961; MATEO, 1990; LÓPEZ UDIAS,
las propias exploraciones de estos territo-2000; GÓMEZ & al., 2011; etc.), estamos
rios, durante casi cuatro décadas. en condiciones de señalar unos aspectos
También está el caso de las que son sobre las diferencias en la flora de estos
abundantes en un territorio y muy anec-territorios, que hasta ahora hubieran sido
dóticas en otro, o que sólo llegan a rozar-algo parciales o precipitados.
lo; aspecto que se ha resuelto a veces –se-Naturalmente que los datos no son ya
gún circunstancias- mediante la atribu-completamente definitivos, pero lo son a
ción al primero. un nivel en el que las matizaciones poste-
Es decir que no se trata de una mera riores serán ya anecdóticas, excepto en los
recopilación bibliográfica a ciegas, sino casos de géneros complejos, sobre los que
un trabajo crítico, con un filtro por parte no existen revisiones sintéticas recientes
del autor, en el que inevitablemente errará para la Península (Festuca, Leucanthe-
en ocasiones; pero más por defecto que mopsis), o bien las que existen son dema-
65
Diferencias florísticas entre las sierras de Albarracín, Gúdar y Javalambre (Teruel)

por exceso, al creer que es menos error no rum cristaum, Meum athamanticum, Mo-
afirmar la presencia de una especie en un lineriella laevis, M. minuta, Montia fon-
territorio en que está, que afirmarla para tana, Myosotis persoonii, Narcissus palli-
un territorio en que no está. dulus, Nepeta caerulea, Orchis purpurea,
Oreochloa confusa, Paris quadrifolia, Pa-
Sierra de Albarracín ronychia cymosa, Pedicularis sylvatica,
Este primer largo listado incluye las Periballia involucrata, Pilosella nogue-
plantas presentes en esta sierra, conside- rensis, Pinguicula vulgaris, Pistorinia
rada en su conjunto, y cuya presencia no hispanica, Potentilla pyrenaica, P. recta,
hemos comprobado en el entorno de Gú- Potamogeton gramineus, P. polygoni-
dar-Javalambre: folius, P. trichoides, Pulsatilla alpina, P.
Agrostis delicatula, Allium moly, Alo- rubra, Pyrola minor, Radiola linoides,
pecurus aequalis, Anagallis minima, An- Ranunculus auricomus subsp. valdesii, R.
chusa undulata, Angelica sylvestris, Ant- hederaceus, R. ollissiponensis, Sagina
hemis nobilis, Antirrhinum pulverulen- procumbens, Sanguisorba lateriflora, S.
tum, Apera interrupta, Arenaria vito- officinalis, Santolina ageratifolia, Scirpus
riana, Armeria arenaria subsp. madori- setaceus, S. supinus, Scleranthus polycne-
cola, A. trachyphylla, Arnoseris minima, moides, Scutellaria galericulata, Sedum
Asphodelus aestivus, Asplenium billotii, brevifolium, S. forsterianum, Senecio ne-
A. foreziense, Baldellia ranunculoides, brodensis, Sesamoides purpurascens, Se-
Betula pendula, Biscutella alcarriae, seli cantabricum, Silene portensis, Stella-
Blechnum spicant, Bromus arvensis, Bu- ria alsine, Swertia perennis, Teucrium
pleurum praealtum, Callitriche brutia, scordium, Thymelaea subrepens, Thymus
Cardamine flexuosa, Carex depauperata, borgiae, T. leptophyllus, T. mastichina,
Centaurea solstitialis, C. toletana, Ceras- Trollius europaeus, Utricularia australis,
tium ramosissimum, Cruciata laevipes, Vaccinium myrtillus, Veronica scutellata,
Cytisus oromediterraneus, Dactylorhiza Viola parvula y V. pyrenaica.
maculata, Dianthus deltoides, D. laricifo- Salen 130 unidades, lo que es signifi-
lius, D. lusitanus, Digitalis purpurea, cativo. Como puede comprobarse en el
Drosera rotundifolia, Echium flavum, heterogéneo listado, existe una mezcla de
Elatine alsinastrum, E. hexandrum, Epi- elementos más o menos endémicos, mu-
lobium angustifolium, E. lanceolatum, chas iberotlánticas finícolas, plantas re-
Erodium glandulosum, Eryngium bour- lictas de medios turbosos, de ambientes
gatii, Erysimum mediohispanicum, Fes- silíceos forestales o pratenses, etc.
tuca ampla, F. pratensis, Filaginella uli-
Sierras de Albarracín y El Pobo ginosa, Fumana paradoxa, Gentianella
campestris, Genista anglica, G. florida, Se trata de una lista corta, pero signi-
G. pilosa, Glaux maritima, Globularia ficativa, de especies con óptimo iberoat-
borjae, Helianthemum croceum subsp. lántico, habitualmente propias del am-
stoechadifolium, Hippuris vulgaris, Hol- biente de melojar, que saltan el corredor
cus mollis, Hordeum hystrix, Hypericum del Jiloca y acceden a la Sierra de El Pobo
undulatum, Iris xiphium, Juncus bulbosus, (extremo noroccidental del Macizo de
Lactuca perennis, Lathyrus pannonicus, Gúdar), de modo ya finícola. Hemos ano-
Lavandula pedunculata, Leontodon bour- tado sólo media docena:
geanus, Lepidium latifolium, Linaria cae- Carduus carpetanus, Jasione sessili-
sia, L. elegans, L. spartea, Lotus pedun- flora, Minuartia dichotoma, Pilosella cas-
culatus, Lychnis flos-cuculi, Lythrum thy- tellana, Saxifraga dichotoma y Thymus iz-
mifolia, Malva tournefortiana, Melampy- coi.
66
Flora Montiberica 50: 65-70 (I-2012). ISSN 1138-5952 G. MATEO
estando ausentes en la Sierra de Albarra-Sierras de Albarracín y Peñagolosa
cín. Hemos podido contabilizar 24 unida-Son plantas básicamente silicícolas,
des: como en el caso precedente, que saltan de
Acer opalus subsp. granatense, Allium la Sierra de Albarracín al Macizo de Pe-
senescens, Althaea cannabina, Biscutella ñagolosa, sin pasar por los montes de
stenophylla, Buglossoides purpurocaeru-Gúdar y Javalambre, excepto en el tér-
lea, Carduus nutans, Coronilla emerus, mino de Puertomingalvo colindante con el
Cytisus heterochrous, Erysimum gomez-de Vistabella del Maestrazgo, en las fal-
campoi, Euphorbia characias, Evonymus das occidentales del Macizo de Peñago-
latifolius, Galium maritimum, Helianthe-losa. Es situación un poco sorprendente,
mum marifolium, H. origanifolium subsp. ya que algunas acceden también a sierras
origanifolium y subsp. molle, Iberis sa-castellonenses más bajas como las de
xatilis, Koeleria pyramidata, Lathyrus in-Espadán y Pina. Hemos anotado nueve
conspicuss, Lavandula angustifolia, Loni-unidades:
cera pyrenaica, Orobanche clausonis, Asplenium septentrionale, Athyrium fi-
Oxytropis jabalambrensis, Phyteuma lix-femina, Avenella iberica, Carex remo-
charmeli y Scrophularia tanacetifolia. ta, Epilobium montanum, Hypericum hu-
Hay plantas endémicas y orófitos de mifusum, Lathyrus linifolius, Pteridium
influencia pirenaica, pero predominan ele-aqulinum y Quercus pyrenaica.
mentos iberolevantinos no estrictamente
termófilos, que pueden resistir bastante el Sierras de Albarracín y Gúdar
frío (casos de Acer granatense o Galium Plantas más o menos relictas en encla-
maritimum). ves favorables de las zonas altas de los
macizos de Albarracín y Gúdar (sin acce-
Zonas basales de las sierras de Gú-der al de Javalambre). La lista podría
alargarse bastante, pero -por señalar algu- dar y Javalambre
nos de los elementos más significativos- Plantas igualmente ausentes en la Sie-
indicaremos: rra de Albarracín, que se presentan en las
Achillea pyrenaica, Cardamine pra- zonas bajas de los macizos de Gúdar y
tensis, Lathyrus niger, Pilosella gudarica, Javalambre (ríos Deva, Arcos, Abejuela,
Primula farinosa, Scleranthus perennis, Mijares, La Cuba, Guadalope, etc.).
Scorzonera humilis, Sorbus aucuparia, Resulta uno de los grandes grupos di-
Stellaria graminea, etc. ferenciales entre ambos macizos, gracias a
la más baja altitud que en esta zona se
alcanza y a la relativa cercanía al mar, que Sierras de Albarracín y Javalambre
atempera el clima y facilita la entrada por El caso inverso al anterior, que pasen
los valles fluviales de muchas especies de la Sierra de Albarracín a la de Java-
litorales. Hemos conseguido anotar 53 lambre, sin alcanzar la de Gúdar, es más
unidades: anecdótico. Podemos señalar en esta si-
Alkanna tinctoria, Arbutus unedo, tuación media docena de casos:
Arum italicum, Arundo donax, Asphode-Anthemis triumfetti, Biscutella con-
lus fistulosus, Avellinia michelii, Ballota quensis, Draba muralis, Hohenackeria
hirsuta, Carduus bourgeanus, Centaurium exscapa, Sedum nevadense y Silene boryi.
quadrifolium subsp. barrelieri, Chamae-
syce canescens, Cistus albidus, C. salvii-Sierras de Gúdar y Javalambre
folius, Cheilanthes acrostica, Clematis Plantas que se extienden por las zonas
flammula, Clinopodium nepeta, Convol-interiores de los macizos de Gúdar y Ja-
vulus althaeoides, Daphne gnidium, Dit valambre (no sólo en sus zonas basales),
67
Flora Montiberica 50: 65-70 (I-2012). ISSN 1138-5952 Diferencias florísticas entre las sierras de Albarracín, Gúdar y Javalambre (Teruel)

trichia viscosa, Dorycnium hirsutum, D. Pistacia lentiscus, Quercus suber, Rubia
rectum, Erica arborea, Erucastrum bra- peregrina subsp. longifolia, Sideritis ro-
chycarpum, Filago congesta, Fumana mana, Sison amomum, Stipa parviflora,
thymifolia, Glaucium flavum, Globularia Tragus racemosus, Urospermum dale-
alypum, Helianthemum asperum, Hippo- champii y Vinca difforomis.
crepis fruticescens, Hyparrhenia hirta,
Lathyrus pulcher, L. setifolius, Linaria Sierra de Gúdar
ilergabona, Lonicera implexa, Lythrum Entendida en sentido restringido, a la
junceum, Medicago littoralis, Moricandia parte meridional del Macizo (al sur de una
arvensis, Oxalis corniculata, Parapholis linea aproximada de Mosqueruela-Forta-
incurva, Phillyrea latifolia, Polypogon vi- nete-Aliaga), más elevada, pero más con-
ride, Satureja innota, Scorpiurus subvillo- tinental. En general incluye endemismos
sus, Sideritis tragoriganum, Silene ina- de la zona y las relictas de más alta mon-
perta, Sorghum halepense, Tamarix cana- taña. Podemos señalar 29 unidades:
riensis, Tamus communis, Teucrium pseu- Aconitum anthora, Anemone nemoro-
dochamaepitys, Thymelaea tinctoria, Ulex sa, A. ranunculoides, Armeria godayana,
parviflorus, Urospermum picroides, Vi- Artemisia armeniaca, Chaerophyllum au-
burnum tinus y Vulpia ciliata. reum, Conopodium majus, Cotoneaster
Predominan las especies mediterrá- integerrimus, Crepis setosa, Daphne me-
neo-termófilas, ya sea iberolevantinas o zereum, Delphinium mansanetianum, Gen-
de gran área, con alguna tímida penetra- tiana acaulis, Geranium collinum, G.
ción de elementos subtropicales, asociada pratense, Hieracium idubedae, Iris spuria
a las actividades agrícolas. subsp. maritima, Odontites cebennensis,
Phleum alpinum subsp. commutatum, Pim-
Bajo Mijares pinella saxifraga, Pinus uncinata, Plan-
El valle del Mijares corresponde a una tago bellardii, Poa alpina, Polygonum
parte del conjunto anterior, pero, al tra- bistorta, Ranunculus auricomus subsp.
tarse del río que más se acerca a la costa y carlitensis, R. tuberosus, Rosa glauca,
que discurre por altitudes menores (única Sor-bus intermedia, Thesium alpinum y
zona que se mueve entre 600-800 m de Trisetum scabriusculum.
altitud), aporta un listado propio, con En la lista van elementos eurosiberia-
cerca de la mitad de unidades del anterior nos, orófitos alpino-pirenaicos, late-pire-
(al margen de que en esta zona se locali- naicos, mediterráneo-septentrionales más
cen también la mayoría de las menciona- algún endemismo local.
das en el listado anterior). Salen 28 nue-
vas unidades, lo que supone un total de Montes del Maestrazgo
81, si sumamos al listado anterior, de Plantas detectadas solamente en los
adcripción biogeográfica semejante: montes Tronchón-Cantavieja-Villarluen-
Anagallis tenella, Asteriscus aquati- go-Iglesuela y su entorno (al norte de la
cus, Bidens subalternans, Bupleurum fru- línea antes indicada, no en otros de los
ticosum, Centaurea sactae-barbarae, Co- territorios considerados. Sigue saliendo
riaria myrtifolia, Cyperus rotundus, Cyti- una lista importante, que concretamos a
nus hypocistis subsp. ruber, Echinochloa 24 unidades:
colonum, Equisetum telmateja, Fumaria Acer campestre, A. opalus subsp. opa-
capreolata, Galium idubedae, Lobularia lus, Bifora radians, Buxus sempervirens,
maritima, Mentha suaveolens, Odontites Campanula speciosa, Carex ornithopoda,
kaliformis, Paspalum dilatatum, P. paspa- Epipactis atrorubens, Euphorbia amyg-
lodes, Phagnalon saxatile, P. sordidum, daloides, E. nevadensis subsp. aragonen-
68
Flora Montiberica 50: 65-70 (I-2012). ISSN 1138-5952 G. MATEO
sis, Goodyera repens, Hypericum caprifo- su altitud, y a la separación mayor de las
lium, Lathyrus pisiformis, Mercurialis pe- dos anteriores que éstas entre sí, son po-
rennis, Myricaria germanica, Oxalis ace- cas las que aporta como endémicas o
tosella, Pinguicula dertosensis, Primula diferenciales, a no ser por las áreas yeso-
acaulis, Silene noctiflora, Teucrium ara- sas y margosas esteparias de sus zonas
gonense, T. pyrenaicum, Thymelaea sana- bajas (señaladas con una “b”) periféricas.
munda, Valeriana montana subsp. tarra- En conjunto hemos podido detectar 21
conensis, Veronica orsiniana y V. tenui- unidades:
folia. Adonis vernalis, Androsace vitaliana
Es mayor la participación de plantas subsp. assoana, Arabis serpyllifolia, Ar-
eurosiberianas que en el listado anterior y gyrolobium zanonii subsp. major (b),
algo menor la participación de endemis- Campanula semisecta (b), Convolvulus
mos y orófitos alpino-pirenaicos. lanuginosus (b), Cytisus scoparius subsp.
reverchonii (b), Erysimum javalambrense,
Euphorbia isatidifolia (b), E. nevadensis Sierras de Gúdar y del Maestrazgo
nevadensis, Hymantoglossum hircinum Plantas que comparten los dos territo-
(b), Jurinea pinnata (b), Limonium ara-rios contiguos anteriores y no otros de los
gonense (b), Lonicera arborea, Minuartia que consideramos. Dada su vecindad, y el
montana (b), Serratula leucantha (b), S. que comparten muchos aspectos de sus-
pinnatifida (b), Sideritis jabalambrensis, tratos, altitudes, etc.; son muchas las que
Sternbergia colchiciflora, Thymus loscosii incluimos, pero la separación entre ambos
(b) y Vella pseudocytisus subsp. paui (b). la vemos muy justificada, ya que -en
Junto a algunos endemismos muy sig-contra de lo que podría suponerse- este
nificativos, predominan plantas estepario-listado es semejante a los dos precedentes,
continentales, que encuentran en este concretado a 25 unidades:
macizo condiciones que no son tan extre-Aconitum napellus, Actaea spicata,
mas en ese sentido en los circundantes. Arenaria aggregata, Aster alpinus, Astra-
galus danicus, Astrantia major, Bifora

testiculata, Campanula rotundifolia subsp. CONCLUSIONES
rotundifolia, Centaurea jacea subsp. vin-
yalsii, Chenopodium bonus-henricus, Las montañas del sureste de Teruel
Globularia repens, Gynadenia conopsea, (macizos de Gúdar-Javalambre) disponen
Hieracium lawsonii, H. pseudocerinthe, de un patrimonio vegetal algo mayor que
Laserpitium latifolium, L. nestleri, Leu- el de la Sierra de Albarracín. Si excluimos
canthemum maestracense, Peucedanum las especies asilvestradas e híbridos nos
carvifolia, Platanthera algeriensis, P. bi- vienen a salir cerca de 1.700 unidades
folia, P. chlorantha, Polygala alpina, Ra- taxonómicas en el primer caso y de 1.600
nunculus granatensis, Sideritis fernandez- en el segundo. Si incluimos todas las
casasii y Stellaria holostea. plantas que se pueden detectar en estado
Volvemos a tener una participación silvestre o semisilvestre, vienen a ascen-
significativa de plantas alpino-pirenaicas der en unas 300 más -en cada caso-, pa-
y de endemismos, sin faltar las eurosibe- sándose a unas 1.900 y 2.000 respectiva-
rianas asociadas a las zonas más lluviosas. mente.
De entre ellas encontramos que en la
Sierra de Javalambre Sierra de Albarracín se contabilizan 130
Especies presentes sólo en la Sierra de que no se conocen en la zona de Gúdar-
Javalambre y su entorno (incluida la parte Javalambre, mientras que en situación in-
turolense de la Sierra de El Toro). Pese a versa se encuentran 204.
69
Flora Montiberica 50: 65-70 (I-2012). ISSN 1138-5952 Diferencias florísticas entre las sierras de Albarracín, Gúdar y Javalambre (Teruel)

Este número sale de la suma de apar- que han permitido el acceso o el manteni-
tados que hemos presentado separados, miento de especies tan exigentes en hu-
concretados a: medad como Oxalis acetosella, Primula
Zonas interiores de los macizos de Gúdar- acaulis, Acer campestris, Astrantia major,
Javalambre: 24 Euonymus latifolius, etc.; desconocidas en
Zonas basales de los mismos: 53 la comarca albarracinense.
Sólo Bajo Mijares: 28
Sierra de Gúdar (sensu stricto): 29
BIBLIOGRAFÍA Montes del Maestrazgo: 24
Conjunto de Gúdar-Maestrazgo: 25
GÓMEZ, D. & al. (eds.) (2011) Atlas de flora Sierra de Javalambre: 21
de Aragón. http://www.ipe.csic.es/floragon/ Es comprensible que en la Sierra de
LÓPEZ UDIAS, S. (2000) Estudio corológico Albarracín, con importantes afloramientos
de la flora de la provincia de Teruel. Tesis
silíceos y proximidad al gran foco ibero- doctoral inédita. Universidad de Valencia.
atlántico del Sistema Central, exista un MATEO, G. (1990) Catálogo florístico de la
amplio grupo de especies que no alcanza provincia de Teruel. Instituto de Estudios
los macizos orientales; pero en ellos no Turolenses. Teruel.
faltan los afloramientos silíceos, aunque MATEO, G. (2009) Flora de la Sierra de
Albarracín y su comarca (2ª ed.). Ed. RiE. de menor entidad, que albergan al grueso
Valencia. de la flora típica de la otra zona (Arenaria
MATEO, G., J.L. LOZANO & A. AGUILE-montana, Luzula forsteri, Veronica offici-
LLA (2012) Catálogo florístico de las sie-nalis, Lathyrus niger, etc.), aunque sea de
rras de Gúdar y Javalambre (Teruel). En
modo mucho más anecdótico.
prensa.
Por el contrario, los macizos orientales RIVAS GODAY, S. & J. BORJA (1961)
se ven favorecidos por una mayor proxi- Estudio de la vegetación y flórula del
midad al mar y menor altitud (lo que per- Macizo de Gúdar y Javalambre (Teruel):
mite la entrada de especies mediterráneas Anales Inst. Bot. Cavanilles 19: 1-550.
más termófilas), así como por la llegada
(Recibido el 21-XI-2011) de temporales levantinos que no alcanzan
las tierras tan interiores de la otra zona y


















Mapa de situación de la zona estudiada: ●Albarracín, ●Gúdar, ●Javalambre, ●Peñagolosa y
●cuenca del rio Mijares
70
Flora Montiberica 50: 65-70 (I-2012). ISSN 1138-5952