Cette publication est accessible gratuitement
Descargar

Compartir esta publicación

También le puede gustar

El terrorista de Toulouse muere durante el asalto policial a su casa
La policía ha lanzado el asalto tras un cerco de más de 30 horas
La operación ha dejado al menos tres policías heridos, incluido uno grave
Con un fuerte tiroteo, de unos 10 minutos, en torno a la casa de Toulouse donde se atrincheraba desde el miércoles el yihadista Mohamed Merah, supuesto asesino de siete personas, ha concluido el asalto. Las autoridades no han logrado capturarlo vivo, como pretendían, para que fuera juzgado. Merah ha muerto tras oponer resistencia, según ha confirmado la Presidencia francesa. Poco antes, se han oído tres detonaciones y han llegado al lugar una ambulancia y un vehículo de bomberos. La operación ha dejado al menos tres policías heridos, incluido uno grave.
El ministro del Interior, Claude Guéant, presente en el operativo policial, ha asegurado que el sospechoso, francés de origen argelino, murió al lanzarse por la ventana mientras disparaba a los agentes. Cuando ha comenzado el asalto a la vivienda, de cinco pisos, hacía horas que el supuesto asesino no daba señales de vida. "En el momento en que enviamos una cámara de vídeo al cuarto de baño, el asesinó salió del baño y empezó a disparar con extrema violencia" con varias armas simultáneamente, ha explicado Guéant a los periodistas, informa Reuters. "Al final, Mohamed Merah se lanzó por la ventana con su pistola en la mano mientras seguía disparando. Lo localizamos muerto en el suelo".
Merah confesó a los negociadores de la policía, con los que habló hasta el miércoles por la noche, que había matado a tres militares (un cuarto está herido grave) además de tres niños y un profesor de una escuela judía. Durante la noche, la policía recurrió a una estrategia de desgaste para intentar capturar al yihadista, presunto autor de tres ataques mortales en esta ciudad y la vecina Montauban (suroeste del país) los días 11, 15 y el 19, con vida. Según fuentes del Ministerio del Interior, la estrategia elegida ha sido “la del menor riesgo”. “No queremos un hombre muerto”, señalaron entonces al diarioLe Monde. Toma de un vídeo que, según France 2, muestra a Mohamed Merah. / FRANCE 2 TELEVISION (EFE) La policía dejó de tener contacto con el sospechoso el miércoles por la noche, lo que generó dudas sobre si estaba vivo. "No ha habido movimientos durante la noche. Esperamos que siga vivo", ha dicho a primera hora de este jueves el ministro del Interior en una entrevista radiofónica. "Pese a nuestros intentos persistentes para restablecer contacto a viva voz o por radio, no ha aparecido", según Guéant. El último contacto con él fue a las 22.45 del miércoles, cuando en principio había anunciado que se entregaría, cosa que no hizo. Pero en ese momento, según el ministro, "entró en otra lógica", proclamó "que quería morir con las armas en las manos". El ministro de Exteriores, Alain Juppé, ha asegurado esta mañana que el pequeño número de
yihadistas franceses "está controlado" y que, de hecho, el sospechoso "había sido interrogado recientemente por las fuerzas de seguridad", informa France Presse. Juppé ha asegurado que entiende que "uno se pregunte si ha habido errores por parte de los servicios secretos", ha añadido que desconoce si los ha habido pero que en todo caso el asunto será investigado. Tres violentas explosiones han sacudido durante la noche del miércoles al jueves el edificio de Toulouse donde se encuentra atrincherado. Una estrategia para derrumbar psicológicamente al asesino. El edificio donde reside Merah fue sitiado por la RAID, una unidad de élite de las fuerzas de seguridad francesas, en la madrugada del miércoles. Poco después de oírse las explosiones, fuentes del Ministerio del Interior han asegurado que las bombas tenían como objetivo "intimidar" al joven. La primera de ellas reventó la puerta de acceso a la vivienda, según la agencia France Presse. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, aseguró que el francés de origen argelino Mohamed Merah, de 24 años, "se disponía a matar" en la mañana del miércoles. La Fiscalía ha asegurado que los objetivos eran un militar y dos policías. El presidente, durante el funeral en el cuartel de Montauban por los tres soldados asesinados los días 11 y 15, ha afirmado: "Esta no es la muerte para la que [los militares muertos] estaban preparados, no es una muerte en el campo de batalla, es una ejecución terrorista". La policía detuvo a varios miembros de la familia del sospechoso, incluidos sus dos hermanos. En el coche de uno de ellos, se ha descubierto material explosivo. El fiscal Molins aseguró el miércoles en París que, después de investigar siete millones de datos telefónicos, 700 conexiones de Internet y las respuestas al anuncio de venta de una moto, identificaron el barrio donde se encontraba el sospechoso. La alarma saltó al detectarse el nombre de una mujer, madre de dos sospechosos conocidos por los servicios de seguridad, Adbelkader Merah, quien ha introducido yihadistas en Irak y su hermano Mohamed, condenado en 15 ocasiones por el tribunal de menores de Toulouse y a quien los servicios antiterroristas franceses asignan un "perfil de autorradicalización salafista atípico". Al menos en dos ocasiones viajó a Afganistán. La segunda vez tuvo que regresar enfermo. Desde el martes, al día siguiente del asesinato de tres niños y un profesor en una escuela judía de Toulouse, todas las pistas conducían ya directamente a Mohamed. La policía identificó al joven franco-argelino a través de la dirección IP del ordenador (un número de identificación específico de cada computadora) de su hermano. Con ese ordenador contactó, para la compra de una moto, con el primero de los militares asesinados. Entre los elementos clave de la investigación, el diario francésLe Figarodestaca lascooter utilizada en las agresiones. Los investigadores lograron localizar un concesionario Yamaha en el que el sospechoso había preguntado a un empleado cómo desconectar el dispositivo electrónico instalado para localizar el vehículo en caso de robo.