La lecture en ligne est gratuite
Leer Descargar

Compartir esta publicación

También le puede gustar

Sus derechos de seguridad social cuando se desplaza en la Unión europea

de EUROPEAN-COMMISSION-DIRECTORATE-GENERAL-FOR-EMPLOYMENT_SOCIAL-AFFAIRS-AND-INCLUS

Guía sobre el estrés relacionado con el trabajo

de EUROPEAN-COMMISSION-DIRECTORATE-GENERAL-FOR-EMPLOYMENT_SOCIAL-AFFAIRS-AND-INCLUS

Igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en la Unión Europea

de EUROPEAN-COMMISSION-DIRECTORATE-GENERAL-FOR-EMPLOYMENT_SOCIAL-AFFAIRS-AND-INCLUS

siguiente

Como conseguir una participación igualitaria
de mujeres y hombres en la adopción
de decisiones políticas
s ¡
* Ál. V
Empleo & asuntos sociales
Comisión Europea En la conferencia «Las mujeres, por la renovación de la politica y la sociedad»,
celebrada en Roma en 1996, las ministras de trece Estados miembros firmaron la
«Carta de Roma», cuyo texto se publica en esta guia.
© Cadetti Photo Center, Roma Cómo conseguir
una participación igualitaria
de mujeres y hombres
en la adopción de decisiones políticas
Guía para la aplicación de políticas
destinadas a incrementar
la participación de la mujer
en la toma de decisiones políticas
por Monique Leijenaar
en colaboración con la red europea de expertas
«Las mujeres en la toma de decisiones»
Empleo & asuntos sociales
Igualdad de oportunidades
Comisión Europea
Dirección General de Empleo, Relaciones Laborales y Asuntos Sociales
Unidad V/D.5
Texto original terminado en marzo de 1996 Monique Leijenaar es profesora de ciencia política en la universidad de Nijmegen, Países Bajos.
Está especializada en políticas locales y en las mujeres y la política, temas sobre los que ha
publicado varios artículos y libros. Ha trabajado como consultora del Gobierno holandés y de
varias organizaciones intergubernamentales. Desde 1992 a 1996 ha formado parte, como experta
neerlandesa, de la red europea «Las mujeres en la toma de decisiones».
El presente informe fue elaborado para uso de la Dirección General de Empleo, Relaciones Labo­
rales y Asuntos Sociales de la Comisión Europea, que lo financió. No representa necesariamente
la posición oficial de la Comisión.
En Internet, vía el servidor Europa (http://europa.eu.int), pueden consultarse otras muchas
informaciones sobre la Unión Europea.
Una ficha bibliográfica figura al final de la obra.
Luxemburgo: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas, 1997
ISBN 92-827-9829-1
© Comunidades Europeas, 1997
Reproducción autorizada, con indicación de la fuente bibliográfica.
Printed in Italy Indice
Introducción 5
Antecedentes históricos
Objetivo y contenido de esta guía 6
Parte I. Antecedentes
Capítulo 1. La importancia de una participación igualitaria de
mujeres y hombres: definición del problema 9
1.1. Cifras sobre la mujer en la toma de decisiones polí­
ticas 9
1.2. Argumentos que explican la importancia de la mujer
en la toma de decisiones políticas 12
Capítulo 2. Explicación de la infrarrepresentación de las
mujeres: factores relevantes7
2.1. Incorporación al poder legislativo 18
2.2. Captación 19
2.3. Selección 22
2.4. Elección5
Conclusiones de la Parte I7
Parte II. Instrumentos 31
Capítulo 3. Cómo conseguir una participación igualitaria de
mujeres y hombres. Instrumentos políticos 3
3.1. Investigación, estadísticas y seguimiento 33
3.2. Sensibilización5
3.3. Ampliación del grupo de candidatos9
3.4. Adaptación de los criterios de selección de los partidos
políticos 44
3.5. LegislaciónCapítulo 4. Un planteamiento integral de la igualdad entre
mujeres y hombres: programas políticos generales 54
4.1. El plan de política nacional: contenido 55
4.2. Programao de Bélgica 59
4.3.a político de los Países Bajos 60
4.4. Programao de Suécia1
4.5. Actividades de la Comisión Europea3
Observaciones finales 67
Notas 69
Apéndices 73
I. Recomendación del Consejo, de 2 de diciembre de 1996, relativa a la
participación equilibrada de las mujeres y de los hombres en los
procesos de toma de decisión5
II. Carta de Roma «Las mujeres, por la renovación de la política y la
sociedad» 81
III. Lista de referencias de textos pertinentes 84
IV. Lista de las publicaciones europeas pertinentes6 Introducción
Antecedentes históricos
Está de plena actualidad en Europa cómo garantizar que las mujeres se encuen­
tren en el centro de la adopción de decisiones políticas. En los países de la Unión
Europea (UE), el porcentaje medio de mujeres miembros del parlamento (cámara
baja y alta) es del 15 % y del 16 % en el Gobierno. No obstante, existe una gran
diferencia entre países por lo que respecta a la representación numérica así como
a la voluntad de incrementar la participación política de las mujeres. Por ejemplo,
el Gobierno de Bélgica ha introducido una legislación en la que se exige que los
partidos políticos designen a un 33 % de mujeres en sus listas de candidatos. En
Italia, se declaró inconstitucional en 1995 una legislación similar relativa a los
candidatos en las elecciones municipales, aprobada en 1993. En Luxemburgo,
hasta 1996 no existía ninguna política única que abordara esta situación. No
obstante, en marzo de 1996 el Parlamento de Luxemburgo adoptó una moción
que ha preparado el camino para la introducción del sistema de cuotas en la
constitución a fin de lograr una relación entre mujeres y hombres del 40 %-60 %.
En la mayor parte de los países europeos, las mujeres obtuvieron el derecho al
voto hacia el año 1920. En aquel momento ya se había luchado durante muchos
años por ello, como consecuencia de la oposición al mismo, basada principal­
mente en la idea de que el papel que le convenía a la mujer se encontraba en la
familia. Con la obtención del derecho al voto por las mujeres, la duplicación del
electorado tuvo sus consecuencias. Desde entonces, se ha venido produciendo
un debate ininterrumpido sobre la función de la mujer en la política. Sin
embargo, en comparación con hace 75 años, la actitud general con respecto a la
integración de la mujer en la actividad política es mucho más positiva y en la
actualidad pocas personas siguen considerando que las mujeres no tienen nada
que hacer en la política. Generalmente see admite incluso que una representa­
ción no igualitaria en la toma de decisiones políticas representa un déficit
democrático. Así pues, el debate actual se centra en primer lugar en la cuestión
de cómo, y no de si, incrementar la participación de la mujer en la política.
Puede asimismo observarse esta actitud positiva en las declaraciones y resolu­
ciones oficiales de organismos internacionales. Ya en 1960, el Pacto internacional
de derechos civiles y políticos declaraba lo siguiente: «Los Estados partes en el
presente pacto se comprometen a garantizar la igualdad a hombres y mujeres en
el goce de todos los derechos civiles y políticos enunciados en el presente pacto».
A escala europea, el Consejo de Ministros adoptó la siguiente resolución, el 27 de
marzo de 1995: «Elo afirma que una participación equilibrada en la toma
de decisiones [...] en cada ámbito de la vida constituye una importante condición
para la igualdad entre hombres y mujeres. Es necesario hacer todo lo posible para
que se produzcan los cambios en las estructuras sociales y en las actitudes que son esenciales para una auténtica igualdad de hombres y mujeres en el acceso a
los puestos de toma de decisiones en el ámbito político, económico, social y
cultural».
La declaración internacional más reciente puede encontrarse en la plataforma de
acción de la cuarta Conferencia mundial sobre la mujer, organizada por las
Naciones Unidas y celebrada en Beijing. Los gobiernos aprobaron el texto
siguiente: «Los gobiernos se comprometen a establecer el objetivo de una
participación equilibrada de mujeres y hombres en los órganos y comités
gubernamentales, así como en las entidades de administración pública, y en el
sistema judicial, incluidos, entre otros, el establecimiento de objetivos específicos
y la aplicación de medidas para incrementar sustancialmente el número de
mujeres a fin de lograr una representación paritaria de mujeres y hombres»
[apartado 190 a)] así como «tomar medidas, incluso, en su caso, en relación a los
sistemas electorales, que alienten a los partidos políticos a incorporar mujeres a
los puestos públicos electivos y no electivos en la misma proporción y en los
mismos niveles que los hombres».
Por último, existe una propuesta de la Comisión de una recomendación del
Consejo sobre una participación equilibrada de mujeres y hombres en la toma de
decisiones, en la que se propone que el Consejo de Ministros recomiende a los
Estados miembros que adopten un programa estratégico integral y desarrollen o
introduzcan medidas legislativas o normas de otro tipo así como incentivos para
obtener una presencia equilibrada entre mujeres y hombres en la toma de
decisiones. El programa estratégico debe incluir acciones que abarquen todas las
esferas de la sociedad para que sean llevadas a cabo, en colaboración con todos
los actores sociales afectados, a nivel europeo, nacional, regional y local.
Objetivo y contenido de esta guía
Esta guía tiene como finalidad ayudar a los gobiernos, partidos políticos y ONG
de los países de la UE a convertir su actitud en favor de que las mujeres tengan
más poder en políticas concretas y globales dirigidas a incrementar el número de
mujeres en cargos políticos. En muchos países los gobiernos han emprendido
actividades en este sentido, como veremos en los próximos capítulos, pero en la
mayor parte de los casos se trata de actividades ad hoc que no forman parte de
una política general integral para incrementar la participación política de la
mujer. En esta guía presentamos un esquema de un plan político nacional que,
con algunas adaptaciones, podrá ser utilizado por los Gobiernos para aplicar una
política general sobre la participación de la mujer en la toma de decisiones
políticas. Además de a los Gobiernos, esta guía puede ser de utilidad para los
partidos políticos y las organizaciones de mujeres en sus esfuerzos por aumentar
la participación política de las mujeres.
Esta guía tiene dos partes. En la primera, en los capítulos 1 y 2, analizamos el
contexto de un plan político nacional. Empezamos en el capítulo 1 con un análisis del problema: una descripción cuantitativa de la situación en los países
de la UE y de los argumentos en favor de la participación de la mujer en la toma
de decisiones políticas. A continuación, se pasa revista en el capítulo 2 a las
causas de la infrarrepresentación de la mujer en la política. Se utiliza la distinción
entre características individuales e institucionales para clasificar las diferentes
barreras que encuentran las mujeres que tratan de entrar en el mundo de la
política. A partir de numerosos estudios sobre la infrarrepresentación de la mujer,
especialmente en órganos legislativos, es posible presentar una visión de
conjunto de los factores que podrían ayudar a las mujeres a incorporarse a la
toma de decisiones políticas de alto nivel, entre los que se incluyen el clima social
y político de un país, la igualdad entre mujeres y hombres, el sistema electoral y
los procesos y criterios de selección utilizados en los partidos políticos. Finaliza­
mos la primera parte argumentando que el incremento del número de mujeres
en la toma de decisiones políticas es también una manera de solucionar la crisis
actual de la política (de partidos) que afecta a todos los Estados miembros de la
Unión Europea.
En la segunda parte se describen los instrumentos. La parte principal de un
programa de política nacional es una lista de actividades y de planes concretos
que debería emprender el gobierno a fin de obtener una participación equilibra­
da entre los hombres y las mujeres en la toma de decisiones políticas. Dado que
la elección de medidas específicas depende de cada país, presentamos en el
capítulo 3 un gran número de instrumentos diferentes que puede introducir un
gobierno. A fin de subrayar el carácter práctico de esta guía analizamos los
argumentos a favor y en contra de estas políticas y presentamos muchos
ejemplos de países que ya han puesto en práctica estos instrumentos. Si bien los
gobiernos son los principales motores de la concesión de poder a la mujer, los
partidos políticos desempeñan asimismo una importante función. Esto se debe a
que en la mayor parte de los países los partidos políticos no solamente
seleccionan a los políticos para el parlamento y el gobierno, sino que asimismo
realizan la selección para cargos electivos a nivel regional y local. Al igual que
sucede con las actividades gubernamentales, se observa en algunos países que
los partidos poseen un programa general para movilizar a las mujeres que
forman parte de los mismos, mientras que en otros países los partidos políticos
no han sido muy activos a este respecto. Debido a la función central de los
partidos, algunos de los instrumentos descritos en el capítulo 3 se dirigen a ellos.
En el capítulo 4 se presenta un esquema de programa político nacional. Con
algunas adaptaciones por parte de los gobiernos nacionales, podrá utilizarse en
cada país de la UE. Se presentan tres ejemplos de programas: el del Gobierno de
Bélgica, el del Gobierno de los Países Bajos y el del Gobierno de Suécia. La parte
final de este capítulo consiste en la presentación de actividades promovidas por
la Comisión Europea en este ámbito.
La guía concluye con el argumento de que la implicación de un mayor número de
mujeres en el liderazgo político puede asimismo resultar de utilidad para
recuperar una parte de la confianza en la política y la democracia.