7 jours d'essai offerts
Cet ouvrage et des milliers d'autres sont disponibles en abonnement pour 8,99€/mois

Compartir esta publicación

 
 
 
ESTUDIO DE LOS DIFERENTES
MODELOS DE REGENERACIÓN ÓSEA
GUIADA PREVIA A LA COLOCACIÓN DE
IMPLANTES DENTALES
OSTEOINTEGRADOS
 
TESIS DOCTORAL 
 
YASMINA GUADILLA GONZÁLEZ 
Salamanca, Junio 2010 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A mi familia, donde están aquéllos que con su aliento
tanto me animaron a comenzar, continuar y finalizar
este trabajo. En especial a mis padres y a José.
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 






La ciencia se compone de errores, que a su vez, son los
pasos hacia la verdad.
Julio Verne 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
AGRADECIMIENTOS 
 
 
Deseo expresar mi más sincero agradecimiento a las siguientes personas, sin las 
cuales no habría sido capaz de llevar a cabo esta Tesis Doctoral: 
 
 
Al Profesor Francisco de Paula Collía por la dirección de esta Tesis, resaltando su  
dedicación, esfuerzo e inagotable ánimo. En él he encontrado a un amigo. 
 
Al Dr. Ángel Alonso, quién tanto me enseñó y me embarcó en esta “cruzada”. 
 
A todo el Departamento de Anatomía e Histología Humanas, de la Facultad de 
Medicina, por su calurosa acogida, y en especial a los técnicos de laboratorio, Javier y 
Rosa, por su paciencia y dedicación. 
 
Al Dr. Antonio Cardoso, por su cooperación desinteresada en las mediciones 
histomorfométricas. 
 
Al Dr. Javier Gavilanes, por su especial visión de las cosas. 
 
 
 
La realización de esta Tesis Doctoral ha sido posible gracias a una 
subvención de CYT MAT 2007‐63355 y RETICEF. 

INDICE    Yasmina Guadilla González 


Página 
I. ANTECEDENTES Y JUSTIFICACIÓN  …………………………..  3 
 
II. INTRODUCCIÓN  ….………………………………………………...  9 
1. BIOLOGÍA ÓSEA  ….……………………………………………………………………….  10 
1.A. Organización del hueso  ….………………………………………….  11 
1.B. Histología ósea  …………………………………………………………  12 
1.C. Histogénesis ósea  …………………………………………………..  25 
1.D. Remodelación ósea  ……………………………..………………….  26 
1.E. Embriología y osificación de los huesos maxilares  ………  31 
2. PATOGÉNESIS DE LA PERIODONTITIS: DESTRUCCIÓN DEL 
SOPORTE ÓSEO DENTARIO  ……………………………………………… 35 
3. REGENERACIÓN ÓSEA  ………..……………………………………………  37 
3.A. Terapéuticas de Regeneración Ósea ………………………………  38 
3.B. Materiales de injerto  …….……………………………..……………  41 
3.C. Autoinjerto: hueso autólogo  ………….………………………..  41 
3.D. Aloinjerto: Hueso liofilizado  …………….……………………..  43 
3.E. Biomateriales  ………………..…………………………………………  47 
3.F. Factores de crecimiento óseo  ……..………………………….  52 
3.G. Plasma rico en plaquetas (PRP)  ……..…………………………  65 
 
III. OBJETIVOS  ……….………………………………………………….  74 
 
 
 

1

INDICE    Yasmina Guadilla González 

 
 
IV. MATERIAL Y MÉTODOS  …….………………………………..  76 
1. MUESTRA  ...…….………………………………………………………………..  77 
2. MÉTODOS  ………………………………………………………………………..  78 
3. INSTALACIONES  ………………………………………………………………  78 
4. PROTOCOLO QUIRÚRGICO  ………………………………………………..  78 
4.A. Material quirúrgico  ……………………………………………………  78 
4.B. Material complementario  …………………………………………..  79 
4.C. Planificación preoperatoria  ………………………………………  79 
4.D. Técnica quirúrgica  ……………………………………………………..  80 
5. PROCESAMIENTO HISTOLÓGICO  ……………………………………….  84 
5.A. Inclusión  …………………………………………………………………… 84 
5.B. Tinciones  ……………………………………………………………….  87 
6. MATERIAL ICONOGRÁFICO  ……………………………………………  89 
 
V. RESULTADOS  …………………………….………………………  90 
1. ESTUDIO HISTOLÓGICO  ………..……………………………………….  91 
2. ANÁLISIS ESTADÍSTICO  …………………………………………………  152 
 
VI. DISCUSIÓN  …………………………………………………..  159 
VII. CONCLUSIONES  ………….…….…………………………..  175 
VIII. BIBLIOGRAFÍA  …………..…….…………………………..  177

2


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
I. ANTECEDENTES Y JUSTIFICACIÓN 
  

3

ANTECEDENTES Y JUSTIFICACION  Yasmina Guadilla González 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La boca ha ocupado una parte importante en las relaciones humanas desde las 
épocas primitivas y, a menudo, se han centrado en ella ritos y supersticiones de 
diferentes regiones de la Tierra. 
Así se han encontrado cráneos en Europa, China, India, África o Japón, en los 
que  había  extracciones  y  mutilaciones  dentarias  como  expresión  de  ciertos  ritos 
mágicos(1). 
 
En la Europa Prehistórica existía la costumbre de arrancar los dientes usando 
una piedra a modo de martillo y un trozo de madera como escoplo. 
 
Los primitivos consideraban cualquier enfermedad como injuria de un agente 
externo o como el signo de la cólera de los Dioses (2), y daban un origen sobrenatural a 
todo aquello que no tenía una explicación clara; surgiendo así la figura del hechicero, 
curandero, sacerdote, mago o chamán. Personas consideradas como seres superiores 
que,  en  la  ciencia  de  que  las  enfermedades  se  debían  a  la  influencia  de  seres 
sobrenaturales, intentaban ahuyentarlas con bailes y danzas alrededor del enfermo. 
 
En el valle del Nilo(1) surgieron los primeros médicos, que fueron considerados 
como seres divinos que tenían poder para destruir los demonios que atacaban los 
dientes, por lo que las oraciones y sacrificios eran los métodos rituales donde se 
utilizaban toda suerte de elementos como ratones, ranas, sesos, miel… 
 
Estos conocimientos se transmitieron de generación en generación a través de 
las anotaciones y observaciones señaladas en papiros primitivos. 
 
Desde muy antiguo el hombre ha querido reemplazar los dientes perdidos. Con 
este objeto se ha valido de diversos materiales bien de origen animal como conchas, 
marfil, huesos, dientes de cadáveres humanos o animales, o bien de origen vegetal la 
madera, para realizar aparatos removibles o fijos en la boca(1) (2) (Fig. 1, Fig. 2). 
 
Los primeros intentos de prótesis fija parecen remontarse al año 2500 a.C.  Se 
atribuye a Imhotep, conocido como el Santo Patrono de la Medicina Egipcia, una 
muestra de dos molares ligados con alambre de oro, encontrados por Junker en 1914 
en una momia perteneciente a la IV o V dinastía. 
 
 
 

4

ANTECEDENTES Y JUSTIFICACION  Yasmina Guadilla González 

 
En Siria existen referencias (600‐400 a.C.) de prótesis en las que cuatro dientes 
inferiores sujetaban entre ellos dos dientes de marfil tallados que reemplazaban a dos 
incisivos perdidos. Los seis dientes estaban unidos por hilos de oro. 
 
Esta técnica la conocieron los fenicios, grandes navegantes y comerciantes, que 
la dieron a conocer a los etruscos, romanos e israelitas hasta la era cristiana. 
 
 
 

Fig. 1 Mandíbula con conchas sustituyendo a tres Fig. 2 Puente encontrado en tumba etrusca.
dientes incisivos.
 
 
En Sidón, ciudad fenicia, en 1862, Gaillardot encontró una parte de maxilar 
superior con dos caninos y los cuatro incisivos unidos con alambre de oro, procediendo 
dos de estos incisivos de otra persona. 
Esta exhibición tecnológica, sin lugar a dudas, fue transmitida a España a través 
de los contactos comerciales y mercantiles de la época. 
 
Pero la primera evidencia de sustitución de dientes enclavados en el propio 
hueso mandibular la encontramos en la cultura maya (2), en un resto mandibular 
hallado en Honduras en 1931  por el Dr Wilson Popenoe y datado en el 600 d. C. 
aproximadamente.  Se  trata  de  tres  implantes  endo‐  óseos  realizados  a  partir  de 
conchas y que sustituyeron, en vida del individuo, a tres incisivos inferiores (Fig. 1). 
 
La aparición de Hipócrates, considerado padre de la Medicina Científica, marcó 
la  base  que  posteriormente  desarrollarían  etruscos  y  romanos.  Hipócrates  sólo 
consideraba la extracción de la pieza cuando ésta estaba floja, pues la exodoncia 
resultaba peligrosa. A partir de esta época, la extracción dentaria se realizará por 
razones quirúrgicas y no místicas ni rituales. 
 
La boca cobraba gran importancia en Grecia y así Apuleo afirmaba que era “el 
vestíbulo del alma, la puerta de los discursos y el pórtico del pensamiento”. 
 
En  la  época  romana,  Galeno  (166‐201)  recogió  todos  los  conocimientos 
médicos y fue fuente bibliográfica de estudio hasta los albores del Renacimiento. Se 
basó en el método hipocrático de la observación y el estudio previo al diagnóstico y  

5

ANTECEDENTES Y JUSTIFICACION  Yasmina Guadilla González 

 
tratamiento,  pero  al  crecer  su  fama  basó  sus  teorías  en  suposiciones.  Para  él,  la 
extracción dentaria era un recurso extremo. 
 
Hasta  entonces,  la  prótesis  era  ejercida  por  artesanos  y  mecánicos  que 
posteriormente hacían las extracciones de los dientes dolorosos o destruidos por la 
caries. Con ello aparecen los especialistas siendo el comienzo del arte del dentista 
como profesional independiente de la medicina o la cirugía. 
 
En la Edad Media el mundo islámico asimiló el saber grecorromano traduciendo 
al árabe los escritos de Aristóteles, Galeno… y escribieron tratados que compendiaban 
las tres culturas. Destacó Abulcasis que en “El Método” hablo de cómo hacer las 
extracciones, así como reimplantar dientes, fijarlos, etc. 
 
En el resto de Europa son los monjes, en los monasterios, los encargados de 
traducir y ordenar las ideas de las diferentes culturas. 
 
En este período la Odontología es practicada por barberos que se iniciaron con 
los monjes a los que, en principio, afeitaban y de ellos aprendieron ciertas prácticas 
quirúrgicas. 
 
Se produce un gran avance en la descripción anatómica, histológica y fisiológica 
de la cavidad oral y dientes. 
 
La  Odontología  no  avanza  apenas  hasta  que  Pierre  Fauchard  (1678‐1761) 
ordena todos los conocimientos sobre la Odontología, iniciando para la misma una 
etapa fecunda llena de ciencia y con personalidad propia. Rompió con el ocultismo de 
la profesión tratando de extender los tratamientos y remedios, así como colaborando 
con el gobierno francés en la reglamentación de la profesión, exigiendo un examen 
para su ejercicio, elevándola así a un rango más digno. 
 
En el S.XVIII la Odontología avanza a la zaga de la Medicina donde aparecen una 
serie de personajes que aportan nuevos conceptos a la Ciencia, y así nos encontramos 
con  Bichat  que  aporta  su  doctrina  anatomoclínica,  Wirchow  su  patología  celular, 
Pasteur y Koch sus teorías sobre microbiología, Lister sus conceptos sobre asepsia y 
antisepsia, y Schonlein sus conceptos fisiopatológicos. La cirugía aparece representada 
por Simpson y Liston. 
 
Hasta  ahora,  para  la  sustitución  de  piezas  perdidas  se  habían  utilizado 
materiales no dentarios cuyo uso era generalmente insatisfactorio pues absorbían 
olores y se decoloraban, y dientes humanos, que eran escasos y caros, y la mayor parte 
de la gente sentía repugnancia natural al ponerse el diente de un cadáver en la boca. 
 
En el S. XVlll John Hunter (2) argumentó sobre las ventajas de trasplantar los 
dientes  de  un  humano  vivo  directamente  al  maxilar  de  otro  humano,  y  su  gran 
prestigio hizo que se aceptara este procedimiento más de lo conveniente. Aconsejaba 
usar  dientes  de  jóvenes  que  aún  no  tuvieran  la  raíz  totalmente  formada,  y  cuyo 

6