7 jours d'essai offerts
Cet ouvrage et des milliers d'autres sont disponibles en abonnement pour 8,99€/mois

Compartir esta publicación

ANIMACION
A LA LECTURA
Si animar es Infundir vigor o energía moral, según el dicciona­
rio, entonces, todo lo que represente un acercamiento al libro es
válido. Habría que cuestionarse entonces si la palabra está usándo­
se correctamente, pero ese no es nuestro cometido.
Presentamos en el dossier una reflexión sobre la pareja animar •
y leer; experiencias que se han llevado a cabo bajo este concepto
y finalmente, una bibliografía completísima para quien deba ampliar
el tema. Las ilustraciones que nos acompañan pertenecen a Quen­
tin 81ake y son del libro La maravillosa granja de Me Broom
publicado por Alfaguara.
DOSSIER COORDINADO Y REALIZADO POR ANA GARRALON

... ': ,.,'
El binomio realista
Por Ana GARRALON
staba yo preocupada pensando mejor ... ¿por qué no? Ambas reúnen el el proceso lector, que sólo busca destre­
en eso que llaman ANIMA­ zas manuales, que extrae de la lectura requisito de disparidad y han sido uni­
una aplicación didáctica, utilitaria, que CION A LA LECTURA Y he das en un extraño matrimonio. Me dis­Ede confesar que mi inquietud sólo se contenta con una exposición de puse entonces a jugar y, tal y como se
era grande porque por mucho que estu­ libro al año, que propone jueguecitos ba­acuerda en el binomio, empecé a unir
sados' en la lectura, que ... UN MO­dio el tema, cada vez tengo menos cosas estas palabras liberándolas de su signi­
claras. MENTO. Pero, ¿qué estoy diciendo? ficado cotidiano.
Así que para liberarme, me puse aju­ ¡Están saltando a mi cabeza ejemplos LA LECTURA TRAS LA ANIMA·
gar un ratito con uno de mis juegos fa­ muy habituales de todo esto! Probaré CION. ¿Nos imaginamos a la lectura (y
voritos: el binomio fantástico del tan con otra: todo lo que conforma: escuela, bibliote­
nombrado y poco estudiado Gianni Ro­ LA ANIMACION ANTE LA LEC­ca, familia ... ) persiguiendo a la anima­
dari. Como él dijo "pilrajugar hacen fal­ TURA. Desprovista de un auténtico sig­ción, necesitándola?
ta dos palabras: una actúa sobre la otra, nificado, utilizada, manoseada e igno­Pero bueno, pensé, esto no es ningu­
la provoca, la obliga a salir de los cami­ rante de su propia funcionalidad. ¿Os
na fantasía, es muy habitual; hemos per-
nos gastados del hábito, a descubrirse suena esto?
nuevas capacidades de significar». LA LECTURA DESDE LA ANI­
Empecé, pues, a buscar dos pala­ MACION. Engañada con una falsa
bras, "que una sea lo bastante extraña a imagen lúdica, escolarizada, reducida,
la olra y su acerramit7!to discretarrvntt in­ simplificada y, creo que empieza a ser
sólito, como para que la imaginación se malquerida por sus destinatarios.
vea obligado. a ponerse en marcha pa- ME RINDO, está visto que estoy ha­
ra establecer entre ellos un parentes- ciendo un binomio realista sin poder re­
co, para construir un conjunto mediarlo. He repasado mentalmente otras
"fantástico" en el que puedan combinaciones -la animación sin la lec­
conuiuir los dos elementos ex­ tura, la animación hasta en la lectura, la
traños". lectura de la animación- y no encuen­
Liberé entonces mi tro ninguna fantasía donde encajen.
dido el sentido de la imaginación y una ¿Será que, efectivamente, es uno de
LECTURA como palabra vino a mi esos términos, el de la animación, que
un acto indepen­mente: ANIMAR e se presta a variadas interpretaciones,
diente y autosufi­ conceptos, actitudes hacia y valoración inmediatamente otra:
ciente y necesita, LECTURA. ¡Vaya!, de resultados? (esto último hay que re­
busca desesperada­pensé, no puedo li­ conocer que es poco habitual: se valora
brarme de ello ni ju­ mente, una animación que le acompañe. si la «animación» se ha realizado correc­
gando. Así que esta no servía a mi propósito tamente pero no si ha llevado al niño
Pero pen­ a otras lecturas). lúdico. A ver la siguiente:
sándolo ¿Qué diremos de ese .. animador», de LA LECTURA SEGUN LA ANI­
esas .. pistas para», de esos .. comentamos MACION o la animación define qué es
el texto», de esas Semanas del libro in­la lectura: es un proceso con el que el lec­
fantil, de esos Encuentros con el autor? LOr adquiere un hábito gracias a una ade­
¿Serán efectivos o simplemente son la ca­cuada animación.
reta festiva y alegre que oculta la igno­Otra vez eso se parece mucho a la rea­
rancia y la falta de reflexión sobre el te­lidad; elijamos otra.
ma, el seguimiento de modas o la ~omo­LA ANIMACION CONTRA LA
¡. didad muchas veces auspiciada por las LECTURA. ¡Esta sí va a ser fantásti­
propias editoriales que nos facilitan ma­ca! Una animación que no se detiene en
teriales de trabajo, perdón, ete anima­
ción?
De acuerdo, me he equivocado eli­
giendo las palabras. En lugar de un bi­
nomio fantástico, he hecho un binomio
realista. Voy a llamar a mis colegas ro­
darianos; tal vez la idea les guste.
Pero me dejaré de juegos porque ten­
go que seguir reflexionando sobre la tan
llamada ANIMACION A LA LEC­
TURA.
42

I
• '-"" '1 • ,. ,-=-.~
"'. ~ ~
Ú~\·-.t·~~
l ,,'jrr'
\'\.. i : .. ~
Ecos de animación
tativos como el «leer más", o el am­ transmitir unos conocimientos
biguo «lee mejor" o simplemente el muy puntuales y específicos. ( ... )
«animar a leeo>. Son actividades cu­ Eso de «enseñar deleitando», o sea,
ya necesidad y carácter ni rebatimos dar una purga con sabor dulce pa­
ni negamos. Pero sí creemos que de­ ra que la incorpores, a mí me pa­
ben ser objeto de oportunas correc­ rece un error. Hay historias que te
ciones derivadas de una cierta afi­ cuentan y escuchas por el placer de
nación o depuración de objetivos ... oír y contar, y ya está; y si luego
:í." Mercedes Gómez del quieres saber sobre la Edad Media,
Manzano. «La literatura infan­ coges un manual y lo estudias. El
til tiene como función el ofrecer un niño debe saber que el aprendiza­
espacio lúdico desde el que pro­ je es un proceso duro, y, a veces,
mueve una co-
rriente de co-
La variedad de opiniones entor­
municación en
no a la animación es tan amplia
múltiples direc­
que no podemos menos que pre­
ciones: el mun­
sentar aJ~nas.
do de la pala­
¡p--- IsabeUe Jan. «El animador
bra, el del mito,
es quien se convierte en la pieza
el de la imagen,
clave del edificio. Como si cuentos,
el de las estruc­relatos e imágenes no pudieran
turas narrati­existir sin la presencia de un co­
vas, el de la mu­mentario, como si no pudieran ac­
sicalidad del tuar por el solo efecto de la ener­
lenguaje y del gía que contienen, y tuvieran ne­
verso, el de las cesidad de un manipulador para
renovaciones existir, para animarse.»
creativas que rp- Jaime Garda Padrino. (CA
la primera pregunta sobre cuál es brinda la comu-
la función del adulto en la mejora nicación gestual y dramática. El ni­ aburrido, y no hay nada más. To­
de la relación del niño con la lite­ ño es capaz de crear su propio len­ do eso de colar a los niños el saber,
ratura, ofrecemos como propues­ guaje en el que los gestos, la mími­ como üna trampa, fingiendo que
ta la necesidad de un cambio cua­ ca y el movimiento ocupan un lu­ se les está divirtiendo, a mí me pa­
litativo en ese papel. Hasta ahora, gar tan importante como el que rece en parte, un error."
ocupa la palabra. Por tanto impor­ !P" Robert Escarpit. "Sin em­las actividades para la llamada
«animación ala lectura» (un ejem­ ta mucho cultivar, ~ mismo tiem­ bargo, la fragilidad de los hábitos
po que la capacidad lectora y la ex­ de lectura tiene, de hecho, causas plo de la sistematización a la que
han llegado tales actividades pue­ presión oral, el conjunto de capa­ más lejanas que se remontan a la
infancia preescolar. Probable­de verse en SARTO, M. La anirTl4- cidades que componen el lenguaje
ción a la lectura, para hacer al niño lec­ de acción: expresión gestual, ex­ mente, es durante esa etapa de la
tor. M, SM, 1984), o para el fo­ presión corporal, mimo y pantomi­ vida cuando nacen las actitudes
ma y dramatización ... mento de los hábitos lectores, han fundamentales para con el libro.
sido el centro de meritorios esfuer· ~- Esther Tusqueta. «Tampo­ Tal como a menudo se ha demos­
zos y entusiasmadas acciones, qui­ co hay que olvidar la idea de que trado, el niño que traba conoci­
zá mas atentas a aspectos cuanti- el cuento o la novela nos van a miento con el libro en los inicios
43

"_ .. ,; ... ",,,~ '.-'- ,., '. ""," ..... ' ..
-' .' '~""-"---"
de su vida escolar, tiene tenden­
cia a asociar la práctica de la lec­
tura con el mundo de la escuela,
sobre todo si no la encuentra en
su ambiente familiar. Si los años
de escuela han resultado diffciles
o poco satisfactorios al niño, esto
puede tener por consecuencia un
hastío por la lectura, hastío que
acabará traduciéndose por un
abandono total de ésta en cuanto
haya finalizado Sus estudios. Re­
sulta, pues, sumamente impor­
tmte que el libro se introduzca en
la vida del niño antes de la edad
escolar y se inserte a partir de ese
que proponemos en este li­
momento tanto en sus juegos co­
bro. Sus objetivos propios
mo en sus actividades cotidianas.»
serán los que él deberá tener
!P" John Holt. ,,¿Por qué tie­
en cuenta a la hora de deter­."
nen que entender los niños todo ,,' .,~ .
minar el número de anima­• lo que lean? ¿Por qué tiene que
ciones que va a realizar, las :., , entenderlo cualquier persona? ¿Es ....
estrategias que va a elegir, que hay alguien que lo entienda • los libros que va aoemplear ... todo? Yo no entiendo todo lo que
. . ,
. . !V Paco Abril. "Y, ¿en cuán­leo, ni lo he entendido nunca. ( ... ) ~
tos hogares se les cuenta cuentos A los diez años, más o menos, me
a los niños? En muy pocos, des­leí todas las historias de D' Artag­
graciadamente. Sin embargo, esos nan y me gustaron mucho. No me
Cardenal, salvo que se trataba de primeros cuentos son los mejores preocupaba lo más mínimo igno­
caminos que conducen a la lectu­un tipo peligroso y poderoso de rar por qué Francia estaba en gue­
quien se tenían que proteger mis ra. Los niños y niñas a los que se rra con Inglaterra, quién era ene­
les leen cuentos descubrirán que amigos. Esto era todo lo que ne­migo de quién en la corte france-
las historias que les conmueven, cesitaba saber ... sa, o por qué
las que les apasionan, es­V Carmen Olivar ••. «Es un los mosquete­
tán en los libros. Y desearían sa­acto consciente realizado para ros estaban
ber leer para acceder a los seduc­producir un acercamiento efecti­
siempre en­
tores mundos que están encerra­vo e intelectual a un libro concre­
frentados a los dos en sus páginas.» to, de forma que este contacto
hombres del
¡P- Juan J. Lag •. "Es el ani­produzca una estimación genéri­
Cardenal Ri­ mador un narrador contemporá­ca hacia los libros.»
chelieu. Ni si­ neo? ¿Ha desplazado a la figura IV Mont.errat Sarto. "El ani-
quiera sabía del narrador? Animador y narra­
dor son dos figuras paralelas, con quién era el
campos de actuación especffiéos y vacaciones,
cuyas cualidades y formación per­etc.- deberá
sonales se asemejan. fijarse unos
Resumiento, las cualidades que objetivos
"animan» a un buen narrador son concretos más
las siguientes: próximos a las
-Entusiasmo. Creer en lo que carencias que
hace. presentan los
-Conocimientos generales de li­niños con los
teratura infantil-juvenil y espe­que va a ejer­- cíficos del libro-autor objeto de cer su función
animaci6n. de animador,
que los objeti­ -Imaginación, intuición y capa­
cidad de improvisación. vos generales

-Dominio de sí mismo, del ges­ procuro despertarlo con los libros mundo de experiencias maravillo­
sas, le permitirá despojarse de su to y del lenguaje. que presento. Hablo de emocio­
ignorancia, comprender el mun­-Conocimientos sobre la psico­ nes, describro sensaciones, des­
do y ser dueño de su destino. Por­pierto curiosidades, sitúo al mis­logía infantiL»
que es la fe la que enciende la terio, excito el interés, procuro di­¡r.r Pep Dur6n. «Es por ello
imaginación y nos da fuerza para vertir inducir a soñar, a fantasear, que en la actualidad mi cara en­
emprender las tareas más difíci­a poner en juego algunos de los rojece cuando mis ojos y mis oídos
les, aunque de momento uno no
potenciales internos que tienen al­tropiezan con la promesa del pla­
entienda cómo, por ejemplo, la
go que ver con nuestro mundo cer de leer. Y quede claro, no es lectura puede proporcionarle to­
emocional. Animar a la lectura es que huya del placer, me encanta) das estas oportunidades maravi­
conseguir todo esto.» llosas.»
[p'" W.S. Hall. «También pare­
ce evidente que el esquema que
un lector desarrolla con
respecto a los componen-
tes de una narración y
las relaciones formales
que subyacen en las fra-
ses de un relato juegan
un importante papel
en el desarrollo
de las habilida-
des de com­
prensión. Por
otra parte, la
't:
investigación
. 1- sugiere que el
enseñar cómo Wtf' .. ..
está organizado ~
un texto facilita la
comprensión del
ni de la lectura, me interesa, tra­ contenido de dicho texto. La
bajo con ella y vivo de ella. Y evidencia también apunta a
cuando se dan las dos juntas (pla­ la posibilidad de aumentar
cer por medio de lectura) me sien­ los conocimientos anteriores
to bien. del lector, de manera que se
Pero prometer en vano, enga­ facilite su comprensión de un
ñar con el vacío o con la tontería,
obligar a que el lector sienta pla­
cer con muchas de las lecturas que
están condenados a tragar me pa­
rece poco ético y me siento algo
responsable del enunciado. Así,
actualmente, en mi trabajo habi­
tual, no hablo de placer, sino que
45

j~.
~¿;~ I ALGUNAS EXPERIENCIAS I
Para darnos cuenta de la mul­ las ... según la
tiplicidad que la palabra provoca, edad con la
hemos seleccionado actividades que se vaya a
que se han presentado en nume­ realizar. Se
rosos coloquios, encuentros y re­ ilustra y se en­
vistas bajo la denominación de cuaderna, que­
animar a la lectura. dando archiva­
Nos reservamos, pues, entrar do desde en­
en el arduo debate de si esto es tonces en la bi­
animación o no, de si estas expe­ blioteca.
riencias conducen a una verdade­
-. La hora
ra afición, o al menos, un encuen­
del cuento.
tro con la literatura, o de si la bue­
Numerosas
na voluntad de la gente que las
son las varian­
realiza suple las carencias y defi­
tes de esta acti­
ciencias de un tema que no pue­
vidad: pueden
de tratarse como un objeto más en
ser narrados la escuela.
oralmente,
-. Guías de lectura. Impulsa­ contadas mien­
das por la bibliote­ tras se mues­
ca Aurora Díaz manera dinámica. Propuesta con tran las ilustraciones; el público
Plaja cuando puede ser variado: desde los no la que muchos ganan lectores.
lectores hasta los adultos. Eso sí, Consiste en fijar una fecha (que
debe progra­ puede ser mensual) y presentar las
marse con anti­ novedades recibidas o hien una
cipación y debe selección del fondo de la bibliote­
tener una cier­ ca adecuada al nivel lector de los
ta periodici­ participantes. Es importante que
dad. Al igual la presentación despierte curiosi­
que se debe te­ dad, y para ello existen técnicas
ner en cuenta como hablar sólo del argumento
. el nivellingiiís- e interrumpir en el momento más .........
1Vf~~t.L:. tico de los crítico, o hablar sólo de algunos
"'---.:._':";;;';!OI'""1r"'!
a; • oyentes y elegir personajes o anécdotas, o mostrar
aún no se conocía casi ni la pala­ cuentos ade­
cuados a cada bra animación permite al lector un
nivel. (En la conocimiento rápido de los fondos
sección ExPe­de la biblioteca. Es importante
riencias de este que tengan una periodicidad, por
número pre­ejemplo mensual, que se expon­
sentamos un gan a la vista y que los libros pue­
ejemplo). dan estar visibles durante ese mes.
Cualquier tema es bueno para -. Presen­
una guía. Es imprescindible cono­ tación de li­
cer bien los fondos de la biblio­ bros de
teca. I • .' .
-. Creaci6n conjunta de
un libro que permanecerá en
la biblioteca. Durante un es­
pacio de tiempo se recogen
las aportaciones de los escri­
tores sobre el tema elegido,
que pueden ser adivinanzas,
ctH"ntos populares, fábu-
4-6

.. • -. , .. " ., <1 • "" ~ , • J7 .,. -
~.
.. • .. • .,. " • • • • .. .. . • • "~ -•
~ . "'. *~ "'.' • • . ""." .. fk": \'V * • " " • ",; .• - .;;."
· -. ~ ...... . .... .-• •.. • ·0 ., .
~.
,. #6 .\M~~Y..1

.. . " . ..
las ilustraciones, o tratar de mismo ciclo: se proponen libros mnos hacen una lectura su­
perficial, narrativa, de los libros para elegir el que más guste a adivinar el contenido del cuen­
que leen. No saben explicar por todos. Por supuesto este conlle­to a partir del título o las ilus­
qué les gustó, qué tenía aquel va un debate posterior a la lec­
traciones o el resumen. Es in­
personaje, qué nos ha querido tura en el cual se da la opinión
dudable que para realizar esto
decir el autor ... personal.
de manera efectiva es requlsito Hay sencillas técnicas que per­
indispensable haberse leído el .... Acceder a lecturas más in­ miten al animador despertar un
juicio crítico e independiente en texto. telectuales de un libro. Muchos
el niño, una lectura
.... Si se tiene cerca comprensiva que le lle­
un librero se le puede vará al descubrimiento
proponer un servicio de de la lectura.
asesoría, es decir, el
.... Libro-forum. librero presta sus no­
vedades para conocer la Técnica muy desarro­
llada consistente en un opinión de los chicos
y poder luego recomen­ coloquio posterior a la
lectura del libro. Es im­dar esos libros O no a
portante que el coordi­sus clientes. Otra
variante es en la que nador tenga preparadas
el librero, como pro­ preguntas y cuestiones
fesional especializa­ para proponer a los
do, presenta las nove­ asistentes.
dades en la escuela.
.... Visita de autores
.... Los niños son (escritores e il ustra­
miembros de un jura­ dores) cuya obra sea
do. Se puede realizar conocida por los lecto­
entre los niños de un res.
47

l~ ¿~\-'< '
l·' .....
~ .. ' ~
Lecturas para la animación
• Agradecemos la rápida colaboraci6n --... -del Centro de Documentación de la •
• Fundación Germán Sánchez Ruipérez
en el envío de una amplia bibliogra­ .'
o.
fía de la cual hemos seleccionado lo
que aparece a continuación. Además
de libros aparecen artículos que pue­
den darnos una pista más detallada so­
bre algunas actividades en concreto.
AGUDO, Alvaro / La Promoción de la
lectura como animación cultural.
En: Parapara.- Caracas, Junio 1984,
n. ° 9, p. 25-37.
CALLEJA, Seve / Lecturas anima­
ALLIENDE, Felipe / Los padres y el com­
das. Actividades didácticas de lectu­
portamiento lector de sus hijos.
ra en el Bachillerato.
En: Parapara.- Caracas, Junio 1984,
Bilbao: Mensajero, 1988, 240 p.
n.o 9, p. 16-23.
CAMPAÑA DE FOMENTO DA ASSOCIATION DE RECHERCHE ET
aLECTURA (3 . 1987. GALICIA) / PRACTIQUE SUR LE LIVRE POUR
Xunta de Galicia, Conselleria de Cul­ENF ANTS / Des titres et des trucs - Tí­
tura e Depones, Dirección Xeral de tulos y trucos.
Cultura, Subdirección Xeral do Libro Lille: ARPLE, 1990, 28 p.
e Bibliotecas.
BAMBERGER, Richard / La promoción Santiago de Compostela: A Subdirec­
de la lectura. ción, 1988, 118 p.
Barcelona: Promoción cultural; París:
CAMPAÑA DE FOMENTO DA Unesco, 1975, 127 p.
LECTURA W. 1987. GALlCIA). CASAS, Lola I Yo leo: una experiencia de
BARRIOS GONZALES, Ruth Alina /
Santiago de Compostela: Xunta, 1987, biblioteca de aula en el ciclo medio.
Promoción de la lectura (una actividad
112 p. Barcelona: Pirene, 1989, 88 p. permanente para niños, jóvenes y adultos).
41 p.
CASA TIRAO, Beatriz I La Motivación CELA, Jaume / Libros de A1iorna: suge-
BERNARDlNIS, Anna Maria / Itinera­ para la lectura en el niño de edad escolar. rencias para una lectura creadora.
rio: guía crítico-histórica de narrativa y di­ Primer Seminario Internacional en torno Barcelona: Aliorna, 1988,~
vulgación para la infancia y la juventud.
al Fomento de la Lectura, México, 220 p. '. ~
Madrid: S.M., 1985, 216 p.
, .... 12p. ~~-~~ BROMLEY, Karen D' Angelo I Buddy
journals make the reading-writing
connection - Un diario entre dos compa­
ñeros logra la conexión la lectura y
la escritura.
En: The Reading Teacher.- Nerwark: ~ • • • IRA, 1989, Vol. 43, n.o 2, p. 122-129.
BRU, Ch. I Dire et raconter aux enCanta
d' aujourd'hui.
(S.L.]: Hachette, 1983, 144 p.
• B R Y ANT, Sara Cone I El Arte de contar ... ,.,'
cuentos. .... b . .-Barcelona: Hogar del Libro, 1986,226 p. , . , . ---
.. . BUSSO, Vilma I Laboratorio di Lettura­ ........... ~
~. • ... ", ,, •
0Biblioteca. Un'ipotesi di Lavoro - Taller ~de lectura-Biblioteca. Una hipótesis de tra­
bajo.
En: 1 .aboratorio di Lettura.- Torino (ita­
lia), enero 1986, 24 p.
48

CHAMBERS, Aidan / The Role ofin the
lives of children .. = El papel de la literatu­
ra ~n la vida de los niños.
lnternational Association of School Libra­
GUIA de leitura para alu nos de I e 2
rianship. lOa. 1981. Wales.
grans.
COLLOQUE INTERNATIONAL SUR Sao Paulo: Cortez, 1989, 291 p.
LA PROMOTION DE LA LECTURE
GOMEZ DEL MANZANO, Mercedes I (1984. GENEVE) I Livres, lecture et en­
Cómo hacer a un niño lector. fan!. Geneve: Fondation Simón 1 Patiño,
Madrid: Narcea, 1986, 125 p. 1984, 113 p.
HEALD-TAYLOR, G.I How to use pre­CONFERENCIA EUROPEA DE LEC­
a dictable books for languaje arts TURA (5 . lQ87. Salamanca).
instruccion - Cómo usar libros de cuen­• Young People enjoy reading! = ¡Losjó­
tos, cuyo texto es anticipable, en la escue­yenes disfrutan leyendo! I Ronald Lamb.
la desde jardín de infancia hasta segundo ESCOLAR SOBRINO, Hipólilo I El lec­18 p.
grado. tor. La lectura. La comunicación.- Ma­• Promotion of reading in 15-19 age group
En: The Reading Teacher.- USA, vol. 40, drid: ANABA, 1972, 127 p. in Hungary = Promoción de la lectura en
n.o 7, Marzo 1987, p. 656-661. un grupo entre 15-19 años en Hungría /
FERNANDEZ PAZ, Agustín I Ler en Ga­Attila Nagy. 9 p. HERRERA PIQUERAS, Prudencio I La
lego (1): estratt:xias e libros para a anima­• Fomento de la lectura entre los niños y lectura y la escritura como transición de
ción á lectura dende as aulas. jóvenes / Teresa Natalia Gil Bussayev. ideología y placer y como método de evi­
Vigo: IR INDO, 1990, 206 p. 14 p. tar el fracaso escolar. (Curso impartido en
• Cómo fomentar la lectura entre alum­ la Fundación G. S. Ruipérez). FAHRMANN, Willi I El niño y los libros:
nos de enseñanza media / José Calero He­ 21 p. cómo despertar una afición. Madrid:
ras. 16 p.
S.M., 1985, 153 p. HURTADO M., Julialba / La biblioteca • Círculos de lectura crítica, metodología
y la promoción de la lectura. para fomentar la lectura I Rulh Alina Ba­
GARCIA PADRINO, Jaime I El libro y Bogotá: Centro Regional para el Fomen­rios Gonzáles. 16 p.
la lectura. to del Libro en América Latina y el Cari­• Relación libro-niño en espacios alterna­
En: Didáctica de la lengua y la literatura.­ be. Instituto Colombiano de Cultura, tivos: escuela-biblioteca I Zulema Esther
Madrid: Anaya, 1988, p. 366-391.
1981, 118 p. Morel. 14 p.
GROTTA, Nydia M. I Taller de lectura
• Provisión de recursos para el aprendi­
1: comprensión, análisis, creatividad. INSTITUTO DE ESTUDIOS PEDA­
zaje e información a escuelas rurales uni­
Buenos Aires: Losada, 1987, 109 p. GOGICOS SOMOSAGUAS. Dpto.
docentes / NeJson Rodríguez Trujillo. 9 p.
CUBELLS SALAS, Francisco I La em­
presa posible y dificil de hacer lector al jo­
ven que no lee.
En: Alacena.- Madrid, S.M., Invierno
1987-1988, n.o 7, p. 20-21.
CURIOSANDO Tra i libri = Curiosean­
do entre los libros I Ciaudano Dilva ... [el.
al.)
En: Laboratio di letlura.- Torino (Italia),
12 p.
DINAMIZAR Textos / Evaristo Carrillo
Mateo ... [el. al.1
Madrid: Alhambra, 1987, 133 p.
DUBOVOY, Silvia I Leer es crecer.- Mé­
xico: Consejo Nacional para la Cultura y
las Artes, 1989, 10 v.
DIAZ PLAJA, Aurora I Cómo atraer al
lector.- Madrid: Servicio Nacional de lec­
tura, 1964, IX, 66 p.
EPI N , Bernard / Les livres de vos enfants,
parlons.
En: París: MeRsidor, La Farandole, 19R7,
187 p.
EQUIPO de profesores de lengua. Cole­
gio .Pedro l'oveda". Palma de Mallorca.
/ L'animació lectora a ['escala - La ani­
mación lectora en la escuela, 10 p.
49