7 jours d'essai offerts
Cet ouvrage et des milliers d'autres sont disponibles en abonnement pour 8,99€/mois

Compartir esta publicación

El Movimiento Obrero
en Iberoamérica
(1880-1920)
El Paro 'J t. huelga general 1)O~ltluyeron tormas ele lucha que la clase obrera lbero.m.rlc lIoa l. ylO obMgada a uUI:Ut con frecuencia
par. obtener mejore. condicione. de vida.
Nelson Martínez Díaz
origen rural aportaba la dernas - un crecido número ORIGENES y
de asalariados concentrado mano de obra a Jos encla ves CARACTERISTICAS
en fábricas o yacimientos mineros y a las actividades
mineros-, no alcanzó la agropecuarias, mientras que
una población urbana, au­misma importancia en todos
mentada por la inmigración, El movimiento obrero en los países y, por supuesto,
Iberoamérica no presenta un tampoco ha sido simultáneo. proporcionó la fuerza de
trabajoal impulso industria­panorama homogéneo. Su En este complejo panorama
lizador. A riesgo de unaexce­caracterización, sus conno­ es posible percibir, sin em­
taciones económicas, socia­ bargo, algunos elementos siva simplificación, podría
les y políticas oonforman un ensayarse una síntes's aten­que permiten realizar una
todo poco susceptible de ex· diendo a las diversas áreas cierta clasificación.
plicaciones si no se tienen en de explotación de los recur­Es posible distinguir, por
cuenta las variantes regiona­ ejemplo, que dos sectores de sos materiales en los países
iberoamericanos. Podemos les. Debe señalarse, para población claramente dife­
comenzar, que el proceso de renciados han proporcio­ sei'ialar, entonces, que el
auge del salitre originó, en formación de la clase obrera nado la base del movimiento
con sus pecul iaridades mo- obrero. Una población de Chile, un importante núcleo
54

video, Río de Janeiro, San­de asociaciones obreras que
tos, los puertos venezolanos alcanzó un alto grado de
o mexicanos. Su presencia se combatividad. A su vez, la
hará visible en todo el conti­transformación sufrida en
nente, hasta las costas del territorio argentino, sobre
Pacífico y el Caribe. Los in­todo después de la campaña
del desierto, y el pujante de­ mtgrantes no sólo tuvieron
inOuencia.en la economía de sarrollo urbano experimen­
tado por el país como conse­ esos países, sino que tam­
cuencia de la intensificación bién lJevaron sus estilos de
de las actividades agro-ex­ vida, y en el encuentro con
portadoras, alentó un pode­ las trad iciones locales ac­
roso movimiento obrero Uf­ tuaron como elemento modi­
bano. En Uruguay, el sector ficadordela fisonomía de las
MUChOS Intelec::lual.a a. ylncularon a la obrero tuvo características sociedades. Al mismo tiem­
Yanguardla del anarquilmo a comienzos
similares al que suq1:ió en po, este aluvión inmigrato­del siglo actual. En le loto: e' poeta uru­
Argentina, e igual sera ]a si­ guayo Angel Falco, autor de Camos ROloS rio imp¡; mió sensibles cam-
tuación de Brasil desde fines
del siglo XIX; Bolivia y Perú
conocerán, en cambio, un
proceso asimilable al chile­
no. En Centroamérica, sin
embargo, se utilizaron siste­
mas para explotar los recur­
sos que acentuaron el mo­
nocultivo y cuya consecuen­ . .. ... .. • • •• •• • • •• cia fue una consol idación de "
las estructuras tradicionales
en el área del Caribe, todo Jo
cual proporcionó escasas
oportunidades para el naci­
miento de un sector obrero
organizado. En Cuba la si­
tuación fue excepcional,
puesto que la inmigración
llegada de la península du­
ran te el siglo XIX actuó
como difusora de las ideas
del anarquismo en diversos
gremios. Por último, el caso
de México presenta mues­
tras de los dos sectores de
trabajadores que hemos
mencionado más arriba: el , •
enclave minero en el norte,
donde tiene lugar la explota­ .0;..-
ción de las minas de cobre, y
el movimiento obrero ur J!
bano en las ciudades del cen­
tro, sobre todo en la indus­
tria texti l.
El período de la gran inmi­
gración transoceánica
vuelca--entre 1821 y 1914-
cerca de 55 millones de seres
huma nos hacia los destinos
en uJ tramar. Más de 30 mi­
llones se dirigen a Estados
Unidos, en sucesivas olea­
das; el resto desembarcó en
diversos países, general­
mente atravesando el Atlán­
tico y entre los principales
puertos receptores se encon­
• flo,aelon de perlOdleo. obraros ear.clerl~ la alapa Inldal da la. luchas p,olatarias
traron Buenos Aires, Monte- an Iberoamérk:a. En la loto: un perl6dk:o ob,ero brasileño en 1913.
55
=
­

•• .."" !4
el país, y emergieron, a co­
mienzos del siglo actual, la
Federación Obrera Regional
Argentina (FORA), creada en
1904; la Federación Obrera
Regional Uruguaya (FORU),
en 1905; la Confederacao
Operaria do Brasi 1(1906); la
Gran Federación Obrera de
Chile (FOChl, en 1909; la
Casa del Obrero Mundial,
creada en 1912, durante la
revolución en México, entre
otras de existencia más bre­
ve.
la.I •• n. vinculada, a la producción agropecuaria emplearon abundante mano de
LAS CORRffiNTES obra en .1 RIO dela Plata.
IDE OLOGICAS
bias políticos y uno de ellos las «secciones» de la Asocia­
fue, sin duda, el fuerte im­ Para hacer mención a un ción Internacional de Traba­
pulso que proporcionaron al Jadores (A.J.T.), donde pre­ proletariado industrial or­
movimiento obrero; más domina el sello ideológico ganizado es preciso remi tir­
adelante dinamizaron el se, en Iberoamérica, a los adquirido por sus militantes
surgimiento de las clases primeros decenios del siglo en España e Italia. Las mu­
medias alentado por el desa­ actual, puesto que en épocas tualidades, que sólo nuelea­
rrollo de nuevas formas de anteriores pocas empresas ban a los obreros de la
tecnología industrial. llegaron a reunir algo más de misma nacionalidad: italia­
un cen tenar de trabajadores. nos, españoles, franceses, Los años iniciales del movi­
Sin embargo, las zonas mi­etc., serán desplazadas por miento obrero iberoameri­
neras de México y Chile las sociedades de resistencia cano suelen ubicarse a me­
agruparon cifras considera­que se caracterizaron por diados del siglo XIX. Eran
bles de obreros, e igual ocu­reunir a todos los trabajado­tiempos de penosas condi­
rría con las empresas urba­res de un mismo oficio. Porlo ciones de trabajo -largas
mismo, las sociedades de re­ nas en Argentina. Buenos Ai­jornadas, salarios exiguos,
res reunía, según el censo le­sislencia adoptaron con fre­pésimos locales- y, en mu­
vantado en 1887, 170.000 cuencia el calificativo de chos casos, el proletariado
«cosmopolitaslt o «interna­ operarios en 23.000 estable­rural sólo recibía como re­
cimientos; si bien la concen­cionales». Lograron, en mu­tribución por sus tareas un
tración era aún escasa, chos casos, federarse en or­vale para real izar compras
ganismos que cubrían todo anunciaba ya el considera-en las pulperias, o las tiendas
de raya, instaladas por las
mismas empresas que le con­
trataban. Este sistema era
empleado en los quebracha­
• les del Paraguay, regiones
rurales del Chaco o la pampa
argentina, haciendas y ex­
plotaciones mexicanas o cu­
banas, empresas salitreras y
mineras en Chile, etcétera.
Como ha señalpdo CarIas M.
Rama, hacia lá década de los
setenta los refugiados de las
guerras y conflictos sosteni·
dos durante el Risorgimenlo
italiano, sobrevi vientes de la
Comuna deParis, y exiliados
de la fracasada Primera Re­
pública española, llevan las
ideas de Proudhon, Blanqui,
Bakunín, a Montevideo,
Buenos Aires, México y La
Duranl. kI ... emana Iraglca- en "rg~ti,.. lo. Incldent .. lu.ron "lolanIO. y numa.o.OII.
Habana. Se crean entonces En la loto: dl.p .... lón da trabllladore. por la caballerfa policial.
56

ble impulso que recibirá en siglo XIX está demarcado se multiplicaron, sobre todo
en el medio urbano, los Cen­1900, una vez instalada la por la rivalidad existente en­
industria frigorífica en todo tre marxistas y anarquistas, tros de Estudios Sociales,
su desarrollo. México, a su aunque desde el punto de desde donde se propagaron
vez, seguía exhibiendo, en la vista institucional se les en­ las ideas marxistas o anar­
segunda mitad del siglo, su cuentra con frecuencia, en quistas.
mayor coneen tración obrera Iberoamérica, coincidiendo
en el sector textil y las em­ en organjzaciones de huel­
presas de ferrocarriles. gas, etcétera. EL MOVIMIENTO
A partir del ingreso de las co­ El «sindicalismo revolucio-­ OBRERO EN EL
rrientes anarquistas y anar­ nario»,quese inspiraba en el RlO DE LA PLATA
cosindicalistas, las socieda­ modelo de la C.G.T. francesa
des de resistencia, que ac­ y compartía algunos de los Argentina y Uruguay, cuyo
tuaron en la instancia histó­ principios del anar'luismo crecimiento demográficO
rica en que los países ibe­ -la acción directa y a opo­
roamericanos entraban en el sición a la política-, pero
área capi talista, jugaron un centrando la lucha en el te­
rreno económico y en una activo papel en las luchas
organización sindical fuene, obreras. La prédica anar­
quista atrajo, por sus pro­ encontró también espacio de
puestas individualistas, a los influencia a comienzos del
artesanos proletarizados, siglo XIX, e inspiró el naci­
mientras que sus proclamas miento de la primera Confe­
violentas y el llamado a la deración del Trabajo de la
revolución social encontra­ Región Mexicana. La dolo­
ban eco en los grupos más rosa experiencia de la Co­
radicalizados. que tendían muna de Pans estaba, sin
duda, detrás de su prescrip­espontáneamente a la rebe­
lión. Argen tina, Brasil y ción de apoliticismo y la con­
Uruguay, con penados de fianza en la huelga general
emigración europea aluvio­ como instrumento capaz de
na1, fueron centro de la acti­ provocar el derrumbe del
vidadanarquista. En México orden social. En los países
los hermanos Flores Magón del Pacífico, la «Industrial
llegaban al anarquismc. Workers of de World)t llevó
desde radicalizadas posicio­ las ideas anarquistas a man­
nes liberales, mientras que timos y portuarios, por la ac­
ción de los marinos nortea­en Brasil la ideología liber­
mericanos que hacían la ca­taria ensayaba, en tomo al
rrera comercial en esa costa. italiano Giovanni Rossi, una
Las Ideoiogias obreras del experiencia social intere­
sante en la «Colonia Ceci­ período mostraron, }X)r otra
lia», hacia 1890. parte, una marcada tenden­
Asimismo, se destaca en el cia al desarrollo de centros
movimiento obrero una ten­ culturales. Marxistas y
"'"redo PalaeJo. tue una de .a. ligur. dencia socialdemócrata, es­ anarguistas!arecían seguir
m~h brillante. de la. prImera. etap_ de{
timulada por emigrados con fidelida la posición de aoelallamo .rgentlno. Carlc.tura apare·
cid. en .a revl.-a Fray Mocho. alemanes y franceses, que Carlos Marx, que atendía a
representó la línea de la proporcionar al proletariado
Primera Internacional So­ aluvional originó con rapi­la formación intelectual que
cialista, y que funda filiales dez un importante mercado la sociedad burguesa le reta­
en México, La Habana, Bue­ interno, conformaron tem­ceaba. Casi todos los grupos
nos Aires y Montevideo. pranamente sectores manu­libertarios se procuraron
Desde un principio, a la vez, factureros que dieron naci­imprentas, si bien es verdad
se entabló la lucha ideoló­ miento a los primeros nú­que muchos de los trabala­
cleos del proletariado urba­gica en tomo al movimiento dores gráficos integraban as
obrero en tre el ala bakuni­ no. En Argentina, a partir de filas del anarquismo. El
la superación de la crisis po­nista y el consejo marxista signo más llamativo de la
de la A.I.T., polémica que época fue, en ese sentido, la lítico-militar del ochenta, la
respondía, en definitiva, a la 'coexistencia de periódicos transformación agropecua­
editados -por libertarios o escisión obrada en el seno de ria y la expansión del sector
socialistas- en italiano o cereal ero incidieron en Bue­ese orfanismo desde 1870.
En rea idad, el espacio polí­ francés, además de los pu­ nos Aires y las provincias del
tico e ideológico de los con­ blicados por los españoles. litoral, cuyo ritmo exporta­
' flictos sociales obreros en el dor se vio incrementado por en crecido número. También
57

el desarrollo de la red ferro­ Un fenómeno similar se re­ ron la intensa actividad de
viaria y la demanda mun· gistraba en Uruguay. Mon­ las curtiembres, saladeros,
dial. Buenos Aires experi. barracas de lana, talleres di­tevideo. puerta de entrada
mentó un sensible cred· para el inmigrante. creció en versos y. más tarde, la indus­
miento urbano. con una po· tria frigorifica. población desde 164.000 ha­
blación integrada por ex­ bitantes en 1884 hasta los Al mismo tiempo que se su­
tranjeros en un 50 100. 309.000 que tenía en 1908. cedían las convulsiones polí­
Italianos. españoles. france· Sus características cosmo­ ticas de la época de unifica­
ses. y en menor número po~ politas provocaron el co­ ción nacional, las ciudades
mentario de los viajeros: el lacas. sirios y libaneses. ca ... del Río de la Plata conocie­
menzaron a proporcionar la 45 por 100 de las personas ron las primeras man ifesta­
mano de obra de las prime· que vivían en la zona urbana ciones sociales de sus obre­
eran españoles, italianos o ras fábricas importantes y a ros. La Sociedad Tipográfica
los diversos servicios que franceses, entre las colecti­ Bonaerense, fundada en
exigía una ciudad en conti­ vidades más numerosas. Mi­ 1857. y el periódico .EI Pro­
nua expansión. les de inmigrantes alimenta· letario fueron el vehículo de
las reclamaciones iniciales
de los trabajadores. En Mon·
tevideo se ensayó, en 1865,
una asociación de obreros
ti pográficos que tan sólo
cristalizó cinco años más A TOn(l~ LOS A snc 1/\ 00',
larde al crearse la Sociedad
Tipográfica Montevideana.
IJ Ion •• , "'-" ,. ",/ .• 1'-'" ,~. " •• Io<~ ... """ ..... y • .............. " .... ) h,
." .. ' ......... ~ ... ", .. ~ .. ~r .. "':1"" _ ,..... .. A partir de la década del In .. , •••• ~ .......... ""'11 .... 1 <"' ... ·I~..,'· ..... ·
,_ .. _ ... ,.. ....... •·• .. 'I·· ... J ............. .... "' ..... _ .~ ..... "'" ........ .,... l ........... ,.. ochenta las agitaciones .lI.ofu~ ........... < ........ ,_ ......... ... .~ ....... _ ...... ' ...... J.,. dr "'""'u ... ...
w.J ~. ... _ __ .. "'" .. • , kp= tI ... ~ ___ •• ," ... ._ .: ••• loo ..... ' •• ~ • 0I;.-~.. ... .. ~ "'-k... ...... .. obreras son frecuentes, obli· -, ...... ~ ..... _--- ............ -
.............. pCft-......... _ ...... ,...."" ••• -. ko ..... ..- .. 10.&.-..... . gadas por las penosas condi­-_ .... - .... •• ... ~ ,.u ...... " ... N' l'.\· •. \~r. 1"J¡.rw. "" ... ,.. .... _r ... op' __ _ ciones de trabajo. Anar·
........ ,. .. _-..u.I del ........ _ cl.k.&..~ ..... _ ........ ~ •• I....., 9,uismo y anarcosindica· .......... ,.. c. c_ ..... -.. ........... _ le ..-.... ............ _ r-Io 1 ....... .11._ ... --"""" ....... Nr" __ _ fJ ~~.a ... __ ............. -, .1-' _ ... r-_~., ... __ _ hsmo adquieren a partir de --.., •• -"* ... _ ....... , .... _.
............... ..-....J ......... L .... ... entonces, y hasta los prime­........'P'C.' ....,--~.- .......... -.... T'---,. .. _.- , ...... , ... .. C"' .................. w.- ............ ....... _-._ ........ 1aC-.. __ ...... . ros decenios del siglo actual, .... -- .. ~ ... .... , ... _""~..". ..... _ ~ _.u _ .............. ~ ..... ~~okupn. posiciones importantes en e l .......... :1M..,... IIrv ... ". __ .. , .......... --.... 'f ...... _-¡ .. oó ..... .
...... , ...... dI-..... _,.....~ ........ "' __ .... - ..-............ , ,,"" .... !>:, ..... . • ......... -.u..-.. __ I ........ · movimiento obrero. En 1874
• "" -....afu,:<J, • .. Ioed ~ ....... .. __ I.o.~ .. ,_ ... _ ¡oonc"''''.\­ ..- .................... '-"_"-';~.a" existía, en Argentina, una
~,,, .. ..w.¿ -_ ... ~-- ,...-.,..¡-._ .. _w_ .... ____.·r-_ t·¡, ...... _ ..... _ ..... \: .......... ..w.> sección de la A.I.T.; en 1875 .... -..... __ ....... ,:., .. - ..... __ ........ .., .. .,·· .... ·1 ........ _,""
se funda en Uruguay la Fede­..--........ --... -.. ......... .. --_.~ - ~.., .... "' .... ,-.... 1""" •• . ...-....,.....-~ .. _ ..... - ..... ~ ........ ~.~ .1.,,-.· .......... <10 ~:-_ ...... __ .60.....-.1< .. ración Regional de la Repú­~ .. ....... ,"" .. : ............. -" ......... --, .... _~_ ... _ .. '.pe lac..,. .... -... .... JIt, .... 1,.' , • blica Oriental del Uruguay; .,_ ... -=1tMooJ' ... .,k.·· ... __ ._;OO<'~ ........ ~ ~¡o.oow ......... ,.""' ...... .... .. ~_ ..... _ ... _, • .,.w,. ~ ....... ok ...... ,..... ... --~ .......... - ambas estuvieron vincula­_.,.-.1 ... 1.0 ", ........ _ .... ...-. ,\ .vz-"~ -...... - ~ ..
;0<-....... ' -..". .... ~ .. "' ..... _ ...... _J..,... .... " •. te ... _ v
.~ ___ .o!_ .... "" das a la tendencia bakuni­10_. "J" .... "-" "c<C .\c, ............. 1 ....
............ .., ... _ .......... _ .. r..*",,-
,1 ..... 1oM .... ,Jo ¡ ••• , u"tn, , •••. nista .
.;, b.I ... ~ ......... _ ..... '~ ,1.1-" 1<. .. .- • .1.- .............. ---_ •• ~..¡/_--...,..)~ .. • .. hoa ...... __ """_ ............ ~ l. Cuando Enrico Malatesta,
.. .,....¡.,I .... _ .... -. .... - .......... .. -"'-'--.--._-.....- .... -r ..... ~ __ ~~u,. .... una de las figuras más acti­........... .. ..".n·. ,_ t. ...... ...... ,. 1""';'_
-...s.: ....... _,. ..... ,. ......... "M""'. .... ""'~-- .. -...,.-­ vas del anarquismo italiano,
~ ................. _...... -_.- ..... ~_t.o ... '" ". ' ... "n"'"'' ~ ••.• 100 .. .
... .. .1.> -.. 11,0 .\_"... •• ~ ... _. el ... .. -*,-, .. -.---_. se radica en Buenos Aires, a ....... _ ........ ·_RfU A_ ......... t .. <1 pIw,:c" .-10._ ~.". _ ... -, .......... _ .... ,,,.1'11'1., .• -< ••• :,., partir de 1880, las mutuales ... I_ ....... -.--~ .......... --
.~-~,. ', ... .. ..... .. [-.po ... J'oh._~_ .. ~.' 1-: ••
_ •• ....,.. ......... 411:0, ..... _ ............ comenzaban a Iransfor· \.-, _._._- .... - ... .,....,.,....01 ..................... , .... _ .v ,. - marse en sociedades de re­.. ,-1"''''_''' ' JI....,... _ .. ____ .'" 1- "'" .~ ...... ~ •• '
t .... .-..r_ .. ~ ......... " •••• iJc".'. ...... .... ............ -- ....... --
_.~ sistencia. al tiempo que se _.,..... .... _ ........ r ...
... __ t., ..-___ .. f'IPT. _
v... ... ~ • ~ \~ ..... .; .. r.n' ,o'.. ,_ .... organizaban los gremios de
..... _ .. " .. !l. ' .. ... ....... , •. "...... '.,:. •. I'; •.•. ¡" ~ ._. ... ~_.-w. ... ....-. panaderos, metalúrgicos, .,"' .. :.......... '.--.' , ' " ·',R.'" ' . ... .. r_ ......................... 11" .. \ .. , ..... ~ ... _...-.....Jo .. _._ albañiles, etc. Hacia 1889. en .......... _ ..... h_" ........
........... ¡O'< ......... - ___ .. ...... ............... a.. t;_ ."; ..... , ••• ~ .. . el congreso constitutivo de la ·c •• "'_., __ J----... ..... . , ......... ~" ... ,~~ ........ ", .............. ,. " ..... _ .... ~ ........ '11 _~ .. ...,. ..
1""_1"" _. _ .... loo __ ...... _ 11 Internacional. se hizo pre­Iooo~_ ,'1\4 l.'- ......... 41
~'- '--•• , • ..Jo ...... ~_.wo. ,""''''' ....... . ............ ... - .... .-..-, .... -. '-' sente el Club de Obreros Ser -_ .... - -_.I""B.I_~ ... Ilr-~ .... -_ .... -- ..... -....-.. ,-,," • ...-.- 10_110. .•. ---- .. _, ............. - cialistas Vorwarts. de origen ... ,-_ .........
.~ .wI. ___ ..... ,..u-... _ ,\ '" L' I,.'.tu ... n.",a('Ol,:AUII .... , 1'1 lo alemán. que en 1890 fun­.--...-- .... ,._ ... _ .... - ... , ",a!JGC.'\"1 _._, _ ... _., ...... l:,."~ dab~ una filial ~n Argentina,
.. _.--... .... ___ • die ... ......
EL COIIITE CElITRAL. Un año más tarde se realiza
.-_, -t' .. '....-........... ......... 1_ t:- .......... !cHc._. el primer ensayo de unifica­
ción sindical: la Federación
L., .mpr .... e.tr.n"r., 'mpu,.ron .bu.' .... con(\.clo,.., d. t,.b.jo. En le toCo: un Obrera Argentina, que fra·
.. olente es. l. Unltln FerToellrTller. d .. Uru~.y, .n 110', .lem.ndo • 1011 otw.ro. e ...
casa por la rivalidad enco-"u~ •.
58

,
una enorme multitud acom­nada entre anarquistas y so­
cialistas. Divergencias de di­ pañaba a los féretros de las
víctimas. Al mismo tiempo fícil conciliación les separa­
se sucedían violentos cho­ban, por cuanto los socialis­
ques: coches y tranvías eran tas entendían que la acción
volcados e incendiados por política era una manera de
alcanzar las reivindicacio­ los manifestantes; algunas
armerías fueron asaltadas, nes obreras, en tanto que los
anarquistas preconizaban la así como varios edificios pú­
acción directa, el espanta­ blicos. Durante cierto
tiempo el control de la ciu­neísmo de la masa y la
huelga general romo armas dad pareció estar en m'anos
para producir el cambio so­ de la masa, que levantó ba­
rricadas en las calles y en­cial.
la prueba de fuego para es­ frentó a las fuerzas policia­
tas tendencias se presentó al les; pero cuando la ola de
iniciarse el nuevo siglo. Los violencia disminuyó, se pro­
órganos representativos de dujo una feroz represión, en
Oro-nludor d.1 movimiento obrero ':tll­ambas ideologías contaban la cual colaboraron bandas
le,., )' ludlador Inc:enublol, LfoIl. Emito
entonces con teóricos de va­ de civiles armados que se di­Recebe.,.en oc •• foIn IUO.r desllle.do en
..,S primeros el\o. del movimiento ob ... ro lía: en _La Vanguardia», pe­ rigieron a los barriosobreros
mln.ro de en ... riódico socialista, la direc­ sembrando el pánico. Des­
ción estaba confiada a Juan pués de la «semana trágica_ más extensas de la izquierda
B. Justo; en «La Protesta de 1919, la represión fue or­
argentina.
Humana_. de filiación anar­ ganizada duramente: de­
Las transformaciones que quista, escribía Antonio Pe­ mostración de ello fue la ac­
sufría la estructura econó­llicer defendiendo las ideas ción desplegada para aplas­
miccrsociaJ del país, y las federativas que materializa­ tar la huelga de los trabaja­
nuevas situaciones poltticas rán en 1901, con la creación dores de «La Forestal-, una
a nivel internacional y en el de la Federación Obrera Ar­ empresa maderera en el
orden interno, alcanzaron gentina, que declara su au­ Chaco argentino, y la feroz
también al movimiento tonomía frente a los partidos matan/_a. que tuvo lugar en
obrero. El acceso al poder de políticos. Ese mismo año, un 1921. de: los peones que tra­
la Unión Cívica Radical en enfrentamiento entre obre­ bajaban en las estancias de
1916, que se mostró atenta ros y policías en Rosario la 'Patagoma para los hacen­
en un' primer penodo a las culmina con la muerte de un dados \ frigoríficos ingle·
demandas de La clase obrera; trabajador y estalla la se::; instalado::; en la región.
el surgimien to de los secto­huelga general en esa ciu­ cuando aquellos se \c,-anta­
res medios, portadores de dad. El movimiento obrero ron en huelga.
nuevas aspiraciones, todo se radicaliza, y el gobierno En Uruguay, el comienzo del
comenzó a debilitar la in­de Roca responde decre­ siglo pareCÍa augurar un pe­
nuencia de los viejos grupos tando el estado de si tio y per­ nado próspero, sobre todo
revolucionarios. Pese a todo, siguiendo a los activistas, por la instalación de nuevos
el triunfo de la revolución mientras que la aprobacíón, establecimientos industria­
rusa de 1917 alen tó las ex­JX>rel Congreso, de la .Iey de les, como los frigoríficos, y la
pectativaq de los combativos residencia» pennite la de­ radicación de inversiones
sectores '1ue habían ani­portación de los militantes extranjeras. En el seno del
mado las organizaciones de extranjeros. movimiento obrero, a la pre­
trabajadores, al tiempo que El año 1904 surge la Federa­ senCÍa anarquista se sumaba
acentua\:..a el temor, siempre ción Obrera Regional Argen­ también el socialismo, aun­
latente, de los grupos domi­tina (FORA), por la fusión de que los libertarios seguían
nantes. Estos pronto presio­varias tendencias anarquis­ manteniendo una influencia
naron rara un giro a la dere­tas, y pocos días después mayoritaria. En 1905 se
cha de gobierno de Hipólito comienza una huelga gene­ funda la Federación Obrera
Irigoyen, que siempre mos­ral que obtiene importantes Regional Uruguaya (FORU),
tró vacilaciones ante lacues­reivindicaciones en Buenos q~e será la primer~ en orga­
tión social. Aires, Córdoba, La Plata, OIzar una campana recla­
Santa Fe y otras ciudades .. En 1919, un incidente entre mando la jornada laboral de
En el campo socialista se al­ ocho horas, más tarde reco­la policía y un grupo de
canza, por primera vez, un huelguistas del sector meta­ gida en la legislación social
sitial en el Congreso al ser lúrgico finalizó con cuatro de la administración de José
electo en Buenos Aires el di­ muertos y varios heridos en­ Batlle y Ord6ñez. En 1895,
putado Alfredo Palacios que tre los trabajadores. Al día sin embargo. el socialismo
iniciaba así una de las tra­ siguiente se declaró la ya editaba su periódico, .EI
yectorias parlamentarias huelga general. mientras Defensor del Obrero», que
59

nería, Chile, Pero yBolivia se
convirtie.ron en polos de • .. • atracción para las inversio­• • • ne~ extran leras. El guano y ~l .'
salitre ordenaron la activI­
dad de la economía del Perú .,-
durante buena parte del si­.-' glo XIX; era, asimismo, la --
riqueza que encerraba el te­
rritorio perdido por Bolivia
en la guerra del Pacífico.
Chile configuraba, hacia ,
mediados del siglo pasado,
un país básicamente campe­
sino, aunque desde la década
de los setenta la explotación
del cobre exigía un froleta­
riada minero, al igua que los
yacimientos de carbón en el
sur del país. Después de la
guerra con Perú y Bolivia.
Chile experimentó un gigan­
tesco impulso económico
debido a la expansión teITi­
torialhacia el norte, que deló
en su poder la pampa sa i­
trera en una época de gran
demanda mundial del pro­
ducto.
Si en 1853 se fundaba en
San tiago de Ch He la primera
En 1, ".mp .... lItr.'., controlade por l •• comp.l\f •• Ina ........ trabllo .r. p ... do Sociedad Tipográfica, du­
'1 pe_o. Un.,.:plo"elOn de .. UIr.' Iln,. del .lgIo XIX. rante el resto del siglo los
obreros se agruparon en mu­
tuales que, en 1900, se calcu­veía a sumarse a los anar­ en la estructura económica y
laba llegaron a 150 asocia­quistas ya existentes; a ello social del país, el anar­
ciones. Algunas, como las de debe agregarse la presencia quismo mantuvo su reso­
de «El Día., periódico diri­ ferroviarios, asumieron la nancia en los sectores obre­
dirección de luchas sindica­gido por Satlle y Ordóñez, ros. Un ambiente polémico
que comienza una prédica les, pero no alcanzaron la señalaba la existencia de
obrerista y defiende el dere­ radicalización demostrada tendencias encontradas en
cho de huelga. Entre las dos por los obreros del salitre. La las ideologías políticas de
presidencias ejercidas por primera manifestación de izquierda. Figuras como Flo­
Batlle. no obstan te, las clases ésta fue la huelga de lanche­rencio Sánchez y el poeta
dominantes encontraron la ros, en Iquique, declarada en Angel Falca estuvieron vin­
1890 y que se extiende a los instancia adecuada para ha­ culadas a la línea libertaria,
cermanifiesta su oposición a ferrocarriles y las oficinas de en tanto que Emilio Frugoni
la política social de aquél, no las compañías salitreras. Si­se significaba como el inte­
compartida por los sectores guiendo la línea de la costa. lectual de mayor valía entre
más conservadores de su hacia el sur, llega a Antofa­los socialistas. Mientras que
propio partido. Es así que el gasta, Santiago, Val paraíso los anarquistas se reunían en
período 1907-1911 se carac­ y las regiones carboníferas. el Centro Internacional de
terizó por la extremada du­ El gobierno empleó el ejér­Estudios Sociales, existió
reza en la represión de las cito en la represión, y no fue también un Centro Obrero
numerosas huelgas protago­ ésta la única vez que debió Social ista, así como el Cen­
nizadas por el movimiento recurrir a él. Hacia 1900, el tro Carlos Marx. fundado por
período de transición entre obrero. Pese al crecimiento Frugoni.
mutualismo y sindicalismo del Partido Socialista, enca­
había finalizado 'y. si bien bezado por Emilio Frugom
CHILE: anarquistas y socialistas --que intervino activamente
LOS ENCLAVES ejercían influencia ideológi­en las luchas de los trabaja­
ca, las regiones mineras te­dores-, hasta 1920, mi..:n­ MINEROS
tras 110sl.'sustanci~l"on trans­ nían su propia dinámica. Por
rOl"l11aciones rundamcntall.!s Regiones salitreras y de mi- configurar un enclave donde
60

los trabajadores habitan en lidario. Unos veinte mil BRASIL:
comunidad, poseían fuerte obreros del salitre se:: reúnen
DEL ESCLAVlSMO cohesión social, que les con­ en la escuela de Santa María,
AL PROLETARIADO feria mayor conciencia de los mientras que el comité de
problemas de clase. huelga redacta un pliego de INDUSTRIAL
En 1900 surge en Iquique la reivindicaciones que será re­
Combinación Mancomuna! La economía brasileña ha chazado por las empresas.
de Obreros, que tiene carac­ sido marcada fuertemente Ante la presión de la patro­
terísticas sindicales que se por grandes ciclos de mono­nal y el temor de la burgue­
adecúan mejor a la reglón sa­ sía de Iquique, tropas del producción. El café, que du­
litrera, y sólo admite sus afi­ rante la República alcanza ejérci to y la marina rodean
liados entre el proletariado el campamento huelguista y su mas elevado nivel de
minero. El movimiento disparan contra la multitud. prosperidad; el caucho,cuyo
mancomunal crea también El saldo conocido, unos dos primer impulso data de la
escuelas, edita periódicos mil muertos, señala una de década del ochenta y llega a
obreros y otorga asistencia las mayores masacres de la su auge economlCO al co­
social, como lasasociaciones historia del movimiento menzar el siglo XX, en una
anteriores, pero posee ele­ obrero iberoamericano. prosperidad rápida pero
mentos más fuertes de unifi­ Junto a los peones salitreros efímera que ha dejado como
cación gremial. Dos hechos lucha un tipógrafo de profe­ testigo una ciudad increíble:
sangrientos jalonan la histo­ sión, Luis Emilio Recaba­ Manaos, con su Teatro de la
ria de los trabajadores chile­ Opera, su Casa de Gobierno, rren, que había comenzado
nos. Uno de ellos se conoció su carrera poi ítica en el Par­ la Aduana, un hotel fastuoso,
como la «semana roja-o En aquárium, biblioteca pú­tido Demócrata chileno, del
1905, cuando unas treinta que se desvincula para diri­ blica y jardín zoológico, todo
mil personas se concentra­ en plena selva amazónica, a girse al norte. Este hombre,
ron en La Alameda, de San­ 1.500 kilómetros del Océano que se convertirá en la figura
tiago de Chile, para protes­ más importante del movi­ Atlántico; el azúcar, que cu­
tar por la creciente carestía miento sindical chileno de su brió un primer período
de los alimentos reclamando desde fines del siglo XVIII epoca, organiza rnanoomu­
hasta comienzos del XIX, soluciones, la manifestación nales, al tiempo que difunde
fue atacada por la policía y pero que reaparece a co­la ideología socialista. En
por bandas armadas de par­ mienzos del XX. Sin embar­1909 se creará la Federación
ticulares. Una huelga gene· go, nada de ello condujo a la Obrera de Ch ile, que ad­
ral paralizó la ciudad al día industrialización. El empuje quiere cada vez mayor tras~
siguiente, como respuesta, cendencia en las luchas pro­ industrial procede de fines
mientras el pueblo se lan­ letarias; en 1912 Recabarren del r mperio (I 880-1889), Y la
zaba al asalto de comercios y funda el Partido Obrero So~ existencia de establecimien~
edificios públicos, recha­ cialista, que vinculará a las tos, sobre todo textiles y de
zaba a la policía e incluso luchas proletarias de su país. alimentación, anuncia los
llegaba a apoderarse de al­
gunas comisarías. La en­
trada del ejército en la ciu­
dad hizo posible que el go­
bierno recuperara el control
de la situación, pero los
acontecimientos habían de­
jado como saldo decenas de
muertos.
Al año siguiente, el eje de los
conflictos se trasladó al
norte del país. Huelga gene­
ral de ferroviarios en Anta·
fa~asta. que obtiene la adhe­
sion de salitreros, fabriles y
portuarios, y nueva repre­
sión. En 1907, el descenso de
las exportaciones de salitre
crea desocupación obrera, y
el 12 de diciembre columnas
de peones bajan hacia Iqui­
que desde la pampa salitrera
para reclamar una solución,
mientras los obreros de la
Una raunlón e.mp_lra organlz.-da an apoyo al periódico anarqulala _,\ p\.eb ... en Rlo
ciudad realizan un paro so- d. Janelra, 11113.
61

comienzos. Con todo. hacia fundará el periódico «Terra 1917 se prolongó hasta 192U,
1895 se cuentan 542 fabri­ con frecuentes choques con Livre •.
cas; en 1907 llegan a 3.240. la policía, creación de ügas Una serie de congresos van
mientras que en 1920 al· Obreras por los anarquistas, marcando la organización
canzan a 13.569 y emplean y Comités de Defensa Prole­obrera, hasta la fundación de
más de trescientos mil obre­ taria. Varios anarquistas de la Confederación Obrera
ros. Las ciudades que conta­ señalada militancia son ex­Brasileña (COB), en 1906,
bil izan las mayores cifras de pulsados del país, entre ellos que adopta el sistema fede­
crecimiento son: San Pablo, Gigi Damiani, y el estado rativo y la autonomía obrera
Río de Janeiro y Río Grande pone en funcionamiento la frente a los partidos políti­
al comenzar el siglo XX; «ley de Defensa Social. diri­cos, v cuyas formas de acción
pero hacia fines de la pri. gida contra los activistas. La son las preconizadas por el mera guerra mundial, San ola de agitaciones obreras anarquismo. Sin embargo,el
Pabloejerceráel predominio toca sus 1ímites; pero deja crecimiento del anarcosin­
con un 40 por 100 del total de fuertes sedimentos para el dicalismo se verá frenado
la producción fabril. Entre periodo del «tenienLismolf por la legislación represiva,
1889 y 1910, ingresaron al que encabezará Prestes en votada en 1907. Y que inlen­
estado de San Pablo 1922. taba controlar sobre todo a
J .200.000 inmigrantes: ita­ los militantes extranjeros. A
l ianos, portugueses. españo­
la vez el gob iemo de Hermes MEXICO:
les, franceses y alemanes de Fonseca ensayó encauzar CAMPESINADO conformaron el grueso de esa las manifestaciones obreras
cifra. La irradiación de los E INDUSTRIA den tro del control esta tal, lo
mismos se cumplió desde el que dara surgi miento al .pe­
valle del Paranáa las estados En México, la lucha contra el leguismo», que, sin embargo
del SW', donde podían com­ imperialismo francés a par­de crear una importante di­
tir de la intervención de Ma­prar parcelas; otros fueron visión en el movimiento sin­
absorbidos por las fazendas, ximiliano en 1861, es un dical brasileño. encucn lra
donde trabajaron duramen­ elemento que retrasa la for­decidida resistencia entre
te; pero muchos se estable­ mación de organizaciones anarquistas y socialistas. En
cieron en las ciudades. cu­ obreras, que, no obstante,
1917. en San Pablo y Río de
briendo la demanda de aparecerán a partir de los Janeiro estallan huelgas ge­
mano de obra_ El censo de años setenta. Como ya se ha nerales que protagonizan
1893 demostraba que en San señalado, surge en territorio grandes movili7..3cioncs de mexicano un proletariado Pablo los extran¡-eros eran el masas_ Inidauo en San Pa­
54.6 por 100 de a población minero muy activo y un sec­blo por los trabajadores tex­
y un ¡ndice aún mayor de la tor urbano que se Irá dina­tiles, el mo\.'imiento se am­
fuerza de trabajo. mizando a medida que el
plifica, y llega a crear un
país ingresa en la moderni­clima de subversión genera­
En Brasil, las sociedades dad. En líneas generales. el lizada. al adhel'irse otros
obreras de resis tencia hacen movimiento obrero mexi­sectores de la población. La
su aparición hacia fines del cano tuvo influencias del ola de huelgas iniciada en
siglo XIX, con el ingreso del anarq uismo y de las ideas de
país en el período republica· la Comuna de París. Las
no. Varios periódicos edita­ simpatías por la Intemacio­
dos por anarquistas italia­ néil de Trabajadores, y la
nos y españoles circulaban existencia de una prensa
entre los trabajadores, aun­ obrera no señalan, sin em­
bargo, la adhesión a la A.1.T. que su existencia no era muy
duradera. Debido a la fuerte Existían, por otra parte, fac­
represión policial, las orga­ tores que limitaban la ex­
nizaciones tenían carácter pansión del anarquismo,
fundamental mente en el mutualista y cooperativista,
como la Unión Obrera, en medio rural, donde el catoli­
Río Grande do Sul. Pese a cismo impregnaba las for­
todo, a comienzos del siglo mas de vida. Pese a ello, las
actual, marxismo y anar­ luchas sociales del campesi­
quismo multiplican su acti­ nado tuvieron una línea de
vidad, al tiempo que se or­ continuidad, desde la época
de Hidalgo hasta el estallido ganizan los gremios. La
Unión de Trabajadores Grá­ de la revolución mexicana,
ficos, fundada en 1904, en 1910. En 1879 se fundó el
Edg.,d L.u.n,ottl, u,. o. l., mi.lm .. partido social ista, que tu vo cuenta con uno de los diri­
flllU'" d.l,n'rqu"mo b"""'o,.n un' menor influencia entre los gentes anarqu istas más act i­ fOlog,.", .1 ,Ir .pre ... do lul'liJo d. l.
\-os: Edgar Leuenroth, que hu.Jg. o,,.r ... 1'". obreros que la línea liberta-
62

el anarquismo, y pronto se
o rgan izan nuevos cí rculos en
Puebla, Querétaro, Jalisco,
etc. Cuando el gobierno in­
tenta disolver el Círculo de
Obreros, los traba/'adores
responden con la hue ga, que
derivará en choques arma~
dos y matanza de obreros.
Durante el período revolu~
cionario existe una primera
época de relativa facilidad
para la expresión sindical:
en el norte se funda la Unión
Minera Mexicana y, final~
mente, la Casa del Obrero
Mundial. Pero los períodos
de Huerta y Carranza se ca­
racterizaron por la persecu­
ción de los dirigentes sindi­
cales, lo que hace que en
Fragmento de la plnlurll mural de Slquelroa con el lema "La huelga de c.n."ea~, en 1916 se declare la primera
M'dco. huelga general. Cuandoen el
año 1918 se crea la Confede­
rro. Hacia comienzos del si­ria, pero organizo algunos ración Regional Obrera Me~
glo actual, alrededor del pe~ centros y sus militantes co~ xicana, se inicia una nueva
riódico «Regeneración», se rrieron, durante el porfiria­ etapa en el movimiento
reunían Enrique y Ricardo lO, idéntica suerte que los obrero del país, que ha supe­
Flores Magón, Praxedis Gue~ anarquistas. rado ya los viejos tiempos
rrero, Librado Ribero y Hacia 1872 se organizó el del porfiriato .• N. M. D.
otros. Luego del destierro, Gran Círculo de Obreros,
Ricardo se convierte en de~ donde se enfrentarian las
cidido propagador de la tradicionales posiciones li~ BIBLlOGRAFIA
ideología anarquista, pro­berales con las del anar~
ducto, sin duda, de sus con~ quismo, el marxismo, y aun - Alba, Víctor, Historia del mo~
tactos con la I.W.W. nortea­ vi miento obrero en América el socialismo utópico. Sin
mericana. En 1906, el Plan Latina, México, 1964. embargo, Porfirio Díaz, que
de San Luis encerraba,junto Gómez, Alfredo, Anarquismo en principio había tolerado
a las ideas liberales, planteos y anarcosJndicalismo en el organismo proletario,
insurrecciona les y reivindi­ América Latina, Madrid, terminó por perseguirlo y
caciones obreras; en 190810s Ruedo Ibérico, 1980. someterlo a la influencia del
Marom, Sheldon Leslie, hermanos Flores Magón in i~ gobierno, al tiempo que
Anarquistas, inmigrantes e o cian un levantamiento que prohibía la propaganda de movimento operárto brasl­es sofocado rápidamente; las ideas progresistas. No lelro, 1890-1920. Sao PaL/lo, pero estaba ya muy cerca el obstante, se crean las socie­ Paz e Terra, 1979. estallido revolucionario de dades de resistencia y los fe~ P¡'l1os,FranciscoR., Historia
1910. rroviarios, alentados por el del movimiento obrero del
contacto con sus compañe~ En 1906, la huelga de la Ca­ Uruguay, Montevideo, 1960.
ros norteamericanos, prota~ nanea Consolidated Cooper, Poblete Troncoso, Moisés, El
gonizan, al mismo tiempo empresa minera del cobre, movbnlento de asociación
que los mineros del norte del arrastra a los trabajadores profesional obrera en Chile,
país, las primeras huelgas. de su filial, la empresa ma­ México, El Colegio de Méxi~
Pronto los textiles se unirán derera Coopero Un violento co, 1945.
Rama, Carlos M., Hlstorladel al movim ¡ento sindical. Pese choque entre los obreros y
movimiento obrero y social a la dureza del régi men, agen tes nortea mericanos de
latinoamericano contemp~ anarquistas y socialistas ha~ la compañía hizo que el go~
ráneo, Barcelona, LAIA, cen su reaparición a fines del bemador del estado pidiera
1976. siglo XIX, mientras que el la intervención de las tropas
Santillán, Diego Abad, El mo­
sector intelectual encabe~ fron terizas de los Estados
vbniento anarquista en la
zado por los hermanos Flo~ Unidos, quienes atacan a los Argentina, Buenos Aires, Ar~
res Magón, inquieto por los amotinados. En Río Blanco, gonQwa, 1930.
estado de Vera cruz, el Gran problemas sociales, in tet~ Solomonoff, Jorge N., Ideolo~
cala criticas políticas a la Círculo de Obreros Libres gías del movimiento obrero
dictadura de Díaz con ideas editaba el periódico «Revo­ y conflicto social.Buenos Ai­
lución Socia!», inspirado en que les condujeron al destie- res, ProyecciÓ1t, 197/.
63
.-