La lecture en ligne est gratuite
Leer Descargar

Compartir esta publicación

También le puede gustar

Bibliographie américaniste ; n°1 ; vol.52, pg 329-446

de JOURNAL_DE_LA_SOCIETE_DES_AMERICANISTES

Canciones otomíes. - article ; n°2 ; vol.27, pg 303-324

de JOURNAL_DE_LA_SOCIETE_DES_AMERICANISTES

Bibliographie américaniste. ; n°1 ; vol.43, pg 249-349

de JOURNAL_DE_LA_SOCIETE_DES_AMERICANISTES

siguiente

Duccio Bonavia
La papa : apuntes sobre sus orígenes y su domesticación
In: Journal de la Société des Américanistes. Tome 79, 1993. pp. 173-187.
Abstract
The potato : its origins and domesticationA synthesis of the actual state of our knowledge regarding origins and domestication of
the is presented, including a critical analysis of archaeological findings, and an attempt at establishing which evidence we
can utilize with confidence in order to reconstruct the history of this plant.
Résumé
La pomme de terre : son origine et sa domestication Ce travail présente une synthèse de l'état des connaissances sur les
origines de la domestication des pommes de terre. Les données archéologiques disponibles font l'objet d'une analyse critique
afin d'établir les certitudes que l'on a concernant l'histoire de cette plante.
Resumen
Se presenta una síntesis del estado actual de los conocimientos sobre los orígenes y la domestication de la papa. Se hace un
análisis crítico de los hallazgos arqueológicos, tratando de establecer cual es la evidencia segura con la que se cuenta para
reconstruir la historia de esta planta.
Citer ce document / Cite this document :
Bonavia Duccio. La papa : apuntes sobre sus orígenes y su domesticación. In: Journal de la Société des Américanistes. Tome
79, 1993. pp. 173-187.
doi : 10.3406/jsa.1993.1473
http://www.persee.fr/web/revues/home/prescript/article/jsa_0037-9174_1993_num_79_1_1473PAPA : APUNTES SOBRE SUS ORÍGENES LA
Y SU DOMESTICACIÓN1
Duccio BONA VIA *
Se présenta una sintesis del estado actual de los conocimientos sobre los orígenes y la
domestication de la papa. Se hace un análisis crítico de los hallazgos arqueológicos, tratando
de establecer cual es la evidencia segura con la que se cuenta para reconstruir la historia de
esta planta.
Palabras cla ves : Costa del Peru, Huaynuma, domesticacíon vegetal, cultigenos, papa.
La pomme de terre : son origine et sa domestication
Ce travail présente une synthèse de l'état des connaissances sur les origines de la
domestication des pommes de terre. Les données archéologiques disponibles font l'objet
d'une analyse critique afin d'établir les certitudes que l'on a concernant l'histoire de cette
plante.
Mots clés : Pérou littoral, Huaynuma, domestication végétale, cultigènes, pomme de terre.
The potato : its origins and domestication
A synthesis of the actual state of our knowledge regarding origins and domestication of
the potato is presented, including a critical analysis of archaeological findings, and an
attempt at establishing which evidence we can utilize with confidence in order to reconstruct
the history of this plant.
Key words : Coastal Peru, Huaynuma, vegetal domestication, cultigens, potato.
Uno de los aportes americanos más importantes al mundo, aún no
suficientemente aquilatado, ha sido sin duda el de un conjunto de plantas
cultivadas. Entre ellas, que duda cabe, la papa ha jugado un rol fundamental. Pero
no hay que olvidar que cuando llegaron los europeos habían pasado ya miles de
aňos desde que se iniciaron los procesos de selection y cambios que condujeron a
la papa domesticada a partir de la silvestre.
* Laboratorio de Prehistoria, Departamento de Biologia, Universidad Peruana Cayetano Heredia,
Apartado 5045, Lima 100, Perù.
J.S.A., LXXIX, 1993 : p. 173 à 187. 174 SOCIÉTÉ DES AMÉRICANISTES
Hawkes, al describir los cultivos en función climática y fitogeográíica, creó una
série de grupos y en el tercero, incluye a la papa dentro de las especies resistentes
a los climas temperados, frios temperados y frios altoandinos. Este grupo es
ecológicamente único y sin paralelo en otras partes del mundo. Contiene cinco
especies о grupos de especies. Sus formas silvestres ancestrales, en su mayor parte,
pueden aún encontrarse, aunque mantienen una existencia bastante pobre, en
ecotonos entre la floresta del alto páramo y la estepa de puna o colonizan las areas
rocosas, con suelos delgados, donde no pueden sobrevivir las yerbas perennes. Este
grupo comprende las plantas de zonas frias temperadas, о sea la papa {Solarium
tuber osum), la oca (Oxalis tuber osa), el ulluco (Ullucus tuber osus), el afiu
(Tropaeolum tuberosum) y la maca (Lepidium meyenii) (Hawkes, 1989 : 482-484).
Hoy se conocen alrededor de 200 especies de papas silvestres, de alguna manera
relacionadas a las cultivadas, en un area que se extiende desde el Suroeste de
los Estados Unidos de Norteamérica, a Mexico, Centro America, a lo largo de
los Andes, hasta Argentina, Chile, los llanos de Paraguay, Uruguay y el Sur de
Brasil. Es importante sefialar que todas estas especies silvestres poseen tubérculos,
excepto la série Etuberosa de Chile (Carlos Ochoa, Comunicación personal, 1992)
y pueden generar hibridos por lo menos con una de las variedades cultivadas
(Hawkes, 1989 : 495). Estas especies crecieron inicialmentes en las regiones
occidentales andinas, en alturas que oscilan entre los 500 y los 4,500 m.s.n.m.
(Hjerting, 1987 : 5), aunque Murra (1975 : 46) seňala que Juzepczuk encontre)
papas silvestres a más de 5,000 m.s.n.m. La afirmación de Dodds (1965 : 124) que
la papa silvestre no puede darse por debajo de los 1,800 m.s.n.m., es
definitivamente equivocada, pues es sabido que las hay en las lomas costeras
peruanas. La mayor cantidad de especies diferentes se dan en Mexico, Peru, Bolivia
y Argentina y la gran mayoria tienen tubérculos pequenos, amargos, situados al
final del estolón.
La mayoria de la papas silvestres pueden cruzarse sin mucha dificultad. Asi se
crearon nuevas variedades y algunas con tubérculos más grandes que sus plantas
emparentadas. Este proceso de selección ha continuado por milenios (Hjerting,
1987 : 5).
Las papas cultivadas forman series poliploides de alrededor de 7 especies, con
un rango que va entre las diploides, las triploides, las tetraploides y las pentaploides
(Hawkes, 1989 : 495) y segun Zhukovsky (1971) pueden crecer hasta los 4800
m.s.n.m.
Como bien escribiera Hjerting (1987 : 5), las papas que cultivamos y comemos
son el resultado de miles de aňos de selección y cruces de especies de papas
silvestres. Sin embargo, es prácticamente imposible saber donde comenzó este
proceso, aunque se puede sugerir que fue en el area altiplánica, ya que alli se da
la mayor cantidad de variedades de especies primitivas cultivadas y sus variedades.
Un hecho que refuerza esta hipótesis, es que las variedades más resistentes al hielo,
о sea las amargas luki о ruki, son triploides estériles que no se reproducen por si
solas y necesitan la acción humana (Murra, 1975 : 47). La sugerencia de Pozorski
y Pozorski (1987 : 113) que estos tubérculos pudieran haber sido domesticados en
la costa, carece de sustento y va, además, contra todas las evidencias existentes. Al
mismo tiempo sabemos muy poco sobre el proceso de domestication de raices y ORÍGENES Y DOMESTIC ACIÓN DE LA PAPA 175
tubérculos, aunque se puede suponer, como dice Hawkes, que éstos siguieron
probablemente el patron generalizado de las plantas de semillas. Para una mayor
discusión sobre el téma, recomendamos los trabajos de Hawkes de 1969 y 1989.
En este sentido Jensen y Kautz (1974 : 46-47), siguiendo a Lynch (1971),
piensan que todas aquellas plantas que el hombre domesticó, son las que han
jugado un roi muy importante durante los tiempos precerámicos tempranos y,
junto con las plantas de semilla, el grupo más importante son las plantas de rizoma
y tubérculo. Creen estros autores, además, que las plantas de raiz en general y las
papas en particular, pueden ser manejadas por pueblos no sedentarios. En efecto
Sauer en 1958 (pp. 2) escribió que « Los tubérculos que tienen que ser extraídos de
la tierra, producen una cosecha incompleta ; lo que se pierde, se convierte en una
nueva planta en el terreno disturbado que podrá ser cosechado el proximo ano.
Estos terrenos removidos tienden a convertirse en permanentes y productivos ».
Por otro lado Hjerting (1987 : 5) ha sugerido que la posibilidad de una larga
falta de frutos silvestres, půdo forzar a los habitantes del Altiplano andino a
arrancar de raíz los tubérculos. Aquellas especies con tubérculos más grandes y
quizá menos amargos, comenzaron a crecer en la vecindad de las casas, sin ser aún
cultivadas. Asi, a lo largo de centurias, se fueron seleccionando las especies con
tubérculos más grandes. Las actividades humanas permitieron a las diferentes
especies de difundirse lentamente y entrar en contacto entre ellas.
No hay que olvidar, además, que los tubérculos pueden ser almacenados de
diferentes maneras, sin la elaboration cultural que necesitan los granos y las
semillas (Jensen y Kautz, 1974 : 47). Hay una série de otros factures importantes,
que sin dudá han jugado un roi en el proceso de domesticación de estas plantas.
Pues las plantas de raiz se distinguen por tener un apreciable contenido de
almidones, aunque son déficientes en aceites y proteínas, pero estas pueden ser
complementadas con proteínas y aceites animales y unas proteínas végétales
incompletas que se encuentran en algunas semillas (Lynch, 1967 : 64). Además, en
el caso de las papas, estas pueden comerse, aunque no estén completamente
maduras, a los 60 días de haber sido plantadas y proporcionan, por unidad de
tiempo y de espacio, más calorías y más proteínas que cualquier otra planta. Su
rendimiento es prodigioso, pues producen cinco veces más por unidad de tierra,
que el maíz, el trigo o la soja (Kahn, 1987 : 83). Sabemos también que la papa ha
sido cultivada con gran suceso en pequeňas parcelas de tierra pobre, en una gran
variedad de zonas climáticas, a alturas que van desde el nivel del mar hasta casi los
5,000 m.s.n.m. en los Andes y muy a menudo, por agricultores que han usado los
medios más primitivos (Crosby, 1972 : 171).
El problema de los orígenes de la papa domesticada ha preocupado a muchos
especialistas, entre los que cabe recordar a Salaman (1949), Juzepczuk y Bukasov
(1929), y Hawkes (1967, 1978). Como escribiera este ultimo recientemente, el origen
de la papa domesticada debe haberse producido en la parte occidental de
Sudamérica. La controversia que tenemos, es si existe una sola area de origen en
los Andes Centrales о hay un segundo centro independiente en Chile (Hawkes,
1989 : 494-495).
Evidentemente el centro de las especies y la mayor diversidad de variedades de
la papa cultivada se encuentran en un area que se extiende desde el Peru Central SOCIÉTÉ DES AMÉRICANISTES 176
hasta Bolivia. Es por eso que Vavilov (1951) planteó que alli estaba el centro de
origen. Ahora bien, el estudio de las especies silvestres más cercanamente similares
a las cultivadas, seňala que las series Tuberosa pueden ser las candidatas para este
proceso. Particularmente Solanum leptophyes de Bolivia. Tay (1979) ha hecho un
estudio de las diferencias entre los diploides cultivados, que lo llevó a la conclusion
que la especie más primitiva es Solanum stenotomum, que tiene un area de extension
meridional en el Norte de Bolivia. Esta area coincide con la distribución de
Solanum leptophyes. Se puede pensar, tentativamente, que la papa cultivada fue
primeramente domesticada como una especie diploide {Solanum stenotomum) en las
tierras altas del Norte de Bolivia, a partir de la especie silvestre Solanum leptophyes.
Asi se difundiria hacia el Norte, llegando al Peru y después de la formación tetra-
ploide Solanum tuber osum ssp. andigenum, es muy probable que absorbió diversi-
dades généticas de otras especies silvestres, por medio de hibridación e introgresión
(para una mayor información sobre este punto vide Hawkes, 1989 : 495).
Hay que indicar que Ochoa (1990 : 338-339) no esta de acuerdo con esta
posición. El crée que Solanum stenotomum es altamente polimorfa y ello sugiere que
su origen pudo haber sido polifilético de modo que, posiblemente, la planta —
incluyendo el cultigeno — pudo haberse originado en más de un lugar y más de una
vez a partir de especies de papas silvestres, como Solanum bukasovii, Solanum
soukupii y Solanum brevicaule.
Sin embargo, recientemente Grun (1990) ha indicado como origen de la papa
cultivada lo que él llama el Complejo Solanum brevicaule, que después de una selec-
ción, daria origen al Solanum stenotomun que al mezclarse con especies desconocidas,
llevaria al Solanum tuber osum ssp. andigenum. Este a su vez, por medio de multiples
introgresiones, produciria el Complejo ssp. andigenum que al mezclarse con especies
desconocidas, daria como resultado final Solanum tuberosum ssp. tuberosum.
Hawkes (1989 : 496) en este sentido torna una posición muy clara y categórica.
El escribió : « Sin embargo los resultados arquelógicos le aňaden peso a la
evidencia botánica, en el sentido que parece probable que el origen de la
domesticación de la papa se dio en los altos Andes del Norte de Bolivia en algún
momento antes de los 10,000 aňos antes del présente ».
Sin embargo varios autores se inclinan por la domesticación doble. Asi
Zhukovsky (1962) seňaló claramente dos centros independientes, uno en el cinturón
tropical andino, entre los 10° de Lat. Norte y los 25° de Lat. Sur, entre los 2,500
y los 4,800 m.s.n.m. y el otro en la latitud templada del Centro de Chile, entre los
35° y los 45° de Lat. Sur y entre una al tura que oscila desde el ni vel del mar hasta
los 250 m.s.n.m. Ugent et al. (1987) han retomado recientemente esta posición y
plantean que en cada caso se ha logrado la papa cultivada a partir de especies
silvestres {Op. Cit. : 26). Es muy posible, como lo indicé Dodds (1969 : 15), que
la forma silvestre ancestral haya desaparecido ya hace mucho tiempo, justamente
por haber sido adaptada al cultivo.
Al momento de la Conquista, sabemos que la papa domesticada se extendia
desde Venezuela, a lo largo de la cadena andina, hasta el Noroeste argentino y por
la faja costera de Chile Central y Meridional. No cabe duda que la introducción
de la papa en Centro America y Mexico, se efectuó en tiempos posteriores a la
Conquista (Hawkes, 1989 : 495). ORÍGENES Y DOMESTICACIÓN DE LA PAPA 177
En lo que se refiere al análisis del problema de la papa desde el punto de vista
arqueológico, es muy importante indicar que hay una grave dificultad : la de
su conservation. Mientras otras plantas tienen frutos que por su estructura о рог
sus semillas son muy resistentes y ello permite su conservation en los yacim-
ientos arqueológicos, este no es el caso de los tubérculos. Ellos generalmente
se destruyen hasta en las condiciones de la co sta peruana, que se distingue por
sus excepcionales cualidades de conservation de los restos botánicos depositados en
los contextos arqueológicos. En las serranias el problema se acentúa, salvo en el
caso de la cuevas secas, en las que se ha excavado muy poco. Es asi, que si se
revisan los informes arqueológicos o los trabajos de etnobotánica, se podrá
comprobar que prácticamente no hay referencias a la papa. Lo que si hay es una
abundante information de esta solanácea en las representaciones, que nos han
dejado en la cerámica los artesanos prehispánicos. Pero en este caso se trata de
culturas tardias que poco o nadá nos pueden servir para los problemas que nos
interesan, о sea origenes y domestication de esta planta. Los frutos que se han
representado en la alfareria, corresponden a copias directas o han sido inspirados
en especimenes que habian sufrido y a un largo proceso de selection humana.
Probablemente la cultura en la que hay más representaciones de papa es Moche y,
curiosamente, esta es ausente en Nasca. No viene al caso detenernos aqui sobre este
aspecto, y si alguien tiene interés puede recurrir a los trabajos de Salaman (1949)
о Vargas (1962).
Veamos ahora cuales son los datos con los que contamos para la Epoca
Precerámica. Como se verá, es muy importante hacer un análisis crítico de esta
information, pues no siempre estamos en presencia de evidencias aceptables. Esto
es, a nuestro juicio, de fundamental importancia, pues en muchas publicaciones se
ha citado information que no tiene validez cientifica. Sobre esto hemos escrito un
articulo, en el que las personas interesadas podrán encontrar mayores detalles
(Bonavia, 1984). Aqui nos limitaremos a hacer un resumen actualizado 2.
Ramos de Сох (1971 : 94) sostiene que en la Fase Conchitas del sitio PV48-II
de Tablada de Lurin (fechada en 4,500 aňos a.C.) se encontraron « ...productos
similares a. ..papas. ». Luego Patterson y Lanning (1964 : 114) al referirse a
Ventanilla, al Norte de Lima, en una época cuya edad oscila entre los 2,000 y los
1,200 afios a.C, mencionan la existencia de «papas», aunque posteriormente se
demostró que se trataba de una planta silvestre que no es papa (Nawpa Pacha, 4,
1966 : 115).
Lanning ([1965] 1970 : 138) trata concretamente sobre el yacimiento Punta
Grande (fechado en 2,500 aňos a.C.) y dice que alli hubo « ...papa (que podria
haberse recogido silvestre en lo que aun quedaba de las lomas)... », aunque lineas
atrás había afirmado que se trataba de « ...raices... probablemente cultivadas. ». En
un trabajo posterior, el mismo Lanning (1966 : 190) se refiere a este hallazgo y es
más cauto cuando escribe : « Las raices todavía no han sido examinadas por un
botánico, pero pude reconocer abundantes papas... ». Efectivamente, cuando el
mismo autor escribe su manual ya clásico (Lanning, 1967 : 60), y trata el
Precerámico final de la Costa Central, dice « ...posiblemente papas... ».
Hay un dato más, relativo a la Costa Central, y que debe ser discutido. Hawkes
(1989 : 495-496) se refiere a la identification de unos restos que hiciera 178 SOCIÉTÉ DES AMÉRICANISTES
Martin-Farias (1976), ensayando nuevas técnicas para el estudio de antiguas
plantas de raiz. La muestra corresponde a los trabajos que realizara Michael
Moseley en el area Ancón-Chillón. En el trabajo de Hawkes no se da mayor
information, sólo se dice que entre otras plantas habia « papas » que tienen una
antigiiedad de 4,500 aňos antes del présente. No hemos tenido la posibilidad de
revisar el trabajo completo de Martin-Farias, que es una tesis de doctorado, pero
si sus conclusiones, y en ellas se seňala el yacimiento del que provienen las
muestras. Este séria La Pampa. Pensamos que es un error y que se trata de Pampa,
situado en la Bahia de Ventanilla, al Norte de la desembocadura del rio Chilien.
En efecto, este sitio ha sido estudiado por Moseley, el cual ha informado sobre sus
hallazgos (Moseley, 1975 : 22-23) y si bien hay una lista de plantas, entre ellas no
figura la papa. La datation del sitio coincide aproximadamente con la que seňala
Hawkes (Op. Cit.) Sin embargo, hay que tener mucho cuidado, pues en las
conclusiones de Martin-Farias, las que si hemos podido leer, se dice textualmente :
« Solarium tuberosum pudo también estar présente en el sitio La Pampa (ca. 4,450
antes del présente), a pesar que esto no ha sido probado sin que haya lugar a
duda ». (N.B. El subrayado es nuestro). Creeemos que no es necesaria ninguna
aclaración.
Hasta donde nosotros sabemos, Moseley no ha publicado mas information
sobre el asunto y séria importante que lo hiciera, en cuanto Martin-Farias (Op.
Cit.) crée, con seguridad, que se trata de plantas cultivadas.
Hay un dato reciente que se refiere también a la Costa Central, concretamente
al sitio El Paraiso en el valle del Chillón y correspondiente al Precerámico final, es
decir entre 2,500 y 1,800 aňos a.C. Se dice que hay evidencia de utilization de
plantas silvestres, entre las cuales hay «...miembros no identificados de Solarium
spp. ...» y luego se aňade que entre las plantas que han podido ser identificadas a
base de análisis de coprolitos hay Solarium (Quilter et al., 1991 : 280). Esta info
rmation es aún muy vaga y tenemos que esperar que se publiquen mayores detalles.
Para terminar con la parte costera, Ugent et al. (1982, 1983) han informado
sobre el hallazgo de 20 tubérculos de papa procedentes de cuatro yacimientos del
valle de Casma, en el departementů de Ancash. Ellos son enfáticos en afirmar que
estos restos han sido « ...positivamente identificados como papa cultivada (Solarium
tuberosum L. sensu lato)... » en función del análisis de la superficie de los restos y
de los granos de almidón (Ugent et al., 1982 : 183). Los très yacimientos en cuestión
corresponden a diversas épocas , que cubren un lapso que oscila entre los 1,200 y
los 2,000 afios a.C.
Los restos que a nosotros nos interesan mayormente, son los que corresponden
al sitio de Huaynuma (situado en la bahia homónima 12 km. al Norte de la bahia
de Casma), que es precerámico y que tiene una antiguedad de 2,000 aňos a.C.
(Ugent et al., 1982 : 184-187). A1H se encontre 6 especimenes que, al decir de los
autores, corresponden a« ...papa blanca... » (Op. Cit. : 187) y que estaban en
excelente estado de conservation. Los autores han comparado sus restos con otros
de tubérculos arqueológicos de diferentes yacimientos tardios de la costa peruana
y, en términos générales, llegan a la conclusion que los especímenes de Casma son
más pequeňos y ofrecen detalles sobre sus granos de almidón (Op. Cit. : 191 ; vide
también Pozorski y Pozorski, 1987 : 16). Y DOMESTICACIÓN DE LA PAPA 179 ORÍGENES
Este es el único informe que, aunque preliminar, ofrece information arqueo-
lógica y botánica con cierto detaile y credibilidad.
Refiriéndose a la sierra ayacuchana, MacNeish et al. (1975 : 30) escriben que
« ...hay evidencia de cultivo de papa... » en lo que ellos definen Periodo 6
(correspondiente, en términos de tiempo, entre 4,200 y 2,500 aňos a.C), lo que
involucraria la Fase Chihua y Cachi de MacNeish et al. (1970). Aunque un
colaborador de MacNeish, Garcia Cook (1974 : 21), menciona la posible exis-
tencia de papa concretamente en la Fase Chihua (entre los 4,500 y los 3,100
aňos a.C). Esta aseveración es confirmada posteriormente por MacNeish et al.
(1983). Es asi que se menciona « ...a possible potato eye... » identificado en un
coprolito que estuvo en la Zona X de la Cueva de Pikimachay, correspondiente a
una ocupación Chihua temprana (5,000-4,000 afios a.C.) (MacNeish et al., Op.
Cit. : 158) y luego en la Zona VII de la misma cueva que es asignada a una
ocupación Chihua tardia (3,5000-3,300 aňos a.C.) se menciona la existencia de
« ...solanum fruits. Whether any of the latter were domesticated potatoes could not
be determined, but possible potato eyes were in two of the feces... » (MacNeish et
al, Op. Cit. : 160).
Para el area de la parte alta del valle de Chilca, Engel (1970a : 431) informé que
en « las eue vas » de Très Ventanas se encontre « Solanum sp. » en el nivel fechado
en 10,000 aňos, aunque especificó que se trata de plantas « probablemente » silvestres
(Op. Cit. : 432). Luego en otro escrito del mismo aňo, seňala que en la Cueva I y II de
Très Ventanas, en todos los nivelés, hubo restos de tubérculos y uno fue identificado
por Douglas Yen como Solanum sp., aunque no se puede probar que se trate de
plantas cultivadas. No se dice de que nivel viene este tubéreulo identificado. Se
especifica que los tubérculos estaban « fosilizados » (Engel, 1970b : 56).
Cuando Engel vuelve sobre el asunto (1970c : 129) dice textualmente :
« ...hemos encontrado papas. ..en capas arqueológicas de 10,000 aňos... » en « ...las
cuevas de Très Ventanas. » y en el Cuadro A que acompaňa el artículo, indica la
papa en lo que él denomina « Horizonte pre-agrícola », que tendría une antiguedad
que oscila entre los 10,000 y los 5,600 aňos antes del présente. Posteriormente el
autor vuelve sobre el asunto (Engel, 1973 : 274) y seňala que papas « ...están
présentes en algunos yacimientos muy tempranos del Holoceno (e.g. en los nivelés
de 10,000 aňos antes del présente de las cuevas de Chilca)... » e indica nuevamente
que, según Yen, se trata de una papa silvestre.
Douglas en estos escritos, no sólo no aclara la situation, sino que aumenta
la duda, aunque no trata in extenso el tema. Es asi que (basándose siempre en
Engel, 1970b) en el texto dice : « Restos... de Solanum fueron encontrados en los
nivelés arqueológicos fechados por carbono en 10,000 y 8,000 aňos antes del
présente. Algunos de estos tubéculos se ven en la Figura 5 » (Yen 1974 : 25). Sin
embargo, en la mencionada Figura (Op. Cit. : 26) se muestra un solo ejemplar y
en la leyenda se afirma que se trata de un tubéreulo que ha sido « ...identificado
como probablemente correspondiente al género... Solanum... » (N.B. : el subrayado
es nuestro). Además en ningún lugar se pronuncia sobre el posible estado
doméstico о silvestre de la muestra. Es évidente que Yen no tuvo responsabilidad
directa en el asunto, y confié en la information que le envió Engel y que él supuso
era correcta (in litteris, 28 de noviembre de 1985). SOCIÉTÉ DES AMÉRICANISTES 180
Del análisis de los datos expuestos se puede concluir que sólo los hallazgos de
Casma y los del valle del Chillón tienen validez científica, aunque los segundos son
aún muy vagos y necesitan ser confirmados con mayor detaile. La información de
Ayacucho es muy imprecisa, pues en los informes preliminares del Proyecto (MacNeish, 1969 ; MacNeish et al., 1970) la papa no se menciona para
nada, luego uno de los encargados del proyecto (Garcia Cook, 1974) afirma que
« posiblemente » haya habido papa en los estratos correspondientes a la Fase
Chihua y MacNeish et al. (1975) hablan de « evidencia de cultivo de papa », sin
seňalar concretamente cual es esta evidencia. Y, finalmente, en el informe final del
proyecto (MacNeish et ai, 1983) sólo se presentan vaguedades. Es nuestra opinion
que hasta que no se publique el informe botánico completo de este proyecto, la
pretendida « evidencia » no puede ser tomada en cuenta.
En el caso del valle de Chilca el problema es grave. Primero Engel habla de una
cueva, Très Ventanas, y exclusivamente seňala el hallazgo en el estrato fechado en
10,000 aňos. Luego se menciona dos cuevas de Très Ventanas, la I y la II, y se
especifica que los restos de tubérculos estaban présentes en « todos ios nivelés ».
Cuando se trata nuevamente el asunto, se menciona sólo Très Ventanas, sin
especificar el numero de la cueva, pero senalando que los restos de papas estaban
présentes sólo en el nivel correspondiente a 10,000 aňos, para — finalmente en un
ultimo escrito — mencionar otra vez « algunos yacimientos », en plural. Se ha
visto, además, que se ha identificado sólo un espécimen como probable Solarium sp.
Pero, además de todas estas inconsistencias que son évidentes, hay también
graves problemas de tipo técnico arqueológico que invalidan los trabajos de Très
Ventanas, y cuyos detalles no viene al caso mencionar aqui. El análisis completo
de ello se hizo en un trabajo anterior (Bonavia, 1984). Y nuestra posición ha sido
corroborada por Claude Chauchat (1972 y Comunicación personal, 1983) que tuvo
la oportunidad de revisar personalmente los materiales y ver los métodos de trabajo
del equipo de Frédéric Engel. Cohen (1978 : 226 y 241) al referirse a Très Ventanas
es también categórico en afirmar, después de haber revisado los datos de Engel, que
alli « ...los estratos son casi seguramente mezclados... ».
En el articulo de Ugent et al. (1983) hay una información que es muy
importante, ya que avala lo que venimos sosteniendo. Alli los autores explican que
les fueron entregados cinco tubérculos, provenientes de la Quebrada de Chilca,
para que fueran analizados por Ugent. Aqui surge nuevamente un problema y una
évidente contradicción, de los que Ugent parece no haberse dado cuenta, a pesar
de nuestra advertencia (Bonavia, 1984), pues inclusive en un trabajo muy posterior
(Ugent et al., 1987 : 25) sigue aceptando esta evidencia como valida.
Veamos los hechos. En primer lugar no se sabe de cual de los yacimientos de
Chilca provienen las muestras ; por todo lo expuesto anteriormente, podemos
suponer que de alguna de las cuevas de Très Ventanas. Ugent et al. (Op. Cit. : 42)
dicen textualmente : « Estos tubérculos, algunos de ellos de los más antiguos... »
(N.B. : el subrayado es nuestro). Esto significa très cosas ; que no todos son
antiguos, que no se sabe cual es el antiguo pues suponemos que en caso contrario
los autores lo hubieran seňalado y, finalmente, si hay otros que no son antiguos
significaria que efectivamente fueron hallados en varios nivelés de la cueva, lo que
iria en contra de aquellas aseveraciones de Engel (que son la mayoria), que seňalan Y DOMESTICACIÓN DE LA PAPA 181 ORÍGENES
que éstos provienen sólo del estrato fechado en 10,000 aňos. Hay además otra
grave incoherencia. Engel es muy claro cuando dice que sólo un tubérculo ha sido
identificado como papa y Yen ilustra uno solo en su libro, como hemos visto.
Résulta, sin embargo, que a Ugent le han entregado cinco especímenes de papas
{Op. Cit. : 42 y figura 4G). Y aquí podemos aňadir un dato más, que no
conociamos cuando escribimos nuestro trabajo de 1984. Ahora sabemos que una
muestra procedente de « la puna del valle de Chilca », que suponemos se trata de
Très Ventanas, ha sido entregada también a Martin-Farias (1976), en Inglaterra,
para un análisis. Como ya hemos indicado, nosotros no hemos logrado obtener este
trabajo, pero si sus conclusiones. De estas se puede colegir varias cosas. En primer
lugar que se trató de una sola muestra, pues figura su numero : es el 411. Luego,
que es casi seguro que se trata de Très Ventanas, en cuanto se seňala como fecha
« 8,000 antes del présente », lo que puede ser un lapsus en cuanto la fecha séria
« antes de Cristo ». Pero, y esto es lo más importante, la autora considéra como
seguro el hecho que se trata de Solanum tuberosum y que corresponde a una planta
cultivada. Hawkes (1989 : 496) confirma esta posición. Esto, evidentemente, esta en
contradiction con la otra information que nos diera Engel. Cualquier comentario
esta demás. A base de lo publicado, es prácticamente imposible aclarar la situation
caótica que se ha creado con estos hallazgos.
Résulta que estos tubérculos estudiados por Ugent {Op. Cit. : 42) « ...varian de
12 à 25 mm. de ancho. El más grande, es un fragmento de tubérculo entero, y se
considéra más grande que cualquier otro que se haya visto hasta ahora y
procedente de la región de Casma. Además, los granos de almidón de estos
tubérculos que varian de ampliamente elipticos a ovalados (figura 31), en realidad
no bien conservados, son sin embargo más similares a los granos de papa cultivada
de ahora, que los del almidón de las especies silvestres, teniendo las ultimas (vea
figuras 3G y 3H) granos de puntas largas y siendo frecuentemente mucho más
pequeňos. Esto nos induce a suponer, que la especie Solanum tuberosum esta bajo
cultivo por lo menos desde hace 10,000 aňos ».
En primer lugar tenemos los datos referentes al tamaňo del tubérculo entero,
que es más grande siendo más antiguo que los tubérculos encontrados en Casma,
que son mucho más recientes. Si bien la exception puede darse, tratándose en el
caso de Chilca de especimenes silvestres, como sostiene Engel, y de especímenes
cultivados en el caso de Casma, como lo dicen Pozorski y Pozorski, y mediando
entre las dos muestras (si la fecha de Chilca fuera correcta) aproximadamente 7,000
aňos de diferencia, en verdad el fenómeno debería darse al rêvés.
En el caso del almidón también llama la atención la mayor similitud con los
almidones procedentes de especimenes actuales que con los de las especies
silvestres, cuando — repetimos — Engel ha sostenido que se trata de especimenes
silvestres y no hay ninguna evidencia de cultivo en Très Ventanas, en los nivelés que
este ha calificado de « más antiguos ». No podemos compartir la opinón de Ugent
et al. {Op. Cit.) en el sentido que ello indicaria que en Chilca la papa estuvo bajo
cultivo desde hace 10,000 aňos. No vemos cual séria la prueba para sustentar este
aserto. Nosotros nos inclinamos a pensar que ello más bien nos esta seňalando, que
los estratos estuvieron mezclados y que los tubérculos excavados provenian de los