7 jours d'essai offerts
Cet ouvrage et des milliers d'autres sont disponibles en abonnement pour 8,99€/mois

Compartir esta publicación

SEGROITOMÉFZDEEÁNRN*YGUELLIOMRMLAROSEMATOS** * Universidad de Oviedo ** Universidad Carlos III de Madrid
Los espacios verdes en las ciudades y villas de Asturias
RESUMENpaysage. Du passé à la actualitè, l'exploration commence avec les jar-Se explica la evolución geográfica de las ciudades en Asturias dins historiques et finit sur les espaces naturels de la ville postfordiste. desde la perspectiva de las áreas verdes, es decir a través del proceso AT de incorporación urbana de parques, jardines, paseos y plazas arbo-BSTRAC ladas. La finalidad es comprender los cambios en el significado delGreen spaces in the cities and boroughs of Asturias.- The geo-verde, su planteamiento y materialización tipológica, as’ como su inte- graphical evolution of the cities in the region of Asturias can be ex-gración diversa en las formas del paisaje. Desde el pasado a la actuali- plained from the perspective of the green spaces. That is to say, dad, la exploración comienza con los jardines históricos y concluye en through the process of the incorporation of parks, gardens, tree-lined los espacios naturales de la ciudad posfordista. avenues and squares. The aim is to understand the changes in the mea-ning of green spaces, its approach and morphologic materialization as well as its divers ca s. F RÉSUMÉpethe rom u tpapts erp ohtgrteine inn ioatereffid sdnal tnth the historica lagdrne sna difenes tt, eheloxpitars notratiw s -Les espaces verts dans les villes et les bourgs asturiens nishes.- Explica- in the natural spaces of the postfordist city. tion de l'évolution géographique des villes dans la région des Asturias en adoptant la perspectiva des espaces verts, c'est-à-dire, à travers leclave / Mots clé / Key wordsPalabras processus d'incorporation de parcs, de jardins, d'allées et de places plantées d'arbres. La finalité en est la comprèhension des changements Verde urbano, medio ambiente urbano, historia urbana. dans la signification du vert, sa problèmatisation et sa matèrialisation Vert urbain, environnement urbain, histoire urbaine. typologique, ainsi que son integration diversifiée dans les formes du Green urban, urban environment, urban history.
I estaban bien provistas de elementos vegetales de otra INTRODUCCIÓN: LA GEOGRAFÍA DEL VERDE naturaleza, en su recinto o contornos: retazos de anti-URBANO ESPA„OL guos bosques, terrenos productivos o recreativos como los huertos eclesiásticos y jardines conventuales o aris-DEesNpTaRñOedrp lo deocescimi cred  eneoticduaolt sesadtis laoomus eneséretni ci oali g oePr(g fnán iémbTa.n co8r)-991geru ,sacisorctáacióaire la abansoc nortol sapitarrestaObBaLnE TlaET y desnOidMaÉ,d poración del arbolado urbano y los espacios verdes, cu- de la masa edificada en las poblaciones del sur, que, co-yo significado, uso, formalización e integración paisa- mo las demás, sol’an tener una extensión reducida y es-j’stica cambian sustancialmente con el paso del tiempo taban envueltas con cinturones de huertos. Durante el (SICA Antiguo Régimen los primeros paseos arbolados fueron, 1981). Antes del siglo XIX pocas ciudades po-se’an verdaderos jardines art’sticos, aunque la mayor’alas alamedas, renacentistas y sobre todo ilustradas, inte-
Er’a, 78-79 (2009), págs. 69-95
70
E R
riores a la trama (Sevilla) o más comúnmente situadas extramuros, sobre los caminos, como en Santander. Sólo en el Mil Ochocientos las plantas van colo-nizando de forma más generalizada las v’as y lugares públicos, por ser consideradas imprescindibles para la mejora de la salud pública, necesarias al ornato y conve-nientes para el ocio y relación burgueses. La reforma in-terior de los cascos ayuda a sembrar el verde en el tejido histórico, cuando se derriben fortificaciones o se abran claros sobre las propiedades del clero. Pero será en los Ensanches donde el ambientalismo consiga mejores resultados, al insertar arbolado de alineación en la red arterial o acompañando a los bulevares, y disponer jar-dines integrados en novedosos espacios públicos (MAS, 1999). Al universalizarse, la naturalización dio lugar a productos urban’sticos cada vez más complejos y de for-mulación más diversa, como recogen sus denominacio-nes singulares. Según la situación, origen y tamaño, las trazas y elementos, resultan ser salones, paseos, par-ques, o bien explanadas, espolones o malecones. La irrupción a fin de siglo del modelo ciudad-jard’n, aplica-do selectivamente en los núcleos balnearios de la alta sociedad, proporcionó otros escenarios donde las planta-ciones vegetales, recluidas en fincas particulares o dan-do vida a sitios de relación, resultar’an un elemento de fuerte peso espacial (QUIRÓS, 2009). El primer tercio del 1900 vino marcado por procesos expansivos que dieron lugar a la formación de los ex-trarradios, donde se utilizó la morfolog’a de vivienda in-dividual (emparejada, en hilera o grupo), con huerto o jard’n, en sentido socialmente descendente (BAYLEY, 1978). Para clases medias o medias altas proliferaron los hotelitos, reunidos en asentamientos del tipo ciudad-jard’n con acentuada componente naturalista, en La Co-ruña, Las Palmas de Gran Canaria y muchas otras po-blaciones (MORALESMATOS, 1995). Desde 1911 hasta los años veinte, las Leyes de Casas Baratas democrati-zan un tanto aquel tipo residencial al hacerlo asequible a empleados y muy secundariamente obreros, de manera que las periferias ocupadas entonces eran en gran medi-da áreas de baja densidad, más o menos profusamente arboladas. Enseguida habrá una ruptura con esos mode-los, en tiempos coincidentes con la II República, cuando la influencia del Movimiento Moderno haga preferibles los bloques seriados y los cuarteles de edificación abier-ta, envueltos en jardines públicos. La Dictadura conti-nuó materializando en parte los postulados formales del racionalismo, aunque no sus ideales, durante los años de posguerra. A la iniciativa pública se deben promociones muy caracter’sticas de cuarteles, colonias y poblados,
Í A
con patios clorof’licos o huertos familiares si el hábitat era individual, ocupando en todo caso superficies poco relevantes comparadas con las de edificación densa. El desarrollismo traerá los pol’gonos de viviendas, el ma-yor esfuerzo de asimilación de los esquemas propios del funcionalismo. ElOpen Planningy las manzanasRad-burnpermit’an multiplicar el verde aunque en muchos casos esa será una obra de los años 1980, sin olvidar que dentro del conjunto urbano predominaba abrumadora-mente la ocupación compacta. Durante el per’odo democrático y el cambio de siglo se logra corregir los déficits heredados y elevar la cali-dad ambiental, aunque con las limitaciones que ha im-puesto la llegada del posmodernismo y del modelo urba-no neoliberal, la lacra del agio y el sobredesarrollo de la construcción. En todo caso varió el sentido de las zonas verdes, su funcionalidad y configuración, resultando una tipolog’a muy rica. La idea es articularlas en redes esca-lares, cuyos elementos menores ser’an el arbolado de ali-neación, el pequeño verde de esponjamiento y los par-ques vecinales. En el escalón inmediatamente superior se sitúan los parques centrales o de ciudad, también conec-tados mediante corredores con las mayores piezas, los parques metropolitanos y espacios protegidos periurba-nos. Parte de la intervención se ha proyectado sobre los cascos antiguos y espacios centrales, dentro de los proce-sos de rehabilitación, embellecimiento y peatonalización que, aún siendo discutibles, traen arbolado a la v’a públi-ca. Independientemente de ello, entre los mayores logros de la Democracia figuran las plantaciones masivas sobre la red arterial (MARTÍNEZSARANDESESy otros, 1992). Una categor’a fundamental de nuevas zonas verdes (interiores o de borde) es la que resulta de las operacio-nes de cambio de uso y renovación urbana, sobre suelos ferroviarios, militares, industriales o portuarios. Con fre-cuencia las realizaciones más recientes son fruto del ur-banismo estratégico, que ennoblece áreas degradadas o vac’os urbanos, insertando por ejemplo grandes equipa-mientos generadores de centralidad. Otras obras de en-vergadura como la depresión y embovedamiento de ron-das interiores o autopistas urbanas están proporcionando igualmente superficies susceptibles de tratamiento natu-ral. Por su parte los desarrollos urbanos actuales eviden-cian cambios cualitativos como el empleo de la manzana semiabierta con patio colectivo, donde cobra protago-nismo el verde de escala inferior, al igual que las clases intermedias lo hacen dentro de los barrios. En cuanto a las mayores unidades, se quiere singularizarlas mediante cometidos concretos, como el estudio y preservación de la flora mediterránea en el nuevo botánico de Montjuich