7 jours d'essai offerts
Cet ouvrage et des milliers d'autres sont disponibles en abonnement pour 8,99€/mois

Compartir esta publicación

UNIVERSIDAD DE SALAMANCA
ESCUELA UNIVERSITARIA DE
ENFERMERÍA Y FISIOTERAPIA
Departamento de Enfermería
TRABAJO DE GRADO:
Aproximación a las Urgencias en el anciano institucionalizado.
De la teoría a la realidad.
Autora: Marta Delgado Centeno
a a
Dirigido por: Prof .Dra D Ángela Sánchez de San Lorenzo
Codirigido por: Dr D César Andrés Sánchez

Resumen
l progresivo envejecimiento de la población en Castilla y León trae el aumento de losEcentros residenciales que atienden a los mayores.
El “dar vida a los años” y no “años a la vida” debe ser el objetivo a conseguir por
estos centros, que, en nuestra opinión, deben realizar una atención integral por un equipo
multidisciplinar constituido por profesionales cualificados para atender al anciano. Aunque
no son centros hospitalarios propiamente dichos, son socio sanitarios, no por ello dejan de
producirse en ellos situaciones de urgencia a atender por personal cualificado.
Existe un vacío legal en el ámbito de las urgencias hacia la población que vive en residen-
cias produce una situación de incertidumbre muchas veces cuando se origina una urgencia,
pero muchas veces es relativamente fácil de solventar con una buena formación, protocolos de
actuación y material adecuado. Este trabajo destaca la situación real de las urgencias ocasio-
nadas en mayores institucionalizados, a través del análisis de los distintos niveles de atención
sanitaria. Sobre todo, se analiza la situación real y se destaca la necesidad de formación del
personal y dotación material en dichos centros.

Agradecimientos
A mi familia y amigos, por quererme tal y como soy.
Marta Delgado Centeno
iii

gradezco al Departamento de Enfermería de la Escuela de Enfermería y Fisioterapia deAla Universidad de Salamanca la oportunidad de realizar este trabajo de investigación.
También quisiera agradecer su colaboración a la Gerencia de Atención Primaria de Salaman-
ca, por su aportación a este trabajo, así como a la Gerencia de Emergencias Sanitarias de
Castilla y León, en particular a la Directora Médica Dña. Flor de Castro y todo su equipo,
por su atención y amabilidad, así como su agilidad y saber hacer, a la hora de facilitar toda
la información que se ha precisado para este trabajo.
A mis directores: A la Prof. Dra. Dña. Ángela Sánchez de San Lorenzo, por su apoyo
tanto en los momentos buenos como en los difíciles, por estar siempre dispuesta a escuchar y
hacerlo, y por su ánimo a la hora de realizar este trabajo, y al Dr. D. César Andrés Sánchez,
que la maquetación y apoyo informático. También agradezco a D. Raúl Juárez Vela, por
alentarme a realizar este trabajo, y por su ayuda con las fotografías. Y finalmente a mi
familia, a la que he robado horas y tiempo, y que siempre han estado ahí.

ÍNDICE GENERAL
Índice general v
Índice de figuras viii
1. Introducción 1
1.1. Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.2. Justificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
2. Revisión bibliográfica 10
2.1. Envejecimiento de Castilla y León . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
2.2. Dependencia y Mayores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
2.3. Residencias en Castilla y León . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
3. La Normativa sobre residencias en Castilla y León 17
3.1. Personal de los Centros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
3.2. Diplomados Universitarios en Enfermería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
3.3. Especialidades de Enfermería y Enfermería Geriátrica . . . . . . . . . . . . . 22
3.4. Formación de los Trabajadores de las Residencias de Mayores . . . . . . . . . 22
3.5. Funciones del Personal de Enfermería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
3.6. F del Gerocultor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
4. Material y Método 34
v

ÍNDICE GENERAL vi
5. Servicios de Urgencias en Castilla y León 40
5.1. Urgencias en Atención Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
5.2. en Atención Especializada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
5.3. Gerencia de Emergencias Sanitarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
5.4. Coordinación Entre los Distintos Servicios de Urgencias . . . . . . . . . . . . 42
5.5. Las Unidades Geriátricas de Agudos y los Servicios de Geriatría . . . . . . . . 43
5.6. Ventajas de las Unidades Geriátricas de Agudos . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
5.7. Urgencias en Mayores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
6. Urgencias y Emergencias 47
6.1. Cadena de la Vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
6.2. Urgencias en los Centros de Mayores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
6.3. Principales Urgencias en el Anciano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
6.4. Urgencias Cardiovasculares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
6.5. Respiratorias, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica . . . . . 57
6.6. Urgencias Neurológicas: Accidentes Cerebro Vasculares Agudos . . . . . . . . 58
6.7. Traumáticas: Fracturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
6.8. Urgencias Metabólicas: coma hipoglucémico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
6.9. Psiquiátricas: Agitación Psicomotriz . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
6.10.Recursos Mínimos para Situaciones de Urgencia en Residencias de Ancianos . 65
7. Resultados 68
8. Conclusiones 72
Glosario 75
Bibliografía 76
I. Decreto 14/2001 80
II. Decreto 39/2006 99
III.Resolución 26 de Marzo de 2008 115
IV.Esquemas 141
Esquema Valoración Inicial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141 Agitación Psicomotriz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143

ÍNDICE GENERAL vii
Esquema Caídas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144 Cardiopatía Isquémica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
Esquema Crisis Hipertensiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146 Fracturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
Esquema Hiperglucemia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148 Hipoglucemia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
Esquema Obstrucción Via Aérea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150 Agitación Psicomotriz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151

ÍNDICE DE FIGURAS
2.1. Pirámide de población española en 2008 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
2.2. Distribución de la población y de las personas mayores en Castilla y León . . 13
2.3.ón de edad media en los municipios de Castilla y León . . . . . . . . 14
2.4. Puntuación sobre el desarrollo de la Ley de Dependencia, Diciembre 2009 . . 15
2.5. Residencias en Castilla y León para personas mayores . . . . . . . . . . . . . 16
3.1. Porcentajes de cualificaciones profesionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
3.2. Ratios globales en centros residenciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
3.3. Cursos de la Familia Sanida Y Salud, de la la Fundación Tripartita . . . . . . 30
4.1. Test de Barber . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
5.1. Hospitales en Castilla y León . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
5.2. Servicios de Geriatría en Castilla y León . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
5.3. Recursos de Urgencias Utilizados en Salamanca en 2009 . . . . . . . . . . . . 46
6.1. Cadena de supervivencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
6.2. Medicación de urgencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
6.3. Distintos tipos de material de Urgencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
7.1. Actividad de los Punto de Atención Continuada en Salamanca en 2009 . . . . 71
viii

CAPÍTULO1
Introducción
Cuando vemos jugar a nuestros nietos, recordamos a nuestros hijos.
Rene M. Smith
1

CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN 2
lo largo de más de quince años, desde 1995 hasta la actualidad, he trabajado enAvarias residencias de ancianos, primero como auxiliar de Enfermería y más tarde, una
vez finalizados mis estudios, como Diplomado Universitario (DUE) y luego como
Coordinadora de Enfermería. También he tenido la ocasión de trabajar en Urgencias de
Atención Primaria y de realizar voluntariado en la base de socorro del antiguo SAMUR-
Cruz Roja Salamanca (actualmente Cruz Roja Salamanca) como enfermera de Urgencias
Extrahospitalarias, mis inicios fueron cuando el Servicio de Emergencias 112 era el 061
y se disponía de una única Unidad Móvil Especializada (UME) para toda la provincia de
Salamanca.
Durante todo este tiempo trabajando en el ámbito residencial aprendí, conocí mucha
gente y diferentes formas de trabajar; las cosas a veces son buenas y otras no tanto. También
he tenido la oportunidad de trabajar con profesionales que sienten amor por su trabajo,
al que le dedican tiempo y ganas, y otros que se limitan a hacer lo imprescindible para
recibir “la nómina a fin de mes”. El sector residencial es la “oveja negra” de los recursos
sociosanitarios, es un “sector de tercera”, haciéndolo extensivo a los profesionales que a él se
odedican. En el Grupo de Trabajo de Enfermería Geriátrica que se reunió en el 51 Congreso
de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), celebrado en Bilbao en Junio
de 2009, se comentó: “Es que somos enfermeras de tercera edad y también nos consideran
enfermeras de tercera clase”. Cuando comentas entre compañeros que te dedicas al sector
residencial, hay personas que presuponen que o bien no has encontrado otro trabajo o que no
has conseguido entrar en un hospital. Una enfermera me dijo recientemente que “te valoran
según te valores tú profesionalmente”. Puede que sea cierto, pero la realidad es otra. Las
expresiones verbales y sobre todo el lenguaje corporal entre mis propios compañeros y entre
los médicos de Urgencias ante la derivación de alguno de los pacientes a este servicio o a
Atención Primaria son significativos. Recuerdo con claridad un informe de urgencias donde
un médico (supongo que tendría mal día) llegó a escribir con total claridad en el apartado
Diagnóstico: “vive en residencia”.
Lo cierto es que la continuidad en el sector residencial de los DUE es escasa, de hecho, la
rotación por este tipo de centros es altísima. No es habitual ver a un DUE en una residencia
más de dos o tres años, en cuanto pueden se van a realizar sustituciones por razones que
describimos en otro apartado, y es cierto que no hay muchos profesionales a los que les guste
trabajar con personas mayores. Cuando se comienza a trabajar como DUE en una residencia
por primera vez, con el título recién tramitado bajo el brazo, lo primero que suele escuchar
el profesional es “no te preocupes, es un trabajo muy fácil”.